Вы находитесь на странице: 1из 3

Geología del Petróleo

4. Geología Marina
La corteza continental está formada por las partes emergidas de la
litósfera, que constituyen los continentes y las islas, mientras que la
corteza oceánica está cubierta por el agua de los océanos y mares. El
fondo oceánico está conformado principalmente por rocas ígneas
basálticas, sobre las cuales se encuentra una capa de sedimentarias,
que pueden o no estar consolidadas.
(Todas las rocas ígneas basálticas están formadas por elementos y compuestos
químicos llamados minerales como el cuarzo, los fosfatos, el manganeso, el
oro, el yeso, la arcilla, el diamante y la calcita, entre otros. Además de
minerales, las rocas sedimentarias pueden contener compuestos orgánicos de
origen vegetal y animal como el petróleo, el gas natural, el carbón, etcétera.)

La geología es la ciencia que estudia la dinámica de los cambios que


ha sufrido la Tierra a través del tiempo —basándose en el análisis
de las rocas y en la observación de las montañas, las planicies y las
profundidades oceánicas— con el fin de explicar tanto el origen de
los continentes y océanos como la diversidad de la superficie
terrestre.
Cuando tales estudios se aplican al conocimiento de la corteza
terrestre que está cubierta por las aguas oceánicas, se le
llama oceanografía geológica o geología marina, cuyo objetivo
principal es conocer la historia del planeta.
Esta disciplina puede definirse como el estudio geológico de la
superficie terrestre cubierta por el agua del mar, de las islas
oceánicas y de las zonas costeras y entre otras cosas se ocupa del
origen de los bordes continentales, de las cuencas oceánicas y de
las formaciones geológicas con ellas relacionadas; la composición,
estructura, estratigrafía e historia de los sedimentos y rocas que
subyacen en los océanos; los procesos de erosión, acarreo y
deposición de los materiales geológicos en diversas condiciones
climatológicas; y la comparación de sedimentos y medios marinos
antiguos y modernos.
¿Cómo explicarían la presencia de fósiles de origen marino la
corteza terrestre a grandes alturas sobre el nivel del mar?
Mediante el estudio de los distintos sedimentos oceánicos es posible
conocer las características del ambiente en el que se produjo la
sedimentación, como la topografía o forma del fondo, la
profundidad y la dinámica del agua, tanto en la zona de estudio como
en las áreas que la circundan. De esta manera se puede determinar
la procedencia de las partículas sedimentarias, cuyo origen se
encuentra en las precipitaciones químicas, en los depósitos de
esqueletos o en la materia orgánica derivada de seres vivos marinos.
Los continuos cambios que ha sufrido la corteza terrestre y sus
sedimentos a través de la historia del planeta se pueden interpretar
estudiando la configuración de los fondos oceánicos, es decir, la
topografía, que nos proporciona gran cantidad de datos acerca del
pasado de la Tierra y de las particularidades que presenta en la
actualidad.
A partir de tales estudios se elaboran mapas —llamados
paleogeográficos— de la geografía de épocas antiguas en los que se
muestra la manera en que la tierra y el mar se encontraban
delimitados en un determinado momento de la historia geológica.
Para trazar los mapas paleogeográficos se utilizan los resultados del
estudio de los sedimentos marinos. Uno de los primeros factores a
tomarse en cuenta para ello es la batimetría; esto es, la profundidad
que tuvieron los fondos marinos en otra época. Así, un periodo
determinado de tiempo se puede reconstruir mediante el estudio de
los restos animales o vegetales que han podido conservarse durante
un lapso suficientemente largo. Dichos restos reciben el nombre
de fósiles.
Como resultado de los estudios que se hacen empleando métodos
radiactivos para determinar las edades de las rocas y de los fósiles
que se encuentran en ellas, se han podido establecer las posibles
eras por las que ha pasado nuestro planeta, así como la duración de
las mismas, que se mide en millones de años.

5. Todas las rocas ígneas basálticas están formadas por elementos y


compuestos químicos llamados minerales como el cuarzo, los fosfatos, el
manganeso, el oro, el yeso, la arcilla, el diamante y la calcita, entre otros.
Además de minerales, las rocas sedimentarias pueden contener compuestos
orgánicos de origen vegetal y animal como el petróleo, el gas natural, el
carbón, etcétera.

Todo ese material que contiene la corteza ha sido y es de gran importancia


económica, y constituye asimismo una fuente inagotable, como elemento de
estudio, para la investigación científica.

Los sedimentos marinos, además del interés científico, tienen un creciente


interés práctico, en virtud de que la humanidad utiliza cada vez más las costas
y los fondos de los mares para extraer principalmente hidrocarburos; por esta
razón, a los geólogos marinos se les identifica por sus actividades relacionadas
con la explotación petrolera.

FUENTE:

http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen1/cienc
ia2/12/htm/oceano2.html