You are on page 1of 1

Un pollo vivo en la cazuela 40

Tomás Cumino era éste un cristiano con buen humor.


Un día había preparado, un pollo en gelatina para
obsequiar. Llevó el plato a la mesa. Pero, al
destaparlo, saltó afuera un gallo vivo de la cazuela.
Tú sirves al demonio o el demonio te sirve a ti 41
Él le pregunto quien le enseño todo lo que Don Bosco
podía hacer, Don Bosco evadía sus preguntas, le
pregunto la hora pero no encontró su reloj, luego le
pidió una moneda pero no encontró su monedero,
estallando en cólera le dijo a Don Bosco: “tú sirves al
demonio o el demonio te sirve a ti”
A la velocidad de un tren 42
Don Bosco demostró que no había magia en sus
trucos y se negó a reunir con sus compañeros otra
vez, luego ellos le dijeron que corriera con un
corredor profesional y apostar 20 liras, Don Bosco le
ganó, y él corría casi a la velocidad de un tren.