Вы находитесь на странице: 1из 9

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/274712375

at: https://www.researchgate.net/publication/274712375 Lectura crítica. Modelo de comunicación para el

Article · February 2000

CITATIONS

4

1 author:

READS

1,061

José Luis García Vigil Jubilado del Mexican Institute of Social Security, Universidad Nacional Autónoma de José Luis García Vigil Jubilado del Mexican Institute of Social Security, Universidad Nacional Autónoma de México

143 PUBLICATIONS 86 CITATIONS SEE PROFILE
143 PUBLICATIONS
86 CITATIONS
SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Bioethics; Ethics in clinical research; Teaching Ethics; Formation of moral reasoning View project View project

Gamified Study of the Primordial Algorithms View project View project

All content following this page was uploaded by José Luis García Vigil on 10 April 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.

Recibido: 4 de octubre de 1999 Aceptado: 11 de noviembre de 1999

Lectura crítica. Modelo de comunicación para el aprendizaje independiente y de la clínica

 

RESUMEN

SUMMARY

En toda interacción personal (profesor-alum- no, médico-paciente, directivo-subordinado) existe la posibilidad de intercambiar puntos de

In the personal interaction (professor-student, doctor-patient, directive-subordinate) the pos- sibility exists of exchanging points of view, opinions, and beliefs, with several degrees of involvement of the speakers, but always with the possibility of assuming a "posture," a criti- cal vision of the nature of man, of the society, and of the word. The reading of the word (con- text) and of written printed texts becomes active when they are assumed with a defined, con- scious, appropriate, and consequent acttitude to a reality and an objective of situation educa- tion or of certain learning. The reading of texts and contexts could be motivated and guided by several objectives and goals, i.e., in order to obtain information or to understand and in- terpret it and build one’s own knowledge and even moreso, to analyze it, synthesize it, inter- pret it, criticize it, and transcend it in use and application in the solution of problems, in our case, problems of the health of the population. In the process of formation, critical reading is as much strategy as method and technique (ac- cording to level of approach) that permit the stu- dent of medicine and the professor to inform appropriately, build on their own knowledge, and develop their medico-technological and socio- humanistic competencies for better treatment of their patients. In both professor and student, critical reading is essential for independent learning and the making of objective decisions that are valid and scientifically documented concerning the attention of their patients. Suc- cess in terms of benefit of services is in the type of human communication that they estab- lish, coding and decoding their messages on three levels of language: a) biomedical/anthro- pological model of the illness; b) of the personal and academic interaction between professor (expert) and student (novice/beginner), and c) both (professor/student) with the patient (tradi- tional and cultural model of illness).

vista, opiniones y creencias, con diferentes gra- dos de involucramiento de los interlocutores pero siempre con la posibilidad de asumir una postura, una visión crítica de la naturaleza, del hombre, de la sociedad y del mundo. La lectu- ra del mundo (contexto) y de textos escritos se torna activa cuando se asume con una postura definida, consciente, congruente y consecuen- te con una realidad y un objetivo situacional, educacional o de aprendizaje determinado. La lectura de textos y contextos puede estar mo- tivada y orientada por diferentes objetivos y metas: obtener, comprender, interpretar o cons- truir el propio conocimiento; aún más, analizar

la

información, sintetizarla, interpretarla, criticar-

la

y trascenderla en su uso y aplicación en la

solución de problemas, en este caso, proble- mas de salud de la población. En el proceso de formación la lectura crítica es estrategia, método y técnica, según su nivel de abordaje, lo que le permite al alumno de medicina y al

profesor tener información adecuada para cons- truir su propio conocimiento y desarrollar com- petencias técnico-médicas y sociohumanistas,

a

fin de mejorar el desempeño en la atención

de los pacientes. En ambos, la lectura crítica es indispensable para el aprendizaje indepen- diente y la toma de decisiones objetivas, váli- das y científicamente documentadas. El éxito en la prestación de servicios está en el tipo de comunicación humana que se establezca, co- dificando y decodificando los mensajes en tres niveles de lenguaje: a) modelo biomédico- antropológico de la enfermedad, b) modelo de la interacción personal y académica entre pro- fesor y alumno, c) modelo tradicional y cultural de la enfermedad, es decir, profesor/alumno con el paciente.

Rev Med IMSS 2000; 38 (1): 61-68

José Luis García Vigil

Dirección de Prestaciones Médicas, Instituto Mexicano del Seguro Social, Distrito Federal, México

Correspondencia:

José Luis García Vigil, Valle de Missouri 76, Valle de Aragón, Municipio de Ecatepec. 55280 Estado de México. Tel.: 5712 3973

Palabras clave

Lectura crítica,

comunicación,

aprendizaje

independiente,

autoaprendizaje

Key words Critical reading, communication, independent learning, self-learning

61

José Luis García Vigil. Lectura crítica

El hombre es capaz de comunicar sus senti- mientos, ideas y pensamientos por medio del lenguaje, el cual —de acuerdo con múltiples autores principalmente de la Escuela Rusa—, se generó como una necesidad para desarrollar el trabajo en convivencia comunal, y al mismo tiempo para satisfacer otro requerimiento me- nos pragmático: expresar vivencias internas y experiencias surgidas de la interacción dialéc- tica con los procesos naturales. 1

Cuadro I Diez razones para leer revistas clínicas

1.

Para impresionar a otros.

2.

Para mantenerse actualizado sobre el medio profesional.

3.

Para comprender mecanismos patobiológicos.

4.

Para saber cómo maneja un clínico experimentado cierto problema.

5.

Para saber utilizar una prueba diagnóstica nueva o ya existente en el medio propio.

6.

Para conocer el cuadro clínico y la evolución de una enfermedad.

7.

Para determinar la etiología o causalidad.

8.

Para distinguir el tratamiento útil del inútil o distinto.

9.

Para enfrentar demandas de información sobre necesidades, uso, calidad y costo-efectividad de la atención a la salud.

10.

Para ser provocado por las cartas del editor.

Fuente: Rev Invest Clin 1988;40:67-71.

La posibilidad que brinda el lenguaje de expresar puntos de vista, opiniones y creen- cias en la comunicación personal cercana, cara a cara, a distancia, merced la lectura de textos de autores lejanos (vivos o muertos) o a tra- vés de los medios masivos electrónicos de co- municación (con las variantes dialécticas e idiomáticas propias de cada raza y región), permite que los interlocutores en todo tipo de relación personal —llámese médico-pacien- te, profesor-alumno o director-subordinado— compartan dichos tópicos a fin de lograr el entendimiento mutuo y diversos grados de involucramiento, o bien, comuniquen su des- acuerdo por ideas antagónicas, consciente o

62

inconscientemente asumidas (posturas), dan- do origen a una corriente crítica que se permea

a todos los integrantes, ámbitos y organismos

de la sociedad. 2-4 Situados dentro del marco anterior, el hom-

bre puede tener dos actitudes para vivir y leer el mundo: la pasiva y la activa. En materia de lectura, especialmente de escritos impresos, el sujeto se vuelve activo cuando con una postura definida se enfrenta

a un texto y trata de introducirse en él. Me-

tafóricamente, no sólo lo prueba y asimila, sino lo digiere y modifica. La lectura puede enton- ces tener dos metas: la información y la com-

prensión. En el primer caso, el método más adecuado durante las etapas iniciales del desa- rrollo escolar es el directivo, con la instrucción, guía y presencia de un profesor. En un grado más avanzado, el alumno puede leer y apren- der utilizando el método del descubrimiento, momento en el cual deja de ser indispensable

la presencia del profesor.

Si la lectura es activa (aunque casi nunca es totalmente pasiva), el sujeto puede ir más allá de la mera información o la sola comprensión del texto. Puede debatir con el autor, asumir una postura consciente y reflexiva respecto del tema que se aborda en un documento. 5 La lec- tura crítica implica superar las etapas iniciales de la lectura elemental e inspeccional y llegar al análisis y la síntesis. 6

Tratando de relacionar el grado de domi- nio en el método y técnica de la lectura crítica con el grado de desarrollo en materia educa- tiva, puede afirmarse que la lectura elemental

e inspeccional es la conocida y transmitida

con el auxilio de un profesor en un sistema educativo formal escolarizado. Frecuentemen-

te se observa durante el desarrollo intelectual

y escolar del niño entre tres y 10 años de edad. Si el niño prosigue sin contratiempos, es co- mún encontrar a partir de los 10 años cierta capacidad de lectura analítica que madura aproximadamente en la adolescencia, cuando los jóvenes cursan estudios superiores de ba- chillerato o licenciatura. 6

En este periodo empiezan a desarrollar la lectura sintetizadora y la preferencia por temas variados, no únicamente de contenido lúdico

e informativo, sino también por las humani-

dades, ciencias formales, fácticas y sociales.

Rev Med IMSS

2000; 38 (1): 61-68

Es a partir de la primera etapa de la madu- rez cuando el ser humano avanza en el pensa- miento crítico, del formal al dialéctico; aprende no sólo por convergencia y solución de pro- blemas, sino además por divergencia y con base en interrogantes y paradigmas; está en posibi- lidad de enfrentarse a la construcción del co- nocimiento y de conducir su propio desarrollo intelectual, sustentándolo en lecturas seleccio- nadas y la aplicación de los resultados de la comprensión de esas lecturas. Todo ello y lo que se menciona a conti- nuación, es la base psicopedagógica del desa- rrollo andragógico por descubrimiento y por aprendizaje autodirigido. Las técnicas descritas para los diferentes tipos de lectura, tanto la elemental como la

inspeccional, analítica y sintetizadora, pueden ser útiles en la lectura crítica de textos teóri- cos y de trabajos de investigación. Ejemplificando la lectura crítica con la específica de escritos médicos, podemos de- cir que la información habitualmente se en- cuentra en libros y revistas. En los primeros es común encontrar textos teóricos que lle- van directamente a debatir con el autor y a confrontar posturas. En relación con las se- gundas, independientemente de cuáles sean las razones para leerlas, la lectura crítica es técni- ca 7 porque generalmente se trata de trabajos de investigación (cuadro I). Al profundizar un poco más en éstas se deben considerar las ba- ses teóricas, los propósitos de la investigación, la validez y la confiabilidad. Aquí es impor-

José Luis García Vigil. Lectura crítica

No Vea el título: ¿es interesante o útil? Sí No Revise los autores: ¿tienen buenos
No
Vea el título: ¿es interesante o útil?
No
Revise los autores: ¿tienen buenos antecedentes científicos?
No
Lea el resumen: Si los resultados fueran válidos, ¿le serían útiles?
No
Considere el lugar: Si los resultados fueran válidos, ¿se aplicarían a su medio?

Pase al

siguiente

artículo

¿Cuál es su propósito? Saber utilizar una (nueva) prueba diagnóstica Conocer el curso clínico y
¿Cuál es su propósito?
Saber utilizar una
(nueva) prueba
diagnóstica
Conocer el curso
clínico y pronóstico
de una enfermedad
Determinar la
etiología o causalidad
de una enfermedad
Distinguir una terapia
útil de una inútil o
dañina
No
¿Hubo una comparación
independiente y a
No
ciegas con su éstandar
diagnóstico ideal
¿Se integró una cohorte
uniforme diagnosticada
tempranamente?
No
¿Fue la metodología
del estudio
suficientemente sólida?
¿Fue la asignación de
sujetos a las intervenciones
realmente aleatoria?
No

Lea el contenido de material y métodos

Figura 1. Por qué leer revistas médicas y cómo hacerlo en forma crítica. Rev Invest Clin 1988;40:67-71

Rev Med IMSS 2000; 38 (1): 61-68

63

José Luis García Vigil. Lectura crítica

64

tante recordar la valoración final que haga el lector y sus propuestas de mejoría (figura 1). El método y la técnica de la lectura crítica

en medicina permite en la práctica llevar a cabo

la estrategia educativa del aprendizaje indepen-

diente y basado en problemas, 8,9 los cuales en las etapas iniciales de formación del estudiante de medicina serán de índole real más que aca- démica; podrá tratarse de un hito en el campo teórico-conceptual de la biomedicina o de un problema clínico. 10

De cualquier forma, la lectura crítica de textos y de contextos dará al biomédico o al clínico la suficiente solidez y aptitud para solucionar los problemas que se le presenten

como lector en su vida diaria, ámbito laboral

o desempeño profesional. En materia de co-

municación, es la interacción máxima que se

logra cuando el lector lee, comprende, inter- preta y valora textos, documentos, personas

y contextos. 11,12 Cuando el estudiante de medicina lee un escrito y se confronta con su contenido para

asentir o disentir con el autor, hay un tipo de comunicación donde el estudiante decodifica

el texto, percibe la información (perceptor)

que toma del documento en cuestión, la com- prende, hace suyo el mensaje, lo interpreta, valora y toma la información codificada (con- tenido) necesaria para aprender y construir su propio conocimiento (figura 2). En el procesos de aprendizaje es común que el mensaje transmitido por el profesor (emisor) al alumno (perceptor) esté escrito en un documento (libro, revista) adecuado al gra- do de formación del estudiante. El papel del profesor aquí es promover el aprendizaje in- dependiente mediante la orientación y aseso- ría al alumno, transmitiéndole información codificada de métodos y técnicas de aprendi- zaje (aprender a aprender), particularmente

las referentes a la lectura crítica de textos teó- ricos y de investigación (figura 3). En otro ámbito, en un contexto de realidad en comunidad, hospital o consulta externa, el proceso de aprendizaje se verifica cara a cara, en la interacción personal en tiempo real entre profesor y alumno. La lectura del contexto se lleva a cabo a partir de un referente humano:

el paciente; el contenido es sui generis: el pro-

blema de salud del paciente (figura 4).

En esta situación, el modelo de comuni- cación consta de tres sujetos: profesor de me- dicina, paciente y estudiante de medicina, que intercambian durante la comunicación los pa- peles emisor-perceptor, y en forma interactiva codifican y decodifican el mensaje (básicamente el problema de salud del paciente) en tres ni- veles de lenguaje:

a) Modelo biomédico/antropológico de la enfermedad.

b) Modelo de la interacción, personal y aca-

démica entre profesor (experto) y alumno (principiante/novato). c ) Modelo tradicional y cultural de la enfer- medad (profesor/alumno con el paciente).

El proceso de aprendizaje es múltiple: el profesor médico aprende y se desempeña cada vez mejor como docente y clínico experto; al relacionarse con los pacientes, el estudiante de medicina aprende en forma significativa en el campo de realidad, y a lo largo de su vida y proceso de formación —ya sea como estudiante de licenciatura/posgrado o duran- te su práctica profesional a través de la educa- ción continua— migra a conocedor y experto; por su parte el paciente también aprende, máxime si la relación médico-paciente no se limita únicamente al modelo biomédico e in- corpora el modelo antropológico de la enfer- medad, situación que posibilita al médico para influir más en el área afectivo-sociocultural (educación para la salud). Por todo lo antes expuesto, se puede defi- nir la lectura crítica como un acto perceptivo que implica, en palabras de Michel Foucault, dos dominios: el hospitalario y el pedagógi- co, necesariamente conjugados y asociados en- tre sí, 13 que llevan implícita la interacción de las percepciones (pensamiento del médico, del estudiante y del paciente) por medio del len- guaje en tres niveles de significación de un modelo de comunicación complejo. En todo este proceso, el profesor, promo- tor del aprendizaje, tiene la función de fungir como vehículo de información y orientador en el aprendizaje independiente del alumno, a fin de que éste adquiera la habilidad para identifi- car, localizar y conseguir las lecturas apropia- das (proceso de documentación en salud).

Rev Med IMSS

2000; 38 (1): 61-68

Sociedad (instituciones educativas y de salud)

Autor (Escritor crítico-profesor)

Marco de referencia

Diálogo

Alumno

crítico-profesor) Marco de referencia Diálogo Alumno (Lector crítico) Confrontación Debate constructivo Emisor

(Lector crítico)crítico-profesor) Marco de referencia Diálogo Alumno Confrontación Debate constructivo Emisor Canal Perceptor

Confrontación

Debate constructivo

Emisor Canal Perceptor (Distante, ausente) Autor de un texto teórico o de investigación médica Mensaje
Emisor
Canal
Perceptor
(Distante, ausente)
Autor de un texto
teórico o de
investigación
médica
Mensaje (texto)
Lee y decodifica
Medios y recursos
Comprende e interpreta
- Libros
Autodirige su aprendizaje
- Revistas
Construye su conocimiento
- Software
- Videos
Autoevalúa y autocontrola
su aprendizaje
Codifica texto
Referente
Escribe mensaje
(Contenidos)

Retroinformación Intercambio de conocimientos Transciende contenidos

Emisor Enseñanza de métodos promotores del aprendizaje independiente

Difusión

promotores del aprendizaje independiente Difusión Reflexión Perceptor Aprendizaje independiente
promotores del aprendizaje independiente Difusión Reflexión Perceptor Aprendizaje independiente

Reflexión

Perceptor

Aprendizaje

independiente

Contexto inmediato (aulas, laboratorios, campos clínicos)

Contexto social-educación social

Figura 2. Comunicación interpersonal (reflexión) del estudiante de medicina durante la lectura crítica para el aprendizaje independiente.

Rev Med IMSS 2000; 38 (1): 61-68

65

Sociedad (instituciones educativas y de salud)

Marco de referencia

Profesor

Diálogo

Alumno

 
 
 

Confrontación

Debate constructivo

Emisor Canal Perceptor Codificador Interpretador Lector crítico de textos y contexto Mensaje (Pensamientos
Emisor
Canal
Perceptor
Codificador
Interpretador
Lector crítico de
textos y
contexto
Mensaje
(Pensamientos
Lenguaje oral)
Mensaje
(Textos)
Decodificador
Evaluador
Lee y decodifica
Comprende e interpreta
Autodirige su aprendizaje
Construye su conocimiento
Autoevalúa y autocontrola su
aprendizaje
Autoevaluación
Medios y recursos
- Libros
Perceptor
- Revistas
- Software
- Videos
Referente
(Contenidos)
Reflexión

Emisor Enseñanza de métodos promotores del aprendizaje independiente

Retroinformación

Difusión

del aprendizaje independiente Retroinformación Difusión Perceptor Aprendizaje independiente Contexto inmediato
del aprendizaje independiente Retroinformación Difusión Perceptor Aprendizaje independiente Contexto inmediato

Perceptor

Aprendizaje

independiente

Contexto inmediato (aulas, laboratorios, campos clínicos)

Contexto social-educación social

Figura 3. Comunicación interpersonal profesor-alumno durante el proceso educativo y promoción del aprendizaje independiente mediante la lectura crítica.

66

Rev Med IMSS

2000; 38 (1): 61-68

Sociedad (instituciones educativas y de salud)

Marco de referencia

Profesor

 

Diálogo

Alumno

 
 
 

de medicina

 

de medicina

   

Confrontación Relación médico-paciente

   
 
  Paciente

Paciente

  Paciente

Emisor

 

Perceptor

 

Perceptor

   

Emisor

 
 
 
 
 

Codificador Interpretador Lector crítico de textos y contextos (problema de salud del paciente)

 

Codifica y decodifica su problema de salud

 

Decodificador

Interpretador Lector crítico de

 
 
  Modelo Sociocultural de su padecimiento textos y contextos (problema de salud del paciente)
 

Modelo Sociocultural de su padecimiento

  Modelo Sociocultural de su padecimiento textos y contextos (problema de salud del paciente)

textos y contextos (problema de salud del paciente)

Modelo biomédico/antropológico de la enfermedad

Mensaje (Pensamiento, lenguaje oral, común)

Modelo biomédico/antropológico de la enfermedad

Mensaje (pensamientos, lenguaje oral técnico)

 

Medios y recursos - La palabra, tecnología

Mensaje (pensamientos, lenguaje oral técnico)

Medios y recursos - La palabra, tecnología

 

Medios y recursos - La palabra, tecnología

 

Referente

 

(contenidos del

 

Referente (contenidos del pensamiento académico y científico)

pensamiento común)

Referente (contenidos

 
  del pensamiento  

del pensamiento

 
académico y científico)

académico y científico)

     

Mensaje (texto)

 
 

Decodificador

   

Decodificador

 

Evaluador

Evaluador Medios y recursos - Libros, revistas, Software y videos Evaluador

Medios y recursos - Libros, revistas, Software y videos

Evaluador Medios y recursos - Libros, revistas, Software y videos Evaluador

Evaluador

Autoevaluador

Autoevaluador

   

Referente

 
 

Perceptor

(Contenidos)

 

Emisor

 
 
 
 
 
 

Canal

   

Reflexión

Difusión

Emisor Enseñanza de métodos promotores del aprendizaje independiente Educación para la salud Prestación de servicio médico Promoción de la salud

Prestación de servicio médico Promoción de la salud Retroinformación Difusión Perceptor Aprendizaje para la
Prestación de servicio médico Promoción de la salud Retroinformación Difusión Perceptor Aprendizaje para la

Retroinformación

Difusión

Perceptor Aprendizaje para la salud Corresponsabilidad en su tratamiento Apego al tratamiento

Corresponsabilidad en su tratamiento Apego al tratamiento Reflexión Perceptor Aprendizaje independiente Educación
Corresponsabilidad en su tratamiento Apego al tratamiento Reflexión Perceptor Aprendizaje independiente Educación

Reflexión

Perceptor Aprendizaje independiente Educación para la salud Prestación de servicio médico Promoción de la salud

Contexto inmediato (aulas, laboratorios, campos clínicos)

Contexto social educación social

Figura 4. Comunicación interpersonal médico-paciente (profesor-alumno-paciente) durante los procesos educativo y de atención médica. Promoción del aprendizaje independiente mediante la lectura crítica.

Rev Med IMSS 2000; 38 (1): 61-68

67

José Luis García Vigil. Lectura crítica

Si únicamente se enfocara la utilidad de la documentación en salud hacia el proceso del diagnóstico, serían distinguibles tres vertientes:

a)

Para resolver problemas diagnósticos

b)

Para mejorar las habilidades diagnósticas

c )

Para elaborar estrategias diagnósticas

Ambos procesos, diagnóstico clínico y do- cumentación en salud, se integran fundamen- talmente en: la oportunidad de mejorar la eficiencia diagnóstica a través de la comple- mentación del marco de referencia para resol- ver un problema específico; el enriquecimiento cognoscitivo que ayuda a perfeccionar las ha- bilidades clínicas; y la incorporación de las evidencias derivadas de la investigación al dise- ño de las estrategias diagnósticas. 14

Conclusión

En el proceso de formación, la lectura crítica es estrategia, método y técnica —según el nivel de abordaje—, que permite al alumno de me- dicina y al profesor tener información adecua- da para construir su propio conocimiento y desarrollar sus competencias técnico-médicas

y sociohumanistas, a fin de mejorar su desem-

peño en la atención de los pacientes, tanto en

el proceso de formación como en el diagnósti-

co clínico; la documentación en salud es fun- damental para el desarrollo del aprendizaje independiente y la mejoría en la eficiencia diagnóstica, pues proporciona evidencias deri- vadas de la investigación.

El sustrato de comunicación humana que soporta los procesos de formación en el

aprendizaje independiente y aprendizaje de la clínica se desarrolla en dos dominios: el hospi- talario/comunidad y el pedagógico, asociados

y conjugados ontológicamente entre sí, llevan-

do implícita la interacción de tres personajes:

paciente-alumno-profesor, en los tres niveles de significación descritos.

68

Referencias

1. Sapir E. El lenguaje. Distrito Federal, México:

Fondo de Cultura Económica; 1974.

2. Sagan C. Los dragones del Edén. Buenos Aires, Argentina: Grijalbo; 1982.

3. UNAM. Antología de la comunicación humana. Distrito Federal, México: UNAM; 1980.

4. Viniegra VL. Hacia una redefinición del papel de la universidad en la sociedad actual. OMNIA

1990;6(19):49-61.

5. Viniegra VL. Guía para la presentación de análisis críticos de documentos. Mecanograma no publicado, elaborado como material de apoyo para el Diplomado de Investigación Educativa. México: IMSS; 1994.

6. Adler M, Van Doren C. How to read a book. New York, USA: MJF Books; 1972.

7. Universidad de McMaster. Cómo leer revistas médicas. Rev Invest Clin 1988;40:67-71.

8. Schmidt HG. Problem-based learning: rationale and description. Med Educ 1983;17:11-17.

9. Walton HJ, Matthews MB (World Federation for Medical Education). Essentials of problem-based learning. Med Educ 1989;23:542-558.

10. Viniegra VL. La enseñanza de la medicina. En:

Cómo acercarse a la medicina. Distrito Federal, México: Limusa; 1991. p. 89-116.

11. Lazarsferd PF, Menzel H. Medios de comuni-cación colectiva e influencia personal. En: Schramm W. La ciencia de la comunicación humana. Distrito Federal, México: Grijalbo; 1982. p. 113-138.

12. Sistema de Universidad Abierta (SUA). Modelos de comunicación en educación a distancia. En:

Diplomado en educación a distancia. Módulo III. Distrito Federal, México: UNAM; 1994. p. 145-231.

13. Foucault M. Signos y casos y ver, saber. En: El nacimiento de la clínica, una arqueología de la mirada médica. Décima cuarta edición. México:

Siglo XXI; 1991. p. 129-153, 154-176.

14. Lifshitz A, Juárez-Díaz GN, García-Mangas A, García-Vigil JL. Interacción de los procesos de documentación y de diagnóstico clínico en medicina. En: Castañeda S, coordinadora. Eva- luación y fomento del desarrollo intelectual en la enseñanza de ciencias, artes y técnicas. Perspectiva internacional en el umbral del Siglo XXI. Distrito Federal, México: UNAM/CONACYT/Porrúa;

1998. p. 367-385.

umbral del Siglo XXI. Distrito Federal, México: UNAM/CONACYT/Porrúa; 1998. p. 367-385. Rev Med IMSS 2000; 38

Rev Med IMSS

2000; 38 (1): 61-68