Вы находитесь на странице: 1из 6

ARIBTRAJE

En determinados países existe la posibilidad de que las personas se aparten de


los sistemas jurisdiccionales del Estado para que ellos mismos puedan resolver
sus controversias a través de jueces de su elección a los que estos se llaman
árbitros.
Este arbitro o árbitros a los que se le llaman el tribunal arbitral compuesto por
tres árbitros o más, reciben las facultades de las partes y por esto tienen
característica de un juez, proporcionan lo que vendría a ser el Laudo Arbitral.
Estos laudos arbitrales tienen carácter de sentencia y deben ser ejecutadas por
los jueces ordinarios ya que los árbitros carecen del derecho imperativo que el
mismo Estado les proporciona a través de las leyes.
Este procedimiento está regulado en la Ley General de Arbitraje y también a lo
establecido en el Código Procesal Civil.
El Arbitraje en el Perú
El arbitraje existe desde tiempos anteriores empezando por el arbitraje en roma
que se basaba en las XII Tablas, el arbitraje de la Edad Media se basaba en la
Iglesia en donde el árbitro era el Papa y los curas también eran árbitros los reyes
en el caso del sistema feudal, en el arbitraje Francés surge debido a la revolución
Francesa y de este mismo nace el sistema igualdad de ley sostenido por el
derecho de Justicia.
En el Perú el sistema arbitral viene desde la primera constitución de 1812 cuando
este mismo no privatizaba el acceso de terminar sus diferencias mediante los
jueces árbitros elegidos por los mismos.
Pasando por diversos cambios políticos y cambios gubernamentales el arbitraje
ha ido variando en los tiempos, un ejemplo claro está en la Constitución de 1860
promulgada por Ramón Castilla en donde el arbitraje sufre un retroceso a tal
punto que para la Constitución de 1867 el presidente Ignacio Prado hace
referencia a un artículo del Poder Judicial, específicamente el articulo 121 en el
Título XVII del Poder Judicial que dice que ´´ La Justicia será administrada por
los Tribunales y juzgados´´
En la actual constitución de 1993 el nivel normativo del arbitraje sigue siendo el
mismo a las constituciones anteriores pero se establece una jurisdicción distinta
a la ordinaria.
LEY GENERAL DE ARBITRAJE N° 26572
Aprobada por el Congreso el 20 de Diciembre de 1995 y promulgada por el
Presidente de la Republica en ese entonces Alberto Fujimori el 03 de Enero
de 1996.
Se divide en dos secciones una de disposiciones Generales y otra sección de
Arbitraje internacional.
I. Sección Primera

Arbitraje Nacional.

II. CAPITULO PRIMERO

1. Disposiciones Generales:
Pueden someterse a arbitraje las controversias determinadas sobre
las cuales las partes tienen facultad de libre disposición, a excepción
de:
a. Sobre el estado o la capacidad civil de las personas
b. Aquellas sobre las que ha recaído resolución judicial firme.
c. Las que interesan al orden público o que versan sobre delitos o
faltas.
d. Las que conciernen a las atribuciones o funciones del Estado.
2. Arbitraje del Estado:
Son las controversias que tiene el Estado con los entes particulares ya
sean nacionales o extranjeras mediante contratos y que necesiten de
una solución.
3. Arbitraje de derecho o de conciencia:
El arbitraje puede ser derecho cuando se resuelven con arreglo de
derecho aplicado y de conciencia cuando se resuelven conforme a sus
conocimientos y leal saber y entender.
4. Intervención del Poder Judicial:
Salvo pacto, de caso contrario se someten de modo exclusivo.
5. Intervención de terceros:
Las partes pueden acordar la intervención de un tercero incluida la
institución arbitral para decidir sobre las cosas que ellos mismos
pueden resolver directamente.
6. Instituciones arbitrales:
Estas mismas deben ser encomendadas a una Institución Arbitral la
cual debe constituirse como Persona Jurídica ya que el mismo está
facultado para establecer el procedimiento y el reglamento arbitral.
7. Plazos:
Se computan por días hábiles, son inhábiles los días domingo, sábado
y feriados no laborables. Los árbitros pueden habilitar días inhábiles
para la actuación de determinadas actuaciones.
8. Recepción de comunicaciones escritas.
Toda comunicación se considerara recibida el dia en que se haya
realizado su entrega.
III. CAPITULO SEGUNDO
Título Único
El Convenio Arbitral.
9. Definición de Convenio Arbitral:
Es el acuerdo por el cual las partes deciden someterse al arbitraje, el
convenio ayuda a la realización de cuantos sea necesario para que el
arbitraje se desarrolle, estos mismos tienen sanciones y el árbitro tiene
la capacidad de imponer multas y constar de estar en el laudo arbitral.
10. Forma del Convenio Arbitral:
El convenio arbitral se celebra por escrito y se entiende que hay
asentimiento cuando las partes aceptan sin dicha intervención.
11. Convenios Arbitrales y Relaciones Jurídicas Estándares.
Estos convenios son exigibles por las partes por lo tanto dichos
convenios deben ser conocidos, para esto debe cumplir los siguientes
supuestos.
a) Puesto en conocimiento público mediante publicidad.
b) Se hallan insertas en el cuerpo del contrato principal firmado por
ambas partes.
c) Si esta reproducidas en el reverso del documento y hace referencia
al arbitraje.
d) Si se encuentra incluido en condiciones estándares separados del
documento principal pero se hace referencian al cuerpo principal.
12. Arbitraje Estatutario.
Son los convenios arbitrales validos en los estatutos o normas
equivalentes de sociedades civiles o mercantiles, se establece un
arbitraje obligatorio para las controversias que puedan tener sus
miembros.
13. Arbitraje Testamentario.
Convenio arbitral que dispone arbitraje para solucionar las diferencias
que puedan surgir entre herederos no forzosos o legatarios, o para la
porción de la herencia.
14. Nombramiento.
Los árbitros serán designados por las partes o por un tercero, quien
puede ser persona natural o jurídica, incluida la institución arbitral.
Deben ser comunicadas a las partes una vez que se designa a un
árbitro o a los árbitros.
15. Libertad de procedimiento de nombramiento.
Las partes podrán determinar libremente el procedimiento de
nombramiento del árbitro o los árbitros. A falta de acuerdo cada uno
nombrara un árbitro y estos dos nombraran a un tercero que presida
el tribunal arbitral. Si se pasa el límite de 10 días el Juez es el que
designara a los árbitros y si los dos árbitros no designan a un tercero
en el plazo de 10 días el Juez designara al tercero.
16. Incumplimiento del encargo.
Si el tercero no designa a un árbitro o a los árbitros en el plazo de diez
días el Juez procederá a designar al árbitro o los árbitros y al tercero
sé que considerara que rechaza el encargo.
17. Nombramiento por el Juez.
A falta de interés de las partes de designar a un árbitro el Juez asume
siguiendo de acuerdo a trámite.
a. El interesado acompañara su solicitud el o los documentos que
contiene el convenio arbitral y propondrá los nombres de los
árbitros.
b. El Juez cita a las partes a una audiencia única.
c. Si el emplazado no concurre a la audiencia, en el acto de la misma,
el Juez resuelve designando al o a los árbitros o en caso contrario
puede designar a que la institución arbitral de su competencia
designe a los árbitros.
d. Si el emplazado concurre a la audiencia, en el acto de la misma, el
Juez invitara a que proceda a designar al árbitro o los árbitros, en
caso el emplazado no designe a un árbitro lo hará el Juez.
e. El Juez únicamente podrá rechazar la solicitud de designación de
árbitros cando considere que los documentos no manifestó la
voluntad de las partes de acudir al arbitraje.
f. El Juez tomara previsto en el convenio arbitral para la designación
del o los árbitros.
18. Numero de Árbitros.
Los árbitros son designados en número impar. Si son tres o más
forman el tribunal arbitral.
19. Calificación legal de los árbitros.
Pueden ser designados árbitros las personas naturales, mayores de
edad, que no tienen incompatibilidad para actuar como árbitros y que
se encuentran en pleno ejercicio de sus derechos civiles.
El nombramiento de árbitros de derecho debe recaer en abogados,
cuando se designe a una persona jurídica como árbitro, se entenderá
que tal designación esta referida a su actuación como entidad
nominadora.
20. Personas impedidas para actuar como árbitros.
a. Los Magistrados, con excepción de los Jueces de Paz, los Fiscales,
los Procuradores Públicos y los Ejecutores Coactivos.
b. El Presidente de la Republica y los Vicepresidentes, los
Parlamentarios y los miembros del Tribunal Constitucional.
c. Los Oficiales generales y superiores de las Fuerzas Armadas y
Policía Nacional.
d. Los ex Magistrados en las causas que han conocido.
e. El Contralor General de la Republica en los procesos arbitrales en
los que participen las entidades que se encuentren bajo el control
de la Contraloría General de la Republica.
21. Renuncia de los árbitros.
El cargo de árbitro solo puede renunciarse.
a. Por incompatibilidad.
b. Por causales pactadas.
c. Por enfermedad.
d. Por causa de recusación reconocida por las partes.
e. Por tener que ausentarse por tiempo indeterminado o por más de
treinta días si las partes no excusan la inasistencia y el plazo para
laudar lo permite.
f. Cuando las partes hayan suspendido el proceso arbitral por más
de dos meses.
22. Causales de recusación.
Los árbitros podrán ser recusados solo por las causas siguientes.
a. Cuando no reúnan las condiciones y sean incompatibles.
b. Cuando estén incursos en alguna causal de recusación prevista en
el reglamento arbitral al que se hayan sometido las partes.
c. Cuando existan dudas justificadas respecto a su imparcialidad o
independencia.
23. Procedimiento de recusación.
Iniciado el proceso arbitral, la parte que formula recusación debe
hacerlo inmediatamente después de conocida la causa. Si el recusado
niega la razón el Juez conforme el reglamento resolverá sobre la
procedencia o no de la recusación, después oídas las partes y el árbitro.
Si el árbitro fuese del mismo colegio o institución este mismo se
resolverá mediante votos, en caso de empate el presidente resolverá.
El trámite de recusación no interrumpe la prosecución del proceso
arbitral.
24. Plazo para Laudar.
El laudo se debe pronunciar dentro del plazo de veinte días vencida la
etapa de prueba, se puede contar con un plazo adicional sin exceder de
quince días.
25. Requisitos del Laudo.
El laudo debe constar por escrito con los votos particulares de los
árbitros, en caso hubiera más de uno. Tratándose de arbitraje colegiado,
basta que sea firmado por la mayoría requerida para tomar una
decisión.
26. Contenido del laudo de derecho.
Debe contener:
a. Lugar y fecha de expedición.
b. Nombre de las partes y de los árbitros.
c. La cuestión sometida a arbitraje y una sumaria referencia de
alegaciones y conclusiones de las partes.
d. Valoración de las pruebas en que se sustente la decisión.
e. Fundamentos de hecho y de derecho para administra o rechazar las
respectivas pretensiones y defensas y
f. La decisión.
27. Recurso de Apelación.
Procede la interposición de apelación ante el Poder Judicial o ante una
segunda instancia arbitral, tiene por objeto la revisión del laudo respecto
de la apreciación de los fundamentos de las partes, de las pruebas, y
en su caso la aplicación del derecho, y se resuelve confirmando o
revocando total o parcialmente el laudo.
28. Recurso de Anulación.
Procede solo la interposición del recurso de anulación ante el Poder
Judicial por las causales taxativa, el recurso tiene por objeto la revisión
de su validez, sin entrar al fondo de la controversia, y se resuelve
declarando su validez o su nulidad.
29. Requisitos de admisibilidad.
Necesarios para el recurso de anulación.
a. Precisar las causales de anulación debidamente fundamentadas.
b. Presentación de copia del laudo arbitral y las resoluciones que lo
corrijan, o integran en su caso.
c. La presentación de la notificación del laudo arbitral
d. El recibo de pago o comprobante de depósito de cualquier entidad
bancaria.
30. Causales de anulación de los laudos arbitrales.
a. Por no ser de su competencia y tomar la controversia como de oficio.
b. No haber sido notificado
c. La composición del tribunal arbitral no se ha ajustado al convenio
de las partes.
d. Que se ha laudado sin las mayorías requeridas.
e. Laudo expedido fuera del plazo.
f. Laudado sobre materia no sometida expresa o implícitamente a la
decisión de los árbitros
g. El juez que conoce del recurso de anulación podrá anular de oficio
el laudo, total o parcialmente si el arbitraje no es conforme a la
materia sometida.