Вы находитесь на странице: 1из 15

Almacenamiento de polvos y sólidos a granel en

silos
Dietmar Schulze

Los problemas con el almacenamiento de sólidos a granel en silos y silos


pueden evitarse si están diseñados con respecto a las propiedades de flujo del
sólido a granel que debe almacenarse. El siguiente ensayo considera las
reglas básicas para el diseño de silos.

1 Tensiones en silos

La Figura 1 muestra los silos y las presiones y tensiones, respectivamente, que


actúan en los silos. Mientras que la presión (para fluidos usaremos la palabra
"presión") aumentaría linealmente hacia abajo si el silo se hubiera llenado con
un fluido (a), el curso de la tensión vertical (para sólidos a granel usaremos la
palabra "estrés"). ") en un silo lleno de un sólido a granel es bastante diferente
(b, c): en este último caso en la sección vertical (cilíndrica) del silo, la tensión
vertical aumenta de manera decreciente. Si la relación de altura a diámetro del
silo es suficientemente grande (generalmente:> 3), se logra una tensión
vertical constante. Esto significa que la tensión vertical no aumentará aún más
si la altura de llenado es mucho mayor. La razón de este curso son las
tensiones de corte que actúan entre el sólido a granel y las paredes del silo,
incluso si el sólido a granel está en reposo. Debido a las tensiones de corte, las
paredes del silo llevan una parte del peso del sólido a granel. Un método para
el cálculo del curso de la tensión en la sección vertical fue derivado por
Janssen ya en 1895 [1]. Este método es la base para la mayoría de los
estándares actuales para el cálculo de la carga en las paredes del silo para el
diseño del silo estructural [2-4].
Figura 1: a. presión en un silo lleno de un fluido
(imaginario); segundo. tensión vertical después de llenar el silo con un sólido
a granel; do. tensión vertical después de la descarga de algunos sólidos a
granel

Las tensiones que actúan en una tolva son diferentes de las de la sección
vertical. Justo después de llenar un silo vacío, prevalece el llamado estado de
carga de llenado (también: estado de tensión activa, figura 1b), donde la
tensión vertical en la tolva disminuye menos en la parte superior de la tolva y
luego más cerca del vértice imaginario de la tolva. Tan pronto como se
descarga un sólido a granel por primera vez después del llenado, las tensiones
en la tolva cambian y el llamado estado de tensión de vaciado (también:
estado de tensión pasiva) prevalece, figura 1c. Cuando fluye hacia abajo en la
tolva, el sólido a granel se comprime en la dirección horizontal de modo que
las paredes de la tolva soportan una mayor parte del peso del sólido a granel y,
por lo tanto, la tensión vertical en la parte inferior de la tolva es claramente
más pequeño que después del llenado. En el estado de tensión de vaciado, las
tensiones verticales en la parte inferior de la tolva son casi proporcionales a la
distancia a la punta imaginaria de la tolva o, en otras palabras, las tensiones
son proporcionales al diámetro de la tolva local. Este curso lineal de estrés se
denomina campo de esfuerzo radial [7]. En principio, en la sección vertical del
silo las tensiones permanecen sin cambios al momento de la descarga.

2 perfiles de flujo: flujo masivo y flujo de embudo

Se pueden observar dos modos diferentes de flujo si un sólido a granel se


descarga de un silo: flujo másico y flujo de embudo (figura 2a). En caso de
flujo masivo, todo el contenido del silo está en movimiento al momento de la
descarga. El flujo másico solo es posible si las paredes de la tolva son
suficientemente empinadas y / o lisas, y el sólido a granel se descarga a través
de toda la abertura de salida. Si la pared de una tolva es demasiado plana o
demasiado rugosa, aparecerá un flujo de embudo. En el caso del flujo en
embudo (figura 2b), solo ese sólido a granel está en movimiento primero, que
se coloca en el área más o menos por encima de la salida. El sólido a granel
adyacente a las paredes de la tolva permanece en reposo y se denomina zona
"muerta" o "estancada". Este sólido a granel solo se puede descargar cuando el
silo se vacía por completo. Las zonas muertas pueden alcanzar la superficie
del relleno sólido a granel de modo que el flujo del embudo se vuelve
obviamente al observar la superficie. También es posible que las zonas
muertas estén ubicadas solo en la parte inferior del silo, por lo que el flujo del
embudo no puede reconocerse al observar la superficie del relleno del silo.

Figura 2a: flujo masivo


Figura 2b: flujo de embudo

3 problemas de flujo

Los problemas típicos que ocurren en el almacenamiento de sólidos a granel


son:

o Arqueado: si se forma un arco estable sobre la salida para detener el


flujo del sólido a granel, esta situación se denomina arqueo (figura
3a). En el caso de un sólido a granel cohesivo de grano fino, la razón
del arqueamiento es la resistencia (límite elástico no confinado) del
sólido a granel causado por las fuerzas de adhesión que actúan entre las
partículas. En el caso de un sólido a granel de grano grueso, el
arqueamiento es causado por el bloqueo de partículas individuales. El
arco se puede prevenir con salidas suficientemente grandes.

Figura 3a: Arqueado

o Ratholing ocurre en caso de flujo de embudo si solo el sólido a granel


por encima de la salida está fluyendo, y el sólido a granel restante - las
zonas muertas - se mantiene en su lugar y forma el rathole. La razón de
esto es la resistencia (límite de fluencia no confinado) del sólido a
granel. Si el sólido a granel se consolida cada vez más con el aumento
del período de almacenamiento en reposo, aumenta el riesgo de
ratholing. Si un silo de flujo de embudo no se vacía por completo en
intervalos de tiempo regulares suficientemente pequeños, el período de
almacenamiento en reposo puede llegar a ser muy grande, lo que
provoca una fuerte consolidación de tiempo.

Figura 3b: Ratholing

o El flujo irregular ocurre si los arcos y los ratholes se forman y


colapsan alternativamente. De este modo, los sólidos a granel de grano
fino pueden fluidizarse cuando caen hacia abajo a la abertura de salida,
de modo que fluyan fuera del silo como un fluido. Este comportamiento
se llama inundación. Las inundaciones pueden causar mucho polvo,
una descarga continua se vuelve imposible.
o Distribución de tiempo de residencia amplia: si se forman zonas
muertas (flujo de embudo), el sólido a granel en estas zonas se descarga
solo en el vaciado completo del silo, mientras que el sólido a granel,
que se llena más tarde, pero ubicado más cerca del eje del silo, se
descarga antes. Debido a eso, aparece una amplia distribución del
tiempo de residencia que es desventajoso en algunos casos (por
ejemplo, en el caso de almacenamiento de alimentos u otros productos
que cambian sus propiedades con el tiempo).
o Segregación:Si se forma un montón en la superficie de los sólidos a
granel en el llenado del silo, la segregación es posible de acuerdo con el
tamaño de partícula o la densidad de partículas (figura 3c). En caso de
llenado céntrico como se muestra en la figura 3c, las partículas más
grandes se acumulan cerca de las paredes del silo, mientras que las
partículas más pequeñas se acumulan en el centro. En el caso del flujo
en embudo, las partículas más finas, que se colocan cerca del centro, se
descargan primero, mientras que las partículas más gruesas se
descargan en el extremo. Si se utiliza dicho silo, por ejemplo, como un
amortiguador para una máquina de empaque, este comportamiento dará
lugar a diferentes distribuciones de tamaño de partícula en cada
empaque. En el caso de un flujo másico, el sólido a granel se segregará
en el llenado de la misma manera, pero se "remezclará" cuando fluya
hacia abajo en la tolva. Con eso, al flujo másico, el efecto de
segregación descrito anteriormente se reduce significativamente. (Una
película corta que muestra la segregación debido al tamaño de partícula
que encontraráaquí ).

Figura 3c: Segregación

En un silo de flujo en embudo, todos los problemas mencionados


anteriormente pueden ocurrir en general, mientras que en caso de flujo masivo
solo se debe considerar el arqueamiento: segregación, ratholing, flujo irregular
e inundación del sólido a granel no aparecen en un silo de flujo másico bien
diseñado. La distribución del tiempo de residencia de un silo de flujo másico
es estrecha, porque actúa como un sistema de "primero en entrar, primero en
salir" (ver figura 2a).

Se necesitan dos pasos para el diseño de los silos de flujo másico: el cálculo
de la pendiente de la tolva requerida que asegura el flujo másico y la
determinación del tamaño mínimo de salida para evitar el arqueamiento.

4 diseño de silo

El comportamiento de flujo de un sólido a granel está definido por varios


parámetros bien definidos [2,5-8,21]. En general, estos son la densidad
aparente b , el ángulo efectivo de fricción interna e (una medida para la
fricción interna del sólido a granel en el flujo estacionario), la resistencia a la
fluencia no confinada c y el ángulo de fricción de la pared x . Para el
diseño de flujo másico, el ángulo de fricción de la pared x es el parámetro
más importante, por lo que la resistencia a la fluencia no confinada c es el
parámetro más importante con respecto al arqueado. El ángulo de fricción de
la pared x se define como el ángulo de fricción entre la superficie de la
pared del silo y el sólido a granel correspondiente. La resistencia a la fluencia
no confinada c es la resistencia a la compresión de un sólido a granel. Se
debe tener en cuenta que todos estos parámetros dependen del nivel de estrés,
representado por el esfuerzo de consolidación 1 [2,5-8,21].

Los parámetros mencionados se miden en dependencia de la tensión de


consolidación con los comprobadores de corte [2,5-8,21], por ejemplo, con el
probador de cizalla Jenike o un probador de cizalla anular. La pendiente de la
tolva requerida para el flujo másico y el tamaño de salida mínimo para evitar
el arqueamiento se puede calcular con los valores medidos utilizando la teoría
de Jenikes [7]. Este método mostró su validez en muchos casos en más de 35
años.

Los bordes entre el embudo y el flujo másico, que resultan de los cálculos de
Jenike [7], se muestran en la figura 4a para la tolva en forma de cuña y en la
figura 4b para la tolva cónica. En los diagramas, el ángulo de fricción de la
pared x se dibuja sobre el ángulo  inclinación de la tolva medido contra
la vertical. El ángulo efectivo de fricción interna e , que es una medida de la
fricción interna del sólido a granel, es el parámetro de los límites de flujo de
flujo de masa / embudo. Los límites separan todos los pares de valores que
conducen al flujo másico desde los que conducen al flujo de embudo.

Figura 4a: Diagrama de diseño del flujo másico (tolva en forma de cuña)
Figura 4b: Diagrama de diseño del flujo másico (tolva cónica)

Las condiciones que se encuentran dentro del límite producen un flujo másico
mientras que el flujo del embudo está presente en caso de condiciones fuera
del límite. Si la pared de fricción ángulo x y el ángulo efectivo de interna
fricción e son conocidos (medido con un comprobador de esfuerzo cortante,
por ejemplo, con el aparato de cizalla anular), el ángulo de pendiente
máxima  de la pared de la tolva en contra de la vertical que asegura el flujo
de masa puede ser determinado con este diagrama. Los trazos de los bordes
indican que cuanto mayor es el ángulo de fricción de la pared x , más
empinada ( más pequeña ) debe ser la tolva para el flujo másico. La tolva
con forma de cuña permite un ángulo de inclinación algo mayor (a menudo 8
° a 10 °)  contra la vertical con las mismas propiedades de material. Eso
significa que las paredes de una tolva de flujo másico en forma de cuña
pueden ser más planas que las paredes de una tolva de flujo de masa cónica
[7,12].

Cuando el sólido a granel se descarga desde un silo de flujo másico, el campo


de esfuerzo radial prevalece en la tolva como ya se describió en la sección 1
(ver figura 1c). En la tolva (al menos por debajo de una distancia
suficientemente grande desde la sección vertical), la principal tensión
principal 1 es proporcional al diámetro de la tolva local (figura
5). Disminuye a cero hacia el vértice imaginario de la tolva. El
esfuerzo 1 actúa como un esfuerzo de consolidación determinando así las
propiedades del sólido a granel, por ejemplo, la densidad aparente b y el
límite elástico no confinado c . El límite elástico no confinado c de un
sólido a granel se puede medir para cada estrés principal principal (estrés de
consolidación) 1 (ver [21]). La función c = f ( 1 ) (figura 6) se llama
función de flujo. Por lo general, el límite elástico no confinado aumenta con el
estrés de consolidación. Si se ha medido la función de flujo, la resistencia a
fluencia no confinada c puede dibujarse en la figura 5 en cada posición de la
tolva.

Figura 5: condiciones de estrés en la tolva (vaciado)

1 ' es la tensión del cojinete que actúa donde un arco estable e imaginario de
sólido a granel es transportado por las paredes de la tolva. 1 ' es
proporcional al diámetro de la tolva local, como 1 . Un arco solo puede ser
estable en que son de la tolva donde la resistencia a la fluencia no
confinada c es mayor que la resistencia al rodamiento 1 ' . Este es el caso
debajo del punto de intersección de la curva ccon el 1 ' curva. Por encima
de esa intersección, el límite de fluencia no confinado es más pequeño que el
esfuerzo del cojinete del arco. En este caso, el límite elástico no confinado no
es lo suficientemente grande como para soportar un arco, es decir, un arco no
sería estable en esta posición. El punto de intersección indica la posición más
baja posible en la tolva (altura h *, figura 5) para una abertura de salida lo
suficientemente grande como para evitar el arqueamiento. El diámetro de esta
abertura de salida mínima se llama d crit . Si se elige una abertura de salida
más pequeña, h * indica hasta dónde deben instalarse los dispositivos de
promoción de flujo comenzando en la salida.
Figura 6: Función de flujo y función de flujo de tiempo

Algunos sólidos a granel tienden a consolidarse cada vez más con el período
de almacenamiento en reposo (consolidación del tiempo [8,21]). Se puede
encontrar una función de flujo de tiempo ct = f ( 1 )(figura 6) para cada
tiempo de almacenamiento análogamente a la función de flujo. Si la función
de flujo de tiempo se dibujara en la figura 5, esto cedería a un punto de
intersección de la curva 1 ' y la curva ct , que estaría por encima del punto
de intersección ya determinado de la 1c - y 1 '- curvas. Esto significa que
se requieren salidas más grandes para evitar el arqueamiento con el aumento
del tiempo de almacenamiento en reposo.

Para el diseño práctico del silo, las ecuaciones o diagramas derivados por
Jenike [7] se utilizan para determinar las tensiones 1 y 1 ' en función de
las propiedades de flujo medidas ( e , x , b ) y la geometría del silo (  )
. Con esto se pueden calcular los tamaños mínimos de salida de tolvas cónicas
y en forma de cuña. Además, se pueden determinar los tamaños mínimos de
salida para evitar el ratholing en el flujo del embudo [7].

5 Elección de la geometría de la tolva

La Figura 7 [7,9,12] muestra algunas oportunidades para diseñar silos de flujo


másico. Los cálculos de Jenike (ver diagramas de diseño, figura 4) se refieren
a tolvas cónicas (a) y tolvas en forma de cuña (b). En el caso de estas formas
básicas de tolva, los ángulos máximos de inclinación de las paredes para
lograr un flujo másico ( ax en el caso de una cónica, eb en el caso de una
tolva en forma de cuña) y las dimensiones de salida (d, b) para evitar el
arqueamiento puede ser determinado. En el caso de la tolva en forma de cuña,
se supone que la influencia de las paredes verticales puede despreciarse si la
longitud de la salida L es al menos tres veces el ancho b.

Figura 7: formas de Hopper [9]

Las variantes cy también son ventajosas para garantizar un flujo másico si no


se exceden los ángulos de inclinación máximos indicados en la figura. La
geometría de la tolva piramidal (e) es desventajosa porque el sólido a granel
debe fluir desde la parte superior en los bordes de la tolva y en los bordes
hasta la salida. Por lo tanto, el sólido a granel tiene que superar la fricción de
la pared en dos lados lo que apoya la formación de zonas muertas. Si se debe
lograr un flujo másico con una geometría de tolva de este tipo, los bordes
deben redondearse en el interior y el ángulo de inclinación máximo contra la
vertical de los bordes no debe exceder el eje  . Debido a que las paredes de
una tolva piramidal son siempre más inclinadas que los bordes adyacentes,
una tolva de flujo másico piramidal es más inclinada que una tolva cónica
para un sólido a granel específico. La variante f es solo una transición de una
sección cilíndrica a una salida cuadrada. En este caso, la pendiente de las
paredes de la tolva contra la vertical no debe exceder ax en cualquier
posición.
Para lograr un flujo másico, las variantes e y f deben tener las paredes más
inclinadas. La tolva cónica (a) se puede diseñar más superficial, y los ángulos
de inclinación más grandes medidos contra la vertical se pueden lograr con la
geometría b, c o d (tolvas en forma de cuña).

En algunas industrias, se prefieren los silos no simétricos (por ejemplo, tolvas


piramidales con paredes de pendiente diferente). Desde el punto de vista del
diseño de flujo másico, no hay razón para construir tales silos. Si se debe
lograr un flujo másico, las tolvas simétricas generalmente requieren la menor
altura para la transición de la sección transversal del silo a la sección
transversal de salida para lograr un flujo másico [10].

6 Aplicación de los resultados en el diseño de silos

En la sección 4, el procedimiento de diseño del silo debido a la teoría de


Jenike [7] se describió de manera abreviada. Se pueden proporcionar más
detalles e información además de la determinación de la pendiente de la tolva
para el flujo másico y el tamaño de la salida para evitar el
arqueamiento. Algunos ejemplos se enumeran brevemente a continuación
(más ejemplos de diseño de silo: [17,18,22,23]):

o Detalles sobre la pendiente de la tolva y el tamaño de la salida para


diferentes formas de tolva (ver figura 7) y materiales de la
pared. Debido a eso, es posible una comparación de los costos de
fabricación de diferentes formas de tolva y materiales de tolva
[18,19]. Se puede averiguar, por ejemplo, si el revestimiento de las
paredes de la tolva (por ejemplo, con hojas de acero inoxidable
laminadas en frío) es útil con respecto a los costos.
o Si el diseño de flujo másico produce una tolva de flujo másico
extremadamente inclinada, o si en el caso de una modificación de un
silo existente se debe lograr un flujo másico sin modificar las paredes
de la tolva (demasiado poco profundas), las instalaciones especialmente
adecuadas se pueden dimensionar sobre la base de las propiedades de
flujo medido y la teoría de Jenikes [15,16].
o En caso de que varíen las propiedades del material (p. Ej., Humedad
[10,20]), es posible averiguar con pruebas de cizallamiento cuáles
condiciones arrojarían las peores propiedades de flujo. Si el silo está
diseñado para estas condiciones, en cualquier caso se garantiza el
funcionamiento adecuado.
o En el caso de sólidos a granel que tienden a consolidarse en el tiempo,
puede establecerse cuantitativamente qué tamaño de salida es necesario
para evitar el arqueamiento en función del tiempo de almacenamiento
en reposo. Un silo de flujo másico brinda la oportunidad de mantener el
sólido a granel en movimiento mediante descarga regular (y
recirculación, si es posible) de una pequeña cantidad de sólido a
granel. De esta forma, la consolidación de tiempo y, por lo tanto, el
tamaño de la salida [18] pueden ser limitados.
o Con las pruebas de propiedades de flujo (pruebas de cizallamiento), se
puede determinar la influencia de los aditivos (por ejemplo, agentes de
flujo) para encontrar la mezcla óptima [13,18].
o En el caso del almacenamiento de sólidos a granel sensibles a la
atrición o las tensiones presentes en un silo, se puede examinar la
tensión límite por encima de la cual existe ese peligro [22,23]. Debido a
esos resultados, el silo se puede diseñar de tal manera que no se
produzcan tensiones que podrían tener una influencia negativa en la
calidad del producto.
o Para evitar las vibraciones que surgen durante la descarga de un sólido
a granel, se pueden diseñar instalaciones especialmente adecuadas (por
ejemplo, tubos de descarga) [14,18].
o En general, las pruebas de cizallamiento también se aplican para el
control de calidad y las pruebas de fluidez [13].

7 Resumen

El diseño de los silos para obtener un flujo confiable es posible sobre la base
de las propiedades del material medido y los métodos de cálculo. Debido a
que los silos mal diseñados pueden generar problemas operativos y una
disminución de la calidad del producto, la geometría de los silos debe
determinarse siempre en función de las propiedades del material. Los gastos
para las pruebas y el diseño del silo son pequeños en comparación con los
costos de pérdida de producción, problemas de calidad y modificaciones.

8 Literatura

[1] Janssen, HA: Ztg. Ver. dt. En g. 39 (1895), pp. 1045-1049 (en alemán)

[2] Martens, P. (Hrsg): Silohandbuch, Verlag Ernst & Sohn, Berlín (1988) (en
alemán)

[3] DIN 1055 parte 6: código alemán: Lasten en Silozellen, Mai 1987
(disponible en inglés)

[4] Schwedes, J .: Chem.-Ing.-Tech. 56 (1984) 4, pp. 291-298 (en alemán)

[5] Schwedes, J .: Fließverhalten von Schüttgütern en Bunkern, Verlag


Chemie, Weinheim (1968) (en alemán)
[6] Schwedes, J .: Chem.-Ing.-Tech. 48 (1976) 4, pp. 294-300 (en alemán)

[7] Jenike, AW: Almacenamiento y flujo de sólidos, Bull. No. 123,


Engng. Exp. Estación, Univ. Utah, Salt Lake City (1970)

[8] Schulze, D .: Grundlagen der Schüttgutmechanik, ZDS-Seminar


Pulvertechnologie, 1.-3. Sept. 1993 (Zentralfachschule der Deutschen
Süßwarenwirtschaft) (en alemán)

[9] Woodcock, CR; Mason, JS: manejo de sólidos a granel, Leonard Hill,
Glasgow y Londres (1987)

[10] Schulze, D .; Schwedes, J .: Almacenamiento y flujo de sólidos a granel


en silos e información para la planificación de nuevas instalaciones, VGB-
Kraftwerkstechnik (número inglés) 70 (1990) 9, págs. 665-669

[11] Reisner, W .; v.Eisenhardt-Rothe, M .: Silos und Bunker für die


Schüttgutspeicherung, Trans Tech Publications, Clausthal-Zellerfeld (1971)
(en alemán)

[12] Schulze, D .: Almacenamiento, alimentación, dosificación, en: Chulia,


D., Deleuil, M., Pourcelot, Y (Editores): Tecnología del polvo y procesos
farmacéuticos, Handbook of Powder Technology, vol. 9, Elsevier Amsterdam
- Londres - Nueva York - Tokio 1994, pp. 285-317 (ISBN 0-444-81533-3)

[13] Schulze, D .: Flowability and Time Consolidation Measurements usando


un anillo Shear Tester, Powder Handling & Processing 8 (1996) 3, pp. 221-
226

[14] Schulze, D .; Schwedes, J .: manejo de sólidos a granel 12 (1992) 1, pp.


33-39

[15] Schulze, D .: Silos - Variantes de diseño y tipos especiales, Manejo de


sólidos a granel 16 (1996) 2, pp. 225-232

[16] Johanson, JR: Bulk Solids Handling 2 (1983) 3, págs. 495-498.

[17] Schulze, D .: Alimentadores y dispositivos de promoción de flujo, en:


Silos - Fundamentos de Teoría, Comportamiento y Diseño, editado por CJ
Brown y J. Nielsen, publ. por E & FN Spon, Londres y Nueva York (1998),
pp. 200-220 (ISBN 0-419-21580-8)

[18] Schwedes, J .; Schulze, D .: Bulk Solids Handling 11 (1991) 1, pp. 47-52

[19] Schäfer, R .; Schröer, H .; Schwedes, J .: Zement Kalk Gips 75 (1986) 11,


pp. 587-592 (en alemán)
[20] Schulze, D .; Schwedes, J .: Chem.-Ing.-Techn. 63 (1991) 3, pp. 256-257
(en alemán)

[21] Schulze, D .: Comportamiento de flujo de polvos y sólidos a granel


(Fundamentos), http://www.dietmar-schulze.de/info1e.html (haga clic aquí)

[22] Schulze, D .; Schwedes, J .; Leonhardt, D .; Kossert, J .: Diseño de un


silo para el almacenamiento de 10.000 t de gránulos de azufre, manipulación
de sólidos a granel 18 (1998) 2, pp. 211-217

[23] Kwade, A .; Schulze, D .: Diseño adecuado de silos para productos


alimenticios - Hoy Estrategias para evitar la segregación, la degradación y los
bloqueos, PARTEC 98, Preimpresiones "1ª tecnología de procesos de Symp
de Europ, en ciencias farmacéuticas y nutricionales", 10.-12.3.98, Nuremberg,
pp. 157-166