Вы находитесь на странице: 1из 3

DIMENSIONES CONSTITUTIVAS DEL HECHO DE SER PERSONA

Corporeidad La corporeidad humana en una construcción permanente en tres niveles: biológico, psicológico y
social. Esta construcción biopsicosocial, está compuesta por significados e imaginarios de la vida
cotidiana que se van modificando como son: los afectos y los vínculos, las emociones, el gozo y el
dolor, los impactos sensibles, la apariencia física estética, la libertad o no de vivir en plenitud,
basándose siempre en la diferenciación-identificación con los otros.
Libertad La libertad es la potencialidad que el ser humano tiene para la acción de optar y decidir sobre
oportunidades y posibilidades que el mundo histórico real le ofrece; en esa acción de elegir le va al
hombre el desafío permanente de garantizarse a sí mismo el que sus elecciones le permitan
humanizarse humanizando todo con lo cual cuanto sujeto libre entra en relación.
La libertad que implica elegir, optar, decidir, “es la revelación de la dignidad humana […] la revelación
de la verdadera naturaleza del hombre, lo que éste es y lo que es capaz de ser más allá de las
barreras, obstáculos y limitaciones inherentes a su finitud” (Fromm, 2007, p. 52). En otras categorías,
la libertad es la forma única de ser humanos.
La libertad como posibilidad que el ser humano tiene para ser a partir de las posibilidades de
elección sobre la realidad histórica no se reduce a un concepto, es la vida humana misma que se
deviene como experiencia cotidiana y, por eso la libertad es una experiencia fundamental en la que
se juega la felicidad o infelicidad, la realización o no realización del sujeto.
Contingencia La contingencia es considerada como la posibilidad o apertura de posibilidades, como fragilidad,
inconstancia e incertidumbre de la vida y como finitud. Esta realidad de la cual participa el hombre,
es también considerada como una realidad posmoderna, de la cual el hombre contemporáneo no
puede escapar. Al menos por naturaleza el joven es inconstante y permanece en una incertidumbre
en la forma de pensar y de actuar, sin embargo, se encuentra en la posibilidad de ser diferente, de
aquí que la educación integral no puede dejar de lado la posibilidad de integrarlo como ser humano.

La dependencia del mundo y del hombre con respecto a la divinidad, se orienta ahora más sobre el
problema del hombre interior y sus conflictos, hacia la contingencia existencial: fragilidad,
mutabilidad, fugacidad, provisionalidad. Al mismo tiempo se dirige a encarar más radicalmente la
existencia como posibilidad, elección o autoelección, libre decisión, potencialidad creciente.
Interpersonalita Dentro de la dimensión interpersonal se destacan cuatro conceptos claves en la interrelación
humana que son apatía, simpatía, antipatía y empatía.
Del griego Pathos, que significa pasión y que se traduce como Patía, se forman las cuatro palabras
que se representan los conceptos propuestos y que algunos autores sostienen que representan el
pilar de las relaciones interpersonales
 Apatía: Dejadez, indolencia, falta de vigor o energía
 Simpatía: Inclinación afectiva entre personas, generalmente espontánea y mutua. Modo de ser
y carácter de una persona que la hacen atractiva o agradable a las demás. Relación entre dos
cuerpos o sistemas por la que la acción de uno induce el mismo comportamiento en el otro.
 Antipatía: Sentimiento de aversión que, en mayor o menor grado, se experimenta hacia
alguna persona, animal o cosa.
 Empatía: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.
Las relaciones interpersonales tienen su génesis en la necesidad de socializarse que experimenta
todo ser humano. Los seres humanos también interactúan entre sí como criaturas vivientes, como
personas únicas. Las reacciones de cada uno dependen de los atributos distintivos de aquellos que
lleguen a establecer contacto entre sí. Es decir, se establece una pauta de atracción o repulsión
recíproca diferente en cada caso. Si el contacto es continuo, los participantes pueden convertirse en
amigos o en rivales; pueden independizarse o no; pueden experimentar resentimiento, gratitud o
celos. Pero lo importante es cómo cada persona reacciona frente a sus asociados y establece un
segundo marco de derechos y obligaciones.
Capacidad La humanidad como especie es una de las que ha aprendido a sobrevivir a través del tiempo
simbólica mediante muchas estrategias de sobrevivencia, la que sobresale es la adaptación. La adaptación les
ha permitido ir haciéndose camino aún en los lugares más difíciles de habitar y sobrevivir de las
formas más complejas posibles. Un elemento que acompaña la estrategia de adaptación y
asentamiento progresivo en las diferentes regiones del planeta es la dimensión simbólica.

La dimensión simbólica abarca desde las creencias, los rituales, los significados, las concepciones
ideológicas, las identidades, en fin, una amplia gama de hilos que tejen lo que se conoce como
cultura. El lenguaje como elementos de comunicación, intercambio de códigos, símbolos y
significados, así como de ideologías, ha sido y es uno de los espejos más efectivos a la hora de
indagar qué pasa en la mente y en la realidad de una sociedad.