Вы находитесь на странице: 1из 11

4. Evaluación del proceso enseñanza-aprendizaje

4.1 Aprender a aprender

La mayoría de los docentes y usuarios del SUA han sido formados en el sistema

escolarizado; por eso, es necesario desprender muchos vicios del sistema tradicional

y ejercitar una modalidad nueva de aprendizaje: el docente como asesor (no profesor)

y el estudiante precisamente como estudiante (el que estudia, no como alumno que es enseñado).

Hay dos formas de aprendizaje: aprender a aprender y aprender siendo enseñado. El que aprendió siendo enseñado posiblemente asimiló ciertos contenidos, pero al aprender también aprendió un modo (método) de aprendizaje: aprendió a ser enseñado, necesita y depende de alguien que le enseñe para poder aprender. En cambio, el que aprende a aprender no sólo asimila los conocimientos y habilidades requeridos, sino también otro modo de aprendizaje: independencia de criterio, autonomía, resolución de problemas, a trabajar en grupo cuando es necesario y a interactuar.

Como hemos observado, los aprendizajes implícitos, es decir, la formación o "deformación" del estudiante en uno y otro caso son diferentes. Por eso, se dice que muchas veces el estudiante aprende gracias al maestro; otras, a pesar del maestro; y en ocasiones contra el maestro. Es decir, que el estudiante va asumiendo su responsabilidad en el aprendizaje a pesar de la insistencia del maestro en no dejarlo aprender a fuerza de tanto enseñar.

En resumen, al aprender a aprender, el estudiante se forma como un individuo autónomo; al aprender trabajando en equipo, aprende a trabajar en equipo, a interactuar, a relacionarse; asimismo, aprende a resolver problemas, lo que le permite romper el esquema de la escolarización.

Otro aspecto fundamental en el estudio independiente es la actitud propositiva que asume el estudiante para aprender, convirtiéndola en parte de su proyecto de vida. La finalidad de este tipo de estudio es descubrir y desarrollar el potencial del estudiante y dirigirlo hacia un aprendizaje autónomo.

4.2. Aprendizaje independiente (estudio autodirigido 1 )

“Se entiende aquí por aprendizaje independiente aquel a través del cual cualquier alumno, con la ayuda de un profesor y el apoyo de una institución, puede organizar y seguir de forma individual el programa que mejor se adapte a sus intereses y a su estilo de aprendizaje -factor este último al que hoy día se concede enorme importancia si se quiere explotar al máximo las potencialidades del alumno- ”(www.orizaba.uv.mx/arq/concepto.htm).

Este tipo de aprendizaje requiere alto grado de auto-control, responsabilidad y

1 Otros nombres con los que se identifica son: estudio autoplaneado, autoestudio, autoeducación, etcétera

conocimiento de las posibilidades por parte de los alumnos. Por ello, conviene distinguir cuatro etapas distintas que comprende:

Trabajo independiente. El profesor decide los objetivos, estrategias, etcétera; evalúa y califica el trabajo (proyecto) que cada alumno ha realizado independientemente.

Trabajo independiente por parejas. A diferencia del anterior, el proyecto se trabaja en parejas o pequeños grupos.

Aprendizaje independiente. Los alumnos deciden qué estrategias de aprendizaje utilizar, dónde y cuándo trabajar.

Aprendizaje autocontrolado. Los alumnos acuerdan qué, cómo, dónde y cuándo aprender y aportan su autoevaluación y autocalificación.

En sentido más amplio, el estudio autodirigido es un proceso en el que un individuo toma la iniciativa (con o sin ayuda de terceros) para: diagnosticar sus necesidades educativas, formular metas para su estudio, identificar los recursos humanos y materiales necesarios, elegir y poner en práctica estrategias de estudio adecuadas y evaluar los resultados de esa actividad.

Para que quede más claro lo anterior, como anexo, encontrarás un cuadro en el que te presentamos las características de los sistemas escolarizado y abierto. Ambos tienen ventajas y desventajas, pero el éxito de cada uno depende de la actitud que asuma el estudiante.

Enfoques de la educación

 

Pedagogía:

Andragogía:

Definición

del griego piad, ‘niño’ y agos,

de andr y del griego aner, ‘hombre’.

etimológica

‘dirigente’.

 

Cuerpo teórico

Tradicionalmente, es el arte

Consiste en ayudar a que otros

 

De ensañar.

aprendan.

Tipo de estudio

Dirigido, dependiente de lo que el profesor determine. Se imparte por unidades, temas o asignaturas. Se basa en las recompensas o castigos externos (títulos, diplomas, temor al fracaso, etcétera).

Autodirigido, independiente del profesor; depende de cada persona. Se organiza por proyectos (tareas o problemas planeados como unidades de investigación). El estudiante está motivado por incentivos internos (deseo de alcanzar una meta, impulso de crecer, necesidad de aprender algún tema específico, etcétera).

 

La escuela cuenta con aulas

La escuela tiene cubículos, en los

Lugar

(cupo para grupos

que se imparten asesorías a grupos

 

numerosos).

pequeños, o laboratorios de cómputo.

Sistema

Escolarizado.

Abierto.

 

Es

una personalidad

Es una personalidad independiente (capacidad y necesidad de dirigirse a sí mismo). Es responsable de su nivel de aprendizaje. Cada individuo adquiere la aptitud de aprender lo necesario según sus pautas, por lo tanto, no tiene que ir al ritmo del resto de sus compañeros.

dependiente.

Adquiere

la

aptitud de aprender cosas distintas en diferentes niveles

Papel del alumno

de maduración, por lo tanto aprende lo mismo que el grupo.

 

Decide qué y cómo debe

 

Estimula la capacidad de

Papel del profesor

enseñar. Es el responsable del proceso

autodirección del alumno. Orienta y guía.

 

Educativo.

 
 

La experiencia del profesor y

 

La experiencia del alumno es

Recurso de

de quienes elaboran los

 

primordial para el aprendizaje, sin

aprendizaje

textos y materiales.

 

dejar de lado la experiencia de los

   

expertos.

4.3 Evaluación

En todo proceso de aprendizaje se espera un cambio; para ello debe establecerse el modo de cómo se va a producir, cuál va a ser la estrategia a seguir y, en consecuencia, establecer las metas que se pretenden. También es necesario conocer las circunstancias específicas del lugar y el modo propio donde se lleva a cabo esta acción educativa.

Antes de detallar el proceso de evaluación, es conveniente aclarar en qué consiste y qué relación guarda con la medición, para evitar la confusión de estos términos.

De manera general, el término evaluación consiste en emitir un juicio acerca del rendimiento o eficacia de un determinado objeto, método, plan o acontecimiento; juzgar el valor, los méritos o la eficacia de algo valiéndose de un patrón con la finalidad de procurar una mejora.

En la educación, la acción de evaluar es necesaria e indispensable porque permite al profesor conocer el nivel de avance del alumno y el logro de los objetivos planteados al inicio del curso.

“La evaluación se concibe como el proceso continuo y sistemático mediante el cual se obtiene información cuantitativa y cualitativa, pertinente, oportuna, válida y confiable acerca de un fenómeno, situación, objeto o persona, que una vez contrastada y analizada con determinados criterios, permite la emisión de juicios para la toma de decisiones”(www.sep.gob.mx). Es un proceso cuyo objetivo consiste en determinar en qué medida se han logrado los objetivos previamente acordados.

“La medición es la base del proceso de evaluación a través de la cual se obtiene información de los aprendizajes obtenidos por el estudiante en relación con los objetivos establecidos en los programas de estudio; se expresa a través de la asignación de números, al compararlos con la unidad de medida que se adopte. Es un concepto amplio que puede tener doble finalidad: una cuantitativa que señala con precisión al profesor cuántos de los aprendizajes establecidos logró el estudiante, y la cualitativa, que le indica cómo se va desarrollando el aprendizaje en el estudiante, cuáles son las dificultades que va enfrentando y qué posibilidades tiene de lograr los objetivos planteados. Así, la medición es una actividad previa para poder emitir un juicio acerca del aprovechamiento de un estudiante” (www.sep.gob.mx).

Aunque la medición depende de la evaluación, ambos términos permiten asignar una calificación a los resultados del proceso de aprendizaje con fines de acreditación.

Para poder emitir un juicio -que se reflejará en un número-, es necesario realizar una comparación con algún referente que sirva de modelo. Dentro del proceso enseñanza- aprendizaje el referente serán los objetivos educativos porque expresan, en términos de conducta, lo que el alumno debe adquirir durante y al término de su proceso de aprendizaje; además, actúan como guía para mejorar los materiales e instrumentos de evaluación.

El objetivo primordial de la evaluación educativa es proporcionar la suficiente información sobre el manejo de conocimientos y habilidades necesarios para iniciar una etapa del proceso de aprendizaje; además, aporta datos sobre la pertinencia de las estrategias didácticas utilizadas para el desarrollo del curso y el logro de los objetivos planteados en el programa de estudio. Este tipo de información se va a obtener en diferentes momentos del proceso enseñanza-aprendizaje.

Para que la evaluación realmente cumpla con su función, debe existir correspondencia entre el contenido de la enseñanza y el procedimiento que se utiliza para evaluar el aprendizaje; también dependerá de la finalidad y del momento en que se lleve a cabo. Esto nos lleva a ubicarla en tres etapas: diagnóstica, formativa y sumativa.

4.4 Etapas de la evaluación

En este apartado se presentan algunos elementos esenciales a considerar para la planeación de la evaluación del aprendizaje. Para efectuar esta planeación se deben considerar tres elementos: el contenido a evaluar, la finalidad de la evaluación (los momentos en que se realiza) y el procedimiento a seguir. El asesor será el responsable de instrumentar la evaluación (diagnóstica, formativa y sumativa) acorde a la asignatura que imparte.

4.4.1 Evaluación diagnóstica

Es recomendable realizarla siempre que se vaya a iniciar una nueva etapa en la que se requiera que el alumno cuente con aprendizajes previos; dependiendo del tipo de información que se obtenga surgirá un replanteamiento en las estrategias de enseñanza-aprendizaje; además, proporciona información sobre los aprendizajes

básicos y necesarios (conocimientos y habilidades que posee el alumno antes de comenzar un curso, unidad o tema). Con base en esto, el docente, antes de abordar los contenidos del programa de estudios, decidirá la pertinencia de implementar actividades de apoyo.

Para su aplicación se deben tomar en consideración las características del programa, establecer si se va a llevar a cabo al iniciar el curso, la unidad o el tema; estas dos últimas no es común que se efectúen, a menos que los contenidos sean muy extensos y tengan un alto nivel de complejidad e influencia en el programa.

El procedimiento de esta evaluación consiste en:

a) Revisar los objetivos general y de unidad del programa para saber qué se pretende y qué niveles de profundidad y amplitud presentan.

b) Conocer la relación que existe entre el objetivo de la asignatura y los de unidad, esto permitirá ver su congruencia e identificar y precisar los contenidos esenciales que contribuirán de manera directa para el logro del objetivo del curso.

c) Inferir los contenidos previos que se requiera para poder acceder al programa del curso.

d) Elaborar y aplicar los instrumentos más pertinentes, ya sean pruebas escritas, orales o prácticas, entre otras, que permitan saber si los alumnos cuentan o no con los conocimientos y habilidades que se requieren.

Es importante aclarar que el resultado de este tipo de evaluación no se traduce en ningún tipo de calificación para el alumno, sólo es un indicador de su nivel de aprendizaje o de las características académicas con las que cuenta para abordar los contenidos del programa.

4.4.2 Evaluación formativa

La evaluación formativa se realiza durante el desarrollo del proceso enseñanza- aprendizaje. Se lleva a cabo al término de una unidad o capítulo, al emplear un nuevo procedimiento, al llegar a un área de síntesis, al concluir el tratamiento de un contenido esencial o para valorar la pertinencia de los tiempos programados para la enseñanza.

Este procedimiento permite evaluar la pertinencia de las estrategias didácticas utilizadas: forma de enseñar, actividades de aprendizaje, materiales didácticos, contenidos y su secuencia, entre otras.

Retroalimenta las estrategias didácticas, en las que el docente pueda reforzar los aciertos o corregir los errores; decidir si puede continuar con los siguientes temas o repasar los anteriores; asignar tareas especiales a los alumnos que lo requieren; conservar el mismo método de enseñanza o sustituirlo, etcétera.

Para este tipo de evaluación también es útil la interacción diaria que el docente tiene con los alumnos por medio de la participación en clase, el desarrollo de ejercicios y tareas, pues obtiene información inmediata sobre el proceso de aprendizaje y de la estrategia didáctica utilizada.

a) El procedimiento que se recomienda seguir para realizarla es el siguiente:

b) Revisar los objetivos de unidad y temáticos, las actividades de aprendizaje y las sugerencias de evaluación del programa de estudio, con la finalidad de conocer la congruencia entre éstos, pues su relación dará fluidez y seguridad para su realización. Considerar las actividades de aprendizaje, permite tener un apoyo para precisar la determinación de qué evaluar, tomando en cuenta los objetivos y contenidos de unidad, asimismo las sugerencias de evaluación para valorar su pertinencia y con qué hacerlo.

c) Aplicar los cortes por unidades de enseñanza (conjunto de contenidos vistos en clase). Seleccionar, elaborar y aplicar los instrumentos más adecuados para obtener la información de los aprendizajes evaluados, así como sus niveles de amplitud y profundidad.

Tampoco asigna puntos o calificación en la acreditación del alumno.

4.4.3 Evaluación sumativa

Este tipo de evaluación constituye la parte fundamental al terminar una etapa de aprendizaje, pues es la encargada de proporcionar información suficiente sobre el logro del aprendizaje alcanzado por los alumnos, así como el logro de los objetivos establecidos en los programas de estudio.

La finalidad de este tipo de evaluación es asignar una calificación al alumno para emitir un juicio relativo en cuanto al nivel de aprendizaje, lo cual le da pauta a su acreditación académica y, en consecuencia, determina su promoción o no a los cursos o etapas siguientes.

El procedimiento se plantea en dos partes: la primera, corresponde a la secuencia que se debe llevar a cabo para establecer cómo se va a realizar esta evaluación, iniciando con la forma en que se seleccionan los contenidos y cómo hacer los cortes; la segunda, se refiere a la orientación de cómo se podría designar el peso porcentual para cada una de las actividades consideradas: exámenes, tareas, trabajos escolares, prácticas y participación en clase, entre otras; así como la forma en que se asignan las calificaciones y se determina la acreditación.

Como ya se observó, en general, la evaluación se realiza a través de varios tipos de pruebas, distribuidas a lo largo del curso, unas de carácter obligatorio y otras voluntarias.

La evaluación en la modalidad abierta cumple otra función además de la de controlar el grado de conocimientos del alumno: proporcionarle una orientación individualizada a lo largo del curso.

Lo que se pretende con este sistema es concientizar y responsabilizar al alumno de su aprendizaje, motivarlo para que continúe estudiando y, por otra parte, facilitar al profesor el control y orientación de los estudiantes.

Las pruebas de evaluación comúnmente establecidas son las siguientes:

a) Ejercicios de autoevaluación al final de cada tema de las unidades. Son de carácter formativo y su función principal es fijar los contenidos más importantes mediante la repetición.

b) Pruebas de evaluación que van en cada unidad didáctica, las cuales tiene que realizar el alumno en su domicilio como constatación de su aprendizaje. Se realizan a lo largo del curso y son de tipo sumatorio. Deben guardar relación con los objetivos fijados en el programa, con los contenidos de las unidades y con las actividades obligatorias o voluntarias que se diseñaron para el curso.

c) Pruebas presenciales o personales realizadas por el alumno en el SUA.

d) Prácticas o trabajos obligatorios, según el tipo de carrera.

Con este sistema de evaluación, se presenta al profesor una tarea que implica esencialmente la reflexión y el seguimiento de cada uno de sus estudiantes mediante una evaluación formativa y personalizada. En esta educación se establece que la evaluación debe ser fundamentalmente una orientación para el alumno y, por consiguiente, formar parte integrante de la actividad educativa.

A continuación se anexa un cuadro con algunos de los instrumentos de uso más frecuente para la realización de la evaluación.

A) Pruebas objetivas:

Instrumentos de medición 2

Tipos de

Características

Finalidad

 

Clasificación

Ejemplo

pruebas

 

No estructurada.

El alumno manifiesta por escrito su respuesta abiertamente y sin restricciones.

Propicia

el

Ensayo

o

Desarrollar un tema (de manera general).

razonamiento lógico, la

composición.

organización

y

 

creatividad.

 

Semiestructurada.

Por escrito, el alumno anota sus respuestas, pero a partir de algunos indicadores que las delimitarán. Cuenta con cierta libertad para expresar sus ideas bajo ciertos lineamientos.

Formula cuestiones relacionadas con

Respuesta guiada.

Desarrollar un

problemas o preguntas específicas.

tema bajo ciertos lineamientos:

características, estructura política y social, etcétera.

Estructurada.

Consiste en una serie de preguntas a las que el alumno responde seleccionando una respuesta como la correcta de entre un número limitado. No hay posibilidad de expresarse libremente.

Propicia

procesos

de

Respuesta

breve.

Su

elaboración

reconocimiento

y

De

obliga

a

seguir

discriminación

de:

complementación.

ciertas

datos,

conceptos,

De

opción:

-Una

especificaciones.

símbolos, etcétera.

 

(Sí/No).

-Múltiple.

 

Correspondencia.

Jerarquización.

 

Identificación.

2 SUA-FCPyS. “La tutoría y la evaluación del aprendizaje”, México, 1997 S/p.

B) Trabajos escritos: se trata de trabajos que el alumno elabora sobre uno o varios

temas con mayor amplitud y/o profundidad. Es de vital importancia proporcionar ciertos indicadores y condiciones que deberán reunir. Los trabajos escritos que con mayor frecuencia se utilizan son:

C) Informes: son la presentación final de una investigación documental o de campo

llevada a cabo. De acuerdo con el tipo de investigación realizada, el informe puede presentar distintas estructuras, sin embargo, en términos generales, contiene:

1. Marco de referencia, teórico o histórico.

2. Desarrollo de los hechos o exposición del tema investigado.

3. Interpretación de los hechos.

4. Conclusiones o generalizaciones.

Cuando se trata de investigaciones experimentales:

1. Campos generales o tópicos del experimento.

2. Hipótesis.

3. Objeto del experimento.

4. Aparatos e instrumentos.

5. Procedimientos o metodología.

6. Información recopilada.

7. Generalizaciones resultantes.

8. Relación de todo ello con el campo o teoría general.

D)Ensayo: es un estudio de temas y problemas que requieren de reflexiones poco profundas; es portavoz de verdades relativas; sostiene el punto de vista del autor, es una reflexión de carácter libre y abierto.

Exige haber leído varios libros o eventos sobre un mismo tema, ejercitar el juicio crítico, ir a los planos de la abstracción teórica: el análisis, la síntesis y la evaluación.

Un ensayo se nutre de ideas, mas no de fundamentaciones teóricas. Puede adoptar distintas modalidades: desarrollar el pensamiento de un autor o una corriente, solicitar análisis comparativos entre un autor y otro. Lo importante es especificar qué se está solicitando, además de considerar los siguientes elementos:

1. Definir conceptos, precisar el significado de los mismos con el fin de verificar que se comprendieron.

2. Diferenciar las ideas del autor o autores seleccionados y las del alumno.

3. Solicitar que las ideas propias se presenten con los argumentos suficientes.

E)Monografías: es un estudio limitado, particular y profundo sobre un autor, un tema, un género, una época, un asunto geográfico o histórico. Son textos que cotidianamente se piden a los alumnos de la educación superior. Por lo regular se presentan en dos modalidades: los sustentados en investigaciones bibliográficas y los que reflexionan en forma directa sobre la realidad.

Los elementos sistemáticos que integran una monografía son:

1. Planteamiento de un problema.

2. Causas o antecedentes.

3. Origen.

4. Desarrollo.

5. Resultados.

6. Conclusiones o generalizaciones.

F)Resúmenes: se trata de la reducción de un texto, siempre y cuando incluya la esencia del original; registrar en pocas palabras las ideas primordiales de un libro, unas páginas o un párrafo. Incluyen la idea central del autor, así como los argumentos que permitan su comprensión; eliminar los ejemplos.

G)Reseñas: es un comentario breve sobre el contenido de un libro, revista, obra o espectáculo, después de haberlo leído o presenciado. Tiene que ir acompañado por un párrafo informativo (tema, autor, libro) y su respectiva ficha bibliográfica, hemerográfica, etcétera. Requiere de una metodología especializada.

Existen dos tipos de reseña:

Expositiva: trata de la descripción de un texto o evento (qué se hizo, quién o quiénes lo hicieron, cuándo y en dónde, etcétera.)

Crítica: además de las características de la anterior, se añaden los comentarios y juicios que la lectura o evento haya suscitado y que representan una valoración en función del propio hecho o de comparación con otros hechos.

4.5 Evaluación en la Educación a Distancia: Instrumentos y medios

Para el estudio de este punto, tendrá que remitirse al anexo 8, para leer el artículo elaborado por Jorge Méndez.

4.6 La evaluación de los aprendizajes abierto y en línea en el SUA-FCA

Evaluación de los aprendizajes en la educación abierta

La evaluación en esta modalidad se entiende como el proceso destinado a determinar el grado en que los estudiantes alcanzan los objetivos señalados en cada asignatura. Debido a que el SUA-FCA cuenta con diferentes tipos de instrumentos de evaluación (especificados en los incisos de instrumentos de medición), las formas y criterios para llevarla a cabo se desprenden de las modalidades de trabajo (ya mencionadas) que se acuerden entre el asesor y el estudiante o el grupo al momento de presentar el plan de trabajo. El estudiante encontrará en los materiales de estudio (guías) autoevaluaciones que deberá aplicarse para constatar el avance en los objetivos programados. Cuando se sienta seguro y domine el tema de la unidad, solicitará al

asesor le aplique el número de exámenes que certifiquen su nivel de aprendizaje para que se pueda continuar con las siguientes asignaturas del plan de estudio correspondiente.

Como parte complementaria realizará trabajos de investigación y prácticas académicas, de acuerdo con las particularidades de cada campo de estudio.

Evaluación de los aprendizajes en la educación en línea

En lo que se refiere a la evaluación de los aprendizajes en línea en el SUA-FCA, esta no cambia en relación a la abierta. Lo anterior obedece a que los estudiantes no estudian totalmente en línea, sino más bien sus asesorías las realizan de manera presencial, y adicionalmente tienen la opción de trabajar en línea, pero es además de, no en sustitución de. Por lo que se refiere a los exámenes, éstos son presenciales.

Para la evaluación de los aprendizajes en línea se adaptan los criterios establecidos dentro del Sistema Universidad Abierta con los siguientes lineamientos:

1. Entrega oportuna de trabajos a través del correo electrónico, en éste quedan certificadas la fecha y la hora de envío.

2. Exposición de temas que se puede realizar a través de foros.

3. Intervención activa en las asesorías. La participación de los estudiantes se puede calificar y cuantificar a través de foros, o por el contacto que mantenga con el profesor vía correo electrónico.

4. Asistencia a asesorías. Entendido como actividades grupales y trabajo en grupo, colaborativo o en colaboración, este criterio de evaluación es inmediatamente transportable a los sistemas en línea.

5. Informe tutorial.

6. Exámenes de diversos tipos.

7. Aplicar alguno de los otros instrumentos de evaluación ya citados.

4.7 Elaboración de reactivos (¿cómo elaborar reactivos?)

Para el estudio de este apartado, nos remitiremos al anexo 6 y 7, en donde se especifica cómo elaborar reactivos (anexo 6) y los formatos correspondientes para hacerlo (anexo 7)