Вы находитесь на странице: 1из 9

¿Quién Inventó el Pararrayos?

Benjamín Franklin fue un político, científico e inventor estadounidense. A


partir de 1747 se dedicó, casi exclusivamente, al estudio de los fenómenos
eléctricos.

Un día ató una cometa con esqueleto de metal a un hilo de seda, en cuyo
extremo llevaba una llave también metálica. La hizo volar un día de tormenta y
confirmó que la llave se cargaba de electricidad, demostrando así que las
nubes están cargadas de electricidad y los rayos son descargas eléctricas
procedentes de las nubes. Gracias a este experimento creó su más famoso
invento, el pararrayos, en 1753. Una vez hecho el descubrimiento del
pararrayos, se instalaron por todo América (había ya 400 en 1782), el primero
que se instaló fue en Filadelfia, llegando a Europa en los años 1760.
¿Qué es el Pararrayos?

El pararrayos, lightning rod en ingles, es prácticamente en una barra


metálica terminada en punta, donde se encuentra una bola de cobre o de
platino, y se coloca verticalmente en lo alto de los edificios. En su extremo
lleva un cable conductor conectado directamente al terreno (a tierra).

El objetivo principal de estos sistemas es reducir los daños que puede provocar la caída de un rayo
sobre otros elementos, como edificios, árboles o personas incluyendo el propio edificio que se protege.

Para entender como funciona un pararrayos, se resume cómo se presenta el campo eléctrico de alta
tensión, llamado también sombra eléctrica.

La electricidad siempre buscará moverse por la zona que más fácil le resulte.
El rayo eléctrico, si su camino es cercano al edificio, optará por ir a través del
pararrayos metálico (buen conductor de la electricidad), ya que conduce mejor
la electricidad que el aire por donde viaja y el propio edificio.

Una vez que el rayo cae en el pararrayos, la electricidad que lleva ira por
el cable conductor hacia el terreno (la tierra), descargándose sobre el suelo y
protegiendo así al edificio y a todo lo cercano que tenga a su alrededor,
evitando así cualquier peligro.
En definitiva el pararrayos lo que hacer es dirigir el rayo al suelo para evitar el
peligro de que caiga sobre algún objeto o persona.

Es por eso que los lugares más altos como antenas de radio, o edificios suelen
tener uno. Así se evita que los rayos caigan en cualquier otro lado y provoquen
alguna desgracia.

Es muy importante que la unión del cable de bajada con el terreno se haga a
través de una o varia picas (varillas metálicas clavadas en el terreno), esto
último se llama sistema de puesta a tierra. Ayuda a disipar la corriente del
rayo por el suelo.
Si quieres saber más sobre la puesta a tierra en viviendas visita el siguiente
enlace: Puesta a Tierra.

Cada pararrayos cubre un cilindro vertical con un radio de eficacia


determinado de acuerdo con las especificaciones del fabricante.

Pararrayos Dipolo Corona

El pararrayo Dipolo concentra el gradiente de potencial, que existe en la


atmósfera por medio del toroide excitador, que se descarga continuamente
circulante y en esta forma define la incidencia sobre la punta de la barra de la
descarga, en el campo eléctrico entre ellos y los que se originen por radiación
estática natural incrementando el canal original de ionización y por lo tanto el
radio de protección del pararrayos.
El Pararrayos Parres PDC cuenta con un dispositivo de cebado de gatillo electrónico, que se
activa con el campo eléctrico ambiental por lo que no necesita de fuentes externas de
activación.

En base al gradiente de campo eléctrico ambiental provocado por la nube de tormenta se induce
un voltaje que hace funcionar al dispositivo de cebado del Pararrayo Parres.

Este dispositivo genera pulsos de alto voltaje, lo que incrementa la generación del efecto corona.
Al ser mas continuas e intensas, las descargas con efecto corona en la punta del Pararrayos
Parres, éste genera un líder trazador ascendente de mayor longitud en menos tiempo, que
termina por captar mas rápido y de manera mas eficiente al líder trazador descendente o rayo,
lo que se traduce en un avance en la longitud de captación a una distancia mayor en un menor
tiempo.

Nivel1 Protección severa


Nivel 2 Protección reforzada
Nivel 3 Protección estándar

Los niveles de protección se calculas de acuerdo a un análisis de riesgo.

A cada nivel está ligado un radio de protección que está en función del pararrayo a utilizar y la
altura del mástil, este radio de protección es calculado de acuerdo a normas internacionales
mediante la siguiente fórmula:

Dónde:
Rp es el radio de protección.
H es la altura del pararrayos PDC con respecto a la estructura a proteger.
D es el diámetro de una esfera imaginaria, determinada según el nivel de riesgo.
delta L es adelanto del líder ascendente medido en metros.
Delta t es el avance en el cebado

Punta Faraday
Este dispositivo genera pulsos de alto voltaje, lo que incrementa la generación del efecto corona.

Al ser mas continuas e intensas, las descargas con efecto corona en la punta del Pararrayos
Parres, éste genera un líder trazador ascendente de mayor longitud en menos tiempo, que
termina por captar mas rápido y de manera mas eficiente al líder trazador descendente o rayo,
lo que se traduce en un avance en la longitud de captación a una distancia mayor en un menor
tiempo.
Un Sistema de Protección contra el Rayo adecuado debe tener:

1) Interceptar el rayo (pararrayos).


2) Conducir la corriente de rayo de forma segura a tierra (conductor de
bajada).
3) Disipar la corriente de rayo en tierra (puesta a tierra).
4) Proteger contra los efectos secundarios del rayo (protección contra
sobretensiones).

Pararrayos Actuales

Los elementos que componen un Sistema de Protección contra el Rayo


actualmente son los siguientes:

- Sistemas de captación (pararrayos o puntas Franklin y mallas).

- Conductores de bajada.

- Puesta a tierra.

- Protección contra sobretensiones.

- Otras medidas que minimicen los efectos destructivos del rayo (uniones
equipotenciales, apantallamientos, etc.).
Entre los distintos sistemas de captación normalizados tenemos los Pararrayos
con Dispositivo de Cebado (PDC) o de Sistema de Puntas y Mallas. Estos
productos deben ser conformes con las Normas o Reglamentos vigentes, tanto
nacionales (normas UNE 21.186, NFC 17.102, Código Técnico de la Edificación
SU8), como internacionales ( IEC EN 62.305-1,-2-3,-4, EN 50.164).

Tipos de pararrayos:

Sea cual sea la forma ó tecnología utilizada, todos los rayos tienen la misma finalidad: ofrecer al rayo un
camino hacia tierra de menor resistencia que si atravesara la estructura del edificio.

Existen dos tipos fundamentales de pararrayos:

 Pararrayos de puntas:

Formada por una varilla de 3 a 5 m de largo, de acero galvanizado de 50 mm de diámetro con la punta
recubierta de wolframio (para soportar el calor producido en el impacto con el rayo). Si además se desea
prevenir la formación del rayo, pueden llevar distintas dispositivos de ionización del aire.

 De tipo Flanklin: se basan en el "efecto punta". Es el típico pararrayos formado por una varilla
metálica acabada en una o varias puntas.

La zona protegida por un pararrayos clásico de Flanklin tiene forma cónica.

Fig. Zona protegida por un pararrayos clásico.

En este tipo de pararrayos, el efecto de compensación de potencial es muy


reducido, por lo que en zonas con alto riesgo suelen usarse otro tipo de
pararrayos.
o De tipo radiactivo: consiste en una barra metálica en cuyo extremo se tiene una caja que
contiene una pequeña cantidad de isótopo radiactivo, cuya finalidad es la de ionizar el aire
a su alrededor mediante la liberación de partículas alfa.

Este aire ionizado favorece generación del canal del rayo hasta tierra, obteniendo
un área protegida de forma esferico-cilíndrica.

El Real Decreto 1428/86 del Ministerio de Industria y Energía prohíbe


expresamente el uso de este tipo de pararrayos.

Fig. Zona protegida por un pararrayos radiactivo

o Tipo ión-corona solar: este tipo de pararrayos incorpora un dispositivo eléctrico de


generación de iones de forma permanente, constituyendo la mejor alternativa a los
pararrayos atómicos. La energía necesaria para su funcionamiento suele proceder de
fotocélulas.

o De tipo piezoeléctrico: se basa en la capacidad de los materiales piezoeléctricos, de


producir carga eléctrica a partir de los cambios en su estructura debido a presiones
externas (tales como las producidas por el viento durante un vendaval).

Para mejorar el comportamiento de los pararrayos de punta, puede usarse la técnica denominada "matriz
de dispersión", que consiste en un conjunto de puntas simples o ionizadoras cuya misión es la de ofrecer
multitud de puntos de descarga entre tierra y nube, así modo la repartir esa descarga de neutralización en
una región mayor de modo que se reduce la aparición de puntos con distintos potenciales que favorezcan la
aparición del rayo.

a. Pararrayos reticulares o de jaula de Faraday: consisten en recubrir la estructura del edificio


mediante una malla metálica conectada a tierra.

Fig. Zona protegida mediante pararrayos reticular.


Hay que hacer notar que los edificios modernos con estructura metálica, cumplen una función similar a las
jaulas de Faraday, por lo que la probabilidad de que un rayo entre en uno de estos edificios es
extremadamente pequeña.

Donde es necesario colocar un pararrayos:

Según las Normas Tecnológicas de la Edificación es necesario la instalación de pararrayos en los siguientes
casos:

 Edificios de más de 43 metros.


 Lugares en los que se manipulen sustancias tóxicas, radiactivas, explosivas o inflamables.
 Lugares con un índice de riesgo superior a 27. Este índice se calcula dependiendo de la zona geográfica,
materiales de construcción