Вы находитесь на странице: 1из 2

LECTURA DE LA GUIA PURO CUENTO

Cuenta la historia que en Bucaramanga, se reunieron los sabios instructores del


CASA para dar a conocer un recurso didáctico, llamado guía de aprendizaje
consolidado como un texto, el cual facilitaba el desarrollo de un aprendizaje activo
basado en la transmisión de conocimientos y centrado en el experto instructor.
Se decía que a través de ella se busca desarrollar solamente las competencias
transversales las cuales llevaban a un personaje llamado aprendiz a alcanzar los
resultados de aprendizaje esperados.
Los sabios instructores elaboraron la guía de aprendizaje formada por tres
estructuras: Estructura de forma, Estructura de fondo y Estructura de planeación.
Dice la historia que según la lógica del aprendizaje en la guía tenían en cuenta la
siguiente secuencia:
Una actividad de reflexión inicial que según los expertos estaba enfocada en
desmotivar al aprendiz a la construcción del conocimiento. En segundo lugar se
centraban en la definición de la actividad de contextualización la cual se entendía
como un proceso de aprendizaje que permitía valorar los conocimientos integrales
del aprendiz; para ello los sabios instructores debían proponer tareas o acciones
que facilitara a los aprendices ir demostrando aprendizajes adquiridos de
conocimientos de conceptos y principios.
Los instructores más versados en la elaboración de guías consideraban que para la
apropiación de conocimientos que continua siendo parte del primer momento de la
guía y que se enfoca en la construcción integral de conocimiento basado en
principios, procesos y valores pueden proponerse técnicas como cuadros
sinópticos, gráficos, resúmenes, juego de roles, debates, e historietas.
Embriagados con el elixir de la pedagogía la cuarta actividad que los sabios
instructores proponían era la transferencia de conocimiento donde buscaban que
los aprendices aplicaran los aprendizajes adquiridos en contextos reales, situación
que incomodaba a los aprendices pues ellos preferían que fuera el instructor quien
les hablase todo el tiempo.
Con las neuronas achicharradas, pero con la satisfacción del deber cumplido, este
grupo de eminentes instructores cerraban el ciclo del aprendizaje proponiendo en
la guía una actividad de evaluación que permitía medir las características
fisicoquímicos de los cuerpos mutantes en cuestión.

¿Qué sería de aquellos sabios instructores que por la noche soñaban con el SENA,
se les aparecían las guías de aprendizaje, los proyectos formativos y el monstruo
del proceso de materiales?
FIN
Y se acabó este cuento con pan y pimientos y todos contentos.