You are on page 1of 5

Diagnóstico

Es probable que comiences por ver al médico de atención primaria. Si el médico


sospecha que tienes un problema con el alcohol, es posible que te derive a un
profesional de salud mental.

Para evaluar tu problema con el alcohol, es probable que el proveedor de atención


médica haga lo siguiente:

 Varias preguntas relacionadas con tus hábitos de bebida. El proveedor


de atención médica puede pedir permiso para hablar con familiares o con
amigos. Sin embargo, las leyes de confidencialidad no permiten que el
proveedor de atención médica dé a conocer información sobre ti sin tu
consentimiento.

 Realice una exploración física. El proveedor de atención médica puede


realizar una exploración física y hacer preguntas sobre tu salud. Existen
muchos signos físicos que indican complicaciones por el consumo de alcohol.

 Análisis de laboratorio y pruebas de diagnóstico por imágenes. Si bien


no existen análisis específicos para diagnosticar el trastorno por consumo de
alcohol, ciertos patrones de anomalías en los análisis de laboratorio pueden
sugerirlo con firmeza. Y es posible que necesites algunos análisis para
identificar problemas de salud que puedan estar relacionados con el
consumo de alcohol. En los análisis se puede ver el daño a los órganos.

 Realice una evaluación psicológica. Esta evaluación comprende preguntas


sobre tus síntomas, pensamientos, sentimientos y patrones de
comportamiento. Es posible que tengas que completar un cuestionario para
ayudar a responder estas preguntas.

 Utilice los criterios de DSM-5. Los profesionales de salud mental a menudo


utilizan la 5.ª edición del Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders (DSM-5) (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos
Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association
(Asociación Estadounidense de Psiquiatría) para diagnosticar enfermedades
mentales, mientras que las compañías de seguro lo usan para reembolsar el
costo del tratamiento.
Tratamiento

El tratamiento para el trastorno por consumo de alcohol puede variar en función de


tus necesidades. El tratamiento puede incluir una intervención breve,
asesoramiento individual o grupal, un programa ambulatorio o una estancia con
residencia como paciente hospitalizado. La meta principal del tratamiento es
trabajar para suspender el consumo de alcohol a fin de mejorar la calidad de vida.

El tratamiento para el trastorno por consumo de alcohol puede consistir en lo


siguiente:

 Desintoxicación y abstinencia. El tratamiento puede comenzar con un


programa de desintoxicación —la abstinencia controlada por un médico—
que, generalmente, dura de dos a siete días. Es posible que debas tomar
sedantes para prevenir los síntomas de abstinencia. Usualmente, la
desintoxicación se realiza en un centro de tratamiento de pacientes
hospitalizados o en un hospital.

 Aprender habilidades y establecer un plan de tratamiento. Por lo general,


esto supone la participación de especialistas en el tratamiento contra el
consumo de alcohol. Puede comprender el establecimiento de metas,
técnicas para el cambio de comportamiento, el uso de manuales de
autoayuda, asesoramiento y atención de seguimiento en un centro de
tratamiento.

 Asesoramiento psicológico. El asesoramiento psicológico y la terapia


grupal e individual te ayudan a comprender mejor tu problema con el alcohol
y apoyan la recuperación desde los aspectos psicológicos del consumo de
alcohol. Puedes beneficiarte de la terapia familiar o de pareja —el apoyo
familiar puede ser una parte importante del proceso de recuperación—.

 Medicamentos orales. La naltrexona (Revia), medicamento que bloquea la


euforia que provoca el alcohol, puede prevenir el consumo excesivo y reducir
el impulso de beber. El acamprosato (Campral) puede ayudar a combatir el
deseo intenso por el alcohol una vez que suspendas el consumo. El
disulfiram (Antabuse) puede ayudar a evitar que bebas, aunque no curará el
trastorno por consumo de alcohol ni eliminará la compulsión por beber. Si
bebes alcohol, el medicamento produce una reacción física que puede
consistir en enrojecimiento, náuseas, vómitos y dolor de cabeza. A diferencia
del disulfiram, la naltrexona y el acamprosato no te provocan malestar
después de beber.

 Medicamentos inyectables. El Vivitrol, versión del medicamento naltrexona,


es inyectado una vez al mes por un profesional del cuidado de la salud.
Aunque puede tomarse una medicación similar en forma de tableta, la
versión inyectable del medicamento puede facilitar el uso constante por parte
de personas que se están recuperando del trastorno por consumo de alcohol.

 Apoyo continuo. Los programas de postratamiento y los grupos de apoyo


ayudan a las personas que se están recuperando del trastorno por consumo
de alcohol a dejar de beber, controlar las recaídas y enfrentar los cambios
necesarios en el estilo de vida. Esto puede comprender la atención médica o
psicológica, o tener que asistir a un grupo de apoyo.

 Tratamiento de problemas psicológicos. En general, el trastorno por


consumo de alcohol se produce conjuntamente con otros trastornos de salud
mental. Si tienes depresión, ansiedad u otra enfermedad mental, es posible
que necesites terapia de conversación (psicoterapia), medicamentos u otro
tratamiento.

 Tratamiento médico para afecciones de salud. Una vez que suspendes el


consumo, muchos problemas de salud relacionados con el alcohol mejoran
significativamente. Pero algunas afecciones de la salud pueden necesitar
tratamiento y seguimiento prolongados.

 Práctica espiritual. Para las personas que participan en algún tipo de


práctica espiritual regular puede ser más sencillo continuar con la
recuperación del trastorno por uso de alcohol u otras adicciones. Tener una
mayor comprensión de su lado espiritual es un elemento clave en la
recuperación de muchas personas.

Programas de tratamiento con residencia

En caso de tener un problema grave con el alcohol, es posible que necesites una
estancia en un centro de tratamiento con residencia. La mayoría de los programas
de tratamiento con residencia consiste en terapias individuales y en grupo, grupos
de apoyo, conferencias educativas, participación familiar y terapia de actividad.
Los programas de tratamiento con residencia, por lo general, incluyen asesores
autorizados en alcohol y drogas, trabajadores sociales, personal de enfermería,
médicos y otros profesionales con pericia y experiencia en el tratamiento del
trastorno por consumo de alcohol.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estilo de vida y remedios caseros

Deberás concentrarte en cambiar tus hábitos y en considerar otros estilos de vida.

 Analiza tu situación social. Aclárales a tus amigos y familiares que no


beberás alcohol. Desarrolla un sistema de apoyo de amigos y familiares que
puedan ayudarte en tu recuperación. Es probable que debas distanciarte de
amigos y situaciones sociales que afecten tu recuperación.

 Desarrolla hábitos saludables. Por ejemplo, dormir bien, hacer actividad


física con regularidad, controlar el estrés de manera más eficaz y alimentarte
bien pueden facilitar que te recuperes del trastorno por consumo de alcohol.

 Haz actividades que no impliquen el consumo de alcohol. Es probable


que notes que muchas de tus actividades implican el consumo de alcohol.
Reemplázalas con pasatiempos o actividades que no se centren en el
alcohol.

Medicina alternativa

Evita reemplazar el tratamiento médico convencional o la psicoterapia con


medicinas alternativas. Sin embargo, estas técnicas pueden serte útiles si las usas
junto con tu plan de tratamiento para recuperarte de tu trastorno por el consumo
de alcohol:

 Yoga. Las series de posturas de yoga y los ejercicios de respiración


controlada pueden ayudarte a relajarte y a controlar el estrés.

 Meditación. Durante la meditación, concentras tu atención y eliminas el flujo


de pensamientos confusos que pueden estar llenando tu mente y
provocándote estrés.
 Acupuntura. Con la acupuntura, se insertan agujas finas como cabellos
debajo de la piel. La acupuntura puede ayudar a reducir la ansiedad y la
depresión.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Muchas personas que tienen problemas con el alcohol y sus familiares consideran
que la participación en grupos de apoyo es una parte esencial para enfrentar la
enfermedad, prevenir o manejar las recaídas y mantenerse sobrio. Tu médico o
asesor puede sugerir un grupo de apoyo. Esos grupos generalmente figuran en
páginas web y a veces en la guía telefónica.

A continuación te damos algunos ejemplos:

 Alcohólicos Anónimos. Alcohólicos Anónimos (AA) es un grupo de


autoayuda compuesto por personas en recuperación del alcoholismo que
ofrece un grupo de compañeros sobrios creado en torno a 12 pasos como
modelo eficaz para lograr la abstinencia total.

 Women for Sobriety. Women for Sobriety (Mujeres en favor de la sobriedad)


es una organización sin fines de lucro que ofrece un programa grupal de
autoayuda para mujeres que desean superar el alcoholismo y otras
adicciones. Está enfocado en promover habilidades para hacer frente a
desafíos o situaciones relacionadas con el crecimiento emocional y espiritual,
la autoestima y un estilo de vida saludable.

 Al-Anon y Alateen. Al-Anon está diseñado para personas que se ven


afectadas por el alcoholismo de otro individuo. Los grupos de Alateen están
disponibles para los hijos adolescentes de personas con alcoholismo. Al
compartir sus historias, los miembros de la familia adquieren una mayor
comprensión de cómo la enfermedad afecta a toda la familia.