Вы находитесь на странице: 1из 9

PREAMBULO:

¿Qué es un contrato?
Un contrato es un acuerdo de voluntades que crea o transmite derechos y obligaciones
a las partes que lo suscriben. El contrato es un tipo de acto jurídico en el que intervienen
dos o más personas y está destinado a crear derechos y generar obligaciones. Se rige por
el principio de autonomía de la voluntad, según el cual, puede contratarse sobre
cualquier materia no prohibida. Los contratos se perfeccionan por el mero
consentimiento y las obligaciones que nacen del contrato tienen fuerza de ley entre las
partes contratantes.
¿Quién puede firmar el contrato?
Es elemento esencial para la validez del contrato que las partes tengan capacidad legal
para contratar y que cumplan con la actitud jurídica para ejercer derechos y contraer
obligaciones. Pueden ser partes del contrato:
- Los mayores de edad (18 años).
- Los menores de 18 años legalmente emancipados.
- Mayores de 16 y menores de 18 si tienen autorización de los padres o de quien
los tenga a su cargo (si viven de forma independiente, con el consentimiento
expreso o tácito de sus padres o tutores).
No pueden firmar un contrato los menores no emancipados ni los incapacitados.
Caracteres generales de los contratos:
a) Su liberalidad, consistente en la atribución de las partes intervinientes de definir si
contratan o no, y una vez definido el contrato, el establecer de común acuerdo el
contenido del contrato.
b) Su fuerza de ley entre los contratantes, dado que los efectos del contrato celebrado
no pueden invalidarse o declararse ineficaz de manera unilateral por una de las partes,
sino sólo de común acuerdo, y en caso de discrepancia o conflicto mediante la
intervención del Juez o de un Árbitro.
c) Su carácter patrimonial, puesto que esencialmente el contrato tiene por finalidad el
generar, regular, modificar o extinguir una relación jurídica patrimonial, y en el ámbito
minero es más valedero este criterio.
d) El imperativo de la voluntad de las partes, característica que se relaciona con la fuerza
de ley del contrato celebrado entre los contratantes.
Clasificación de contratos:
- Unilaterales y bilaterales
- Onerosos y gratuitos
- Conmutativos y aleatorios
- Principales y accesorios
- Instantáneos y de tracto sucesivo
- Consensuales y formales o solemnes
- Públicos y privados
- Nominados o típicos e innominados o atípicos

CONTRATO MINERO:
Visto el Contrato en general, se puede definir al Contrato Minero como aquel acuerdo en
el que intervienen dos o más partes intervinientes con el objetivo de realizar actividades
de exploración, explotación, beneficio, labor general y transporte de productos minerales
respecto a una concesión minera, según el tipo de concesión que fuere, a fin de conseguir
una utilidad o provecho de carácter económico a favor de las partes intervinientes en
mención. Incluyéndose en esta definición de contrato, todas las formas de exploración y
explotación posibles que pudiera realizarse; en estricto cumplimiento de las normas
jurídicas mineras y ambientales específicas aplicables, y de las normas civiles, comerciales
y empresariales de carácter general, aplicables a los contratos mineros de manera
supletoria.
REQUISITOS GENERALES DE VALIDEZ E INSCRIPCIÓN DE LOS CONTRATOS MINEROS:
- Los contratos mineros constarán en escritura pública y deberán inscribirse en
el Registro Público correspondiente (Registro de Derechos Mineros o Registro de
Sociedades o de Sociedades Mineras, según corresponda), para que surtan efecto
frente al Estado y terceros; siendo sólo inscribibles a solicitud de parte. Los actos,
contratos y resoluciones no inscritos, no surten efecto frente al Estado ni frente
a terceros.

- Los contratos mineros que se celebren en el extranjero para tener efectos frente
a terceros y al Estado Peruano, deberán ser otorgados por escritura pública ante
el respectivo Cónsul del Perú. Sin este requisito, el Registro Público no podrá
inscribirlos.

- Es competente para las inscripciones de los contratos mineros y los demás actos
inscribibles, la Oficina Registral donde se ubica la concesión.

- Si la concesión se encuentra bajo la competencia territorial de dos o más Oficinas


Registrales, será competente aquella en la que esté el área mayor de la concesión.
Para tal efecto, el titular de la concesión presentará
bajo responsabilidad declaración jurada con firma legalizada notarialmente
señalando el área mayor y la provincia en que se encuentra ubicada la concesión.

- Es competente para las inscripciones de los contratos con respecto a las


concesiones Minera, de Transporte Minero, Labor General y los demás actos
inscribibles que recaen sobre ellas, la Oficina Registral donde se ubica el área a la
que prestan servicios.

- Es competente para las inscripciones de los Contratos de Riesgo Compartido, la


Oficina Registral que corresponda al domicilio señalado para el Contrato.

TIPOS DE CONTRATOS MINEROS.


Los Contratos Mineros que trataremos a continuación son los siguientes:
CONTRATOS MINEROS
A) Contratos de Disposición de Derechos Mineros:
B) Garantías Mineras:
a) Hipoteca Minera.
b) Prenda Minera.
C) Acuerdos o Contratos de Explotación a que se refiere la Ley de Promoción y
Formalización de la Pequeña Minería y Minería Artesanal (Ley No. 27651)
D) Contratos Comerciales aplicables en materia Minera:
E) Contrato Societario Minero:
F) Contratos Empresariales (Asociativos) aplicables en materia Minera:
G) Convenios y Contratos de Garantías a la Inversión Privada:
H) Contrato de Estabilidad Administrativa Ambiental para la Actividad Minero-
Metalúrgica.

CONTRATOS DE GARANTÍA MINERA.


1)CONTRATO DE HIPOTECA MINERA.
1.1) INTRODUCCIÓN.
Por la Hipoteca se afecta un inmueble en garantía del cumplimiento de cualquier
obligación, propia o de un tercero. La hipoteca debe recaer sobre inmuebles
específicamente determinados y sólo sobre inmuebles transferibles (una Concesión
Minera en particular), y más específicamente en el ámbito minero, sólo puede
constituirse Hipoteca sobre una concesión minera inscrita en el Registro de Derechos
Mineros del Registro de la Propiedad Inmueble de la Oficina Registral competente.
Tanto la Legislación como la Doctrina definen a la Hipoteca como un Derecho Real de
Garantía y es así considerada en forma casi universal.
La hipoteca cubre el capital, los intereses que devengue, las primas del seguro pagadas
por el acreedor y las costas del juicio.
1.2) CARACTERÍSTICAS.
a) Afecta sólo Bienes Inmuebles:
La razón de la Hipoteca es garantizar una obligación propia o de terceros conforme a las
condiciones pactadas para tal obligación. Es, por consiguiente, un medio legal destinado
a facilitar el crédito sin privar al deudor de la posesión del bien hipotecado.
La Hipoteca Minera es un Derecho Real de garantía que sólo afecta a las concesiones
mineras.
De acuerdo con la Ley General de Minería y al Código Civil, las concesiones mineras son
considerados bienes inmuebles. En consecuencia, sobre ellas se podría constituir
contratos de hipoteca minera.
b) No Origina Desposesión:
La Hipoteca Minera no origina la desposesión del bien hipotecado (concesión minera). El
deudor o garante hipotecario en todo momento conserva la posesión de dicho bien
(concesión minera) hasta la eventualidad de la ejecución judicial de la garantía (toma de
posesión del acreedor sobre la concesión minera hipotecada por el incumplimiento de la
obligación del deudor).
c) Otorga al acreedor los derechos de persecución, preferencia y venta judicial del bien
hipotecado (concesión minera), en caso de incumplimiento de la obligación principal.
d) Se extiende a todas las partes integrantes del bien hipotecado:
La hipoteca se extiende a todas las partes integrantes del bien hipotecado, a sus
accesorios, y al importe de las indemnizaciones de los seguros y de la expropiación, salvo
pacto distinto. Salvo estipulación en contrario la hipoteca sobre una concesión afecta
también a las construcciones, instalaciones y demás objetos destinados
permanentemente a la actividad minera, sin perjuicio del derecho de prenda que pueda
constituirse sobre ellos.
e) Es indivisible:
La hipoteca es indivisible y subsiste por entero sobre todos los bienes hipotecados.
1.3) REQUISITOS.
El contrato de Hipoteca se constituye por escritura pública.
Son requisitos para la validez de la hipoteca:
a) Que afecte el bien el propietario o quien esté autorizado para ese efecto conforme a
ley.
b) Que asegure el cumplimiento de una obligación determinada o determinable.
c) Que el gravamen sea de cantidad determinada o determinable y se inscriba en el
Registro de la Propiedad Inmueble (Registro de Derechos Mineros) de la
Superintendencia Nacional de los Registros Públicos, el Oficina que sea competente.
De manera general los contratos mineros que se presenten para su inscripción deberán
contener lo siguiente:
Requisitos para su inscripción en los registros públicos:
a) Los nombres y apellidos, nacionalidad, estado civil de los contratantes y nombres y
apellidos y nacionalidad de sus cónyuges de ser el caso. Cuando se trate de personas
jurídicas, su denominación o razón social y los datos de su partida en el Registro de
Personas Jurídicas y los del poder de su representante;
b) Identificación de los derechos mineros objeto del contrato;
c) Lo demás que corresponda según la clase de contrato.
El contrato de Hipoteca para su inscripción debe contener, cuando menos, la siguiente
información:
a) La obligación determinada o determinable garantizada por la hipoteca;
b) El monto del gravamen determinado o determinable;
c) La fecha de vencimiento del plazo de la obligación garantizada y el interés pactado,
cuando consten del título, en el caso de hipotecas que garantizan créditos;
d) Valorización del bien para el caso del remate;
e) El pacto de diferenciación de accesorios, si lo hubiere.
1.4) CONSIDERACIONES ADICIONALES.
La hipoteca puede ser constituida bajo condición o plazo.
Los contratantes pueden considerar como una sola unidad para los efectos de la
hipoteca, toda explotación económica que forma un conjunto de bienes unidos o
dependientes entre sí.
Aunque no se cumpla la obligación, el acreedor no adquiere la propiedad del inmueble
por el valor de la hipoteca. Es nulo el pacto en contrario.
Adicionalmente el acreedor tiene derecho a inspeccionar los bienes dados en garantía y
solicitar la mejora de esta, pudiendo realizarse dicha inspección en la oportunidad que
determine el acreedor.
Para los efectos de la valorización y remate, los contratantes pueden considerar como
una sola unidad, varias concesiones que formen un conjunto de bienes unidos o
dependientes entre sí, pudiendo ser sólo ejercida dicha atribución cuando los derechos
mineros objeto de la hipoteca no tengan gravámenes previos o, en caso los tuvieran, los
acreedores o titulares de las cargas consintieran expresamente en el pacto de unidad.
Para proceder al remate de una concesión hipotecada no será necesaria la tasación de
esta.
La hipoteca se acaba por:
a) Extinción de la obligación que garantiza.
b) Anulación, rescisión o resolución de dicha obligación.
c) Renuncia escrita del acreedor.
d) Destrucción total del inmueble.
e) Consolidación ().

2) CONTRATO DE PRENDA MINERA.


2.1) INTRODUCCIÓN.
La Prenda se constituye sobre un bien mueble, mediante su entrega física o jurídica, para
asegurar el cumplimiento de cualquier obligación.
La Prenda sobre minerales será aplicable sobre aquellos que hubieran sido separados o
extraídos del depósito natural del que formaban parte y aquellos que han sido
transportados desde el interior de la mina a la superficie o fuera del lugar en que fueron
arrancados en los casos de explotaciones a cielo abierto.
La Prenda es indivisible y garantiza la obligación mientras no se cumpla íntegramente,
aun cuando dicha obligación o el bien prendado sean divisibles. Cuando se han dado en
prenda varios bienes no se puede desafectar ninguno sin pagar el total de la obligación,
salvo pacto distinto.
La Prenda se extienda a todos los accesorios del bien. Los frutos y aumentos del bien
prendado pertenecen al concesionario, salvo pacto distinto.
El acreedor o el tercero que recibe la prenda tiene la calidad de depositario.
2.2) REQUISITOS.
El contrato de Prenda da al acreedor el derecho de ser pagado con el valor de la cosa
pignorada con preferencia a otros acreedores, por el importe del préstamo, sus intereses
y los gastos que se señalen en el contrato.
Para ejercitar este derecho, el acreedor deberá formalizar la Prenda por escritura pública
e inscribirla en el Registro de Derechos Mineros del Registro de la Propiedad Inmueble
de la Oficina Registral pertinente.
En los casos de constitución de Prenda sobre minerales, bienes consumibles y/o fungibles
que no constituyan activos fijos, las partes contratantes estipularán los términos,
condiciones y plazo para su reposición.
La Prenda Minera es un derecho real de garantía aplicable exclusivamente a los bienes
muebles. Según el TUO de la Ley General de Minería pueden darse en Prenda Minera
todos los bienes muebles destinados a la actividad minera y los minerales extraídos y
beneficiados de propiedad del obligado.
De manera general los contratos mineros que se presenten para su inscripción deberán
contener lo siguiente:
Requisitos para su inscripción en los registros públicos:
a) Los nombres y apellidos, nacionalidad, estado civil de los contratantes y nombres y
apellidos y nacionalidad de sus cónyuges de ser el caso. Cuando se trate de personas
jurídicas, su denominación o razón social y los datos de su partida en el Registro de
Personas Jurídicas y los del poder de su representante;
b) Identificación de los derechos mineros objeto del contrato;
c) Lo demás que corresponda según la clase de contrato.
El documento en que consta la Prenda (Escritura Pública) debe mencionar la obligación
principal y contener una designación detallada del bien gravado.
Las inscripciones de contratos con garantía prendaria contendrán los datos siguientes:
a) Nombre del deudor prendario;
b) Bienes prendarios;
c) Derecho minero a cuyo laboreo se encuentra afectado el bien pignorado y lugar de su
ubicación;
d) En caso de Prenda sobre sustancias naturales desarraigadas, el derecho minero del
que previenen y lugar donde se encuentren;
e) Nombre del acreedor;
f) Obligación que garantiza; y,
g) Instrumento en virtud del cual se constituye el gravamen, su fecha y nombre del
notario ante quien se otorgó.
No procede la constitución de prenda sobre bienes que estén comprendidos dentro de
una hipoteca inscrita, salvo que se pacte la diferenciación.
2.3) CONSIDERACIONES ADICIONALES.
Salvo estipulación en contrario la hipoteca sobre una concesión afecta también a las
construcciones, instalaciones y demás objetos destinados permanentemente a la
actividad minera, sin perjuicio del derecho de prenda que pueda constituirse sobre ellos.
Sobre los demás bienes muebles destinados a la exploración y/o explotación de la
concesión y, en su caso, sobre las sustancias minerales extraídas del yacimiento, podrá
constituirse prenda y quedar ésta en poder del deudor, con arreglo a las disposiciones
que rigen la prenda minera o la prenda sin desplazamiento (prenda legal), según se
convenga.
Se entiende entregado jurídicamente el bien al acreedor cuando queda en poder del
deudor (Prenda Legal o Prenda sin desplazamiento). La entrega jurídica sólo procede
respecto de bienes muebles inscritos. En este caso, la prenda sólo surte efecto desde su
inscripción en el registro respectivo.
El deudor conservará la posesión del bien materia de la prenda, teniendo derecho a
usarla. Sus deberes y responsabilidades son los del depositario, siendo de su cuenta los
gastos que demande la conservación.
El acreedor tiene derecho a inspeccionar el estado de los bienes objeto de la prenda.
Por el contrato de prenda, el deudor queda impedido de celebrar cualquier otro contrato
sobre los mismos bienes sin el consentimiento expreso del acreedor. Podrá, sin embargo,
venderlos en todo o en parte, siempre que el acreedor intervenga para recibir del precio,
el monto que constituye su crédito. Si el precio ofertado de compra fuere menor que el
importe de la acreencia, el acreedor tendrá derecho preferencial para adquirirlo por el
tanto, subsistiendo su acreencia por el saldo. Si el acreedor no prestara su
consentimiento para la venta, el deudor podrá acudir al poder judicial para efectuarla en
subasta pública y consignar el valor de la suma que alcance para cubrir el crédito.
Los bienes dados en prenda sólo podrán ser trasladados fuera del lugar indicado en el
contrato, con consentimiento del acreedor, salvo pacto en contrario.
La violación de esta norma faculta al acreedor para exigir la venta inmediata de la prenda,
sin perjuicio de la responsabilidad del deudor por el incumplimiento de sus obligaciones
como depositario.
Aunque no se pague la deuda, el acreedor no puede apropiarse del bien prendado por la
cantidad prestada. Es nulo el pacto en contrario.

Похожие интересы