Вы находитесь на странице: 1из 5

La clasificación mineral se basa en la composición química y en la estructura interna, las

cuales en conjunto representan la esencia de un mineral y determinan sus propiedades físicas. De


acuerdo con la composición química, los minerales se dividen en clases según el anión o grupo
aniónico dominante, por ejemplo, los óxidos, los haluros, los sulfuros y los silicatos, entre otros.

Los minerales poseen el mismo anión o grupo aniónico dominante en su composición, por eso
tienen semejanzas familiares y características más clara y fuertemente marcadas que aquellas que
comparten los minerales que poseen el mismo catión dominante. Ejemplo de ello son los
carbonatos, ya que estos se parecen más entre sí que los minerales de cobre.

Los minerales relacionados por el dominio del mismo anión tienden a presentarse juntos en el
mismo lugar o en yacimientos geológicos semejantes; por ejemplo, los sulfuros generalmente se
presentan en asociaciones próximas a depósitos del tipo de vetas o reemplazamiento, mientras
que los silicatos forman la mayor parte de las rocas de la corteza terrestre.

Es importante destacar que la química sola no es suficiente para caracterizar adecuadamente un


mineral. Para una apreciación compleja de la naturaleza de los minerales y para la determinación
de las estructuras internas se necesita el uso de los Rayos X. Los llamados principios
cristaloquímicos fueron utilizados por W.L. Bragg y V. M. Goldschmidt para los minerales
silicatados, a los cuales se les dividió parcialmente en subclases sobre la base de la composición
química y principalmente en función de la estructura interna. Dentro de la clase de los silicatos,
por lo tanto, existen silicatos a láminas y en cadenas que son subclases, basadas en la disposición
estructural de los tetraedros de SiO2. Estos principios estructurales, en combinación con la
composición química, proporcionan una clasificación lógica.

En base a este esquema se tiene la siguiente clasificación:

 Elementos nativos

 Sulfuros

 Sulfosales

 Óxidos e hidróxidos

 Haluros

 Carbonatos, nitratos y boratos

 Sulfatos y cromatos
 Volframatos y molibdatos

 Fosfatos, arseniatos y vanadatos

 Silicatos

Elementos Nativos

Son los que se encuentran en la naturaleza en estado puro, se dividen en metálicos y no metálicos,
y están conectados por la clase de transición de los semimetales.

 Metálicos

Son los más comunes y forman tres grupos:

o Grupo del oro: oro, plata, cobre y plomo.

Los elementos de este grupo pertenecen a la misma familia en la clasificación periódica de los
elementos, por lo tanto, sus átomos tiene propiedades químicas semejantes y todos son lo
suficiente inertes como para encontrarse en un estado elemental en la naturaleza.

Las propiedades similares de este grupo de minerales provienen de su estructura común, por eso
son blandos, maleables, dúctiles y séctiles; además, todos son buenos conductores del calor y de
la electricidad, tiene brillo metálico y fractura astillosa con puntos de fusión bajos. Estas
propiedades son consecuencia de su enlace metálico, y todos pertenecen al sistema cúbico por lo
que tienen densidades muy elevadas.

Las características que diferencian a los minerales de este grupo dependen de las propiedades de
los átomos de los distintos elementos, de ahí proviene el amarillo del oro, el rojo del cobre y el
blanco de la plata.

o Grupo del platino: platino, paladio, iridio y osmio.

Este grupo de metales son más duros y tiene puntos de fusión más elevados que los metales del
grupo del oro.
o Grupo del hierro: hierro y ferroníquel.

Los metales de este grupo son isométricos e incluyen el hierro puro (Fe), que se presenta
raramente en la superficie de la Tierra, y dos especies de ferroníquel (kamancita y taenita), que
son comunes en los meteoritos de hierro. Es posible que las aleaciones de Fe-Ni de este tipo
constituyan una gran parte del núcleo de la Tierra; además, se han encontrado mercurio, tántalo,
estaño y zinc.

Plata Cobre Hierro


(SGM-CM) (SGM-CM) (SGM)

 Semimetales

Son los que se encuentran en estado nativo, aunque raramente cristalizan en un mismo sistema y
forman estructuras de un mismo tipo. En este grupo se clasifica el arsénico, el antimonio y el
bismuto. Los miembros de este grupo poseen propiedades físicas semejantes ya que son
quebradizos, no maleables y conducen el calor y la electricidad menos que los metales nativos.
Además, este tipo de enlace intermedio entre el metálico y el covalente es más fuerte y más
direccional que el puramente metálico, dando lugar a una simetría menor.
Arsénico Antimonio Bismuto
(SGM-CM)

Fotografías tomadas de:


Arsénico: http://www.mineralogia.es/index.php?author=-&level=picture&id=31463
Bismuto:

http://www.mineralogia.es/index.php?searchterms
=bismuto&searchauthor=-&level=search&author=-

 No Metálicos

Este tipo de minerales son de gran valor en el comercio y la industria. En este grupo, por ejemplo,
se encuentra el carbón en forma de grafito o diamante y el azufre.

¿Qué es la evaluación en línea?

El Sistema de Evaluación en Línea (SEA) es un sistema que utiliza evaluaciones con actividades
diseñadas por docentes que, junto con técnicos en evaluación e inspectores, proponen pruebas
para obtener información sobre algunos aspectos del aprendizaje y para reflexionar sobre la
enseñanza.

Las pruebas se aplican en computadora y el docente tiene los resultados en forma inmediata. Esta
modalidad de evaluación brinda la oportunidad de utilizar la nueva infraestructura tecnológica
instalada en los centros educativos por Plan Ceibal, para reflexionar e intervenir sobre los
aprendizajes de los estudiantes a escala nacional.

En el SEA trabaja un amplio equipo de docentes, técnicos y especialistas en evaluación, y cuenta


con la colaboración de Inspección Técnica. El objetivo es generar un referente común sobre el
dominio de conocimientos adquiridos en cada grado y promover entre los docentes la reflexión y
el análisis de los resultados.

El formato en línea permite tener mayor cobertura, resultados al instante y un gran ahorro en
papel. Este sistema se ha implementado gracias a la infraestructura y conectividad de Plan Ceibal.

El área de Liderazgo Sistémico y Aprendizaje en Red tiene por objetivo promover el trabajo
colaborativo y el aprendizaje lateral en redes escolares. Tenemos la convicción que la colaboración
es clave para la mejora educacional y ello depende de las capacidades que tengan los líderes
escolares en movilizar estrategias que permitan aprender e innovar colectivamente. La lógica que
subyace a esta mirada sistémica señala que distintos actores son co-responsables y se
comprometen con la mejora de los aprendizajes de todos los estudiantes de un territorio, más allá
de sus establecimientos.

Desarrolla tres proyectos principales:

1. Diseñar e implementar cursos de formación para directores y jefes de UTP para desarrollar
capacidades de liderazgo sistémico para promover la colaboración y aprendizaje inter-
escolar

2. Diseñar un modelo de aprendizaje en red, que permita y facilite la articulación de los


establecimientos escolares con los temas que se trabajan en red

3. Evaluar el funcionamiento de las redes de mejoramiento escolar del ministerio de


educación, considerando como estas movilizan el capital social de sus agentes y lideran
esta estrategia de mejora