Вы находитесь на странице: 1из 3

Película «Manos milagrosas»

vista desde las teorías de Erik Erikson

«Manos milagrosas» es la película basada en la vida Ben Carson y


representado por el actor Cuba Gooding Jr. un afroamericano que tuvo que
superar un sin número de vicisitudes para lograr el sueño de convertirse en
neurocirujano y ser uno de los doctores más reconocidos en su campo, gracias
a las proezas médicas que logró y las vidas que salvó con sus propias manos.
La película empieza con Ben Carson viéndose enfrentado a un caso médico de
grandes proporciones, un par de gemelos siameses recién nacidos unidos por el
cráneo que necesitan una operación urgente para separarlos, pero la
consecuencia de una intervención de esta magnitud puede ser la muerte de los
bebes, situación tal que lleva al neurocirujano a reflexionar sobre su pasado y de
cómo llegó a cumplir su sueño de ser médico.
Es en este momento en que las teorías de Erik Erikson entran en juego
para realizar un paralelo entre la vida de Ben Carson y las postulaciones del
psicoanalista. Erikson desarrolla la teoría psicosocial para tratar de dar
explicación al desarrollo de la personalidad, proponiendo ocho etapas por las que
pasa el ser humano durante toda su vida, que representan las crisis y los
conflictos a los cuales debe enfrentarse el individuo, si bien es cierto no todas las
etapas se ven reflejadas en la película, no es menos cierto que sí se pueden
hacer comparaciones con algunas de las fases propuestas por Erikson y la vida
de Ben Carson.
«Manos milagrosas» presenta la vida del neurocirujano Carson desde su
vida escolar, etapa cuatro que describe Erikson como la de laboriosidad versus
inferioridad y las malignidades: virtuosidad unilateral e inercia. La edad
escolar de Carson se presentó con los primeros problemas sociales a los que
tuvo que enfrentarse, que según Erikson tienen que ver con la adquisición de
habilidades y conocimientos para obtener logros reales por medio del esfuerzo y
el trabajo, es así que el pequeño Ben debe enfrentarse al microcosmos que es el
mundo escolar, donde es humillado por sus compañeros por no tener un
desempeño académico bueno, sin embargo, la motivación constante de su
madre, una mujer analfabeta que no da su brazo torcer para estimular a sus hijos
para que alcancen sus sueños, hace que Ben supere los obstáculos y logre una
autoestima fuerte por medio del esfuerzo que le imprime a sus estudios.
También se puede observar la etapa cinco establecida en la adolescencia,
identidad versus confusión de roles y las malignidades: fanatismo y
repudio. Ben se ve sumido en el mundo típico del adolescente, que busca
encajar en un grupo para tratar de hacerse una identidad y ser aceptado, pero
siguió un camino equivocado al creer que siendo un bravucón se abriría espacio
entre un grupo social y ser respetado, lo que lo llevó a una crisis de identidad con
la que tuvo que luchar para encontrarse a sí mismo, criticar su conducta agresiva
y tratar de encaminarse nuevamente siguiendo su sueño de ser médico. Una
representación fiel de la etapa cinco propuesta por Erikson.
La adultez de Ben llegó con nuevos problemas y obstáculos que vencer,
pero ya con mayor madurez, teniendo así que enfrentarse a la universidad y los
retos que plantea cuando se debe balancear la vida académica con la vida social
y amorosa. Al igual que la etapa 6 de la Teoría Psicosocial que postula al adulto
joven en busca del ser amado para sentirse apoyado y establecer una confianza
mutua, tal como lo hiciera la novia de Ben al apoyarlo para lograr subir su nivel
académico en la universidad, esta fase nombrada por Erikson como Intimidad
versus Aislamiento, con las malignidades: promiscuidad y exclusividad. La
suerte de Ben al encontrar el amor en su novia, que además le brindaba apoyo y
seguridad, hace que no caiga en el sentimiento de soledad y abandono que se
suscita luego de una ruptura amorosa.
Hacía el final de la película se muestra a un Ben Carson adulto, médico
importante que se ha hecho un nombre por su excelente desempeño como
neurocirujano, que sin embargo, se ve obligado a enfrentar un problema que
implica el riesgo de muerte de unos bebes siameses unidos por el cráneo,
situación que lo lleva a reflexionar sobre su vida y las habilidades que adquirió
para convertirse en uno de los mejores neurocirujanos del mundo, y además
preguntarse si serán suficientes para llevar la separación craneal a buen término.
La etapa siete, y última que se puede observar en la película, es la llamada
generabilidad versus autoabsorción y las malignidades: sobrextensión y
rechazo, en la cual se representa al ser humano adulto, que busca ser productivo
y desenvolverse en un trabajo que llene sus expectativas, cosa que ya ha logrado
Ben Carson, aunque dicha etapa también postula que los individuos pueden
llegar a un empobrecimiento personal sino utilizan sus dotes para hacer
agradable su vida. Es aquí donde Carson se encuentra, buscando en sus
recuerdos y en su mente la fuerza necesaria para llevar a cabo la operación que
cambiará su vida para siempre, y la perspectiva del mundo frente a las
operaciones de separamiento de siameses unidos por el cráneo. Usar sus dotes
por los que tanto luchó durante toda su vida puede salvar otras vidas, sin
embargo, puede que también conlleve a la muerte, una decisión difícil que decide
tomar y operar a los bebes con una maestría tal que no sólo logra darles calidad
de vida a los gemelos al ser separados, sino que también da esperanzas a
muchos casos de siameses craneales. Ben Carson llega entonces a la mediana
edad siendo una persona que luchó por sus sueños y logra ser feliz dando
felicidad a otros, salvando vidas y sintiéndose realizado al poder contribuir al
mundo con sus conocimientos, superando las malignidades que postulara
Erikson en su Teoría Psicosocial, dando ejemplo de superación personal. Cada
ser humano puede lograrlo, la mayoría pasa por las mimas etapas y se ven
perdidos, pero la lucha interior por llegar a ser mejor puede que logre hacer
superar cada obstáculo que la vida ponga en el camino.