Вы находитесь на странице: 1из 1

Introducción: Si tratamos de proyectar las distintas concepciones de la filosofía nos

topamos con el inconveniente de que hay no solo una, sino, varias concepciones de la
filosofía como sistemas filosóficos, y por supuesto, hasta tantas como filósofos. No
obstante, en un intento por resumir las distintas formas de entender la filosofía, y sin
pretender ser exhaustivo redactare con base a la información recolectada como saber de
saberes y su concepción general del mundo desde un el ámbito filosófico.

Desarrollo: Desde esta concepción del saber, podemos resaltar que la filosofía permite
generalizar afirmaciones de ciencias particulares permitiéndonos aplicarlas en ámbitos
más generales. También la filosofía plantea problemas que afectan a determinados
supuestos de un saber dado, como por ejemplo: ¿Dónde vivimos?, también a sus límites o
a sus pretensiones y cuestiona presuntas evidencias de la experiencia común, como por
ejemplo: ¿Existe un dios? De modo que, las distintas disciplinas científicas se van
ocupando del conocimiento y explicación del mundo y la filosofía imparte un discurso de
segundo orden que toma como objeto de reflexión y estudio a dichas disciplinas.

Podemos determinar la filosofía como un saber absoluto y general acerca del mundo.
Viéndolo desde este punto de vista, la filosofía consistiría en una fuente de ideas en el que
se recogen las concepciones últimas y más generales que el ser humano sostiene en
relación al mundo en el que vive. Partiendo de esta concepción podemos considerar que
hay dos niveles en la filosofía entendida como concepción general del mundo: un primer
nivel constituido por el conjunto de ideas y creencias generales que los seres humanos
adquirimos en los procesos de socialización; y un segundo nivel, que podemos denominar
“filosofía académica” o “filosofía profesional”, que se encarga de ilustrar, es decir, de
someter a la luz de la razón, aquellas concepciones globales que la gente mantiene de
manera inconsciente.

Conclusión: Concluimos de manera que estas distintas concepciones de la filosofía no son


excluyentes entre sí. Es decir, que puede haber un modo de entender la filosofía que
participe de varias de las concepciones anteriores.

Lo que cabe destacar aquí es percatarnos de que la filosofía problematiza aspectos de la


realidad que para otras disciplinas o saberes no son problemáticos. Así, la filosofía indaga
sobre su propio sentido y se pregunta ¿Qué es la filosofía? Para otras ciencias este tipo de
preguntas no es relevante y por ello muchas veces no llegan ni siquiera a planteárselas.