Вы находитесь на странице: 1из 1

arrojado del cielo por despecho y desagravio, recogido en el Averno por ironía del destino.

El hombre solo es hombre en la superficie, quitadle la piel y veréis la máquina.

Ni la hercúlea fuerza de su brazo, prorrogándose a la altura de su afilada espada.