Вы находитесь на странице: 1из 3

 Depreciación acelerada

La depreciación acelerada consiste en recuperar, vía fiscal, la inversión original de los


activos fijo y diferido, mediante un porcentaje mayor en los primeros años a partir de
la adquisición, lo cual es conveniente para la empresa pues contará con más
disponibilidad
de efectivo en los primeros años de operación, cuando se tiene más dificultad
de crecer y estabilizarse.
La LISR establece los porcentajes de depreciación para activos fijo y diferido.
Aunque no se declara concretamente cuál método de depreciación debe utilizarse, se
entiende que es el de línea recta. Bajo el mismo criterio de ambigüedad, en la depreciación
acelerada no se establece un método específico, el cual será determinado por
la autoridad cuando sea necesario.
Con fines de ilustración, se mostrará un solo método de depreciación acelerada
para analizar su influencia en la disponibilidad de efectivo en la empresa.
 Método de depreciación de suma de dígitos
de los años (SDA)
Bajo este método el cargo anual por depreciación se obtiene multiplicando el valor
neto por depreciar (P - VS) por una fracción que resulta de dividir el número de años
de vida útil restante entre la suma de los dígitos de los años 1 a n de la vida útil del
activo (véase la fórmula ).

EJM:
Supóngase que se compró un activo a un precio P = 150000 con una
vida útil de cinco años, que se deprecia por el método de suma de dígitos de los años
(SDA). Determinar el valor anual en libros y los cargos de depreciación si:
a) El valor de salvamento es de cero

SOLUCION

Se le llama suma de dígitos de los años porque se suman los dígitos de su vida útil, en
este caso
5 + 4 + 3 + 2 + 1 = 15 (Si n = 6, la suma de dígitos de los años sería de 21 y si n = 4, la
SDA sería 10). La inversión se recuperará en partes proporcionales de cada dígito
respecto del total. De modo que en el ejemplo: en el año 1 se recuperará 5/15 del valor
del activo, en el año 2 se recuperará 4/15, etc., y en el año 5 se recuperará 1/15. La suma
de dígitos de los años, de acuerdo con la fórmula.
calcula el valor en libros y los cargos anuales de depreciación:

Obsérvese cómo la suma de los cargos anuales de depreciación es $150000, igual


que la recuperación total de la inversión original.
b) Considérese un valor de salvamento de $30000.

En este inciso, en el cálculo de D en la tabla anterior, ahora se considera el


valor de salvamento:

MÉTODO DE DEPRECIACIÓN DE SUMA DE DÍGITOS DE LOS AÑOS (SDA)


En la tabla obsérvese que la suma de los cargos de depreciación es $120000,
así como el valor recuperado al final del quinto año es de $120000. Así, al vender
el activo a su valor de salvamento de $30000 se recupera íntegramente la inversión
original.
Es muy importante hacer notar que sólo son sujetas a recuperación fiscal las inversiones
efectuadas sobre activos fijos y diferidos, pero se excluyen las hechas en el
activo circundante, el cual por su propia naturaleza de liquidez tiene características
esencialmente distintas a los activos fijos y diferidos. La LISR señala la definición de
inversiones: "se consideran inversiones los activos fijos, los gastos y cargos diferidos
y las erogaciones realizadas en periodos pre operativos. La inversión en estos bienes
siempre tendrá como finalidad la utilización de los mismos para el desarrollo de las
actividades de la empresa y no con la finalidad de ser enajenados dentro del curso de
sus operaciones".
En esta definición se observa claramente que mientras las inversiones en activo fijo
y diferido son las que se efectúan por periodos muy largos sin ser enajenadas (cedidas
o vendidas), el activo circulante es lo contrario, es decir, es un activo que entra y sale
de la empresa, razón por la cual no está sujeto a recuperación vía fiscal. Eso tiene
una implicación fundamental en la evaluación económica, ya que la inversión que se
toma en cuenta para tal efecto, esto es, la inversión que se considera para el cálculo
de la TIR (tasa interna de rendimiento) y el VPN (valor presente neto) es la inversión
en activos fijo y diferido. El activo circulante jamás deberá tomarse en cuenta para
cálculos de evaluación económica, ya que es una inversión volátil que tiene
fluctuaciones a lo largo del tiempo y porque no se recupera vía fiscal.

 Objetivos de la depreciación y la amortización


La mayoría de los gobiernos permite a los inversionistas recuperar su inversión vía
fiscal, mediante un mecanismo similar al mencionado. Son varios los objetivos que
se persiguen con este procedimiento legal: no sólo es el hecho de que el empresario
recupere la inversión en determinado tiempo y la tenga disponible para iniciar una
nueva empresa que haga crecer industrialmente al país, sino que además, si al término
de la vida fiscal de sus activos todas las empresas los sustituyeran por nuevos,
tendrían plantas productivas con una tecnología actualizada y serían más eficientes
en sus procesos de producción. Por otro lado, la práctica generalizada de sustitución de
activos con vida fiscal cero haría que se vital izara el sector de producción de bienes
intermedios, lo cual propiciará el mantenimiento y aun el crecimiento de dicho sector
y, por lo tanto, del crecimiento industrial del país.
De hecho, una empresa que no sustituya sus activos fijos al término de su vida
fiscal se peljudica en dos formas: por un lado, debido a que ya no puede hacer cargos
por depreciación automáticamente empieza a pagar más impuestos; por otro lado, su
planta productiva caerá lentamente en la obsolescencia tecnológica con un perjuicio
directo para la empresa, pues los costos de mantenimiento aumentarán; asimismo,
también se elevará el número de piezas defectuosas producidas y los paros por fallas
del equipo, que también representan un costo extra más dificil de recuperar.