Вы находитесь на странице: 1из 20

I.

II. DESISTIMIENTO

2.1.Clases de desistimiento

El artículo 149 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

El desistimiento en la segunda instancia registral puede ser:

a) Del recurso;

b) De la rogatoria, referido a los actos cuya inscripción se solicita.

Únicamente en el caso de desistimiento de la rogatoria, aquél puede ser

parcial, lo que dará lugar a que el Tribunal Registral no se pronuncie respecto

del acto objeto del desistimiento.

En este artículo se han regulado las dos modalidades de desistimiento posibles

durante la tramitación del recurso de apelación. El ARGRP no contenía supuestos de

desistimiento que diferenciaran el desistimiento de la rogación del desistimiento del

recurso. Sin embargo, dicha situación no fue impedimento para que la Jurisprudencia

Registral distinguiera dos situaciones totalmente diferentes, a saber:

a) Una en la que el interesado expresaba su voluntad de no continuar en modo

alguno con su pedido de inscripción, en la medida que ya no consideraba

necesaria la inscripción del mismo.

b) Otra, en la que el interesado, posiblemente por haber llegado a la convicción

en el sentido que la interpretación del Registrador era correcta o bien porque

había conseguido reunir la documentación solicitada por éste para extender la


inscripción; si bien deseaba desistirse del recurso, no tenía la voluntad de

desistirse de la solicitud de inscripción, siendo más bien su desistimiento una

forma de agilizar la subsanación respectiva.

Por ello, a los efectos de establecer la formulación normativa materia de

comentario, se ha tomado en cuenta lo establecido en el artículo 343º del Código

Procesal Civil que se regula el desistimiento del medio impugnatorio, diferenciándolo

de desistimiento del proceso: “si el desistimiento es de un medio impugnatorio, su

efecto es dejar firme el acto impugnado, salvo que se hubiere interpuesto adhesión”.

Asimismo, se ha tenido en consideración lo establecido en el artículo 190.2º de

la LPAG que regula el desistimiento de un recurso administrativo, como supuesto

diferente al desistimiento del procedimiento o de la pretensión, precisando que el

mismo procede “antes de que se notifique la resolución final en la instancia,

determinando que la resolución impugnada quede firme, salvo que otros

administrados se hayan adherido al recurso, en cuyo caso sólo tendrá efecto para

quién lo formuló”.

En tal sentido, el desistimiento del recurso no tendrá otro efecto que poner fin al

procedimiento registral en segunda instancia, pero no al procedimiento registral, toda

vez, que conforme al artículo 151º del NRGRP, la aceptación del mismo no implica

la extinción de la prórroga de la vigencia del asiento de presentación, la que

continuará vigente por el plazo establecido en dicho artículo, precisamente con la

finalidad que el interesado puede subsanar la observación o cancelar la liquidación


determinada por el Registrador. Consecuentemente, el desistimiento del recurso no

pone fin al procedimiento registral.

Todo lo contrario ocurre en el caso que el desistimiento planteado en segunda

instancia sea de la rogatoria, pues en este supuesto, equivalente al desistimiento del

proceso en el C.P.C., lo que expresa el recurrente es su voluntad en el sentido que ya

no se extienda inscripción alguna, siendo un pedido de tacha que pone fin al

procedimiento registral, sin que sea viable el otorgamiento de plazo subsanatorio

alguno o que deba esperarse el plazo para la interposición de la demanda contenciosa-

administrativa.

Obviamente, si el desistimiento de la rogatoria no se refiere a la totalidad de los

actos cuya inscripción se solicita, no concluirá el procedimiento registral ni el trámite

del recurso de apelación, toda vez que el Tribunal Registral deberá pronunciarse sobre

la posibilidad de la inscripción de los actos que no han sido materia del desistimiento.

La posibilidad del desistimiento parcial de la rogatoria se encontrará sujeta a las

mismas exigencias establecidas para el trámite en primera instancia, vale decir que

deberá referirse a actos separables y dicho desistimiento no deberá afectar los

elementos esenciales del otro u otros actos inscribibles (artículo 13º del NRGRP).

Finalmente, es pertinente precisar, que en el procedimiento registral no existe una

figura equivalente al desistimiento de la pretensión prevista en el artículo 189.2º de

la LPAG (“el desistimiento de la pretensión impedirá promover otro procedimiento

por el mismo objeto y causa”) puesto que, aunque se formule desistimiento total de

la rogatoria, siempre será posible una nueva presentación del mismo título, que dará
lugar al inicio de un nuevo procedimiento registral, como se ha explicado al comentar

el artículo 142º del NRGRP.

2.2.FORMALIDAD DEL DESISTIMIENTO

El artículo 150 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que: “El

desistimiento deberá efectuarse mediante escrito, con firma legalizada notarialmente, y

sólo procederá cuando se formule antes de expedirse la resolución respectiva. En caso

que el apelante fuese Notario, no será necesaria la legalización de su firma.”

El presente artículo se refiere a la oportunidad y formalidad necesaria para formular

el desistimiento. Respecto al primer tema, se plantea que debe formularse (recepcionarse)

antes que se expida la Resolución respectiva. Esta redacción es diferente a la prevista en

el artículo 189.5º de la LPAG, que precisa que el desistimiento se podrá realizar en

cualquier momento antes de que se notifique la resolución final en la instancia. Como

puede apreciarse, para la norma específica que regula el procedimiento registral bastará

que la Resolución del Tribunal se haya expedido (aunque no haya sido notificada) para

que el desistimiento resulte extemporáneo.

Con relación a la formalidad requerida para el desistimiento, se exige, en

concordancia con el párrafo final del artículo 13º del NRGRP (Desistimiento General),

que el mismo “conste por escrito y que la firma del interesado sea legalizada

notarialmente. Se exceptúa de esta previsión, al caso en que la apelación fuese formulada

por el Notario, en cuyo supuesto, no se requerirá la legalización notarial de su firma.”


2.3.EFECTOS DEL DESISTIMIENTO

El artículo 151 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

El desistimiento pone fin al procedimiento registral únicamente cuando se trata

del desistimiento total de la rogatoria.

Tratándose del desistimiento del recurso, la prórroga del asiento de presentación

a que se refiere el literal a) del Artículo 28º del presente Reglamento, se extenderá

hasta 20 días adicionales contados desde la notificación de la correspondiente

resolución.

Como se ha explicado anteriormente, el desistimiento total de la rogatoria, desde su

aceptación, pone fin al procedimiento registral, lo que se produce de manera definitiva,

debiendo disponerse la tacha del título y su devolución al interesado, sin necesidad de

esperar el vencimiento del plazo para la interposición de la demanda contencioso

administrativa.

Por su parte, el desistimiento parcial de la rogatoria, sólo implica la exclusión de la

calificación de los actos objeto de desistimiento, continuando la tramitación del recurso

en relación con los demás actos, lo que dará lugar a que exista un pronunciamiento del

Tribunal Registral respecto a ellos. Expedida la Resolución respectiva, la continuación

del procedimiento registral se sujetará a lo establecido en los artículos 160º a 164º del

NRGRP.

Supuesto distinto ocurre cuando se trata del desistimiento del recurso, en el que la

vigencia del asiento de presentación continuará durante 20 días posteriores contados

desde la notificación de la Resolución respectiva. Dichos 20 días de prórroga adicional

podrán ser utilizados tanto para la subsanación de la observación o el pago de la


liquidación, según corresponda a la decisión del Registrador que haya quedado firme en

virtud del desistimiento practicado. Nótese, que la falta de concordancia entre el

contenido del artículo 151º con los artículos 161º y 162º del NRGRP, determina que en

el caso de desistimiento del recurso, el interesado pueda efectuar la subsanación o el pago

de la liquidación del mayor derecho, hasta el vencimiento del plazo de veinte días

adicionales antes mencionado, no existiendo fundamento alguno para que en este

supuesto se tenga un plazo mayor al establecido en dichos artículos.

Finalmente, con relación a la necesidad que transcurrido el plazo adicional de veinte

días hábiles a que se contrae el segundo párrafo del artículo 151º, sin que se haya

producido subsanación o pago de mayor derecho, deba esperarse antes de la tacha del

título, el vencimiento del plazo establecido en el artículo 164º del NRGRP para la

anotación de la demanda contenciosa administrativa, estimamos que al mediar

desistimiento del recurso, no resultaría admisible su impugnación judicial, por

inobservancia de lo establecido en el inciso 2 del artículo 541º del C.P.C.


III. PROCEDIMIENTO EN SEGUNDA INSTANCIA

Cuando una Sala del Tribunal Registral conoce en vía de apelación un título con las

mismas características de otro anterior resuelto por la misma Sala u otra Sala del Tribunal

Registral, aquélla deberá sujetarse al criterio ya establecido, salvo en el supuesto que

considere que debe apartarse del criterio ya establecido.

En este supuesto dicha Sala la convocatoria a un Pleno Registral extraordinario para que

se discutan ambos criterios y se adopte el que debe prevalecer. La resolución respectiva

incorporará el criterio adoptado aun cuando por falta de la mayoría requerida no constituya

precedente de observancia obligatoria, sin perjuicio de su carácter vinculante para el Tribunal

Registral.

3.1.Remisión del recurso de apelación

El artículo 152 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

Recibido el recurso, el Registrador procederá a efectuar la anotación de

apelación en la partida registral respectiva y lo remitirá al Tribunal Registral,

acompañado del título, en un plazo no mayor de seis días contados desde la

fecha de su recepción.

Este artículo pretende regular lo relativo a la remisión del recurso de apelación al

Tribunal Registral, remisión que no es efectuada directamente por la Oficina de Trámite

Documentario, sino que debe ser practicado por el Registrador encargado del título
materia del recurso. En tal sentido, una vez verificada la admisibilidad del recurso por la

Oficina de Trámite Documentario de la Oficina Registral respectiva, ésta deberá elevar la

apelación al Registrador correspondiente.

La razón que sustenta que el recurso no sea elevado directamente al Tribunal Registral,

que es la instancia competente para resolverlo, es que previamente es necesario que se

efectúe la anotación de la apelación en la partida registral respectiva. Adicionalmente, es

en esta oportunidad que el Registrador adjuntará el título materia del recurso, con una nota

de elevación, en la que, de estimarlo pertinente, podrá detallar en forma más precisa, los

fundamentos de su denegatoria de inscripción.

Como puede apreciarse, se ha establecido un plazo máximo de seis días para la

remisión del título al Tribunal Registral, plazo que se computa desde el día hábil siguiente

a la fecha en la que el Registrador recibe el expediente hasta la fecha en que es ingresado

a la Secretaría del Tribunal Registral. Cabe mencionar que si bien este plazo parece muy

extenso, se estimó necesario concederlo en la medida que es dentro de éste que deberán

extenderse la o las anotaciones que publiciten la existencia de la apelación, en cada una

de las partidas relacionadas con el recurso planteado. Este plazo, que reiteramos es

máximo, no existía en la Reglamentación abrogada, y entendemos que su cumplimiento

es bajo responsabilidad funcional del Registrador correspondiente.

Téngase presente que es la anotación de la apelación, la que permite dejar constancia

de la prórroga automática de la vigencia del asiento de presentación, conforme al artículo

28º inciso a) del NRGRP.


Es pertinente señalar que de acuerdo al texto de este artículo, el Registrador, recibida

la apelación no podrá formular actuación diferente a la elevación del recurso al Tribunal

Registral y a efectuar la anotación de apelación respectiva. Por ello, aunque personalmente

fuimos de distinto parecer, el Registrador carece de competencia para calificar la

existencia de los requisitos de admisibilidad (que debieron ser advertidos por la Oficina

de Trámite Documentario) ni los requisitos de procedencia, que serán de competencia

exclusiva del Tribunal Registral. En nuestro criterio, sería recomendable modificar este

artículo, concediendo facultades al Registrador para determinar la admisibilidad y

procedencia formal del recurso, puesto que evitaría que el Tribunal debiera resolver

peticiones manifiestamente improcedentes.

Debe precisarse, también, que recibido el recurso de apelación por el Registrador, éste

ya no podrá modificar su calificación objeto de impugnación, a diferencia de lo que ocurre

en el recurso gubernativo establecido en la legislación hipotecaria española, que en el

artículo 116º del Reglamento Hipotecario, permite que, estando en trámite el recurso, el

Registrador rectifique en todo o en parte la calificación recurrida.

3.2.Contenido de la anotación de apelación

El artículo 153 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

La anotación de apelación, a que se refiere el artículo anterior, debe consignar los

siguientes datos:

a) Número, fecha y acto o actos contenidos en el título al cual se refiere el

recurso;
b) Número y fecha de la Hoja de Trámite mediante la cual se interpuso el recurso;

c) Fecha en que se realiza la anotación.

3.3.Conformación del tribunal registral y asignación de expedientes

El artículo 154 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que: “Los

Tribunales Registrales estarán conformados por Salas integradas por tres Vocales. El

Presidente de cada Sala asignará los expedientes entre los miembros que la integran, los

que intervendrán como ponentes en las apelaciones que les fueran asignadas.”

Se ha indicado anteriormente, que actualmente existen Tres Tribunales Registrales:

del Norte, del Centro y del Sur, con la competencia establecida en la Resolución Nº 092-

2000-SUNARP/SN de 11 de mayo del 2,000. El Tribunal Registral del Centro cuenta con

cuatro Salas integradas por tres vocales cada una, contando con un Presidente por cada

Sala, y, entre dichos Presidentes se elige al Presidente del Tribunal Registral. Para el caso

de los Tribunales Registrales del Norte y del Sur, cada uno de ellos cuenta con una sola

Sala, cuyo Presidente es, asimismo, Presidente del Tribunal Registral.

La asignación de los expedientes entre cada uno de los miembros de cada Sala,

permitirá que el Vocal correspondiente asuma la función de “Vocal Ponente”, es decir,

el encargo de formular el proyecto de Resolución respectivo, el cual será sometido a

debate y votación entre todos los conformantes de la Sala, de la manera prevista en el

artículo 156º del NRGRP. Cabe indicar, que el artículo 157º del ARGRP abrogado,

establecía, respecto a los miembros de las disueltas “Junta de Vigilancia” y “Comisión

Facultativa”, que uno de ellos excepto los presidentes, actuaría como ponente. Nuestra
actual reglamentación no establece una excepción similar para el caso de los Presidentes

de Sala, que, además de asignar expedientes a los demás miembros, deberán asignarse

también los expedientes en que ellos actuarán como Vocales ponentes.

Como es evidente, la existencia de un Vocal ponente no implicará que los demás

Vocales queden exentos de las responsabilidades que puede generar la Resolución que se

expida o la indebida o deficiente tramitación del recurso, en la medida que siendo el

Tribunal Registral un órgano colegiado, es obligación de cada uno de sus miembros la

revisión de la totalidad del recurso, sus antecedentes y la normatividad aplicable al caso

planteado, actuando el ponente solamente como facilitador de la calificación de los demás

vocales, pero no sustituyendo ni delimitando en modo alguno la actuación de quienes no

se encuentren a cargo de la ponencia.

3.4.Calificación del recurso de apelación.

3.4.1. Informe oral del Abogado

El artículo 155 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que: “El

apelante dentro de los primeros tres (3) días de ingresado el expediente a la Secretaría del

Tribunal, podrá solicitar que se conceda el uso de la palabra a su abogado, para

fundamentar en Audiencia Pública su derecho.”

3.4.2. Consecuencias de la calificación.

Para que se apruebe la pretensión del apelante, se necesitará de 2 votos conformes de

los vocales, el plazo para emitir una respuesta (resolución) sobre su recurso de apelación
será de 30 días en donde se le notificará, sin embargo, en relación al plazo, no

necesariamente se cumple, puede hasta prorrogarse.

Recibido el recurso, el registrador efectuara la anotación de la apelación en la partida

y remitirá al tribunal acompañado del título en un plazo de 6 días.

3.4.3. Ponencias, votación y resolución del recurso

El artículo 156 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

Los vocales ponentes deberán formular y sustentar sus respectivas ponencias,

luego de lo cual se procederá al debate y votación de las resoluciones.

El Tribunal Registral se pronunciará:

a) Confirmando total o parcialmente la decisión del Registrador;

b) Revocando total o parcialmente la decisión del Registrador;

c) Declarando improcedente o inadmisible la apelación;

d) Aceptando o denegando, total o parcialmente el desistimiento

formulado.

Para la aprobación de las resoluciones se requerirá de dos (2) votos conformes,

sin perjuicio de la existencia de votos singulares o discordantes.

3.5.Reemplazo de miembros del tribunal en caso de recusación o abstención

El artículo 157 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:


En los casos de recusación o abstención de alguno de los miembros del

Tribunal Registral, el Superintendente Adjunto designara al vocal o

funcionario que sustituya a aquel.

En los casos de abstención o recusación de todos los integrantes de una Sala,

designara la sala que conocerá de la apelación en sustitución de aquella.

Los artículos 34º y 35º del NRGRP contienen los supuestos de abstención y

recusación aplicables tanto a los Registradores como a los Vocales del Tribunal Registral.

De mediar las circunstancias en ellos previstas, corresponderá, para el caso de Vocales,

la aceptación de su abstención y designación del Vocal reemplazante, por parte del

Presidente del Tribunal Registral.

El Presidente del Tribunal Registral designará al Vocal o Vocales encargados de

conocer los recursos en los casos de recusación y abstención de alguno de sus miembros.

Cuando quien deba ser reemplazado sea el Presidente del Tribunal Registral, el Jefe

de la Oficina Registral respectiva, designará al Vocal que lo sustituya.

En los casos en que los Órganos de Segunda Instancia sólo cuenten con una Sala, el

Jefe de la Oficina Registral respectiva, designará al Registrador que sustituya al Vocal

que hubiera sido objeto de recusación o hubiese formulado abstención.

3.6.Precedentes de observancia obligatoria

El artículo 158 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:


Constituyen precedentes de observancia obligatoria los acuerdos adoptados

por el Tribunal Registral en los Plenos Registrales, que establecen criterios de

interpretación de las normas que regulan los actos y derechos inscribibles, a

ser seguidos de manera obligatoria por las instancias registra les, en el ámbito

nacional, mientras no sean expresamente modificados o dejados sin efecto

mediante otro acuerdo de Pleno Registral, por mandato judicial firme o norma

modificatoria posterior

Los criterios reiterados existentes en las Resoluciones del Tribunal serán

sometidos a consideración del Pleno Registral para su eventual aprobación

como precedentes de observancia obligatoria. Para tal efecto, un criterio se

convierte en reiterado cuando sea asumido en más de dos Resoluciones

emitidas por una misma Sala o diferentes Salas del Tribunal.

La Presidencia del Tribunal Registral es responsable de la implementación de

un sistema que identifique claramente las materias sobre las cuales se

pronuncien las Salas del Tribunal en sus Resoluciones.

Los precedentes de observancia obligatoria aprobados en Pleno Registral

deben publicarse en el Diario Oficial El Peruano, mediante Resolución del

Presidente del Tribunal Registral, siendo de obligatorio cumplimiento a partir

del día siguiente de su publicación en dicho diario.

Adicionalmente, dichos precedentes, conjuntamente con las resoluciones en

las que se adoptó el criterio, se publicarán en la página web de la SUNARP.


IV. EJECUCIÓN DE RESOLUCIONES

4.1. Resolución que ordena la inscripción

El artículo 160 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

Cuando el Tribunal Registral ordene la inscripción del título y los derechos

registra les se encuentren íntegramente pagados, el Registrador procederá a

extender los asientos respectivos, en un plazo de dos (2) días.

Por excepción, tratándose de asientos cuya complejidad y amplitud no

permitan su extensión inmediata, el registrador tendrá un plazo de diez (10)

días desde la recepción de la resolución para efectuar la inscripción.

4.2. Plazo para el reintegro de derechos registrales

Los derechos registrales son las tasas que se pagan por los servicios de

inscripción, publicidad y otros que presta el registro.

El artículo 161 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

Si los derechos registrales no se encuentran íntegramente pagados, o el

Registrador no hubiera efectuado la liquidación con anterioridad a la

interposición de la apelación en ejecución, el interesado tendrá (10) días,

contados desde la notificación del requerimiento o liquidación efectuada por

el Registrador, para cumplir con el reintegro respectivo, Efectuado el

reintegro, el Registrador tendrá cinco (5) días para extender los asientos de

inscripción, Si no se hubiera efectuado el reintegro dentro de los diez días


señalados, caducará la vigencia del asiento de presentación, los plazos

señalados en el párrafo anterior, también se aplicarán para el reintegro de

derechos registrales cuando habiéndose efectuado la apelación respecto de la

liquidación efectuada por el Registrador, el Tribunal Registral ordene el pago

de un mayor derecho.

4.3.Plazos para subsanar nuevos defectos y apelación de nuevas observaciones o

liquidación ulterior

El artículo 162 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

Cuando el Tribunal Registral confirme la observación u observaciones

formuladas por el Registrador o advierta nuevos defectos subsanables u

obstáculos salvables que emanen de la partida conforme a los supuestos de

excepción previstos en los literales c.2 y c.3 del artículo 33, el interesado

tendrá quince (15) días, contados desde la notificación de la resolución

respectiva, para cumplir con subsanar dichos defectos u obstáculos y, en su

caso, efectuar el pago del mayor derecho. Efectuada la subsanación o pagado

el mayor derecho, el Registrador tendrá cinco (05) días para extender los

asientos de inscripción.

Si el Registrador no hubiera efectuado la liquidación con anterioridad a la

interposición de la apelación en ejecución, procederá a efectuarla y, en su

caso, requerirá el pago del mayor derecho liquidado, a efectos de ser abonada

por el interesado en el plazo de diez (10) días de notificado el requerimiento.


En el caso de no haberse subsanado las deficiencias advertidas o no haberse

pagado el reintegro respectivo dentro de los plazos previstos en los párrafos

anteriores, los documentos integrantes del título presentado se pondrán a

disposición del interesado, quien podrá retirarlos bajo cargo, sin perjuicio de

lo dispuesto por el artículo 164 de este Reglamento.

Si el Registrador considera que los documentos presentados no subsanan las

observaciones advertidas, formulará por única vez la observación

correspondiente, la que únicamente podrá referirse a dicha circunstancia. El

interesado podrá interponer apelación contra la nueva observación formulada,

dentro del plazo de cinco (05) días de notificada la esquela respectiva. Dentro

del mismo plazo podrá interponer apelación contra la liquidación a que se

refiere el segundo párrafo. En ambos casos, el Tribunal Registral resolverá la

apelación en el plazo de 15 días.

Si el Tribunal Registral resuelve que los nuevos documentos presentados

subsanan todas las observaciones, procederá de conformidad con lo dispuesto

en el artículo 160. Cuando el Tribunal Registral ordene el pago de un mayor

derecho, se procederá de conformidad con lo previsto en el artículo 161.

Si el Tribunal Registral confirma que los nuevos documentos presentados no

subsanan todas las observaciones, los documentos integrantes del título

presentado serán puestos, por el Registrador, a disposición del interesado. El

asiento de presentación del título se mantendrá vigente durante el plazo a que

se refiere el artículo 164.


4.4.Vigencia del asiento de presentación en caso de inadmisibilidad o improcedencia

del recurso.

El artículo 163 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

Si la resolución declara la inadmisibilidad o improcedencia del recurso, el

asiento de presentación se mantendrá vigente, salvo los casos de

improcedencia por extemporaneidad, para los efectos previstos en el artículo

siguiente.

4.5.Vigencia del asiento de presentación para la interposición de demanda

contencioso administrativa.

El artículo 164 del Reglamento General de Registros Públicos, establece que:

En los casos en los que proceda la impugnación judicial de las resoluciones

del Tribunal Registral, el asiento de presentación del título apelado se

mantendrá vigente por el plazo de 15 días adicionales al previsto

normativamente para la interposición de la acción contencioso administrativa,

a efectos de anotar la demanda correspondiente, la misma que será ingresada

por el Diario.

Anotada la demanda o vencido el plazo señalado en el párrafo precedente,

caduca el asiento de presentación del título que fue materia de apelación y se

procederá a efectuar la tacha respectiva sin perjuicio que, de ampararse la


demanda, los efectos de la inscripción que se realice se retrotraerán a la fecha

del asiento de presentación del título apelado.

Vencido el plazo, sin que se hubiere efectuado anotación de demanda alguna,

el Registrador procederá a levantar la anotación de apelación.