Вы находитесь на странице: 1из 8

Universidad Alberto Hurtado 

Facultad de Filosofía y Humanidades 
Departamento de Filosofía 
Magister en Filosofía 
 
 
 
 
 
 
 
Epistemología Social 
 
Profesor: Leandro de Brasi 
 
 
 
 
 
 
 
Ignacio Cea J. 
Trabajo de Investigación 
¿Qué debe hacerse, epistémicamente hablando, 
frente a un desacuerdo con un par epistémico que 
es reconocido como tal?  
Numero de palabras:3610 
23 de Julio de 2014 
 
¿Qué debe hacerse, epistémicamente hablando, frente a un desacuerdo 
con un par epistémico que es reconocido como tal?  
 
Introducción 
 
En  este  trabajo  mi  propósito  es  contribuir  a  la  resolución  del  problema  de 
desacuerdo de pares. Para  ello  apuesto  por  una  postura  que  pone  su  énfasis  en  la 
falibilidad  del  agente  epistémico  y  que  por  tanto  recomienda  considerar  la 
posibilidad del error personal, aún cuando se mantenga el grado de confianza en la 
creencia.  Esta  postura,  que  podemos  llamarla  disposition  to  revision  view  (drv) 
sugiere  que  un  agente  epistémico,  al  percatarse  que  se  encuentra  en  desacuerdo 
con  respecto  a  una  proposición  (en  adelante  p)  con  quien  considera  su  par 
epistémico,  debe  mantener  su  creencia  en  p  con  el  mismo  grado  de  confianza 
original  pero  disponerse  a  revisar  y  reevaluar  la  evidencia  y  el  estado  cognitivo 
propio así como la evidencia y estado cognitivo del par epistémico. En la medida de 
que no se encuentren canceladores evidenciales o cognitivos en lo personal, ni en 
la  contraparte,  la  creencia  deberá  mantenerse.  En  caso  contrario,  deberá 
modificarse  en  correspondencia  con  los  canceladores  hallados.  En  el  trabajo  se 
demostrará que esta posición proporciona las respuestas intuitivas tanto para los 
casos que favorecen a equal weight view (ewv) y a aquellos que lo hacen a favor de 
extra  weight  view  (exwv),  pero  a  la  vez  no  sufre  de  los  contraejemplos  que  sus 
competidores si. 
 
1.‐ Igual peso y peso extra 
 
Es un hecho indiscutible que con respecto  a muchas de las creencias que tenemos 
existe otra persona que cree lo contrario. Dentro del espectro de dichas creencias 
podemos distinguir aquellas que caen dentro de un dominio mas bien superficial e 
irrelevante como mi creencia de que es mejor la U. De Chile que el Colo‐colo o que 
los días de lluvia son hermosos. Por otra parte, hay en cambio una amplia gama de 
cuestiones en las que el conflicto de creencias con otros parece ser mas relevante. 
Un caso paradigmático es el de médicos bien entrenados  y con larga experiencia 
que  frente  a  un  mismo  paciente  resuelven  tomar  procedimientos  quirúrgicos 
diferentes,  o  dos  meteorólogos  que  en  consideración  de  la  misma  evidencia 
sugieren predicciones divergentes del tiempo. En la medida que hay una asimetría 
en  la  posición  epistémica  de  dos  personas  que  enfrentan  un  desacuerdo,  la 
normatividad no parece estar en problemas, aquel que sea el inferior epistémico, 
es  decir,  que  este  en  una  posición  de  desventaja  con  respecto  a  las  habilidades  y 
conocimientos relevantes para juzgar si p es el caso, deberá modificar su creencia 
en  favor  de  la  su  superior.  El  problema  surge  en  casos  en  que  el  desacuerdo  es 
entre  pares epistémicos, sujetos  que  cuentan  con  similares  habilidades  cognitivas, 
e.g.  poderes  de  razonamiento,  inteligencia,  además  de  compartir  de  manera 
relevante  información  de  fondo  (background  information),  entrenamiento  en  la 
evaluación de evidencia, etc. (Feldman, 2006).  
La situación filosóficamente relevante que surge entonces en este contexto, 
concierne a la plausibilidad de mantener desacuerdos razonables y en especial, con 
respecto  a  la  normatividad  del  mismo  (Kelly,  2010),  es  decir,  el  problema  de 
dilucidar la vía mas razonable de proceder frente a un desacuerdo con un par. Es 
en este punto que las aguas se dividen en dos perspectivas filosóficas contrarias: la 
que  defiende  una  postura  de  acuerdo  a  la  cual  frente  a  un  desacuerdo,  ambas 
partes deben darle el mismo peso a la posición contraria que a la propia y por lo 
tanto  modificar  su  posición  original  en  favor  de  una  posición  intermedia.  Esta 
postura es conocida en la literatura como equal weight view (en adelante ewv). Para 
casos  en  que  el  desacuerdo  es  entre  creencias  contrarias  “todo‐o‐nada”,  el 
resultado  es  que  ambas  partes  deben  suspender  el  juicio.  Por  otra  parte,  otros 
sostienen  que  lo  adecuado  al  menos  en  ciertos  casos  es  darle  mas  peso  a  la 
posición  propia,  o  a  aquella  que  de  hecho  fue  producto  de  un  razonamiento 
correcto. Estas posturas reciben en la literatura el nombre de extra weight view (en 
adelante exwv) (Elga,  2007).    Pasaremos  ahora  a  la  caracterización  mas  detallada 
de ambas posturas observando sus virtudes y deficiencias. 
Como  dijimos,  ewv  sugiere  que  frente  a  un  desacuerdo  con  un  par,  lo 
correcto  es  darle  igual  peso  a  la  posición  contraria.    Esto  tiene  la    desafortunada 
consecuencia  de  llevar  a  un  escepticismo  general  con  respecto  a  creencias 
controversiales,  las  cuales  parecen  ser  las  mas  interesantes  que  poseemos. 
Tomemos el ejemplo de la creencia en Dios. Dos pares epistémicos se encuentran 
en  desacuerdo  con  respecto  a  p=”Dios  existe”.  A  cree  que  p  y  B  cree  que  no‐p. 
Siguiendo  el  mandato  de  ewv  ambas  partes  están  llamadas  racionalmente  a 
abandonar sus creencias y suspender juicio, la única opción alternativa a p y no‐p. 
Adoptando  un  marco  de  análisis  bayesiano  en  cambio,  el  grado  de  ‘fuerza’  con  el 
que se cree que p esta graduado por valores del 0 al 1. En este contexto, el llamado 
de ewv es a “promediar las creencias” (normalmente en la literatura referido como 
split de diference). Volvamos a la disputa teológica. Si A cree que p con confianza 1 
(c=1), y B cree que p con confianza 0 (c=0), entonces el caso es idéntico al señalado 
mas  arriba,  pero  si,  en  cambio  A  cree  que  p  con  c=0,8  y  B  cree  que  p  con  c=0,4, 
después de que se dan cuenta de que están en desacuerdo ambos deberían creer 
con  p  con  una  confianza  de  c=0,6  y  por  lo  tanto  ambos  terminan  creyendo. 
Independiente de que sea satisfactorio este resultado o no, lo relevante es mostrar 
que  dependiendo  del  marco  de  cuantificación  de  las  creencias  que  se  adopte  el 
resultado de ewv no siempre será la suspensión del juicio.  
Esta  posición  fue  defendida  originalmente  por  Feldman  (2006)  y  
Christensen (2007). Este último ofrece un ejemplo para  favorecer dicha opción: 
 
“BILL CALCULATION: While dining with four of my friends, we all agree to leave a 20% 
tip  and  to  evenly  split  the  cost  of  the  bill.  My  friend,  Ramona,  and  I  rightly  regard  one 
another  as  peers  where  calculations  are  concerned—we  frequently  dine  together  and 
consistently arrive at the same figure when dividing up the amount owed. After the bill 
arrives and we each have a clear look at it, I assert with confidence that I have carefully 
calculated in my head that we each owe $43 and Ramona asserts with the same degree 
of  confidence  that  she  has  carefully  calculated  in  her  head  that  we  each  owe  $45.” 
(Lackey, 2010, p.315). 
 
En  la  medida  que  ambas partes saben  que  la  respuesta correcta es exacta, 
dado  que  se  trata  de  un  problema  matemático  y  además  no  tienen  razones  para 
creer que ellos y no el otro han procedido de manera correcta, la consecuencia que 
parece  intuitiva  es  la  de  suspender  el  juicio  hasta  no  tener  nueva  evidencia  o 
“promediar las creencias”. Lackey (2010) en cambio, sugiere que operando ciertas 
modificaciones al ejemplo de  Christensen, puede objetarse ewv a favor de exwv. 
 
“MODIFIED  BILL  CALCULATION:  While  dining  with  four  of  my  friends,  we  all 
agreeto leave a 20% tip and to evenly split the cost of the bill. My friend, Ramona, and I 
rightly  regard  one  another  as  peers  where  calculations  are  concerned—we  frequently 
dine together and consistently arrive at the same figure when dividing up the amount 
owed—and  we  both  have  a  clear  view  of  the  bill.  After  repeatedly  going  through  the 
division of the amount of the bill on paper, I assert with a high degree of confidence that 
we each owe $43. Ramona, who was also busy performing the division on paper, asserts 
with the same degree of confidence that we each owe $45.” (Lackey, 2010, p.317) 
 
En  esta  modificación  del  caso  de  Christensen,  parece  ser  menos  intuitivo  que 
debamos  suspender  el  juicio  y  en  cambio,  dada  la  mayor  confianza  con  la  que  se 
cree que p (ya que el calculo fue con papel y lápiz), el ejemplo favorece a exwv.  
  Hemos visto hasta ahora dos casos que favorecen ambas posturas y a la vez 
que  niegan  la  contraria,  como  una  forma  de  exponerlas  claramente  y  a  la  vez  de 
comenzar  a  vislumbrar  sus  problemáticas.  Pasaremos  ahora  a  presentar 
objeciones mas consistentes hacia ambas para luego desarrollar la posición que se 
propone en este trabajo.  
 
2.‐ Contra equal weight view 
 
Objeción contra ewv por comparación de conflictos inter e intrapersonales. 
 
Kelly (2010) argumenta que, en base a la analogía entre el desacuerdo entre 
pares (interpersonales) y la contradicción de creencias propias (intrapersonales), 
un ejemplo en el segundo dominio muestra la implausibilidad de ewv.  
Imaginemos  que  al  momento  de  percatarnos  de  que  tenemos  2  creencias 
contradictorias  con  respecto  a  una  proposición  determinada  p,  les  demos  igual 
peso  a  ambas  y  que  por  tanto  suspendamos  juicio  con  respecto  a  p.  En  algunas 
casos  puede  funcionar  pero  en  otros  parece  ser  mas  recomendable  evaluar  las 
creencias con respecto a la evidencia total que uno posee. Por ejemplo puedo ver 
que mi perro esta flotando esta mañana, y, dado que la creencia correspondiente 
entra en conflicto con mi creencia en la ley de gravitación universal, de acuerdo a 
ewv  debería  suspender  juicio  con  respecto  a  p=”mi  perro  esta  levitando”.  Sin 
embargo  tengo  una historia  de  vida,  recuerdos y otras  creencias  que parecen ser 
tremendamente  mas  consistentes  con  la  ley  de  gravitación  universal  que  con  la 
levitación espontánea de mi perro, razón por la cual debería abandonar esta última 
creencia y preguntarme en que momento alguien incorporo algún tipo de sustancia 
psicoactiva en mi café matutino.  
 
Objeción contra ewv por refutación de Uniqueness 
 
Feldman  (2006),  defiende  ewv  en  base  a    una  tesis  de  acuerdo  a  la  cual 
frente  a  un  cuerpo  de  evidencia  dado,  lo  razonable  es  adoptar  solo  una  actitud 
doxástica.  La  tesis  recibe  el  nombre  de  Uniqueness thesis: “This  is  the  idea  that  a 
body  of  evidence  justifies  at  most  one  proposition  out  of  a  competing  set  of 
propositions.”(Feldman 2006, p. 148) . El resultado parece convincente. Si hemos 
sido  razonables  en  la  adquisición  de  una  creencia  y  no  tenemos  razones  para 
dudar  de  la  racionalidad  del  otro  que  ha  llegado  a  una  creencia  contraria  a  la 
nuestra a partir de la misma evidencia, parece injusto darle prioridad a la posición 
propia  por  sobre  la  del  par,  ya  que,  dado  Uniqueness, necesariamente  uno  de  los 
dos  debe  estar  equivocado  pero  no  tengo  razones  para  favorecerme  a  mi    o  a  mi 
par epistémico. La igualdad de peso es el resultado.  
Volvamos  al  ejemplo  de  Bill Calculation. Dado  que  la  veracidad  de  la  hipótesis  es 
dependiente  de  computaciones  matemáticas  exactas,  es  evidente  que  este  es  un 
caso  de  Uniqueness.   Sin  embargo  hay  otras  ocasiones  en  que  la  relación  entre  la 
evidencia y el estado del mundo puede ser dependiente también de cierto criterio  
cuya  racionalidad  no  tiene  por  que  supervenir  sobre  alguna  computación 
matemática  exacta.  Consideremos  el  caso  de  dos  meteorólogos  experimentados 
cuyos  track‐records    de  fiabilidad  con  respecto  a  proposiciones  relativas  a  la 
predicción  del  tiempo  son  considerablemente  altas.  Pensemos  que  es  el  caso  que 
ambos comparten las mismas mediciones con respecto a n variables y que realizan 
cada uno la computación de estas de acuerdo a una fórmula universal aceptada por 
la  comunidad  de  meteorólogos  que  les  entrega  un  output  de  X.    No  sería 
incoherente  suponer  ahora  que  la  relación  entre  el  factor  X  y  la  probabilidad  de 
lluvia P(R) se considere dentro de un margen: P(R/X)=F(X) +‐ ∆P, donde F(X) es la 
función que relaciona al factor X con las estadísticas de lluvia y  ∆P es el margen de 
error  que  la  predicción  puede  contener  (consideremos  que  para  este  caso 
∆P=0,01).  Concedamos  que  por  otra  parte  la  evaluación  de  ∆P  depende  en  gran 
medida de la práctica y la experiencia, surgiendo así divergencias a lo largo de las 
escuelas de meteorólogos. En la Escuela 1 (EC1), se acostumbra sumar ∆P a P(R/X) 
mientras que en la Escuela 2 (EC2) se le suele restar. Pongámonos en el caso de que 
F(X) arroja 0,5. Los Meteorólogos de EC1 van a obtener P(R/X)=0,51 mientras que 
los  de  EC2  tendrán  P(R/X)=0,49.    Un  meteorólogo  representante  de  EC1, 
llamémosle MR1, formará por lo tanto la creencia de que “probablemente lloverá”, 
mientras  que  un  representante  de  la  otra  escuela  formará  la  creencia  contraria. 
Ambos se enteran además de la opinión del otro. 
Aquí, contra Uniqueness, parece ser difícil que solo sea el caso de que una de 
las  dos  operaciones  (sumar  o  restar  ∆P)  sea  la  correcta.  Lo  mas  plausible  es  que 
ambas sean aproximaciones a la realidad. Tenemos aquí, por tanto un caso donde 
la  evidencia  parece  ser  compatible  con  creencias  contrarias.  Además  tanto  MR1 
como  MR2  parecen  ser  razonables  en  mantener  sus  creencias    y  a  la  vez  en 
considerar  al  otro  razonable  en  la  opuesta.  Consideremos  además  que  ambos 
meteorólogos  a lo largo de sus carreras han tenido una fiabilidad del 90 %. En el 
85%  de  los  casos  han  creído  lo  mismo  y  han  estado  en  lo  correcto,  pero  el  5% 
restante han sido casos de desacuerdo, en que estando uno en lo correcto, el otro 
par  se  ha  equivocado  (instancias  distintas  para  cada  par  por  cierto).  Entonces 
ambos tienen alta fiabilidad, están conscientes de la alta fiabilidad del otro y aún 
asi  son  razonables  en  mantener  sus  propias  creencias  originales  en  respuesta  al 
desacuerdo.  
 
3.‐ Disposition to revision view (drv) 
 
Hemos visto hasta aquí, razones para favorecer y negar  ewv y exwv. Lo que falta 
ahora es pasar a considerar una propuesta que pueda dar con todos los casos. En 
esta alternativa, lo recomendable no es establecer un criterio a priori de acuerdo al 
cual  la  confianza  en  una  creencia  personal  conflictiva  con  la  de  un  par  o  se 
promedia  con  la  del  otro,  o  se  mantiene  tenazmente.  Lo  relevante  a  mi  juicio  es 
mantener  una  apertura  constante  hacia  la  reevaluación  crítica  de  la  evidencia 
personal y compartida así como de mi estado cognitivo y el de mi par. El resultado 
de esta reevaluación en ocasiones coincidirá con los dictámenes de ewv  y en otras, 
con los de exwv.  
 
Para  una  mayor  claridad  con  respecto  al  procedimiento  sugerido  por  drv,  lo 
expondré en términos secuenciales: 
 
Cuando en t1 el agente epistémico se hace consciente del desacuerdo con respecto a p, 
debe mantener su creencia con respecto a p, luego, en t2, debe evaluar (en el límite 
ideal) toda la evidencia previa que posee con respecto a p junto a la evidencia nueva 
que  su  par  epistémico  le  puede  haber  proporcionado.  Luego,  en  t3  debe  a  su  vez 
evaluar críticamente su estado cognitivo (si ha ingerido drogas, cansancio, etc.) y el 
de  su  par,  tanto  como  le  sea  posible.  Aquella  creencia  (p  o  no‐p)  que  tenga  mayor 
apoyo  de  dicha  evidencia  total  deberá  ser  retenida,  mientras  que  su  competidora 
abandonada.  En  t4  por  lo  tanto,  se  actualiza  el  sistema  de  creencias  (aun  cuando 
dicha actualización no sea mas que mantener intacto dicho sistema).  
 
Pasaremos ahora a considerar 4 casos en los cuales o se favorece  ewv en desmedro 
de    exwv  o  a  la  inversa,  pero  que  drv  satisface  plenamente.  Este  análisis 
caracterizará también con mayor claridad la postura que se ofrece en este ensayo. 
 
3.1.‐Bill Calculation revisited 
 
Este caso, como ya hemos visto, favorece a ewv. Parece intuitivo pensar de que tras 
una operación matemática medianamente compleja realizada en la mente el hecho 
de  que  se  lleguen  a  resultados  distintos  obligue  a  darle  igual  peso  a  la  creencia 
propia  y  a  la  contraria.  En  el  momento  que  te  enteras  de  que  tu  par,  a  quien 
consideras  igualmente  fiable  que  tu  en  casos  de  calculo  mental,  lo  intuitivo  es 
otorgarle el mismo peso a la posición contraria y por lo tanto suspender el juicio o 
actualizar tu creencia hacia un promedio entre tu creencia original y la de tu par 
epistémico.  Este  resultado  también  se  obtiene  por  medio  de  la  propuesta  que 
mantengo.  A  enterarte  de  que  estas  en  desacuerdo,  lo  correcto  es  revisar  tu 
evidencia  y tu estado cognitivo. En la medida que no tienes defeaters cognitivos, i.e. 
no  tiene  razones  para  dudar  de  tu  integridad  mental  y  tampoco  tienes  motivos 
para  dudar  de  la  fiabilidad  mental  de  tu  par,  parece  recomendable  revisar  la 
evidencia, esto es, realizar nuevamente el cálculo. En la medida de que la actitud es 
de darle al otro la oportunidad de estar en lo correcto al optar por la revisión de la 
evidencia,  esto  puede  interpretarse  como  una  posición  conciliadora,  y  en  este 
sentido,  concuerda  con  la  intuición  de  que  ewv  es  la  perspectiva  correcta  para  el 
caso.  
El punto esencial para mi posición no es tanto la sugerencia de ‘promediar 
las creencias’ sino mas bien la de abrirse a la revisión y eventual reevaluación de 
las  evidencias.  En  el  momento  que  me  entero  que  mi  par  obtuvo  un  calculo 
diferente (pero razonable, i.e. dentro de un rango de diferencia estrecho), no tengo 
porque suspender el juicio, puedo seguir creyendo que calcule bien y a la vez creer 
que  existe  la  posibilidad  de  haberme  equivocado.  En  virtud  de  esto  último  mi 
deber epistémico es de revisar la evidencia. Esto no es contradictorio en absoluto 
si  utilizamos  la  convención  bayesiana  estándar.  Mientras  mi  creencia  tenga  un 
crédito personal menor a 1, debería tener siempre en consideración la posibilidad 
del  error,  y  por  lo  tanto  estar  abierto  a  re‐testear  mi  hipótesis.  Por  ejemplo,  si 
confío que mi calculo mental fue correcto con un grado de confianza de 0,85 no es 
incoherente  asumir  que  creo firmemente que  calcule  bien  y  sin  embargo  también 
creo, con confianza 0,15, que he calculado mal. En la medida que mi creencia en p 
tiene un valor mayor a 0,5 pero menor a 1, creo en p y a la vez estoy dispuesto a 
revisar la evidencia.   Expresado mas claramente: 
 
disposición  a  la  revisión: A  cree que  p,  esta  dispuesto  a  revisar  su  evidencia  y 
estado  cognitivo  propio,  a  la  vez  que  la  evidencia  y  estado  cognitivo  de  su  par 
epistémico  en  la  medida  que  su  confianza  en  p,  cn(p),    esta  dentro  del  intervalo: 
0,5<cn(p)<1. 
 
 
3.2.‐Percepción 
 
Los dos casos siguientes son analizados por Lackey (2010) para avalar su postura 
justificacionalista. Aquí los utilizo para respaldar la mía. Imaginemos que yo y mi 
amigo Edwim estamos juntos sentados a la mesa. De repente, me acuerdo de que 
tengo un recado para Estelle, nuestra tercera amiga que siempre nos acompaña a 
comer  y  que  yo  veo  sentada  junto  a  Edwim.  Ya  que  veo  a  Estelle  distraída 
escuchando  música  con  audífonos  en  su  reproductor,  le  pido  a  Edwim  que  por 
favor la llame por mi. En ese momento Edwim me responde: “Estelle no ha venido 
a  comer  hoy”.  Resultado:  estamos  en  desacuerdo  con  respecto  a  la  presencia  de 
Estelle. Dado lo sorprendente que me pueda parecer su creencia, ‘algo debe andar 
mal’.  De  acuerdo  a  la  visión  que  defiendo,  mi  deber  epistémico  es  revisar  mi 
evidencia  y  lucidez  cognitiva.  En  este  caso  revisar  la  evidencia  es  un  poco  trivial 
pues consistiría en mirar nuevamente para corroborar de que efectivamente en mi 
fenomenología Estelle esta ahí. Debo evaluar también mi lucidez cognitiva. Si tras 
un  chequeo  me  parece  que  no  tengo  razones  para  dudar  de  mi  estado  de 
consciencia,  la  evidencia  psicológica  de  mi  amigo  simplemente  no  modifica  mi 
postura  original.  El  resultado  coincide  con  el  dictamen  de  una  postura  no‐
conformista: mi creencia se mantiene intacta luego de percatarme del desacuerdo. 
Es  bastante  intuitivo  que  ewv  no  funciona  aquí  y  mi  postura  evita  tal  resultado. 
Solo hay un lapso de tiempo en que “le doy la oportunidad” a la posibilidad de que 
yo este errado. Si tras esta instancia reflexiva no encuentro evidencia que cancele 
mi creencia, el resultado coincide con las recomendaciones de una actitud tenaz.    
 
3.3.‐Matemáticas elementales 
 
Un  resultado    similar  se  obtiene  para  los  casos  de  matemática  elemental.  Estoy 
enfrentado  a  una  operación  básica  junto  a  un  amigo  que  considero  mi  par 
epistémico. Cuando me percato de que él esta en desacuerdo conmigo con respecto 
a la proposición de que 2+2=4, brevemente reviso mi evidencia, i.e. el papel donde 
escribí la operación, y mi  estado cognitivo y si no encuentro razones para dudar de 
mis  competencias  lógicas  retengo  mi  creencias,  concluyendo  que  algo  mal  anda 
con mi interlocutor. Este caso, que intuitivamente favorece exwv, también coincide 
con mi propuesta. 
 
 
 
 
 
4.‐ Conclusiones 
 
A  lo  largo  de  este  trabajo  se  ha  defendido  una  propuesta  alternativa  para  la 
resolución  del  problema  normativo  del  desacuerdo  de  pares.  Se  le  ha  nombrado 
disposition  to  revision  view,  pues  lo  esencial  de  esta  consiste  en  mantener  una 
disposición  permanente  a  la  revisión  y  reevaluación  de  la  evidencia  propia  y 
compartida    y  del  estado  cognitivo  propio  y  del  par,  pues  lo  razonable  es 
considerar  la  posibilidad  del  error  personal  y  ajeno  mientras  se  mantiene  la 
postura  original  (a  la  espera  de  una  actualización  eventual  producto  de  las 
revisiones y reevaluaciones). Junto con lo anterior se han resaltado las virtudes y 
limitaciones  de  las  posturas  ewv    y  exwv    y  se  ha  intentado  mostrar  que  drw 
coincide  con  los  casos  favorables  de  ambas  pero  no  es  presa  de  sus 
contraejemplos.  Mucho  trabajo  extra    es  requerido  de  todas  maneras  para 
construir  una  doctrina  sólida  que  pueda  resolver  a  cabalidad  el  problema  del 
desacuerdo de pares. 
 
5.‐ Bibliografía 
 
‐David Jehle and Branden Fitelson. ‘What is the “Equal Weight View’?”. Episteme,  
2009. 
‐Elga, Adam. "Reflection and Disagreement." Nous 41 (2007): 478‐502. 
‐Feldman, Richard. "Reasonable Religious Disagreements." In Philosophers  
 Without Gods. Edited by Louise Antony, 194‐214. New York: Oxford University  
 Press, 2007. 
‐ Kelly, Thomas. "Peer Disagreement and Higher Order Evidence." In   
  Disagreement.  Edited by Richard Feldman and Ted Warfield. Oxford: Oxford  
  University Press, 2010.  
‐ Lackey, Jennifer.  "A Justificationist View of Disagreement's Epistemic  
 Significance.” In Social Epistemology.  Edited by Adrian Haddock, Alan Millar,  
 and Duncan Pritchard. Oxford: Oxford  University Press, 2010.