You are on page 1of 1

ABC. MIÉRCOLES 10 DE OCTUBRE DE 1973. EDICIÓN LA MAÑANA. PAG. 3S.

HABLA EDUARDO FREÍ EXCLUSIVA MUNDIAL PARA A B C

TARES HAN SALVADO A CHILE


EL EX PRESIDENTE AGREGA:

$ El país no tiene más salida salvadora que lo


gobernación de la Junta

• la guerra civil estaba preparada por los marxistes, y


esto es lo que e! mundo no quiere conocer
• Es alarmante que en Europa no se enteren de
la realidad: Allende dejó la nación destruida
son muchos los funcionarios demócrata- nosotros, cuyas vidas no son ciertamente
S ANTIAGO de Chile 9 (Crónica de nues-
tro enviado especial, recibida por té-
lex ) «La gente no se imagina, en Eu-
ropa, que este país está destruido. No sa-
cristianos qus trababan ahora con la Jun-
ta Multar
—Eso es cierto, pero lo hacen por su
tan importantes como la de Chile, pero
que son vidas humanas, y muchas, y todas
amenazadas perentoriamente. Y no puedo
ben lo que ha pasado. Los medios infoima- cuenta, a título personal. Por cierto que decir que estemos aún a salvo, porque —ya
tivos, o callaron lo que estaba ocuriiendo fue Juan de Dios Carmona el hombre lo ve usted día tras día— las Fuerzas
desde 1970, en que Salvador Allende, rom- —hombre ya histórico— que hizo aprobar Armadas siguen descubriendo reductos y
piendo todas sus promesas, y alejándose de al Consejo la ley de control de armas, mer- arsenales. La guerra civil estaba perfecta-
la legalidad, inicia una obia de destruc- ced a la cual los militares, antes del 11 de mente preparada por los marxistas. Y esto
ción sistemática de la nación, o dieron no- septiembre, tuvieron el derecho legal a es lo que el mundo desconoce o no quiere
ticias falsas al mundo, porque eran, acaso, incautarse de enormes depósitos de armas. conocer.
sin saberlo, cómplices de esta enorme fal- El marxismo, con conocimiento y aproba- (El último «allanamiento» u «operativo
sedad: que se estaba haciendo un raro ex- ción de Salvador Allende, y acaso por ins- militar» ha sido en la casa del mando de
perimento político, consistente en la im- tigación de Salvador Allende, había in- «La Pavita», la amiga oficial de Allende,
plantación del marxismo por métodos lega- troducido en Chile innumerables arsenales, y allí se ha encontrado el mas vasto re-
les, constitucionales, civilizados. Y eso no que se guardaban en viviendas, oficinas, pertorio de armas, uniformes y condeco-
ha sido verdad, m es verdad Y el mundo fábricas, almacenes. El mundo no sabe que raciones, uniformes del Ejército, la Mari-
entero ha contribuido a la destrucción de el marxismo chileno disponía de un arma- na, la Aviación y el Cuerpo de Caiabine-
este país, que hoy no tiene más salida sal- mento superior en número y calidad al del ros, hubo gran zaragata de íeportajes y
vadora que la gobernación de los militares •» Ejército; un armamento para más de fotografías en los periódicos y en la tele-
Así me dice, contundentemsnte, Eduardo treinta mil hombres, y el Ejército chileno visión, como el día en que se descubueron
Freí, el que fue de 1964 a 1970, presidente no pasa normalmente de esa cifra. Los la armería espeluznante y los obscenos ad-
demócrata cristiano de la República de militares han salvado a Chile y a todos minículos de las residencias pi esidencialea,
Chile y la cabeza más ecuánime, lógica y Tomás Moro y el Cañaveial).
realista del partido, el más poderoso par-
tido político del país. Hoy, en el ostracismo, —Yo he notado —digo— ciertas suspi-
como todos los paitidos. Es Eduardo Frei cacias entre los militares, ciertas i eservns,
hombre alto con superávit magro, de nariz acaso reticencias, en relación con la Demo-
aguda y aquilina y vitola, que se me antoja, cracia Cristiana y aon usted mismo, señor
vasca, por esa desenvoltura y viveza de in- Freí
genio que yo siempre he advertido en los —Dejemos esas minucias, hágame el ob-
vascos de ciudad y facultativos. Eduardo
Frei, antes de hablar —y habla a chorros,
paseando por su oficina—, hace uso de la
DE PUBLICIDAD sequio No quiero hablar de política
No quiero hablar de lo porvenir. No se-
razón, y así, también, dando zancadas, y necesita ría justo ni patriótico. Yo sé dónde está
la cabeza hundida en el pecho, reflexiona. mi partido y cuál es mi deber.
Me recordaba entrevistas pasadas, con de- —Juan de Dios Carmona me dice que
talles que yo mismo había olvidado.
«Cenamos una noche amenísima en casa
de Sergio Fernández Larrain, y leo siem-
pre ABC, y tengo a diario noticias suyas,
EJECUTIVO tienen ustedes 280.000 militantes, y entre
ellos una juventud impetuosa, inmatura
aún, hombres del mañana: los universita-
rios que se U¿maban en tiempo de Allende
a la calle para protestar contra el adoc-
don Luis.»
—Pero le voy a decir una cosa (y se para
en seco al decirlo): yo no recibo a corres-
ponsales. Usted es el primero. No quiero
DE CUENTAS trinamiento marxista y las arbitrarias dis-
posiciones de reforma Me dice Carmona
que, como partido político único y no coali-
gado a otros, la Democracia Cristiana tiene
hacer declaraciones. Yo le daré a usted las
noticias que tenga y acaso mi opinión, por-
(SÉNIOR) consigo a la parte más poderosa del elec-
torado.
que de usted me fio. Este es un momento Con experiencia en cuentas naciona-
en que los políticos tenemos que callar. No les e internacionales. ALLENDE HACIA TRAMPAS «INCONS-
es nuestro momento. Es muy posible que un TITUCIONALES» DESDE LA PRESI-
día publique yo un largo escrito acerca de Imprescindible inglés perfecto. DENCIA
nuestro partido, la Democracia Cristiana,
pero hasta que lo tenga bien decidido, pen- Remuneración según aptitudes. —Yo así lo creo. Pero lo que necesita
sado y madurado no quiero aparecer opi- subrayarse es la participación de los es-
nando en los periódicos. Escribir con «curriculum vitae» y fo- tudiantes de todas las categorías en el
estruendoso movimiento de subversión de
EL «EJERCITO PARALELO» SUPERA- tografía a! Apartado de Correos nú- la sociedad chilena contra el Gobierno
BA EN ARMAMENTOS AL EJERCITO mero 50.259, de Madrid. Absoluta re- marxista. Los militares fueron llamados, y
REGULAR serva. Se contestarán todas las soli- cumplieron una obligación legal, parque el
poder ejecutivo y el jadicial, el Congreso y
—Un hombre muy leal a usted, Juan de citudes. Ref.: Ejecutivo. (30.511.) la Corte Suprema habían denunciado pú-
Carttiona, me contaba él otro día que blicamente que la presidencia y su red-
ABC (Madrid) - 10/10/1973, Página 33
Copyright (c) DIARIO ABC S.L, Madrid, 2009. Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los
contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición
como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa, a salvo del uso de los
productos que se contrate de acuerdo con las condiciones existentes.