Вы находитесь на странице: 1из 3

Ramírez Vázquez Fernando de Jesús

Títulos y Operaciones de Crédito

UNIDAD 18. Excepciones oponibles contra las acciones derivadas de los títulos
de crédito: su reivindicación, cancelación y reposición de los títulos de crédito
en caso de robo o extravío.

18.1. Concepto excepción.

La excepción que supone la existencia de la acción, se dirige a poner un obstáculo temporal o perpetuo
a la actividad del órgano jurisdiccional.
La excepción se define como la oposición que el demandado hace valer contra los presupuestos
procesales, interrumpido el proceso si se trata de excepciones dilatorias. Si las mismas pretenden
lograr la terminación del proceso se habla de excepciones perentorias que implican por consiguiente
un hecho extintivo, una condición que extingue o modifica el proceso.
La defensa por el contrario, es una oposición no a la actividad del órgano jurisdiccional, sino al
reconocimiento del derecho material pretendiendo en la demanda.

18.2. Diferencias entre excepciones propias y excepciones impropias o defensas.

La naturaleza ejecutiva de los títulos de crédito y la necesidad de proteger su circulación y utilidad,


justifican que aquel que no cumple con la obligación de pago, carezca casi de defensas y excepciones
contra la ejecución y la acción correspondiente.
El art. 8 contiene XI excepciones y defensas que no admiten en absoluto la suplencia del derecho civil,
entre ellas el juzgado debe distinguir.
La defensas o excepciones impropias llamadas en la doctrina:
· Personales determinan la inexistencia de la relación jurídica base de la acción
Las excepciones propias llamadas en la doctrina:
· Reales no excluye a la acción sino que la anulan potencialmente
El juzgador está obligado a estimar a la primera de oficio.
Dentro de la clasificación clásica de las excepciones se contemplan:
· Las excepciones perentorias que atañen al fondo del negocio y que tienden a destruir la acción
intentada.
· Las excepciones dilatorias que persiguen la finalidad de colocar obstáculos al proceso y que
provocan su interrupción o terminación.
Con el objeto de enriquecer este tema con los conceptos de uso común en el juicio ejecutivo mercantil,
acudimos a la clasificación general que de las excepciones hace chiovenda.
Atendiendo a las personas puede ser:
a. Absolutas.- las que puedan hacerse valer por todos y frente a todos los participantes en
una relación jurídica (erga omnes)
b. Relativas.- aquellas que sólo determinadas personas pueden oponer a la forma en que ella
fue ejercida.
Atendiendo a su naturaleza:
a. Substanciales.- las que tratan la relación jurídica en si.
b. Procesales.- las que sin negar o pretender destruir la acción, se oponen a la forma en que
ella o definitiva
Atendiendoa sus efectos:
a. Perentorias.- son las que destruyan o anulan los efectos jurídicos de las acciones en forma
perpetua o definitiva
b. Dilatorias.- son los que solo temporalmente impiden el ejercicio de la acción pero no
suspenden el trámite del juicio

18.3. Efectos derivados de la oposición de excepciones propia o dilatorias

No estoy de acuerdo con el planteamiento de este punto, en virtud de que las excepciones propias
anulan potencialmente la acción, luego entonces, son perentorias, porque destruyen los efectos
jurídicos de las acciones en forma perpetua y definitiva, esta situación las hace incompatibles con las
dilatorias que son las que sólo temporalmente impiden el ejercicio de la acción pero no suspenden el
trámite del juicio, en consecuencia por exclusión, no pueden ser confundidas en un mismo plano.

18.4. Efectos derivados de la oposición de excepciones impropias o perentorias

Las excepciones impropias, son conocidas en la doctrina como personales y determinan la inexistencia
de la relación jurídica base de la acción.
En tanto que las excepciones perentorias son las que destruyen o anulan los efectos jurídicos de las
acciones en forma perpetua o definitiva.

18.5. Contra las acciones derivadas de los títulos de crédito sólo proceden las excepciones
contenidas en el artículo 8 de la LGTOC y no las del artículo 1403 del Código de Comercio.

LGTOC art. 8. contra las acciones derivadas de un título de crédito, sólo pueden oponerse las siguientes
excepciones y defensas:
1. Las de incompetencia y de falta de personalidad en el actor;
2. Las que se funden en el hecho de no haber sido el demandado quien firmó el documento;
3. Las de falta de representación, de poder bastante o de facultades legales en quién subscribió el
título a nombre del demandado, salvo lo dispuesto en al artículo 11.
4. La de haber sido incapaz el demandado al suscribir el titulo;
5. Las fundadas en la omisión de los requisitos o menciones que el título o el acto en el
consignado deben llenar o contener, y la ley no presuma expresamente, o que no se haya
satisfecho dentro del término que señala el art. 15.
6. La de alteración de texto del documento.
7. Las que se funden en que el titulo no es negociable;
8. Las que se basen en la quita o pago parcial que consten en el texto mismo del documento, o en
el depósito del importe de la letra en el caso del art. 132 de la lgtoc
9. Las que se funden en la cancelación del título, o en la suspensión de su pago ordenada
judicialmente, en el caso de la fracción II del artículo 45.
10.Las de prescripción y caducidad y las que se basen en la falta de las demás condiciones
necesarias para el ejercicio de la acción;
11.Las personales que tenga el demandado contra el actor.

18.6. Extravío, robo, destrucción, mutilación o deterioro grave de un título de crédito


La ley contiene un procedimiento para proteger los derechos de los tenedores que sufren un extravío,
robo o deterioro de un título de crédito.
Tratándose de títulos al portador el titular tiene derecho sólo a una acción preventiva para que el
obligado en el título le pague el valor de éste una vez que la acción del portador se haya extinguido por
prescripción; y sólo tiene derecho de reposición del título en los casos de destrucción del mismo, y
siempre que hayan quedado elementos materiales suficientes para identificarlo.

Tratándose de los títulos nominativos o de los títulos a la orden, el titular tiene derecho a dos acciones:
la acción reivindicatoria, y en el caso de que ésta sea materialmente imposible por desconocer a la
persona que detenta el título robado o extraviado. La acción de cancelación, en los términos del
artículo 42 cuyo texto es el siguiente: