Вы находитесь на странице: 1из 14

<Las personas en Roma

Dos divisiones de las personas:

La primera:

1. Esclavos y libres:

1.1. Esclavos:

Nacidos o llegan a serlo

Los esclavos lo son según:

 El derecho de gente
 El derecho civil

1.2. Libres:

Ciudadanos y no ciudadanos:

Cuidadanos: Jus Civilatis :

 connubium
 commercium

No ciudadanos o extranjeros: Jus Gentium

 Peregrini
 Latini:
 Latini veteres
 Latini coloniarii
 Latini juniani

1.3. Adquisición del derecho a la ciudadanía:

 Nacimiento :

Hijo nacido exjustis nuptiis

Fuera de la justae nuptiae

 Posterior al nacimiento :

Esclavo

Peregrino

Latinos

2. Ingenuos y libertinos:

2.1. Ingenuos : es el que nace libre y nunca ha sido esclavo


2.2. Libertinos : liberado de una esclavitud legal

Manumitidos:

Ciudadanos

Latinos junianos

dediticios
La segunda: familia
1. Alieni juris (sometidas a la autoridad de un jefe)

2. Sui Juris (dependen de ellas mismas)

La tutela
Curatela
Acerca de los esclavos en la antigua roma:

1) El concepto de persona en la jurisprudencia romana:


La persona es el tipo de ser que tiene la voluntad y la disposición para usar su poder. De
otra forma, es aquel ser que puede representar a la sociedad en que se vive.
En el derecho romano se pueden distinguir 2 tipos:
a) Distinción entre los hombres libres, peregrinos y esclavos.
b) Distinción entre las personas que tienen status dentro de una familia
Desde el punto de vista de Gonzales, la esclavitud en la época romana fue un derecho en
toda regla, generalizándose hasta la caída de Roma y el apogeo de los reinos centrales que
generaron el sistema feudal.(pag, 63). En el desarrollo de las fuerzas productivas
existentes en la época romana y griega, dado que no existía capital, era común que en las
conquistas y las expansiones de los imperios que apenas emergían tomaban parte de la
población para esclavizarla. Dado que en esa época no se podía pensar códigos que
tuvieran que ver con el destino de prisioneros de guerra, o del propio botín por la tierra
arrasada, se pensaba que “los enemigos no tenían ningún derecho y el vencedor tiene el
derecho de apropiarse tanto de las personas que tienen en su poder, como de sus bienes
(capital) (ibid.)
Aparte de los prisioneros y el botín de guerra, también en esta época, era sometida a la
esclavitud aquella persona que no estuviera en los censos, elemento no expandible a los
considerados “bárbaros”.
Las 12 tablas (Lex duodecim tabularum o Duodecim tabularum leges) que es el primer
antecedente o fuente primaria acerca del derecho romano, establece que cualquier
persona que haya cometido robo, era relegada a la misma esclavitud, aunque el propio
legislador podía poner una multa a la persona acusada de robo.
Aunque la esclavitud nunca fue abolida durante el apogeo de Roma, Gonzales hace
mención acerca de ciertos hechos que este sistema político e ideológico fue en declive.
Estos hechos fueron:
1) Las minas, o el uso de los esclavos para las arenas de gladiadores.
2) El auge del cristianismo.
3) La prohibición de Constantino y Justiniano de las batallas en las arenas o el uso de
mano de obra esclava en las minas respectivamente.
4) Cualquier mujer que comercie con algún esclavo (Derrogada bajo el gobierno de
Justiniano) (pag. 78)
La esclavitud en Roma tenía muchas formas de cómo entenderse y establecerse, entre
ellas:
1) Los hijos de mujer esclava, también eran esclavos.
2) Según el Ius Gentium, la cautividad era también se podía ejercer a las personas,
independientemente de que si, los cautivos fueran enemigos declarados de Roma,
o también, personas cuyo origen sean imperios o tribus que no hayan hecho
tratados con el imperio romano (pag 77)
3) Un esclavo se puede volver hombre libre si en dado caso regresa al lugar de origen.
Si tenía bienes, era imposible que volvieran a reestablecerse (pag 77)
Los esclavos no tenían derechos en Roma. En el derecho civil, éste no poseía derechos,
pero éste en el derecho natural, tenía todos los deberes. A pesar de todo, el derecho
natural sí podía clasificarlos, a diferencia de los derechos civiles, que no les relegaba
ninguna posibilidad de reinvindicación de los derechos. Sin embargo, el derecho natural
les dotaba de cierta jurisprudencia. Bajo Justiniano, se logró establecer ciertos
parámetros. Debía de haber un marco normativo para que la cautividad en sí misma fuera
una actividad lucrativa, dado que no había una división de trabajo tan jerarquizada y
compleja como la existente en este siglo, lo que les volvía, a pesar de su prácticamente
“muerte jurídica”, una actividad de suma importancia para renovar las fuerzas productivas
de la roma de la época. Los cambios que usó Justiniano son los siguientes:
a) No poseen derechos políticos.
b) No se pueden casar civilmente.
c) No puede tener propiedades, pero si puede ser propiedad del dueño.
d) No puede actuar justamente.
Estas reglas no eran fijas. Los esclavos que estaban en la función pública sí tenían derecho
de propiedad privada y también de testamento.
La figura del legislador es muy importante. En los principios de la república romana,
cuando no habían más prisioneros que esclavos, dado que las conquistas romanas apenas
tenían un carácter regional, y dado que las tribus y pueblos sojuzgados tenían costumbres
parecidas o del mismo origen que los romanos, los amos y los esclavos tenían relaciones
más amenas, a pesar de su precaria existencia sin libertad. Cuando Roma se expandió a
otras tierras, y el imperio se constituye, los esclavos eran extranjeros con diferentes
cultura y etnia. La condición de estos esclavos es más precaria debido a la desconfianza
cultural, y con respecto al número, se vuelven un peligro para el imperio Romano, cuyo
elemento culminante en la historia, fueron las 3 guerras serviles que amenazaron con la
integridad romana. Los malos tratos en los que eran por lo general, parte de las
relaciones entre amo y esclavo, volvió al legislador, una importante figura, dado que el
interés productivo de los amos es contradictorio con el interés del esclavo. Medidas
tomadas como por ejemplo, la ley pretronia fué la primera prueba en donde el estado
asume cierto proteccionismo frente a la precaria situación de los mismos esclavos. Entre
esas leyes se cita por ejemplo, el derecho al peculio de los esclavos, es decir, a tener
cierto derecho a acumular o ahorrar cierta suma de valor, a pesar de que todos los bienes
pertenecen al dueño.
Acerca de las personas libres:
Las personas libres o ciudadanos del imperio romano eran relegado por la posesión o la
privación del derecho de ciudadanía romana. Este derecho se tuvo que ampliar debido al
carácter multiétnico que tuvo el imperio romano en su máximo apogeo. Un ejemplo que
se puede exponer para ilustrar este concepto son los Foederati: Este concepto engloba, en
la república a cualquier tribu que, siendo aliada de Roma, se esperaba que ayudaran a
Roma militar, política o comercialmente. Este término, durante el imperio Romano se
amplia designando a las personas (generalmente germanos, como Varo, Francos o Alanos)
que prestaban cierto servicio militar, pagaban impuestos, pero tenían plenos derechos
como cualquier ciudadano romano.
Con respecto a los derechos de los propios romanos nacidos bajo la jurisdicción romana,
se puede decir que están todos relegados a la Jus Civitatis, es decir, es partícipe de todas
las instituciones del derecho civil, publico y privado. Se pueden distinguir 2 derechos
primordiales:
a) Connubium: aptitud para casarse (justae nuptiae) que justifica el poder paternal y
la agnación (Justificación jurídica del Pater Familias acerca del poder de éste en la
familia)
b) Commercium: Derecho a adquirir y traspasar las propiedades de las personas.
Estos derechos equivalen a los más importantes dentro del derecho privado. También el
ciudadano romano tenía derechos políticos, los más importantes son:
Jus suffragii: Derecho a votar y ser escogido, ya sea para actividades políticas o religiosas.
Jus Honorum: Derecho a ejercer funciones públicas o religiosas.
Provacatio Ad populum: Derecho a no sufrir una pena capital apelando a los comicios
(comiliatus maximus) (pag 81)
Las personas podían perder el derecho a la ciudadanía por las siguientes circunstancias:
1) Cuando la persona era relegada a la esclavitud
2) Cuando se abandona Roma
3) Cuando hay un exilio.
Hubieron casos muy importantes en la historia de Roma, que por razones pragmáticas más
que por razones inclusivas o culturales se le dio los plenos derechos de ciudadanía a todas
las personas. A partir de ahí hubieron ciertas “facilidades” para que las personas adquirieran
la ciudadanía romana. En la época de Justiniano, los únicos que no poseían la ciudadanía
romana eran aquellas personas que venían de otros lugares (bárbaros) o gente condenada,
o también los propios esclavos
En Roma, el “ingenuo” es aquella persona que ha nacido libre y nunca ha sido esclavo de
derecho. El libertino, a diferencia del ingenuo, es aquella persona que ha sido relegada a la
esclavitud pero pudo recuperar su libertad, pero, esta libertad tiene que haber sido
recuperada por medio del derecho. Pero la codición de libertino no se puede eliminar al
menos que la persona haya sido cautiva de los bandoleros o piratas.
Cada ciudadano latino o peregrino puede ser “ingenuo”. Todas las condiciones que ellos se
supeditan están condicionados por la ley, es decir, gozan de las ventajas que toleran la
condición de ellos mismos (pag. 86).
Por otra parte, el libertino es aquella persona que por medio del derecho, se le establece la
libertad jurídica. Este estado de libertad que es establecida de parte del amo, se le
denomina “manumisión”. Esta manumisión tenía ciertas condiciones: En primer lugar, no
se podía establecer si la persona que liberaba al esclavo tenía menos de 30 años, o por
fraude, ya sea por medio de un sabotaje que dejaba a los amos en la lipidia que no podía
mantener los esclavos. También existían los dedicticios, que eran personas que no podían
tener la libertad plena por ciertos antecedentes (castigos).
Si un amo no tenía herederos, tenía la posibilidad de heredar a su mejor esclavo los bienes
anteriormente adquiridos, siempre y cuando no tuviera menos de 30 años, y no ser un
dedicticio.
Existen diferentes tipos de manumitidos:
a) Latinos Julianos: Poseían el derecho de tener propiedades, pero no el Conubbitum.
No tenían poder de herencia. No podían tener derechos políticos. Sólo podían
adquirir la ciudadanía romana en dado caso tuvieran un hijo con una ciudadana
romana y con 7 testigos con plenos derechos, o también por medio de servicios al
propio estado.
b) Manumitidos dedicticios: Se les asocia con prisioneros de guerra. No se les asocia ni
Conubbitum, ni Commercium. No podían internarse en Roma.
Las tipologías antes mencionadas quedaron en desuso durante el gobierno de
Justiniano, de manera que sólo hubo libertos ciudadanos. (pag 95)
Jus Gentium:
a) Tipología de la persona jurídica en Roma
Estos derechos fueron una necesidad debido a la expansión del imperio romano para
normativizar a todas las personas que existían durante las colonias que caían bajo el imperio
romano. La inspiración de estos códigos reside en el derecho natural (tendencia de las
personas a establecer leyes).
En algún principio de la historia de Roma, los peregrinus estaban fuera de la ley. Dado que
la religión y la fuerza fueron en un principio, aglutinadores del poder romano, y puesto que
el peregrinii no creía en los dioses, eran vistos con suma desconfianza. Sin embargo, la
necesidad y la relación con otras culturas, hizo que Roma buscara la forma de clasificar y
dar carácter jurídico las actitudes hacia los mismos.
Los peregrinii se les concedieron los principios básicos del Ius Gentium, pero no podían
visitar Roma, debían pagar un impuesto especial. Los peregrinii dedicticii, que eran personas
no romanas que vivían en los territorios ocupados por Roma, se les delegó derechos, pero
no tenían todos los que un ciudadano romano de nacimiento disponía. Sólo podían estar en
las legiones menos experimentadas y peor tratadas, pero tenían el derecho de enrrolarse a
las legiones romanas. No podían casarse con ciudadanos romanos, y los hijos de esos
matrimonios no eran reconocidos como ciudadanos de roma.
Los Latinii, eran personas que vivieron en la Liga Latina. Estas personas tenían los derechos
civiles más básicos. Conubbitum y Commercium, pero a diferencia de cualquier persona de
ciudadanía romana, los hijos que nacieran de su estirpe no serían romanos, ni podían haber
relaciones entre los romanos y los latinos. Esta tipología se extiende también hacia los
libertos y los criminales e incluso civiles que se asentaban en las colonias latinas. Se
diferencian de los Latinii coloniarii en el hecho de que, estos se comportaban como
provincias autónomas con leyes independientes, pero muy parecidas al derecho romano y
poseían autonomía administrativa.
Acerca del status de los derechos de familia:
Se pueden distinguir 2 status:
ex justis nuptiis: Significa de Matrimonio legítimo.
Desde el punto de vista del derecho de la época, los hijos que “hayan procreado de justas
nupcias”. Es aquel derecho según el cual, el hijo adquiere después de 10 meses de
celebradas las nupcias, o aquel que, de modo total, tiene una paternidad total y no se puede
probar lo contrario. Estas personas bajo ese derecho, tienen plenos derechos. También se
designa para las personas que, hayan nacido fuera del matrimonio, que para los efectos
civiles, no poseen padre, y la madre no tiene patria potestad, son dueños de sí mismos. Este
derecho permite legitimizar el parentesco entre las mismas familias.
iustae nuptiae: La referencia primaria que define esta parte del código civil del derecho
romano es Modestino, que lo define como “la unión de varón y de la mujer, con la intención
de continuar la vida en común”. Es la ley que permite normativizar los matrimonios y las
uniones de hecho entre hombre y mujer2 El derecho que deviene a partir de esto es el “ius
connubi” que es la capacidad de las personas para contraer matrimonio. Existían diversos
impedimentos en la época, como la impubertad, la castración o la demencia que se les
relegaba de poseer el derecho de ius connubi.
Estos derechos permiten establecer las relaciones entre las familias. Pero cada persona
miembro de una familia también poseía derechos. Dependiendo del tipo de persona, se les
puede clasificar como:
Alieni Juris: Personas sometidas a la autoridad del otro. Engloba 3 casos:
a) Autoridad del padre: Poder de la autoridad del padre con respecto a sus
descendientes que forman parte de la familia civil. Una madre no puede tener la
potestad paternal, aunque a veces no pueda ser el padre quien establezca la
autoridad paternal. Y tiene el poder de mancipar al hijo, derechos absolutos sobre
los bienes de la familia e inclusive, abandonar a sus hijos.
b) autoridad del esclavo:
c) Autoridad del hombre frente a la mujer
Las personas libres que sólo dependen de sí mismas se le llaman “Pater familias” cuyo
derecho le permite sojuzgar a su consanguinidad o los demás tipos de poderes con respecto
a los otros. Las mujeres también podían tener éste mismo status, pero el “manus”
(autoridad del marido) y también el manicipium (deberes responsables entre las personas
libres) eran ejercidos sólo por los hombres. La potestad paternal también les pertenecía.
Este tipo de familias determinadas por un pater familias se le denomina “familias agnáticas”
Sui Juris:
Las personas Sui Juris no están determinadas ni sometidas ni al poder del amo sobre los
esclavos, ni el poder paternal ni de los hombres con respecto a las mujeres.
Se dividen en 2 tipos:
Capaces: Cumplen los actos jurídicos y tienen ellos mismos capacidad de
representatividad.
Incapaces: Personas que el estado les garantiza ayudas para hacer sus labores jurídicas
(Los factores determinantes para determinar a una persona incapaz eran: falta de edad,
sexo de la persona, alteración de las facultades intelectuales y la prodigalidad)
Acerca de la tutela:
Este deber lo tenían:
impúberos sui Juris.
Mujeres.
El tutor no tenía un derecho como un padre si lo tenía para con su hijo. La tutela si se
podía dar siempre y cuando el tutor fuera una persona libre. Estas leyes entraron en
vigencia en el sentido que permitieron que el estado velara por la protección de las
personas que no tenían capacidad suficiente para valerse por sí mismas. Esta persona
tenía la capacidad de educarle, pero no podía expropiar los bienes que anteriormente el
pupila había adquirido. La idea es completar y mejorar la situación general del pupilo en
cuanto al elemento jurídico, ya que se concibe que no puede tener plenos derechos.
Si el pupilo es infante, el tutor debe de representarlo, puesto que no tiene el
disernimiento jurídico y por lo tanto, cualquier herencia en este momento no tiene
legitimidad.
Las reglas que lo definen en este caso, remiten a “auctoritas”. Este concepto determina la
actividad del tutor, pero éste no tiene el poder en dado caso el tutor tiene una herencia
o vende algo, o presta algo. El tutor ni puede disponer de los bienes del pupilo, ni
tampoco de la tierra. El poder de la “gestio” en los tutores nace con el hecho de que los
tutores, asignados por el estado, ayudaban a establecer el patrimonio de los pupilos
Para efectos de las mujeres, en Roma, con respecto al derecho antiguo, las mujeres
estaban en tutela perpetua. Para efectos, hacia el fin de la república, esto se fue
debilitando paulatinamente.
La curatela:
La ley de las XII tablas establece la curatela únicamente para remediar a los
incapacitados. Esta persona tiene la responsabilidad de administrar los bienes de las
personas que protege.
En el derecho romano se reconocen varios tipos
1) Furiosi: Es un hombre privado completamente de razón.
2) Mente Captus: Persona con facultades intelectuales disminuidas.
En el primer caso, la persona asignada tenía el deber de cuidar de los bienes de la otra
persona así como administrarlos racionalmente. Esta es su razón suficiente y tiene que
dar cuentas a las autoridades pertinentes. (pag. 143)
Con respecto a los pródigos se declaran en estado de interdicción poniendo su curatela a
los agnados. La interdicción se aplicaba entonces, nombrando curadores por el pretor en
casos en los que: 1) A todos los que derrochaban la herencia. 2) Aquellas personas que
carecían de agnados y de gentiles y su curador estaba incapacitado (pag 144). 3) A los
manumitidos que empezaban a tener una familia pero su capital es inexistente.
La curatela la establece el magistrado que pronuncia la interdicción.
La ley pretoria, en el hecho de que las personas menores de 25 años sui juris, eran
personas incompetentes, entonces se les estableció una protección para las personas con
ese margen de edad. En ese sentido, cuando la ley del derecho romano no puede resolver
alguna cuestión en particular, el pretor puede intervenir volviendo las cosas a un estado
anterior. Este recurso puede usarse por si un menor sale perjudicado solo por su
inexperiencia, siempre y cuando la acción no fue violenta o con fraude. En ese sentido se
le puede asignar un curador para que lo aconseje.
Con respecto a los impúberos, pueden tener curadores bajo estas circunstancias:
a) Cuando el tutor no puede actuar según “autorictas” por un interés que podría
existir dentro del problema de parte del mismo tutor.
b) Cuando el tutor por alguna razón no puede acompañar al joven
c) Si el tutor se concibe como incapaz.
Un curador tiene parecidas reglas a cumplir que un tutor.
El derecho a la ciudadanía en Roma:

Desde el punto de vista del autor, la cualidad de ciudadano romano se adquiere de 2


maneras, a saber, por nacimiento o por causas posteriores al nacimiento (pag. 85):
Con respecto al nacimiento, las personas tenían que ser de padres romanos. El lugar de
nacimiento no juega papel alguno. Pero,
Si el hijo nació en justas nupcias (ex justis nuptiis) sigue la condición del padre en el
momento de nacer.
Fuera de las justae nuptiae, el hijo sigue la condición de la madre en el día del parto.
Dentro de las causas por las cuales, una persona podía adquirir ciudadanía romana
destacan:
Cualquier esclavo que era dejado libre y por medio de la voluntad del amo con los medios
legales.
El peregrino podía adquirir la ciudadanía romana, en virtud de una voluntad expresa por
una autoridad atinente (manumisión). No necesariamente los peregrinos tenían plenos
derechos en la república, pero si podían tener concesiones políticas, entre ellas el derecho
al voto.

Acerca de la adquisición de la libertad en Roma:


A lo largo de la historia jurídica de Roma, la manumisión ha tenido numerosos cambios.
Pero lo que ha sido una generalidad dentro de la ley romana para otorgar la libertad es 1)
Que la voluntad del propietario sea exactamente la de liberar a la persona, y 2) Que sea
hecha de una forma solemne. Este hecho podía tener 3 formas:
Censu: Inscribir al esclavo dentro de los registros del censo. Sólo se podía obtener la
manumisión con respecto a este método cada 5 años.
Vindicta: El señor, acompañado del esclavo a liberar, con el magistrado y una tercera
persona pueden evocar una reclamación de la libertad del esclavo. El testigo sirve para
afirmar que la persona es libre, y que fue de la voluntad del magistrado y el esclavista
para liberarlo.
Testamento: La voluntad de un ciudadano romano expresada en su testamento según las
XII tablas es incuestionable (pag. 87) y si expresa inclusive condiciones para que el esclavo
quede libre, esas condiciones tienen que cumplirse.
Por estas 3 formas, cada esclavo puede quedar libre y convertirse en ciudadano de roma.
Dado que en la época del apogeo romano, la necesidad de fijar legalmente las condiciones
de los esclavos liberados irregularmente cuyas autoridades sólo podían garantizar una
libertad de hecho y además el creciente numero de libertos por el producto de las guerras
serviles en Roma, fue preciso cambiar las leyes y poner una tipología especial para los
casos más difíciles, creando una nueva clase de libertos y a la vez restringiendo el número
de manumisiones. Por la ley Junia Norbana:
Se denomina latinii julianii aquella personas libertas, pero que no habían sido liberadas
por el proceso legal correspondiente, es decir, son personas semilibres que no fueron
liberados por medio de la voluntad de un propietario. Eran personas que vivían en las
colonias latinas colindantes con la ciudad de Roma.
La ley Aelia Sentia explicaba lo siguiente:
a) Todo esclavo que era liberado antes de los 30 años era un “latino juliano”
b) Sólo puede adquirir la ciudadanía por medio del “vindicta”.
c) Todo esclavo que haya sufrido castigos sólo pueden llegar a ser peregrinos.
(Dedicticios) (pag. 89)
Bibliografía:
Gonzales, J (s/f) Tratado elemental del derecho romano. Editorial Porrúa.
De la Serna, P (1874) Curso exético-histórico del derecho romano. lmprenta de la V.é hijas
de A. Peñuelas, calle de Calatrava.