Вы находитесь на странице: 1из 22

CAPITULO 4

Características de las relaciones

entre esfuerzo, deformación y

resistencia de los suelos y las rocas

4 . 1 Comportamiento de los suelos bajo es­ por constantes como el módulo de elasti­

tados de esfuerzo complejos. cidad y la relación de Poisson, que son

suficientes para definir el comportamiento

La prueba de consolidación unidimen­ del acero dentro de la amplitud de va -

sional y la teoría de la consolidación de riación de los esfuerzos de trabajo. Las cur­

Terzaghi, desarrollada en el capítulo 3, vas esfuerzo-deformación, comúnmente no

ilustra principios importantes. Sin embar­ presentan un comportamiento lineal, y ni

go, los resultados específicos son aplicables siquiera son independientes de la historia

solamente en aquellas condiciones en las de los esfuerzos. La configuración de las

cuales las deformaciones laterales de los curvas y las resistencias máximas de los

suelos son despreciables y, si se va a predecir materiales dependen de la presión lateral.

la rapidez del asentamiento, a casos en que Y a que en los suelos reales obran presiones

el flujo del agua que se escapa es principal­ laterales debidas a la sobrecarga y a otras

mente vertical. Solamente una cantidad cargas soportadas por el suelo, frecuen­

limitada de los problemas que se presentan temente es necesario considerar esta depen­

al especialista en cimentaciones quedan dencia. En algunos casos, las características

dentro de estas estrechas categorías, En la esfuerzo-deformación de los suelos también

mayor parte de los casos ocurren defor­ dependen del tiempo, a veces por el fe­

maciones tanto laterales como verticales y nómeno de la consolidación, y otras, por

tiene lugar flujo de agua tanto vertical tendencias al creep, deformación bajo es­

como lateral. Además, el ingeniero necesita -fuerzos constantes.

investigar el grado en el que su estructura Aun cuando en el caso de la mayor par­

grava la resistencia del material de cimen­ te de los problemas prácticos de rutina no

tación. Por lo tanto, debe valuar no so­ pueden considerarse las diversas comple­

lamente las relaciones entre esfuerzo y jidades con precisión, el conocimiento del

deformación, sino también las condiciones comportamiento del suelo y la roca bajo

bajo las que el suelo puede fallar. varias condiciones bien definidas, permite

· Las relaciones esfuerzo-deformación en la elaboración de procedimientos prácticos

los suelos y en las rocas son usualmente para diseñar y predecir el funcionamiento

demasiado complejas para representarlas de los cimientos reales.

113
114 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

4.2 Comportamiento al corte de masas el esfuerzo cortante t gradualmente, la dis­

granulares idealizadas. torsión, medida por el ángulo 6, también

aumenta ( fig. 4 . 1 b). La distorsión se asocia

Como otros materiales utilizados en la al deslizamiento entre los granos y a un

ingeniería, los suelos disminuyen de vo­ reacomodo gradual de las partículas en una

lumen cuando se sujetan a una presión que configuración más compacta; en conse­

los rodea completamente. Cuando se so­ cuencia, la distancia h entre las placas dis­

meten a esfuerzos cortantes, se distorsio­ minuye. La disminución en distancia ílh

nan; si la distorsión es suficientemente probablemente es mucho mayor que la que

grande, las partículas se resbalan entre sí, y resultaría de la simple aplicación de la

se dice que el suelo falla al corte. Como la presión p.

mayor parte de los suelos puede soportar Si inicialmente los granos están agru­

pados en forma muy compacta (fig. 4. l c),


solamente esfuerzos de tensión pequeños, o

no puede soportarlos en absoluto, rara vez la misma presión p reduce también la dis­

tancia entre las placas, aunque en una can­


se producen esfuerzos de tensión en las
tidad menor que en la disposición suelta.
masas de suelos y, consecuentemente, la
Por otra parte, cuando la distorsión 6
mayor parte de las fallas se producen bajo
aumenta, las partículas no pueden moverse
esfuerzo cortante. Por lo tanto, conocer las
entre sí sin romperse, a menos que la dis­
características de esfuerzo cortante de los
tancia h entre las placas aumente. Si se
suelos es un prerrequisito para la solución
supone que las partículas son resistentes,
de muchos problemas en el campo de las
puede esperarse que las placas se separen
cimentaciones.
algo al aumentar 6, como se muestra en la
Desafortunadamente, aun los conoci­
fig. 4. l d . El esfuerzo cortante t a un valor
mientos necesarios para resolver los pro­
dado de 6, es, en las primeras etapas,
blemas más comunes son algo complejos.

Como la mayor parte de las complicaciones mucho mayor que el de las partículas suel­

surgen debido a que los suelos están for­ tas, pero cuando 6 aumenta mucho, las

mados por partículas, puede adquirirse un partículas se han separado, hasta alcanzar

gran conocimiento respecto al compor­ el mismo grado de compacidad, que el ob­

tamiento real de los suelos, investigando tenido con el acomodo suelto con defor­

maciones grandes de magnitud analóga.


el comportamiento de un conjunto de

partículas toscamente equidimensionales, Por lo tanto, la relación entre t y 6 para el

como las mostradas en la fig. 4 . 1 a. Se acomodo inicialmente compacto muestra

supone que las partículas están confinadas un máximo.

entre dos placas horizontales grandes con Se ve, por lo tanto, que un arreglo

superficies interiores rugosas. Las placas inicialmente suelto de partículas resistentes

permiten aplicar una presión vertical p por se hace más compacto durante la defor­

unidad de área total al conjunto de par­ mación bajo corte, mientras que uno

tículas. Por supuesto, la presión real entre inicialmente más compacto, se hace más

los granos en sus puntos de contacto es suelto. Este comportamiento es una carac­

muchas veces mayor que p. Las placas per­ terística fundamental de todos los granos

miten también la aplicación de un esfuerzo más o menos equidimensionales suficien­

de corte t por unidad de área total del con­ temente resistentes para no romperse. Las

junto. El comportamiento al aplicarse t, arenas y las gravas se aproximan mucho a

depende mucho de la holgura o compa­ este comportamiento. Por razones com­

cidad con la que se hayan acomodado los pletamente diferentes, las arcillas blandas

granos originalmente. tienden a disminuir de volumen durante el

Aunque los granos se tocan entre sí en corte, mientras que las arcillas duras tien­

varios puntos por partícula, pueden aco- den a expanderse. Por lo tanto, el compor­

. modarse de manera que queden muy suel­ tamiento de las arcillas es, en este sentido,

tos, como se muestra en la fig. 4 . l a . Al aplicar análogo al de las arenas.

la presión p, la distancia entre las placas El esfuerzo-deformación de los suelos

disminuye ligeramente. Si luego se aumenta reales puede investigarse mediante pruebas


Pruebas triaxiales y círculo de esfuerzos de Mohr 115

(b)

fmóx=s

;[;::

1 - s

(e) (d)

Figura 4 . 1 . a) Prueba al esfuerzo cortante en una masa de partículas equidimensionales

en estado iniciaÍmente suelto. b J Esfuerzos cortantes t y compresibilidad t:.h/h como fun­

ciones de la distorsión bajo esfuerzos cortantes. e) y d). Relaciones correspondientes para

el mismo material en estado inicialmente compacto.

de corte directo, en aparatos muy parecidos verticalmente a través de la tapa superior.

al mostrado en la fig. 4.1. Sin embargo, La carga axial adicional se aplica por medio

puede obtenerse mejor control de varias con­ de un pistón que pasa a través de la parte su­

diciones de la prueba, ejecutando la llamada perior de la cámara.

prueba de compresión triaxial. En la siguien­ Se colocan piedras porosas en los ex­

te sección, se estudia la técnica e interpreta­ tremos superior e inferior de la muestra,

ción de estas pruebas. mismas que se conectan al exterior de la

cámara con tuberías. Por medio de las

conexiones puede medirse la presión del

4.3 Pruebas triaxiales y cfrculo de agua contenida en los poros de la muestra,

esfuerzos de Mohr si no se permite la expulsión del agua. Al­

ternativamente, si se permite que el agua

En una prueba triaxial, se sujeta una fluya a través de las conexiones, puede

probeta cilíndrica a una presión hidros­ -nedirse la cantidad que entra o sale de la

tática de confinamiento y, además, a una muestra durante la prueba. Al aplicar las

presión axial que puede variarse indepen­ cargas, se mide la deformación vertical de

dientemente de la presión de confinamien­ la muestra con un micrómetro.

to. La prueba, se realiza usualmente, man­

teniendo constante la presión de confi­


Los detalles esenciales del aparato para
namiento y aumentando la presión vertical.
la prueba triaxal se muestran diagramática -
Como el líquido no aplica esfuerzos cortan­
mente en la fig. 4 . 2 . La superficie cilíndrica
tes en la periferia de la muestra, las pre­
de la ·muestra se cubre con una membrana
siones que obran en planos verticales del es­
de hule unida herméticamente a un pedestal
pécimen son esfuerzos principales. Debido a
en el extremo inferior y a una tapa en el su­

perior. El conjunto está contenido en una la simetría, todas estas presiones son iguales

cámara que puede llenarse de agua a cual­ y se designan como pa (fig. 4.3a). El esfuer­

quier presión; esta presión actúa lateral­ zo vertical sobre planos horizontales es tam­

mente en la superficie cilíndrica de la bién un esfuerzo principal, que se designa

muestra a través de la membrana de hule, y por Pi- El esfuerzo P1 puede también con-
116 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

Presión axial

( L1 p por unidad de área)

-p'T ,.'T
1

1
: r Cámara
1 1 1

1 1 1

1 1 1

1 1 1

1 1 1

� Membrana
Presión de confinamiento :

: : impermeable
o presión de cámara
1 1

Pe = P.3 1 1

Muestra 1 1

1 1

1 1

1 1

1 1

1 1 t
Piedra : 1 Mannmetro
1 1

porosa 1 1

1 1

1 1

1 1

Figura 4.2. Detalles principales de la cámara de compresión triaxial.

siderarse como Pa + A.p, donde A.p se cion del plano en el que actúa el esfuerzo

llama diferencia de esfuerzo. Como A.p es principal mayor. Por la forma geométrica

usualmente positiva en las pruebas tria­ de la figura puede demostrarse que el án­

xiales de rutina, Pi es el esfuerzo principal gulo central A O 'D es igual a 2a.

mayor y Pa el menor. La curva esfuerzo­

deformación relaciona la diferencia de es­

fuerzo A.p y la deformación axial unitaria E.


4 .4 Relaciones esfuerzo-deformación en
En cualquier etapa de la prueba, dado
arenas y gravas secas.
que se conocen Pi y Pa pueden calcularse el

esfuerzo normal p y el esfuerzo cortante t


En la fig. 4 . 4 , se muestran los resultados
sobre cualquier plano que forme un ángulo
de dos pruebas triaxiales en arena gruesa
a con el plano sobre el cual actúa el esfuer­
seca. Al principio de cada prueba, el es­
zo principal mayor, de acuerdo con los
pécimen se sujeta a una presión confinante
principios del equilibrio, con las ecuaciones:
igual a Pa (fig. 4.4a). Las deformaciones

asociadas con el esfuerzo Pa representan un


p = !<Pi + Pa) + HPi - Pa) cos 2a 4.la
cambio de volumen y son las mismas en

4. l b todas direcciones. No se dibujanenlafig. 4 . 4 .


= !<Pi - Pa) sen 2a
El esfuerzo axial se va aumentando des­

Estas ecuaciones representan puntos en pués en pequeños incrementos. La relación

un círculo en un sistema de coordenadas entre la deformación axial y la diferencia de

rectangular (fig. 4.3b), en el que el eje esfuerzo vertical A.p para una arena inicial­

horizontal sea el de los esfuerzos principales mente suelta, se muestra en la fig. 4 . 4 b . Al

y el eje vertical es el de los esfuerzos cor­ aumentar la deformación, A.p aumenta con­

tantes. Este círculo se llama circulo de es­ tinuamente sin llegar a un máximo, pero se
fuerzos.
aproxima a un valor límite designado como

Cada punto, como el D, del círculo de resistencia a la compresión. La resistencia a

esfuerzos representa el esfuerzo normal y el la compresión se define usualmente, por

esfuerzo cortan te actuantes en un plano par­ conveniencia, como el valor de A.p a una

ticular inclinado un ángulo a con la direc- deformación unitaria de 2 0 % . Los cambios


Relaciones esfuerw-deformación en arenas y gravas secas 117

(a)

o'o·f (p,+p.,) p

O' D s Í {p1 - p
3)
p,
+�����P�����
f

.....
.,
e: t
Zo:

e

"
§ o
., 8 o' A

-2

(b)

p a p = p , - p .3

P,

Figura 4 . 3 . a J Esfuerzos en un e s p é c i m e n probado en la cámara triaxial e inclinac,ón a

del plano de falla ron la h o ri zo n t a l . /¡ 1 Círculo de esfuerzos de .\1ohr.

de volumen AV que tienen lugar durante el Como un espécimen suelto experimenta

aumento de Ap, se dibujan en la fig. 4.4c una disminución de volumen durante la

como función del volumen original V. El prueba, mientras que uno compacto se

volumen disminuye al aumentar Ap; sin dilata, es posible preparar una muestra en

embargo, en las últimas etapas de la un estado de compacidad intermedia o con

prueba, la rapidez de la disminución del una relación de vacíos tal, que práctica­

volumen se aproxima a cero. Las relaciones mente no experimente cambio de volumen.

correspondientes para un espécimen de Se dice que esta muestra está en la relacum

la misma arena, inicialmente compacta, de vacíos critica. La relación de vacíos

sujeta a la misma presión de cámara Pa , se crítica disminuye algo al aumentar los

muestran en las figs. 4.4d y 4.4e. Al au­ valores de la presión de confinamiento Pa,

mentar la deformación axial, la diferencia El aumento de la presión de confina·

de esfuerzo Ap aumenta a un máximo o miento no altera la forma general de las

valor punta, y luego se reduce gradualmen­ curvas mostradas en la fig. 4.4, pero los

te a un valor límite más pequeño, apro­ valores de la diferencia de esfuerzo corres­

ximadamente igual al valor alcanzado por pondientes a un cierto aumento de defor­

el espécimen suelto en un estado de defor­ mación unitaria crecen aproximadamente,

mación avanzado. Comúnmente, se con· en forma proporcional al incremento de Pa,

sidera al valor máximo de Ap como la resis­ De esta manera, aumentando el confi­

tencia a la compresión del material com­ namiento se aumenta la resistencia de la

pacto. Cuando los valores de Ap son muy arena. También se aumenta la rigidez que,

pequeños, la muestra puede experimentar para esfuerzos muy pequeños, puede re­

una ligera disminución de volumen, pero al presentarse de una manera tosca por la

aumentar Ap el volumen aumenta y se dice tangente a la curva esfuerzo-deformación

que la muestra se dilata. en el origen. La pendiente de esta tangente


118 Esfueno, deformación y resistencia de suelos y rocas

<1

e
t::!

"'

"'
"'
"'
'<:,

(b) (d)
.!)1

<.,

e:


Q

20 o 10 20
Deformación unitaria (%) Deformación unitaria (%)

....
I.J
....
I.J

� Deformación unitaria (%)

10 20
.d V .d V

v o V
o
10 20
Deformación unitaria (%)
.... ....
\J \J
'l>
C)
� (e) (e)

Suelto Compacto

Figura 4 . 4 . a l Esfuerzos <'TI un espécimen de arena gruesa seca en una prueba de compre­

sión tr ia x i a l . h J Relación entre la diferencia de esfuerzo í!i.p y la deformación vertical uni­

taria en una muestra inicialmente suelta. r ) Relación entre el cambio de volumen y la de­

formación vertical unitaria para la misma muestra inicialmente suelta. d) y e). Relaciones

correspondientes para la muestra inicialmente compacta.

( esfuerzo por unidad de deformación) se minarse por medio de cálculos empleando

llama módulo tangente inicial E;. Para los esfuerzos principales observados Pi y Pa­
arenas sueltas, E; aumenta directamente La manera más fácil de hacer el cálculo es

con p 3, como se muestra en la fig. 4 . 5 . Para emplear el circulo de esfuerzos de Mohr. Si

arenas compactas, E; aumenta rápidamen­ los esfuerzos principales Pi y p3 correspon­

te con Pa cuando Pa es pequeño, pero para den a un estado de falla en el espécimen,

presiones de cámara grandes, la rapidez del cuando menos un punto del círculo de es­

aumento disminuye a un valor comparable fuerzos (fig. 4.3b) debe representar una

al de las arenas sueltas. combinación de esfuerzos normal y de corte

que causen la falla en algún plano de dicho

espécimen. Además, si se conocen las coor­

4.5. Diagrama de ruptura de Mohr denadas de ese punto, puede determinarse

la inclinación del plano en el que se pro­

La resistencia al esfuerzo cortante del dujo la falla, si se conoce el ángulo a.

suelo no se mide directamente por medio de Si se ejecuta una serie de pruebas con

pruebas triaxiales, sino que deben deter- diferentes valores de p3 y se construye el


Resistencia al corte de arenas y gravas secas 119

sección e con el eje de los esfuerzos cortan­

tes. Como todos los valores de la resistencia

al corte t, correspondientes a la línea de

ruptura representan falla, se designan como

valores de la resistencia al esfuerzo cortan­

tes; y el eje vertical en la fig. 4.6a. se llama

eje de la resistencia al esfuerzo cortante. Si

se considera recta la línea de ruptura,

puede representarse por:

Presión de cámara. � , tons/m?


s = e + p tan q, 4.2

conocida con el nombre de ecuación de


Figura 4 . 5 . Relación entre el módulo tangente inicial y

Coulomb.
la presión confiante en arenas (según Scheidlg, 1 9 3 1 ) .

Por las propiedades geométricas de la

fig. 4.6b, puede verse que para cualquier

círculo de falla:

círculo de esfuerzos correspondiente a la


2a = 90° + q,
falla para cada una de las pruebas, cuando

menos un punto en cada círculo debe re­


Por lo tanto, el ángulo entre los planos en
presentar los esfuerzos normal y de corte
que ocurre la falla y el plano en el que ac­
asociados a la falla. Al aumentar el número
túa el esfuerzo principal mayor es:
de pruebas indefinidamente, es evidente

que la envolvente de los círculos de falla

(fig. 4.6a), representa el lugar geométrico a = 45° + !. 4.3


2
de los puntos asociados a la falla de las es­

pecímenes. A la envolvente se le conoce con

el nombre de linea de ruptura para el


4.6. Resistencia al corte de arenas y
material dado, bajo las condiciones es­
gravas secas.
pécificas de la serie de pruebas. Para los

materiales en general, la línea de ruptura


Las líneas de ruptura para las arenas y
puede ser curva, y puede tener una inter-
gravas secas pasa por el origen del dia­

grama de ruptura; por lo tanto, la intersec­

ción e es igual a cero. Si el material está


"
� suelto, la línea de ruptura es recta y puede

representarse con precisión con la ecuación:


1
(a)

s � p tan t/>d 4.4


i

en la que t/>d es el ángulo que forman la


1
·

línea de ruptura y el eje p. Para los mismos


� �....L����....LL-����.L.,-L-���...L..
materiales, cuando están compactos, la
Esfuerzo normal. p
línea de ruptura tiene una ligera curvatura

hacia abajo, pero para fines prácticos, en la

ingenieria de cimentaciones, puede tam­

bién representarse por la ec. 4 . 4 .


(b)

En gravas, arenas, arenas limosas, y

limos inorgánicos sin cohesión, el valor de

p t/>d depende principalmente de la capacidad

relativa, de la distribución granulométrica,

Figura 4 .6. o) Diagrama de ruptura de Mohr. bJ y de la forma de los granos. Puede estimar­
Relación entre los ángulos q, y
se utilizando la tabla 4 . 1 .
120 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

2•
Tabla 4.1 Valores Representativos de <Pd para Pi = 19.5 X 3.54 = 69.1 tons/m

Arenas y Limos
Por lo tanto, la muestra debe fallar a una

presión vertical de aproximadamente 6 9 . 1


Grados
2•
19.5 = 4 9 . 6 tons/m
Material

Suelto Denso

4.7 Influencia del agua de los vacíos.


Arena, de grano redondo uniforme 2 7 . 5 34

Arena, de granos angulosos, bien 33 45 La sola presencia del agua en los vacíos

graduada de una arena o grava, no produce ordi­

Grava arenosa 35 50 nariamente cambios importantes en los

Arena limosa 27-33 30-35 valores de tl>d dados en la tabla 4.1. Por

Limo inorgánico 27-30 30-34


otra parte, si se desarrollan esfuerzos en el

agua de los poros, pueden producirse cam­

bios en los esfuerzos efectivos, con lo cual la

resistencia al esfuerzo cortante y las rela­

PROBLEMA ILUSTRATIVO ciones esfuerzo-deformación pueden alte­

rarse radicalmente. El que se produzcan o


Se va a efectuar una prueba triaxial
no las presiones de poro depende de las
drenada en una arena uniforme y compac­
características de drenaje de la masa de
ta, con granos redondeados. La presión de
suelo y de la tendencia del suelo a dilatarse
2.
confinamiento Pa será de 19.5 ton/m ¿A
o contraerse. Por ejemplo, la arena seca y
qué presión vertical debe fallar la muestra?
suelta con las características de compre­
Solución. Sis = p tan é , puede verse del
sibilidad representadas en la fig. 4 . 4 c , tien­
croquis que:
de a disminuir de volumen al aumentar 1:;.p

Si los vacíos están llenos de agua y si cada

s incremento de /:;.p es pequeño y se aplica

mucho tiempo después que su antecesor, el

agua difícilmente impide la tendencia del

volumen a disminuir. Entonces, la presión

de poro permanece esencialmente igual a

cero durante toda la prueba y no tiene in­

o fluencia en el comportamiento de la mues­


f'
.1 ,p { f'
tra. Cuando una prueba se efectúa en estas

P!_ =
oc v cs O C + O C s e n q, condiciones, se dice que es una prueba S,

una prueba lenta, o una prueba drenada.


Pa OC-AC OC - O C s e n q,
En realidad, las pruebas drenadas cons­
l + sen q,
tituyen los medios más seguros para obtener
l - sen
ti> la curva de cambio de volumen (fig. 4.4c),

midiendo el volumen de agua que sale de


De donde, por transformaciones trigo·
un espécimen saturado, al efectuar la
nométricas:
prueba. Si se hace una prueba drenada en

un espécimen compacto, el agua penetrará

J¿i = tan
2
(45° + !) 2
en el espécimen cuando se dilate pero, de
Pa 2 tan [45° - ( tl> / 2 ) ]
nuevo, como se permite el tiempo suficiente

para que entre agua después de cada


De acuerdo con la tabla 4 . 1 , el valor de t/>d
pequeño incremento de /:;.p, la presión de
será de 3 4 ° . Por lo tanto,
poro permanece prácticamente en cero. Por

lo tanto, las características esfuerzo­


2
tan ( 45° + ��) = tan
2
(45° + 17°) deformación son idénticas a las mostradas

en las figs. 4.4d y 4.4e para el mismo


1.8812 = 3.54
material en estado seco bajo la misma

Por lo tanto, presión en la cámara Pa.


Influencia del agua de los vacíos 121

Por otra parte, puede efectuarse una 4. 7 e . La presión de poro se mide con res­

prueba triaxial en la que no se permita la pecto a la del agua antes de cerrar la vál­

disipación de la presión de poro, después de vula y de que se aplique cualquier diferen­

que se haya puesto la muestra en equilibrio cia de esfuerzo. De esta manera, un valor

hidráulico bajo la presión de confinamien­ negativo no implica necesariamente tensión

to, p3• A esta prueba se le llama prueba R en el agua sino, por el contrarío, un esfuer­

o prueba consolidada rápida. Cuando se zo menor que el original.

hace una prueba R en una muestra inicial­ Sí se usan los valores de Pi y h en la

mente saturada, se aplica primero la falla para construir círculos de esfuerzos

presión de la cámara p3 y se deja abierta la


de Mohr, que permitan obtener la línea de
válvula V (fig. 4.2) hasta que se disipa la
ruptura correspondiente a una serie de
presión de poro en la muestra. Después se
pruebas R en arena o grava, es probable
cierra la válvula, con lo que se impide la
que los resultados se parezcan a los mos­
entrada o salida de agua de la muestra. trados por las líneas de rayas de la fig. 4.8.

En una arena suelta comparable a la es­ En especímenes sueltos (fig. 4.8a) la línea

tudiada en conexión con las figs. 4.4b y de ruptura se curva ligeramente, mientras

4 .4c, la relación entre la diferencia de es­ que en los compactos (fig. 4.8b), la cur­

fuerzos Ap y la deformación axial unitaria vatura es pronunciada. Al aumentar la

está representada por la fig. 4. 7 b . Las or­ compacidad relativa, el considerar lineal la

denadas son siempre más pequeñas que las relación entre la resistencia al corte y el es­

correspondientes a la prueba S (fig. 4.4b ). fuerzo normal va siendo menos preciso; en

Si la válvula V no estuviera cerrada, la las arenas compactas, la discrepancia es tan

muestra experimentaría una disminución grande que no se puede tolerar. Por otra

de volumen. Sin embargo, como el agua no parte, si las presiones de poro ud¡ se han

puede escapar de los vacíos, no puede medido en la falla durante las pruebas, los

ocurrir ninguna disminución de volumen, círculos de Mohr pueden dibujarse en fun­

en cambio, la presión aumenta en el agua ción de esfuerzos efectivos en la falla. El es­

de los poros. La relación entre la defor­ fuerzo principal mayor Pi es igual a Pi -

mación axial unitaria y la presión en los ud¡, y el esfuerzo principal menor p3 es

poros Ud asociada a la diferencia de esfuer­ igual a P» - udf· Estos círculos y las líneas

zo Ap se muestra en la fig. 4.7c. Si la de ruptura correspondientes se indican en

muestra está lo suficientemente suelta, Ud las líneas sólidas de la fig. 4 . 8 . S e ha encon­

para las grandes deformaciones puede acer­ trado que las líneas de ruptura basadas en

carse a Ap; es decir, casi toda la diferencia los esfuerzos efectivos son, para todos los

de esfuerzo puede ser soportada por el agua fines prácticos, idénticas a las obtenidas en

de los poros y puede ocurrir solamente un los mismos materiales con las pruebas S.

pequeño aumento en el esfuerzo efectivo. Por lo tanto, si se escribe la ec. 4 . 3 :

Si se hace una prueba rápida consoli­

dada en una arena compacta, se logran los s = p tan 'Pd = (p - UtJ¡) tan 'Pd 4.5

resultados mostrados en las figs. 4. 7d y

4 . 7 e. Las ordenadas de la curva que re­ en función de los esfuerzos efectivos, es

laciona la diferencia de esfuerzos y la defor­ igualmente válido para expresar los resul­

mación (fig. 4.7d) son mayores que las tados de las pruebas S o R . Además, la in­

correspondientes a la prueba S (fig. 4.4d). clinación 'Pd de la línea de ruptura puede

Si no se cerrara la válvula V, la muestra, considerarse una propiedad del suelo, in­

después de una pequeña compresión inicial, dependiente de las condiciones de la

experimentaría un aumento de volumen. prueba. Se le llama ángulo de fricción in­

Sin embargo, como la válvula cerrada im­ terna o, más específicamente, ángulo de

pide que el agua entre a los vacíos, el fricción interna en prueba drenada.

aumento de volumen no puede ocurrir y se En la fig. 4.8 se indica que, dentro de

desarrolla una presión de poro negativa. La un intervalo grande de presiones, la resisi

relación entre la deformación axial y la tencia al esfuerzo cortante de una arena

presión de poro ud se muestra en la fig. suelta en pruebas R es menor que en las


122 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

(a)

(b)

/O 20 o 10 20

Arcilla
+

(e)

20

. lJ.eformación unítsríe (%)

Deformación unitaria (%)

Arena suelta o arcilla poco Arena compacta o

sensible norma/menee consolidada arcilla preconsolidada.

Figura 4.7. Resultados de pruebas triaxiales consolidadeas rápidas (pruebas R). a)

Esfuerzos actuantes en el espécimen. b) Relación entre la diferencia de esfuerzos t;.p y la

deformación axial unitaria para arena suelta o arcilla normalmente consolidada de baja

sensibilidad. e) Presiones de poro en las mismos t1spec1menes en función de la deforma­

ción. d) y e) Relaciones correspondientes para arena compacta o arcilla preconsolidada.

pruebas S, mientras que lo contrario se seguridad habrá tiempo suficiente para que

aplica a las arenas compactas. Las condicio­ las presiones de poro se disipen debido a la

nes de drenaje cuidadosamente controla­ carga; por lo tanto, los resultados de las

das en el laboratorio representan dos lími­ pruebas S serán aplicables. Por otra parte,

tes extremos: el ajuste completo de la presión si una máquina pesada de autopropulsión

de poro en las pruebas S, y la ausen­ va a cruzar rápidamente una masa de arena

cia completa de ajuste en las pruebas R. En saturada muy fina, los resultados de las

el campo, es probable que prevalezcan gra­ pruebas R pueden ser los más adecuados. Si

dos de ajuste intermedios, con valores inter­ la arena es suelta, la falla puede ocurrir an­

medios de la resistencia al esfuerzo cortan­ tes de que haya tiempo para un drenaje

te. El ingeniero debe elegir valores apro­ apreciable. Si la arena es compacta, puede

piados a las condiciones de su problema. ser posible que la máquina cruce rápi­

Por ejemplo, si se va a cargar gradualmente damente con seguridad, mientras que

una pequeña zapata construida sobre arena puede hundirse excesivamente si pasa tan

gruesa abajo del nivel freático, con toda lentamente que la arena pueda dilatarse.
Comportamiento de los suelos finos 123

solidadas se parecen mucho a las de las

arenas compactas, excepto porque la di­

ferencia de esfuerzo para una arcilla


--
.,---.,....... -- ....
-- - - """'- Esfuerzos totales
preconsolidada en una prueba R alcanza

' un valor máximo y luego disminuye como

' \ (O) muestra la fig. 4. 7d. En las pruebas R de


1
las arcillas normalmente consolidadas, se

desarrollan presiones de poro positivas,

mientras que las arcillas preconsolidadas

tienden a dilatarse y a desarrollar presiones

de poro negativas. La línea de ruptura para


Esfuerzos totales � .,,...

los limos y arcillas normalmente consoli­


/ .,,, -- Esfuerzos efectivos
dados puede expresarse todavía en función

/
/
-- -- de los esfuerzos efectivos, por la ec. 4 . 5 . Las
/

;?-
arcillas preconsolidadas, pueden poseer
,,
;'

, resistencia significativa al esfuerzo cortante,

aun en las pruebas S e n las cuales la presión


Esfuerzos normales, p
de la cámara Pa sea cero. Como aproxi­

mación tosca, la línea de ruptura corres­

pondiente a presiones de cámara menores

Figura 4.8. a) Círculos de falla y líneas de ruptura que la carga de preconsolidación puede ex­

para pruebas triaxiales consolidadas rápidas ( R) en presarse como:


arena suelta s a t u r é-I d a . Las líneas de rayas i n d i c a n re­

sultados en función de los esfuerzos totales y las líneas


s = c1 + p tan cf>a c1 + (p - Ua¡) tan cf>a
llenas en función de los esfuerzos efectivos. b)
4.6
Resultados correspondientes a arena compacta satu­

rada.
en la que, para una arcilla dada, se en­

cuentra que c/>d es aproximadamente cons­

tante, pero se ha encontrado que c1 depen­

de de la carga de preconsolidación.
Los aspectos prácticos de la selección de
En la mayor parte de los problemas de
valores adecuados de la resistencia al es­
cimentaciones en los que interviene la falla
fuerzo cortante para proyecto se resumen al
de los suelos finos saturados, las ecs. 4.5 y
final del capítulo.
4.6 tienen poca aplicación directa, porque

la presión de poro ud¡ no puede valuarse

fácilmente. Usualmente, es más convenien­

4.8 Comportamiento de los suelos finos te efectuar pruebas de tal manera, que se

incorpore la influencia de la presión de

Presiones en los poros durante la distorsión poro en los resultados. En muchos casos,

bajo esfuerzo cortante. La mayor parte de ayuda mucho al criterio del ingeniero el

los suelos finos naturales contienen can­ conocimiento del comportamiento del suelo

tidades apreciables de agua; muchos están en condiciones en las que no hay disipación

casi o completamente saturados. Por lo de la presión de poros. Por lo tanto, este

tanto, la resistencia de los materiales sa­ tema merece tratarse con mayor detalle.

turados es una cuestión de considerable im­ Condición cf> = O En la fig. 4.9a, el cír­

portancia práctica. culo de esfuerzos designado A representa los

Aunque las causas físicas de los fenó­ resultados de una prueba R en una arcilla

menos son diferentes, las relaciones esfuer­ blanda saturada. La abscisa de la extre­

zo-deformación para limos y arcillas nor­ midad izquierda del diámetro, es el esfuer­

malmente consolidadas, de baja a mo­ zo total Pa en el momento de la falla; la del

derada sensibilidad, tanto en las pruebas S extremo derecho es el esfuerzo axial total en

como en las pruebas R, son semejantes a las la falla, p¡. El diámetro del círculo es !::.p¡,

de la arena suelta (figs. 4 . 4 b , 4.4c, 4.7b, y donde el subíndice denota las condiciones

4.7c). Las relaciones para arcillas precon- del esfuerzo que corresponde a la falla.
124 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

La presión de poro en la muestra en el La presión de poro puede determinarse

momento de la falla, puede valuarse de dos también utilizando la ec. 4.5 si 'Pd es in­

maneras diferentes. Puede determinarse dependientemente conocido, por ejemplo,

por medidas directas, en cuyo caso, la por medio de una serie de pruebas dre­

prueba se designa como prueba R.- Como la nadas, tipo S. La línea de falla en términos

presión de poro Ud¡ actúa con igual inten­ de esfuerzos efectivos está representada por

sidad en todas direcciones, el esfuerzo prin­ la línea recta llena trazada desde el origen

cipal efectivo menor es fJa = Pa - Ud¡ y el con el ángulo 'Pd· El círculo de falla para la
esfuerzo principal efectivo mayor es f'J1 = prueba R , dibujado en términos de esfuer­

p1 - udf· Por lo tanto, el círculo de esfuer­ zos efectivos, debe ser tangente a esta línea

zos construido en función de los esfuerzos de falla. Por lo tanto, el círculo esfuerzos

efectivos en la falla, se desaloja a la izquier­ efectivos correspondientes a la prueba R es

da del círculo de esfuerzos totales A , una el círculo E. La distancia horizontal entre el

distancia Udf· El círculo de esfuerzos efec­ círculo E y el A representa la presión de

tivos que corresponde a las condiciones


poro Udf·

de falla, está representado por el círculo El círculo de esfuerzos totales A corres­

de línea llena E. Como p¡ = P1 - Pa = ih ponde a una prueba R en la que la presión

- pa, el círculo de falla para una prueba de poro, antes de la aplicación de la carga

dada tiene el mismo diámetro, ya esté cons­ axial era cero y la presión de poro al final

truido en función de esfuerzos efectivos o de la prueba era udf· Sin embargo, si des­

esfuerzos totales. pués de la consolidación inicial bajo la

(a)

Esfuerzos efectivos

,, - - ,
/' .....

/ -, A
/ \
\
I I

(b)

Esfuerzos normales p

Figura 4 . 9 . n) Esfuerzos efectivos v totales en la falla; pruebas R realizadas en suelos fi­

nos saturados. b) Diagrama que i l u s t r a el concepto ,t, = O.


Comportamiento de los suelos finos 125

presión de cámara fJa , este valor- se hace después de la aplicación del esfuerzo. Es

aumentar en ua sin permitir drenaje, la decir, que prevalecen las condiciones no

presión de poro en la muestra antes de la drenadas o <J, = O Así, si se extrae una

aplicación de la carga axial hubiera sido muestra inalterada sin cambiar de hu­

Ua y la presión de poro en la falla hubiera medad, y luego se prueba, permaneciendo

sido Ua + Udf· El círculo de falla correspon­ constante la humedad, ya sea a la com­

diente hubiera sido el B (fig. 4 . 9 b ) . Sin em­ presión simple, o sin consolidación bajo una

bargo, el círculo de esfuerzos efectivos presión en la cámara de Pa + ua, la resis­

hubiera sido todavía E. Como podría tencia al esfuerzo cortante del suelo in situ

haberse elegido cualquier cambio Ua en la puede tomarse como la mitad de la resis­

presión de la cámara, se deduce, que si se tencia a la compresión simple. A las prue­

consolidan varias muestras bajo la misma bas que satisfacen esta condición se les

presión en la cámara fJa y luego se pro­ llama pruebas rápidas, no drenadas o

baran en condiciones no drenadas a di­ pruebas Q. Por lo tanto, como consecuencia

ferentes presiones de cámara, la línea de


del concepto q, = O l as pruebas Q y es­
falla en términos de esfuerzos totales es una
pecialmente la prueba de compresión sin
horizontal. Puede expresarse simplemente
confinar toma una importancia práctica
por:
grande. Las pruebas de veleta en el campo

o en el laboratorio, si se ejecutan con su­


s = e = HP1 - h) 4. 7a
ficiente rapidez, son también pruebas Q,

Como la línea es horizontal, las circuns­ con las cuales puede determinarse la resis­

tancias anteriores se conocen como con­ tencia máxima s = c.

dición q, = O (Skempton 1948). Como las La resistencia al esfuerzo cortante deter­

pruebas de compresión no confinadas son minada por medio de pruebas Q en arcillas

simplemente pruebas triaxiales en las que el inalteradas es siempre conservadora, si las

esfuerzo principal menor Pa es cero (círculo condiciones en el campo produjeran al fin

C en fig. 4 . 9 b ) , la resistencia al esfuerzo una disminución de la humedad o de la

cortante en la condición <J, = O puede consolidación de la arcilla. Por ejemplo,

valuarse con pruebas de compresión simple debajo de una z apata, es probable que

como: ocurra consolidación bajo la carga aplicada

y, en consecuencia, es probable que la


s = e = !q,. 4.7b
resistencia aumente con el tiempo. Si se in­

Las condiciones q, = O se satisfacen ducen además presiones de poro positivas

solamente si el cambio en la presión de por los esfuerzos cortantes, se crea otra ten­

cámara Ua no se asocia con ningún flujo de dencia más a la consolidación. Por lo tanto,

agua en la muestra. Como el suelo está una determinación de la capacidad de car­

saturado, esta restricción es equivalente al ga de la zapata tomando como base las

requisito de que, después de que se ha pruebas Q está del lado de la seguridad.

llegado al equilibrio bajo la presión de Por otra parte, la arcilla situada debajo de

cámara fJa, no se permite ningún cambio en una excavación profunda puede tender a

la humedad de la muestra. Puede también expanderse debido a la disminución de es­

sacarse en conclusión que la resistencia al fuerzo producida por la remoción de la

esfuerzo cortante de una arcilla saturada, sobrecarga. Si la tendencia a la expansión

con un cierto grado dado de perturbación, excede a la tendencia a la consolidación,

tiene el mismo valor cualquiera que sea el como resultado de las presiones de poro in­

método de prueba, siempre que la hu­ ducidas por los esfuerzos cortantes, el con­

medad de la arcilla permanezca constante. tenido de agua de la arcilla puede aumen­

En conexión con suelos que tengan per­ tar y la resistencia al esfuerzo cortante dis­

meabilidades tan bajas como las que tienen minuirá correspondientemente. No es

la mayor parte de las arcillas y algunos probable que ocurran estas condiciones en

limos, hay muchos problemas prácticos en el campo, debajo de las excavaciones con

los que la humedad no cambia en forma profundidades de uno o dos pisos en arcillas

importante durante un tiempo apreciable normalmente consolidadas o ligeramente


1 26 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

preconsolidadas. Sin embargo, si ocurren,

las resistencias al corte deducidas de las

prueb is Q, ya no están del lado de la se­

guridad.

El concepto cf, = O y el uso de las

pruebas Q sería también válido para las ar­

cillas preconsolidadas, si en el campo no

hay oportunidad para cambiar la hume­

dad. Sin embargo, las fuertes presiones de

poro negativas, asociadas a relaciones de


(b)
preconsolidación muy altas crean una ten­
0.6
dencia en el suelo a expanderse, con lo que .,, i>
¡...,
se reduce la resistencia. Así, en la mayor
...<
parte de los problemas prácticos, el concep­ .

-
.
e �
to cf, = O para una arcilla preconsolidada
s: .... .
t>
conduce a resultados del lado de la inse­ 0.2
¡;,·0.10+0.txUip
��
guridad. Por lo tanto, excepto para re­

laciones de preconsolidación tan bajas o


o 20 60 80 /00 120
como posiblemente de 2 a 4, el concepto
lndícc de plasticidad (%J

cf, = O no debe usarse en arcillas precon­

solidadas. Figura 4.10. n) Diagrama de ruptura que ilustra la

Muchas arcillas duras saturadas con­ constancia de la relación c/p3 en muestras de arcilla

normalmente consolidadas, bajo diferentes presiones


tienen redes de grietas capilares o super­
de c á m a r a . h J Relación entre c/p,. y el índice de plasti­
ficies de resbalamiento. La resistencia al es­
cidad.
fuerzo cortante de los depósitos de esta clase

depende de la influencia de esos defectos.

En algunos casos, se ha encontrado que son


evidente que, para muestras de un material
útiles pruebas triaxiales hechas en espe­
dado consolidadas bajo diferentes presiones
címenes grandes que incluyan un número
de confinamiento, la relación e /pa es una
representativo de tales singularidades, para
constante.
determinar la resistencia al esfuerzo cortan­
En un depósito natural de suelo sedi­
te de la masa. La presión de cámara usual­
mentario normalmente consolidado, los es­
mente se toma igual a la presión de la
fuerzos de consolidación difieren en las
sobrecarga que actuaba sobre la muestra
direcciones horizontal y vertical. Esta con­
cuando estaba en el terreno. Pueden ob­
dición introduce una complicación en la in­
tenerse datos más seguros por medio de
terpretación, pero, sin embargo, nunca se
pruebas de carga a gran escala o de ex­
ha encontrado que exista una relación cons­
cavaciones de prueba en el campo.
tante entre los valores de e determinados

por las pruebas Q, y la presión vertical

Relación e/ p. El concepto cf, = O lleva a un efectiva de la sobrecarga sobre planos

útil corolario. De acuerdo con la ec. 4 . 5 , las horizontales. A esta relación se le llama e/
resistencias de muestras normalmente con­
p,. o en forma abreviada, relación c!p.
solidadas se definen por la línea de falla:
Además, se ha encontrado una relación es·

tadística válida entre e /p,. y el índice de


s = p tan c/>d 4.5
plasticidad para arcillas sedimentarias nor­

malmente consolidadas (Skempton, 1948;


En la fig. 4. lOa, se muestra un círculo de
Bjerrum y Simons, 1960). La relación se
falla en términos de esfuerzos efectivos para
muestra en la fig. 4. l O b . Puede deter­
una de una serie de pruebas no drenadas.
minarse su valor aproximado con la e c . :
La presión de cámara bajo la que se con­
e
solidaron todas las muestras de la serie es
- = 0.10 + 0.004/ P 4.8
pa. El valor de s correspondiente al concep­ p..

to cf, = O es el radio e del círculo. Es donde Jp se expresa como porcentaje.


Resistencia al corte de los suelos no saturados 127

Esta relación es útil cuando menos de � IO'r-���,.....���,..-���.-����


,;
Grado de saturación inicial Sr
dos maneras. Si se sabe que un depósito ha e:

sido normalmente consolidado, los valores �
¡¡ 611•
e
de e para los diferentes mantos del depósito
�i51--���1--�...,,.......F-������---1
pueden estimarse aproximadamente to·
11 �
mando come base las pruebas para deter­
!]
minar los límites de Atterberg en muestras ·¡¡

§ o..._��__....._��__.....___,"""'-=-..__��---'
alteradas. Por otra parte, si se han deter­
·� O 5 'º 15 20

minado valores de e y de Ip por pruebas,


"
ec Esfuerzo normal total, p (kglcm
2)

la relación puede usarse para juzgar si el

depósito está preconsolidado, y de una Figura 4.11. Re s u l t a d o s de pruebas Q en muestras

manera cualitativa, qué grado de precon­ parcialmente saturadas de arcilla inorgánica, compac­

solidación puede tener. tas a pesos volumétricos secos iguales.

4.9. Resistencia al corte de los suelos no cial es muy curva. Cuando los grados de

saturados saturación iniciales aumentan, las resisten­

cias disminuyen. Además, para un grado de


Las relaciones entre el esfuerzo normal
saturación inicial dado, los aumentos de
efectivo y la resistencia al esfuerzo cortante
presión producen compresión del aire de los
en los suelos no saturados, no son demasiado
vacíos y, también, aumenta la solubilidad
diferentes a las de los suelos saturados. Sin
del aire en el agua. En consecuencia, el
embargo, para la valuación de la resistencia
grado de saturación aumenta. En muestras
al esfuerzo cortante tomando como base es­
con grados iniciales de saturación elevados,
tas relaciones, se requiere conocer la presión
Sr puede llegar a 100 por ciento a una
de poro, no solamente en el agua contenida

en los vacíos, sino también en el aire que presión comparativamente baja, en la que

ocupa el resto de los mismos. La presión de se satisfagan las condiciones q, = O y la

poro del aire y la presión del agua pueden línea de falla en términos de esfuerzos

tener valores muy diferentes, debido a la totales llega a ser horizontal.

tensión superficial en las interfases del aire y Ordinariamente, un terraplén compac­

del agua. Debido a las dificultades existentes tado se tiende con una humedad cercana a

para valuar estas presiones, la técnica ordi­ la óptima; este valor corresponde a una

naria consiste en investigar la resistencia de condición de saturación parcial. La resis­


suelos parcialmente saturados por medio de
tencia en el momento de la compactación,
pruebas triaxiales en las que solamente se mi­
depende para un procedimiento de com­
den esfuerzos totales y, en las cuales se trata
pactacióri determinado, de la humedad de
de que las condiciones en que se hacen las
colocación. Esto se ilustra por los resultados
pruebas en el laboratorio sean un duplica·
de las pruebas Q en una arcilla limosa (fig.
do, tan aproximado como sea posible, de
4.12a), cuya curva de compactación
las que se prevén en el campo. En muchos
aparece en la fig. 4.12b. Sin embargo,
casos, las pruebas Q resultan apropiadas.
finalmente el terraplén casi se satura o se
La humedad de cada muestra se mantiene
satura completamente. La resistencia des­
constante. Sin embargo, ocurren cambios
pués de la saturación puede diferir mucho
volumétricos, debido a la compresión del
de la de construcción, como se muestra en
aire en los vacíos.
la fig. 4 . 1 2 a , y se requiere una investigación

En la fig. 4 . 1 1 se muestran los resultados por medio de pruebas adecuadas hechas en

típicos de varias series de pruebas Q en el suelo saturado. Las relaciones represen­

muestras de una arcilla inorgánica ( CL) tadas en la fig. 4.12, difieren mucho para

(Casagrande y Hirshfeld, 1960). Todas las suelos diferentes, y para los mismos suelos

muestras se compactaron al mismo peso sujetos a diversos procedimientos de com­

volumétrico seco. La línea de falla para las pactación (Seed y colaboradores, 1960).

muestras con bajo grado de saturación ini- También dependen de que el cambio de
128 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

!116,--�.-----:.....0:---r-�-.-�-.-�-,.��

2 112 r---k---t--+---".+.....:..--1f---+----l
� Deformación vertical (%)

S 108 r---+---t--+---+----'�--+----l
Figura 4.13. Relación entre esfuerzo y deformación
'"

� vert ica l para ¡:¡ rcna moderadamente compacta. confi­


�/04r---+---t--+---+--��+---I
n a d a , z r u c s a , u n i fo rm e . su jeta a caruas verticales repe­

"
� /00
tida, (según Rcndron. 1%31.

� f�0�-,�2:---,�A:--,�6:---JB,----2��.J..-___J
-r I O 22 24

Humedad de colocación (%)

Figura 4 . 1 2 . o) R e s u l t a d o s de pruebas Q en muestras


traciones de esfuerzo. La arena puede en­
de arcilla limosa compactada, en el momento de la
tonces fluir y se dice que presenta movi­
c o rn p a ct a ci ú n y tras inmersión en agua, hj Curva de
lidad cíclica (Casagrande, 1971).
c o m p a ct a ci ó n proctor e s t á n d a r del material.

F(ujo plástico (Creep). Si el esfuerzo cor­

tante que actúa en una muestra de arcilla


humedad ocurra con o sm cambio de inalterada es menor que un valor conocido

volumen. como resistencia al creep, la arcilla se

deforma casi instantáneamente al aplicarle

4.10. Efectos de las cargas repetidas y del los esfuerzos y de allí en adelante no sufre

tiempo ulterior deformación. Por otra parte, si se

excede la resistencia al creep, la arcilla se

Cargas repetidas. La aplicación y supresión deforma continuamente bajo un esfuerzo

repetida de esfuerzos verticales en una cortante constante. La rapidez de defor­

muestra de arena confinada lateralmente, mación aumenta al aumentar los valores

en condiciones drenadas, conduce a un del esfuerzo cortante, como se muestra en

diagrama esfuerzo-deformación como el la fig. 4.14 para una arcilla remoldeada

mostrado en la fig. 4.13. La deformación (Hvorslev, 1937).

total aumenta con cada aplicación de la

carga, pero las magnitudes de los aumentos Velocidad de aplicación de la, carga. En las

van siendo sucesivamente menores. pruebas con que se determinan los valores

Sin embargo, en las condiciones dre­ de la resistencia al esfuerzo cortante, la

nadas cada aplicación de la carga se acom­ diferencia de esfuerzo que produce la falla

paña de un aumento en la presión de poro. se alcanza usualmente en unos cuantos

Al acumularse la presión de poro, los es­ minutos o, cuando más en unas cuantas

fuerzos efectivos producidos por la carga horas; en algunas pruebas drenadas pueden

aplicada, disminuyen y la resisrencia de la requerirse algunos días. Durante muchas

muestra también disminuye. Si la muestra operaciones de construcción en el campo, la

está inicialmente suelta, la resistencia rapidez con que aumentan los esfuerzos

puede reducirse a cero, cuando menos cortantes es mucho menor. Por lo tanto, la

localmente, en la vecindad de las concen- influencia de la velocidad de aplicación de


Efectos de las cargas repetidas y del tiempo 129

/O
demuestran que los resultados de las

W¿ = 127 pruebas convencionales de los laboratorios

wp=36
pueden no ser conservadores y deben usarse
8
{
�e;<; con precaución; siempre que sea posible,

o• deberá utilizarse la experiencia local de


,,
6 ,•
campo para investigar la aplicabilidad de
';!' ,,•º
,,o
� los resultados obtenidos en el laboratorio.

� •'
Basándose en estudios de terraplenes cons­
:¡¡ -,/
4
-¡;

� truidos sobre suelos blandos que fallaron en

s condiciones no drenadas, (Bjerrum y cola­


-�
·
a 2 boradores, 1972) dedujeron que debe apli­
is
a: carse un factor de reducción C, a los resulta­

dos de las pruebas no drenadas hechas en el

laboratorio, así como en las pruebas efec­

Tiempo después de la aphcación de la carga en


tuadas con veleta en el campo, sobre arcillas
horas

muy plásticas. El valor del factor puede ob­

tenerse aproximadamente por la ecuación:


Figura 4,14, Relación entre la deformación angular y

en, el tiempo en pruebas de esfuerzo cortante realiza­

das en especímenes drenados de a r c i l l a plástica rernol­


c. = l . O - 0 . 5 log (/p/20) (]p > 20) 4.9
deada. sin co n s o l i d a r . (segt',n Hvorslev, J 937).

En muchos problemas prácticos, la con­

solidación ocurre simultáneamente al

la carga en la resistencia al corte tiene im­ aumento de carga, y el aumento correspon­

portancia práctica. diente de resistencia puede más que com­

En el laboratorio se han hecho inves­ pensar la disminución asociada a la lentitud

tigaciones sobre la resistencia al esfuerzo de la aplicación de la carga.

cortante de muestras no drenadas, aplican­ Cuando la rapidez de la aplicación de la

do la carga muy lentamente. En general, en carga es muy grande, y llega a ser de unos

las arenas no pudo notarse influencia al­ cuantos milésimos de segundo a la falla, la

guna de esta disminución de rapidez. Sin resistencia no drenada en algunos suelos

embargo, varias arcillas y lutitas arcillosas, parece aumentar, posiblemente tanto como

mostraron reducciones apreciables de resis­ 100 por ciento. Sin embargo, es probable

tencia al disminuir la velocidad de apli­ que gran parte del aumento observado se

cación de la carga (fig. 4.15). Estos des­ deba a presiones negativas de poro, mismas

cubrimientos (Casagrande y Wilson, 1951) que provienen de ciertas peculiaridades del

t.o

0.8

·

� 0,6

·
j

� ñ-Arcüte de Cambndge. Mass


o 0.4
'C W¿ = 42; W = 37; Wp e, 21
o
C'Lutttes de Cucaracha

a: D-Bentonira de ()ahe
0.2
E-Fango del M1ss1ss1pp1,

wL=94; w=5/;wp=31
o
/ 10 100 /000 10,000 1,000,000

Tiempo transcumdo hasta la f;:,lla, mm (escala lag)

Figura 4 . 1 5 . Resistencia no drenada de suelos arcillosos que llegan a la falla en tiempos difc­

rentes. comparada con la resistencia cuando las pruebas se ejecutan en l min (según Casagran·

de y Wilson. 1 95 1 ),
130 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

aparato triaxial, y parece una imprudencia simplemente la presión de poro debida a las

depender de estos aumentos de resistencia condiciones del agua subterránea, y 4>a es el

hasta que se adquieran conocimientos ángulo de fricción interna. El valor de 4>a

mayores sobre el fenómeno. puede determinarse mediante pruebas

drenadas del tipo S, pero usualmente es

suficientemente seguro estimar su valor en


4. l l . Selección de procedimientos de
la tabla 4 . 1 , o en base a correlaciones con
prueba para determinar la resistencia al
los resultados de pruebas de campo sencillas
corte de los suelos en la práctica
como la prueba de penetración estándar

(art. 5.4). Cuando se trata de cargas ins­

Introducción. De acuerdo con los artículos


tantáneas aplicadas sobre materiales suel­
anteriores, es evidente que la resistencia al
tos, resulta prudente aumentar el factor de
esfuerzo cortante de un suelo depende prin­
seguridad necesario.
cipalmente de la presión de poro existente Sin embargo, si los esfuerzos se aplican

en el momento de la falla. Las presiones de muy rápidamente y si la permeabilidad está

poro pueden deberse a los esfuerzos a que se comprendida dentro del intervalo de 1 0 -
3
a

sujeta el suelo o a los cambios volumétricos 10-


4
cm/seg, y especialmente, si la masa de

que tienen lugar durante los procesos de arena tiene grandes dimensiones, el esfuer­

corte. Por otra parte, el exceso de presión zo puede inducir presiones de poro que no

en los poros tiende a disiparse con la expul­ puedan disiparse con suficiente rapidez

sión del agua. La rapidez a la que puede para mantener la resistencia al esfuerzo

disiparse, y por lo tanto, la resistencia al cortante correspondiente a la ec. 4 . 1 0 . Si la

corte que puede desarrollarse en el campo, arena es compacta, su resistencia puede

depende en gran parte de la permeabilidad aumentar temporalmente; entonces es una

y de las dimensiones de la masa de suelo in­ política conservadora usar el valor obtenido

fluida por los esfuerzos cortantes. Dependen en la prueba S. Sin embargo, si está suelta,

también de la rapidez con la que se aplican su resistencia puede reducirse temporal­

los esfuerzos; un cambio muy lento en el es­ mente al valor de la prueba R. Puede

fuerzo aplicado a una masa de suelo de realizarse una serie de pruebas R con

baja permeabilidad puede no producir presiones de cámara crecientes en muestras

presiones en los poros mayores que un es­ de arena cuya compacidad relativa re­

fuerzo rápidamente aplicado en un suelo produzca las condiciones del campo. La en­

muy permeable. Estas consideraciones cons­ volvente a los círculos de falla, en términos

tituyen una base para estimar la resistencia de esfuerzos totales, permite establecer la

al corte en los problemas prácticos, o para resistencia al esfuerzo cortante. Si se sujetan

elegir procedimientos de prueba apropiados depósitos completamente sueltos de estos

a dichos problemas. materiales a sacudidas bruscas o a sismos,

pueden perder su resistencia al corte tem­

Arenas y gravas. Las arenas y gravas con poralmente. Se dice entonces que se licúan.

coeficientes de permeabilidad mayor que


4
10- cm/seg, propiciarán en la mayor par­
Consideraciones generales con respecto a
te de las circunstancias, suficiente drenaje
limos y arcillas. Para los suelos menos per­
como para eliminar el exceso de presión de
meables, como los limos y las arcillas, no
poro debido a la aplicación de las cargas de
pueden darse reglas tan sencillas como las
las zapatas, con la posible excepción de
proporcionadas en los párrafos anteriores,
cargas transitorias como las debidas al vien­
que sean universalmente aplicables. En
to o al sismo. Por lo tanto, la resistencia al
principio, debe ser posible obtener una
esfuerzo cortante puede determinarse por la
muestra inalterada del terreno para so­
ecuación:
meterla a la prueba triaxial, reproducir por

s = (p - u) tan 4>a 4.10


medio de la presión de la cámara el estado

original de esfuerzo efectivo que existía en

en la que p representa la presión normal el terreno, y luego incrementar el esfuerzo

total asociada a las cargas aplicadas, u es vertical bajo las condiciones de carga y
Selección de procedimientos de prueba 131

drenaje que representen, con la mayor lugar por medio de la veleta (art. 5 . 4 ) . En

aproximación posible, las que probable· cualquier caso, el análisis debe hacerse en

mente prevalezcan en el campo. Sin embar­ función de esfuerzos totales (art. 4.8). Al­

go, en la realidad estos procedimientos son gunas arcillas ligeramente fisuradas tienden

frecuentemente algo imprácticos. En el a separarse a lo largo de las fisuras cuando

terreno, los esfuerzos laterales y verticales se prueban sin confinamiento; bajo estas

efectivos comúnmente diferentes. El esfuer­ circunstancias puede ser conveniente

zo vertical puede calcularse fácilmente, ejecutar pruebas triaxiales Q con una

pero no así el lateral (Skempton, 1 9 6 1 ) . En presión de cámara p3 , aproximadamente

los depósitos normalmente consolidados o igual a la presión efectiva de la sobrecarga

ligeramente preconsolidados, el esfuerzo en el lugar, pero no debe permitirse con­

efectivo lateral es usualmente inferior al solidación bajo la presión de cámara.

vertical; en consecuencia, si en la cámara Si el cambio de esfuerzo debido a la

triaxial, inicialmente se pone en equilibrio construcción o a la carga va a producir

la muestra bajo el efecto de una presion finalmente consolidación, utilizar la prueba

confinante p3 igual a la presión vertical de compresión simple o sus equivalentes

efectiva en el terreno, la muestra se con· proporcionará resultados conservadores;

solida y su resistencia llegará a ser mayor con el tiempo, la resistencia al esfuerzo cor·

que la del depósito que representa. La al· tante puede exceder mucho el valor in­

teración que inevitablemente sufre la mues· mediato. Por otra parte, si el cambio de es­

tra al extraerla también conduce a con· fuerzo produce a fin de cuentas expansión,

solidación bajo la presión de cámara y a la resistencia al esfuerzo cortante puede dis­

una alteración de la resistencia del suelo. minuir con el tiempo; el uso de pruebas de

Por lo tanto, aunque las pruebas triaxiales compresión simple o de pruebas triaxiales

pueden dar una información valiosa con Q puede dar resultados satisfactorios para

respecto a la resistencia al esfuerzo cortante el periodo de construcción e inmediata·

de esos suelos, es necesario para su mejor mente después, pero con el transcurso del

utilización, razonar cuidadosamente para tiempo, los resultados se hacen menos con·

interpretar los resultados. servadores. Por lo tanto, para evaluar la es·

tabilidad a largo plazo de los taludes en los


Suelos saturados de baja permeabilidad.
cortes en arcillas duras, las pruebas Q no
Afortunadamente, la resistencia al corte
son adecuadas.
puede determinarse en muchos problemas

prácticos sin recurrir a las pruebas tria· Si es probable que un depósito no rmal ­

xiales. Para los suelos saturados o casi mente consolidado vaya a consolidarse, por

saturados que tengan coeficientes de per­ ejemplo bajo el peso de un relleno, y luego

8
meabilidad menores que I0- cm/seg, el vaya a quedar sujeto a esfuerzos cortantes

tiempo necesario para el ajuste de la por zapatas u otras cargas, puede ser ne­

presión de poro es usualmente muy largo cesario estimar el valor de la resistencia al

comparado con aquél en que se aplican las esfuerzo cortante después de que se haya

cargas. Aun el periodo de construcción de completado la consolidación. Para este ob­

un edificio, durante el cual la carga de las jeto es conveniente determinar la relación

zapatas va actuando, puede ser relativa· e IPn para el depósito, usualmente por

mente corto, en comparación con el ne· medio de pruebas de compresión simple, o

cesario para la consolidación del suelo. Por pruebas de veleta, hechas a diferentes

lo tanto, prevalecen condiciones no dre­ profundidades y, por lo tanto, a diferentes

nadas, o sea las de la prueba Q, y el con· valores de la presión vertical efectiva de la

cepto q, = O es aplicable, cuando menos sobrecarga Pn· Alternativamente, el valor

durante un corto tiempo después de la de e IPn puede estimarse por medio de la

aplicación de la carga. La resistencia al aproximación dada por la ec. 4.8. Luego

corte se determina fácilmente como la puede calcularse la resistencia al corte no

mitad de la resistencia a la compresión sim­ drenada, necesaria, e, para el esfuerzo

ple de muestras inalteradas. Alternati­ efectivo al que se llegará después de la con·

vamente, pueden efectuarse pruebas en el solidación del depósito.


132 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

Arcillas preconsolidadas. Las arcillas fuer­ gunos casos, es posible medir las presiones

temente preconsolidadas ( con relaciones de de poro en el campo mientras se están

preconsolidación mayores que 6) y con ín­ aplicando los esfuerzos de las cargas, y res·

dices de plasticidad mayores que 40 re­ tringir su velocidad de aplicación, para

quieren un estudio especial. Estos mate· mantener la resistencia en los valores de­

riales casi siempre tienen juntas y super· seados o por encima de.ellos.

ficies de resbalamiento; la presencia de es­

tos defectos puede controlar la resistencia


Suelos parcialmente saturados. La deter­
de todo el depósito. La excavación produce
minación práctica de la resistencia al corte
frecuentemente deformaciones suficientes
de los suelos parcialmente saturados <lepen·
para inducir expansion y degradación
de principalmente de que el suelo sea

de los materiales; aun las pequeñas grueso o fino. Para gravas y arenas (con

deformaciones por cortante, produ­ granos de un tamaño mayor que 0 . 0 6 mm),

cidas por el aumento de esfuerzos pue­ la cohesión aparente debida a capilaridad

den abrir las juntas y superficies de resba­ usualmente se desprecia para las construc­

lamiento y causar reblandecimiento. Por ciones permanentes, y se determinan va·

lo tanto, no son aplicables las condiciones lores de 'Pd utilizando pruebas. triaxiales

drenadas que corresponden a una prueba drenadas, o información como la mostrada

Q. Aunque en la prueba triaxial puede en la tabla 4.1. Para suelos con granos de

permitirse que la muestra se expanda en la menor tamaño, resulta conveniente una

cámara, bajo las condiciones de esfuerzo serie de pruebas triaxiales Q, en las que las

que se prevén para el campo, y puede des­ muestras se sujetan, sin drenaje, a diferen­

pués sujetarse a la misma a diferencias de


tes presiones de cámara Pa y luego, también
esfuerzo en condiciones de drenaje que
sin drenaje, al incremento de esfuerzo ver­

representen también a las de campo, los tical t:.p. La relación que resulta (represen·

resultados no pueden más que proporcionar tada por la fig. 4 . 1 1 ) se usa éon los valores

normas de juicio, porque el comportamien­ estimados de la presión total y el grado de

to de estos materiales en el laboratorio y en saturación previsto para el campo.

el campo, difiere por razones que todavía Si es probable que los suelos parcial­

no se comprenden bien. Los materiales mente saturados lleguen a inundarse o a

duros menos plásticos (índice de plasticidad sumergirse, la resistencia también debe

inferior a 40) se comportan en forma más valuarse como para los suelos saturados.

predecible y los resultados de las pruebas

triaxiales pueden usarse con bastante con­

4.12. Resistencia y deformabilidad de las


fianza.

rocas

Suelos saturados de permeabilidad inter­ La resistencia a la compresión simple del

media. La resistencia al esfuerzo cortante concreto usado para la construcción de la

de suelos saturados de permeabilidad inter­ mayor parte de las zapatas y las pilas varía
5
media (k entre 10-4 y 10- cm/seg), es de 170 a 350 kg/ cm . Los especímenes de

difícil de valuar porque sus condiciones no la mayor parte de las rocas intactas, excep­

corresponden del todo ni a la drenada ni a to algunas lutitas laminares débiles, presen­

la no drenada. En muchos casos, es an­ tan resistencias que superan en mucho estos

tieconómico o impráctico efectuar los es­ valores, como se muestra en la tabla 4 . 2 . El

tudios necesarios para aprovechar la dis­ módulo tangente inicial del concreto usado

minución de la presión de poro resultante en las cimentaciones probablemente varíe


2•
de la consolidación y del drenaje; bajo estas entre 1 7 5 , 0 0 0 a 3 5 0 , 0 0 0 kg/ c m De acuer­

circunstancias, las pruebas triaxiales Q dan do con la tabla 4.2, es probable que el

valores conservadores de la resistencia. No módulo de las rocas intactas exceda estos

es confiable que las pruebas de compresión valores por un gran margen. Por lo tanto,

simple resulten adecuadas, porque los es­ los lechos de roca sana intacta, usualmente

fuerzos capilares pueden tener una influen­ son más que adecuados para soportar las

cia considerable en los resultados. En al- cimentaciones ordinarias.


Problemas 133

Desafortunadamente, la mayor parte de El esfuerzo neutral es:

las masas de roca no están intactas; ade­ 2


U = 3.97 X 1,000 = 3 , 9 7 0 kg/m
más, sus porciones superiores están usual­
Por lo tanto, de la ec. 4 . 9 :
mente meteorizadas. En consecuencia, los

valores que figuran en la tabla 4 . 2 , u otros s = ( p - u) tan <f>cx = (12,164 - 3 , 9 7 0 ) tan

semejantes determinados probando mues­ 32°


2
tras intactas de un lugar específico, rara vez = 5 , 1 2 0 kg/ m

son representativos o útiles en conexión con

el proyecto de una cimentación particular

sobre roca. Juntas, superficies entre es­


PROBLEMAS
tratos, zonas de corte, y aun fallas, pueden

encontrarse debajo del lugar que se destina


1 . Se cree que la resistencia al esfuerzo cor­
para una construcción. La meteorización
tante de un suelo bajo ciertas con­
usualmente penetra en la roca aprovechan­
diciones en el campo estará gobernada
do estos defectos; en consecuencia, el grado
2
por la ec. 4.2, con e = 1.95 ton/m y
de meteorización puede variar radicalmente
rj, = 22°. ¿ Qué presión lateral mínima
de una porción de un manto de roca a otra.
sería necesaria para evitar la falla del
La roca meteorizada frecuentemente puede
suelo en un punto dado, si la presión
investigarse con las técnicas que se emplean
2
vertical fuera 44 tons/ m ?
para los suelos.
2
Resp, 1 7 tons/ m
La presencia de detalles geológicos como
2. Se probó una muestra de arena seca en
cavernas, juntas abiertas, zonas alteradas, y
un aparato de corte directo bajo una
zonas de intensa meteorización pueden
2
presión vertical de 1.4 kg/ cm en el
determinar el comportamiento de toda la
plano horizontal de corte. La falla
cimentación, especialmente si se aplican
ocurrió a un esfuerzo cortante de 1 . 0 kg/
cargas de gran intensidad a la roca con
cm: Calcular el ángulo de fricción in­
pocas pilas o pilotes. Las propiedades de las
terna de la arena.
zonas defectuosas, en contraste con las de la
Resp. 35°
roca sana, pueden requerir una investi­
3. La arena en un depósito natural
gación detallada.

profundo tiene un ángulo de fricción

interna de 40° cuando está seca, un

PROBLEMA ILUSTRATIVO 3
peso volumétrico seco de 1760 kg/ m

y un peso volumétrico saturado de 2 1 0 0


Calcular la resistencia al esfuerzo cor­ 3
kg/ m Si el nivel freático está a una
tante contra deslizamiento a lo largo de un
profundidad de 6.0 m,. ¿cuál es la
plano horizontal, a una profundidad de
resistencia al esfuerzo cortante del
6 . 1 0 m en el depósito de arena mostrado en
material a la profundidad de 3 . 0 m?
la figura que se acompaña. 2
Resp. 4 . 5 ton/m
Supóngase que la arena puede drenar
4. Calcular la resistencia al esfuerzo cor­
libremente y que rj,d para la arena húmeda
tante bajo las condiciones especificadas
es de 3 2 ° .
en el prob. 3, si el nivel freático está en

la superficie del terreno.


2
Resp. 2 . 8 ton/ m

5 . En una prueba triaxial drenada en una

arena densa, la presión confinante fue


2
de 14.5 tons/m y la presión vertical

Solución. El esfuerzo total p a la añadida para producir la falla fue de


2.
profundidad de 6 . 1 O m es: 53 tons/ m Calcular el ángulo de fric­

ción interna rj, y el ángulo de incli­

2
2.13 X 1890 = 4,026 k/m nacion a del plano de falla, en la
2
3.97 X 2050 = 8 , 1 3 8 k/m suposición de que la ec. 4 . 2 es válida.
2
p = 1 2 , 1 6 4 k/ m Resp. 40°, 6 5 ° .
134 Esfuerzo, deformación y resistencia de suelos y rocas

Tabla 4.2 Propiedades Físicas de las Rocas" Sanas Intactas

Resistencia a la

Compresión Módulo Tangente b

Tipo de Roca
2 2 2
kg/cm x 10 kg/cm x 1()4

Basalto, Pullman, Wash. 23.2 77.4

Basalto, Arlington, Ore 35.9 112.5

Diabasa, West Nyack, N. Y. 24.6 98.4

Diabasa, Culpeper , Va. 33 84.4

Dolomita (Oneota) 9.1 48.5

Dolomita (Lockport) 9.1 19.7

Dolomita (Bonne Terre) 15.5 68.9

Gneiss, Orofino, Idaho 16.9 28.l

Granito, Pikes Peak 9.1-32.2 19-59.l

Granito, Barre, Vt. 19. 7 44.3

Caliza (Bedford) 5.2 27.4

Caliza (Solenhofen) 25.3 65.4

Mármol, W. Rutland, Vt. 6.6 47.8

Cuarcita, Baraboo, Wis. 32.3 70.3

Arenisca (Berea) 7.73 7

Arenisca (Crab Orchard) 21.8 23.9

Arenisca (Navajo) 4.43 9.8

Lomonita, Hackensack, N. J. 12.7 30.9

Toba, Mercury, Nev. 2.46 5.6

Nota: Los valores para las masas de roca en la naturaleza

siempre son menores.

"Según R. P. Miller, 1965.

•0e pruebas de compresión simple con esfuerzos de

2
aproximadamente 7 kg/ cm

6. En una prueba triaxial en una muestra debe fallar la muestra?

saturada de arena compacta, la muestra Resp. 3 5 . 4 tons/ m2.

se consolidó bajo una presión de con­ 8 . Una arcilla normalmente consolidada

2 está sometida a una presión vertical


finamiento de 14.6 tons/ m De allí en
2
adelante se evitó el drenaje. Durante la efectiva de 11.7 tons/ m Su índice de

adición de la carga vertical se midió la plasticidad es 45. ¿Cuál es aproxima­

presión de poro en la muestra. En el damente su resistencia no drenada, e?


2
instante de la falla era igual a 1 1 . 7 ton­ Res. 3 . 3 tons/ m

s/ m 2 . En ese momento, la presión ver· 9. La presión efectiva de sobrecarga en


2•
tical añadida fue de 14.2 tons/ m una arcilla que tiene un índice de plas­

¿Cuál es el valor de q, para la arena?. ticidad de 30, es 9080 kg/ m 2. La resis­

Resp. 45°. tencia a la compresión simple de una

7. En una prueba triaxial no drenada en muestra inalterada de la arcilla es de


2.
una muestra de arcilla saturada, la 10. 7 tons/ m ¿Es la arcilla normal­

presión de confinamiento se mantuvo en mente consolidada?


2•
9.8 tons/ m La resistencia a la com­ Resp. No. La resistencia a la compresión
2
presión simple de la arcilla es de 35 .4 simple sería solamente de 4 tons/ m si
2•
tons/ m ¿A qué carga vertical, en ex· la arcilla hubiera estado normalmente

ceso de la presión de confinamiento consolidada.