Вы находитесь на странице: 1из 6

Antecedentes

El síndrome de Dubowitz fue descrito por primera vez en 1965 por el Dr. Víctor
Dudowitz, pero ¿Qué es?
El Síndrome de Dubowitz es un trastorno autosómico recesivo, muy raro, que se
caracteriza por el retraso del crecimiento pre y postnatal, rasgos dismórficos faciles,
ptosis palpebral, retraso del desarrollo psicomotor, del lenguaje y conducta
hiperactiva, discrepancia de miembros inferiores, hiperpigmentación de la piel,
eczema, microcefalia, sindactilia, clinodactilia de los quintos dedos,
hipereslasticidad de articulaciones, cifoescoliosis y otras anatolias.

Algunas de las manifestaciones clínicas


pueden ir desde retraso del crecimiento
pre y postnatal, microcefalia, retraso
mental desde moderado a severo y
eczema.
La mayoría de los pacientes que portan
esta enfermedad suelen ser hiperactivos
con déficit de atención, la apariencia facial
es típica con la frente alta o inclinada,
prominencias supra rbitarias planas, cejas
escasas en su porción lateral, fisuras
palpebrales estrechas y ptosis palpebral,
orejas de conformación anómala, puente
nasal ancho y aplanado y configuración
inusual de la boca.
Es importante el seguimiento longitudinal y manejo multidisciplinario por las
diferentes especialidades médicas para brindarle al paciente una vida de mejor
calidad.

¿Qué es una herencia autosómica recesiva?


El ser humano está compuesto por millones de células, las cuales, en su mayoría,
están constituidos por un juego de genes. El material genético (que se ha sugerido
por mucho tiempo en los seres vivos) es el ADN, el cual se ha demostrado que se
encuentra la mayoría en los cromosomas, los cuales se asemejan a unos hilos. Los
cromosomas son heredados por los padres, nosotros poseemos 46 cromosomas,
es decir 23 pares. 23 cromosomas son heredados del padre y los otro 23 son
heredados de la madre, de esta manera se pone la mitad del material genético del
padre y la mitad de la madre.
En algunas ocasiones se presenta una mutación en las copias del gen durante la
meiosis y este deja de funcionar correctamente pero como se tiene otro gen
"normal" este cubre al gen mutado, por lo cual no se presenta una enfermedad del
nuevo individuo, pero este tiene el gen mutado el cual puede ser heredado en un
futuro.

Aquí entra la herencia autosómica recesiva:


 Una persona puede poseer el gen mutado, pero mientras la otra persona con
la que decida procrear no posee otro gen recesivo en sus cromosomas, la
progenie no portara la enfermedad.
 La enfermedad solo presentara en el progenitor solo si las dos personas que
hederán los genes son portadoras del gen recesivo.
Los padres con el gen mutado tienen un 25% de probabilidad de heredar el gen
mutado (1 de 4 posibilidades) y padecer la enfermedad. Existiendo así 75% la
probabilidad de que el niño no padezca la enfermedad. La probabilidad siempre es
la misma.
Hay un 25% de probabilidad (2 de 4) de que el niño herede un gen mutado de uno
de los padres, siendo portador de la enfermedad, pero sin presentar la enfermedad.
Hay un 25% de que el niño herede ambas copias del gen normal y el niño no portara
ni la enfermedad con el gen recesivo ni la enfermedad como tal.
Los resultados de estos acontecimientos son al azar.
Probabilidad de la herencia del gen mutado

Gen mutado progenie Progenie Progenie Progenie

Progenitor I Hereda el gen No hereda el Hereda el No hereda el


gen gen gen

Progenitor II Hereda el gen Hereda el gen No hereda No hereda el


el gen gen

Probabilidad de 25% 25% 25% 25%


suceder

En la anterior tabla, se muestra representado las probabilidades de contraer el gen


mutado del progenitor en la progenie.

En la imagen se puede apreciar


las mismas probabilidades,
pero de una forma más sencilla
de entender.
Si dos no portadores, se unen,
la progenie será no portador.
Si un portador dona el gen
mutado y se une con un no
portador, la progenie será
portadora.
Si un portador dona el gen y
otro portador dona el gen, aquí
la progenie ya se verá afectada
por la enfermedad.
Casos clínicos
La niña es el producto del segundo embarazo de una pareja sana y no
consanguínea, con bajo peso de nacimiento. Antecedentes relevantes: retraso
pondoestatural, eczemas en cuero cabelludo, sarpullido generalizado y facies
peculiar. Pautas madurativas compatibles con normalidad. Al examen físico la niña
presenta peso, talla, y circunferencia craneana por debajo del tercer percentilo,
cabello ralo, epicantus bilateral, paladar ojival, micrognatia marcada, orejas de
implantación baja malrotadas pequeñas y displásicas, hipertelorismo mamario,
sindactilia entre el segundo y tercer dedo de ambos pies, escoliosis y pie plano
bilateral. El cariotipo de los padres, en preparaciones de óptima resolución, fue
interpretado como normal, a pesar de estar en el límite de la resolución para
aseverar una inversión paracéntrica involucrando el segmento afectado. La revisión
de las deleciones intersticiales del brazo largo del cromosoma 4 nos permite inferir
que el fenotipo del síndrome de Dubowitz está relacionado con la deficiencia del
segmento 4q28 – 4q313.
Caso 2
Niño, J. M. E. S., de dieciséis meses de edad, que ingreso en el departamento para
corrección quirúrgica de blefarofimosis.
Sus antecedentes familiares carecen de interés, no consanguinidad de sus
progenitores.
En sus antecedentes personales destaca bajo peso para edad gestacional, catarros
de repetición y frecuentes eczemas en zonas de flexión.
Exploración clínica. Peso, 9.260 g. de percentil 3; longitud, 73 cm. De percentil 3; p.
cráneo, 45 centímetros de percentil 3. Blefarofimosis, puente nasal ancho y hundido,
hipertelorismo, frente pequeña, pelo ralo, micrognatia, pabellones auriculares de
implantación baja, estenosis de conductos auditivos externos, clinodactilia de
ambos dedos meñiques y de los cuarto y quinto de ambos pies, criptorquidia
bilateral, hipospadias balanoprepucial, ausencia de erupción dentaria, eczema a
nivel de ambos conductos auditivos externos.
Exploraciones adicionales
Análisis rutinario de sangre, normal; GOT, 19 U/L; GGPT, 9 U/L; LDH, 104 U/L; CPK,
246 U/L. Radiología de esqueleto, normal; edad ósea de seis meses. Cariotipo, 46
XY. Cociente de desarrollo, 78 por 100. Electromiografía de músculos faciales,
normal. Despistaje de metabolopatías, negativo. Determinación de testosterona tras
estimulación con HCG (1.500 UI por vía IV en cuatro horas): testosterona a las
veinticuatro horas, 7,3 microgramos por 100; a las cuarenta y ocho horas, 10,5
microgramos por 100, y a las setenta y dos horas, 25,4 microgramos por 100.
Exploración otorrinolaringológica: conductos auditivos estenóticos, pero
permeables.
Tratamiento y evolución
Se realiza corrección quirúrgica de la blefarofimosis y orquidopexia bilateral.
Actualmente tiene treinta y dos meses de edad, persiste el retraso pondoestatural y
psicomotriz, siendo la voz muy aguda.
Bibliografía
http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/dubowitz.pdf
https://books.google.com.mx/books?id=ZirK4is3OvUC
http://www.bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol16_02_10/pdf/t12.pdf
http://www.eurogentest.org/fileadmin/templates/eugt/leaflets/pdf/spanish/recessive
_inheritance.pdf

Genética, William D. Stansfield. Tercera Edición.