Вы находитесь на странице: 1из 10

EXEMPLO 1 TEXTO LENGUAJE, MEDIOS E IDENTIDAD NACIONAL Raúl Ávila*

Comunicación sin fronteras 01¶ Hay hechos obvios que, por lo mismo, no necesitan referencias
bibliográficas. Tal es el caso en la actualidad de la integración del mundo en lo que se ha
llamado -siguiendo a McLuhan- la aldea global, expresión que prefiero sustituir con la de aldea
mundial, para pensar en los habitantes de la tierra y no en la teoría de sistemas. Dentro de ese
ámbito, las palabras que emiten los medios de comunicación masiva no reconocen fronteras ni
necesitan de visa para entrar no sólo a los países, sino a los hogares. A diferencia de las
empresas, que requieren acuerdos, convenios o intercambio de acciones, lo único que necesitan
los medios es conectarse, y eso es lo que mejor han hecho. De esta manera se ha creado un
espacio en el cual los límites políticos o geográficos han dejado de tener sentido: no existen
para la televisión, para la radio o para la Internet. 02¶ En esta aldea mundial, junto con el
predominio de la lengua inglesa, se presenta, a la vez, la imposición de una cultura. Este hecho,
como se comenta en un documento de la UNESCO, lleva el riesgo de la hegemonía de los países
anglohablantes y del consecuente monolingüismo. La preocupación por lo que ahora sucede y
por sus consecuencias en el futuro se mostró claramente en la reunión de 1995 del International
Institute of Communications (IIC). Allí se planteó la necesidad de mantener la identidad cultural
y de respetar las diferencias étnicas y religiosas. Incluso desde la cultura y la lengua dominantes
surgen consideraciones que señalan las limitaciones y el empobrecimiento que sufriría la
comunidad internacional si se utilizara el inglés como lengua única. 03¶ La identidad de una
nación -entendida como grupo étnico- tiene como un atributo fundamental, sin duda, el idioma
que se aprende en el hogar durante los primeros años de vida. Es posible cambiar de costumbres
-de vestuario, de alimentación, de ideas-, pero la lengua de la infancia se mantiene e incluso
surge como sustrato cuando se aprende una nueva. La identidad lingüística propicia la
solidaridad de los hablantes y, de esta manera, la posibilidad de imaginar un futuro compartido.
La importancia de la lengua ha hecho que los estados promuevan el empleo de una sola en todo
su territorio, para consolidarse como tales. Los ejemplos van -para citar casos geográficamente
extremos- de Italia a China. Por eso en muchos países es políticamente inconveniente decir que
se hablan varias lenguas. Hay razones que sustentan esa actitud. Una lengua es una visión del
mundo, una manera diferente de pensar y de organizar los objetos reales o * Texto presentado
en el 49o Congreso Internacional de Americanistas, Quito, Ecuador, 1997. (Adaptado).
Extraído de: http://www.colmex.mx/paginas_personalizadas/CELL/Ravila/Lenguaje.htm
mentales. Los estados, al buscar la integración de los grupos étnicos minoritarios, han
promovido - explícita o implícitamente- la eliminación de las diferencias lingüísticas. 04¶ Los
medios masivos -la radio y, sobre todo, la televisión- coincidieron con los intereses de los
estados, y difundieron una sola lengua en sus territorios. Actualmente esos medios han rebasado
los límites políticos para extenderse hasta cubrir comunidades lingüísticas internacionales o,
como en el caso del inglés, el espacio mundial. Los antagonismos que se han producido en esos
diferentes ámbitos requieren un análisis más complejo que el que ahora presento. No obstante,
a continuación ofrezco una visión más detallada de los países hispanohablantes con el propósito
de mostrar cómo enfrentan las tensiones externas e internas en relación con los medios de
comunicación masiva. La comunidad hispánica 05¶ Los medios, sin duda, son un factor de gran
importancia para la preservación y difusión de la lengua. Máximo Meuwe, chileno que conduce
varios programas en español en Radio Nederland, nos hace saber que "ya no es ningún secreto
que en un plazo de alrededor de 5 años todos los medios de comunicaciones del mundo van a
estar en manos de 5 ó 6 enormes conglomerados". Ante esa situación se hace la siguiente
pregunta: "¿Con qué lenguaje nos va a hablar ese conglomerado, en términos sociales, políticos
y culturales, cuando, probablemente, los cerebros pensantes de ese conglomerado no tendrán
nada que ver con nuestra cultura, ni nuestro idioma, ni nuestra educación, ni nuestra historia, ni
nuestros sentimientos, ni nuestras formas de vida?". Las nuevas circunstancias requerirán,
consecuentemente, nuevos planteamientos para evaluar la influencia y la interacción
lingüísticas. 06¶ Dentro de las nuevas consideraciones está la necesidad que tienen los medios
de utilizar una lengua homogénea y estable. En lo que se refiere al español, las investigaciones
recientes han mostrado que la televisión utiliza una norma general, neutra y comprensible para
la mayoría de los hispanohablantes. El extenso ámbito geográfico de su público necesita ese
modelo lingüístico. Por eso la televisión a partir de los años cincuenta -como antes la radio- ha
buscado promover la unidad del español, tanto a nivel nacional como internacional, y lo ha
logrado en gran medida. Gracias a eso se han superado las preocupaciones que existían en el
siglo pasado sobre la posibilidad de que el español, como el latín, se fragmentara por su empleo
en un territorio tan vasto y tan poco comunicado. 07¶ Por cierto que los motivos para promover
la unidad lingüística no son académicos, sino de mercado. La lengua española, que fue
compañera del antiguo imperio, es ahora la compañera del nuevo imperio de la televisión
internacional y de sus intereses comerciales. Esas empresas -dice Cebrián Herreros- "no nacen
de una identidad cultural y [su] interés no es tampoco el cultural, sino el lucrativo. Utilizan el
idioma común al mayor número posible de telespectadores como trampolín de ventas de
programas y atractivo de publicidad". Las ondas dormidas 08¶ En América -que, por cierto, es
el continente de todos los americanos, no sólo de algunoshay más de 1000 lenguas indígenas.
De acuerdo con la lógica de las empresas comerciales de televisión, ninguno de esos grupos es
interesante como mercado, y por eso no utilizan esas lenguas. En cambio, no encuentran
conflicto alguno en dirigirse a esas comunidades y a las áreas rurales de Hispanoamérica en
español. 09¶ La actitud desde las instituciones de la comunidad hispánica en relación con las
comunidades indígenas se evidencia en un libro que trata el caso de la radio en el Estado de
Hidalgo, México. En Las ondas dormidas, la autora, Ana María Peppino, considera que, a
diferencia de la televisión, la radio presta "un servicio social desde el momento en que se
constituye como canal propicio para transmitir comunicados de interés público entre diversos
organismos y la comunidad, o bien entre particulares con el fin de satisfacer necesidades que
competen a grupos o individuos". Más adelante añade que "la radio es el medio que más ha roto
la verticalidad del mensaje, y de día en día es más común que el monopolio de la palabra se vea
constantemente interrumpido por llamadas, cartas y hasta la presencia física en el estudio de
los que hasta hace poco, eran receptores pasivos". 10¶ Ahora bien, ¿cuál es el servicio social
que presta esa radio? ¿En qué sentido ha roto la verticalidad del mensaje? De acuerdo con lo
que dice la autora, el Patrimonio Indígena del Valle del Mezquital ha utilizado la estación de
radio XHD-FM “como eficaz instrumento de alfabetización de los grupos indígenas de la zona".
A Peppino no le parece necesario decir en qué lengua se lleva a cabo la alfabetización. Es obvio
para ella que se hace en español, hecho que, por lo mismo, no es cuestionado en Las ondas
dormidas. En todo caso, las dudas que pudiera tener el lector se resuelven más adelante: el
objetivo principal de la radiodifusora consiste en "realizar una labor de castellanización y
alfabetización de los núcleos indígenas de la región". 11¶ La verticalidad del mensaje, como
puede advertirse, no se rompe, sino que se acentúa. Y esto se constata con ejemplos que ofrece
la misma autora, cuando entrevista a diversas personas. En la que hace al responsable de una
radiodifusora, éste le dice que han hecho un programa donde se habla en español sobre la lengua
náhuatl. Y añade que sólo se traducen al náhuatl "otros mensajes con la intención de que lleguen
a aquellos campesinos indígenas que aún no hablan español o lo entienden poco". Los mensajes,
por supuesto, son los que interesan a las autoridades, que -se supone- pretenden ayudar a los
indígenas a rescatar su lengua y su cultura. Como dice la autora, "me parece muy importante
que ellos oigan su propia lengua por la radio, hecho que le daría crédito: no puede ser tan malo
hablarla si hasta por la radio se escucha" (subrayado mío). 12¶ En cuanto al monopolio de la
palabra, que supuestamente se ha roto, lo único que ha sucedido es que la gente de los pueblos
utiliza la radio para mandar mensajes personales a amigos y familiares. Ese monopolio, como
sabemos, lo rompió hace tiempo la comunicación telefónica: por eso ese tipo de servicio no
existe en las estaciones de radio de las ciudades. El envío de mensajes, en todo caso, conviene
a los responsables de la difusora, pues así mantienen el interés de los que la escuchan. En
cambio, no se plantea la posibilidad de que los indígenas expongan sus problemas y sus puntos
de vista a través de la emisora. A pesar de las buenas intenciones y los buenos deseos de
Peppino, no parece haberse roto el monopolio de la palabra ni el mensaje vertical. Las ondas
despiertas 13¶ Frente a las actitudes anteriores han surgido, afortunadamente, otras posiciones
-ondas despiertas-, en diferentes comunidades, grandes o pequeñas. El Congreso de Zacatecas1
tuvo como una de sus preocupaciones centrales el uso de la lengua española en la comunicación
masiva. El patrimonio idiomático -dice León Gross- "es el depositario esencial de nuestra
identidad en la casa común de las nuevas tecnologías globalizadoras. Y esto debiera estimular
a volver la mirada al idioma: a velar por su defensa debido a su capacidad para actuar como
garante de las señas de identidad de una comunidad, y por tanto de su capacidad para definir un
ámbito de solidaridad"2 . 14¶ Naturalmente, la actitud de los hispanohablantes se refiere a
defender su lengua y su cultura. En cambio, las preocupaciones por otras lenguas y culturas
dentro de esa comunidad resultan escasas. En el Congreso de Zacatecas sólo se mencionaron -
por lo menos en la mesa de televisión en la que participé- los casos del catalán y del vasco. En
esas regiones autónomas de España -que tienen influencia y poder económico- han surgido
también medios de comunicación que utilizan el idioma de la región y, a la vez, el español. De
esta manera mantienen y promueven su cultura y su identidad. Esto parece -o debería ser- el
futuro de los medios de comunicación masiva. 15¶ En América, en cambio, la proposición de
los medios resulta siempre externa en relación con los grupos étnicos. Esta situación, por
supuesto, no tiene por qué sorprendernos. Ha sido así desde la Colonia, a través de la
hispanización cultural y lingüística. Sin embargo, lo que merece destacarse es la conciencia y
la reafirmación de la identidad que algunos grupos indígenas han devuelto a sus comunidades
a través de los medios, sobre todo de la radio. 16¶ En el caso de México, XEZV, "La voz de la
montaña", radiodifusora del Instituto Nacional Indigenista (INI) ubicada en el Estado de
Guerrero, representa una proposición más participativa. Esa estación, que trasmite en español
y tres lenguas indígenas mixteco, tlapaneco y náhuatl es, como dice Alain Derbez, "la primera
radio al servicio de los indígenas hecha en un 90% por ellos". En el convenio que le dio origen
se establece explícitamente la necesidad de impulsar el desarrollo de las lenguas indígenas de
la región. Por otra parte, a través de "La voz de la montaña" se pueden 1 Primer Congreso
Internacional de la lengua española, Zacatecas, México, 7 al 11 de abril de 1997. [Nota de los
examinadores] 2 Parte de la ponencia del autor, “Auditoría Lingüística de la agenda de los
medios”, en el Primer Congreso Internacional de la lengua española. [Nota de los
examinadores] escuchar no sólo los mensajes de personas que desean comunicarse entre ellas,
sino incluso quejas contra los funcionarios hispanohablantes. De acuerdo con un documento
elaborado por el INI, la radiodifusión por sus características de bajo costo y cobertura limitada
es muy adecuada para apoyar a una sociedad campesina prealfabeta. Conforme a esto, a través
de la XEZV se insiste en rescatar la tradición oral y apoyar la unidad, la cohesión y la identidad
cultural de esas comunidades. Se busca así reforzar "los valores culturales locales que la mayor
parte de las veces se ven amenazados por los centros hegemónicos de producción de bienes,
servicios, educación y cultura". Dentro de los propósitos, además, está el de castellanizar y
alfabetizar, pero considerando al español no como única alternativa, sino como segunda lengua.
Se trata de partir siempre de los intereses de las comunidades, y de no "orientar a la población
según los moldes de la sociedad de consumo". Conclusiones 17¶ La mundialización de las
comunicaciones, como he mostrado, genera conflictos en varias dimensiones. La comunidad
hispánica busca su propia cohesión para enfrentar, a nivel internacional, el reto del inglés como
lingua franca. Sería necesario ahora que, dentro de esa comunidad, se pensara en que no es
posible aplicar esas políticas, que rechazan hacia afuera, a los grupos étnicos de América. Por
eso no deberían tratar de imponer una lengua única y una cultura única hacia dentro. Si se desea
ser congruente, habría que evitar la imposición del modelo hispánico en los grupos minoritarios.
Esas comunidades étnicas son, precisamente, una alternativa para enfrentar el supuesto fin de
las identidades. 18¶ La hegemonía de una lengua, por la necesidad de hacer coincidir la nación
con el Estado, no parece justificarse en la actualidad. Incluso los intereses económicos que
proponen el monolingüismo para los medios de comunicación masiva pueden ser superados.
Los medios ofrecen una posibilidad muy importante para la estabilización y el desarrollo de las
lenguas. La televisión y, sobre todo, la radio, llegan a las regiones más apartadas. Esto ha
permitido la estandarización de una o varias lenguas en diferentes países de todos los
continentes; o incluso en grupos de países como los hispánicos o los árabes. Por eso, al igual
que la comunidad hispánica, los pueblos indígenas de América deben seguir insistiendo en
apropiarse de sus propios espacios en los medios. De esta manera las dos comunidades podrán
ubicarse en la dialéctica que enfrenta lo regional a lo nacional, y lo nacional a lo internacional,
y enriquecerse en ambas dimensiones. Así, dentro de la aldea mundial, podrán mantener su
identidad: su cultura, su lengua y su pensamiento diferente.
EXEMPLO 2 TEXTO El pensamiento latinoamericano en el siglo XX Eduardo Devés Valdés
¶ 01 El pensamiento latinoamericano desde comienzos del siglo XIX ha oscilado entre la
búsqueda de modernización o el reforzamiento de la identidad. Ha sido de igual modo
permanente el intento por equilibrar ambas dimensiones. Ésta es la tesis que quiero probar. ¶
02 Por ciclos y espirales, diversos grupos de pensadores latinoamericanos (sea por modas,
generaciones, escuelas) han ido acentuando lo modernizador o lo identitario. En cada período
histórico se ha atribuido una especificidad a cada uno de estos dos elementos. ¿Qué quiere
decir? Que lo modernizador ha cambiado en cada época, moldeado de acuerdo con cuestiones
específicas que provienen de aquellos países que parecen ir a la vanguardia del progreso, y
tienen como símbolo alguna tecnología, usan un lenguaje determinado, etc. Algo parecido
ocurre con la identidad. ¶ 03 Haciendo un esquema, puede graficarse esta alternancia entre
modernización e identidad de la siguiente forma: en sucesivas oleadas la modernización y la
identidad se alternan claramente desde mediados del siglo XIX y, aunque más borrosamente,
incluso desde antes. Lo modernizador ha sido acentuado hacia 1850, 1890, 1940, 1985; lo
identitario, por su parte, hacia 1865, 1910, 1965. ¶ 04 Antes de 1850, la generación de los
civilizadores, con Domingo F. Sarmiento a la cabeza, marca la primera formulación fuerte y
coherente del proyecto modernizador en el que se matricularon Victorino Lastarria, Francisco
de Paula González Vigil, Justo Arosemena y Juan B. Alberdi, entre otros. Luego, durante los
años 60, en el marco de los ataques europeos a América Latina, se desarrolla un planteamiento
americanista de reivindicación identitaria, liderado por las obras del chileno Francisco Bilbao;
a esta tendencia se hacen sensibles incluso quienes habían rechazado lo americano como
bárbaro así como quienes reivindicarían las formas autóctonas (José Hernández). Sucedió a esta
onda una nueva acentuación de lo modernizador que se identificó con el positivismo de los años
80 y 90: los "científicos mexicanos", la generación del 80 en la Argentina y aquella posterior a
la guerra del Pacífico en Perú; autores como Valentín Letelier, Eugenio María de Hostos, entre
otros y, en Brasil, el grupo que promovió la república y el abolicionismo.  Este texto es una
adaptación de la introducción del libro El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Entre
la modernización y la identidad. De Ariel de Rodó a la CEPAL (1900-1950), T. I. B.A.: Biblos,
Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2000. ¶ 05 A comienzos del siglo XX aparece
una nueva onda identitaria que cristaliza en la obra de José E. Rodó, sin menoscabo de obvios
antecedentes. El arielismo, una posición de reivindicación culturalista de lo propio, tiene
expresiones importantes, además de Uruguay, en Perú, en México, en Colombia, en Cuba y en
la Argentina. Florece por esa época un movimiento protonacionalista que es convergente con
el arielismo en Chile, Argentina y Brasil. En Centroamérica se desarrolla el paganismo. Luego
de la Primera Guerra Mundial este afán identitario se hace más social y se centra en el
campesino y en el indio como verdaderos depositarios de lo propio: es la época en la que florece
el indigenismo e incluso el afroamericanismo. Después de la crisis mundial del 29, el énfasis
en la defensa y autonomía de nuestras economías marcará una nueva forma de identitarismo; a
lo culturalista y lo social sucede la reivindicación de la identidad bajo un aspecto económico. ¶
06 Desde fines de la década del 30 y sobre todo en los años 40 y 50 se acentúa nuevamente lo
modernizador en la línea de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), cuando se
propone con fuerza el proyecto de industrialización. Raúl Prebisch, inspirando a toda una
generación de cientistas sociales e ingenieros, va a sintetizar la necesidad de modernizar la
producción, las estructuras, la educación. Junto a Prebisch se agrupan Aníbal Pinto, Jorge
Ahumada, Adolfo Dorfman, Celso Furtado. ¶ 07 El cepalismo y el industrialismo se van
debilitando o modificando en los años 50, dando paso a una nueva onda identitaria. Esta
tendencia alcanza un fuerte impulso luego de la Revolución Cubana, con las ciencias sociales
que utilizan el concepto "dependencia", uno de cuyos principales exponentes es Fernando H.
Cardoso, también con la educación liberadora de Paulo Freire, la teología de la liberación de
Gustavo Gutiérrez, la filosofía de la liberación de la Escuela de Cuyo, junto con el
latinoamericanismo de Leopoldo Zea. ¶ 08 A mediados de los 70 va a levantarse la opción
neoliberal que cristaliza en los 80 con un nuevo proyecto modernizador. Ejemplo de esto son
los escritos de los chilenos Fernando Monckeberg y José Piñera, de los peruanos Mario Vargas
Llosa y Hernando de Soto, del venezolano Carlos Rangel, así como los escritos políticos de
Octavio Paz. ¶ 09 Estos diversos pensadores y escuelas que hemos reseñado han acentuado la
modernización o la identidad, aun cuando los énfasis no han significado preeminencia absoluta.
Siempre quedan algunos en quienes pervive para luego reponerse y hacerse nuevamente
dominante. ¶ 10 Más importante todavía es que muchos de los pensadores que han acentuado
una dimensión no por ello han negado radicalmente la otra. Más aún, en múltiples ocasiones
han tratado de conciliar ambas y también ocurre que, en distintas etapas de su vida, han marcado
con diferente énfasis sus opciones. ¶ 11 Es decir, junto con afirmar que el pensamiento
latinoamericano se divide entre quienes han acentuado la identidad o la modernización, puede
afirmarse a la vez y sin contradicción que el pensamiento latinoamericano es la historia de los
intentos explícitos o implícitos por armonizar modernización e identidad. ¶ 12 El proyecto
modernizador se caracteriza por el énfasis en los siguientes aspectos: a) Afán de seguir el
ejemplo de los países más desarrollados. b) Acentuación de lo tecnológico, de lo mecánico en
desmedro de lo cultural, de lo artístico, de lo humanista. c) La convicción de que son los países
más desarrollados o sus habitantes quienes pueden en mejor forma promover la modernización
de nuestros países; por ello se propician formas de intervencionismo o de radicación de
ciudadanos de aquellos países para que importen con ellos sus pautas culturales. d) Necesidad
de "ponerse al día". e) Reclamo de "apertura al mundo". f) Desprecio de lo popular, de lo
indígena, de lo latino, de lo hispánico, de lo latinoamericano. g) Búsqueda de la eficiencia, la
productividad, en desmedro de la justicia y la igualdad. ¶ 13 Caracterizan el proyecto
identitario, por su parte, las siguientes cuestiones: a) La reivindicación y defensa de lo
americano, de lo latino, de lo indígena, de lo propio. b) La valoración de lo cultural, lo artístico,
lo humanista en desmedro de lo tecnológico (sea por olvido o por desprecio). c) El no
intervencionismo de los países más desarrollados en América latina, la reivindicación de la
"independencia" y de la "liberación". d) Acentuación de la justicia, de la igualdad, de la libertad.
e) La reivindicación de una manera peculiar de ser, distinta de la de los países más
desarrollados, en la cultura y en el tiempo propios. f) Énfasis en el encuentro consigo mismo,
con el país, con el continente. ¶ 14 Ahora bien, este criterio de las tensiones entre modernización
e identidad es válido para una gran parte del pensamiento latinoamericano producido en los
siglos XIX y XX, pero no para todo el pensamiento. Existen temas, autores y sobre todo
perspectivas que no se enmarcan en esta polaridad. ¶ 15 Es particularmente importante señalar
que el criterio modernización/identidad es válido para agrupar a quienes realizan propuestas
para el continente. Quienes sólo se ocupan de describir lo que ocurre no utilizan necesariamente
estas categorías: puede describirse la situación económica, geográfica o cultural y para ello no
es necesario – mientras no se expliciten problemas y se planteen soluciones– utilizar marcos
conceptuales ni identitarios ni modernizadores. Algo parecido ocurre cuando se reflexiona en
América Latina sobre temas extracontinentales o universales; allí los marcos conceptuales
tampoco aluden necesariamente a modernización /identidad. Es éste el caso de diversos ensayos
de Jorge Luis Borges o de Victoria Ocampo, es también el caso de Luis Emilio Recabarren
cuando se refiere al socialismo, es el caso de diversos ensayos de Miguel Ángel Asturias, por
ejemplo. ¶ 16 Cuando decimos "pensamiento latinoamericano" nos referimos a un conjunto de
escritos donde tienen especial relevancia los ensayos sobre el propio continente latinoamericano
o sobre alguna de sus dimensiones o regiones. Así como avanza el siglo van desarrollándose
nuevas maneras o géneros literarios para expresar ideas. Aparecen las ciencias sociales, en
especial la sociología, que desde mediados del siglo XX adquiere un importante relieve en las
corrientes de la CEPAL y de la dependencia. ¶ 17 Por cierto, los trabajos sobre educación y
cultura han sido tradicionalmente considerados como parte relevante de este pensamiento
Asimismo, las corrientes de la llamada "filosofía latinoamericana", filosofía y teología en un
sentido más estricto, han sido nuevas disciplinas que desde 1960 han contribuido a configurar
escuelas que son totalmente asimiladas a este corpus. Muy emparentada con el ensayismo,
también se encuentra la obra historiográfica que, tradicionalmente, ha sido un pretexto relevante
para pensar la evolución pasada y deseada para nuestros países. ¶ 18 Es necesario tener en
cuenta que existen diversas carencias en las lecturas del pensamiento latinoamericano que otras
interpretaciones no han resuelto: a) la inexistencia de una visión globalizante del pensamiento
latinoamericano de comienzos de siglo capaz de comprender en un todo las diferentes
tendencias y escuelas, por un lado, así como las diversas disciplinas y géneros discursivos
(ensayo, filosofía ciencias sociales); por otro, b) la falta de una visión globalizante capaz de
incorporar el pensamiento latinoamericano de cada etapa del siglo en un todo mayor, que lo
ubique y le otorgue sentido, y c) la ausencia de una teoría explicativa para la evolución
intrínseca del pensamiento latinoamericano, que sea capaz de captar su propia dinámica. Por lo
tanto, lo que se intenta es formular una teoría que permita "integrar" y "comprender" mejor ese
pensamiento. ¶ 19 Esta teoría debe responder a las siguientes exigencias: a) que sea clara y
sintética; b) que lo periodice a partir de su propia dinámica, aunque no necesariamente desligada
de sus recepciones; c) que sea capaz de comprender en un todo una serie de escuelas, temas y
autores aparentemente desconectados, mostrando su significación dentro del proceso global, y
d) que articule diferentes ámbitos geográficos y disciplinarios. ¶ 20 Teniendo en cuenta lo
anterior, nuestro objetivo es realizar una investigación sobre el pensamiento latinoamericano
del siglo XX, interpretándolo a partir de su movimiento intrínseco (no con relación a escuelas,
problemas y periodizaciones extralatinoamericanos), como es la oscilación
modernización/identidad y las posibles combinaciones de estos elementos. ¶ 21 Pero más allá
de los objetivos específicos de cada una de las partes, existe un objetivo general, si se quiere,
que otorga sentido incluso político a esta obra, y que consiste en detectar las maneras como se
constituye el pensamiento latinoamericano. En otras palabras. no se trata ni de explicar ni de
determinar las funcionalidades o las contextualizaciones de las ideas –aunque ello en cierto
modo se intente– sino que se trata, sobre todo, de ir descubriendo los pasos mediante los cuales
van apareciendo nuevos temas y nuevos problemas que se van articulando con los antiguos;
cómo van apareciendo preguntas y respuestas que contribuyen a configurar una manera de
pensar. Por ello tampoco nos interesa, prioritariamente, si las respuestas entregadas son
verdaderas o falsas sino captar la manera de preguntar y de responderse, apuntando a descubrir
cómo se constituye una identidad intelectual. ¶ 22 Detectar la manera como se configura nuestro
pensamiento es ir descubriendo los peldaños, las etapas de constitución de una siempre
inacabada identidad intelectual; es decir, aprehender los trazos fundamentales de un quehacer
que se perfila en temas y problemas, que se configura en escuelas y corrientes, que maneja
categorías y conceptos, que se define en una trayectoria o una tradición, que se establece en
tipos de relación con lo otro: otros mundos intelectuales y otros mundos no intelectuales, como
lo institucional, lo político, etc. A través de esos elementos el pensamiento latinoamericano va
logrando identidad, en contraste con la metodología de la actividad intelectual europea, con la
cual se emparienta por muchos caracteres y se distancia por otros. Temas como lo indígena y
sus proyecciones sobre la cultura, problemas como el de la identidad, estilos como lo
ensayístico, caracteres como lo aplicado a la realidad más o menos inmediata, conceptos como
"arielismo" o "dependencia", escuelas como el indigenismo o el cepalismo, son trazos que
identifican a un pensamiento que busca un perfil y un camino. QUESTÕES 1) Considerando a
leitura completa do texto, assinale a alternati