You are on page 1of 8

INSTITUTO POLITÉCNICO

NACIONAL

ESCUELA SUPERIOR DE INGENIERÍA


QUÍMICA E INDUSTRIAS EXTRACTIVAS

INGENIERÍA QUÍMICA INDUSTRIAL

Profesora Marta Patricia Aguirre Jones


Marco Antonio Sánchez García

Alumnos:
Jonathan Gallegos Aguilar
Diana Elizabeth Reyes Lulet

Fecha de entrega 5 de agosto de 2016


INTRODUCCIÓN
El ácido sulfúrico es un compuesto químico extremadamente corrosivo cuya fórmula es
H2SO4. Es el compuesto químico que más se produce en el mundo, por eso se utiliza como
uno de los tantos medidores de la capacidad industrial de los países. Una gran parte se emplea
en la obtención de fertilizantes. También se usa para la síntesis de otros ácidos y sulfatos y
en la industria petroquímica.

Usos
La industria que más utiliza el ácido sulfúrico es la de los fertilizantes. El nitrosulfato amónico
es un abono nitrogenado simple obtenido químicamente de la reacción del ácido nítrico y
sulfúrico con amoniaco.Otras aplicaciones importantes se encuentran en la refinación del
petróleo, producción de pigmentos, tratamiento del acero, extracción de metales no ferrosos,
manufactura de explosivos, detergentes, plásticos y fibras. En muchos casos el ácido sulfúrico
funge como una materia prima indirecta y pocas veces aparece en el producto final.

En el caso de la industria de los fertilizantes, la mayor parte del ácido sulfúrico se utiliza en
la producción del ácido fosfórico, que a su vez se utiliza para fabricar materiales fertilizantes
como el superfosfato triple y los fosfatos de mono y diamonio. Cantidades más pequeñas se
utilizan para producir superfosfatos y sulfato de amonio. Alrededor del 60 % de la
producción total de ácido sulfúrico se utiliza en la manufactura de fertilizantes.

Cantidades substanciales de ácido sulfúrico también se utilizan como medio de reacción en


procesos químicos orgánicos y petroquímicos involucrando reacciones como nitraciones,
condensaciones y deshidrataciones. En la industria petroquímica se utiliza para la refinación,
alquilación y purificación de destilados de crudo.

En la industria química inorgánica, el ácido sulfúrico se utiliza en la producción de pigmentos


de óxido de titanio (IV), ácido clorhídrico y ácido fluorhídrico.

En el procesado de metales el ácido sulfúrico se utiliza para el tratamiento del acero, cobre,
uranio y vanadio y en la preparación de baños electrolíticos para la purificación y plateado de
metales no ferrosos.

Algunos procesos en la industria de la Madera y el papel requieren ácido sulfúrico, así como
algunos procesos textiles, fibras químicas y tratamiento de pieles y cuero.

En cuanto a los usos directos, probablemente el uso más importante es el sulfuro que se
incorpora a través de la sulfonación orgánica, particularmente en la producción de
detergentes. Un producto común que contiene ácido sulfúrico son las baterías, aunque la
cantidad que contienen es muy pequeña.
ASPECTOS AMBIENTALES
Por impacto ambiental se entiende el efecto que produce una determinada acción humana
sobre el medio ambiente en sus distintos aspectos.
El concepto puede extenderse, con poca utilidad, a los efectos de un fenómeno natural
catastrófico. Técnicamente, es la alteración de la línea de base (medio ambiente) el principal
impacto ambiental del ácido sulfúrico es sobre el pH del agua.
El rango de pH acuoso que no es del todo letal para los peces es de 5-9. Por debajo de un
pH de 5.0 se produce una rápida disminución de las especies de peces y de la biota que los
sustenta.
Todas las instalaciones para productos a granel deberán contar con dispositivos de
contención secundaria y estar construidos de material que no reaccione (y por lo tanto
reduzca la fuerza del H2SO4) con el ácido. Se deberá desarrollar procedimientos especiales
para la descarga del ácido para reducir al mínimo los posibles derrames y el riesgo de daños
a los trabajadores.
ASPECTOS INDUSTRIALES
CONTROL Y PREVENCION DE ACCIDENTES

El ácido sulfúrico no constituye un riesgo grave si se instruye bien a los trabajadores además
de supervisar las labores relativas al manejo de esta sustancia. Esta instrucción y esta
supervisión deberán tener como objetivo principal evitar el contacto del ácido con la piel,
con los ojos o la inhalación de sus vapores.

EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL

EI equipo de protección personal deberá seleccionarse, tomando en cuenta el trabajo que se


va a desarrollar, entre los que a continuación se enumeran:

 Botas de hule.
 Guantes de hule.
 Mandil de hule.
 Chaqueta y pantalón de hule o de otro material resistente al ácido.
 Gafas de protección contra sustancias químicas.
 Pantallas faciales.
 Máscara con cartucho para vapores orgánicos y gases ácidos.
 Máscara o capuchón con suministro de aire forzado.
 Cinturones o arneses
PROCESO DE OBTENCIÓN

MÉTODO DE CONTACTO

El método de contacto para la producción de ácido sulfúrico es un método que utiliza


una catálisis heterogénea, es decir, el catalizador empleado está en una fase de agregación
distinta. En concreto, suele utilizarse un catalizador sólido, el pentóxido de divanadio,
V2O5. Este método permite obtener un ácido sulfúrico con una concentración en torno al
98% en peso (es decir, 98 gramos de ácido sulfúrico por cada 100 gramos de disolución; los
dos gramos restantes son agua), que es el que suele utilizarse en el laboratorio, por ejemplo,
para preparar posteriormente disoluciones menos concentradas.

Primera etapa: producción de dióxido de azufre, SO2

En general, la producción de SO2 se puede escribir como:

S(s) + O₂(g) ⇒ SO₂(g)

Sin embargo, esta reacción será válida únicamente si la producción del dióxido de azufre
se lleva a cabo a partir de azufre puro sólido. Aunque esta es la situación ideal, por la menor
producción de subproductos o presencia de impurezas y el mayor rendimiento, lo cierto es
que hay muchas plantas de producción de sulfúrico que emplean otras fuentes para la
producción inicial de SO2. Una fuente usada muy habitualmente es la pirita, mineral disulfuro
de hierro, FeS2, que por tostación con exceso de aire produce óxido de hierro (III) y dióxido
de azufre en una reacción redox.

4FeS₂(s) + 11O₂(g) ⇒ 2Fe₂O₃(s) + 8SO₂(g)

Trabajar con exceso de aire hará que el SO2 producido esté ya mezclado con oxígeno en la
corriente de salida hacia la siguiente etapa, lo cual será necesario para la obtención de SO3.
Una vez obtenido el dióxido de azufre y antes de entrar en el reactor, se debe purificar, ya
que puede estar mezclado con restos de otros compuestos. Para ello se pueden emplear
diversos métodos, como hacerlo pasar por separadores de polvo, mecánicos o
electrostáticos, y el lavado con agua y ácido sulfúrico concentrado. Ya purificado pasará al
reactor para la producción de SO3.

Segunda etapa: producción de trióxido de azufre, SO3, a partir de SO2

La producción de trióxido de azufre a partir de la reacción del dióxido de azufre con el


oxígeno es una reacción exotérmica y reversible (no se produce de forma completa sino que
alcanza un equilibrio químico, en el que sigue habiendo presencia tanto de reactivos como
de productos). Podemos escribir su ecuación termoquímica como:

2SO₂(g) + O₂(g) ⇔ 2SO₃(g) ΔH = -196kJ·mol-1

La reacción se lleva a cabo en presencia de un catalizador sólido, que puede ser platino o
pentaóxido de vanadio, V2O5, aunque este último es más habitual porque es menos
susceptible de envenenamiento y desgaste que el platino (especialmente en plantas en las que
se obtiene el SO2 por tostación de pirita, ya que esta a menudo contiene arsénico. El arsénico
no se puede eliminar en su totalidad de la corriente de gases producidos y envenena el platino
en el convertidor). La actuación del catalizador es óptima entre 400 y 450ºC, y es por este
motivo que se emplean estas temperaturas, a pesar de que una disminución de la temperatura
favorecería la reacción termodinámicamente (por ser exotérmica) pero afectaría
negativamente a la cinética de reacción, como se explicará con mayor detenimiento en un
apartado posterior. En cuanto a la presión, se mantiene a 1 o 2 atmósfera, pues si bien un
aumento de la presión favorecería el desplazamiento de la reacción a la derecha (principio
de Le Châtelier) supondría un sobrecoste no asumible del proceso industrial. De hecho,
esto ocurre a menudo y es una limitación importante en la industria: las mejores condiciones
para el proceso químico no tienen porqué ser (y generalmente nunca son) las mejores
condiciones para el bolsillo de la industria, principalmente considerando los costes de la
energía eléctrica.

Tercera etapa: Conversión del SO3 en ácido sulfúrico

La conversión del SO3 en ácido sulfúrico no se puede llevar a cabo por simple reacción
del trióxido de azufre con agua. ¿Por qué? El motivo es que la reacción SO3 + H2O
⇒ H2SO4 es incontrolable y crea una niebla de ácido sulfúrico y de trióxido de azufre que
afecta negativamente al proceso. Por ello, en lugar de esto, lo que se hace primero es disolver
el trióxido de azufre en ácido sulfúrico concentrado, lo que produce ácido disulfúrico
(Dihidrogeno(heptaoxidodisulfato) para los amigos de la IUPAC desde 2005 y óleum para
los químicos más anticuados, debido a su consistencia aceitosa y color café oscuro):

H₂SO₄(l) + SO₃(g) ⇒ H₂S₂O₇(l)

A este ácido también se le denomina ácido sulfúrico fumante, por su tendencia a emitir
vapores. El H2S2O7(l) sí que puede reaccionar con agua de forma segura en una reacción
favorable termodinámicamente, descomponiéndose para producir ácido sulfúrico
concentrado del 97 al 99%.

H₂S₂O₇(l)+ H₂O(l) ⇒ 2H₂SO₄(l)


ESTUDIO DETALLADO DE LAS CONDICIONES DE REACCIÓN
EN EL MÉTODO DE CONTACTO

La mezcla de SO2 y de oxígeno se introduce en el reactor en las mismas proporciones


en volumen, 1:1, es decir, habrá 1 molécula de SO2 por cada molécula de O2 (la misma
cantidad de gas en las mismas condiciones contiene el mismo número de partículas, nos lo
dice la Ley de Avogadro). Esto hace que el oxígeno esté en exceso, ya que según las
proporciones de la reacción, es necesaria solo 1 molécula de oxígeno por cada 2 moléculas
de SO2 (o lo que es lo mismo, ½ molécula de O2 por cada molécula de SO2, y en realidad
hay 1, el doble). Este exceso de oxígeno favorecerá la producción de SO3 según el Principio
de Le Châtelier, ya que es un reactivo, y es una forma barata de favorecer la reacción. No
se utiliza una proporción mayor porque esto disminuiría la cantidad de SO2 en la corriente
de entrada y al final, esta menor concentración del compuesto que queremos transformar en
SO3 sería contraproducente; la cantidad absoluta de SO3 producida por día disminuiría, a
pesar de aumentar el porcentaje de conversión en el reactor (es decir, mayor eficacia pero
menor valor absoluto de producto convertido).

TEMPERATURA Y PRESIÓN

Aunque una disminución de la temperatura favorecerá el desplazamiento del


equilibrio hacia la producción de SO3, por ser la reacción exotérmica. Sin embargo, como
se ha comentado previamente, las condiciones empleadas en el reactor son de 400 a 450ºC,
lo cual no parece una temperatura muy baja que digamos. Entonces… ¿por qué se emplea
una temperatura tan elevada, si sabemos que la menor temperatura favorecería el
desplazamiento del equilibrio? Hay dos motivos: uno es cinético (la temperatura muy baja
hará que el equilibrio esté más desplazado, pero que la reacción sea más lenta) y otro es por
el rendimiento del catalizador. Así, la temperatura empleada es una temperatura de
compromiso: el catalizador funciona bien, se produce una proporción suficientemente
elevada de SO3 en la mezcla de equilibrio y a una velocidad también lo suficientemente
elevada. En cuanto a la presión, aunque la reacción se verá favorecida por un aumento de la
misma (inicialmente tenemos 3 moles, en los reactivos, y se producen 2 moles), lo cierto es
que incluso a una presión poco mayor que la atmosférica, entre 1 y 2 atmósferas, que son las
condiciones utilizadas, ya se logran rendimientos muy elevados de obtención de SO3, de
modo que no compensa el gasto económico que supone aumentar aún más la presión.

USO DE UN CATALIZADOR

El catalizador no afectará a la posición del equilibrio, sino únicamente a la velocidad de


reacción (en ambos sentidos). En ausencia de catalizador la reacción es tan lenta que
prácticamente no transcurre de forma apreciable. Así, el catalizador logra que la reacción sea
lo suficientemente rápida y que suceda con un buen rendimiento a pesar de que los gases
pasan poco tiempo en el reactor con este método.
ESQUEMA DEL MÉTODO DE OBTENCIÓN DEL ÁCIDO
SULFÚRICO DE FORMA INDUSTRIAL

REACCIONES

2 FeS₂(s) + 5.5 O₂(g) ⇒ Fe₂O₃(s) + 4 SO₂(g)

2 SO₂(g) + O₂(g) ⇔ 2 SO₃(g)

SO₃(g)+ H₂O(l) ⇒ H₂SO₄(l)


Observaciones
Durante la investigación nos dimos cuenta que la producción industrial del ácido sulfúrico a
partir de la reacción de trióxido de azufre con agua desprende muchísima energía, haciendo
que la mayor parte de trióxido de azufre se volatilice sin reaccionar para formar el ácido
sulfúrico.
Después de estudiar los métodos de obtención del ácido sulfúrico, vimos que el método de
contacto aun que es más costoso produce acido más concentrado y con muy elevada pureza,
y aunque el método de las cámaras de plomo es más barato y tiene más capacidad de
producción el ácido obtenido es de menos concentración y contiene mas impurezas.
Conclusión
Al finalizar nuestra investigación sobre el ácido sulfúrico pudimos apreciar su gran
relevancia tanto dentro de nuestra vida cotidiana (pinturas, papel, detergentes, entre otros)
Es un elemento importante en todas las industrias químicas del mundo. También juega
un papel clave en la preparación de productos pertenecientes los 50 más importantes de la
industria de la química orgánica, tales como: ácido fosfórico, sulfato de amonio, sulfato de
aluminio, dióxido de titanio y sulfato de sodio. Por todo lo antes mencionado podemos
afirmar que el ácido sulfúrico es la mayor base de la química orgánica.
Bibliografía
http://www.100ciaquimica.net/temas/tema11/punto7b.htm
http://www.academia.edu/5302639/ACIDO_SULFURICO