Вы находитесь на странице: 1из 3

1) Kelvin Pimentel enmp-2018-584 2)Carmen Felipe de la rosa enmp-2018-

DERECHO SER JUZGADO EN UN PLAZO RAZONABLE


Introducción
El plazo razonable como garantía judicial, constituye como un presupuesto
imprescindible del debido proceso legal, garantía esta observada en beneficio
de quienes tienen asuntos pendientes o pretenden acceder a la administración de
justicia y así obtener una pronta solución de esta por la vía judicial.
Es así, como la observancia del plazo razonable da posibilidad a que los
interesados obtengan una rápida solución de sus asuntos, una vez hayan sido
puestos en conocimiento y admitidos ante las autoridades competentes
conforme a los términos judiciales y presupuestos legales que sean aplicables al
caso concreto sin dilaciones injustificadas.
En el ámbito del Sistema Interamericano de Protección, los artículos 7.5 y 8.1
de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos (CASDH), contemplan
por lo menos dos contextos en los que se hace imperiosa la observancia del
plazo razonable. El primero, tendiente a la protección del derecho a la libertad
personal y el segundo en el marco de las garantías judiciales en el marco del
debido proceso.
También la CASDH en el artículo 25.1 desarrolla los elementos que
comprenden la protección judicial, y señala que la vulneración de las garantías
judiciales se constituye en una excepción a la regla general del agotamiento de
los recursos internos de acuerdo a lo previsto en el artículo 46.2.c. de este
mismo instrumento. Este orden de ideas, la tutela efectiva de los derechos
humanos implica no solo la posibilidad de acceso a la justicia, ni la existencia
formal del recurso, implica que éste sea adecuado, efectivo y que sea resuelto
en un plazo razonable.
Del mismo modo está consagrado en el Artículo 14.3.c del Pacto Internacional
de los Derechos Civiles y Políticos, que establece el derecho "a ser juzgado sin
dilaciones indebidas". Esta garantía implica que nadie puede ser sometido a
proceso alguno de modo indefinido y que se impone al Estado la obligación de
establecer normas claras y precisas en este sentido.
En República Dominicana, el plazo razonable se alude en la Constitución en el
artículo 69 relativo a la Tutela judicial efectiva y debido proceso: numeral 2: El
derecho a ser oída, dentro de un plazo razonable y por una jurisdicción
competente, independiente e imparcial, establecida con anterioridad por la ley,
y en el Código Procesal Penal en su Art. 8.
El presente escrito se ocupará de abordar el derecho a ser juzgado en un plazo
razonable y analizar cuál ha sido el abordaje dado por la Jurisprudencia a partir
de lo establecido Corte Interamericana de Derechos humanos (en Adelante
Corte IDH) del plazo razonable como garantía judicial y como esto a han sido
asumidos por el Tribunal constitucional
Plazo razonable como Garantía fundamental del orden procesal
Bibliografía ;1)garantías,dino carlos caro, 2)garantías constitucionales enj-3)ADH, IDCP, CONST. Y C.P.P
1) Kelvin Pimentel enmp-2018-584 2)Carmen Felipe de la rosa enmp-2018-

En derecho a un juicio sin dilaciones, nace de la prontitud y la celeridad de la


justicia, que son caracteres esenciales y definitorios de la misma. Consagrado o
no por la Constitución, o por convenios o tratados vinculantes entre los distintos
Estados, se trata de un principio general, de orden supraconstitucional, vigente
en todo ordenamiento y sistema. Por ello, el derecho a un juicio sin dilaciones
es sin importar la naturaleza concreta del proceso (si es civil o penal, o de otra
índole). Así, para todos los asuntos o procesos la ley adjetiva establece los
plazos dentro de los cuales los asuntos deben ser fallados.

EN EL PROCESO PENAL
En el proceso penal, las garantías se entiende al cumulo de principios, derechos
y libertades fundamentales reconocidos ´por la constitución y, lato sensu, por
los tratados internacionales, que tienen por finalidad otorgar al imputado un
marco de seguridad jurídica y, en última instancia, mantener un equilibrio entre
la llamada búsqueda de la verdad material y los derechos fundamentales del
imputado.
La garantía conocida como el Plazo Razonable de Duración del Proceso Penal,
tiene expresa tutela constitucional, al encontrarse prevista en la Convención
Americana de Derechos Humanos, Declaración Americana de Derechos y
Deberes del Hombre, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, todos
ellos con jerarquía constitucional como resulta de la combinación de los
Artículos 26.1.2 y 69.2 nuestra Constitución.

DERECHO A SER OÍDO EN UN PLAZO RAZONABLE


En República Dominicana, el plazo razonable se alude en la Constitución en el
artículo 69 relativo a la Tutela judicial efectiva y debido proceso: Toda persona,
en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, tiene derecho a obtener la
tutela judicial efectiva, con respeto del debido proceso que estará conformado
por las garantías mínimas que se establecen, numeral 2: El derecho a ser oída,
dentro de un plazo razonable y por una jurisdicción competente, independiente
e imparcial, establecida con anterioridad por la ley.
El Código Procesal Penal en su Art. 8.- Plazo razonable. Toda persona tiene
derecho a ser juzgada en un plazo razonable y a que se resuelva en forma
definitiva acerca de la sospecha que recae sobre ella. Se reconoce al imputado y
a la víctima el derecho a presentar acción o recurso, conforme lo establece este
código, frente a la inacción de la autoridad.
Para determinar si ha habido violación al plazo razonable deben tomarse en
cuenta los siguientes criterios: a) complejidad del caso, b) gravedad de la pena
imponible, c) gravedad del bien jurídicamente tutelado, d) la conducta del
imputado frente al proceso, e) la negligencia o efectividad de las autoridades en
llevar adelante el proceso, f) el análisis global del procedimiento.
Bibliografía ;1)garantías,dino carlos caro, 2)garantías constitucionales enj-3)ADH, IDCP, CONST. Y C.P.P
1) Kelvin Pimentel enmp-2018-584 2)Carmen Felipe de la rosa enmp-2018-

EL PLAZO RAZONABLE A RAÍZ DEL CÓDIGO PROCESAL PENAL


DOMINICANO
En lo anterior ya hemos establecido el plazo razonable en los instrumentos
internacionales y como esta garantía es reconocida por nuestra constitución, por
lo que en lo adelante nos referiremos al plazo razonable como garantía
fundamental desarrollada en el código procesal penal dominicano, puesto que el
plazo razonable no es solo una figura que hace referencia a un plazo universal,
sino que de igual forma, para todas las situaciones que pretender restringir
derechos se ha establecido un plazo para su solución.
Uno de estos plazos es el pazo de 48 horas que está reconocido en nuestra
constitución en el art.40.5 el cual señala que toda persona restringida de su
libertad debe der puesto a disposición del tribunal en el plazo de 48 horas
(art.224 C.P.P), siendo este el plazo razonable para determinar la vinculación o
no de una persona con u n hecho punible y si amerita o no alguna medida
cautelar.
Otro plazo razonable que trae este código es el de las medidas de coerción, que
son impuestas a los fines de que se pueda desarrollar el proceso con la presencia
del imputado en principio, para lo que se ha establecido un plazo de tres meses
en caso de prisión preventiva y un plazo de seis meses en las demás medidas
(art.150 C.P.P) entendiéndose que este plazo sería suficiente para concluir la
investigación en ambos casos, de igual forma es el mismo código el que señala
que las medidas en caso de prisión preventiva serán revisadas cada tres meses
por el juez de la instrucción, por lo que es un sistema de control pensado para
no postergar las medidas más de lo necesario razonable.
El código de forma estricta no señala el plazo en que se supone debe de
conocerse el proceso penal en el primer grado, sin embargo hay una disposición
que nos hace creer que tal vez ese sea el plazo razonable en que deben de
agotarse la investigación, su presentación y la producción del juicio, y es lo
establecido en el art.241 numeral 3, el cual señala que una de las causas del
cese de la prisión preventiva es que su duración exceda el plazo de 12 meses,
pareciendo ser que este fue el plazo pensando para nuestra legislación en que
debían conocerse los procesos en primer grado, y es así, si tomamos en cuenta
todo lo que hemos mencionado antes, (las 48 horas, plazo de 3 meses para
concluir la investigación, el tiempo de la audiencia preliminar y el juicio),
parece entonces ser razonable creer que este fue el plazo pensado para todo el
proceso en primer grado, pero al final el plazo razonable para todo nuestro
proceso penal es el de cuatro (4) años, incluyendo los recursos(art.148 C.P.P).
EN CONCLUSIÓN, el derecho a ser odio en un plazo razonable no es solo
una garantía mencionado en nuestra constitución, sino desarrollada en nuestra
normativa procesal penal.

Bibliografía ;1)garantías,dino carlos caro, 2)garantías constitucionales enj-3)ADH, IDCP, CONST. Y C.P.P