Вы находитесь на странице: 1из 22

Vocación a la santidad José Mares Chávez

Iglesia santa
“Maridos, amad a vuestras
mujeres como Cristo amó a
la Iglesia y se entregó a sí
mismo por ella, para
santificarla, purificándola
mediante el baño del agua y
la fuerza de la palabra, y
presentársela
resplandeciente a sí mismo,
sin mancha ni arruga ni
cosa parecida, sino santa e
inmaculada” (Ef 5, 25-27).

2 José Mares Chávez


Todos estamos llamados a la santidad
“Por ello, en la Iglesia, todos, lo mismo quienes pertenecen a
la Jerarquía que los apacentados por ella, están llamados a
la santidad, según aquello del Apóstol: Porque ésta es la
voluntad de Dios, vuestra santificación (1 Tes 4, 3) y Dios nos
ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para que
vivamos ante él santamente y sin defecto alguno, en el amor
( Ef 1, 4)” (LG 39).

José Mares Chávez 3


Todos estamos llamados a la santidad
“A los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de
obtener el reino de Dios gestionando los asuntos temporales y
ordenándolos según Dios. Viven en el siglo, es decir, en todos
y cada uno de los deberes y ocupaciones del mundo, y en las
condiciones ordinarias de la vida familiar y social, con las que
su existencia está como entretejida. Allí están llamados por
Dios, para que, desempeñando su propia profesión guiados
por el espíritu evangélico, contribuyan a la santificación del
mundo como desde dentro, a modo de fermento. Y así hagan
manifiesto a Cristo ante los demás, primordialmente mediante
el testimonio de su vida, por la irradiación de la fe, la
esperanza y la caridad” (LG 31).
José Mares Chávez 4
Sed perfectos
“El divino Maestro y Modelo de
toda perfección, el Señor Jesús,
predicó a todos y cada uno de
sus discípulos, cualquiera que
fuese su condición, la santidad
de vida, de la que Él es iniciador
y consumador: Sed, pues,
vosotros perfectos, como vuestro
Padre celestial es perfecto (Mt 5,
48). Envió a todos el Espíritu
Santo para que los mueva
interiormente a amar a Dios con
todo el corazón, con toda el alma,
con toda la mente y con todas las
fuerzas y a amarse mutuamente
como Cristo les amó” (LG 40).
5 José Mares Chávez
Amarás al Señor
“Maestro, ¿cuál es el
mandamiento mayor de la
Ley? Él le dijo: Amarás al
Señor, tu Dios, con todo tu
corazón, con toda tu alma y
con toda tu mente. El
segundo es semejante a
éste: Amarás a tu prójimo
como a ti mismo” (Mt 22,
36-39).

6 José Mares Chávez


Jesús es el modelo
“Os doy un
mandamiento nuevo: que
os améis los unos a los
otros; que, como yo os
he amado, así os améis
también entre
vosotros” (Jn 13, 34).

7 José Mares Chávez


Partícipes de la naturaleza divina
“Los seguidores de Cristo, llamados por Dios no en razón de
sus obras, sino en virtud del designio y gracia divinos y
justificados en el Señor Jesús, han sido hechos por el
bautismo, sacramento de la fe, verdaderos hijos de Dios y
partícipes de la divina naturaleza, y, por lo mismo, realmente
santos. En consecuencia, es necesario que con la ayuda de
Dios conserven y perfeccionen en su vida la santificación que
recibieron (…) Es, pues, completamente claro que todos los
fieles, de cualquier estado o condición, están llamados a la
plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, y
esta santidad suscita un nivel de vida más humano incluso en
la sociedad terrena” (LG 40).
José Mares Chávez 8
¿En qué consiste la
santidad?

La santidad consiste en
vivir de una manera cada
vez más plena el misterio
inefable de la inhabitación
trinitaria en nuestras
almas.

“Jesús le respondió: Si
alguno me ama,
guardará mi palabra, y
mi Padre le amará; y
vendremos a él y
haremos morada en él”
(Jn 14, 23).

9 José Mares Chávez


¿En qué consiste la
santidad?

Consiste en la perfecta
configuración con
Jesucristo, en nuestra
plena cristificación.

10 José Mares Chávez


¿En qué consiste la
santidad?

Consiste en la
perfección de la
caridad, o sea en la
perfecta unión con Dios
por el amor.

Consiste en la perfecta
conformidad de la
voluntad humana con la
divina (Antonio Royo
Marín, Teología de la
perfección cristiana, n.
37).

11 José Mares Chávez


La santidad es
sinónimo de caridad

La perfección de la vida
cristiana consiste en la
perfección de la
caridad (Santo Tomás de
Aquino, Suma de Teología
II-II, 184, 1).

“Pero por encima de


todo esto, vestíos de
la caridad, que es
vínculo de
perfección” (Col 3, 14)

(cf. Royo Marín, n. 147).


12 José Mares Chávez
La santidad es sinónimo de caridad

Santo Tomás de Aquino explica:


“Se dice de un ser cualquiera que es perfecto cuando
alcanza su propio fin, que es la perfección última de
las cosas.
Ahora bien: la caridad es quien nos une a Dios, fin
último del alma humana; pues, como dice san
Juan, el que vive en caridad permanece en Dios, y
Dios en él (1 Jn 4, 16).
Por consiguiente, la perfección de la vida cristiana se
toma especialmente de la caridad” (Suma de Teología
II-II, 184, 1).
José Mares Chávez 13
La caridad es amor; Dios es amor

Sólo la caridad nos une a Dios como último fin del ser
humano, es decir, como sumo Bien infinitamente amable
por sí mismo (cf. Royo Marín, n. 148).

Las demás virtudes preparan y comienzan esa unión,


pero no pueden acabarla y consumarla.

La caridad mira a Dios y nos une a Él como fin; la fe y la


esperanza le miran y nos unen a Él como principio.

José Mares Chávez 14


Jesús modelo
“Una misma es la
santidad que cultivan, en
los que son guiados por el
Espíritu de Dios, y
obedientes a la voz del
Padre, adorándole en
espíritu y verdad, siguen a
Cristo pobre, humilde y
cargado con la cruz, a fin
de merecer ser hechos
partícipes de su
gloria” (LG 41).
15 José Mares Chávez
Sostenerse
“Los esposos y padres
cristianos, siguiendo su
propio camino, mediante
la fidelidad en el amor,
deben sostenerse
mutuamente en la gracia
a lo largo de toda la vida
e inculcar la doctrina
cristiana y las virtudes
evangélicas a los hijos
amorosamente recibidos
de Dios (LG 41).
16 José Mares Chávez
Sostenerse mutuamente en la gracia
“Por lo tanto, todos los fieles cristianos, en las
condiciones, ocupaciones o circunstancias de su vida,
y a través de todo eso se santificarán más cada día si
lo aceptan todo con fe de la mano del Padre celestial y
colaboran con la voluntad divina, haciendo manifiesta
a todos, incluso en su dedicación a las tareas
temporales, la caridad con que Dios amó al mundo (LG
41).

José Mares Chávez 17


Una vida en gracia de Dios
“Dios es caridad, y el que permanece en la caridad
permanece en Dios y Dios en él (1 Jn 4, 16). Y Dios difundió
su caridad en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que
se nos ha dado (Rm 5, 5). Por consiguiente, el primero y
más imprescindible don es la caridad, con la que amamos a
Dios sobre todas las cosas y el prójimo por Él. Pero, a fin de
que la caridad crezca en el alma como una buena semilla y
fructifique, todo fiel debe escuchar de buena gana la
palabra de Dios y poner por obra su voluntad con la ayuda
de la gracia (LG 42).

José Mares Chávez 18


Sacramentos
“Participar frecuentemente en los
sacramentos, sobre todo en la
Eucaristía, y en las funciones
sagradas. Aplicarse asiduamente a la
oración, a la abnegación de sí
mismo, solícito servicio de los
hermanos y al ejercicio de todas las
virtudes. Pues la caridad, como
vínculo de perfección y plenitud de la
ley [“La caridad no hace mal al
prójimo. La caridad es, por tanto, la
ley en su plenitud” (Rm 10, 3)], rige
todos los medios de santificación,
los informa y los conduce a su fin. De
ahí que la caridad para con Dios y
para con el prójimo sea el signo
distintivo del verdadero discípulo de
Cristo” (LG 42).
19 José Mares Chávez
Video

• https://www.youtube.com/watch?v=rdRWAFXkDZw

• EWTN: Click con corazón puro; “Limbo vocacional”

José Mares Chávez 20


Reflexión
¿Sólo los santos de los altares son santos?
¿Por qué o para qué me pide Dios ser santo?
¿Depende de mí ser santo?
¿Qué recursos son necesarios para llegar a ser santo?
¿Cómo puede un laico ser santo?
¿Qué hice hoy para ser santo?
¿En esta vida me interesa ser santo o ser feliz?
¿Los santos son felices?
José Mares Chávez 21
FIN