Вы находитесь на странице: 1из 13

Anales de Psicología

ISSN: 0212-9728
servpubl@fcu.um.es
Universidad de Murcia
España

Guerrero Barona, Eloísa


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y afrontamiento del estrés docente en profesorado
universitario
Anales de Psicología, vol. 19, núm. 1, junio, 2003
Universidad de Murcia
Murcia, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=16701914

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
146 Eloísa Guerrero Barona

do etiquetas despectivas, al mismo tiempo que frente a una situación estresante son conductas
les atribuye la culpabilidad de sus frustraciones específicas para una situación concreta o con-
y de su descenso del rendimiento laboral. Junto ductas más generales para una amplia gama de
a estas dos dimensiones aparece una tercera, situaciones, dependiendo de qué conductas se
consistente en un sentimiento de bajo Logro o han aprendido en ocasiones anteriores. Las
realización profesional y/o personal que surge consecuencias de estas conductas determinarán
cuando se verifica que las demandas que se le que sean consideradas como correctas o inco-
hace exceden su capacidad para atenderlas de rrectas por la persona. Lo que determina que
forma competente. Supone respuestas negati- una conducta se repita o no en un futuro, no es
vas hacia uno mismo y hacia su trabajo, evita- la supuesta corrección e incorrección moral de
ción de las relaciones personales y profesiona- ésta , sino su eficacia para cambiar la situación.
les, bajo rendimiento laboral, incapacidad para Para explicar porqué el afrontamiento pue-
soportar la presión y una baja autoestima. La de afectar de forma adversa a la salud, Lazarus
falta de logro personal en el trabajo se caracte- y Folkman (1986) proponen algunos mecanis-
riza por una dolorosa desilusión e impotencia mos. En primer lugar, aseguran que el afron-
para dar sentido al mismo. Se experimentan tamiento puede influir en las reacciones neuro-
sentimientos de fracaso personal (falta de com- químicas del estrés. También, dejando de regu-
petencia, de esfuerzo o conocimientos), caren- lar la perturbación emocional que aparece fren-
cias de expectativas laborales y una generaliza- te a los daños o amenazas incontrolables, y/o
da insatisfacción. Como consecuencia, la im- expresando una serie de valores, un estilo de
puntualidad, la abundancia de interrupciones, la vida y un estilo de afrontamiento que es en sí
evitación del trabajo, el absentismo y el aban- mismo perjudicial. En segundo lugar, los auto-
dono de la profesión aparecen como síntomas res apuntan que el afrontamiento puede afectar
habituales y típicos de esta patología laboral. a la salud de forma negativa aumentando el
En opinión de Alvarez y Fernández (1991) el riesgo de mortalidad y morbilidad, cuando in-
bajo logro puede aparecer encubierto y mani- cluyen el uso excesivo de sustancias nocivas
festarse por una sensación paradójica de omni- como son el alcohol, las drogas y el tabaco o
potencia. cuando abocan al individuo a actividades que
En definitiva, el enfoque psicosocial asume significan un riesgo importante para su vida.
que burnout es un síndrome de Agotamiento emo- En este sentido, Belloch y Baños (1993) de-
cional, Despersonalización y bajo Logro o realiza- muestran que existe una fuerte relación entre
ción personal en el trabajo. determinados hábitos comunes (comer y hacer
Si bien, en otros trabajos hemos puesto de ejercicio regularmente, controlar el peso, beber
relieve los múltiples efectos fisiológicos, psico- con moderación) y el mantenimiento de la sa-
lógicos y conductuales que el estrés crónico lud a largo plazo. Aunque la relación causa-
presenta sobre la salud del profesorado (Gue- efecto aún no está demostrada, existen implica-
rrero, 1998, Guerrero, 2000 y Guerrero y Vi- ciones que apoyan esta vía.
cente, 2001), son especialmente los modos de Lazarus y Folkman (1986) afirman que los
abordar el estrés y su relación con el burnout el modos de afrontamiento dirigidos a la emoción
principal objetivo de este artículo. pueden dañar la salud al impedir conductas
El tipo de conducta de afrontamiento es adaptativas relacionadas con la salud/enferme-
importante porque, además de servir para do- dad. Así, los modos de afrontamiento, negación
minar las demandas de la situación de estrés, y evitación pueden disminuir el trastorno emo-
determina la forma en que se activa el organis- cional, pero pueden impedir al individuo en-
mo. El organismo se activa de muy distintas frentarse de una forma realista a un problema
maneras, según la persona trate de controlar la susceptible de solucionarse mediante una ac-
situación o adopte una actitud pasiva ante ésta. ción directa.
Las conductas motoras realizadas para hacer

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y técnicas de afrontamiento del estrés docente en profesorado universitario 147

La incidencia del estrés sobre la salud es apoyo social escaso en la aparición de altera-
compleja y puede inducir directamente efectos ciones de la salud, que van desde la neurosis y
psicológicos y fisiológicos que alteran la salud complicaciones del embarazo hasta la mortali-
(trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y dad en general (Lazarus y Folkman, 1986). El
psicofisiológicos), aunque también puede inci- entorno social puede ser fuente de estrés, pero
dir de modo indirecto a través de conductas no también puede proporcionar recursos vitales
saludables o estrategias de afrontamiento noci- con los que el individuo puede conseguir so-
vas como beber alcohol, conductas de riesgo, brevivir y evolucionar.
etc. De igual modo, el estrés puede inhibir La cuestión relativa a cómo el apoyo social
conductas relacionadas con la salud, como lle- amortigua el estrés se complementa con otra
var una vida sana a través del ejercicio físico. basada en cómo las relaciones disfuncionales
Parece pues que el estrés se puede asociar a perjudican el afrontamiento. En lugar de enfa-
una reducción de conductas de salud y a un in- tizar las interacciones sociales que presumible-
cremento de conductas nocivas para ésta. La- mente transmiten el apoyo social, Coyne y
brador y Crespo (1993) señalan que variables Downey (1991) resaltan el conflicto, la inhibi-
disposicionales como el tipo de personalidad ción de la comunicación y la falta de estabilidad
(Tipo B) y el apoyo social, reducen la frecuen- en las relaciones íntimas como responsables en
cia de conductas no saludables e incrementa las la reducción de la percepción del apoyo social.
saludables (evitan el uso de excitantes, practi- Otros autores han sugerido que el apoyo social
can más frecuentemente el ejercicio físico, etc.). reduce la frecuencia de conductas no saluda-
Según Sandín (1995), si bien el estrés puede in- bles (Adler y Matthews, 1994). Los individuos
ducir directamente efectos fisiológicos y psico- que viven bajo situaciones estresantes y que
lógicos que alteran la salud, también puede in- poseen redes de apoyo hacen más ejercicio físi-
fluir sobre la salud de una manera indirecta, a co y evitan el alcohol, en contraste con las per-
través de la elicitación o mantenimiento de sonas que bajo situaciones semejantes poseen
conductas no saludables. un reducido apoyo social.
Las conductas relacionadas con la salud se Las variables disposicionales también se
han definido como una vía mediante la cual las han vinculado al uso de conductas nocivas re-
variables ambientales (sucesos vitales, apoyo lacionadas con la salud. Así, la conducta Tipo
social) y personales (personalidad) pueden afec- A se ha relacionado con el consumo elevado de
tar a los mecanismos fisiológicos e incrementar tabaco y el alcohol, y el neuroticismo parece
o disminuir el riesgo de enfermar. El vivir bajo correlacionar negativamente con la práctica del
situaciones estresantes suele asociarse a una re- ejercicio físico (Ibáñez, 1991).
ducción de conductas de salud y a un incre- Sandín (1995) afirma que la percepción de
mento de conductas nocivas para ésta. Algunas no control sobre las situaciones estresantes, el
personas incrementan el consumo de drogas o afrontamiento pasivo-emocional, las respuestas
conducen el automóvil de forma arriesgada. de indefensión y desesperanza, la escasa expre-
Este tipo de comportamiento podría concep- sión emocional y las características asociadas al
tuarse como estrategias de afrontamiento noci- Tipo 1 (predisposición al cáncer: dependencia
vas, ya que son modos empleados por el sujeto conformista a objeto o persona, inhibición para
para reducir el estrés (Sandín, 1995). Por el establecer intimidad y predominio de la hipoes-
contrario, el apoyo social, tener a alguien de timulación parecen relacionarse con ciertos pa-
quien recibir apoyo emocional y, además, po- trones fisiológicos que reducen la competencia
seer habilidades sociales constituyen recursos inmunológica, incrementando la vulnerabilidad
importantes de afrontamiento debido al impor- hacia las enfermedades asociadas al sistema
tante papel que juega la actividad social en la inmune, mostrando una menor resistencia a en-
vida de los individuos. Existen estudios empíri- fermedades infecciosas. Sin embargo, el man-
cos en los que se reconoce la existencia de un tener cierto grado de control sobre los eventos

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


148 Eloísa Guerrero Barona

estresantes, el afrontamiento confrontativo y fue demostrado empíricamente por Pearlin y


activo, las respuestas de fuerte expresión emo- Schooler (1984). Tienen en cuenta los que son
cional (ira, irritabilidad y agresión) y las caracte- propiedad del individuo, como la salud y la
rísticas asociadas al Tipo 2 (predisposición a la energía (recursos físicos), las creencias positivas
cardiopatía coronaria: predomina la hiperexci- (recursos psicológicos), las técnicas de resolu-
tación, evalúan de forma extrema, reaccionan ción de problemas y el apoyo social. El resto de
en general mediante excitación general, ira y las categorías son ambientales e incluyen los
agresividad) se asocia a incrementos crónicos sociales y los materiales (Lazarus y Folkman,
en la actividad simpática y catecolaminérgica 1986). En esta línea, salud y energía son rele-
(periférica y central) y a la responsividad car- vantes y facilitan el afrontamiento del estrés. El
diovascular que conducen a un deterioro en la importante papel desempeñado por el bienestar
estructura y funciones vasculares. físico se hace evidente cuando hay que resistir
De la misma manera, Frankenhaeuser problemas e interacciones estresantes que exi-
(1986) ha demostrado una relación diferencial gen una movilización importante. Algunas in-
entre el tipo de afrontamiento/emoción y las vestigaciones, sin embargo, han demostrado
respuestas hormonales. Esfuerzo y distrés se que algunos individuos son capaces de afrontar
asocian de forma distinta con los sistemas mé- las situaciones sorprendentemente bien, a pesar
dulo-suprarenal y córtico-suprarrenal. En este de una escasa salud física y del agotamiento de
estudio, la variable distrés incluye elementos de su energía (Bulman y Wortman, 1977; Dimsda-
incertidumbre, insatisfacción, actitudes pasivas le, 1974).
y sentimientos de indefensión, mientras que la La perspectiva transaccional o modelos
variable esfuerzo implica elementos de interés, cognitivos del afrontamiento del estrés, defien-
participación y decisión, es decir, formas acti- de que el desarrollo del desgaste psíquico o
vas de afrontamiento y mantenimiento de cier- burnout puede ser entendido como el resultado
to control sobre la situación. de un proceso de interacción mediante el cual
Frente a la consideración del afrontamiento el sujeto busca adaptarse a su entorno laboral.
como estilo o rasgos, es decir, como estructuras Los factores ambientales son elementos desen-
del yo que una vez desarrolladas por el sujeto cadenantes de importancia fundamental, mien-
actúan como predisposiciones estables para tras que las variables personales sólo cumplen
afrontar de manera determinada los aconteci- una función facilitadora o inhibidora. La per-
mientos de la vida cotidiana, Lazarus y Folk- cepción que el sujeto tenga de los estresores
man (1986) abordan el tema desde el plantea- ambientales y de sus capacidades, junto a las es-
miento de las estrategias de afrontamiento co- trategias de afrontamiento que emplee para
mo esfuerzos que se realiza exclusivamente pa- afrontar el estrés, determinarán el grado de sen-
ra manejar algo que ocurre fuera de la rutina y tirse quemado por el trabajo (Gil-Monte y Pei-
que debe diferenciarse de las conductas adapta- ró, 1997).
tivas automáticas que aparecen en situaciones En este trabajo nos proponemos contrastar,
habituales. Decir que una persona tienen mu- en una muestra de profesores universitarios, los
chos recursos no sólo significa que dispone de modos de afrontamiento del estrés y el grado
un gran número de ellos sino que tiene la habi- de burnout que padecen y demostrar que están
lidad para aplicarlos ante distintas demandas significativamente asociados. También quere-
del entorno. Antonovsky (1979) ha utilizado el mos detectar las estrategias más empleadas para
término recursos generalizados de resistencia manejar el estrés laboral en función del grado
para describir las características que facilitan el de desgaste laboral.
manejo del estrés.
El grado en que los recursos por sí mismos
neutralizan los efectos del estrés en compara-
ción con los procesos reales de afrontamiento

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y técnicas de afrontamiento del estrés docente en profesorado universitario 149

Método de tres a cinco, de cinco a quince, entre quince


y veinte años y más de veinte años).
Sujetos Finalmente el factor motivacional incluye
las variables: absentismo laboral o ausencias
La muestra está formada por 257 docentes de (SI/NO) por enfermedad, operativizada a tra-
la Universidad de Extremadura (UEX), siendo vés de las incapacidades o bajas laborales tran-
doble la participación del género masculino sitorias (blt), causas de blt (menores, traumatoló-
(69,26%). Aproximadamente, el 85% tienen gicas, otorrinolaringológicas, psiquiátricas y
edades inferiores a 45 años, más del 70% están otras) y el número de días de blt (menos de dos, de
casados-as y tienen hijos el 64,5%. En lo refe- 2 a 4, de 4 a 7, entre 7 y 15 y más de 15 días).
rente al grado de participación, el 49,81% per- A partir de los resultados obtenidos en un
tenece al semidistrito de Badajoz y el 47,41% al estudio realizado por Guerrero (1996, 1999)
de Cáceres. Según el área de conocimiento al sobre causas de blt en el profesorado extreme-
que pertenecen, destacamos que la mayor pro- ño de primaria, secundaria y bachillerato, du-
porción de participación corresponde al profe- rante los cursos 90-91 al 94-95, consideramos
sorado del área científica (36,19%) y la menor, pertinente incluir las mismas especialidades
a los del área social (12,45%). Predominan el médicas como posibles razones de bajas en los
profesor asociado (33,85%) y titulares universi- docentes universitarios, sólo que aquí asumía-
dad-catedráticos de escuelas universitarias mos el testimonio de los encuestados, ya que
(31,13%), con una experiencia media de ejerci- no contábamos con los partes de bajas oficia-
cio docente de 5 a 15 años (45,91%). Destaca la les.
escasa colaboración del profesorado con me- Los aspectos que incluye en el factor moti-
nos de cinco años experiencia docente universi- vacional hacen referencia a las principales fuen-
taria. tes de satisfacción o Alicientes que el profesora-
do atribuye a la docencia universitaria. Engloba
Instrumentos de evaluación las variables: libertad, docencia, relaciones in-
terpersonales, investigación y otras. También,
Cuestionario sociodemográfico, laboral y motivacional. quisimos en una primera aproximación, valorar
algunos aspectos de la problemática de la pro-
Fue diseñado con objeto de recoger infor- fesión docente universitaria a través de la va-
mación referente a aspectos sociodemográfi- riable Inconvenientes. Ésta última comprende: las
cos, laborales y otros de carácter más motiva- relaciones interpersonales, la masificación, la
cional. falta de base del alumnado, el sueldo y otros.
A través de este cuestionario pretendíamos La razón por la que se eligieron estos últimos
detectar los factores que pudieran relacionarse factores tiene su justificación en los resultados
con el afrontamiento del estrés. Los categori- obtenidos en estudios realizados con profeso-
zamos en tres: el factor sociodemográfico, res universitarios (Seva, 1986; Fernández, 1991;
que engloba a su vez las variables: sexo, edad, es- Zubieta y Sussino, 1992; Sáenz y Lorenzo,
tado civil, paternidad y número de hijos. El factor 1993).
laboral comprende datos descriptivos del A través de este cuestionario pretendíamos
puesto de trabajo y de la situación docente, ta- examinar los predictores del afrontamiento del
les como: áreas de conocimiento en el que desem- estrés, análisis que los objetivos de este artículo
peña la docencia (humanística, social, científica, (para mayor información, consúltese Guerrero,
biomédica y técnica), categorías docente (catedráti- 2000).
co de Universidad, titular de Universidad y ca-
tedrático de escuela universitaria, profesor aso-
ciado y profesor ayudante), años de ejercicio
docente en la Universidad (menos de tres años,

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


150 Eloísa Guerrero Barona

Inventario de burnout de Maslach (M.B.I.) (Maslach mental, desconexión conductual, consumo de


y Jackson, 1986) drogas y humor.
En lo que respecta a las características psi-
Está compuesto por 22 ítems tipo Likert, cométricas, la consistencia interna de la escala
en forma de afirmaciones referidas a actitudes, en la versión original presenta unas correlacio-
emociones y sentimientos personales del profe- nes entre 0,45 y 0,92 para los diferentes modos
sional en su trabajo y hacia las personas a las de afrontamiento.
que tiene que atender. La finalidad del M.B.I.
es la evaluación de las tres dimensiones del sín- Procedimiento
drome de burnout: Agotamiento emocional, Desper-
sonalización y Logro personal. El profesorado que Consistió en dividir la muestra total de suje-
sufre síndrome de burnout obtendrá en el tos en función de las puntuaciones obtenidas
M.B.I. (1986) puntuaciones altas en Agotamiento en el Inventario de Maslach (Maslach y Jack-
emocional, en Despersonalización y bajas en Logro son, 1986), obteniéndose tres grupos de varia-
personal. bles para cada dimensión de burnout. Hemos es-
En cuanto a las propiedades psicométricas tablecido como puntos de cortes los percentiles
del Inventario de Maslach (Maslach y Jackson, 33 y 66 que derivaron en tres grados (alto, me-
1986), la consistencia interna estimada por las dio y bajo) de burnout para cada dimensión del
autoras, a partir de una muestra de 1316 sujetos síndrome. Empleamos estos puntos con el ob-
con el coeficiente alfa de Cronbach, es de 0,90 jetivo de estudiar dos aspectos diferenciados
para el Agotamiento emocional, de 0,79 para la aunque relacionados, cuando se contrastan las
Despersonalización y de 0,71 para Logro Personal. variables grados de burnout y modos de afrontamien-
to. Por un lado, nos interesaba detectar si se
Escala de evaluación de técnicas de afrontamiento o podían establecer diferencias estadísticamente
C.O.P.E. (Carver, Scheier y Weintraub, 1989). significativas entre cada una de las dimensiones
de burnout, y por otro, examinar cuáles son las
Evalúa los aspectos motores o conductuales estrategias de afrontamiento empleadas por los
de la respuesta de estrés. Consta de 60 ítems de docentes que frecuentemente sufren diferentes
tipo Likert que se refieren a preguntas relativas grados de burnout.
a lo que hace o siente habitualmente el docente Los tres grupos de variables para los grados
cuando experimenta sucesos estresantes duran- de burnout son Grado bajo y pertenecen a esta ca-
te el desempeño de su trabajo. Como resultado tegoría los sujetos con puntuaciones por debajo
de su cumplimentación se obtiene una puntua- del percentil 33, Grado medio que incluye a suje-
ción para cada uno de los quince modos de tos con puntuaciones situadas entre el percentil
afrontamiento o subescalas, resultado de sumar 33 y el percentil 66 y Grado alto, que comprende
los valores asignados por el sujeto a cada uno a sujetos que presentan puntuaciones por en-
de los cuatro ítems que la conforman. De esta cima del percentil 66.
forma, se obtienen 15 puntuaciones que co- El paso siguiente consistió, primero, en realizar
rresponden a cada uno de los modos de afron- diferentes anovas para contrastar las tres varia-
tamiento y que oscilarán entre los valores 4 y bles entre sí. En segundo lugar, repetimos el
16. mismo procedimiento con las tres dimensiones
Los modos de afrontamiento que evalúa del M.B.I. y las quince subescalas del C.O.P.E.
C.O.P.E son afrontamiento activo, planifica-
ción, búsqueda de apoyo social instrumental, Resultados
búsqueda de apoyo social emocional, supresión
de actividades distractoras, religión, reinterpre- Los resultados indican la presencia de diferen-
tación positiva, refrenar el afrontamiento, acep- cias altamente significativas entre grados dife-
tación, desahogarse, negación, desconexión rentes en Despersonalización y Agotamiento emocio-

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y técnicas de afrontamiento del estrés docente en profesorado universitario 151

nal (F= 12,13; p= 0,0001). De forma específica, emocionalmente en grado alto y/o medio (F=
la prueba de Scheffé indica que los docentes 4,119).
con alto grado en Agotamiento emocional tenían En las medias de las dos dimensiones que
sentimientos de Despersonalización más frecuen- se examinan, grados Logro personal y Despersonali-
temente, que los sujetos que se sentían agota- zación, se observan también diferencias alta-
dos en grado bajo (F= 9,96) ó medio (F= mente significativas (F= 8,63; p= 0,0002). El
9,108). análisis de Scheffé parece indicarnos que los
Detectamos diferencias estadísticamente docentes que se sienten despersonalizados en
significativas en los diferentes grados en Agota- bajo grado, también se sentían en menor grado
miento emocional y Logro personal, (F= 4,12; p= incompetentes, al compararlos con los sujetos
0,0172) de manera que los docentes con bajo que se sentían despersonalizados en grado alto
grado en Agotamiento emocional se sentían más (F= 8,29) y medio (F= 4,35).
competentes o con mayor Logro personal (F= El Figura 1 muestra los resultados de los
3,238), que los sujetos que se sentían agotados contrastes que se han realizado en la variable
grados de burnout en las tres dimensiones.

Análisis pormenorizado de Burnout

2,5

1,5
Despers/Agot.E.
Logro/Agot.E.
Logro/Despers.
1

0,5

0
BAJO MEDIO ALTO
Grados de burnout

Figura 1: Análisis pormenorizado Grados de burnout

A continuación exponemos la relación exis- • Desahogarse presenta una alta significación (F=
tente entre los modos específicos de afronta- 19,57; p= 0,0001) en la variable que se anali-
miento que presentan significación y la varia- za. El examen a posteriori, denota una rela-
ble grados (alto, medio y bajo) de Agotamiento ción significativa para los grupos grado bajo
emocional: vs. grado alto (F= 17,717) y grado bajo vs. me-
dio (F= 10,86). Por tanto, los docentes que se

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


152 Eloísa Guerrero Barona

sienten muy frecuentemente agotados emo- ficación en la comparación alto vs. medio
cionalmente emplean más a menudo la estra- grado de Agotamiento emocional (F= 3,241).
tegia Desahogarse que los que se sienten des- • Consumo Drogas (F= 7,82; p= 0,0005) como
gastados en grado medio o bajo modo de afrontamiento está relacionado sig-
• Negación (F= 7,82; p= 0,0005). En el análisis nificativamente con grados Agotamiento emocio-
de varianza se aprecian diferencias estadísti- nal, de manera que son significativas las com-
camente significativas, de manera que, los su- paraciones bajo vs. alto (F= 4,87) y bajo vs.
jetos que se sienten más agotados emocio- medio (F= 7,022).
nalmente (grado alto) emplean con mayor fre- • Aceptación. (F= 2,977; p= 0,0528). Por un la-
cuencia ésta estrategia, al compararse con el do, los sujetos que se sienten más agotados
grupo de grado bajo (F= 3,781). Por otra par- emocionalmente emplean más frecuentemen-
te, el grupo que presenta un grado medio en te la estrategia Aceptación en situaciones de es-
Agotamiento emocional es el que menos recurre trés docente que, los menos agotados. Por
a su uso (F= 7,56). otro lado, los profesores-as que menos uso
• Desconexión Mental (F= 8,68; p= 0,0002). Se hacen de Aceptación son los que sufren un gra-
detectan diferencias estadísticamente signifi- do medio en Agotamiento emocional.
cativas en la comparación de los grupos alto La Figura 2 representa los valores medios
vs. bajo grado en Agotamiento emocional (F= de los modos de afrontamiento que se asocian
8,441). También aparecen diferencias en la significativamente con la variable grados Agota-
comparación medio vs. alto (F= 4,071) miento emocional.
• Desconexión Conductual (F= 3,93; p= 0,0207)
como modo de afrontamiento presenta signi-

Análisis Agotamiento emocional/Modos de afrontamiento

12,00

10,00

8,00 Agot.E./Centr.E.
Agot.E/Negación
Agot.E/Desc.Mental
6,00
Agot.E/Descon.C.
Agot.E/C.Drogas
4,00 Agot.E/Aceptación

2,00

0,00
BAJO MEDIO ALTO
Grados de Agotam iento Em ocional

Figura 2: Análisis Agotamiento emocional/Modos de afrontamiento

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y técnicas de afrontamiento del estrés docente en profesorado universitario 153

En lo referente a las estrategias de afronta- • Negación (F= 6,58; p= 0,0016). Existe signifi-
miento empleadas por los docentes que fre- cación en los grupos que presentan grados di-
cuentemente sufren diferentes grados en la di- ferentes en Despersonalización, y la prueba de
mensión Despersonalización, en el anterior epígra- Scheffé demuestra que es entre los profesores
fe, quedó reflejado que los sujetos más desper- con grado medio y los que presentan un grado
sonalizados se sienten con más frecuencia, ago- alto (F= 6,563), donde se encuentran las ma-
tados emocionalmente. A partir de esto, es po- yores discrepancias en el uso de Negación.
sible pensar que se empleen también estrategias • Desconexión mental (F= 8,26; p= 0,0003). Tam-
de afrontamiento comunes. Seguidamente ex- bién se aprecian diferencias entre las distintas
ponemos los resultados: medias en grados Despersonalización y el uso
• Búsqueda de Apoyo Instrumental (F= 4,07; p= habitual de la estrategia Desconexión Mental. Se
0,0181). Hallamos diferencias estadísticamen- observa nuevamente significaciones en las
te significativas en Búsqueda de Apoyo Instru- comparaciones bajo vs. alto grado (F= 5,625)
mental para los distintos grados Despersonaliza- y también, cuando se comparan los grupos
ción, obteniendo a través de Scheffé significa- grados medio vs. alto en Despersonalización (F=
ción en la comparación grados alto vs. bajo 6,957).
(F= 4,05). • Humor (F= 8,55; p= 0,0003). Si bien se obser-
• Desahogarse (F= 11,98; p= 0,0001) se relaciona va significación global, no se detectan me-
significativamente con los tres grados en Des- diante los análisis a posteriori diferencias sig-
personalización, tal como pone de manifiesto el nificativas en los promedios grupales.
análisis de Scheffé. Así, aparecen diferencias En la Figura 3 se exponen los modos de afron-
significativas en la comparación alto vs. bajo tamiento que son significativos en la variable
(F= 11,707). También se observa significa- grados Despersonalización.
ción, cuando se comparan los grupos medio
vs. alto grado (F= 5,134).

Análisis Despersonalización/Modos de afrontamiento

12

10

8
Despers./Búsq.A.Instrumental
Despers./C.Emociones
6 Despers./Negación
Despers./Descon.mental
Despers./Humor
4

0
BAJO MEDIO ALTO
Grados de Despersonalización

Figura 3: Análisis Depersonalización/Modos de afrontamiento

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


154 Eloísa Guerrero Barona

Para finalizar, se analizan las estrategias de bajo (F= 5,864) y bajo vs. alto grados Logro per-
afrontamiento empleadas por los docentes que sonal (F= 6,511).
presentan grados diferenciales en la variable Lo- • Búsqueda Apoyo Social (F= 7,17; p= 0,0009). El
gro personal (ver Figura 4). grupo grado Logro personal bajo se diferencia
Esperamos encontrar diferencias en la na- significativamente del alto (F= 6,076), en la
turaleza de las estrategias empleadas por los su- utilización de la estrategia Búsqueda de Apoyo
jetos con un alto grado en Logro personal, al com- Social. Lo mismo ocurre en la comparación de
pararlas con los modos de afrontamiento que los grupos medio y bajo (F= 4,727).
utilizan el profesorado altamente despersonali- • Reinterpretación Positiva (F= 12,38; p= 0,0001).
zado y/o agotado emocionalmente. Sólo apare- En general, los datos parecen indicar que
cerán expuestos aquellos modos de afronta- existen diferencias estadísticamente significa-
miento que presentan significatividad: tivas en los tres grados Logro personal que se
• Afrontamiento Activo (F= 18,59; p= 0,0001). Se contrastan, con la estrategia Reinterpretación Po-
aprecian altas diferencias significativas en gra- sitiva. Análisis a posteriori confirman que las
dos Logro personal y Afrontamiento Activo. Espe- diferencias mayores se hallan en las compara-
cial relevancia parecen tener las comparacio- ciones: grados medio vs. bajo (F= 4,013), me-
nes de los grupos grados medio vs. bajo (F= dio vs. alto (F= 3,143) y en bajo vs. alto (F=
4,806) y medio vs. alto (F= 5,934). 12,34).
• Planificación (F= 9,16; p= 0,0001). Se detecta • Refrenar Afrontamiento (F= 3,28; p= 0,0392).
significación especialmente en las compara- Existe una asociación entre los sujetos que se
ciones de medias de los grupos bajo vs alto sienten más satisfechos y competentes desde
en grados Logro personal (F= 9,164). el punto de vista profesional y personal, y el
• Búsqueda Apoyo Instrumental (F= 8,15; p= empleo de la estrategia Refrenar Afrontamiento.
0,0004). Se aprecian diferencias de medias Especialmente significativa es la comparación
cuando comparamos los grupos medio vs. de los grupos bajo vs. alto (F= 3,282).

Análisis Logro Personal/Modos de afrontamiento

14

12

10
Logro P./Afront.Activo
Logro P./Planificación
8
Logro P./ Búsq.A.Instrumental
Logro P./ Búsq.A.Social
6
Logro P./Reinterp.Positiva
Logro P./Refr.Afront.
4

0
BAJO MEDIO ALTO
Grados de Logro Personal

Figura 4: Análisis Logro personal/Modos de afrontamiento

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y técnicas de afrontamiento del estrés docente en profesorado universitario 155

Conclusiones Social, Reinterpretación Positiva y Refrenar el Afron-


tamiento.
Tras el análisis de datos, verificamos que los Las conclusiones extraídas corroboran que
docentes universitarios que sufren mayor grado en el desgaste profesional están implicados los
de Agotamiento emocional presentan sentimientos modos de afrontamiento del estrés.
de Despersonalización más frecuentemente y de La calidad de vida, la prevención, el cuida-
modo significativo, es decir, grados de Desperso- do, etc., van a formar parte de los objetivos de
nalización es directamente proporcional a grados intervención por parte de la salud pública. Se
de Agotamiento emocional. Asimismo, confirma- entiende, fácilmente, que desde este enfoque se
mos que grados de Agotamiento emocional y Des- pretenda contribuir a optimizar las condiciones
personalización son inversamente proporcionales de vida mediante la implantación de programas
a grados en Logro personal, es decir, los docentes que promuevan la salud y prevengan la apari-
que presentan los grados más bajos de Agota- ción de procesos degenerativos.
miento emocional y Despersonalización se sienten También desde la Psicología de la Educa-
más competentes personal y profesionalmente ción y las Ciencias de la Educación se ha de in-
que, aquellos que se sienten agotados o desper- tervenir en las organizaciones educativas, e in-
sonalizados con una frecuencia media o baja, cluso en los currículas de los planes de estudio
presentando estos grupos diferencias estadísti- de estas profesiones, para introducir modifica-
camente significativas. ciones que prevengan las consecuencias noci-
También se confirma que ante situaciones vas que pueden llegar a derivarse del desgaste
de estrés laboral, los profesores de la UEX em- psíquico que estos profesionales experimentan.
plean más unas estrategias de afrontamiento Por nuestra parte, estamos firmemente con-
que otras. Los modos de afrontamiento del estrés di- vencidos de que el desgaste está en mayor o
ferencian de modo significativo a los sujetos de menor medida asociado a la formación profe-
la muestra en función de los diferentes grados sional que se recibe en los centros universita-
(bajo, medio y alto) de burnout, de manera que, rios.
en primer lugar, los profesores-as con un alto Proponemos el desarrollo de programas de
Agotamiento emocional utilizan frecuentemente las intervención para entrenar estrategias de mane-
estrategias: Desahogarse, Desconexión mental, Desco- jo y afrontamiento del burnout, enfocadas tanto
nexión conductual, Consumo de Drogas y Aceptación. a las organizaciones educativas como al indivi-
El grupo que presenta un Agotamiento emocional duo. Algunas técnicas que han sido utilizadas
medio no recurre ni a Negación ni a Aceptación. en programas de prevención y control de estrés
En segundo lugar, el profesorado altamente laboral aparecen recogidas en la revisión de
Despersonalizado emplea más frecuentemente las Guerrero y Vicente (20001), destacando los
estrategias: Búsqueda de Apoyo Social, Desahogarse, programas dirigidos a estrategias instrumentales
Negación y Desconexión Mental, cuando se compa- cuando se tiene como objetivo la adquisición
ra con los restantes grupos. Aquellos que pre- de destrezas para la resolución de problemas, y
sentan un elevado grado de Agotamiento emocio- programas dirigidos a las estrategias de carácter
nal y Despersonalización son quienes recurren pa- paliativo, cuando su objetivo es la adquisición
ra manejar situaciones de estrés en el ámbito de destrezas para el manejo de las emociones.
laboral, a estrategias pasivas, de aceptación y no Otras estrategias de afrontamiento indivi-
orientadas a búsqueda de soluciones eficaces. dual que se recomiendan es que los profesiona-
Finalmente, aparecen asociaciones significa- les aumenten sus sentimientos de competencia
tivas entre un grado alto o medio Logro personal social y su competencia profesional, tomar pe-
y el uso frecuente de los modos de afronta- queños momentos de descanso durante el tra-
miento: Planificación, Afrontamiento Activo y Bús- bajo se ha señalado como estrategia ideal para
queda de Apoyo Instrumental y Búsqueda de Apoyo afrontar el burnout, ya que sirven como respiros
emocionales que facilitan la relajación del suje-

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


156 Eloísa Guerrero Barona

to y el distanciamiento psicológico. Además de universitario. De la misma manera se incluye la


la aplicación de estrategias cognitivas y conduc- formación, una vez producida su incorporación
tuales, hay un elemento importante a incluir en a la tarea docente y después de la misma (a tra-
los programas de prevención e intervención en vés de grupos de discusión y técnicas de grupo
burnout, nos referimos a la información. Una in- a través de metodologías activas y participati-
formación realista que contenga aspectos rela- va).
cionados con las tareas y las funciones que ha Un servicio de ayuda a la docencia se hace
de desempeñar el profesorado, sus derechos y necesario para asumir actividades de evaluación
obligaciones, las orientaciones referentes a la de la eficacia docente (evaluación del rendi-
problemática a la que usualmente van a ser so- miento de los alumnos como medida de la
metidos, la información acerca del síndrome de competencia docente, evaluación de los profe-
burnout, su génesis y desarrollo, así como de las sores por los alumnos mediante cuestionarios y
estrategias para su manejo y control. escalas de evaluación y otros métodos tales
Al hilo de esto, la Universidad por su parte como; registros de videos, autoinformes, prue-
ha de prestar atención a aspectos organizativos bas estandarizadas o los juicios de otros profe-
y como propuesta de intervención a nivel de- sores); actividades de reflexión teórica, de in-
partamental destaca la aportación de Benedito vestigación y la aplicación de la Psicopedagogía
(1991) quien ha sugerido algunas iniciativas y universitaria, la formación inicial y permanente
acciones para paliar esta situación, y en general de su profesorado, así como el fomento de la
el malestar docente universitario. innovación educativa.
También, De la Cruz, Grad y Hernández, Concluimos alegando que la mayor parte de
(1991) propone un programa de formación pa- estas propuestas no dejan de ser más que una
ra docentes universitarios que contenga los si- posible forma de abordar el desgaste profesio-
guientes aspectos: un marco teórico, formación nal docente y no podemos olvidar que cual-
previa a la docencia (cursos de capacitación quier programa de intervención se ha de inser-
psicopedagógica para futuros docentes univer- tar dentro de una planificación estratégica mu-
sitarios reconocidos como créditos en los cur- cho más amplia que involucre la toma de con-
sos de doctorado) e información acerca de la ciencia del problema, especialmente, por parte
estructura de la organización y organigrama del profesorado.

Referencias
Adler, N. y Matthews, K. (1994). Heallth psychology: Why Bulman, R. J. y Wortman, C.B. (1977). Attributions of
do some people get sick and some stay well? Anual re- blame and coping in the “Real World”. En R. S. Laza-
vieu of psychology, 45, 229-259. rus y S. Folkman (Eds.), Estrés y procesos cognitivos. Bar-
Antonovsky, (1979). Health stress and coping. San Francisco: celona: Martínez Roca.
Jossey-Bass. Carver, C. S., Scheier, M.F. y Weintraub, J. K. (1989). As-
Belcastro, P. A. (1982). Burnout and its relationship to sessing coping strategies: A theoretically based ap-
teacher's somatic complaints and illness. Psychological proach. Journal of Personality ang Social Psychology, 53,
Reports, 50, 1045-1046. 267-283.
Belcastro, P. A. y Hays, L.C. (1984). Ergo- Coyne J. C. y Downey, G. (1991). The approval motive:
philia.ergophobia.burnout?. En M.A. Manassero et al. Studies in evaluative dependence. Annual Review of Psy-
(Eds.), Burnout en profesores: impacto sobre la calidad de la chology, 54, 486-495.
educación, la salud y consecuencias para el desarrollo profesio- Cunningham, W. G. (1983). Teacher burnout-solutions for
nal. Memoria final de investigación. Madrid, MEC- the 1980s: A review of the literature. The urban review,
CIDE. 15 (1), 37-51.
Belloch, A. y Baños, R. (1993). Estrés y esquizofrenia. En J. De la Cruz, M. A., Grad, H.M. y Hernández E. (1990).
Buendía (Ed), Estrés y psicopatología. Madrid: Pirámide. Formación pedagógica de los profesores de la Univer-
Benedito, V. (1991). Formación permanente del profesor universi- sidad Autónoma de Madrid. Creación de servicio de
tario. Actas III Jornadas nacionales de didáctica uni- ayuda a la docencia universitaria. Actas II Jornadas na-
versitarias. Las Palmas. cionales de didáctica universitaria.

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)


Análisis pormenorizado de los grados de burnout y técnicas de afrontamiento del estrés docente en profesorado universitario 157

Dunham, J. (1976). Stress situations and responses. En Na- Krasno, R. M. (1972). Inintial rapport and survival in
tional Association o Schoolmasters and Union of teaching as a function of the educational attitudes of
Women Teachers (Eds.), Stress in chools. Inglaterra: beginning teachers. Dissertation Abstracts International,
Hemel Hempstead. 37, 77-91.
Everly, G.S. (1989). A clinical guide to the treatment of the hu- Kyriacou, C. (1980). Sources of stress among British
manstress response. Nueva York: Plenum Press. teachers: The contribution of job factors and person-
Eysenck, H. J. y Grossarth-Maticek, R. (1991). Creative ality factors. En C. L. Cooper y J. Marshall (Eds.),
novation beaviour therapy as a prophylactic treatment White collar and professional stress (pp. 113-128). New
for cancer and coronary heart disease. En A. Belloch, York: Wiley.
B. Sandín y F. Ramos (Comps.), Manual de psicopatolo- Kyriacou, C. y Sutcliffe, J. (1979). Teacher stress and satis-
gía. Vol.2. Madrid.: McGraw-Hill. faction. Educational Research, 21, 89-96.
Frankenhaeser, M. (1986). A psychobiological framework Labrador, F. J. y Crespo, M. (1993). Estrés. Madrid: Eude-
for research on human stress and coping. En A. Be- ma.
lloch, B. Sandín y F. Ramos (Comps.), Manual de psico- Labrador, F.J. (1991). El estrés: Problemática psicológica y vías de
patología. Vol.2. Madrid.: McGraw-Hill. intervención. San Sebastián: Ed. Universidad del País
Friedman, M. y Rosenman, R.H. (1959). Association of Vasco.
specific overt behavior pettern with increases in Lazarus, R. S. y Folkman, S. (1986). Estrés y procesos cogniti-
blood, cholesterol, blood clotting time, incidence of vos. Barcelona: Martínez Roca.
arcus senilis. Journal of the American Medical Association, Maslach, C. (1978). Job burnout: How people cope. Public
169, 1286-1296. Welfare, 36 (2), 56-58.
Gil-Monte, P.R. y Peiró, J.M. (1997). Desgaste psíquico en el Maslach, C. (1981). Burnout. A social psychological analy-
trabajo: el síndrome de quemarse. Madrid: Síntesis. sis. En J.W. Jones (Ed.), The burnout syndrome. Univer-
Guerrero, E. (1996). Estudio preliminar al síndrome de sity of California: Berkeley.
burnout. Ciencia psicológica, 3, 63-77. Maslach, C. (1982). Understanding burnout: Definitional
Guerrero, E. (1998). Síndrome de burnout o desgaste psíquico y issues in analyzing a complex phenomenon. En WS
afrontamiento del estrés en el profesorado universitario. Tesis Paine (Ed), Job stress and burnout. Beverly Hills CA:
doctoral. Facultad de Educación. Universidad de Ex- Sage.
tremadura. Maslach, C. (1982). Burnout, the cost of caring. Englewood
Guerrero, E. (2000). Una investigación con docentes uni- Cliffs: Prentice Hall.
versitarios sobre estrés laboral y síndrome del “que- Maslach, C. y Jackson, S.E. (1986). Burnout research in the
mado”. Revista Electrónica Iberoamericana de Educación. social services: a critique. Special issues: burnout
Disponible en: http:/www.campus- among social workers. Journal of social service research, 10
oei.org/revista/lectores_pd.htm. (1) 95-105.
Guerrero, E. y Vicente, F. (2001). Síndrome de burnout o des- Maslach, C. y Jackson, S.E. (1986). Maslach burnout Inventory.
gaste profesional y estrés en el profesorado. Servicio de publi- Palo Alto, California: Consulting Psychologists Press.
caciones de la Universidad de Extremadura (en pren- Needle, R. H., Griffin, T. y Svendsen, R. (1981). Occupa-
sa) tional Stress: Coping and health problems of teachers.
Greenwood, G. E. y Soar, R. D. (1973). Some relation- The Journal of School Health, 51, 175-181.
ships between teacher morale and teacher behavior. Pearlin, L. I. y Schooler, C. (1978). The structure of cop-
Journal of Educational Psychology, 64, 105-108. ing. En R.S. Lazarus y S. Folkman (Eds.), Estrés y pro-
Hammen, C. L. y de Mayo, R. (1982). Cognitive correlates cesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca.
of teacher stress and depressive symtoms: Implica- Peiró, J.M. (1992). Desencadenantes del estrés laboral. Madrid:
tions for attributional models of depression. Journal of Eudema.
Abnormal Psychology, 91, 96-101. Peiró, J.M. y Salvador, A (1993). Control del estrés laboral.
Hargreaves, D. (1978). What teaching does to teachers. Madrid: Eudema
New Society, 43, 450-452. Petrusich, M. M. (1967). Separation ansiety as a factor in
Harootunian, B. y Koon, J. R. (1970). The reinforcement the student teaching experience. Peabody Journal of Edu-
behaviors of teachers-in-training. Paper presented at the cation, 44, 353-356.
meeteng of the American Educational research association. Sandín, B. (1995). El estrés. En A. Belloch, B. Sandín y F.
Minneapolis. Ramos (Comps.), Manual de psicopatología. Vol.2. Ma-
Hodges, L. (1976). Why teaching is a dying profession. drid.: McGraw-Hill.
New York Times Educational Supplement. 7. Spanoil, L. y Caputo, G. (1979). Professional burnout: A per-
Ibáñez, E. (1991). Psicología de la salud y estilos de vida. Valen- sonal survival kit. Levington, MA: Human Services As-
cia: Promolibro. sociates.
Kracht, C. R. y Casey, I. P. (1968). Attitudes, ansieties, and
student teaching performance. Journal of education, 45, (Artículo recibido: 27-11-2001, aceptado: 28-2-2003)
214-217.

anales de psicología, 2003, vol. 19, nº 1 (junio)