Вы находитесь на странице: 1из 14

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Asignatura:

Introducción a la Psicoterapia

Tema:

Conceptos Básicos para la comprensión de la


Aplicación de las Técnicas Proyectivas

Facilitadora:

Wilson Inoa

Participante:

Laura Michelle Fernández Méndez

Matricula:

14-3242

06/11/2018
Introducción

Los métodos proyectivos han sido mencionados en 1939 por primera vez
por Frank quien reunía bajo este nombre a los test de asociación de palabras de
Jung creado en 1904, al test de Rorschach creado por el autor del mismo
nombre en 1920 y al TAT de Murray de 1935. Los test eran considerados en la
época como modos de medición.

Los métodos proyectivos pueden ser de características graficas, verbales,


de láminas y siempre se presentan con una cierta "estandarización", que ha sido
propuesta por el autor y que, en todos los casos, debe ser respetada.

Los test proyectivos podríamos definirlos como unos test en los que el
sujeto o paciente puede proyectar tanto elementos de su personalidad como
conflictos inconscientes que le pueden resultar desconocidos y, a su vez,
proyecta elementos conscientes sobre sí mismo pero de forma inconsciente.

Este tipo de test tienen una base psicoanalítica, ya que durante la fase
del psicodiagnóstico se suelen utilizar estos test para conocer qué tipo de
estructura psíquica tiene el paciente y qué material inconsciente puede
aportarnos para poder comenzar a realizar un trabajo terapéutico posterior.

En el presente trabajo trataremos lo aspectos generales de dichos test y


cuáles son las formas de clasificarlos para lograr una mejor comprensión de los
mismos.
Investigue en el texto básico u otras fuentes sobre los conceptos
básicos y aplicación de las técnicas proyectivas y Presente en un
diario de doble entrada enfocando lo siguiente:

Concepto Opinión Personal

Aspectos históricos de la psicología, el psicoanálisis y el


uso de las técnicas proyectivas.

Las pruebas para el conocimiento de la personalidad aparecen en el


panorama de la Psicología como resultado de la conjunción de ideas
y esfuerzos que venían gestándose desde mediados del siglo XIX;
por entonces, las ciencias físico-naturales habían adquirido gran
prestigio por el éxito de sus métodos experimentales y el uso de la
matemática para trazar modelos de la realidad; después de siglos de
predominio especulativo, sus resultados y las posibilidades que se
abrían seducían las inteligencias.

Los interesados en un mayor acercamiento a lo psíquico sintieron


que ese planteo era limitado y todavía distante de su objeto, y
avanzaron en dirección al mismo con el desarrollo de la Psicometría,
ciencia de las mediciones psíquicas, sobre bases puestas por
Galton. y a fines de ese siglo surgen en Francia los primeros tests
mentales, exigidos por las necesidades de la educación diferencial y
destinados a medir la inteligencia.

La Psicología Comprehensiva y la Personalista (Spranger, Stern)


como también el Existencialismo y el Psicoanálisis, ponen de
manifiesto la insuficiencia de los métodos puramente objetivos para
comprender la problemática humana. El psicoanálisis, en cambio,
menos riguroso en precisar sus conceptos y poco interesado en la
verificación experimental, se interesó más por el contenido y su
eventual valor simbólico e individual.

La confluencia de estas dos líneas de pensamiento la experimental-


matemática y la personalista-clínica- llevó a pensar en la
conveniencia de aplicar los métodos psicométricos al estudio de
aspectos que los experimentos habían ignorado, como la vida
afectiva y los valores; obviamente es la segunda de estas líneas la
que se impone, aunque tomando de la psicometría algunos recursos
que podían ayudar a sistematizar estas pruebas; es así cómo van
apareciendo algunas desde comienzos del S. XX: utilizan láminas
como después hará el T.A.T., asociación de palabras, como la
conocida prueba de Jung; en los años veinte aparece como un
monumento fuera del contexto de la época, como dice Bohm, la obra
de H. Rorschach, que es una de las que mejor puede cumplir con el
ideal de integrar conceptos experimentales, psicométricos y
personalistas.

La década de los años treinta es un período fecundo en la aparición


de pruebas de personalidad, en parte debido a que por ese entonces
comienzan a elaborarse las teorías de la personalidad; después del
conocido artículo de Lawrence Frank comienzan estas pruebas a ser
llamadas Proyectivas; si se escribiera un Abstract de todas las
Pruebas Proyectivas surgidas hasta ahora, resultaría un grueso
volumen; pero la gran mayoría desapareció prontamente del interés
público o no llegó nunca a él, y muchas quedaron apenas limitadas
al reducido ámbito de influencia del autor.
Características generales de las pruebas proyectivas

Bajo el rótulo genérico de Técnicas Proyectivas se incluye una gran


cantidad de pruebas cuyo objetivo es investigar de modo sistemático
con medios estandarizados la personalidad individual como
configuración orgánica.

Las Técnicas Proyectivas buscan aproximarse a la personalidad


como un todo, presentan estímulos que pueden ser interpretados de
diversas maneras, la consigna deja para ello mucha libertad; no hay
respuestas acertadas o equivocadas, no miden, donde hay
cuantificación ésta es sólo referencial, la personalidad del
examinador puede influir significativamente en los resultados, deben
ser administradas y evaluadas por expertos con amplia formación
clínica, etc. Son en definitiva métodos para aproximarse a una
comprensión de la personalidad.

Técnicas proyectivas abarcando los conceptos: Holístico,


Dinámico y Funcional.

Tienen condiciones que les son comunes: todas parten de una


concepción holística, lo que supone tratar al hombre como un todo
muy integrado, superando el dualismo psicofísico cartesiano que lo
concibe como un ensamble de dos principios diferentes e
irreductibles: la mente espiritual como la parte pensante, y el cuerpo
material como soporte de aquella; también se alejan del atomismo
derivado de aplicar a la psicología criterios y métodos de las ciencias
naturales.

También participan todas de un enfoque dinámico: se entiende por


tal el considerar la personalidad desarrollándose desde el nacimiento
hasta la muerte en constantes movimientos de cambio, sea de
evolución o regresión, tratando de adaptarse al mundo externo físico
y cultural, y al propio mundo interno; su dinámica es pues intencional
, ya que persigue sus objetivos, sean estos inmanentes o
trascendentes, determinada por su historia, pero conservando la
experiencia de la libertad de elección.

Las Técnicas Proyectivas investigan de modo funcional ; no sólo


se preguntan por el qué de la conducta la verificación y evaluación
de lo exteriormente observable sino que inquieren a partir de allí el
cómo y el por qué, y también el para qué; no se conforman con las
respuestas obtenidas según el modelo del arco reflejo - dado un
estímulo, obtenemos tal reacción sino que su principal objetivo es
comprender qué pasa entre los polos aferentes y eferentes, qué
factores internos son rozados por el estímulo e influyen en la
respuesta, diferenciándose así netamente del modelo conductista:
mientras éste sobrevuela la superficie de los fenómenos y dónde
estos se originan.
Concepto operativo de “realidad”

Lo que nos interesa como psicólogos es cómo el hombre piensa el


mundo humano, cómo percibe sus relaciones con los demás y con
las cosas en cuanto tienen un significado para él como hombre;
somos sociales desde nuestras primeras relaciones objetales, y
precisamente según ese modelo.

L. Frank afirma: Operativamente definimos realidad en relación a la


personalidad, entendiendo que la realidad que se espera que un
sujeto enfrente es esencialmente el mundo cultural simbólico, el
mundo público consensuado, las significaciones aceptadas por el
grupo Si aceptamos que el mundo cultural simbólico es un producto
proyectivo de todos los miembros del grupo, y por tanto aquello que
todos esperan percibir o interpretar de acuerdo a los símbolos
aceptados en su cultura, entonces nos ponemos en condiciones de
clarificar la ambigüedad del concepto de realidad evitando los
aspectos epistemológicos, teológicos y metafísicos que
frecuentemente el término implica. Karl Jaspers lo dice así: "Desde
el punto de vista lógico, realidad es lo que es en sí, cuando lo
distinguimos de lo que nos parece; lo objetivo, como diferente de la
experiencia interna. Pero lo que en la práctica es realidad, es un
significar de las cosas, procesos, situaciones la conciencia de la
realidad me penetra como un saber acerca de la realidad que me
concierne, que está encajada en la realidad general tal como se me
ha estructurado y desarrollado en su contenido por la tradición y la
cultura en la que he crecido y he sido educado lo que es accesible al
saber común y no sólo subjetivamente privado. Real es lo que tiene
un significado en el que acuerdan sustancialmente aquellos que
participan de una cultura; y puesto que hay diversas culturas, habrá
diferentes realidades según este concepto.
Cuáles son los factores que conforman el proceso de las
técnicas proyectivas.

Estimulo ----------------- Situación de Prueba

Material de Prueba

Tarea a realizar, según la consigna.


Objetivo de la administración.
Personalidad del examinador, y su relación con el examinado.
Respuesta:

Verbal, gráfica, etc., según las exigencias del material y de la


consigna.
Conductual: reacciones del examinado no solicitadas por la
consigna.
Evaluación:

Descodificación del mensaje latente en al respuesta, según el


sistema de evaluación propuesto por cada técnica, e interpretación,
según una teoría de la personalidad, de los valores simbólicos.
Integración de los datos fácticos.

Informe:

Exposición orgánica de los datos aportados por la prueba (o


eventualmente por la bacteria de pruebas), sean estos
inmediatamente obtenidos o mediatamente inferidos distinguiendo
los noveles de certidumbre o lo hipotético de las afirmaciones.

Devolución:

Según las exigencias de la situación y del objetivo.


Elabore una tabla utilizando el libro de texto básico u otras
fuentes y clarifica de manera explícita la diferencia entre

a) Estimulo, percepción realidad, creatividad, b) Relación entre examinado y


fantasía y proyección. examinador.

Estimulo: Quien tiene experiencia en Clínica, sabe


que todo lo que sucede desde que
Es cualquier cosa que influya efectivamente sobre los órganos profesional y paciente entran en trato (sin
sensitivos de un organismo viviente, incluyendo fenómenos excluir cosas aparentemente muy ajenas
físicos internos y externos del cuerpo. a la tarea profesional, como el dar y
otorgar el turno de atención, la modalidad
Percepción
de la secretaria, las características de la
sala de espera y del consultorio, etc.)
Es el proceso cognoscitivo que permite interpretar y
puede significar algo en función de la
comprender el entorno. Es la selección y organización de
modalidad que adopte la relación, y por
estímulos del ambiente para proporcionar experiencias
supuesto que también son útiles para el
significativas a quien los experimenta. La percepción incluye la
diagnóstico las reacciones del sujeto ante
búsqueda de la obtención y el procesamiento de información.
esto como ante las pruebas mismas,
sobre todo ante aquellas que como el
Realidad:
Rorschach y el T.A.T. son más sensibles y

La realidad es la existencia verdadera y efectiva de las cosas, pueden ser influidas por las modalidades
comprendiendo todo lo existente en oposición a lo imaginario. de esa relación.

Creatividad: Podría parecer excesivo dar importancia


en ese aspecto a actitudes aparentemente
La creatividad es considerada muchas veces como una irrelevantes; pero hay que tener en cuenta
característica exclusiva de algunas personas. La Psicología que el paciente llega a la consulta con
reconoce que la creatividad es una característica de la alguna curiosidad y cierto nivel de
persona que la desarrolla según el contexto físico y social en ansiedad, con fantasías y no raramente
con preconceptos, muchas veces con
el que vive. alguna información-parcial, falsa- sobre
los tests: no es raro que se les atribuya el
Fantasía: poder de penetrar hasta lo más íntimo de
la persona y poner todo al descubierto, lo
El término fantasía se emplea ampliamente en un
que lo lleva a desarrollar ansiedad y a
sentido psicológico para cubrir dos sentidos diferentes:
exacerbar sus actitudes defensivas. Hay
consciente e inconsciente.
que tener en cuenta también la particular
sensibilidad neurótica.
Proyección:

Un gran respeto por la objetividad y por el


La proyección es un mecanismo de defensa por el que el
examinado le ayudará a mantener
sujeto atribuye a otras personas las propias virtudes o
siempre presente la necesidad de calificar
defectos, incluso sus carencias (falta).
la verdadera respuesta de sujeto, y no lo
que él le parece, que éste ha dicho o
querido decir.

Elaboración de una revisión histórica del uso del término


Proyección, con autor, año y significado utilizar como apoyo
bibliográfico el libro de Carlos Hernández 2012.

La proyección es un mecanismo de defensa por el que el sujeto atribuye a otras


personas las propias virtudes o defectos, incluso sus carencias. En el caso de
la proyección negativa, ésta opera en situaciones de conflicto emocional o
amenaza de origen interno o externo, atribuyendo a otras personas u objetos los
sentimientos, impulsos o pensamientos propios que resultan inaceptables para
el sujeto. De esta forma, se «proyectan» los sentimientos, pensamientos o
deseos que no terminan de aceptarse como propios porque generan angustia o
ansiedad, dirigiéndolos hacia algo o alguien y atribuyéndolos totalmente a ese
objeto externo. Por esta vía, la defensa psíquica logra poner estos contenidos
amenazantes afuera. Por su parte, la proyección positiva se da cuando el sujeto
atribuye a otra persona cualidades dignas de ser admiradas, envidiadas o
amadas; además, es un componente habitual —incluso necesario— en el
proceso del enamoramiento. El tipo de proyección que el sujeto realice
dependerá de su estructura psíquica y de la introyección que haga de sí mismo
y su autopercepción.

Aunque el término fue utilizado por Sigmund Freud a partir de 1895 para
referirse específicamente a un mecanismo que observaba en las personalidades
paranoides o en sujetos directamente paranoicos, las diversas escuelas
psicoanalíticas han generalizado más tarde el concepto para designar una
defensa primaria. Como tal, se encuentra presente en todas las estructuras
psíquicas (en la psicosis, la neurosis y la perversión). Por tanto, de manera
atenuada, opera también en ciertas formas de pensamiento completamente
normales de la vida cotidiana.

Para la psicología analítica de Carl Gustav Jung la proyección consiste en


una atribución de arquetipos alojados en la propia psique a personas o a objetos
fuera del yo. En esta escuela se describe, por ejemplo:

La proyección del arquetipo de la madre en la madre personal o en otras


mujeres, en el contexto del complejo materno, que puede transformarse en el
origen de una variedad de trastornos psíquicos.

La proyección de la sombra —es decir, de aquella parte del psiquismo


constituida por características, deseos o experiencias reprimidas, sobre todo
aquellas que entran en conflicto con las normas sociales o que le causan
vergüenza a quien las proyecta— sobre otras personas, con el fin de
distanciarse de ella. Se trata aquí de un mecanismo de defensa para expulsar
afuera las partes negativas de la personalidad propia.
La identificación proyectiva en la escuela de Melanie Klein

A partir de la proyección, Melanie Klein describió en 1946 un nuevo concepto, la


«identificación proyectiva». Esta modalidad de la proyección, que va más allá
del mecanismo descrito por Freud, surge en el contexto de sus investigaciones
acerca de los mecanismos de defensa del yo en la infancia temprana, donde
Klein lo relaciona con el sadismo infantil. Se trata de un mecanismo inconsciente
de defensa que hace que partes del sí mismo se escindan y desprendan para
ser proyectadas sobre otra persona introduciéndolas en el objeto, con el fin de
tomar posesión de él y causarle daño. La identificación proyectiva constituiría,
en palabras de Klein, «el prototipo de la relación de objeto agresiva».5

Este concepto fue desarrollado luego por Otto F. Kernberg en el contexto de sus
aportes a la discusión sobre la personalidad limítrofe (bordeline).
Realice un esquema de conteniendo con la Clasificación de las
técnicas proyectivas de Linsdsey Semenoff
Asociación de WAT- Rapaport,
palabras Gil y Shafer (1946)

Frases incompletas SCT- Rotter (1950)

Técnicas
Racionales de Fábulas de Duss-
Asociación Verbal Relatos incompletos
Duss (1940)

Cuestionario
Test Desiderativos Desiderativo-
Celener (1993)

Autobiografía y
Recuerdos EM- Bruhn (1984)
Tempranos

Relaciones Rorschach-
Escasamente Rorschach (1920)
Estructuradas Z- Zulliger (1954)

Técnicas Visuales TAT- Murria (1935)


Clasificación de Interpretativas Racionales PFT- Rosenzweig (1945)
las Técnicas Modernamente CAT- Bellak (1949)
Proyectivas Estructuradas ORT- Phillipson (1964)
SAT- Bellak (1973)

HIT- Holtzman
Empíricas (1960)

Técnicas Dibujo de la Figura Humana- Goodenough (1931)


Racionales de Dibujo de la Figura Humana- Machover (1949)
ejecución gráfica Dibujo de la Familia- Corman (1961)

Técnicas Mosaicos- Lowenfeld (1929, 1954)


manipulativos MAPS- Shneidman (1947)
Conclusión

Los test proyectivos son aquellos test en los que el sujeto o paciente logra
proyectar los elementos de su personalidad entre los que están conflictos
inconscientes que le pueden resultar desconocidos y, a su vez, proyecta
componentes conscientes sobre sí mismo pero de manera inconsciente.

Hay que tener en cuenta que el paciente llega a la consulta con alguna
curiosidad y cierto nivel de ansiedad, con fantasías y no raramente con
preconceptos, muchas veces con alguna información-parcial, falsa- sobre los
tests: no es raro que se les atribuya el poder de penetrar hasta lo más íntimo de
la persona y poner todo al descubierto, lo que lo lleva a desarrollar ansiedad y a
exacerbar sus actitudes defensivas. Hay que tener en cuenta también la
particular sensibilidad neurótica.

Como psicólogos debemos de tener un gran respeto por la objetividad y


por el examinado le ayudará a mantener siempre presente la necesidad de
calificar la verdadera respuesta de sujeto, y no lo que él le parece, que éste ha
dicho o querido decir.