Вы находитесь на странице: 1из 4

Viajes
a
través
 del
tiempo 
 ¿Qué
nos
enseña
la
ciencia
ficción
acerca
del
determinismo
y
el
libre
albedrío? 


De
niño
me
encantaban
las
historias
de
viajes
 a
través
d el
tiempo.
Una
película
que
 me
 impresionó
especialmente
es
Back
to
the
Future ,
con
Michael
 J.
Fox.
Ahora
sé,
sin
 embargo,
que
la
historia
que
se
narra
es
inconsistente.


Al
principio
de
la
película,
se
nos
dice
que
el
25
de
octubre
de
1985
 nadie
respeta
a
 George
McFly.
Conforme
avanza
la
película,
se
nos
dice
que
Marty,
el
hijo
de
George,
 viaja
 en
el
tiempo
a
1955,
y
conoce
a
su
padre
de
joven.
Gracias
a
la
intervención
de
 Marty,
George
logra
conquistar
s us
miedos,
y
se
convierte
en
un
hombre
audaz
y


valiente.
Hacia
el
final
de
la
película,
se
nos
dice
que
Marty
vuelve
al
25
de
octubre


de
1985
(diez
minutos
antes
de
la
hora
en
la
que
partió)
y
se
encuentra
con
una


situación
muy
diferente
a
la
que
se
narraba
al
principio
de
l a
película:
ahora
George
 tiene
 una
vida
digna,
y
todo s
 lo
respetan . 


No
es
difícil
ver
por
qué
esta
historia
es
inconsistente.
Al
principio
de
la 
película
se
 nos
dice
que
en
un
cierto
momento
nadie
respeta
a
George;
al
final
de
la
película
se
 nos
dice
que
en
ese
mismo
momento
todos
respetan
a
George.
En
otras
palabras:
lo
 que
se
dice
al
principio
de
la
película
contradice
lo
qu e
se
dice
al
final
de
la
película.
 
 (Tal
vez
la
mejor
manera
de
pensar
en
esta
película
es
como
contando
una
historia
 de
viajes
entre
mundos
paralelos
en
lugar
de
una
historia
de
viajes
 a
través 
tiempo
 dentro
de
un
mismo
mundo.
En
ese
caso
no
habría
inconsistencia.)


Afortunadamente,
no
t odas
las
historias
de
viajes
a
través
del
tiempo
son
 inconsistentes.
(La
película
 Twelve
Monkeys, 
 dirigida
por
Terry
Gilliam,
 narra
una
 historia
consistente.)
Para
que
una
historia
de
viajes
a
través
 del
 tiempo
sea
 consistente,
lo
que
hace
falta
es
que
nunca
se
d igan
cosas
diferentes
acerca
de
un
 mismo
momento
en
el
tiempo.

Si
 en
algún
 punto 
de
la
 historia
se
narra
que
el
25
de
 octubre
de
1985
el
mundo
es
de
tal
y
cual
manera ,
ese
es
un
dato
que
debe
 respetarse
durante
toda
la
historia,
independientemente
de
cómo
se
desarrolle
la
 vida
de
los
viajeros
a
través
 del
 tiempo. 


La
paradoja
del
abuelo 


Una
manera
dive rtida
de
entender
cómo
funcionan
las
historias
consistentes
de
 viajes
a
través
del 
tiempo
es
 considerando
el
caso
d e
Bruno .
Bruno
odia
a
su
abuelo,
 y
no
sin
razón.
El
abuelo
f ue
un
padre
terrible:
borracho,
mujeriego
y
jugador.
No
 sólo
eso.
Unos
años
después
de
que
naciera
la
madre
de
Bruno,
el
abuelo
orquestó
 un
fraude
a
gran
escala,
que
dejó
en
la
pobreza
a
cientos
d e
personas.
Nada
le
 gustaría
más
 a
Bruno
que
asesinar
a
su
abuelo .
 Hay
sólo
 un
 problema:
e l
abuelo
 murió
hace
muchísimos
años,
mucho
antes
de
que
Bruno
naciera.
Pero
 Bruno
sigue
 adelante
con
sus
planes .
Construye
una
máquina
del
tiempo , 
y
viaja
a
1937,
 ant es
de
 que
el
abuelo
tuviera
hijos
y
antes
de
que
orquestara
el
fraude. 



 Se
acerca
el
momento
de
la
verdad.
Bruno
está
posicionado
en
 un
piso
alto ,
con
un

Se
acerca
el
momento
de
la
verdad.
Bruno
está
posicionado
en
 un
piso
alto ,
con
un

rifle
de
francotirador.
El
rifle
está
cargado,
y
Bruno
lleva
años
entrenándose
a

utilizarlo .
El
abuelo 
sale
a
hacer
su
paseo
matinal.
 Bruno
lo
tiene
en
la
mira.
El

abuelo
se
detiene
a
atarse
 los
cordones
de
los
zapatos.
Bruno
 acaricia
el
gatillo.
 Está

a
punto
de
disparar…
¿ qué
sucede?

Sabemos
que
el
abuelo
sobrevivirá.
 De
lo
que
ya
antes
había
sido
dicho
 en
la

narrativa
se
sigue
que
el
abuelo
 vivirá
lo
suficiente
para
tener
hijos,
y
esto
 no
 puede

suceder
a
menos
de
que
Bruno
falle
en
su
intento
de
 asesinato
 de
1937,
mucho
antes

de
que
los
hijos
hubieran
nacido. 


¿Por
qué
falla
Bruno?
Tal
vez
se
 arrepiente
en
el
últim o
momento;
tal
vez
lo
distrae


el 
 ladrido
de
un
 perro;
tal
vez
se
resbala
en
una
piel
de
plátano;
 tal
vez
se
 le
 traba
el
 gatillo.
Eso
no
nos
lo
ha
dicho
la
historia 
todavía .
Lo
que
sí
sabemos
es
que,
siempre
 y
cuando
la
historia
sea
co nsistente,
nos
dirá
que
el
intento
de
asesinato 
falla
de


alguna
manera. 
 
 
 Libre
albedrío 
 
 A
uno
podría
preocuparl
alguna
manera.
Libre
albedrío
A
uno
podría
preocuparl e
que
en
la
historia
del
abuelo 
Bru no
 tendría
que
carecer
de

libre
albedrío.
Es o
sería
un
error.

Si
la
historia
es
consistente
tiene
que
decirnos
que
el
intento
de
 asesinar
al
abuelo 

va 
a
fallar.
Pero
no
tiene
que 
decirnos
que
el
intento
tiene 
que
fallar.
Podría

decirnos,
por
ejemplo,
que
la
razón
por
la
que
el
intento
falla
es
que,
ejercitando
su

libre
albedrío,
Bruno
se
decide
en
el
último
mom ento
a
no
disparar.
 Nosotros
– 
los

lectores
– 
 sabemos
que
el
intento
va
a
fallar .
Pero
de
eso
no
se
sigue
que
 Bruno
no

actuó
libremente. 

Aquí
hay 
una
comparación:
 un
amigo 
nos
cuenta
que
la
noche
anterior
 intentó

suicidarse.
Nosotros
– 
los
que
escuchamos
la
historia
 – 
sabemos
que
 el
suicido
no

ocurrió.
 (¡Ahí
está
nuestro
amigo
contándonos
la
historia!)
 Pero
de
eso
no
se
sigue

que
 el 
amigo
no
haya
actuado
libremente,
o
que
el
intento
 de
suicidio
tenía 
que

fallar. 


En
ambos
casos,
tenemos
información
acerca
del
futuro:
sabemos
que
el
abuelo
vive


para
tener
hijos,
y
que
el
amigo
vive
para
contar
su
intento
de
suicidio.
Esto
hace


que
haya
un
sentido
de
‘tener’
en
el
que
 nosotros
– 
los
que
 escuchamos
las
historias


– 
 podríamos
decir
que
los
intentos
‘tenían’
que
 fallar .
A
saber :
 exitosos
es
inconsistente
con
lo
que
sabemos
 acerca
del
futuro

sentido
de
‘tener’
que
es
relevante
al
problema
del
libre
albedrío.
Lo
que
importa
 para
el
libre
albedrío
es
que
exista
la
posibilidad 
de
éxito,
independientemente
de
si
 esta
posibilidad
 sea
una
 que
estemos
en
posición
de
excluir
nosotros
que
tenemos
 información
acerca
del
futuro.


que
los
intentos
sean


.
Pero
este
no
es
el


Leyes
naturales


Imaginemos
lo
que
bien
podría
ser
falso:
que
las
leyes
de
la
física
son
deterministas.
 Im aginemos,
en
otras
palabras,
que
dada
una
descripción
completa
del
estado
del
 universo
en
un
cierto
momento,
las
leyes
nos
permiten
deducir
una
descripción
 completa
del
estado
del
universo
en
cualquier
momento
posterior.


¿Sería
esto
incompatible
con
el
li bre
albedrío?
De
acuerdo
con
una
cierta
manera
de
 entender
las
leyes
naturales
 – 
la
manera
que
a
mí
me
parece
correcta
 – 
la
resp uesta
 es
ciertamente
 ‘no’.
Las
leyes
nos
dicen
cómo
es
que,
de
hecho,
va
a
desarrollarse
el
 mundo
a
través
del
tiempo.
Pero
no
n os
dicen
que
el
mundo
tiene 
que
desarrollarse
 de
esa
manera.
 


La
situación
es
 análoga 
a
 las
de
 los
casos
de
Bruno
y
el
 amigo
 con
tendencias
 suicidas.
 Supongamos
que
conozco
las
 condiciones
iniciales
del
universo,
y
que
las
 leyes
naturales
me
permiten
determinar
que
Susa na
levantará
el
brazo
derecho
el
7


de
octubre
del
2019,
a
las
11:41:23
am
(CEST).
Esto
me
da
información
acerca
del


futuro.
Hay,
por
tanto,
un
sentido
de
‘tener’
en
el
que
yo
que
 conozco
las
leyes
 podría
decir
que
Susana
‘tiene’
que
levantar
el
brazo.
A
sa ber:
que
Susana
no
levante
 el
brazo
 es
inconsistente
con
lo
que
las
leyes
me
dicen
acerca
del
futuro.
Pero
este
 no
es
el
sentido
de
‘tener’
que
es
relevante
al
problema
del
libre
albedrío.
Lo
que
 importa
para
el
libre
albedrío
es
que
exista
la
posibilidad
 de
que
Susana
no
levante
 el
brazo,
independientemente
de
si
esta
posibilidad
sea
una
que
esté
en
posición
de
 excluir
 alguien 
que
teng a 
información
acerca
del
futuro.


Conocer
las
leyes
naturales
es
como
tener
un
amigo
capaz
de
viajar
en
el
tiempo. 
 El
 amigo 
nos
daría
información
acerca
el
futuro
relatando
sus
aventuras
 a
trav és
 del
 tiempo.
Las
leyes
naturales
nos
dan
información
acerca
 del
futuro
utilizando
la
 información
que
tenemos
acerca
del
pasado
y
el
presente.
Pero
en
ambos
casos
la
 información
es
sólo
información
acerca
de
cómo
será
el
futuro
de
hecho,
no
 información
acerca
de
cómo
tiene 
que
ser
el
futuro. 


Hay
quien
no
 estaría
 contento 
con
esta
manera
de
pensar
en
las
leyes
naturales.
De
 acuerdo
con
la
posición
rival,
las
leyes
no
se
limitan
a
darnos
inform ación
acerca
de
 cómo
es
el
mundo
de
hecho
(y
acerca
de
cómo
hubiera
sido
el
mundo
si
las
 condiciones
iniciales
hubieran
sido
diferentes).
Nos
dan, 
 además, 
información
 acerca
de
qué
es
posible
y
qué
imposible:
nos
dicen
no
sólo
que
un
mundo
con
tales
 y
cual es
condiciones
iniciales
se
desarrollará
de
tal
y
cual
manera,
sino
también
que
 no
es
posible
que
dicho
mundo
se
desarrolle
de
otra
manera.
Hasta
donde
puedo
ver,
 no
hay
ninguna
razón
científica
para
pensar
que
las
leyes
tienen
esta
función
 adicional. 


‐‐ ‐‐‐ 


Agustín
Rayo
es
profesor
de
filosofía
en
el
MIT . 


‐‐‐‐‐‐ 


¿Quiere
saber
más? 


Pocos
han
hecho
tanto
p or
elucidar
estos
temas
como
David
Lewis,
profesor
de
 filosofía
en
la
Universidad
de
Princeton
antes
de
su
prematura
 muerte
en
 el
 2001.
 Si
 quiere
saber
más
sobre
la
paradoja
del
abuelo 
recomiendo:


Lewis,
D.
´The
Paradoxes
of
Time
Travel´



Si
quiere
saber
más
sobre
determinismo
y
libre
albedrío
recomiendo:


Lewis,
D.
‘Are
We
Free
to
Break
the
Laws?’ 


Ambos
 artículos
 están
reimpresos
en:


Lewis,
D.
Phil osophical
Papers
(volumen
2),
Oxford
University
Press
1986.


El
blog
 <http://gfp.typepad.com/ >
está
dedicado
a
discusiones
sobre
libre
albedrío.