Вы находитесь на странице: 1из 4

Educación y familia

Adolescentes: cómo detectar problemas de


conducta
Se estima que uno de cada cinco niños tendrá a lo largo de su infancia o
adolescencia algún trastorno de conducta.
PPL

Los problemas de comportamiento de los adolescentes son un problema de salud


más frecuente entre los chicos que las chicas y su mayor prevalencia se da entre los
13 y 16 años. Así lo recoge el informe Adolescentes con trastornos de
comportamiento, ¿Cómo podemos detectarlos? ¿Qué se debe hacer?, editado por el
Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona en colaboración con Laboratorios Ordesa,
dentro de la colección FAROS de guías de salud y bienestar para las familias.

También te puede interesar:


Adolescencia: una etapa dura
Situaciones de riesgo que pueden provocarlos
Según el estudio, existen diferentes situaciones de riesgo que pueden provocar la
aparición de trastornos de comportamiento, entre las que se pueden destacar:
Situaciones personales:

 Comportamiento disocial.
 Inicio precoz de conductas agresivas.
 Pocos vínculos sociales.
 Abuso de sustancias.
 Impulsividad.
 Baja capacidad de atención.
 Actitud negativa ante lo escolar.
 Bajo rendimiento académico.
 Baja tolerancia a la frustración.
 Pérdida de valor a la autoridad. 


Situaciones familiares:

 Padres que no tienen tiempo de estar con sus hijos.


 Familias desbordadas.
 Control parental inadecuado.
 Falta de comunicación y conocimiento de los problemas de los hijos.
 Bajo nivel socio-económico.
 Padres abusivos o ruptura con el hogar en la infancia. 


Factores protectores
Por otro lado, también existen algunos factores protectores para evitar la aparición
de trastornos de conducta, como el hecho de ser mujer, tener una orientación
social positiva, alta inteligencia, poseer buenas habilidades de afrontamiento
del estrés, establecer relaciones de calidad y de apoyo con adultos. También está
demostrado que ayuda la implicación personal y familiar en valores sociales o ser
competente al menos en una habilidad.

¿Qué podemos hacer?

 Aumentar los recursos. Las mayoría de los grupos participantes en el estudio reclamaron
un aumento de los recursos, mejorar la coordinación entre los diferentes profesionales
implicados y proporcionar más formación sobre los problemas de conducta y los recursos o
estrategias existentes para su abordaje. La crisis económica ha generado nuevas
necesidades y hace fundamental la mejora en la coordinación y la realización de un
abordaje multidisciplinar que englobe a pediatras, educadores, padres y profesionales de la
salud mental para lograr una mejor prevención y tratamiento de los problemas de conducta,
así como favorecer la detección precoz.

 Acudir a un experto. La mayoría de los padres ante un posible trastorno de conducta en


sus hijos decide acudir al pediatra o al médico de familia o acuden directamente a un
psicólogo. Eso sí, en casi la mitad de los casos (49,2%), la familia ni tan siquiera comunica
el problema a la escuela. Un dato que muestra la necesidad de mejorar la relación entre
los padres y la escuela, espacio dónde también se detecta un importante porcentaje de
casos (46,3%).

El informe Adolescentes con trastornos de comportamiento, ¿Cómo podemos


detectarlos? ¿Qué se debe hacer? ha sido coordinado por Josep Matalí, psicólogo
clínico y coordinador de la Unidad de Conductas Adictivas del Servicio de
Psiquiatría y Psicología Infantil y Juvenil del Hospital Sant Joan de Déu de
Barcelona junto a otros cinco autores entre los que se encuentran pediatras,
psicólogos y psiquiatras infantiles.

Es necesario mejorar la relación entre los padres y la escuela, pues en este espacio se
detecta un alto porcentaje de casos (46,3%)