Вы находитесь на странице: 1из 3

Comunicado 97

JEP deja en firme orden de práctica de pruebas en caso


Hernández Solarte
- No aceptó recursos de reposición de la Procuraduría y de la defensa

Bogotá, 22 de noviembre de 2018. La Sección de Revisión del Tribunal para


la Paz de la JEP, mediante decisión mayoritaria adoptada el 15 de noviembre
de 2018, resolvió no reponer el auto del 23 de octubre pasado que decretó
pruebas en el proceso de aplicación de la garantía de no extradición solicitada
por Seuxis Paucias Hernández Solarte.

Al resolver los recursos formulados por la Procuradora Delgada para la JEP y


por la defensa de Hernández Solarte, la Sección destacó que el trámite de
garantía de no extradición es novedoso y diferente al que se desarrolla en
materia de extradición ordinaria.

El auto del 15 de noviembre no comparte las consideraciones de la delegada


del Ministerio Público cuando sostuvo que la Sección, en el ejercicio de su
actividad jurisdiccional, no atendió los trámites ordinarios previstos en materia
de extradición, usurpando y extralimitándose en las funciones. La Sección
considera inapropiado comparar el novedoso instrumento de la justicia
transicional -la garantía de no extradición- con el ordinario que se surte ante la
Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, sin percatarse de que
las competencias y atribuciones son diversas. Para ilustrar la decisión,
presentó en su auto el siguiente cuadro:

FASE JUDICIAL DE EXTRADICIÓN

RAMA JUDICIAL JURISDICCIÓN AUTÓNOMA, TRANSITORIA Y


TRANSICIONAL
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
JURISDICCIÓN ESPECIAL PARA LA PAZ
SALA DE CASACIÓN PENAL
SECCIÓN DE REVISIÓN

Finalidad: emitir concepto favorable o desfavorable Finalidad: aplicar o no la garantía de no


sobre la solicitud de extradición. extradición y decidir el procedimiento apropiado

Fuente: Norma legal – Código Penal (Ley 600 de Fuente: Norma constitucional (Artículo transitorio
2000 y Ley 906 de 2004) 19 Acto Legislativo 01 de 2017).

Objeto de estudio: validez formal de la petición Objeto de estudio: evaluar la conducta atribuida

1
para determinar la fecha precisa de su realización
Con fundamento en: Con fundamento en:
- Plena identidad. - Todas las pruebas necesarias de
- Principio de doble incriminación conformidad con las garantías previstas
- Equivalencia de la providencia emitida en en el artículo 29 de la Constitución
el extranjero Política1
Decisión: Decisión:
- Favorable: remite al Gobierno Nacional y - Reconoce garantía: remite la actuación a
al Ministerio de Justicia y del derecho para la Sala de Reconocimiento de Verdad de
que se dicte la resolución, ya en fase la JEP para lo de su competencia.
administrativa. - No reconoce garantía: remite a la
- Desfavorable: obliga al Gobierno. autoridad judicial competente para que
sea investigada y juzgada en Colombia,
sin excluir la posibilidad de extradición,
sobre lo que conceptuará la Sala de
Casación Penal de la Corte Suprema de
Justicia.

En su auto del 15 de noviembre la Sección precisó que, a lo largo de la


providencia impugnada, nunca se definió expresamente el estándar probatorio
para adoptar la decisión definitiva dentro del trámite de garantía de no
extradición y tampoco se hizo mención al “conocimiento más allá de toda
duda”, como lo sostuvo la representante del Ministerio Público.

Se indicó que requerir la prueba que sirvió de sustento al indictment contra el


señor Hernández Solarte no implicaba cuestionarlo, porque este está referido a
la existencia de causa probable para acusar en Estados Unidos, mientras que
esa misma prueba servirá a la Sección de Revisión para determinar la fecha
precisa de los hechos. Por consiguiente, afirmar que se pretende suplantar al
juez norteamericano implica desconocer el contexto en el que se decreta la
prueba.

También se aclaró que el trámite de la garantía de no extradición no tiene por


objeto juzgar al ciudadano colombiano, sino determinar la procedencia o no de
esa garantía, motivo por el cual la Sección de Revisión guarda absoluto respeto
a la órbita de competencia de la justicia de los Estados Unidos de América y a
sus decisiones.

El auto señala que la finalidad del constituyente derivado al asignar


competencias a la Sección de Revisión no fue la de reducir su actuación a la
simple lectura del indictment, pues la norma constitucional establece que es
precisamente cuando se alegue que la conducta ocurrió luego de la firma del
Acuerdo Final que corresponde evaluarla para determinar la fecha precisa de
su realización. Y añade que, según se infiere de la misma disposición, aun
existiendo tal alegación, es posible que la JEP, luego de efectuar dicha
evaluación, valorando las pruebas pertinentes, determine “…que la conducta
hubiere ocurrido con anterioridad a la firma del Acuerdo Final…”, evento en el

1 Corte Constitucional, Auto 401 de 2018.

2
cual “…la remitirá a la Sala de Reconocimiento para lo de su competencia, en
este supuesto excluyendo siempre la extradición”.

También destacó la Sección que en ningún momento se ha extralimitado en


sus funciones, sino que está ejerciendo su labor como juez constitucional para
determinar, acopiando las pruebas pertinentes, si aplica, o no, la garantía de no
extradición para los delitos cometidos antes del 1 de diciembre de 2016.

La Sección tampoco compartió los argumentos expuestos por la defensa de


Hernández Solarte, razón por la cual ratificó la pertinencia probatoria, tanto de
los audios aportados por el Fiscal General de la Nación, como del indictment y
las declaraciones juradas aportadas a este documento. Al mismo tiempo,
precisó que será al momento de valorar tales pruebas que examinará los
eventuales problemas de legalidad de las mismas.

Al quedar en firme el auto recurrido, se debe dar cumplimiento a lo ordenado


en la providencia del 23 de octubre pasado, entre otras cosas, oficiar a la
Fiscalía General de la Nación y al Ministerio de Relaciones Exteriores para
tramitar la solicitud de cooperación a las autoridades norteamericanas.

Los 40 días hábiles que la Sección estableció para realizar el anterior trámite
empezarán a contar una vez se oficie al Ministerio de Relaciones Exteriores.

Frente a esta determinación, salvaron voto las magistradas Gloria Amparo


Rodríguez y Claudia López Díaz.