Вы находитесь на странице: 1из 23

CONTENIDO

MANEJO DE SUELOS ....................................................................................... 2

I. INTRODUCCIÓN...................................................................................... 2

II. OBJETIVOS ............................................................................................. 2

III. ANTECEDENTES ................................................................................. 3

IV. MARCO TEÓRICO................................................................................ 4

1. UN SUELO SANO ES UN SUELO VIVO .............................................. 4

2. ¿POR QUÉ LA MATERIA ORGÁNICA DE LOS SUELOS ES TAN


IMPORTANTE? ........................................................................................... 4

3. LOS SUELOS SON UN ALIADO CRUCIAL DE LA SEGURIDAD


ALIMENTARIA Y LA NUTRICIÓN ............................................................... 5

4. EL MANTENIMIENTO DE UNOS SUELOS SANOS SUPONE LA


GESTIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD DE LA TIERRA ................................. 5

5. PRINCIPIOS Y CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS


SOSTENIBLES ............................................................................................ 6

6. MANEJO ORGANICO DEL FERTILIDAD DEL SUELO ...................... 13

7. FERTILIDAD MINERAL DEL SUELO ................................................. 20

V. RESULTADOS Y CONCLUSIONES ...................................................... 22

VI. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS .................................................... 23


MANEJO DE SUELOS
I. INTRODUCCIÓN

Se estima que el 95% de nuestros alimentos se producen directa o


indirectamente en nuestros suelos. Los suelos sanos son el fundamento del
sistema alimentario. Nuestros suelos son la base de la agricultura y el medio en
el que crecen casi todas las plantas destinadas a la producción de alimentos.
Los suelos sanos producen cultivos sanos que alimentan a las personas y a los
animales. De hecho, la calidad de los suelos está directamente relacionada con
la calidad y la cantidad de alimentos. Los suelos proporcionan los nutrientes
esenciales, el agua, el oxígeno y el sostén para las raíces que nuestras plantas
destinadas a la producción de alimentos necesitan para crecer y
florecer. Además, cumplen una función de amortiguación al proteger las
delicadas raíces de las plantas de las fluctuaciones de temperatura. (FAO, 2015).
Para adquirir la seguridad alimentaria y medios de vida se aplican métodos
apropiados del manejo de la tierra que ayudan a invertir la degradación de
recursos del suelo, agua y biológicos y para aumentar la producción de cultivo y
ganadería. Los efectos de degradación de suelos son numerosos. Entre ellos se
incluye la disminución de la fertilidad del suelo, elevación de acidez, salinidad,
alcalinización, deterioro de la estructura del suelo, erosión eólica e hídrica
acelerada, pérdida de la materia orgánica y de biodiversidad. Como resultado la
productividad y los ingresos referentes de la agricultura se disminuyen, la
migración hacia áreas urbanas se incrementan y la pobreza rural se exacerba.
Se toman medidas para recuperar la productividad de suelos degradados cuyas
se deben conectar con otras medidas que afectan las prácticas de manejo de
tierras en particular la agricultura de conservación, buenas practicas agrícolas y
manejo de riegos y el Manejo Integrado de Nutrición de las Plantas (MINP).
(FAO, 2018)

II. OBJETIVOS
- Importancia del manejo del suelo
- Dar a conocer los aspectos del manejo del suelo
- Principales actividades para realizar un buen manejo de suelos
III. ANTECEDENTES

El suelo es y seguirá siendo en un futuro previsible la base de la producción


alimentaria, pero cabe preguntarse si bastará para alimentar una población dos
veces mayor que la existente a partir de la próxima generación. Incluso ahora
muchos millares de hectáreas dejan de cultivarse cada año por exceso de
erosión, salinidad, anegación o esterilidad, y en millones de ellas el potencial
productivo básico declina progresivamente hacia dicho estado” (FAO-PNUMA,
1984)
Según estimaciones de un cuarto a un tercio de la población total practica
agricultura en zonas altas, debido a que casi la mitad de las parcelas se ubican
en laderas muy empinadas, con más del 20% de pendiente; de estas el 80%
están en laderas en las que el control de erosión y el manejo de aguas pueden
constituir puntos claves. En la misma línea de análisis, el 50% de la población
rural, que incluye a los pobladores de laderas, viven en una pobreza extrema, lo
que hace imperativo prestarles más atención a las condiciones para mejorar la
calidad de vida de la población, así como al potencial de estas regiones para
incrementar la producción de alimentos básicos y de otros productos
agropecuarios esenciales (Ramírez y Roe, 2007).

A partir del año 1996, en la provincia Carlos Fermín Fitzcarrald,


PRONAMACHCS brindó capacitación y asesoramiento técnico gratuito para el
desempeño de las actividades contempladas en los planes de manejo que
otorga, con la finalidad de motivar a pequeños productores a utilizar sus suelos,
mediante tecnologías básicas de manejo.

- La presión por la exportación, con grandes productos, una fuerte cantidad


de fertilización y un mal manejo ha provocado que exista la salinización,
una pérdida de la fertilidad y el mal drenaje en los suelos. Hay un gran
porcentaje de suelos degradados en la costa debido a este uso no
apropiado del suelo. Sabiendo que tenemos poca agua en la costa,
¿cómo lavamos la sal que tienen los suelos? Ese es un gran problema. El
Estado debe implementar un programa más fuerte para el uso adecuado
del suelo, con políticas estrictas sobre la conservación de nuestros
recursos. Creo que la llave del éxito está en el uso de las áreas ya
degradadas, lo cual nos permitiría tener una frontera agrícola estática
donde se manejen este tipo de áreas. (EGUREN & MARAPI, 2015)

IV. MARCO TEÓRICO

1. UN SUELO SANO ES UN SUELO VIVO

Un suelo sano es un ecosistema vivo y dinámico, lleno de organismos


microscópicos y de mayor tamaño que cumplen muchas funciones vitales,
entre ellas transformar la materia inerte y en descomposición, así como los
minerales, en nutrientes para las plantas (ciclo de los elementos nutritivos);
controlar las enfermedades de las plantas, los insectos y malas hierbas;
mejorar la estructura de los suelos con efectos positivos para la capacidad de
retención de agua y nutrientes de los suelos y, por último, mejorar la
producción de cultivos. Además, los suelos sanos contribuyen a mitigar el
cambio climático al mantener o aumentar su contenido de carbono

2. ¿POR QUÉ LA MATERIA ORGÁNICA DE LOS SUELOS ES TAN


IMPORTANTE?

La materia orgánica de los suelos –el producto de descomposición biológica


in situ– afecta a las propiedades químicas y físicas y a la salud general de los
suelos. Su composición y tasa de degradación afecta a la estructura y
porosidad de los suelos, la tasa de infiltración de agua y la capacidad de
retención de humedad de estos, la diversidad y actividad biológica de los
organismo terrícolas, y la disponibilidad de nutrientes de las plantas.
El intercambio de nutrientes entre materia orgánica, agua y suelos es esencial
para las fertilidad de estos últimos y ha de mantenerse con miras a una
producción sostenible. Cuando se explotan los suelos sin restablecer la
materia orgánica y el contenido de nutrientes, el ciclo de elementos nutritivos
se rompe, la fertilidad del suelo disminuye y el equilibrio del agroecosistema
se destruye.
3. LOS SUELOS SON UN ALIADO CRUCIAL DE LA SEGURIDAD
ALIMENTARIA Y LA NUTRICIÓN

La disponibilidad de alimentos depende de los suelos: no se pueden producir


alimentos y piensos nutritivos y de buena calidad si nuestros suelos no son
suelos sanos y vivos. Durante los últimos 50 años, los avances en materia de
tecnología agrícola y el aumento de la demanda provocado por el crecimiento
de la población han ejercido un creciente presión sobre los suelos. En
muchos países, la producción agrícola intensiva ha ocasionado un
agotamiento de los suelos que ha puesto en peligro la capacidad productiva
de los mismos y la posibilidad de satisfacer las necesidades de las
generaciones futuras.

4. EL MANTENIMIENTO DE UNOS SUELOS SANOS SUPONE LA


GESTIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD DE LA TIERRA

Con una población mundial que según las previsiones superará los 9 000
millones de habitantes en 2050, y el agravante de la competencia por la tierra
y el agua y el impacto del cambio climático, nuestra seguridad alimentaria
actual y futura depende de nuestra capacidad de aumentar los rendimientos
y la calidad de los alimentos utilizando los suelos ya dedicados a la
producción actualmente.
Los sistemas de gestión holística de la producción, que promueven y
refuerzan la salud de los agroecosistemas social, ecológica y
económicamente sostenibles, son necesarios para proteger nuestros suelos
y mantener elevadas capacidades productivas.
Los agricultores desempeñan un papel primordial a este respecto.
Numerosos y diversos enfoques agrícolas promueven la gestión sostenible
de los suelos con la finalidad de mejorar la productividad, por ejemplo, la
agroecología, la agricultura de conservación, la agricultura orgánica, el cultivo
sin labranza y la agroforestería.
Por último, una mejor comprensión de las relaciones entre el período útil de
los suelos y la función de los ecosistemas y el impacto de las intervenciones
humanas permitirán reducir los efectos negativos y aprovechar de manera
más eficaz los beneficios de la actividad biológica de los suelos con miras a
una agricultura más sostenible y productiva.

5. PRINCIPIOS Y CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS


SOSTENIBLES
a) Textura y Estructura

Los suelos están formados por cuatro componentes básicos: minera les,
a ire, agua y materia orgánica. En la mayoría de suelos, los minerales
representan alrededor de 45% del volumen total, agua y aire cerca de
25% cada uno, y materia orgánica entre 2% y 5%. La porción mineral
consiste en tres distintos tamaños de partículas clasificada como arena,
limo, y arcilla. La arena es la partícula más grande que se puede
considerar como suelo.
L a arena e s por mayor par te el minera l cuarzo, aunque otros
minera les también están presentes. El cuarzo no contiene nutrientes para
las plantas, y la arena no puede sostener nutrientes estos se lava n
fácil- mente con la lluvia. Las partículas de limo son mucho más
pequeñas que las de arena, pero ta l como ésta, limo es c a si todo
de cuarzo. La partícula más pequeña es la de arcilla. Las arcillas son
partículas muy diferentes a las de arena o limo y la mayoría de los
tipos de arcilla contienen cantidades apreciables de nutrientes para las
plantas. La arcilla tiene una gran área de superficie en forma de plato
resultado de cada partícula individua l. Los suelos arenosos son menos
productivos que los de limo, mientras que los que contienen arcilla son
los más productivos y usan fertilizantes más efectivamente.
La textura del suelo se refiere a las porciones relativas de arena, limo y
arcilla. Un suelo franco, o marga, contiene estos tres tipos de partículas
en partes iguales aproximadamente. Una marga arenosa es una mezcla
que contiene una gran cantidad de arena y menos cantidad de arcilla,
mientras que una marga arcillosa contiene grandes cantidades de arcilla
y menos cantidad de arena.
La estructura del suelo es distinta a su textura. Estructura se refiere a
como se aglomeran o a la “reunión” de arena, limo y arcilla en terrones
secundarios mayores. Si se toma un puñado de tierra, es aparente la
buena estructura cuando se deshace fácilmente en la mano. Esta es una
indicación de que las partículas de arena, limo y arcilla están reunidas
en gránulos o migajas grandes.

Tanto la textura como la estructura determinan el espacio de poros para


la circulación de aire y agua, resistencia a la erosión, sol- tura, facilidad
para ararse y penetración de las raíces. Aunque la estructura está
relacionada a los minerales en el suelo y no cambia con las actividades
agrícolas, la estructura se puede mejorar o destruir fácilmente con la
selección y duración de prácticas agrícolas.

Imagen 1. La increible diversidad de vida en el suelo. Dibujo por James Nardi, UIUC

b) La Importancia de los Organismos del Suelo


Un acre de capa de suelo superior, fértil y viva, contiene
aproximadamente 900 libras de lombrices, 2,400 libras de hongos,
1,500 libras de bacterias, 133 libras de protozoos, 890 libras de
artrópodos y algas e incluso a veces pequeños mamíferos (Pimentel
1995). Por lo tanto, el suelo se debe mirar como una comunidad
viviente más que como un cuerpo inerte.

La materia orgánica del suelo también con- tiene organismos muertos,


materia vegetal, y otros materiales orgánicos en varias etapas de
descomposición. Humus, la materia orgánica oscura en los estados
finales de descomposición, es relativamente estable. Tanto la
materia orgánica como el humus sir ven de reserva de nutrientes para
plantas y proveen otros beneficios.

El tipo de suelo viviente saludable que se requiere para soportar a l


hombre a hora y mas adelante, en el futuro deberá ser balanceado
en nutrientes y de alto contenido de humus con una gran diversidad
de organismos de suelo. Producirá plantas saludables con mínima
presión de malezas, enfermedades e insectos. Para lograr esto,
trabajaremos con los procesos naturales y las funciones optimas para
sustentar nuestros terrenos agrícolas.

Cuando se considera el paisaje natural uno se pregunta cómo


funcionan las praderas y los bosques nativos en la ausencia de
labranza y fertilizantes. Estos suelos son labrados por los organismos
del suelo, no por máquinas. También se fertilizan, pero los fertilizantes
se usan una y otra vez y nunca salen del sitio. Los suelos nativos
están cubiertos por una capa de deshechos de plantas o por plantas
en crecimiento todo el año.

Bajo la superficie de esta capa de deshechos, un rico complejo de


organismos del suelo descompone los residuos y las raíces muer-
tas de las plantas, y luego suelta los nutrientes entes guardados
lentamente a través del tiempo. En realidad, la capa superior del suelo,
es la parte más diversa de la tierra. (USDA 1998). Los organismos que
viven en el suelo sueltan minerales, convirtiéndolos en formas usables
por las plantas, y estos son entonces absorbidos por las plantas que
crecen en el sitio. Los organismos reciclan nutrientes una y otra vez
con la muerte y pudrición de cada nueva generación de plantas.
Hay gran diferencia de tipos de organismos que viven en o sobre la
capa superior del suelo. Cada uno tiene un papel que jugar. Estos
organismos trabajarán para el beneficio del agricultor si sólo nos
preocupamos de que sobrevivan. Por consiguiente, nos podemos
referir a estos como el ganado del suelo. Mientras una gran variedad
de organismos contribuyen a la fertilidad de la tierra, las lombrices de
tierra, artrópodos y varios microorganismos merecen atención
particular.
Lombrices en la tierra:
Los túneles de las lombrices mejoran la fil- tración de agua y la
aeración del suelo. Los campos que son “labrados” por los túneles de
las lombrices pueden absorber agua en una cantidad de 4 a 10
veces mas que la de los campos que no tienen estos túneles (Edwards
1996). Esto reduce el escurrimiento de agua, recarga la capa
subterránea, y ayuda a guar- dar más agua para períodos secos.

Los túneles verticales cavados por las lombrices llevan aire a la


profundidad del suelo, estimulando el ciclo de nutrientes microbiales
a esas profundidades. Cuando las lombrices están presentes en
gran número, el labrado proveído por sus túneles puede reemplazar
algo de la labranza cara hecha por máquina.

L a s lombrices comen el material vegetal muerto, o detrito vegetal,


que se acumula sobre el suelo y redistribuyen la materia orgánica
y los nutrientes a través de la capa superior. Compuestos ricos en
nutrientes recubren sus túneles, los cuales se mantienen en su lugar
por años si no se disturban. Durante sequía, estos túneles permiten la
penetración profunda de las raíces dentro de regiones del subsuelo
con más alto contenido de humedad. Además de las lombrices hay
otro organismos del suelo que pueden verse a simple vista como los:
Artrópodos. Además también microorganismos microscpicos como:
Bacterias, Actinomicetos, Hongos, Algas, Nematodos.

Los organismos del suelo y la calidad del suelo


Las investigaciones acerca de la vida en el suelo han determinado
que hay proporciones ideales para ciertos organismos claves en
suelos productivos.
Todos estos organismos desde la pequeñísima bacteria a las más
grandes lombrices de tierra e insectos actúan en una multitud de
maneras en el sistema ecológico del suelo.
Los organismos que no están directamente involucrados en
descomponer desechos de plantas se pueden alimentar de aquellos
o de los productos de desecho de éstos u otras sustancias que
liberan. Entre las sustancias liberadas por los varios microbios hay
vitaminas, aminoácidos, azúcares, antibióticos, gomas y ceras.

Las raíces también pueden libera r en el suelo varias sustancia s


que estimula n los microorganismos del suelo. Estas sustancia s sir
ven como alimento a organismos selectos. Algunos científicos y
practicantes teorizan que las plantas usan estos medios para
estimular las poblaciones específicas de microorganismos capaces de
liberar o de otra manera producir el tipo de nutrientes necesarias para
su consumo.

c) Materia Orgánica, Humus y la Cadena Alimenticia del Suelo

Comprender el papel que juegan los organismos del suelo es crítico


al manejo de suelos sostenibles. Basado en este entendimiento, el
enfoque puede ser dirigido hacia estrategias que aumenten tanto el
número como la diversidad de los organismos del suelo. Igual que el
ganado y otros animales domésticos, el ganado del suelo requiere
alimento apropiado. Este alimento viene en la forma de materia
orgánica.

Materia orgánica y humus son términos que describen cosas algo


diferentes pero relacionadas entre sí. La materia orgánica se refiere a
la fracción del suelo que está compuesta tanto de organismos vivos
como de residuos muertos en varios estados de descomposición.
Humus es sólo una pequeña porción de la materia orgánica. Es el
producto final de la descomposición de la materia orgánica y es
relativamente estable.

La continuación de la descomposición del humus ocurre muy


lentamente en ambientes agrícolas y naturales. En sistemas
naturales, se alcanza un balance entre la cantidad de formación de
humus y la cantidad de descomposición de este (Jackson, 1993).
Este balance también ocurre en la mayoría de los suelos agrícolas,
pero a menudo con un mucho menor nivel de humus en el suelo.

El humus contribuye a un suelo bien estructurado que, en su turno,


produce plantas de alta calidad. Es claro que el manejo de la materia
orgánica y el humus es esencial para sostener el ecosistema total
del suelo.

Las mejoras a la estructura física del suelo facilitan el labrado,


aumentan la capacidad para almacenar el agua, reducen la erosión,
mejoran la formación y cosecha de cultivos de tubérculos, y producen
sistemas de raíces más profundos y prolíficos en las plantas.

La materia orgánica del suelo se puede com- parar a una cuenta de


ahorro para nutrien- tes de plantas. Un suelo que contiene 4% de
materia orgá nica en la s 7 pulgada s de su superficie tiene 80,000
libras de mate- ria orgánica por acre. Estas 80,000 libras de materia
orgánica pueden contener cerca de
5.25% de nitrógeno, para un total de 4,200 libras de nitrógeno por
acre.

Si se asume una liberación de 5% durante la estación de crecimiento,


la materia orgánica podría suministrar 210 libras de nitrógeno a u n
c u lt ivo. Si n emba rgo, si la mate - ria orgánica se deja degradar
y se pierde el nitrógeno, será necesario comprar fertilizante para
aumentar el rendimiento de la cosecha.

Todos los orga nismos del suelo mencio- nados a nteriormente,


e xc epto la s a lg a s, dependen de materia orgánica como fuente
de a limento. Por lo tanto, para mantener la población, se debe
renova r la mate- ria orgá nica de la s pla nta s que crecen en el
suelo, con estiércol de animales, abono, u otros materiales
importados de fuera del sitio. Cuando los microorganismos se a li-
mentan del suelo, aumenta la fertilidad del suelo y el suelo alimenta
a las plantas.

Finalmente, fomentar los niveles de mate- ria orgánica y humus en


el suelo significa manejar los organismos vivientes del suelo
— a lgo parecido a l manejo de la vida sil- vestre o la ganadería. Esto
significa traba- jar para mantener condiciones favorables de humedad,
temperatura, estado de nutrientes, pH, y aeración. También requiere
proveer una fuente estable de alimento de materia orgánica cruda.

6. MANEJO ORGANICO DEL FERTILIDAD DEL SUELO

Son sustancias que están constituidas por desechos de origen animal,


vegetal o mixto que se añaden al suelo con el objeto de mejorar sus
características físicas, biológicas y químicas. Estos pueden consistir en
residuos de cultivos dejados en el campo después de la cosecha; cultivos
para abonos en verde (principalmente leguminosas fijadoras de
nitrógeno); restos orgánicos de la explotación agropecuaria (estiércol,
purín); restos orgánicos del procesamiento de productos agrícolas;
desechos domésticos, (basuras de vivienda, excretas); compost
preparado con las mezclas de los compuestos antes mencionados. Esta
clase de abonos no sólo aporta al suelo materiales nutritivos, sino que
además influye favorablemente en la estructura del suelo. Asimismo,
aportan nutrientes y modifican la población de microorganismos en
general, de esta manera se asegura la formación de agregados que
permiten una mayor retentividad de agua, intercambio de gases y
nutrientes, a nivel de las raíces de las plantas.

Beneficios del uso de abonos orgánicos: Los terrenos cultivados


sufren la pérdida de una gran cantidad de nutrientes, lo cual puede agotar
la materia orgánica del suelo, por esta razón se deben restituir
permanentemente. Esto se puede lograr a través del manejo de los
residuos de cultivo, el aporte de los abonos orgánicos, estiércoles u otro
tipo de material orgánico introducido en el campo.
El abonamiento consiste en aplicar las sustancias minerales u orgánicas
al suelo con el objetivo de mejorar su capacidad nutritiva, mediante esta
práctica se distribuye en el terreno los elementos nutritivos extraídos por
los cultivos, con el propósito de mantener una renovación de los nutrientes
en el suelo.
El uso de los abonos orgánicos se recomienda especialmente en suelos
con bajo contenido de materia orgánica y degradados por el efecto de la
erosión, pero su aplicación puede mejorar la calidad de la producción de
cultivos en cualquier tipo de suelo.

Ventajas del abonamiento natural: Constituye un almacén de nutrientes,


especialmente de nitrógeno, fósforo, azufre y micronutrientes y los va
liberando lentamente, facilitando el aprovechamiento de las plantas.
Puede retener hasta 10 veces más nutrientes que las arcillas, aumenta la
capacidad de intercambio catiónico (CIC) y aumenta el intercambio y la
disponibilidad de nutrientes en el suelo para la planta. Facilita la formación
de complejos arcillo-húmicos que retienen los macro y micronutrientes
evitando su pérdida por lixiviación y de este modo aumenta su
disponibilidad. Proporciona energía para los microorganismos, lo cual
incrementa la actividad biológica en el suelo. Favorece una buena
estructura del suelo, y aumenta la bioestructura; facilitando la labranza y
aumentando su resistencia a la erosión. Protege la superficie del suelo y
aumenta la capacidad de infiltración del agua, lo cual reduce el riesgo de
erosión. Aumenta la capacidad de retención de agua especialmente en
suelos arenosos y por lo tanto ayuda a la conservación de la humedad.
A. El compost

Es un abono natural que resulta de la transformación de la mezcla de


residuos orgánicos de origen animal y vegetal que son transformados por
acción de los microorganismos del suelo, en una sustancia activa conocida
como humus. El humus mejora la fertilidad y la estructura del suelo. Su
calidad en nutrientes, depende de los insumos que se han utilizado para su
preparación, como el tipo de estiércol y residuo vegetal, además del tiempo
o edad del compost, pero en promedio contiene 1.04% de nitrógeno, 0.8%
de fósforo y 1.5% de potasio.
Efectos del compost en el suelo:
- Estimula la diversidad y actividad microbial en el suelo.
- Mejora la estructura del suelo. Incrementa la estabilidad de los agregados.
- Mejora la porosidad total, la penetración del agua, el movimiento a través
del suelo y el crecimiento de las raíces.
- La actividad de los microbios presentes en el compost reduce la de los
microbios patógenos a las plantas como los nemátodos.
- Contiene muchos macro y micronutrientes esenciales para el crecimiento
de las plantas.
- Provoca la formación de humus, complejo más estable de la materia
orgánica que se encuentra sólo en el suelo y es el responsable de su
fertilidad natural.

B. El humus de lombriz

Se denomina humus de lombriz a los excrementos de las lombrices. Estos


seres vivos especializados en transformar residuos orgánicos, producen uno
de los abonos orgánicos de mejor calidad, debido a que el humus de lombriz
tiene su efecto en las propiedades fisicas, químicas y biológicas del suelo y
favorece el desarrollo de las plantas. El desarrollo de la lombricultura dentro
de la agricultura comercial y campesina es una de las experiencias más
exitosas para resolver el problema de la fertilidad biológica del suelo. Sus
ventajas económicas y ecológicas están permitiendo su adopción y
masificación por parte de los productores. La simplificación de la crianza de
la lombriz y el abaratamiento de los costos para su instalación, han permitido
que esta alternativa se articule fácilmente a los diferentes sistemas de
producción agropecuaria.

La producción de humus de lombriz


La crianza y manejo de las lombrices en cautiverio, con la finalidad de
obtener el humus de lombriz como la misma lombriz, es una opción muy
importante dentro del manejo integral de los sistemas de producción.

La lombricultura es considerada como uno de los vectores que ayudan al


proceso de reciclaje y generan un valor agregado de los recursos orgánicos
de la chacra. Si los niveles de producción ganadero de la finca son mayores,
puede proyectarse una crianza de tipo industrial de la lombricultura.

En este caso el objetivo prioritario además de la producción de humus, puede


ser para transformar a las propias lombrices en harina. A éste nivel las
instalaciones y procedimiento tecnológicos para la crianza de la
lombricultura, deben ser de la mayor calidad y eficiencia. Ello significa una
inversión mayor, que incluye mecanismos automáticos para preparación del
alimento, riego, envasado, control de calidad, entre otros.

C. Mulch o coberturas orgánicas

El mulch o cobertura orgánica es una capa de materia orgánica suelta, como


paja, hierba cortada, hojas y otros materiales similares, que se utiliza para
cubrir el suelo que rodea las plantas, o que se coloca entre las hileras de
plantas para proteger el suelo. El mulch ayuda a mantener una condición de
suelo favorable. Debido a que provienen de materiales vegetales, se produce
la descomposición, lo que tiene varios efectos positivos tanto sobre el suelo
como sobre las plantas.
Efectos del Mulch en el suelo
Efectos físicos
Cuando se mezcla el mulch con la capa superior del suelo, el material
mantiene más húmedo el suelo y por lo general aumenta el crecimiento de
las raíces. Reduce significativamente la evapotranspiración, haciéndose
menos frecuente los riegos. El mulch mejora y estabiliza la estructura del
suelo, actúa como un amortiguador, reduciendo la compactación del suelo
favoreciendo la retención de la humedad.

Efectos químicos
El mulch en los climas tropicales se descompone en dos o tres meses,
liberando pequeñas cantidades de nutrientes que pueden ser utilizadas por
las plantas. En climas templados la descomposición demora de 3 a 5 meses.
Puede producirse una deficiencia de nitrógeno en las plantas que tienen
mulch, debido a que los microorganismos que están descomponiendo el
material orgánico toman cantidades apreciables de nitrógeno del suelo. Para
evitar esto, debe aplicarse un abono liquido a la planta como suplemento de
nitrógeno, pudiendo utilizarse biol, té de estiércol, purín, etc.

Efectos biológicos
El mulch orgánico sirve como alimento para muchos microorganismos que
se encuentran en el suelo. Ayuda también a mantener una temperatura
constante para garantizar la actividad de los microorganismos. En
ocasiones, con el mulch pueden introducirse al suelo organismos no
deseados, como hongos, bacterias y nemátodos. Al revolver el mulch se
puede eliminar el moho y la ovipostura de las plagas. Por otra parte, si bien
puede usarse el mulch inmediatamente después de la siembra (pues ayuda
a reducir la erosión de las camas, ocasionado por lluvias fuertes, hasta que
las plantas produzcan suficiente cobertura viva sobre el suelo), es importante
que durante la epoca lluviosa se retire el mulch de las plantas para evitar el
ataque de enfermedades y plagas. Si se utiliza heno o paja para el mulch,
es posible que semillas de malezas también se introduzcan al huerto. Esto
puede evitarse si se utiliza solamente la parte intermedia de las plantas como
material para el mulch. Las flores y las raíces deben ser convertidas primero
en compost para poder ser utilizadas.

D. Los abonos líquidos orgánicos

El Biol.
El biol se obtiene del proceso de descomposición anaeróbica de los
desechos orgánicos.
La técnica empleada para lograr éste propósito son los biodigestores. Los
biodigestores se desarrollaron principalmente con la finalidad de producir
energía y abono para las plantas utilizando el estiércol de los animales.
Sin embargo, en los últimos años, esta técnica esta priorizando la
producción de bioabono, especialmente del abono foliar denominado biol.
El biol es el líquido que se descarga de un digestor y es lo que se utiliza
como abono foliar. Es una fuente orgánica de fitoreguladores que permite
promover actividades fisiológicas y estimular el desarrollo de las plantas.
Existen diversas formas para enriquecer el biol en el contenido de
fitoreguladores así como de sus precursores, mediante la adición de
alfalfa picada en un 5% del peso total de la biomasa, también se logra un
mayor contenido en fósforo adicionando vísceras de pescado (1 kg/m2).
E. Los abonos verdes

El abonamiento verde es una práctica que consiste en cultivar plantas,


especialmente leguminosas como: trébol, alfalfa, frejol, alfalfilla, etc. o
gramíneas como: avena, cebada, rye grass, etc., luego son incorporados
al suelo en estado verde, sin previa descomposición, con el propósito de
mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo,
reestableciendo y mejorando su fertilidad natural. Es recomendable
utilizar mezclas de cultivos para utilizar, los como abonos verde, porque
mientras las leguminosas aportan nitrógeno, las gramíneas mejoran el
contenido de materia orgánica.

Importancia de los abonos verdes


Al descomponerse los abonos verdes, dan lugar a una serie de reacciones
bioquímicas que incrementan la actividad microbiana del suelo, dando
lugar a una mayor cantidad y diversidad de microorganismos, que se van
a encargar de la mineralizacion de los elementos nutritivos haciéndolos
disponibles para las plantas. También cuando son incorporados al suelo
favorecen la actividad de los microorganismos como hongos y bacterias
que descomponen la celulosa, las que a su vez refuerzan con sus
secreciones la consistencia de los agregados del suelo, que son
necesarios para el correcto equilibrio del agua y del aire en el suelo.

Ventajas de la incorporación de abonos verdes al suelo.


- Aumenta el contenido de materia orgánica del suelo, especialmente cuando
son incorporadas mezclas de plantas.
- Aumenta la disponibilidad de macro y micronutrientes en el suelo, en forma
asimilable para las plantas.
- Permite elevar el pH del suelo principalmente por la acción de la leguminsas.
Incrementa la capacidad de reciclaje y movilización de los nutrientes poco
solubles.
- Mejora la estructura del suelo y su capacidad de retención de agua. .
Permite una buena cobertura vegetal, reduciendo la erosión.
7. FERTILIDAD MINERAL DEL SUELO

Con la fertilización mineral se puede maximizar el rendimiento de los cultivos,


conservando así la fertilidad del suelo y mejorando la rentabilidad de la
actividad agraria. La meta que se persigue es el mantenimiento de un buen
nivel de minerales en el suelo, en condiciones de asimilabilidad, de forma que
la planta los absorba en la cantidad que necesite y en el momento más
preciso.

Una vez termina el ciclo del cultivo, el suelo debe conservar las mismas
condiciones en las que se encontraba al principio. El objetivo último de la
fertilización será conservar y mejorar la fertilidad del suelo, es decir, no basta
con la restitución de los elementos que haya extraído la cosecha.

Con la fertilización mineral se desarrollan los cultivos, pero siempre


manteniendo la fertilidad del suelo para el beneficio de las cosechas futuras.

El rendimiento de la cosecha está limitado por el elemento nutritivo que se


encuentra en menor cantidad. Un exceso en cualquier otro nutriente no va a
compensar la deficiencia del elemento nutritivo limitante. Sólo se podrán
obtener los mayores rendimientos y las cosechas de mejor calidad, si existe
un balance equilibrado de nutrientes.

A medida que se aumenta las dosis de un fertilizante van disminuyendo los


incrementos de cosecha que se consiguen por cada nueva unidad de
fertilizante. El rendimiento económico óptimo se alcanzará en el punto en el
que el rendimiento obtenido por las cosechas compense el gasto en los
fertilizantes.
La fertilización mineral
Necesidades más importantes de los cultivos
Nitrógeno. Es determinante en el crecimiento y desarrollo de la planta ya que
colabora en la multiplicación celular. Además de conducir a la obtención de
proteínas, se ha comprobado que existe una relación directa del nitrógeno
con el contenido en vitaminas.

Fósforo. Durante la germinación y nascencia, el fósforo favorece el


desarrollo de las raíces, aportando vigor al cultivo. También ayuda a la
floración y cuajado de los frutos, además de formar parte de fosfolípidos,
enzimas.

Potasio. Mejora la resistencia de los cultivos ya que es activador de la


fotosíntesis y regula las sustancias de reserva. Interviene en las distintas
reacciones enzimáticas y disminuye la transpiración.

Una interacción positiva entre el nitrógeno y el fósforo es decisiva en los


momentos iniciales del cultivo. Del mismo modo que la disponibilidad de
fósforo y potasio es fundamental para facilitar la retención de agua y la
creación de proteínas y azúcares.

Elementos secundarios
Magnesio. Esencial para la fotosíntesis y la formación de distintos pigmentos
puesto que forma parte de la molécula de clorofila.
Azufre. Interactúa de forma muy positiva con el nitrógeno y es un
componente de aminoácidos, vitaminas y proteínas.
Calcio. Fundamental para la correcta absorción de elementos nutritivos
y necesario en la división y crecimiento de la célula.
V. RESULTADOS Y CONCLUSIONES
- es un recurso básico para la producción y alimentación, colecta y purifica el
agua, el uso del suelo se determina por su vocación agrícola, ganadera o
forestal.
- La puesta en práctica de técnicas agrícolas regenerativas mejoran la vida
de los suelos gracias a la instalación de microorganismos beneficiosos que
enriquecen el suelo de nutrientes, haciéndolos más resilientes frente a las
inclemencias meteorológicas y la desertificación.
- No olvidar que un suelo tiene vida, y que bien nutrido y fértil genera
nutrientes imprescindibles para la salud de nuestros cultivos.
VI. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ANTRA. (2007). El Manejo Sotenible Del Suelo. Obtenido de :


www.attra.ncat.org/espanol/pdf/suelos.pdf
EGUREN, F., & MARAPI, R. (2015). Los suelos en el Perú: Recurso
fundamental para crear y sostener vida. LA REVISTA AGRARIA, 6-10.
FAO. (1992). LOS FERTILIZANTES Y SU USO. En W. F. Manual. Paris: IFA.
Obtenido de http://www.fao.org/3/a-x4781s.pdf
FAO. (2015). Obtenido de http://www.fao.org/soils-2015/news/news-
detail/es/c/277721/
FAO. (2018). Obtenido de http://www.fao.org/soils-portal/soil-
management/conservacion-del-suelo/es/
GOMERO, L., & VELASQUEZ, H. (1999). Manejo Ecológico de Suelos
Conceptos, Experiencias y Técnicas. Lima: Editorial Gráfica Sttefany
S.R.Ltda.
TRAXCO. (27 de Enero de 2011). TRAXCO S. A. Obtenido de TRAXCO:
https://www.traxco.es/blog/labores-del-campo/fertilizacion-mineral

Похожие интересы