Вы находитесь на странице: 1из 3

1

1

'

RESEÑAS NARRATIVA pero sin llegar a los extremos del narrador principal. A pesar de toda la
RESEÑAS
NARRATIVA
pero sin llegar a los extremos del
narrador principal.
A pesar de toda la crueldad y la aci-
dez de la novela, en el diálogo entre
Cuervo y Bolaños -y en la melanco-
lía que se respira en el mismo- se al-
canza a sentir de rato en rato algo así
como un oasis para algo que podría lla-
marse "buenos sentimie nto s" . Los dos
personajes dan lá s tima pero -hasta
cierto punto- producen también cier-
ta simpatía. La vida y el misterio de la
desaparición de Domingo Lunes en
cierta medida terminan derrotándolos.
La ciudad por la que caminan práctica-
mente no es de ellos. Y los dos han
aprendido que el sen tido de las pala-
bras es engañoso.
Tal vez el ruido de la ci ud ad sea
como el ruido de las palabras falsas y
el grito de Cuervo sea el sentido de l a
palabra verdadera. Aguilera, lo sabemos
a más tardar e n el co lofón de la novela.
se ha alejado de la ciudad qu e ha de s -
crito.
Su evocación de Bo go tá es una
evocación lejana y ~n lo mucho que
tiene esta evocación de pesadi lla - se
podría pensar que se trata de un
exorcismo. En todo caso. a l final t er-
mina uno imaginándose una Bo go tá lle -
na de de st inos. Como el de Cuervo,
como e l de Bolaño s , como el del desa -
parecido Domin go Lun es. Y Bo gotá
s igu e sie ndo la mi sma aunque cada des-
tino sea distinto y único porqu e , como
l e dice B e t sa b é a Gloria d e Lun es
parafraseando a H erácl ito s in sabe rlo ,
"el agua que se lleva el río no pa sa dos
veces bajo el mismo puente, pero s ig ue
sien do el mi smo río'' (pág. 281 ).
Heráclito también _quería oírellogos
y se quejaba de que las multitude s no
lo oyeran.
Heráclito también era
Bolaños es lo que es. Un abogado
mediocre, que llegó a juez adjunto y a
quien el alcoholismo y las vicisitudes
del caso Domingo Lunes lo llevaron a
perder su trabajo. Su única lucidez con-
siste en sus quejas acerca de la medio-
cridad del país que, en cierto punto , él
mtsmo encarna.
Cuervo , en cambio, siente que hu-
biera podido ser otra cosa. Desde niño
-le dice Cu.ervo a Bolaños-=-, él tuvo
una pasión , la pas ión del investigador.
"Me gustaban las Ciencias Naturales,
la Arqueología. Pero usted ya sabe que
en este país si no hay dinero no hay es-
tudios" (pág. 85).
Esa vocación frusa-ada de investiga-
dor -y su abuso de la lectura de nove-
las policíacas que lleva a que Bolaños
lo compare con Alonso Quijano (pág.
86}--- ·es ,le que lleva a Emilio Cuervo
a c.~mvertirse en un detective carica-
tureseo. Al fmal lo que descubre -se-
.gún ·él mismo diee- es la clave de su
destino ·(pág. 341). No diré aquí cómo
termina la novela porque esto sería aten-
tar contra las más elementales re g la s de
cortesía tratándose de un a novela
policial. P ero sí puedo dec ir que al fi-
nal queda ~n contraste con el le nguaje
rimbombante de las primeras páginas-
un silencio que puede propiciar la me-
ditación. En ese momento cabe pen sar
que toda la novela es una lucha contra
el ruido de la s palabras que no dejan
oír -para dec irlo vallejianamente- la
voz de la palabra.
En ese se ntido , la novela se hubiera
podido titular Nuevas apuntaciones crí-
ticas sobre el lenguaje bogotano. Por-
que el lenguaje bogot ano - lo s lengua-
jes bogotanos- atraviesan la novela y
la marcan . Y aunque estas apuntacio-
nes críticas tienen un se ntido di s tinto
al de las apuntaciones de Rufino José
Cuervo no deja de ser curioso que
Aguilera -a la hora de bautizar a s u
detective improvisado- haya re s uelto
darle el apellido d e l filólogo.
Fu/anitos de tal, zutanitas de tul es,
al menos en su inten ció n implícita, una
novela filológica. Es decir, una nove la
caracterizada por el amor a la palabra o
-e n su se ntido originario - por el
amor allogos. En ese amor se libra pri-
mero una batalla contra las falsas pala-
bras, contra la palabrería. E s ta intención
es sin duda interesan te y hasta seducto-
ra. Es difícil decir si la ejecución de la
idea estuvo a la altura de la misma o
no. En este caso, como en mucho s otros,
es necesario dejar que el recuerdo de la
lectura madure en la memoria que es
donde, en último término , se sabe si lo
que perdura de una obra son sus acier-
tos o sus fallos. Más atrás he seña lado
un fallo estructural y creo haber aludi-
do indirectamente a muchos de lo s lo -
gros. De momento creo que predomi-
nan los logros . Y creo que predominan
los logros porque lo que me da vueltas
en la cabeza es la frase final de Emilio
Cuervo -no la citaré- y la manera
como la dice. Tal vez para esa frase - y
para esa escena- fue escrita toda la
novela. Bolaños y Cuervo se de sp iden .
El taxi de Bolaños se aleja y Cuervo le
grita la última frase -tiene que gritarla
porque el ruido de la carrera 13 y la dis-
tancia no dejan oír- y en el grito, la o
de una de las palabras dichas termina
agrandándo se como si fuera un pozo en
cuyo fondo es tuviera todo el misterio.
filólogo. Hace no mucho Lui s Aguilera
publicó -en Canarias- un libro de
poemas titulado Quítenme esos versos
de ahí. Tal vez pensaba e n los malo s
versos en donde, como lo advirtió Silva,
es el úni co lug ar donde puede encon-
trarse la poe sía. "Quítenme esos versos
de ahí -hubiera podido decir Agui-
lera- , para dejarme oír la poe sía " . En
esta novela, tiende a pedir que le qui-
ten de ahí ciertas palabras para que lo
dejen oír el lago s. Como a H erácli to .
RODRIGO ZULETA
De buenas y regulares
venturas
Jóvenes, pobres amantes
Óscar Colla zos
Seix Barra! , Santafé de Bogotá. 1997 .
239 págs.
En Jó venes, pobres amantes se reúnen
dos novela s en un solo libro. Ésta. del
título , y De putas y virtuosas publica-
das por Seix Barra! , Santafé de Bogo -
tá, en 1997.
Ból~tfñ,CúiMally Bibliog rafico, Vol. 34, núm . 45, 1997
127
'
RESEÑAS NARRATIVA r ayó n de nav aj a e n e l brazo incl u
RESEÑAS
NARRATIVA
r ayó n de nav aj a e n e l brazo incl u ido),
e l d
es pre ndimi e nto d e s u s prop i as vi-
Do s hi s torias e n e l pu e rt o de Buena-
ven tura. que h ab ían sido e ditada s ya.
se para da s, e n 1983. Por Plaza & Jané s
la prim e ra y Ed i toria l Laia la seg unda,
amba s e n Barce lona (Espa ñ a).
da s. Ella ofrece
s u cuerpo al mejor p os-
co lectivos co n lo s a mi -
l e
s irve de
ca
mpanero e n
lo s
robo s a
to r,
o en ju ego s
las gen tes, de l puerto, e tc.
Con e ll os,
gos d e Toño . E st á s i empre di s pu e
s ta a
comienza a conoce r l a vida y las verda -
ofrecer s u s marchito s frut os reavivado s
des del puerto de Buenaventura. Y eso
le gus t a y l o s u s trae de l a vida y las
J óvenes, pobres a man tes es una hi s-
toria int e r esa
o cas ione s dil
nt e
d e
prin c ipi o a
fin . e n
por la juv e ntud. Pero e n Toño ti e n e a
s u ve rdad ero amante , p o r que es él
quien l a tiraniza y la dob lega , qui e n la
me ntiras de s u co t¡idiana
Memorab le de la nov e
realidad .
la e s e l pa saje
ata d a
por e l a uto r, Ó scar
e n qu e e l narrador y s u s do s a mi gos
Collazos, quien se so laza e n anotaciones,
parén tes is y rec u e rd os d e la vida a veces
d esdichada y a veces lúcida de s u s p e r-
me no s precia y la humilla, quien final -
m e nt e la bu sca y la qui e re .
s u ben a La Pilota, zona de toleran c i a
d
s onajes, s u ti e mpo y s u geografí a.
Toño Díaz. un astu to mal andrín de
20 año s e n e l pue110 de Buenaventu r a
acompañado de La Lo ca, s u de s greña-
d a y vo luptu osa amante , indu cen al
narra d o r d e la historia, un estudiante de
e l pu erto .
En e l bar El Can ey e n c uentra el mu -
chac ho a Martínez, s u profesor de his-
toria e n e l co legio , qui e n
barrio y toda s la s noch es
v iv e
en ese
vi s ita aqu e l
16
a ñ os
en ti e
mpo d e vacaciones , h ijo
de bien ,
áv ido de aven tu ra s, calle, sexo
lu g ar, só l o p ar a dis traerse, para n o pen-
s ar. Apas i onado pers onaje es te profe-
s or. Loc uaz y s arcás ti co, revi ste la pre-
sen cia de un sabi o a b and onad o a la vida
s in alici e ntes d e a quel pu e rto de sere s
y noche . D e ellos le cauti
va n s u liber-
t ad, s u arrojo, su irreve r e n c ia , la lea l-
p ri m arios y pend e n cie r os , con la úni c a
tad que se co n so li da a m e d id a que pro-
g r e s an s u s anda n zas .
Toño , avezado e n e l rebusque de la
ca ll e, se e n ca r ga interesada m e nte de
co n vicc ión d e ver
tro du c ie ndo e n s u s
pasar · las cos a s, in-
al umnos e l b icho de
guiar h as ta e l pro stíbul o a lo
s marin e-
r os y viajeros que ll egan a l pu erto, a l a
vez qu e de robarlo s o cobrar con sexo
e l mied o de las asus t adas mujeres bl an -
cas que c aen en s u s mano s. Su v ida pen-
de s iempre d e un hil o, p e ro no le im -
la inco n formida d y a terri zán doles a los
p ers o n ajes y mentira s de la hi s toria .
" El Imp erio romano e ra , en la s ex-
plicaci o n es de M artín ez , un a o r gía de
a s esinatos y de alcobas ensangrentadas,
e intri g as que é l c ontaba como s i fue-
ran s ain e te s, traged ias, pi ezas de e nre-
d
dos. Si s acan algo e n claro , a víse nme ,
p orta. Ll eva la d esp r eocu p ac ió n de l qu e
m
u c h achos: no do y clases para l a cl ari-
n ada ti e n e y para quien c ada día es
una
d
a d ,
sino para m ete r un poco de confu -
s up e r vive n c i a llena de ex pecta ti vas,
.
.
.
cer veza, a mi gos o e n emigos o casiO na -
les, la mug r e y e l abando n o d el puerto:
s u c asa , s u cárcel.
Así lo prese nta e l a utor, j u sto a l co-
E n medio de los do s es tá el narrador
s ió n allí do n de había sólo ignoran cia".
A sí l o recuerda el a utor (pág . 85).
E sa mi s ma noche, en tre ce rv ezas,
ag uardi e nte s y baile , Toño se tren za e n
de esta hi s tor ia d
e j óvenes, pobre s
ienzo de la narra c ió n : " No e ra exac-
t amente un c rimin a l. P odría ser uno d e
m
a mantes, de l cual no s abemo s s u nom -
bre , porqu e s u amista d c on e llo s es di s-
tante, y no parece i nteres arles ese d e t a-
una pe lea a c uchill o, d e la c ual ambo s
co n tendores sale n il esos. Comenzó por
l
os celo s de quien pen só que Toño g a -
aquello s much ac ho s q u e d e tanto r eci-
bir go lp es pi ensa que m ejor sería d a r -
ll e nimio , y es él qu
ien
decide segu irlo s,
l
o s por s u c uenta , la
sa l vaje vida por
la nteaba a s u pareja.
Al d ía s i g uiente, e l narrador sa le de
allí ato ntado por l a borrac h e ra y. hace
d
ela nte, resistién do s e
a l a r es i g n ación.
mucho ti e mpo a
a burrid o del orden y la previ s ibl e
mon oto n ía de s u casa, aprovechando e l
un
reco rrido por el puerto que lo lle va
N adie se resi g na por
la s mi se ri as. Si des pués d e algunos es -
fue r zos l a gran pu ta s igu e all í, hay que
p a sa rlo de la mejor forma, podía habe r
p e n s ado e nton ces e l mu c h acho. Cuan -
do s e ha ll egado a ese co nvenci mi e nto
tiempo si n tiempo de s u s vacac i o n es.
Le toma c ariño a Toñ o y tie n e s u e ño s
ha s ta la playa , al r e fugio -covacha d e La
L
oc a, s upo n iendo encontrar e n e se lu -
e
gar a s
u amigo , p e rdido varias h oras
e
r óticos co n La Loca. Ve en ellos lo s
píg o no s d e una lib ertad y desenfreno
antes . Lo e n c u e ntra moribundo, apuña-
e
s palda por qui e n h a b ía si do
-
p e n sé yo años de s pu és- l a vi da se
lado por la
s u rival e n
Sereno,
e l bar.
d e alguna manera orgulloso
v
uelve menos al)lar ga, aunque en e l fon -
y disc ulpad o por haber s ido a tacado a
do y co n e l t i e
la fría sa n g r e
m po s e esté pre parando
d e truh á n . D e esta es tirp e
que i ncuba n e n s u s 16 año s, la irreve -
rencia y a s tucia q ue s e requi eren para
s obrevivir a l a d emoli c ión de ese puer-
to comido por e l ca lor, e l abandono , la
trampa , e l tráfi co d e toda í ndo l e y la
s o r didez.
L e regala d i n ero a Toñ o, s a ca ropa
dep ortiva d e s u casa para regal á r sel a
(esa ami s tad comen zó co n e l atraco de
s u s tenis nu evos a manos d e Toño, co n
trai c i ó n , ago niza co n la di g nid ad de
quien
mu e r e
en
su
1~
1
y
n o
requiere
era Toñ o D íaz. A p esar d e los años, no
me ha s ido difíc il rec ordarlo" (pág. 13).
Entre To ñ o y L a Loca crece un a m o r
f at igado por e l sexo , la tira nía , e l vicio,
escá n dalos ni lágrimas' ni venganzas .
Pro s a ágil y bien c uidada la de O se ar
Co llazos. con s u reino establecido en
el pu e rto de Buen aventura. Pa s ajes be-
,

128

Boletín Cultural y Bibliográfico, Vol. 34, núm . 45, 1997

1

1

'

RESEÑAS NARRATIVA llos y poéticos de excelente natTador, y caídas en cierta insubstancialidad que desconcentra la
RESEÑAS
NARRATIVA
llos y poéticos de excelente natTador, y
caídas en cierta insubstancialidad que
desconcentra la lectura y coloca en la -
bio s del narrador ( I 6 años) asuntos y
reflexiones que a toda s lu ces no le com-
peten, no l e "caben". Quizá porque el
narrador cue n ta la historia , recordado a
su vez por el autor, quien se encuentra
escalones más arriba, su demiurgo.
Más concentrada e s la novela De
putas y virtuosas, que completa este
bien editado volumen de Seix Barral.
Amalia Cifuentes Mora, recatada y
púdica a pesar de su condición de pros-
tituta , reverencia los oficios religioso s
de jueves y viernes santo, días en que
transcurre la historia en e l mismo puer-
to de Buenaventura.
nados en la literatura , pero re scat ada d e
la intrascendencia po r el recurso de un
lenguaje bien hilvanado, que ensa t1a al
gu iendo la s aclaracio nes hechas por e l
compilador d e es ta se le cc ión en la últi-
ma
parte del libro , se puede
d ec ir que
lector en la
gonista, la s
fina ps icología de la prota -
bien tratadas escenas de al -
los
rep re se ntante s y los textos inclui-
dos e n esta muestra de nan·ación oral
co lombiana se in scri be n más en la ca-
tegoría de la narración oral escénica que
en la de cuenteros popula res propia -
mente dicho s; ya que lo s narradores
re se ñado s, má s que to mar d e boca de
la gente la s historia s del pueblo, lo que
hacen es recrear trabajo s de inv es ti ga -
dores o autores literario s reconocidos.
tale s como Eduardo Galeano, Juan Jo sé
Arreola y J airo Aníbal Niño , o inventar
hi storias, haciendo , a s u vez, la labor
de au t o r es lit e rarios.
Cansada, estragada de l a vida, se
mantiene allí ante la falta de una mejor
opció n y porque los años ya no le dan
una oportunidad de buscar mejores a l -
ternativas. Desprecia todo aquello y se
a lej a del bullicio y ordinariez de s u s
compañeras hasta el punto de ser casi
enemiga de todas ellas. Todo termina-
ría de otra manera, menos pacífica, de
no ser por el respeto y casi miedo que
infunde en sus colegas, excepto en
Rosa, su única y fiel amiga.
Las enfrenta, las corrige, las insta al
respeto que deben guardar en la Sema-
na Mayor y no se permite ligerezas in-
coba y de la homo sex ualidad , apenas
suge rid a, e ntre Amalia y Rosa , qu e sólo
al final tiene un tinte más marcado y
dejará a l lector con una so nri sa de pu-
dor y complicidad.
Este díptico es ex tensión del imagi-
nario de Co ll azos, afincado para s iem -
pre en esa ciudad-puerto de la que nun-
ca ha podido de s prenderse, de la que
nunca e n realidad ha sa lido y que cons-
t itu ye el centro de s us mejore s hi s to -
rias y s ueños.
Por ello ese lapidario epígrafe del
libro , de Con stantino Cavafis: " No ha -
llarás otras tierra s ni otros mares./La
ciudad irá contigo a donde vaya s".
LUIS GERMÁN SIERRA J.
Tres obras
de "Magisterio"
Palabras abiertas
Selección de lván Torres
s inu adas por ocasionales
clientes que
El libro, en genera l , contiene se m-
blanzas , te sti monio s y recreacione s de
seis narradore s orales: Nelly Pardo
Sabogal , Lui s Liévano Qimbay , Dora
Tri viño, Fernando Rodríguez Roa
-Jénesis- , Carlos Pachón R. e Iván
Torres , s iendo este último , como ya se
dijo, e l compilador.
Aparte de las aclaraciones y los da-
tos acerca de la s ituación del narrador
llegan a saciar su lascivia y brutalidad.
Ni siqu i era a Joaquín , médico del puer-
to, de quien se había enamorado a pe-
sar de las dificultades de su matrimo-
Cooperativa Editorial Magisterio , Santafé
de Bogotá, 1993, 106 págs.
Mujeres y otros cuentos de riesgo
Selección de Celedonio Orjuela D.
nio y sus dos hijos. Él encontraba
e lla la aventura y la sinceridad que
e n
Cooperativa Editorial
de Bogotá , 1996, 123
Magi s terio, Santafé
págs.
ora l en Colombia regi s trado s p o r
Torre s, y si descontamos la inclusión
de a lgunos mito s y leyenda s de origen
indígena en versiones de Dora Triviño
y Luis Liévano Quimbay --que, como
no
ya se h a dicho,
fueron tomadas d e tra-
había en su casa, e l amor no podrido
por la costumbre y las obligaciones.
Una historia de amor desgraciado ,
llevada al pl.ano de la comeaia ~n un
trópico insubstancial, enrarecido por la
monotonía y el tráfico de mercancías y
de c uerpos. Donde también el amor es
una compra- venta y quienes se rebelan
están condenados a un ostracismo inte-
rior que deee terminar en la delincuen-
cia, la il egalidad, el sufrimiento de már-
tires o el suicidio.Aquí nadie se s uicida
po¡,tque en las dos novelas lo s persona-
jes han elegido las opciones anteriores
Diana Umbra
Pío Fernando Gaona
Codperativa Editorial Magi sterio , Santafé
de Bogotá , 1993 , 106 págs.
Estas tres obras tienen en común el he-
c
ho de formar parte de la co l ecció n
y un suicidio sería quizá el tema de una
teECer
a
novela.
D.e putas y virtuosas es una novela
pr~visible, <que pisa terrenos muy traji-
Montaña Mágica, que edita la Coope-
rativa Editorial Magisterio. Además, las
dos primeras (Palabras abiertas y Mu-
jeres y otros cuentos de riesgo) co m -
parten e l carácter de haber sido conce-
bidas como antologías o selecciones.
Aparte de esto, cada una de dichas ob ras
posee ciertas características. especiales,
algunas de las cuales se describen a
continuación: Palabras abiertas. Si-
bajos de Eduardo Galeano y otros in-
vestigadores-, ninguno de los textos
seleccionados constituyen mue s tra s va -
liosas ni autént icas de la tradición ora l
colomb i ana.
Cabría preguntarse, entonces, si e l
llamado movimiento de cuentería na-
cional, que tanto ha sonado en los últi -
mos años, puede cataloga rse en re a li -
dad como ta l o si só lo se trata de una
modalidad d e teatro a l aire libre. qu e se
sirve de ob ra s ya escritas, en vez de ali-
mentarse de la s "mesmas e ntrañas de
la tierra " .
Muj eres y otros cuentos de riesgo.
Seis historias trágicas co nforman este
libro compilado por Celedonio Otjuela ,
en torno al tema de la prostitución. La

.BoletCit,Cilltur-al 'Y Bibliográfico , Vol. 34, .núm . 45, 19~97

129

Похожие интересы