You are on page 1of 4

PELAGRA (4D)

Definición

La pelagra es una enfermedad producida por deficiencia dietética, debida a la ingesta o


absorción inadecuada de vitamina B3 (niacina), uno de los compuestos del complejo de
la vitamina B o triptófano o ambos, encontradas en proteínas de origen animal.
Enfermedad conocida por las 4 D: dermatitis, diarrea, demencia y defuncion.

El médico de origen húngaro Joseph Goldberger (1874 – 1929) pasó los últimos quince
años de su vida luchando contra la creencia prevalente de que la pelagra era
una enfermedad infecciosa, intentando demostrar que esta afección era derivada de una
deficiencia dietética, como ya había postulado el médico español Gaspar Casal
Julián en 1735 (su teoría quedó plasmada en la obra Historia Natural y Médica del
Principado de Asturias). Sin embargo, en la época en la que vivió, la hipótesis infecciosa
contaba con numerosos adeptos puesto que resultaba más aceptable y menos
embarazosa tanto social como políticamente que si fuera causada por la pobreza y
la desnutrición producto de esta.
En el año 1914, una comisión de expertos promovida por parte del gobierno de los
Estados Unidos determinó que la pelagra no estaba en absoluto relacionada con la dieta,
apoyándose en hechos como que las personas que la padecían vivían en condiciones
higiénicas deplorables y que convivían con otros enfermos. Sin embargo, ese mismo año,
el Servicio de Salud de Estados Unidos le encomendó a Goldberger la tarea de estudiar la
pelagra, con el objetivo de encontrar el supuesto agente infeccioso que la provocaba. El
Dr. Goldberger dedicó las primeras tres semanas de estudio a la observación de
pacientes en su propio medio ambiente, en los estados sureños donde se producían en
forma epidémica la mayor parte de los casos. De este modo, sus observaciones quedaron
plasmadas en un informe que contenía la hipótesis correcta, la cual trató de demostrar
durante el resto de su vida. Puso de manifiesto que la enfermedad era prácticamente
exclusiva de las zonas rurales, que estaba íntimamente vinculada a la pobreza y a una
dieta barata basada en el tocino, en el maíz y en la melaza. También expuso que ni la
enfermera, ni los asistentes o empleados de hospitales en los que existía un notable
número de enfermos de pelagra eran contagiados. Fueron estos hallazgos los que le
llevaron a determinar que no se trataba de una enfermedad infecciosa, de tal manera que
postuló esta, era debido a una deficiencia en la dieta.

Considerada inicialmente como infección, hasta que el médico Joseph Goldberger


demostró que era derivada de una deficiencia vitamínica. La pelagra es frecuente en todo
el mundo, aunque su incidencia en los países occidentales es reducida gracias a que el
trigo consumido suele estar enriquecido con vitamina B. Las personas más castigadas por
la enfermedad son aquellas que siguen una dieta pobre en proteínas, acentuándose
todavía más en los que la dieta tiene al maíz no nixtamalizado como base alimenticia;
también afecta a las que padecen enfermedades gastrointestinales que provocan una
alteración de la absorción de vitaminas.
Nombres alternativos

Deficiencia de vitamina B3; Deficiencia de niacina; Deficiencia de ácido nicotínico.

Causas

La causa del pelagra es el hecho de tener muy poca niacina o triptófano en la


alimentación. También puede ocurrir si el cuerpo no logra absorber estos nutrientes. Se
puede presentar después de enfermedades gastrointestinales o con el consumo de
alcohol, el VIH/SIDA o la anorexia.

Esta enfermedad es común en partes del mundo donde las personas consumen mucho
maíz en su dieta.

Cuadro clinico

Las personas que sufren de pelagra en general parecen pobremente nutridas. A menudo
se sienten débiles y tienen poco peso. La enfermedad está caracterizada por «las Tres
D»: dermatitis, diarrea y demencia). Se presentan ligeros cambios sensoriales y motores,
así como una disminución de la sensibilidad al tacto suave, algo de debilidad muscular y
temblor. También se han descrito otros síntomas, pero sin embargo la parálisis es rara.
Los casos de pelagra no tratados pueden causar la muerte.

Los síntomas comunes de la pelagra:


Cólicos abdominales
Pensamiento confuso o engañoso
Depresión
Diarrea
Dificultad con la memoria, el pensamiento, hablar, la comprensión, la escritura o la lectura
Dolor de cabeza
Pérdida del apetito
Malestar o letargo
El moco membrana inflamación
Náuseas con o sin vómitos
Lesiones cutáneas que son escamosa y dolor
Debilidad (pérdida de fuerza)
Diarrea
Los ataques de dolor abdominal, diarrea y otras molestias digestivas, son frecuentes en
los casos de pelagra. Se considera que cambios similares a los que se presentan en y
alrededor de la boca, están presentes en otras partes del tracto digestivo, y pueden ser la
causa del malestar abdominal y de la quemazón intestinal. Pocos de estos síntomas y
signos son específicos de la pelagra, pero si se acompañan de cambios en la piel o de
síntomas mentales o responden a la niacina, confirman el diagnóstico de pelagra.
Demencia
El compromiso del sistema nervioso se manifiesta por síntomas y signos sumamente
variables. Los más comunes son irritabilidad, pérdida de memoria, ansiedad e insomnio.
Estos síntomas pueden llevar a la demencia, y en la práctica no es raro que personas con
demencia resultante de la pelagra sean admitidas en instituciones mentales. Se deben por
lo tanto examinar todos los casos de demencia, sobre todo donde el maíz es el alimento
básico y se presenta la pelagra, para buscar otros signos de esta enfermedad.
Diagnóstico
El diagnóstico se basa en la historia clínica y el examen físico, considerando que los
antecedentes nutricionales son de gran importancia.No hay estudios de laboratorio
específicos para el diagnóstico, sin embargo, hay alteraciones que pueden ser sugestivas,
tales como anemia, hipoproteinemia, niveles elevados de calcio, niveles disminuidos de
potasio y de
fósforo, alteración en las pruebas de función hepática y
aumento en los niveles de porfirinas.
El diagnóstico puede ser altamente sugestivo cuando
se analizan los niveles séricos de niacina, triptófano, NAD
y NADP. Una excreción combinada de N-metilnicotina-
mida y piridona de menos de 1.5 mg en 24 horas indica
deficiencia severa de niacina.

Las lesiones de la piel son generalmente características en su aspecto. Las lesiones


simétricas y en las superficies del cuerpo expuestas a la luz solar respaldan el
diagnóstico. Los síntomas y signos que afectan el tracto digestivo y el sistema nervioso a
menudo no son específicos. La historia dietética, la presencia de cambios en la piel, la
apariencia de la boca y sobre todo una buena respuesta a la niacina son indicativos de
pelagra. En los niños la detención del crecimiento o la emaciación de la malnutrición
proteinoenergética pueden también estar presentes.

La evaluación de la excreción urinaria de N-metilnicotinamida se utiliza en las encuestas


nutricionales y en la evaluación de pacientes individuales para buscar una carencia de
niacina. En muestras de orina de seis horas, los niveles de nicotinamida entre 0,2 y 0,5
mg se consideran bajos, y un nivel menor de 0,2 mg indica una carencia de niacina. En
muestras de orina al azar, la carencia se plantea con niveles menores de 0.5 mg de
nicotinamida por gramo de creatinina. Los niveles urinarios son más útiles para
suministrar información sobre consumo reciente de niacina y triptofano, que para el
diagnóstico de pelagra. Sin embargo, cantidades normales de N-metilnicotinamida en la
orina pueden ayudar a descartar la pelagra en el diagnóstico.

TRATAMIENTO

El siguiente tratamiento se recomienda para la pelagra.

 Admisión en el hospital y reposo en cama son deseables para casos serios. Los
casos más leves se pueden tratar como pacientes de ambulatorio.
 El paciente debe recibir 50 mg de niacina (ácido nicotínico, nicotinamida) tres
veces al día por vía oral.
 La dieta debe contener por lo menos 10 g diarios de buena proteína (si es posible,
carne, pescado, leche o huevos; en su defecto, maní, frijoles u otras legumbres) y
tener un alto contenido de energía (3 000 a 3 500 kcal por día).
 Debido a que el enfermo puede tener también carencia de otros componentes de
vitamina B, se debe prescribir una preparación de complejo B o un producto
basado en levadura.
 La sedación por unos cuantos días es recomendable. Quienes tengan problemas
mentales se benefician con cualquiera de los numerosos tranquilizantes, por
ejemplo, valium. El sedante se debe suministrar por vía oral, pero si el paciente no
colabora se pueden necesitar tranquilizantes más potentes por vía inyectable.

La pelagra es en general una enfermedad muy gratificante de tratar. Los pacientes


mentales violentos, casi incontrolables, se tornan normales, racionales, seres humanos
pacíficos en un período de unos pocos días de tomar unas cuantas tabletas de
nicotinamida. En personas con lesiones graves de la piel, con una boca inflamada y
diarrea grave con frecuentes deposiciones acuosas, se puede lograr una mejoría
considerable en un período de 48 horas. La piel enrojecida y el dolor de la exposición a la
luz solar mejoran; el dolor en la boca disminuye y comer se vuelve un placer para el
paciente; y lo más gratificante para él consiste en que la diarrea rebelde desaparece.