You are on page 1of 1

ALADI

La Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) es un organismo internacional de


ámbito regional. Fue creado el 12 de agosto de 1980 por el Tratado de Montevideo 1980, en
sustitución de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC). Actualmente, cuenta
con 13 estados miembros de Latinoamérica; Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba,
Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Cualquier país de
Latinoamérica puede solicitar su adhesión al proceso de integración.
La ALADI se formó con el propósito de:

 Reducir y eliminar gradualmente las trabas al comercio recíproco de sus países miembros.

 Impulsar el desarrollo de vínculos de solidaridad y cooperación entre los pueblos


latinoamericanos.

 Promover el desarrollo económico y social de la región en forma armónica y equilibrada a


fin de asegurar un mejor nivel de vida para sus pueblos.

 Renovar el proceso de integración latinoamericano, y establecer mecanismos aplicables a


la realidad regional.

 Crear un área de preferencias económicas teniendo como objetivo final el establecimiento


de un mercado común latinoamericano.

ALCA

ALCA es una sigla que corresponde a Área de Libre Comercio de las Américas, un proyecto
que nació con el propósito de expandir al Tratado de Libre Comercio de América del Norte para
abarcar a los demás países americanos, con la excepción de Cuba.

La iniciativa surgió en Miami (Estados Unidos) en diciembre de 1994 con el propósito de


implementar una reducción progresiva de las barreras arancelarias en todos los Estados
miembros. Las transformaciones políticas en Sudamérica, sin embargo, obligaron a acordar
metas menos ambiciosas.

En concreto podemos determinar que ALCA tiene como asuntos principales de desarrollo y
trabajo el acceso a los mercados, la agricultura, las compras del sector público, la política de
competencia, la solución de controversias, las economías más pequeñas o las cuestiones
internacionales. Todo ello sin olvidar tampoco la inversión, los derechos de propiedad
intelectual, los subsidios o el antidumping.

Los impulsores del ALCA, con Estados Unidos a la cabeza, afirman que el acuerdo fomentará
la competitividad y la especialización de la región, contribuirá a mejorar las infraestructuras,
forzará la desaparición de los monopolios y mejorará el nivel de vida de los americanos.

Quienes critican el proyecto, en cambio, sostienen que el ALCA privatizará los bienes y servicios
públicos y terminará beneficiando a Estados Unidos. Los partidos de izquierda no dudan en
afirmar que se trata de una herramienta del imperialismo norteamericano, mientras que las
posiciones más moderadas reclaman que, al menos, se eliminen en principio los subsidios
estadounidenses a la agricultura para poder avanzar en la integración.