Вы находитесь на странице: 1из 10

Proceso de desarrollo de la narrativa

en los niños ciegos


Jaime Domínguez Tojo
Pedagogo
Maestro Especializado en Atención al Alumnado Ciego y con Discapacidad Visual

CRE de la ONCE Santiago Apóstol

Pontevedra
España

jdt@once.es

IV CONGRESO VIRTUAL INTEREDVISUAL


SOBRE
ATENCIÓN TEMPRANA Y DISCAPACIDAD VISUAL

2 al 31 de octubre de 2006
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

Creo que fue a partir de un curso realizado hace bastante años sobre narrativa
oral y cómo contar cuentos a los niños, realizado en Alicante, que comenzamos a
organizar grupos de cuentistas y jornadas con padres en las cuales insistíamos en
las bondades de esta relación-interacción, basada en el relato o en la narración,
con sus hijos.

Trabajábamos por aquel entonces en el Colegio Específico de Atención a Alumnos


Ciegos del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Pontevedra, Galicia; y
comenzamos a editar una revista con los alumnos: “El Joven Topo”, en la cual
aparecían relatos y cuentos escritos por nosotros y por los niños. “El Joven Topo”
tuvo continuidad en otra publicación que se llamó, en gallego “Badaladas”
(Campanadas).

A lo largo de los años hemos continuado escribiendo, contando, trabajando e


investigando en las posibilidades didácticas del cuento, de la narración, en
definitiva, de la comunicación basada en el lenguaje; hasta llegar a la participación
en el proyecto “La pulga Leocadia”, cuento interactivo, con una serie de
actividades diseñadas específicamente para apoyar el desarrollo de nociones
básica correspondientes al currículum educativo de educación infantil (Realizado
por Code Factory, en colaboración y coordinación con la Dirección de Educación
de la ONCE y el CIDAT).

En el trabajo de investigación que realizamos durante todo este periodo, y


relacionado con muchas de nuestras inquietudes, nos alegró de forma especial
conocer el magnífico ensayo de la profesora brasileña Isa Carneiro Gonçalves:
“Olhos de nao ver”. Universidade Estadual de Feira de Santana, 2004. (No
conocemos por ahora traducción al castellano), sobre la narrativa oral de niños
con ceguera y sobre el que versará esta breve ponencia.

Aquellas personas que deseen ampliar su información sobre las cuestiones que
voy a exponer, necesariamente deberán consultar el libro.

En este ensayo la profesora Gonçalves trata de caracterizar la narrativa del niño


ciego y elaborar los medios para la estimulación de la comunicación oral; ya que:
“aunque la ceguera no se constituye en un obstáculo para el desarrollo lingüístico,
tampoco lo favorece”.

El criterio utilizado para identificar una narrativa es el mismo propuesto por Labov
y Waletzky, que definen la narrativa como una producción lingüística en que dos
eventos son ordenados en un eje temporal, con verbos conjugados en pretérito
perfecto.

La construcción de lo narrativo depende de una organización espacio-temporal y


causal de las representaciones.

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

El niño con ceguera es aquel que tiene una deficiencia sensorial que limita su
aprehensión del mundo externo, interfiriendo en su desarrollo.

Caracterizar la narrativa del niño ciego, viabilizar medios para estimular la


comunicación oral de los niños, teniendo en cuenta que:

• Los individuos poseemos la capacidad innata de producir sonidos


inteligibles.
• La ceguera no es un obstáculo para el desarrollo lingüístico, aunque
tampoco lo favorece. (Clarificador y muy interesante sobre esta cuestión, el
trabajo recientemente publicado por la revista “Entre dos mundos”:
“Tendencia autistas: ¿son vías diferentes las que conducen a la ceguera y
los trastornos del espectro autista?” de Rebecca Andrews y Shirley Wyver.)

El desarrollo inicial se encuentra relacionado con las primeras interacciones y


comunicaciones con la figura materna.

Otros aspectos fundamentales en el desarrollo de los niños con ceguera: la


estimulación psicomotriz y la prensión.

Estos aspectos establecerán la base para la comunicación, para la constitución del


discurso, entre otros el narrativo.

La construcción de la narrativa depende de una organización espacio temporal y


causal de las representaciones. Esta organización en nivel de acciones resulta de
la interacción del niño con:

• El mundo físico.
• El mundo social.
• Con los objetos lingüísticos (enunciados elaborados y producidos).

¿Hasta que punto la ceguera afecta a la comunicación oral en lo que supone la


producción de narraciones en los niños ciegos? ¿Cuál es la relación entre
narrativa y ceguera? ¿Cuáles son las peculiaridades de la narrativa del niño
ciego?

Debemos fijarnos sobre todo en:

• Las características de la narrativa del niño ciego.


• Elaborar una propuesta didáctica para estimular el desarrollo de la narrativa
oral. (Más adelante veremos la que propone la profesora Gonçalves).

Considerado el lenguaje como un proceso de comunicación, necesita de la


presencia de dos o más personas: la que habla y la que escucha.
3

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

En principio este proceso es igual para el niño que ve como para el niño ciego. La
diferencia estriba fundamentalmente en la función compensatoria que el habla o la
palabra proporcionan al niño ciego para relacionarse o para conocer el mundo que
le rodea.

La representación de numerosos objetos y fenómenos de la realidad dependerá


de las explicaciones verbales, apoyadas en datos sensibles, que le podamos
ofrecer.

El lenguaje estimula en el niño ciego la substitución con palabras de las cosas que
no puede ver. La palabra se constituye en la memoria del niño ciego, no solo como
un mero conjunto de sonidos, sino como una parte del objeto mismo, será para él
una parte de la realidad del objeto.

El lenguaje es un proceso comunicativo que se efectúa de igual forma en el niño


que ve como en el que no ve. Sin embargo, para que ese proceso se efectúe en el
niño ciego, es necesario que sea estimulado desde el momento de la aparición del
lenguaje. Debemos dedicar especial atención a la estimulación de las narrativas
orales:

• Relatos de experiencias personales.


• Relatos de ficción: historias o cuentos infantiles.

El lenguaje proporciona al niño ciego la posibilidad de relacionarse con el mundo,


con otras personas, le da los medios conceptuales para controlar los objetos que
no pueden ser vistos.

La narrativa asume en la comunicación la función referencial, ya que una de sus


finalidades es recapitular experiencias pasadas, observando la secuencia temporal
de los acontecimientos vividos, observando los criterios lingüísticos: secuencia
temporal entre eventos, uso de los verbos de acción conjugados en pretérito
perfecto, características propias de lo narrado.

En cuanto al tratamiento de la adquisición del discurso narrativo, la autora, se


basa en los trabajos realizados por la profesora María Cecilia Perroni en su
ensayo: “Desarrollo del discurso narrativo. Sao Paulo, 1992”.

Para esta autora, el niño antes de los 3 años de edad, no es capaz, él solo, de
construir textos que puedan ser reconocidos como narrativos propiamente dichos.

Su sistema de relaciones temporales se caracteriza por la presencia exclusiva del


AHORA. Aparecen más tarde expresiones como “después, ayer, por la mañana,
anoche…”, como oposición al ahora.

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

Solamente a partir de los 3 años, la expresión “DESPUÉS”, es utilizada como


tentativa de explicar el futuro.

A partir de los 4 años, el niño, se constituye, como narrador, sujeto de enunciados;


es cuando comienza a conquistar su autonomía lingüística.

La profesora Perroní concede una importancia clave al proceso de intervención del


adulto en la comunicación activa con el niño que ella denomina “Eliciaçao”.

Se basa en las fases y preguntas hechas por el adulto, en cada una de dichas
fases, al niño, y que constituyen una preparación para introducir la estructura
narrativa.

Las fases serían 5: Orientación, Trama, Resolución, Evaluación y Coda o fin.


(Según modelo de William Labov).

ƒ La Orientación es la fase o el momento de la preguntas que enmarcan,


sitúan, personalizan: “Quién, cuándo, dónde…”.

ƒ La Trama es ese momento que introducimos con la pregunta: “¿Entonces,


qué sucedió?”.

ƒ La Resolución es el desenlace.

Las otras dos fases no aparecen necesariamente en todas las narrativas, pero la
Evaluación revelaría la actitud del narrador con respecto a lo narrado, y con la
Coda buscamos una cierta moraleja de la historia.

Este procedimiento se utiliza con los niños hasta los 4 años, se reduce durante los
5 y es casi inexistente su empleo a partir de los 6 años.

La profesora Isa Gonçalves realiza su estudio de campo con dos niños ciegos
congénitos. El primero de ellos con una edad de 5 años y 4 meses padece un
glaucoma congénito bilateral. Está escolarizado en el CIP (Centro de
Intevervençao Precoce) dependiente del Instituto de Cegos de Bahia.

El segundo de los niños, tiene una edad de 5 años y 8 meses. La causa de la


ceguera es una rubéola sufrida por su madre durante el embarazo. También es
alumna del CIP, aunque también frecuenta la escuela regular.

En total fueron realizadas 48 sesiones, de aproximadamente 60 minutos, a lo largo


de 1 año y 4 meses.

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

Excede a esta ponencia realizar una síntesis detallada del tratamiento que la
profesora Gonçalves realiza de cada uno de estos casos; por lo demás, es obvio
decirlo, de máximo interés. Para ello aconsejo la consulta de su libro.

En un nivel comparativo con el niño vidente, la profesora Gonçalves, es explicita al


afirmar que, aunque es forzoso realizar comparaciones, el énfasis de su estudio
no recae sobre tal tarea comparativa; sino, si la falta de impulsos visuales es
significativo en la adquisición de autonomía lingüística.

Necesariamente, el patrón comparativo se realiza con la misma adquisición en el


niño vidente.

Una cuestión inicial que debemos tener en cuenta es la presencia de objetos y su


papel de dispersadores de atención en el niño ciego. Sobre el papel del objeto, es
importante reseñar que, si bien despiertan en los niños curiosidad por su propia
naturaleza, no producen en los niños ciegos recuerdos de eventos pasados con la
misma riqueza de detalles que en los niños videntes.

Otro aspecto significativo es la marca del tiempo y del espacio. A los 5,4 y 5,8
años, los niños ciegos sujetos de investigación, dominan el pretérito perfecto y
demuestran tener conocimientos de donde se dieron los hechos (lo que constituye
una referencia temporo-espacial), pero no construyen todavía una narrativa
propiamente dicha.

En los dos alumnos estudiados, los intentos de relatos e historias de ficción, con el
empleo de “cuando” y otras expresiones de relación temporal, comienzan a
aparecer a los 5,8 y 6 años de edad, a demandas de las preguntas de los adultos.

En los niños videntes estos acontecimientos aparecen a partir de los 2,7 años
(Perroni, 1992).

Basándonos en los estudios de Perroni, es factible afirmar que el niño vidente


entre los 4 y 5 años alcanza un estadio en el que asume plenamente el papel de
narrador.

El niño ciego, sin embargo, a esta misma edad, se encuentra en una situación de
dependencia de las preguntas que le realiza un interlocutor adulto.

Son dichas preguntas las que colocan al niño en una situación de


complementariedad; y respondiendo a esas cuestiones que el adulto le demanda,
inicia el recorrido que le permitirá la construcción de narrativas.

Constata la profesora Gonçalves que los niños ciegos, con edades entre los 5 y 7
años, presentan un desempeño lingüístico proto-narrativo (estructuras

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

embrionarias del discurso narrativo); que sería equivalente a lo que se verificó en


niños videntes con edades comprendidas entre los 2 y 2,5 años.

Todos los que llevábamos años interactuando con niños ciegos sabemos que los
niños completamente ciegos pueden hablar con fluidez un lenguaje correcto,
imaginativo e inventar historias creativas. Sin embargo, la mayoría sufren retraso
durante la adquisición del primer lenguaje, y podemos observar confusiones sobre
pronombres, indicaciones de tiempo y espacio y construcción de la narración.

PROGRAMA
Se trata, relata la profesora Gonçalves, de ofrecer un soporte pedagógico y
metodológico para la realización de actividades que le sirvan al niño ciego para
desarrollar y estimular narrativas orales.

La comunicación oral implica dos tipos de aprendizaje: el que se refiere al dominio


instrumental de la lengua (fonético, morfológico, etc.) y otro que hace referencia a
la comprensión y expresión de vivencias, sentimientos y pensamientos.

La narrativa asume en la comunicación una función referencial, ya que una de sus


finalidades es recapitular experiencias pasadas, observando la secuencia temporal
de los acontecimientos vividos.

Es necesaria la participación de la familia y de los profesionales que apoyan al


niño en su proceso de formación y desarrollo.

Este programa denominado PRONARRO esta ideado para atender a niños ciegos
con edades comprendidas entre los 4 y 7años.

Se pretende que el programa este al alcance de todo profesional que tenga interés
o esté en una situación de atención con niños ciegos que necesitan apoyo
suplementario en la elaboración de narrativas orales.

Objetivo: desenvolver y estimular la narrativa oral de niños con ceguera a través


de la mediación de un adulto interlocutor.

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

Etapas del Programa


1ª. Organización de las actividades en la familia y en la escuela

Objetivo:

Preparar y capacitar a las personas del entorno del niño con el Programa. Sobre
todo, concienciar a la familia de la importancia de propiciar el desarrollo de las
habilidades narrativas en niños con ceguera. Así los padres pueden participar en
encuentros en los cuales se formen y ejerciten en el hábito de contar historias.

Los padres deben

• Participar en las actividades escolares de los hijos.


• Participar en sesiones semanales propuestas por el programa.
• Adquirir el hábito cotidiano de contar historias infantiles.

El papel del especialista es, sobre todo, sensibilizar a todas las personas que
viven y trabajan con el niño ciego de la importancia de la narración como elemento
sustancial de su formación y desarrollo madurativo. Hay que hacer especial
hincapié en los conceptos abstractos, palabras no basadas en experiencias
directas, utilizados por los videntes de difícil concreción para los niños ciegos.

El especialista debe realizar una elaboración previa de las actividades, dominar un


repertorio de textos infantiles, recomendar lecturas, realizar actividades del tipo
“La hora del cuento”, elaborar proyectos conjuntamente con la escuela.
También es importante la adecuación del ambiente, disponer de libros de historias,
la cantidad de objetos al alcance del niño (se debe concentrar y evitar la
exploración táctil) y la presencia de personas desconocidas.

Acciones:
- Preparar a la familia.
- Preparar al profesor.
- Adecuación del ambiente.
- Preparar el material de apoyo

2ª. Aplicación del programa

Objetivo

Propiciar la participación de la familia y de la escuela en el proceso de aplicación


del programa.

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

El intercambio de información entre familia y escuela, sobre dificultades y


progresos obtenidos, y sobre la relación educador/familia y educador/niños, lo
consideramos una parte del programa.

Se aconseja:

• Sesiones semanales de 60 minutos.


• Participación de los padres en estas sesiones.
• Planificación adecuada de la sesión.

Las tareas deben ser llevadas a cabo siguiendo el modelo de narrativa ya


expuesto.

Tarea 1.- El procedimiento de preguntas del adulto al niños.

Permiten la manifestación de narrativas, inicialmente protonarrativas, que dan


lugar a la aparición de una técnica narrativa.

Debemos ser cuidadosos para no bloquear al niño forzando el diálogo.

El especialista (profesional) puede, a partir de un relato (narrativa en que se


cuentan experiencias personales), establecer un diálogo basado en tres tipos de
preguntas:

• Las que tienen que ver con el lugar: ¿Dónde estuviste?


• Aquellas que se interesan por las personas: ¿Con quién fuiste?
• Las que guardan relación con la acción: ¿Qué hiciste?

Tarea 2.- El niño escucha un cuento y nos lo relata.

Se trata de crear, elaborar, un proceso de construcción conjunta del texto. Un


proceso que envuelve tanto al adulto como al niño.

Este tipo de narrativa ya mantiene unos contenidos invariables, y también una


estructura ordenada en el tiempo y en la sucesión de acontecimientos.

Durante la fase de preguntas (eliciaçao), ya sean relatos de experiencias


personales o historias de ficción, debemos fijarnos si en las respuestas del niños
aparecen marcas lingüísticas con función de operadores de narrativa:

• “Érase una vez…”.


• “Entonces…”.
• “Hace mucho tiempo…”.

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga
Proceso de desarrollo de la narrativa en los niños ciegos
Jaime Domínguez Tojo

El niño realiza incorporaciones de la historia a su propia narrativa. Se trataría de


ajustes y adaptaciones, de estrategias que el niño comienza a utilizar para ir
rellenando los vacíos que tenía y que ahora le permiten relatar sus propias
vivencias o las historias que le gustan o emocionan.

3ª. Evaluación.

Se sugiere un constante proceso de evaluación. Sobre todo, la eficacia que


tenemos de nuestro papel como “preguntadores” y la empatía que mantenemos
con el niño: que sienta que se siente oído, manifestar nuestro interés por lo que
cuenta.

La calidad del material y de las narraciones, cuentos e historias. Nuestra


preparación y predisposición: el tono de voz, las pausas, la tranquilidad y las
evocaciones que conseguimos; el apoyo e interés de la familia y la participación
de la escuela.

10

IV Congreso Virtual INTEREDVISUAL sobre Atención Temprana y Discapacidad Visual


2 al 31 de octubre de 2006 - Málaga