You are on page 1of 14

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

M.P.P.P LA EDUCACION SUPERIOR


UNIVERSIDAD BICENTENARIA DE ARAGUA
ESCUELA DE DERECHO
SECCIÓN “E”
CATEDRA: CIVIL IV

CONTRATO DE VENTA

Docente: Alberto Torres Estudiantes:


Javier Rojas C.I. 27.390.436

Andriuska Henriquez C.I. 25.859.142

Josue Tremaria C.I. 18.171.228

Marilyn Vargas C.I. 13.205.856

Hernando Avila C.I. 9.905.890

Octubre, 10 de 2018
INTRODUCCIÓN

Los contratos desde el punto de vista del Derecho están considerados en el


Código Civil Venezolano. En el Artículo 1133 lo establece de la siguiente manera:

"El Contrato en una convención entre dos o más personas para constituir, reglar,
transmitir modificar o extinguir entre ellas un vínculo jurídico."

El contrato no es más que un acuerdo de voluntades verbal o escrito, manifestado


en común entre dos o más personas con capacidad para tal fin, y se obligan en
virtud del mismo, regulando sus relaciones relativas a una determinada finalidad o
cosa, y a cuyo cumplimiento pueden compelerse de manera recíproca, si el
contrato es bilateral o compelerse una parte a la otra, si el contrato es unilateral.
Algunos contratos exigen, para su perfección, otros hechos o actos de alcance
jurídico, tales como efectuar una determinada entrega o exigen ser formalizados
en documento especial para ser protocolizado en registro subalterno, de modo
que en esos casos especiales, no basta con la sola voluntad.

El contrato de compraventa es utilizado con alta frecuencia, por medio del cual
una de las partes transfiere el dominio de cosas determinadas a un precio cierto.
También existe la permuta, la donación, el mutuo, la cesión de derechos, la
promesa de venta, entre otros.

El presente informe contempla el contrato de venta, con las obligaciones del


comprador y vendedor, así como el saneamiento de ley.
CONTRATO
Un contrato es un acuerdo de voluntades que crea o transmite derechos y
obligaciones a las partes que lo suscriben. El contrato es un tipo de acto jurídico
en el que intervienen dos o más personas y está destinado a crear derechos y
generar obligaciones, también se dice que es una convención que se rige por el
principio de autonomía de la voluntad, según el cual, puede contratarse sobre
cualquier materia no prohibida. Los contratos se perfeccionan por el mero
consentimiento y las obligaciones que nacen del contrato tienen fuerza de ley
entre las partes contratantes. (Artículo 1133 de nuestro Código civil Venezolano)
Para que se dé un contrato, se debe tener en cuenta EL PRINCIPIO DE
AUTONOMIA DE LA VOLUNTAD.- Este principio quiere decir que podemos
acordar con la otra parte, las cláusulas que creamos serán convenientes en
nuestros contratos, siempre que no se traspasen una serie de límites que el
derecho tiene fijado.
De acuerdo a este principio, debemos tener en cuenta, que del contrato se
adquieren derecho, deberes y obligaciones, pero también debemos hacernos una
pregunta antes de comenzar a cumplir dichos compromisos…
¿Quién puede firmar el contrato?
Es elemento esencial para la validez del contrato que las partes tengan capacidad
legal para contratar y que cumplan con la actitud jurídica para ejercer derechos y
contraer obligaciones. Pueden ser partes del contrato:
Los mayores de edad (18 años).
Los menores de 18 años legalmente emancipados.
Mayores de 16 y menores de 18 si tienen autorización de los padres o de quien
los tenga a su cargo (si viven de forma independiente, con el consentimiento
expreso o tácito de sus padres o tutores).
No pueden firmar un contrato los menores no emancipados ni los incapacitados.
Sabiendo quien puede firmar un contrato, a continuación se especifican los
elementos del contrato:
ELEMENTOS DE LOS CONTRATOS
Artículo 1141 del Código Civil: “Las condiciones requeridas para la existencia del
contrato son:
1ª Consentimiento de las partes.
2ª Objeto que pueda ser materia del contrato.
3ª Causa lícita”.
Siendo una convención, no hay duda de que el contrato pertenece a los negocios
jurídicos bilaterales, caracterizados por la concurrencia de dos o más
manifestaciones de voluntad que al conjugarse producen determinados efectos
para todas las partes.
CONTRATO DE VENTA (Art. 1.474 C.C.V.)
Es aquel contrato de venta donde la persona llamada vendedor, se obliga a
transferir y garantizar la propiedad u otro derecho a una persona llamada
comprador, esta última se obliga a pagar el precio en dinero; o una parte en
dinero y otra en especie.
CARACTERÍSTICAS DEL CONTRATO DE VENTA
Los contratos la venta posee características que los diferencia de otros contratos,
y otras que son comunes; a continuación se describen las características del
contrato de venta:
1. Es consensual: ya que deriva de la manifestación de voluntad libre de las
partes que hacen el negocio jurídico, el dominio se transfiere con el sólo
consentimiento de las partes. Deben considerarse las causas de anulabilidad
contempladas en lo que respecta al consentimiento: Dolo, Error (de hecho y de
derecho), y la Violencia. Estas causas vician el consentimiento haciendo que el
contrato de venta sea anulable.
El objeto es elemento esencial al igual que el consentimiento y la causa, por tanto
para que la venta sea válida, éste debe ser posible, lícito y determinado o
determinable.
2. Es sinalagmático perfecto: Ya que genera obligaciones para las partes y
desde el instante en que se produce, las partes tienen conocimiento del alcance
del mismo y saben a qué se obligan.
3. Es bilateral: Ambas se obligan de forma recíproca. El vendedor ofrece un bien
y se compromete a transmitir la propiedad del mismo y a su vez el comprador
tiene la obligación de realizar el pago del precio acordado.
4. Es oneroso: el negocio jurídico es susceptible de pago, es decir, se produce
una erogación por parte del vendedor como parte del negocio jurídico y a su vez
hay un ingreso de dinero en el patrimonio del vendedor por la realización de dicho
negocio jurídico.

5. Puede ser de ejecución Instantánea, cuando la transmisión de la propiedad


del bien en venta y el pago del precio se hace de forma inmediata. (Ej.: La venta
de un vehículo de contado), o de tracto sucesivo cuando las erogaciones para el
pago del precio se realizan sucesivamente.

6. La venta se perfecciona a) En el caso de bienes muebles con la entrega de la


cosa, en este caso la posesión equivale a título; y b) En el caso de bienes
inmuebles con la tradición legal, esto en virtud del principio de publicidad registral
que se lleva a cabo mediante la protocolización del documento en que se
adquiere la propiedad del bien inmueble, el cual surte efectos erga omnes
(oponible ante todos).

VALIDEZ DE LA VENTA
Para todo contrato, se debe cumplir con el objeto el cual está fundamentado en el
artículo 1.155 del código civil venezolano, este refiere que se deben cumplir las
siguientes características:
Debe ser posible: en cuanto a este requisito deben considerarse 2 tópicos:
a. La venta de cosas que han perecido antes de la celebración del contrato, se
consideran:
 Si en el momento de la venta la cosa vendida ha perecido en su totalidad,
la venta es inexistente (Art. 1.485 CC)
 Si sólo ha perecido parcialmente, el comprador puede elegir entre desistir o
pedir la parte existente con arreglo en el precio.
b. La venta de cosas futuras: es válida, salvo en los casos referidos en el código
civil venezolano, artículos 1.156 (no puede disponer de sucesión aun no abierta);
1.483 (cosa ajena); 1.484 (sucesión de una persona viva) y 525 (no puede
disponer de bienes públicos o privados), donde la prohibición nace de la ilicitud
del objeto.
Debe ser lícito: en principio es lícita la venta de toda clase de bienes y derechos,
muebles o inmuebles, corporales o incorporales, singulares o universales; pero
por excepción no pueden venderse:
 Los bienes no susceptibles de tráfico, por su naturaleza (cosas
inapropiables como por ej. Las cosas comunes), o por su destino (bienes
del dominio público, etc.)
 Los bienes de tráfico prohibido: por ej. una sucesión no abierta.
 Los bienes de tráfico restringido: Ej.: Ley de Armas y Explosivos
Debe ser determinado o determinable: Refiere a que el objeto de la venta debe
ser debidamente especificado. Ej. Motor 5.3 Vortec para vehículo silverado, tahoe
o avalancha año 2.008.

PRECIO DE VENTA.
El contrato de venta especifica que el comprador posee la obligación de pagar o
entregar una suma de dinero acordado en la venta, a fin de diferenciarlo de otros
contratos. El precio debe ser real o serio, no debe ser vil ni irrisorio.
Según el artículo 1.479 del C.C.V el precio debe ser determinado o determinable;
no es necesario que fijen una cantidad exacta de dinero; basta que la misma
pueda ser determinada en relación directa a los elementos objetivos
independientes de la voluntad de las partes o de la apreciación más o menos
discrecional de ellas.
Las partes de común acuerdo pueden encomendar la fijación del precio a un
tercero. La designación de éste puede hacerse en el acto mismo de la venta o
después, siempre que en el contrato se determine la manera de designar al
tercero en caso de desacuerdo entre las partes.

COSAS QUE NO PUEDEN SER VENDIDAS.


Para vender válidamente se requiere que el vendedor tenga el poder de
disposición sobre la propiedad o derecho que enajena. Se debe considerar que
según el Art. 1.483 CC "la venta de la cosa ajena es anulable y puede dar lugar al
resarcimiento de daños y perjuicios, si el comprador ignoraba que la cosa era de
otra persona.
Sanción de la venta de la cosa ajena
La venta de la cosa ajena es anulable y además puede originar la obligación de
indemnizar daños y perjuicios.
1. Anulabilidad del contrato: Aunque el contrato de venta no esté viciado de
de error, procede la anulabilidad relativa aun cuando el comprador sepa
que la cosa era ajena, y no es más que la anticipación de la garantía o
saneamiento por causa de evicción.
2. Indemnización de daños y perjuicios: además de la nulidad, el
comprador, siempre que en el momento de la venta ignoraba que la cosa era
ajena, puede exigir daños y perjuicios.

OBLIGACIONES DEL VENDEDOR.


De acuerdo al artículo 1.476 del código civil venezolano, las principales
obligaciones del vendedor son la tradición y el saneamiento de la cosa vendida.

La tradición no es más que colocar la cosa vendida en posesión del comprador


(Art. 1.487 CC), debe efectuarse en el lugar convenido por las partes y caso
contrario, en el lugar donde la cosa se encontraba en el acto de la venta (Art.
1.492 CC). Los modos de realizar la tradición son:

1. Tradición de Inmuebles: el vendedor cumple con la obligación de hacer la


tradición de los inmuebles con el otorgamiento del instrumento de propiedad (Art.
1.488 CC); el vendedor además conceder la posesión de la cosa vendida debe
otorgar una escritura susceptible de ser registrada por el comprador, (en caso de
no otorgar directamente el documento público registrado).

2. Tradición de Muebles Corporales: la tradición de los muebles se hace por la


entrega real de los mismos, por entrega de las llaves de los edificios que los
contienen, o por el sólo consentimiento de las partes, si la entrega real no puede
efectuarse en el momento de la venta o si el comprador los tenía ya en su poder
por cualquier otro título (Art. 1.489 CC).

3. Tradición de las cosas incorporales: se verifica por la entrega de los títulos o


por el uso que de ellas hace el comprador con el consentimiento del vendedor
(Art. 1.490 CC).

Gastos de la tradición.
Los gastos de la tradición son de cuenta del vendedor, salvo los de escritura y
demás accesorios de la venta que son del cargo del comprador. También son de
cargo de éste los gastos de transporte, si no hay convención en contrario (Art.
1.491 CC).

OBLIGACIONES DEL VENDEDOR. SANEAMIENTO EN CASO DE EVICCIÓN.


Saneamiento de derecho y de hecho.
El saneamiento es la obligación del vendedor de garantizar la posesión pacífica y
útil de la cosa vendida (Art. 1.486 y 1.503 CC). Saneamiento de derecho es
cuando las partes se han acogido a las respectivas normas legales y de
saneamiento de hecho es el caso contrario.

Saneamiento de derecho en caso de evicción.


El saneamiento en caso de evicción comprende tres obligaciones del vendedor:
1. La obligación de abstenerse de perturbar la posesión del comprador; la
cual es una obligación de no hacer denominada saneamiento por hecho
propio.
2. La obligación de defender en juicio contra las amenazas de evicción
provenientes de terceros, la cual es una obligación de hacer conocida
como garantía incidente
3. La obligación de reparar al comprador los daños y perjuicios que le cause
la evicción total o parcial o el descubrimiento de cargas no declaradas, la
cual es una obligación de dar.

Saneamiento por hecho propio. Previsto en los Arts. 1.503 al 1.506 CC.
El vendedor debe abstenerse de:
1. Cometer delitos penales o civiles lesivos para el comprador en la propiedad
o derecho del caso.
2. Realizar cualquier hecho o de ejercer cualquier derecho que en forma
material o jurídica impida al comprador entrar en posesión o desposeerlo
de la propiedad o derecho vendido.

Sanción de la Obligación
El comprador en caso de incumplimiento de la obligación de saneamiento por
hecho propio del vendedor, puede exigir que se haga cesar la perturbación y se le
reparen los daños y perjuicios ocasionados.

Saneamiento por hecho de terceros.


Comprende la obligación de reparar la evicción consumada por un tercero y la
obligación de defender en juicio al comprador contra la amenaza de evicción de
un tercero.
La evicción es cuando un tercero desposea al comprador haciendo valer un
derecho real sobre la cosa vendida y en virtud de sentencia pasada con autoridad
de cosa juzgada.
Clasificación de la evicción.
La evicción se clasifica en total, parcial y por cargas o menor.
1. Total: hay evicción total cuando el tercero ha logrado reivindicar para sí la
totalidad de la cosa; cuando el tercero ha ejecutado la hipoteca sobre la
cosa y el precio del remate no excede del crédito garantizado; cuando el
tercero obtiene la nulidad, anulación o resolución del título del vendedor,
siempre que el comprador no pueda defenderse luego de la reivindicación.
2. Parcial: hay evicción parcial cuando el tercero ha logrado reivindicar para sí
una parte de la cosa.
3. Menor: hay evicción menor cuando el tercero hace valer derechos de
usufructo, uso o habitación; cuando hace valer servidumbres pasivas.

EFECTOS
Reparación de la evicción total.
La reparación prevista por la ley comprende los siguientes elementos: precio,
frutos, costas judiciales, gastos y costas del contrato y los daños y perjuicios.
1. Respecto al precio, los cambios de valor de la cosa operan a favor del
comprador y en contra del vendedor:
a. Si la cosa hubiera disminuido de valor y se encontrase considerablemente
deteriorada, El vendedor debe restituir el precio íntegro, si lo ha recibido
(Art. 1.508, ord. 1º CC). Aun considerando que para el momento de la
evicción, la cosa haya disminuido de valor y se encuentre
considerablemente deteriorada por negligencia del comprador o por fuerza
mayor. Excepto si el comprador sacó provecho de los deterioros, puede el
vendedor retener una parte del precio proporcional a dicho provecho (Art.
1.509 CC).
b. Si la cosa aumentó de valor para el momento de la evicción
independientemente de hechos del comprador, el vendedor debe restituir el
precio recibido y pagar el exceso de valor (Art. 1.510 CC).
2. Respecto de los frutos: el vendedor, debe restituir también los frutos en caso
de que el comprador a su vez esté obligado a restituirlos al propietario que ha
reivindicado la cosa (Arts. 1.508, ord. 2º), a menos que tal restitución se haya
impuesto al comprador como poseedor de mala fe (Art. 1.508 ult. ap.).
3. Respecto a los Costos judiciales: el comprador tiene derecho a exigir del
vendedor las costos del pleito que causó la evicción y las del juicio seguido con el
vendedor para el saneamiento (Art. 1.508, ord. 3º CC); incluye todos los gastos
involucrados en ambos procesos.
4. Respecto a los Gastos y Costos del Contrato: el vendedor también debe
pagar al comprador los gastos y costos del contrato de venta (Art. 1.508, ord. 4º).
5. Los daños y perjuicios: la ley impone al vendedor la indemnización de los
daños y perjuicios; los cuales pueden comprender: a) el valor de las refacciones,
mejoras y b) gastos que el comprador hizo a la cosa.
Respecto de las refacciones, mejoras y gastos, se establecen: 1) si el vendedor
vendió de mala fe la cosa ajena, caso tal, está obligado a reembolsar al
comprador de buena fe todos los gastos hechos en la cosa (Art. 1.512 CC); y 2) si
el vendedor vendió de buena fe la cosa ajena, está obligado a reembolsar al
comprador o hacerle reembolsar por quien ha reivindicado, el valor de las
refacciones y mejoras útiles que haya hecho a la cosa y a que tenga derecho.

Reparación de la evicción parcial.


1. Si ha habido evicción de una parte de la cosa y esta parte es de tal
importancia relativamente al todo, que el comprador no la hubiera comprado
sin aquella parte, puede éste hacer resolver el contrato de venta (Art. 1.513
CC). Si en consecuencia se resuelve el contrato la reparación se rige por las
reglas en caso de evicción total.
2. Si en el caso de evicción de un aparte de la cosa vendida no se resolviera la
venta, el valor de la parte sobre el cual se ha efectuado la evicción se
pagará al comprador por el vendedor, según la estimación que se haga en
la época de la evicción y no en proporción del precio total de la venta ya
haya aumentado o disminuido el valor de la cosa vendida (Art. 1.514 CC).

Reparación de la evicción menor.


En caso de evicción menor la ley ha establecido que si la cosa está gravada con
servidumbres no aparentes que no se hayan declarado en el contrato que sean de
tal importancia que se presuma que si el comprador las hubiera conocido no
habría comprado la cosa, el comprador puede pedir la resolución del contrato, a
menos que prefiera una indemnización (Art. 1.515 CC). En todo lo demás, aplica
lo previsto para la evicción parcial.

Limitación general.
Cualquiera que sea la clase de evicción cuando el comprador ha evitado la
evicción de la cosa, mediante el pago de una cantidad de dinero, el vendedor
puede libertarse de todas las consecuencias del saneamiento reembolsándole la
cantidad pagada, sus intereses y gastos (Art. 1.516 CC).

Garantía incidente.
1. El comprador puede citar al obligado a reparar la evicción para que intervenga
en el juicio que se siga entre el comprador y el tercero en virtud de una amenaza
de evicción.
2. Esta facultad se trata de una carga del vendedor.
3. La cita de saneamiento equivale a una demanda que tiene la peculiaridad de
ser una demanda eventual.
4. Los fundamentos de esta institución son la economía procesal y la protección
de los intereses del comprador lograda sin desmejorar la situación del vendedor.
5. El citado a saneamiento puede: a) oponer excepciones y defensas contra la
demanda del comprador; b) oponer excepciones y defensas al tercero
demandante si fuere el caso; y c) hacer valer derechos frente al tercero
demandado, si fuere el caso.
6. Está en interés del comprador citar en saneamiento por dos razones: a) para
evitar la multiplicidad de los juicios; y b) para evitar que su garante invoque la
norma de que cesa la obligación de sanear por causa de evicción, cuando el
comprador no hace notificar al vendedor de la demanda de evicción en los
términos señalados en el CPC y el vendedor prueba que tenía medios de defensa
para ser absuelto en la demanda (Art. 1.517 CC).
OBLIGACIONES DEL VENDEDOR. SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS.
Saneamiento por vicios ocultos.
El saneamiento por vicios ocultos deriva de la obligación de transmitir la
propiedad o derecho. Sin embargo, la ley lo regula como si fuera una obligación
autónoma de asegurar la posesión útil de la cosa; garantizar al comprador una
posesión que le permita utilizar la cosa en la forma que podía esperar
legítimamente.
Acción redhibitoria.
La acción redhibitoria puede confundirse con la resolución de contratos por
incumplimiento, con la anulación por error y con la anulación por dolo; pero, la
acción redhibitoria, a diferencia de estas otras acciones, presupone que el vicio de
la cosa afecte las cualidades de las cuales dependa su uso, aunque el comprador
no las haya considerado esenciales; la acción redhibitoria no trae como
consecuencia la anulación del contrato y el tiempo útil para proponer ambas
acciones es distinto.
Responsabilidad legal por vicios ocultos.
La responsabilidad del vendedor por vicios ocultos deriva de la existencia de un
vicio redhibitorio lo que nos lleva a establecer los siguientes supuestos:
1) Por lo que respecta a la naturaleza del vicio:
a. Que afecte cualitativamente la cosa y no sólo cuantitativamente.
b. Que la afecte para el uso al cual está destinada.
2) Por lo que respecta a la gravedad del vicio, que sea de tal magnitud como para
que el comprador de haberlo conocido no hubiera comprado la cosa o hubiera
ofrecido un precio menor.
3) Que el vicio sea oculto, ya que el vendedor no está obligado por los vicios
aparentes y que el comprador habría podido conocer por sí mismo (Art. 1.519 CC)
4) Que el vicio exista para el momento de la venta
5) Que el vicio sea ignorado por el comprador.
6) En el caso de venta de animales el vendedor sólo es responsable por los vicios
determinados por la ley o por los usos locales. (Art. 1.525, ord. 1º CC).
Acciones
1. En principio, el comprador puede optar entre ejercer la acción redhibitoria,
mediante la cual devuelve la cosa y le restituyen el precio, o la acción estimatoria,
mediante la cual retiene la cosa haciéndose restituir la parte del precio que
determinen los expertos.
2. Si el comprador opta por la acción redhibitoria, procede la devolución recíproca
de la cosa vendida y del precio. Las devoluciones pueden ser parciales cuando se
han vendido cosas varias o cuando la cosa vendida es divisible conforme al uso.
a. Obligaciones del vendedor: varían según su buena o mala fe. En principio, la
buena fe debe presumirse.
i. El vendedor de mala fe debe: 1) restituir el precio íntegro, aun cuando
por negligencia o imprudencia del comprador pueda considerarse que
hay culpa común; y 2) indemnizar los daños y perjuicios sufridos por el
comprador (Art. 1.522 CC).
ii. El vendedor de buena fe debe: 1) restituir el precio en los mismos
términos que en el caso anterior; y 2) reembolsar al comprador los
gastos hechos con ocasión de la venta (Art. 1.523 CC).
b. La obligación del comprador es restituir la cosa vendida en el estado en que se
encontraba cuando la recibió junto con los frutos percibidos desde ese momento.
De aquí derivan dos supuestos en caso de haberse deteriorado la cosa:
i. Si la cosa se ha deteriorado por causa del vicio oculto, los deterioros
son por cuenta del vendedor.
ii. Si la cosa se ha deteriorado por caso fortuito los deterioros corren a
cargo del comprador.
3. Si el comprador opta por la acción estimatoria, el vendedor, en todo caso, está
obligado a restituirle la parte del precio que se determine por los expertos (Art.
1.521 CC). Si el vendedor para el momento de la venta conocía el vicio, está
obligado también a indemnizar al comprador de los daños y perjuicios
correspondientes (Art. 1.522 CC); pero si ignoraba el vicio, además de la
restitución parcial del precio, sólo tendrá que reembolsar la porción que
corresponda de los gastos hechos con ocasión de la venta (Art. 1.523 CC).
4. Si la cosa ha perecido a causa de sus defectos el vendedor estará obligado a
restituir el precio y a pagar todas las demás indemnizaciones que proceden
conforme a lo antes señalado; pero si pereció por caso fortuito la pérdida es por
cuenta del comprador (Art. 1.524 CC).
5. El tiempo útil para proponer la acción (lapso) es limitado: el comprador debe
intentar la acción redhibitoria que proviene de vicios de la cosa en el término de
un año, contados:
a. Si se trata de inmuebles desde el día de la tradición;
b. Si se trata de animales, dentro de los 40 días siguientes a la entrega.
c. Si se trata de cosa muebles, dentro de 3 meses posteriores a la entrega.
(Ver Art. 1.525 CC). El lapso de referencias es de caducidad, no de prescripción.

Garantía convencional de buen funcionamiento


Existe garantía convencional de buen funcionamiento cuando el vendedor se
compromete a responder al comprador para caso de que, durante un término
determinado, la cosa vendida no funcione bien. Para que esta opere es necesario
que exista un compromiso expreso o tácito del vendedor porque la misma no
deriva de la ley.
Requisitos
1. Que la cosa no funcione bien, es decir, que surja un defecto de
funcionamiento.
2. Que el defecto de funcionamiento no se deba a culpa del comprador.
Objeto de la obligación: Depende del contenido del contrato. Suele consistir en
una obligación de dar (suministrar al comprador una cosa nueva, sustituir piezas,
etc.) o de hacer (reparar la cosa).
Lapso para intentar la acción: En caso de inejecución de la obligación del
vendedor, salvo pacto en contrario, es de un año a partir de la denuncia del
defecto de funcionamiento (Art. 1.526 CC).

Garantía convencional de buen funcionamiento y saneamiento por vicios


ocultos.
El interés deriva de que el vendedor que garantiza el buen funcionamiento no se
obliga a indemnizar los daños y perjuicios que el mal funcionamiento pueda
causar al comprador. Si la causa del defecto de funcionamiento es un vicio oculto
y el vendedor es de mala fe, resulta más ventajoso para el comprador hacer valer
las normas sobre saneamiento porque éstas le permiten obtener la indemnización
de los daños y perjuicios.
Depende de la intención de las partes, que generalmente es la de sustituir la
aplicación de las normas sobre saneamiento por vicios ocultos por la aplicación
de las normas convencionales sobre la garantía de buen funcionamiento.

OBLIGACIONES DEL COMPRADOR.


1. RECIBIR LA ENTREGA: la obligación está fundada en la obligación de hacer la
tradición que tiene el vendedor. El objeto de la obligación de referencias es recibir
cuanto debe entregar el vendedor en razón de la obligación de hacer tradición y,
en el caso particular de la venta de las cosas muebles corporales, llevarse la
cosa. Dicha obligación debe cumplirse en el momento y el lugar en que el
vendedor está obligado a hacer la tradición. Si el comprador no cumple con su
obligación de recibir la entrega, el vendedor, conforme al derecho común, puede:

a) Exigir el cumplimiento de la misma;

b) Intentar la acción resolutoria;

c) Limitarse a oponer la excepción non adimpleti contractus; y

d) Exigir la indemnización de los daños y perjuicios causados por el


incumplimiento o mora del comprador.

Además, cuando se trate de venta de cosas muebles puede invocar la resolución


de pleno derecho en interés del vendedor si el comprador no se ha presentado a
recibir antes que haya expirado el término para la entrega (Art. 1.531 CC9.

2. PAGAR LOS GASTOS: Corresponde AL comprador pagar los gastos de


escritura y demás accesorios de la venta, así como los gastos de transporte (Art.
1.491 CC).

3. PAGAR EL PRECIO: la obligación de pagar el precio es la obligación


fundamental del comprador (Art. 1.527 CC).
El precio debe pagarse en el día y en el lugar determinados por el contrato (Art.
1.527 CC), si en el contrato nada se ha establecido sobre el momento y lugar del
pago, éste debe hacerse en el momento y lugar en que debe hacerse la tradición.

Si de acuerdo con el contrato, el precio no ha de pagarse en el momento de la


tradición, el pago se hará en el domicilio del comprador (Art. 1.528, único ap. CC).

Respecto del momento del pago del precio debe tenerse en cuenta el derecho de
suspender el pago que, en ciertos supuestos tiene el comprador.

Según el artículo 1.529 CC, la obligación de pagar el precio no implica la


obligación de pagar intereses, salvo que:

1) se ha establecido en la convención;

2) cuando el comprador esté en mora;

3) cuando la cosa vendida y entregada al comprador produce frutos u otra renta

Derecho de suspender el pago del precio: para que proceda la suspensión del
pago del precio por parte del comprador (Art. 1.530 CC) deben darse tres
condiciones: 1) que el comprador haya sido perturbado o tenga fundado temor de
ser perturbado; 2) que aún no haya pagado el precio; y 3) que el comprador no
haya renunciado al derecho de suspender el pago del precio. Mientras subsistan
los supuestos indicados, el comprador puede rehusar el pago del precio sin
perder el disfrute de la cosa vendida; pero si la cosa o derecho vendido produce
frutos deberá pagar los intereses del precio durante el periodo de la suspensión, a
menos que la perturbación le impida percibir dichos frutos.

Recursos del Vendedor ante la Suspensión del Pago del Precio: para poner fin a
la suspensión el vendedor debe hacer cesar la perturbación o peligro de la misma,
o dar caución suficiente (Art. 1.530 CC)
CONCLUSIÓN

El contrato es un acuerdo de voluntades que genera derechos y obligaciones


relativos; es decir, sólo para las partes contratantes y sus causahabientes. Pero,
además del acuerdo de voluntades, algunos contratos exigen para su perfección,
otros hechos o actos de alcance jurídico, tales como efectuar una determinada
entrega (contratos reales), o exigen ser formalizados en documento especial
(contratos formales), de modo que, en esos casos especiales, no basta con la
sola voluntad.

Los contratos son convenciones entre dos o más partes que vienen a crear,
modificar, reglar o extinguir entre ellas un vínculo jurídico, contratos como la
donación y el comodato son gratuitos pero vienen a cumplir funciones distintas, el
primero tiene como objeto la transferencia de una propiedad mientras que el
segundo es un préstamo de uso en el cual la persona comodataria viene a
servirse de un bien por un tiempo determinado, bajo la condición de devolverlo en
las mismas circunstancias en las que fueron entregadas.

Los acuerdos se celebran y ejecutan según a las reglas de la buena fe y la común


intención de las partes contratantes que también son libres de contratar sobre
diferentes aspectos de la vida social pero con fines lícitos y dentro de la ley.

Los contratos son de cumplimiento obligatorio porque se presume que su


contenido responde a la voluntad común de las partes sin que haya existido
presión o coacción alguna pero los contratos obligan a las partes solamente en
cuanto haya sido considerado expresamente en ellos.