You are on page 1of 3

Ojo con tus datos

Los retos de la sociedad digital


De la mano de expertos en las TIC, la seguridad, el derecho tecnológico y
de la organización Pantallas Amigas, Ojo con tus datos nos aproxima a los
retos que enfrenta hoy la sociedad digital en cuanto a la privacidad y el
tratamiento de los datos personales en internet.

Entre los ciudadanos españoles, pero también entre la mayoría de los


europeos, crece el número de reclamaciones y la preocupación por el
tratamiento de los datos personales en la red. “No somos conscientes de
las formas en el que el día a día nos hace identificables”, reflexiona Jorge
Campanillas, abogado y experto en derecho tecnológico. “Muy pocos se
cuestionan por qué Google o Facebook son gratuitos,” dice el también
abogado Samuel Parra: “Si no te cuestan nada y tú no eres el cliente, a ver
si vas a ser tú el producto...”

Huella digital y derecho a la intimidad


Los motores de búsqueda pasan sus arañas por todos los rincones y
ofrecen enlaces en cuestión de segundos a informaciones que antes eran
difíciles de conseguir. Ofrecen un servicio con ventajas que nadie discute
pero que también ocasiona perjuicios a algunos ciudadanos que ven como
cobra relevancia en los resultados información de su pasado que en
ocasiones atenta contra su derecho a la intimidad.
“Ahora para todo el mundo soy deudor y casado. Y no soy ni deudor ni
casado.”, dice Mario Costejà. Cuando pone su nombre en un buscador
aparece entre los primeros resultados un enlace que contiene información
sobre una subasta por impago que él ya resolvió hace años y que a su
juicio no debería tener tal relevancia en su identidad digital.

La Agencia Española de Protección de Datos ha resuelto dar amparo a


cerca de 200 casos que considera fundados y ha pedido a Google que retire
de su índice los enlaces para evitar el acceso universal, entre ellos el de
Mario Costejà. Además, la AEPD también ha decidido sancionar la política
de privacidad de Google. El 19 de diciembre hizo pública una sanción al
gigante estadounidense: 900.000 euros por vulnerar derechos de usuarios.
Esta sanción deriva de las actuaciones de investigación que pusieron en
marcha en abril de 2013, además de España, las autoridades de Alemania,
Francia, Holanda, Italia y Reino Unido en cuanto a la política de privacidad
de la compañía, puesto que se ha visto falta de información clara, ausencia
de finalidades específicas para varios servicios o tratamiento
desproporcionado de los datos de los usuarios.

Rafael García Gonzalo, coordinador del Área Internacional de la AEPD


resume así la situación: “El ciudadano ve que informaciones suyas de un
pasado más o menos remoto, no confirmadas, no reales o falsas, que
surgieron en un contexto muy limitado, se han expandido, reaparecen y se
asocian con todas las demás informaciones sobre su vida, y en algunos
casos causan perjuicios muy serios.”
La decisión sobre si procede retirar ciertos enlaces en los resultados de las
búsquedas está en manos de los tribunales españoles y europeos que
deben resolver como aplicar las leyes en estas nuevas situaciones
ocasionadas por la evolución de internet y que entrañan una colisión de
derechos fundamentales, entre el derecho a la privacidad, el derecho a la
información y a la libertad de expresión.

Leyes de protección de datos obsoletas


Europa está en pleno debate en torno a la privacidad en internet, el control
de los datos personales y el papel que juegan en todo ello las empresas de
servicios cuyas sedes están fuera del territorio de la Unión.

“Queremos un continente unido con una única ley de protección de datos y


todas las compañías que operen en este continente deben obedecer esta
ley, independientemente de la nacionalidad de la compañía en cuestión”,
declara la comisaria Viviane Reding, quien asegura que en la primavera de
2014 quedará aprobado un nuevo reglamento para la Directiva de
Protección de datos, que necesita una actualización ya que data de 1995,
fecha en la que los teléfonos sólo servían para llamar o empresas gigantes
como Google o Facebook no existían.

La responsabilidad del usuario


“Muchas veces es el propio usuario el que por descuido, por dejadez, por
ignorancia o por no comprender el funcionamiento de determinados programas,
libera demasiada información personal y pone sus datos a disposición de los
demás, y en cierta manera se pone él, a sí mismo, en riesgo,” advierte César
Lorenzana, capitán del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.
“Ahora mismo tú lo que haces es instalarte una aplicación en el móvil y, sin
mirar absolutamente nada, aceptar una serie de cesiones de datos…”, constata
Enrique Dans, profesor de sistemas de información en la IE Business School.
Jorge Flores, director de Pantallas Amigas, una organización que promueve el
uso seguro y responsable de internet entre la infancia y la adolescencia,
considera que “los padres, madres, y educadores no estamos todavía
capacitados para acompañar a los menores de forma debida porque el entorno
de internet es demasiado cambiante y demasiado diverso.” En su opinión urge
tomar conciencia a la hora de gestionar tanto nuestra privacidad como la de
terceros, sobre todo desde que usamos smartphones.
El negocio del Big Data
Todas nuestras gestiones en internet dejan un rastro digital que nos identifica y
no solo está por establecer el equilibrio entre la privacidad y la seguridad.
Ahora también entra en juego Big Data, el gran volumen de información que
contiene algo tan personal como nuestro comportamiento y que ya están
recogiendo los estados y las corporaciones. Todos esos datos masivos, una
vez procesados, ofrecen patrones con los que se pueden hacer predicciones y
por tanto tomar decisiones en base ellas, con todas las ventajas y riesgos que
ello entraña.
“Empresas como Google o Facebook podrían llegar a saber quién va a ganar
las elecciones antes de que tuvieran lugar“
“Los datos están dando un poder tan grande a las empresas que los poseen
que en el futuro yo creo que pueden llegar a mediatizar directamente el futuro
de los países,” pronostica Chema Alonso, experto en seguridad informática. Y
continúa: “las empresas ya tienen capacidad para gestionar volúmenes de
datos ingentes, que tienen mucho negocio. Hay compañías aéreas que ya son
capaces de planificar sus vuelos en función del Big Data que tienen y empresas
como Google o Facebook podrían llegar a saber quién va a ganar las
elecciones antes de que tuvieran lugar o qué es lo que va a pasar en cualquier
pregunta que se haga hoy en día a la ciudadanía. Ya tienen mejor sentir que
los propios políticos y los medios de comunicación.”