Вы находитесь на странице: 1из 2

MAURICIO PUYO

FARIEL ARIAS
BRYAN PEÑA
ADMINISTRACION DE EMPRESAS
VI SEMESTRE
LUIS EDUARDO MANOTAS CABARCAS

CARLOS LLERAS RESTREPO Y EL IMPACTO DEL DECRETO 444 EN LA ECONOMÍA


COLOMBIANA

El 22 de marzo de 1967, se creó el Decreto-Ley 444, que reestructuró la totalidad del régimen
de cambios y de comercio exterior esto dio al país cerca de 25 años de estabilidad en la política
cambiaria. El Decreto unificó el valor de la divisa y puso en práctica en la nación un sistema de
tasa de cambio programada, que permitía ajustes diarios del precio del dólar, con el fin de cubrir
el diferencial entre la inflación colombiana y la de los socios comerciales del país. De esta manera
se mantenía, en términos reales, el nivel de la tasa de cambio, y tanto importadores como
exportadores contaban con un horizonte predecible. Se eliminaban las incertidumbres del pasado,
provocadas por devaluaciones súbitas en el momento en que las autoridades juzgaban que estas
eran indispensables para corregir los desequilibrios cambiarios y la falta de divisas para importar.
El Estatuto diseñó, también, un marco legal e institucional para la promoción de exportaciones,
que incluyó la creación del Fondo de Promoción de Exportaciones, PROEXPO –adscrito al Banco
de la República–, lo mismo que el otorgamiento de un incentivo tributario –el CAT o Certificado
de Ahorro Tributario– para las exportaciones distintas del café. Adicionalmente, reguló todos los
flujos de capital al exterior, reglamentó los procedimientos y la canalización de la inversión
extranjera, estableció límites a las remesas de utilidades de las empresas multinacionales que
operaban en el país y creó un comité de vigilancia para los pagos de regalías al exterior.

Por otra parte se destaca el ex presidente Lleras Restrepo porque pensaba que el Estado debía
contar con una variedad de instituciones especializadas para tratar de resolver los numerosos
problemas del país. Por ello, creó e impulsó docenas de entidades, entre ellas el IFI, el ICT, el
Insfopal, el Idema, el ICCE, el ICBF, el Fondo de Ahorro y el Fondo de Caminos Vecinales.
Muchas de ellas sirvieron bien cuando fueron manejadas en forma idónea, con la inspiración y
vigilancia de su fundador; la mayoría, sin embargo, con los años se burocratizó y politizó.
MAURICIO PUYO
FARIEL ARIAS
BRYAN PEÑA
ADMINISTRACION DE EMPRESAS
VI SEMESTRE
LUIS EDUARDO MANOTAS CABARCAS

Cuando se derogó el Decreto 444 en el año de 1991 casi nadie protestó (ninguno lloró tampoco
por la muerte del IFI, el ICT o el Insfopal). El esquema, en realidad, había sido víctima de su
propio éxito: las exportaciones se habían diversificado, sobre todo

El aparato económico había crecido en forma considerable. Su estructura y su composición


habían adquirido gran complejidad. Ya no era posible dirigir la economía como cuando las
exportaciones o las reservas internacionales ascendían a unos pocos cientos de millones de dólares
y el responsable de la mayoría de las operaciones era un puñado de personas conocidas entre sí.

Por otro lado, la democratización de la vida política colombiana, que le abrió la entrada a nuevos
movimientos, y la creciente liberalización de la economía exigían que la política económica se
manejara de manera general, con medidas impersonales, con nuevos y más eficaces instrumentos
de intervención estatal, por medio de instituciones modernas, semejantes a las de los países más
avanzados. Había llegado la hora de la modernización.