Вы находитесь на странице: 1из 117

CURSO DE DERECHO CIVIL: TEORÍA GENERAL DEL ACTO

JURÍDICO

PROFESOR MARIO OPAZO

19 de marzo de 2010

Teoría General del Acto Jurídico

I. Noción de Acto Jurídico

Según el profesor Carlos Ducci, hecho es todo lo que acontece o sucede. Alguno de esos hechos han
sido recogidos y regulados por el derecho, es decir son relevantes para el ordenamiento jurídico, y
otros no. A partir de esto, podemos distinguir entre hechos ajurídicos y hechos jurídicos

1. Hechos ajurídicos: Son aquellos que no han sido regulados por el derecho, de manera que no
producen consecuencias jurídicas. Por ejemplo, cerrar una puerta, una lluvia suave, la puesta de
sol, etc.

Observaciones: (i) Algunos autores hablan de hechos materiales pero en rigor esta denominación
no es adecuada, porque los hechos jurídicos también son hachos materiales ya que tienen lugar en la
realidad; (ii) No obstante lo señalado hay casos en los que un hecho ajurídico pasa a ser relevante
para el Derecho. Esto ocurre cuando se incorpora a una relación jdca., y producirá efectos jurídicos.
Por ejemplo: “te doy 10 mil pesos si mañana llueve” y efectivamente llovió, generándose a una
consecuencia jdca.

2. Hechos jurídicos: Son aquellos que han sido regulados por el derecho, de manera que si
producen consecuencias jurídicas. Éstos pueden provenir de la naturaleza o del hombre

Hechos de la naturaleza: Hay casos en que la sola naturaleza, sin la intervención del
hombre, produce hechos que generan consecuencias de derecho. Ej. El nacimiento, la
muerte, el aluvión, el solo transcurso del tiempo, etc.

Hechos del hombre: Son aquellos en los que interviene directamente el ser humano. Éstos
pueden ser involuntarios o voluntarios.

 Involuntarios: Se trata de hechos del hombre que producen consecuencias jurídicas,


pero que no proceden de una voluntad consciente. Por ejemplo, los actos de las
personas dementes. O de las personas ebrias.
 Voluntarios: Se trata de hechos del hombre que generan consecuencias jurídicas y que
proceden de una voluntad consciente. Éstos pueden subclasificarse en:
a. Hechos jurídicos propiamente tales: son hechos voluntarios del hombre, que
producen consecuencias jurídicas, pero en los que esas consecuencias jurídicas
no han sido queridas por los autores del hecho. Estos pueden ser lícitos o
ilícitos.
i. Si son lícitos, estamos frente a un cuasicontrato, que se define como un
hecho voluntario, lícito, y no convencional que genera obligaciones.
ii. Ilícitos: Aquí encontramos
1.- El delito civil, que es un hecho voluntario, ilícito, que
cometido con dolo, causa daño.
2.- Cuasidelito. Que es un hecho voluntario, ilícito, que
cometido con culpa, causa daño.

b. Actos jurídicos: Son hechos voluntarios del hombre, que producen


consecuencias jurídicas, en que esas consecuencias jurídicas han sido queridas
por su autor o autores. Por ejemplo, los contratos, el testamento, el pago, la
tradición, el reconocimiento de un hijo, el reconocimiento de un derecho, etc.

II. Concepto de Acto Jurídico

Es una manifestación consciente de la voluntad humana, destinada a producir consecuencias


jurídicas

Reglamentación

Nuestro código civil no ha reglamentado en forma sistemática a los actos jurídicos, sino que se trata
de una construcción de la doctrina y de la jurisprudencia a partir de algunas disposiciones del libro
IV relativas a contratos y de algunas disposiciones del libro III relativas a la sucesión por causa de
muerte y donaciones entre vivos, de algunas normas del libro II relativo a los bienes, e incluso del
libro I relativo a las personas.

Análisis del concepto de acto jurídico

 Manifestación de la voluntad: Esto quiere decir que la voluntad humana, mientras


permanece en el fuero interno, no produce consecuencias jurídicas, sino que necesita
exteriorizarse.
 Manifestación de la voluntad humana: Esto quiere decir que el acto jurídico es algo distinto
de los hechos de la naturaleza que produce consecuencias jurídicas.
 Manifestación consciente: Esto quiere decir, que el acto jurídico es algo distinto de los
hechos involuntarios.
 Destinada a producir consecuencias jurídicas: Esto quiere decir que el acto jurídico es algo
distinto de los hechos jurídicos propiamente tales, y que el acto jurídico es algo distinto de
los hechos ajurídicos.
 Consecuencias jurídicas: Tradicionalmente, se ha entendido que son la creación,
modificación, o extinción de derechos y obligaciones. O bien, la creación, modificación, o
derogación de una relación jurídica. Sin embargo, modernamente la doctrina, señala que
puede haber otras consecuencias jurídicamente relevantes, como la regulación de un
derecho, la transferencia de un derecho, la transmisión de un derecho, etc.

III. El negocio Jurídico

Ésta es una expresión que emplea la doctrina jurídica italiana y alemana y señala queque entre acto
jurídico y negocio jurídico hay una relación de género a especie. La diferencia radicaría en que el
negocio jurídico, todas las consecuencias jurídicas pueden ser reguladas por las partes. Por ejemplo,
la compraventa, ya que las partes pueden regular cuando se va a entregar la cosa, donde se va a
entregar, cómo se va a entregar el precio, si el vendedor va a responder o no de la obligación de
saneamiento, etc. En cambio, el matrimonio no sería un negocio jurídico, por que las partes no
pueden regular todas las consecuencias jurídicas, sino que estas vienen impuestas imperativamente
por la ley, de manera que sigue siendo un acto jurídico aunque no un negocio jurídico. En nuestro
país, la doctrina no ha aceptado mayormente la expresión negocio jurídico.

IV. Clasificaciones de los Actos Jurídicos

Hay clasificaciones que se formulan a partir de las clasificaciones que hace el código de los
contratos, en los art 1439 a 1443, las cuales se extrapolan a los actos jurídicos. Así, el código
distingue entre contratos unilaterales y bilaterales, art 1439, contratos onerosos y gratuitos, art 1440,
contratos conmutativos y aleatorios, art 1441, contratos principales y accesorios, art 1442, contratos
consensuales, reales y solemnes, art 1443. Además, hay otras clasificaciones que formula
directamente la doctrina.

1. Clasificaciones con base en el Código Civil

 Atendiendo al número de voluntades necesarias para que el acto jurídico nazca a la vida
del derecho. Distinguimos entre acto jurídico unilateral y acto jurídico bilateral.

a) Acto jurídico unilateral: Es aquel que para nacer a la vida del derecho, necesita de la voluntad
de una sola parte. Por ejemplo, un testamento, el reconocimiento de un hijo, la renuncia de un
derecho, etc.
b) Acto jurídico bilateral: Es aquel que para nacer a la vida del derecho, necesita del concurso real
de voluntades de dos o más partes. Por ejemplo, los contratos, el pago, la tradición, etc.

Precisiones

1. En estricto rigor, tratándose de los actos jurídicos unilaterales, debiéramos decir que son aquellos
que para nacer a la vida del derecho, sólo necesitan de la voluntad de su autor, por que hablar de
parte, da la idea que además existe otra parte que en conjunto con la primera, forman un todo.
2. No es lo mismo parte que persona. La expresión Parte designa un centro de interés jurídico.
Según el art 1438, cada parte puede estar constituida por una o varias personas. Por ejemplo,
tratándose del reconocimiento de un hijo, pueden comparecer simultáneamente padre y madre. Pero
como constituyen un solo centro de interés jurídico, sigue siendo un acto jurídico unilateral.
3. Los actos jurídicos bilaterales también se denominan convenciones.
4. No es lo mismo convención y contrato. La expresión convención designa todo acto jurídico
bilateral, ya sea que esté destinado a crear, modificar o extinguir derechos, o a producir otras
consecuencias jurídicamente relevantes. En cambio, el contrato, es una especie de convención, ya
que es el acto jurídico bilateral, destinado a crear derechos personales y obligaciones.
5. Para calificar a un acto jurídico de unilateral o bilateral, hay que estar al momento de su
perfeccionamiento. Señalamos esto porque hay casos en los que posteriormente se necesita de una
voluntad distinta a la del autor, por ejemplo, para que el acto jurídico surta efectos. Esto es lo que
ocurre con el testamento, ya que se necesita de la aceptación de los asignatarios. Pero, como para
nacer a la vida del derecho, sólo precisa de la voluntad del testador, sigue siendo un acto jurídico
unilateral.
6. No hay que confundir esta clasificación de los actos jurídicos con la clasificación que el art 1439
formula de los contratos. En efecto, la clasificación de los contratos se formula atendiendo al
número de partes que resultan obligadas. De allí que contrato unilateral es aquel en que sólo se
obliga una de las partes para con la otra que no contrae obligación alguna. Por ejemplo, el mutuo, el
depósito, el comodato, la rotación entre vivos, la prenda civil, etc. En cambio, contrato bilateral es
aquel en que ambas partes se obligan recíprocamente cada una en favor de la otra. Por ej. la
compraventa, la permutación, el arrendamiento, el mandato, etc. (TODOS LOS CONTRATOS YA
SEAN UNILATERALES O BILATERALES SERÁN SIEMPRE ACTOS JURIDICOS
BILATERALES).
7. Para clasificar un contrato de unilateral o bilateral, hay que estar al momento de su
perfeccionamiento. Si en ese momento, ambas partes se obligan recíprocamente, el contrato es
bilateral. Pero si sólo se obliga una parte, es unilateral. Precisamos esto, porque existen los
denominados contratos sinalagmáticos imperfectos, que son contratos unilaterales, pero que en el
devenir del contrato, surgen obligaciones para aquella parte que en principio no estaba obligada. Por
ejemplo, el depósito. Es un contrato unilateral, sólo se obliga el depositario, quien debe restituir la
especie depositada. Pero, puede ocurrir que esa especie cause perjuicios al depositario, o que este
incurra en gastos para la conservación de esa especie, y en tales casos, el depositante que en
principio no estaba obligado, deberá reembolsar los gastos en que incurrió el depositario y deberá
indemnizar los perjuicios causados. Pero los contrarios sinalagmáticos imperfectos, siguen siendo
contratos unilaterales.

Importancia de la clasificación de los actos jurídicos en unilaterales y bilaterales

Se presenta en dos materias:


1. A propósito de la simulación: La simulación es un acuerdo de voluntades destinado a manifestar
una voluntad distinta de lo realmente querido por las partes. Por ejemplo, si las partes quieren
celebrar un contrato de donación, pero lo disfrazan bajo la forma de una compraventa a fin de evitar
el pago de impuesto. Por definición, la simulación requiere de un acuerdo de voluntades, de manera
que sólo puede operar en los actos jurídicos bilaterales.
2. En materia de dolo como vicio de la voluntad o de consentimiento. Según en art 1458, para que el
dolo vicie el consentimiento, debe reunir dos requisitos:
a) debe ser principal, es decir, de no haber existido el dolo, no se hubiere celebrado el acto jurídico.
b) debe ser bilateral, o sea, debe ser obra de la contraparte. Pero ambos requisitos sólo se exigen
tratándose de actos jurídicos bilaterales. Porque en los actos jurídicos unilaterales, no hay
contraparte, de manera que en estos —los unilaterales —para que el dolo vicie la voluntad, basta
con que sea principal.

Importancia de la clasificación de los contratos en unilaterales y bilaterales

Se presenta en dos materias:


1. En los denominados efectos de particulares de los contratos bilaterales, que son
instituciones que solo operan en los contratos bilaterales, y son: La condición resolutoria
tácita (art 1489); La teoría de los riesgos (art 1550). Por ejemplo: vendedor se obliga a
entregar un cuerpo cierto (“caballo condorito”) y la entrega está diferida en el tiempo. En
ese tiempo, acontece un caso fortuito: un rayo lo ha carbonizado. En este caso el riesgo no
estará a cargo del acreedor (vendedor del caballo) sino que el deudor; Excepción de
inejecución o de contrato no cumplido (art 1552)
2. En materia de causa: Para la teoría clásica, lo que requiere de causa es la obligación, y la
causa de la obligación, y en los contratos bilaterales la causa de la obligación de cada parte
es la obligación recíproca de su contraparte. Por ejemplo, nos preguntamos por qué el
vendedor se obligó a entregar la cosa, y es porque el comprador se obligó a pagar la cosa.
Esto operará solo en los contratos bilaterales, porque en los contratos unilaterales la causa
es distinta.

 Atendiendo a la utilidad o beneficio que reporta el acto jurídico. Distinguimos, actos


jurídicos onerosos y actos jurídicos gratuitos.

Observaciones

En doctrina existen 2 criterios para afrontar esta clasificación. Para algunos autores es una
clasificación común a todo acto jurídico. En consecuencia, acto jurídico oneroso es el que reporta
un beneficio y a la vez imponer la necesidad de realizar un desembolso, por ejemplo en la
compraventa, arrendamiento, etc. Y acto jurídico gratuito es aquel que confiere un beneficio sin
imponer la necesidad de un desembolso, como ocurre en la donación y en el testamento.

Otro sector de la doctrina señala que es una clasificación exclusiva de los contratos, por lo tanto hay
que estar a los conceptos del art 1440. Así, contrato oneroso es aquel que tiene por objeto la utilidad
de ambas partes, gravándose cada una en beneficio de la otra. Y acto jurídico gratuito será aquel
cuyo objeto tiene la utilidad de una sola parte, sufriendo la otra el gravamen, por ejemplo la
donación entre vivos, mutuo sin interés, etc.

Importancia de esta clasificación entre actos jurídicos onerosos y actos jurídicos gratuitos

1. En materia de causa: según en art 1467, la causa es el motivo que induce al acto contrario y
agrega que la sola liberalidad o beneficencia es causa suficiente. Sin embargo, esto sólo se aplica a
los actos jurídicos gratuitos.
2. A propósito del fallecimiento del acreedor condicional: Según el art 1492, si fallece el acreedor
condicional, transmite su derecho condicional a sus herederos, a menos, que ese derecho
condicional haya nacido de un acto jurídico gratuito, pues en tal caso nada transmite, esto porque el
acto jurídico gratuito busca el beneficio de una persona en particular, de manera que si fallece se
extingue el derecho, porque la intención no es el beneficio de los herederos.
3. En materia de error en la persona: Según en art 1455, por regla general, el error en la persona no
vicia la voluntad ni el consentimiento, es decir en principio es indiferente la persona con quien se
contrata, a menos que la consideración de la persona haya sido fundamental para la celebración de
acto jurídico, pues en tal caso, el error en la persona se dice a la voluntad o al consentimiento y esto
es lo que ocurre en los actos jurídicos gratuitos.
4. En materia de Acción Pauliana: que es aquella que tienen los acreedores para obtener que queden
sin efecto los actos fraudulentos celebrados por el deudor. Uno de los requisitos de la acción
pauliana es la mala fe, y para saber quién debe estar de mala fe, hay que distinguir:
a) si el acto es oneroso, debe de estar de mala fe el deudor y el tercero adquirente.
b) si el acto es gratuito basta la mala fe del deudor. Siendo indiferente si el tercero estaba de
buena o de mala fe.
5. En materia de sociedad conyugal: en un régimen de sociedad conyugal, podemos encontrar
distintos patrimonios. Un patrimonio social, patrimonio propio del marido, un patrimonio propio de
la mujer, un patrimonio propio reservado de la mujer y los patrimonios especiales de la mujer. Si
durante la sociedad conyugal se adquiere un inmueble a titulo oneroso, ingresa al haber social. En
cambio, si se adquiere a título gratuito, ingresa al patrimonio propio del cónyuge adquirente.

22 de marzo de 2010

6. En materia de enajenación por incapaz: en general el legislador es más exigente cuando se trata
de la enajenación a título gratuito ya que esta supone una disminución del patrimonio toda vez que
no existe una retribución o contraprestación, en cambio en los actos onerosos no es tan exigente
porque al existir una contraprestación en rigor el patrimonio no se ve afectado, así por ejemplo la
donación está sujeta a una solemnidad especial denominada la insinuación de la donación, que es
una autorización judicial, esta autorización no es necesaria si se trata de enajenar a titulo oneroso.
7. En materia de grado de culpa del que responde el deudor: el art 44 distingue 3 clases de culpa, la
culpa grave, culpa libre, y culpa levísima. La culpa grave supone la falta del mínimo de diligencia.
La culpa libre supone la falta de una diligencia mediana. Y la culpa levísima supone la falta del
máximo de diligencia. Para saber de qué grado de culpa responde el deudor el art 1547 señala que
hay que distinguir:
a) Si el contrato es oneroso el deudor responde de la culpa leve
b) Si el contrato es gratuito hay que subdistinguir: si solo beneficia al acreedor como ocurre en
el depósito el deudor responde la culpa grave; si solo beneficia al deudor como en el
comodato solo responde de la culpa levísima.

 Atendiendo a la equivalencia de las prestaciones

Esta clasificación en estricto rigor es una sub clasificación de los contratos onerosos, de manera que
distinguimos entre contratos onerosos conmutativos y contratos onerosos aleatorios:
a. Contratos conmutativos: son aquellos en que las prestaciones de la partes se miran como
equivalente, por ejemplo la compraventa por regla general, la permutación, el
arrendamiento, etc.
b. Contratos aleatorios: son aquellos en los que la prestación de una de las partes consiste en
una contingencia incierta de ganancia o perdida, por ejemplo el seguro, el juego, la apuesta,
la constitución de una renta vitalicia, etc.

Observaciones

1. Para calificar a un contrato de conmutativo o aleatorio hay que estar al momento de su


perfeccionamiento, siendo indiferente el resultado que se obtenga. Por ejemplo si
compro un raspe en $500 y gano $500 el contrato sigue siendo aleatorio.
2. Para determinar si un contrato es aleatorio o conmutativo hay que examinar la
situación en que se encuentran las partes al momento de su perfeccionamiento. Si las
partes racionalmente pueden anticipar el resultado económico del contrato este será
conmutativo porque pueden contrastar ese resultado con la prestación que deben hacer
y podrán determinar si hay equivalencia o no. En cambio en los contratos aleatorios
racionalmente no es posible anticipar el resultado, de manera que las partes no están en
condiciones de contrastar el beneficio que esperan obtener con la prestación que
esperan realizar.
3. Tratándose del contrato de seguro algunos autores señalan que en relación a la
compañía de seguros este contrato ha pasado a ser conmutativo debido al empleo de la
estadística y de la computación. A esto se responde que esta circunstancia solo se puede
predicar del negocio del seguro en general, pero cada contrato individualmente
considerado sigue siendo aleatorio. Con todo, algunos autores señalan que este contrato
es conmutativo porque el asegurado se obliga a pagar la prima y el asegurador se obliga
a asumir el riesgo, y ambas prestaciones se miran equivalentes.

Importancia de esta clasificación entre contratos conmutativos y contratos aleatorios

Aparece a propósito de la lesión enorme. La lesión es el perjuicio económico que experimenta una
de las partes en un contrato oneroso conmutativo como consecuencia del desequilibrio que existe
entre las prestaciones de las partes. No toda desproporción obliga al legislador a reaccionar, porque
en los contratos conmutativos no se exige que las prestaciones sean exactamente iguales, sino que
deben mirarse como equivalentes, de manera que en rigor lo que se sanciona es la lesión enorme,
que se produce cuando la desproporción excede de los límites permitidos por el legislador. Solo
cabe apelar de lesión enorme en los contratos onerosos conmutativos. La lesión no tiene cabida en
los contratos aleatorios porque en estos siempre va a haber una contingencia incierta de ganancia o
perdida.

 Actos jurídicos principales y actos jurídicos accesorios

Tradicionalmente la doctrina parte de los conceptos de contratos principales y accesorios que


formula el art 1442, y los extrapola a todos los actos jurídicos. En consecuencia acto jurídico
principal es el que puede subsistir por si mismo sin necesidad de otro acto jurídico, por ejemplo la
compraventa, el arrendamiento, la tradición, etc.

Acto jurídico accesorio: es aquel que tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación
principal, por ejemplo la prenda, la hipoteca, la fianza, etc.

Problema

¿Cuál es el criterio de clasificación? Preguntamos esto porque clasificar es distinguir las partes de
un todo atendiendo a una determinado criterio. A partir de esto si tomamos el concepto de acto
jurídico principal debiéramos decir que el criterio de clasificación atiende a la forma como existe el
acto jurídico, y en consecuencia acto jurídico accesorio debiera ser aquel que no puede subsistir por
si mismo, sino que requiere de otro acto jurídico. En cambio si observamos el concepto de acto
jurídico accesorio el criterio de clasificación debiera ser atendiendo a la función que desempeñe el
acto jurídico, y acto jurídico principal seria aquel que no tiene por objeto asegurar el cumplimiento
de una obligación principal.

¿Cómo se soluciona este problema? Tradicionalmente la doctrina señaló que bastaba con agregar
una categoría adicional, esta es la de los actos dependientes que son aquellos que para producir sus
efectos requieren de la celebración de otro acto jurídico, por ejemplo las capitulaciones
prematrimoniales que requieren de la celebración del matrimonio. Sin embargo, en rigor, de esta
forma no se soluciona el problema, porque aún no es posible precisar un solo criterio de
clasificación. Frente a esto algunos autores señalan que como el código define a los contratos y acá
hablamos de actos jurídicos en rigor no se trata de conceptos legales, de manera que podemos
prescindir de ellos. En consecuencia el criterio de clasificación atiende a la forma como existen los
actos jurídicos, y a partir de eso distinguimos:

a. Acto jurídico principal: es aquel que subsiste por si mismo sin necesidad de otro acto
jurídico.
b. Acto jurídico accesorio: es aquel que no puede subsistir por si mismo sino que requiere de
otro acto jurídico. A su turno esto de sub clasifica atendiendo a la función que desempeñe:
i. Asegurativos: son los que tienen por objeto asegurar el cumplimiento de una
obligación principal.
ii. Complementarios: son aquellos que para producir sus efectos requieren de la
celebración de otro acto jurídico.

 Atendiendo a su perfeccionamiento. Distinguimos actos jurídicos consensuales, solemnes,


y reales.

a. Actos jurídicos consensuales: son aquellos que se perfeccionan por la sola voluntad de su
autor o el solo consentimiento de las partes. Por ejemplo la compraventa por regla general,
al arrendamiento por regla general, el mandato por regla general.

b. Actos jurídicos solemnes: son aquellos que se perfeccionan mediante el cumplimiento de


ciertos requisitos externos o solemnidades. Por ejemplo la compraventa de bien raíz que
exige escritura pública, el matrimonio que exige la intervención de un oficial de registro
civil y la presencia de 2 testigos hábiles, el testamento que debe constar por escrito y
requiere de la intervención de testigos hábiles, etc.

c. Actos jurídicos reales: son aquellos que se perfeccionan mediante la entrega de la cosa.
Por ejemplo el comodato, el depósito, el mutuo, la prenda civil, etc.

Observaciones

1. Esta clasificación no se formula atendiendo a la mayor o menor importancia de la voluntad


o el consentimiento, ya que todo acto jurídico precisa la concurrencia de voluntad o
consentimiento, lo que ocurre es que en los actos consensuales esa voluntad o
consentimiento es suficiente para que el acto nazca a la vida del derecho, y en los demás
actos jurídicos se requiere del cumplimiento de ciertas solemnidades o de la entrega de la
cosa.
2. Cuando hablamos de los actos jurídicos solemnes decimos que para su perfeccionamiento
se requiere del cumplimiento de ciertas solemnidades y no hablamos de formalidades,
porque entre formalidades y solemnidades existe una relación de género a especie. La
formalidad es el género y se refiere a todo requisito externo. En cambio la solemnidad es
una especie de formalidad, y se trata de los requisitos externos exigidos para el
perfeccionamiento de un acto jurídico.
3. Tratándose de los actos jurídicos reales hay que tener presente :
a. El artículo 1443 señala que se perfeccionan mediante la tradición de la
cosa, lo que no es correcto, ya que según el art 670 la tradición es una
entrega que supone transferencia de dominio, lo que no siempre ocurre en
los actos reales.
b. En estos actos jurídicos si no hay entrega no hay acto jurídico.
c. No cabe confundir la entrega que perfecciona el acto jurídico real con la
entrega que forma parte del cumplimiento en otros actos jurídicos. Por
ejemplo en la compraventa el vendedor se obliga a entregar la cosa, cuando
hace la entrega está cumpliendo con su obligación que nació al
perfeccionarse el acto jurídico, pero esa entrega no es la forma de
perfeccionar el contrato de compraventa, de manera que ese contrato no es
un acto jurídico real.

Clasificaciones entregadas directamente por la doctrina

 Atendiendo a su contenido. Distinguimos actos jurídicos patrimoniales y actos jurídicos de


familia.

a. Actos jurídicos patrimoniales: son aquellos que tienen un contenido económico


directo, por ejemplo la compraventa, la donación entre vivos, la tradición, etc.
b. Actos jurídicos de familia: son aquellos que regulan relaciones de familia y por lo
tanto carecen de un contenido económico directo, lo que no significa que carezcan de
toda repercusión económica. Por ejemplo el matrimonio o el reconocimiento de un hijo.

Importancia de esta clasificación

Aparece a propósito del principio de la autonomía privada. En virtud de este principio las personas
somos libres para relacionarnos jurídicamente con quien estimemos convenientes, y para regular
nuestros intereses jurídicos de la forma que estimemos conveniente. Este principio se aplica casi sin
limitaciones tratándose de los actos patrimoniales. En cambio aparece muy limitado tratándose de
los actos jurídicos de familia (esto porque hay una regulación imperativa por el legislador en los
actos de familia).

 Atendiendo a la oportunidad en que producen las totalidad de sus efectos.

a. Actos jurídicos entre vivos: son aquellos que para producir la totalidad de sus efectos no
requieren del fallecimiento de su autor o de alguna de las partes. Por ejemplo una
compraventa, el matrimonio, la tradición, etc.

b. Actos jurídicos por causa de muerte: son aquellos que para producir la totalidad de sus
efectos requieren del fallecimiento de su autor o de alguna de las partes. Por ejemplo el
testamento.

Precisiones

1. No es correcto decir que acto jurídico entre vivos es aquel que produce sus efectos en vida
del autor o de las partes, porque también puede producir efectos en caso que fallezca alguna
de ellas. Por ejemplo, en una compraventa las partes acuerdan que el precio se pagará 5
años después de celebrado el contrato y a los 2 años muere el comprador, la compraventa
sigue produciendo efectos y serán los herederos del comprador quienes tendrán que pagar el
precio.
2. No es correcto decir que acto por causa de muerte es aquel que produce efectos al
fallecimiento de su autor o de alguna de las partes porque puede producir algunos efectos
en vida del autor o las partes. Por ejemplo un testamento puede contener declaraciones y
disposiciones de bienes. Las disposiciones de bienes tendrán efecto al fallecer el testador,
pero algunas declaraciones pueden surtir efecto en vida del testador, por ejemplo el
reconocimiento de un hijo o el reconocimiento de una deuda.

 Atendiendo a su incidencia en una relación jurídica. Distinguimos actos jurídicos


conmutativos, actos jurídicos translaticios, y actos jurídicos declarativos.

a. Actos jurídicos constitutivos: son aquellos que dan origen a una situación jurídica nueva,
por ejemplo el matrimonio da origen al estado civil de casados.
b. Actos jurídicos translaticios: son aquellos cuyo objeto es el cambio de titular de un
derecho, en este caso no se está creando una situación jurídica nueva porque el derecho ya
existía, lo que ocurre es que va a cambiar de titular. Por ejemplo la tradición.

c. Actos jurídicos declarativos: son aquellos que reconocen una situación preexistente, por
ejemplo la partición de bienes. Una de las formas de poner término a la comunidad es por
medio de la partición, y una de las formas de hacer la partición es de común acuerdo por los
comuneros. Ese acuerdo es un acto jurídico y se limita a reconocer una situación
preexistente. El art 1344 consagra el efecto declarativo de la partición ya que sus efectos de
retrotraen al momento en que se forma la comunidad. Es decir la partición no produce sus
efectos desde su perfeccionamiento y hacia el futuro, sino que esos efectos se retrotraen al
momento en que se forma la comunidad, de ahí que solo está reconociendo una situación
preexistente.

 Atendiendo a su incidencia en el patrimonio. Distinguimos actos de administración y actos


de disposición.

a. Actos jurídicos de administración: son aquellos que no implican una salida de bienes del
patrimonio de una persona, por ejemplo el arrendamiento, el comodato, la prenda civil, etc.

b. Actos jurídicos de disposición: son aquellos que implican una salida de bienes del
patrimonio de una persona. Por ejemplo la compraventa, el mutuo, la donación entre vivos.

Comentario

Los autores no están contestes en los conceptos de acto jurídico de administración y de disposición.
Y algunos señalan que ello va a depender de la naturaleza del giro del negocio de la persona. Por
ejemplo si una persona se dedica a la producción de vinos o a la administración de un restaurant va
a celebrar contratos de compraventa, para ellos ese acto jurídico que en principio es de disposición
sería un acto jurídico de administración porque forma parte del giro de su negocio.

Importancia de esta clasificación

1. En materia de protección: los actos jurídicos de disposición se encuentran más protegidos


que los de administración ya que implican un cambio en la composición del patrimonio. Por
ejemplo el marido casado en régimen de sociedad conyugal puede dar en arriendo los
inmuebles sociales en principio sin autorización de la mujer, pero para enajenarlos requiere
de la autorización de la mujer.
2. En materia de mandato: el mandato solo confiere naturalmente al mandatario la facultad de
celebrar actos de administración, pero no actos de disposición. Ahí está el art 2132.
 Atendiendo a la normalidad de sus efectos. Distinguimos actos jurídicos puros y simples, y
actos jurídicos sujetos a modalidad.

a. Actos jurídicos puros y simples: son aquellos destinados a producir sus efectos
normales, estos constituyen la regla general.

b. Actos jurídicos sujetos a modalidad: son aquellos cuyos efectos normales han sido
modificados a través de alguna modalidad. Las modalidades son formas especiales de
ser que presentan ciertos actos jurídicos y que alteran sus efectos normales. Por ejemplo
tradicionalmente se han señalado la condición, el plazo, y el modo; y modernamente se
agrega la alternatividad, la factibilidad, la solidaridad, la indivisibilidad, la
representación, etc.

 Atendiendo a su necesidad de causa. Distinguimos actos jurídicos causales y actos


jurídicos abstractos.

a. Actos jurídicos causales: son aquellos que para existir requieren de causa, estos
constituyen la regla general.

b. Actos jurídicos abstractos: son aquellos que pueden existir sin necesidad de causa. Por
ejemplo los títulos de valores, como la letra de cambio, el pagaré, o el cheque.

Observaciones

Algunos autores señalan que todo acto jurídico requiere de causa, lo que ocurre en los actos
abstractos es que el legislador presume de derecho la concurrencia de la causa.

26 de marzo de 2010

V. Elementos de los actos jurídicos

El art 1444 se refiere a los elementos de los contratos y a partir de esta disposición la doctrina la
extrapola y la hace aplicable a todos los actos jurídicos.

1. Elementos de la esencia o esenciales: son aquellos sin los cuales el acto jurídico no
produce efecto alguno o degenera en un acto jurídico diferente.

Clases de elementos esenciales

a. Elementos esenciales generales: son aquellos sin los cuales el acto jurídico no
produce efecto alguno. Se llaman generales porque son comunes a todo acto
jurídico. Los autores no están contestes en orden a cuáles son estos elementos, sin
embargo en general se identifican con los requisitos de existencia del acto jurídico,
esto es con la voluntad o el consentimiento, el objeto, la causa, y las solemnidades
cuando se exigen como requisito de existencia.

b. Elementos esenciales particulares: son aquellos sin los cuales el acto jurídico
degenera en un acto jurídico diferente. Se llaman particulares porque son propios de
cada acto jurídico. Por ejemplo el precio en la compraventa, si a una compraventa
le falta el precio deja de ser compraventa y podríamos estar frente a una donación.

2. Elementos naturales o de la naturaleza: son aquellos que sin ser esenciales se entienden
pertenecer al acto jurídico sin necesidad de una clausula especial.

Observaciones

Estos elementos no son esenciales, es decir pueden faltar en un acto jurídico, sin que por
ellos deje de producir efectos o vaya a degenerar en un acto jurídico diferente.
Si las partes nada dicen se entienden incorporados al acto jurídico.
Frente a estos elementos el rol de la voluntad de las partes es poder modificarlos o
derogarlos.
Las leyes que se refieren a estos elementos son interpretativas o supletorias de la voluntad
de las partes.

Ejemplos

a. La condición resolutoria tacita, que según el art 1489 va envuelta en todo contrato
bilateral.
b. La obligación de saneamiento en la compraventa. En la compraventa el vendedor
asume una obligación esencial, la de entregar la cosa, pero además asume una
obligación de la naturaleza, que es conceder al comprador una posesión pacífica,
útil, y duradera de la cosa vendida. Si un tercero reclama derecho sobre la cosa o si
esta tiene vicios ocultos el vendedor debe responder del saneamiento.

3. Elementos accidentales: son aquellos que ni esenciales ni naturalmente pertenecen al acto


jurídico y que las partes agregan por medio de clausulas especiales.

Precisiones

a. Si las partes nada dicen estos elementos no se entienden incorporados al acto


jurídico.
b. Por regla general dentro de los elementos accidentales encontramos a las
modalidades.

Comentario

Algunos autores italianos al hablar de los elementos constitutivos de los actos jurídicos
señalan que solo se hace referencia a los elementos de la esencia ya que en rigor son estos
los elementos indispensables para que haya acto jurídico. En cambio los elementos de la
naturaleza o los accidentales pueden faltar en un acto jurídico sin que ello afecte su eficacia.

VI. Requisitos de los actos jurídicos

Son los presupuestos que debe reunir el acto jurídico para nacer a la vida del derecho o para nacer
válidamente a la vida del derecho.

Precisiones

1. La doctrina a partir del concepto tradicionalmente distingue entre requisitos de existencia y


requisitos de validez.

2. Los requisitos de existencia son los presupuestos necesarios para que el acto jurídico nazca
a la vida del derecho, de manera que si se omiten el acto no nace a la vida del derecho, es
decir, en doctrina la sanción sería la inexistencia jurídica.

3. Los requisitos de existencia son la voluntad o el consentimiento, el objeto, la causa y las


solemnidades cuando se exigen como requisito de existencia.

4. Los requisitos de validez son los presupuestos necesarios para que el acto jurídico nazca a
la vida del derecho sin adolecer de un vicio de unidad, en consecuencia, si falta uno de
estos requisitos el acto nace a la vida del derecho, pero es susceptible de ser declarado nulo.

5. Los requisitos de validez son la voluntad o consentimiento libre y espontáneo, la capacidad


de ejercicio, el objeto lícito, la causa lícita, y las solemnidades cuando se exigen como
requisito de validez.

6. El art. 1445 se refiere a los requisitos en general sin distinguir cuales son de existencia y
cuales son de validez.

PRIMER REQUISITO DEL ACTO JURIDICO: LA VOLUNTAD

Concepto: El Código no la define. El diccionario de la R.A.E. señala que es la potencia del alma
que nos mueve a hacer libremente lo que queremos. Jurídicamente se dice que es la facultad del
hombre de hacer o no hacer libremente lo que desea.

Observaciones

No hay que confundir voluntad y consentimiento, la expresión voluntad se reserva a los actos
jurídicos unilaterales, mientras que la expresión consentimiento se reserva a los actos jurídicos
bilaterales, de ahí que el consentimiento se define como el concurso real de voluntades de dos o más
partes

Formación del consentimiento

Reglamentación: Art. 97 – 108 Código de Comercio


Problema

El art 1 del Código de Comercio señala cual es el ámbito de aplicación de este código y establece
que reglamenta:

i. Las obligaciones contraídas por los comerciantes, relativas a sus operaciones mercantiles.
ii. Las obligaciones contraídas por personas no comerciantes para asegurar el cumplimiento de
una obligación comercial.
iii. Las obligaciones que proceden de actos exclusivamente mercantiles.

Dado que el código de comercio es una ley especial frente al Código Civil la pregunta es: ¿Podemos
aplicar las normas del Código de Comercio sobre formación del consentimiento a los actos jurídicos
civiles?
La doctrina y jurisprudencia unánimemente han dicho que si es posible y para ellos dan los
siguientes argumentos:

1. El mensaje del Código de Comercio que señala que se ha advertido un vacío en el Código
Civil en relación a esta materia, de ahí que el Código de Comercio viene a llenar este vacío.
2. Como el Código Civil no reglamenta esta materia hay un vacío o laguna legal, frente a la
cual el juez debe integrar. El art 170 nº5 del CPC señala que el jueza puede integrar
recurriendo a los principios de equidad y se ha dicho que si las normas del Código de
Comercio son equitativas para los actos mercantiles también deben serlo para los actos
civiles.
3. La calidad de general o especial de una norma no dependen de su ubicación en uno u otro
código, sino que para calificarla de tal hay que estar a su contenido, luego si observamos el
contenido de estas normas del Código de Comercio advertiremos que son de carácter
general

¿Cómo se forma el consentimiento? Se forma por la unión de dos actos jurídicos unilaterales y
sucesivos que son la oferta y la aceptación.

1) La oferta

Concepto: es la propuesta que una persona formula a otra de celebrar una determinada convención.

Requisitos

a. Siendo la oferta un acto jurídico debe cumplir con todos los requisitos de la voluntad, esto
es debe ser seria, manifestada, sincera y libre y espontánea.
b. Debe ser precisa, es decir, debe señalar cuál es el acto jurídico que se pretende celebrar
c. Debe ser completa, es decir, debe contener una referencia a todos los elementos de la
convención que se pretende celebrar
d. Debe ser autosuficiente, es decir, debe estar formulada de tal forma que sólo baste de una
aceptación pura y simple para que se forme el consentimiento.
e. Debe proceder del oferente o de su representante.

Observaciones

a. El oferente debe ser una persona determinada, porque es necesario que el destinatario de la
oferta sepa a quien debe dar la aceptación.
b. Por el contrario el destinatario de la oferta puede ser una persona determinado o
indeterminada (puede ser una persona en particular o al público en general)

Ejemplo de una oferta que cumpla todos los requisitos: “vendo cachorros dálmata a 10 mil pesos
cada uno de dos meses, inscritos, con buen pedigree, y con vacunas al día”

Clases de ofertas

1. Atendiendo a la forma como está formulada

a. Oferta Expresa: es aquella que se formula en términos formales, explícitos y directos.


Por ejemplo “te vendo mi CC en 10.000”.
b. Oferta Tácita: es aquella que se deduce inequívocamente de un conjunto de hechos o
circunstancias que revela el contenido de la voluntad del oferente. Ejemplo: En una
vitrina que diga “Reloj 30.000” se deduce inequívocamente, porque en la tienda Ripley
no arriendan cosas, solo venden, se deduce inequívocamente que es una oferta de
compraventa.

2. Atendiendo al destinatario

a. Oferta a persona determinada: es aquella que está dirigida a una persona en particular.
b. Oferta a persona indeterminada: es aquella que está dirigida al público en general. Ahí
está el art 105 del Código de Comercio. Nos es vinculante para el oferente.

3. Atendiendo al lugar donde se encuentra el destinatario de la oferta:

a. Oferta entre presentes: es aquella en que el destinatario de la oferta se encuentra en el


mismo lugar que el oferente.
b. Oferta entre ausentes: es aquella en que el destinatario de la oferta se encuentra en un
lugar distinto de aquel en que se encuentra el oferente.
Observación

Esta clasificación importa a propósito del momento en que debe darse la aceptación.

Valor jurídico de la oferta


En doctrina los autores discuten si la oferta es o no vinculante para el oferente. En esta materia
encontramos 2 grandes teorías.

1. Teoría clásica: señala que la oferta no es obligatoria para el oferente, de manera que este se
puede retractar sin que se genere responsabilidad alguna para él.
2. Teoría moderna: señala que la oferta es obligatoria para el oferente, de manera que este no
puede retractarse, y si no cumple o no respeta esa oferta surge responsabilidad para él.

Situación en Chile

A partir del art 99 Código de Comercio se ha entendido que el legislador recogió la teoría clásica,
ya que el oferente puede retractarse de la oferta. Con todo, el propio art 99 del Código de Comercio
contempla 3 excepciones. Primero, si el oferente se obligó a esperar contestación. Segundo, si el
oferente se obligó a no disponer del objeto del contrato sino una vez desechada la oferta. Tercero, si
el oferente se obligó a no disponer del objeto del contrato sino transcurrido un determinado plazo.
Si el oferente se retracta en cualquiera de estas tres hipótesis estamos frente a una retractación
tempestiva, que según el art 100 impone al oferente la obligación de indemnizar los daños causados
al destinatario de la oferta. En este caso el Código de Comercio se aproxima a la teoría moderna,
pero siempre reconoce el derecho del oferente a retractarse. Frente a esta retractación tempestiva
existe la retractación intempestiva que es aquella que se da después que el destinatario de la oferta
ha aceptado, esta retractación no produce efectos y si el oferente no cumple habrá un
incumplimiento contractual porque se entiende que ya que se formó el consentimiento.

2) La aceptación

Concepto: es la conformidad que el destinatario de la oferta formula entorno a la proposición que el


oferente le ha hecho.

Clases de aceptación

1. Atendiendo a como se formula. Distinguimos


a. Aceptación expresa: Es aquella que se formula en términos formales, explícitos y directos.
“Sí, acepto”
b. Aceptación tácita: Es aquella que se deduce inequívocamente de un conjunto de hechos y
circunstancias que revelan el contenido de la voluntad. Ejemplo: parar el dedo, en un
paradero, para subirse a la micro. Tomar una polera en Ripley para comprarla
Requisitos

a. Siendo la aceptación un acto jurídico debe reunir los requisitos comunes a toda declaración
de voluntad y por lo tanto debe ser, seria, manifestada, sincera y libre y espontánea.
b. Debe ser pura y simple. Ahí está el art 102 del Código de Comercio. La aceptación
condicional será considerada como una propuesta. “si, pero 5 millones esta cara, 4 millones
y medio”, paso a ser considerado como un oferente, y el oferente primitivo pasa a ser el
destinatario. Señala que la aceptación condicional es considerada como una nueva oferta, de
manera que el aceptante condicional es considerado un oferente y el oferente primitivo pasa
a ser el destinatario de la oferta modificada.
c. Debe ser oportuna. El destinatario de la oferta debe dar la aceptación mientras la oferta aún
está vigente (art 101 Código de Comercio). La oferta termina, primero, por la retractación
del oferente, segundo, por la muerte del oferente y tercero, por la incapacidad legal del
oferente. A estos tres casos del art 101 del Código de Comercio, se agrega por el
vencimiento de plazo para la vigencia de la oferta, ese plazo puede ser voluntario si el
oferente se obligó a no disponer del objeto del contrato si no vencido un determinado plazo.
Si el oferente nada dice, el código establece plazos legales, los cuales son distintos
dependiendo de si la oferta es verbal o por escrito. Si es verbal la aceptación debe darse de
inmediato. Si es escrita, hay que subdistinguir:

i. Si el destinatario de la oferta reside en el mismo lugar del oferente el plazo es de 24


horas.
ii. Si el destinatario de la oferta recibe en un lugar distinto del oferente, el plazo es a
vuelta de correos, lo que es una cuestión de hecho y quiere decir, lo que demora la carta
en ir y lo que demora la respuesta en regresar (art 98 Código de Comercio). El día se
toma en cuenta hasta la medianoche del día siguiente (art 48 Código Civil). Por lo tanto
es algo diferente a las 24 horas.

29 de marzo de 2010

Momento en que se forma el consentimiento

En doctrina existen 4 teorías:

1. Teoría de la aceptación o declaración: señala que el consentimiento se forma por el solo


hecho que el aceptante acepte, ósea por el solo hecho que manifieste su voluntad, aun
cuando no haya enviado la aceptación al oferente.

2. Teoría de la expedición: señala que el consentimiento se forma cuando el aceptante ha


enviado su aceptación al oferente, aún cuando este no haya recibido esa aceptación.

3. Teoría de la recepción: señala que el consentimiento se forma cuando el oferente ha


recibido la aceptación, esto es cuando se encuentra dentro de su esfera de custodia aunque
no haya tomado un conocimiento real y efectivo de ella (por el solo hecho que llegue a su
casa).

4. Teoría de la información o del conocimiento efectivo: señala que el conocimiento se


forma cuando el oferente toma real conocimiento de la aceptación.

Situación en Chile

El art 99 del Código de Comercio señala que el oferente puede retractarse en el tiempo medio entre
el envío de la oferta y la aceptación, es decir dada la aceptación ya no es posible retractarse y la
razón de ellos es que entiende que se formó el consentimiento, por lo tanto el código solo exige que
se dé la aceptación sin que interese que se envíe, que se reciba por el oferente, ni que este tome
conocimiento de esa aceptación.

Situación de excepción

Se presenta en el art 1412 del Código Civil a propósito de las donaciones entre vivos. Esta
disposición señala que el donante puede revocar la donación mientras esta no sea aceptada por el
donatario y notificada la aceptación al donante. Al exigir una notificación ello implica que el
donante debe tomar conocimiento de esa aceptación.

Observaciones

Señalamos que por regla general la oferta no es vinculante para el oferente, salvo casos
excepcionales en las que el oferente se obligaba a esperar un plazo, en este caso algunos autores
estiman que ha operado la declaración unilateral de voluntad como fuente autónoma de las
obligaciones. En cambio los autores que rechazan que el Código haya contemplado a la declaración
unilateral de voluntad como fuente autónoma de las obligaciones señalan que aquí hay un pre
contrato, en que el consentimiento se forma por la oferta a plazo y la aceptación tácita de quien
recibe la oferta y utiliza el plazo para reflexionar.

Fuentes de las obligaciones: contrato, cuasicontrato, delito, cuasidelito, ley. En el art. 1437 del
Código Civil encontramos las fuentes clásicas.

Lugar en que se forma el consentimiento

Hay que distinguir

1. Si oferente y aceptante se encuentran en el mismo lugar. El consentimiento se forma en ese


lugar en que se encuentran
2. Si oferente y aceptante se encuentran en lugares distintos. El consentimiento se forma en el
lugar donde se encuentra el aceptante. Art 104 Código de Comercio. Esta solución es
lógica, porque el código de comercio recogió la teoría de la declaración que entiende que el
consentimiento se formó al darse la aceptación por lo tanto, se entiende que el
consentimiento se formó en el lugar donde se encontraba el aceptante.
Comentario

La doctrina y la jurisprudencia han señalado que tratándose de contratos celebrados en forma


telefónica estos deben asimilarse a un contrato entre presentes, porque existe la posibilidad de dar la
aceptación en forma inmediata, en cambio, si se trata de una oferta por correo electrónico no existe
tal posibilidad, de manera que tendría que pensarse de un contrato entre ausentes.

Requisitos de la voluntad y del consentimiento

La voluntad debe ser seria, manifestada, sincera, y libre y espontánea:

1. La voluntad debe ser seria: esto quiere decir que la persona que manifiesta su voluntad lo
hace con la intención de producir consecuencias jurídicas. Luego se entiende que la voluntad es
seria si la persona que manifiesta su voluntad acepta las consecuencias jurídicas que va a
generar su declaración de voluntad. Por regla general se entiende que la voluntad es seria.
Excepcionalmente se entiende que la voluntad no es seria:

a. Si se celebra un acto jurídico en el contexto de una obra de teatro.


b. Si se celebra un acto jurídico a propósito de alguna explicación que se da en clases
c. En los actos jocandi causa o actos por causa de broma. Por ejemplo: Pedro viaja a
África y le pregunta a su amigo Juan que quiere de regalo y Juan le contesta: un
elefante, Pedro le dice mejor una docena porque salen más baratos. Cuando Pedro
regresa Juan no le puede exigir que le entregue la docena de elefantes, porque se
entiende que no existió la voluntad de obligarse, ósea la voluntad no fue seria.

Situación en el Código Civil

No hay una norma que en términos generales exija que la voluntad deba ser seria, sin
embargo este requisito puede desprenderse de diversas disposiciones. Por ejemplo:

a. Art 1478. Que señala que son nulas las condiciones que dependen de la mera
voluntad de la persona que se obliga, por ejemplo: “te doy 100 millones de pesos si
quiero”. Estas condiciones son nulas porque se entiende que falta la seriedad de la
voluntad, si mi obligación de pagar 100 millones de pesos solo surge si yo quiero
no existe una real voluntad de obligarme, y por lo tanto no estoy aceptando las
consecuencias jurídicas de esa obligación.
b. Art 2121 a propósito del mandato. Este artículo señala que la simple
recomendación de negocios ajenos no es en general mandato. La razón se encuentra
en que la persona que da la recomendación no tiene la intención de asumir la
gestión de ese negocio, por lo tanto su voluntad no es seria y por esa razón es que
no hay contrato.
2. La voluntad debe ser manifestada: esto quiere decir que la voluntad debe exteriorizarse. La
razón de ellos se encuentra en que mientras la voluntad permanece en el fuero interno no puede
producir consecuencias jurídicas. El Código Civil no contiene una norma que en términos
explícitos señale que la voluntad debe exteriorizarse, pero este requisito puede extraerse de
diversas disposiciones.
a. El epígrafe del Título II del libro IV del Código Civil: “De los actos y declaraciones
de voluntad”. Lo que demuestra que la voluntad debe ser declarada.
b. En diversas disposiciones el legislador señala que es incapaz el sordo o sordomudo
que no puede expresar su voluntad claramente, estas personas tienen voluntad, pero
como no la pueden exteriorizar se asimilan a las personas que carecen de voluntad,
así el art. 1447 del Código Civil señala que son absolutamente incapaces. El art.
1005 nº5 declara que son inhábiles para testar. El art 5 nº5 de la Ley 19.947 (Ley de
matrimonio civil) declara que no son hábiles para contraer matrimonio.

Formas de manifestar la voluntad

Distinguimos acá:

1. Manifestación expresa: Es aquella en que el contenido de la voluntad se exterioriza en


términos formales, explícitos y directos, ya sea, en forma oral o por escrito.

2. Manifestación tácita: Es aquella en que el contenido de la voluntad se deduce


inequívocamente de un conjunto de hechos o circunstancias en que se encuentra una
persona.

Observaciones

a. Por regla general la manifestación tácita tiene el mismo valor de la manifestación


expresa de la voluntad. Así por ejemplo en diversas disposiciones el Código Civil
señala que la voluntad puede manifestarse en forma expresa o tácita. Por ejemplo:

i. A propósito de la aceptación de una herencia (arts. 1241 y 1242)


ii. A propósito del mandato. Ahí está el art 2124. Puede ser expresa o tácita, es tacita
porque se deduce inequívocamente.
iii. A propósito de la estipulación a favor de otro (art 1449).

b. Excepcionalmente la manifestación de voluntad solo puede ser expresa, de manera que


no tiene cabida la manifestación tácita.

i. En los actos jurídicos solemnes. En estos casos la voluntad solo puede


manifestarse a través de la solemnidad, de manera que no cabe una
manifestación tácita porque esta tiene que expresarse en la solemnidad. Por
ejemplo en la escritura pública o en presencia de un ministro de fe.
ii. En los casos en que la ley exige manifestación expresa de la voluntad. Por
ejemplo en la novación por cambio de deudor. La novación es un modo de
extinguir las obligaciones y se define como la sustitución de una nueva
obligación a otra anterior la cual queda por tanto extinguida. La novación
puede ser de varias clases, ya sea por cambio de acreedor, por cambio de
deudor, o por cambio de causa. Si es por cambio de deudor el art. 1635 exige
que el acreedor manifieste expresamente su intención de liberar al deudor, de
manera que no cabe una voluntad tácita (esto porque no le es indiferente el
deudor).

iii. Puede ocurrir que una persona ejecute un hecho cualquiera del cual se
desprenda inequívocamente su intención o voluntad en un sentido determinado.
Pero su verdadera intención apunta en un sentido diferente, en ese caso la
persona debe formular un acto de protesta o reserva en cuya virtud expresa que
su real voluntad no es aquella que va a deducirse inequívocamente de su
comportamiento. Por ejemplo:

- El art. 1244 a propósito de la aceptación de una herencia (Lo que un


heredero puede hacer respecto de una herencia es aceptarla o
rechazarla, y la aceptación puede ser expresa o tácita. Lo que pasa con
este artículo es que si el sujeto enajena la herencia se supone un acto de
heredero, y para que no se suponga el acto de heredero debe formular
una protesta o reserva ante el juez, quien autorizará que enajene el bien
sin que por ello se suponga su intención de aceptar la herencia).
- El art. 1516 a propósito de la renuncia a la solidaridad (Obligaciones
solidarias. Falta explicación)

3. Manifestación presunta: Es aquella cuyo contenido se deduce inequívocamente a partir de


ciertos hechos que la ley señala.

Observaciones

a. Entre la manifestación tácita y presunta no hay una mayor diferencia, ya que en ambos
casos el contenido de la voluntad se deduce de ciertos hechos de una persona. La
diferencia se encuentra en que la manifestación tácita, el contenido de la voluntad se
deduce de cualquier hecho, en cambio, en la manifestación presunta, se deduce de
ciertos hechos que la ley señala. Según el código no siempre hace esta distinción en
forma clara, ya que muchas veces llama voluntad tácita a aquella que en rigor es
presunta, toda vez que la ley señala los hechos a partir de los cuales se deduce la
voluntad. Por ejemplo, el art. 1516 habla de la renuncia tácita de la solidaridad, pero
señala los hechos que constituyen esa renuncia tácita, por lo tanto, en rigor, es una
manifestación presunta de la voluntad.
Valor jurídico del silencio

La regla general es que el silencio carece de valor jurídico, el que calla no dice nada, el silencio no
es manifestación tácita de la voluntad, porque en derecho no opera aquello que el que calla otorga.

Excepciones

Hay casos en que el silencio va a tener valor jurídico lo cual puede tener su origen en la ley, en la
voluntad de las partes o en la voluntad del juez.

5 de abril de 2010

CLASE PARTICIPATIVA (1r período)

Leyes Complementarias más importantes del Código Civil

1. La ley Nº4808 sobre Registro Civil.


2. La ley Nº18802, ley de la mujer, que lo que hizo fue establecer la igualdad jurídica de la
mujer, principalmente en materia de sociedad conyugal, donde ahora la mujer de ser
incapaz pasa a ser totalmente capaz. El art 1749 del Código Civil señala que el marido es
jefe de la sociedad conyugal, y agrega que el marido administra incluso los bienes que son
propios de la mujer.
3. La ley 19585, Ley de Filiación, fue la que termino con la distinción entre hijos legítimos e
ilegítimos.
4. La ley Nº19620, la actual ley de adopción.
5. La ley Nº19947, la actual ley de matrimonio civil.
6. La ley Nº19968 sobre tribunales de familia.

Principios inspiradores más importantes en el Código Civil

1. Principio de la autonomía de la voluntad: las personas somos libres para decidir si nos
relacionamos jurídicamente con otras personas; si decidimos relacionarnos jurídicamente
con alguien para decir con quien; poder decidir cuál será el contenido de la relación
jurídica.
2. Principio de la buena fe: en términos generales significa la convicción de estar actuando
conforme a derecho.
3. Principio de la libre circulación de los bienes: un principio propio del derecho de bienes,
se traduce en que la circulación de los bienes tenga la menor cantidad de trabas posibles, la
idea es que circule la riqueza, no que se entrabe esa circulación, porque si ello no ocurriese
la acumulación se daría en pocas manos.
4. El rechazo al enriquecimiento sin causa: el legislador no ve con buenos ojos que alguien
se haya enriquecido sin una causa que justifique dicho enriquecimiento.
5. Protección a la dignidad humana: hay ciertos bienes que el acreedor no puede embargar
al deudor por ejemplo, dicha disposición seria una clara manifestación de este principio.
6. Exaltación de la juridicidad: que las personas actúen conforme a la ley, en este sentido la
costumbre no es derecho (salvo en los casos en que la ley de haya remitido a ella).

Segundo período
Excepciones

I. Casos en que la ley asigna valor jurídico al silencio. Podemos señalar los siguientes
casos:

1. El articulo 2125 a propósito del mandato (esas personas que por su profesión y
oficio se dedican a administrar negocios ajenos, y el encargo es hecho por una
persona ausente, y producidas estas 2 cosas para el primero surge una obligación
que es declarar lo más pronto posible si acepta o no el encargo, y si guarda silencio
la ley declara que ese silencio se mirará como aceptación)
2. El articulo 1233 a propósito de la aceptación de una herencia.

II. Casos en que son las partes que convencionalmente asignan un valor jurídico al
silencio. Esto es lo que ocurre por ejemplo con la clausula de prórroga automática, que es
común en contratos como el arrendamiento o la sociedad, en estos contratos las partes fijan
un plazo de duración, pero acuerdan que el contrato se entenderá automáticamente
renovado en iguales términos si ninguna de las partes manifiesta su voluntad de no
perseverar en el. En este caso el silencio se mira como una voluntad de renovar el contrato.

Comentario

Los autores señalan que en este caso estamos frente a una manifestación expresa de la
voluntad porque han sido las partes las que convencionalmente han dotado de contenido a
ese silencio.

III. Casos en que es el juez quien dota al silencio de un determinado contenido jurídico.
Abelino León señala que este es el caso del silencio circunstanciado, porque atendiendo a
las circunstancias que rodearon la celebración del acto jurídico el juez puede señalar que el
silencio tiene un determinado contenido. Esta facultad del juez tendría fundamento en el art.
1546, ya que aunque las partes hayan guardado silencio en ciertas materias en razón de la
buena fe el juez puede dar contenido a ese silencio.

Requisitos para que el silencio tenga valor jurídico

1. La persona que guarda silencio tenga obligación de hablar.


2. Que el silencio incida en hechos de contenido jurídico.
3. Que la persona que guarda silencio sepa los hechos sobre los cuales está guardando silencio
y las consecuencias jurídicas que va a producir su silencio.
4. Que la persona que guarda silencio lo haga en forma libre y espontanea.
Otras materias en las que incide el silencio

I. En los elementos de la naturaleza de los actos jurídicos. Si las partes guardan silencio estos
elementos se entienden incorporados al acto jurídico.
II. En materia de prescripción extintiva. Uno de sus requisitos es que haya silencio de la
relación jurídica.
III. A propósito de la obligación de saneamiento en materia de compraventa en particular en el
saneamiento de los vicios reviditorios (vicios ocultos), ya que uno de los requisitos que
debe reunir el vicio para ser considerado reviditorio es que sea oculto, y se entiende que es
oculto entre otros casos cuando el vendedor no los ha comunicado al comprador.
IV. En materia probatoria y en particular para determinar el valor probatorio de un instrumento
privado. En principio un instrumento privado carece de todo valor probatorio, a menos, que
sea reconocido o se mande a tener por reconocido. Para estos efectos la parte que acompaña
el instrumento debe acompañarlo bajo apercibimiento legal, esto quiere decir, que la
contraparte tiene un plazo de 6 días para objetar el documento y si dentro de ese plazo
guarda silencio, el instrumento se tendrá por reconocido.
V. En materia de prueba confesional: En un juicio civil cualquiera de las partes puede solicitar
a la otra que comparezca al tribunal a confesar, este trámite se denomina, Absolución de
posiciones, la parte que pide la confesión, debe acompañar un listado de preguntas pliego
de posiciones. Si el confesante no comparece, se le cita por segunda vez y si en esta
segunda vez no comparece o compareciendo guarda silencio se le tendrá por confeso de
todos aquellos hechos categóricamente afirmados en el pliego.

3. La voluntad debe ser sincera: Esto quiere decir que debe haber correspondencia entre el querer
interno y la voluntad que se manifiesta, lo normal es que la voluntad sea sincera, sin embargo,
excepcionalmente habrá casos en que hay divergencia entre el querer interno y la voluntad
manifestada. Esta divergencia puede ser inconsciente o consiente

a. Divergencia inconsciente: En este caso no existe el propósito deliberado de manifestar una


voluntad distinta del querer interno, de manera que esta divergencia se resolverá
recurriendo a otras instituciones. Por ejemplo recurriendo a los vicios del consentimiento
como el error.

b. Divergencia consiente: En este caso existe un propósito deliberado de manifestar una


voluntad distinta del querer interno y allí encontramos 2 hipótesis:

i. La reserva mental: en este caso una persona manifiesta a otra una voluntad distinta
sabiendo que su real voluntad difiere de la manifestada. En este caso los autores señalan
que prevalece la voluntad manifestada, porque la contraparte y los terceros sólo
conocen esa voluntad manifestada.

ii. La simulación: que es el acuerdo de voluntades de dos o más partes en orden a


manifestar una voluntad distinta del querer interno con el propósito de engañar a
terceros. En este caso ambas partes saben y están de acuerdo en manifestar una
voluntad distinta del querer interno ya que sólo se busca engañar a terceros, pero no
engañar a la contraparte.

¿Cómo se resuelve esta contradicción? En doctrina encontramos 3 opiniones:

i. Teoría de la voluntad real: Para algunos debe prevalecer la voluntad real, ya que en el
fondo, es esa voluntad el motor que genera el acto jurídico.

ii. Teoría de la voluntad declarada: Para otros debe prevalecer la voluntad declarada, ya que la
voluntad mientras no se manifiesta no produce consecuencias jurídicas, además esa es la
voluntad que conocen los terceros.

iii. Teorías ecléticas. Aquí encontramos dos variantes:

a) Teoría de la confianza: señala que debe prevalecer la voluntad declarada


cuando existen razones para creer que esa voluntad corresponde al querer
interno, pero de contrario debe prevalecer la voluntad real.

b) Teoría de la responsabilidad: señala que en caso de divergencia el acto jurídico


adolecerá de un vicio de nulidad, si una de las partes actuando con la debida
diligencia no ha podido percatarse de la divergencia, pero si ello ha sido
consecuencia de un actuar negligente el acto será válido.

9 de abril de 2010

Situación en el Código Civil chileno

Los autores señalan que a falta de una norma expresa que resuelva el conflicto a partir de diversas
disposiciones se entiende que el legislador recogió la teoría de la voluntad real. Esto se desprende
de los articulos 1560, 1069 inc 2, 1445 nº2, etc.

4. La voluntad debe ser libre y espontanea: voluntad libre y espontanea es la voluntad exenta de
vicio

Precisiones

a. La voluntad libre es la que tiene la amplitud suficiente para demostrar que lo que manifiesta
la persona realmente coincide con lo que quiere.

b. Como consecuencia de lo anterior podemos distinguir dos situaciones:

i. Ausencia de voluntad. En este caso ni siquiera existe la voluntad, por lo tanto no


podemos hablar de una voluntad viciada. En este caso falta un requisito de
existencia de manera que en doctrina la sanción es la inexistencia jurídica.
ii. Voluntad viciada. En este caso hay voluntad, pero esta carece de la amplitud
suficiente como para demostrar que realmente coincide con el querer interno. En
consecuencia la sanción es distinta. En rigor hay un vicio de nulidad. Como
consecuencia de esto que la voluntad sea libre y espontanea es un requisito de
validez del acto jurídico. ¿Cuáles son los vicios de la voluntad? según el artículo
1451 los vicios del consentimiento son el error, la fuerza, y el dolo. Sin embargo,
un sector de la doctrina agrega la lesión enorme.
Observación: los articulos 1451 y siguientes contienen las reglar generales en
materia de vicios de la voluntad, sin embargo, existen normas especiales en ciertas
materias por ejemplo en la tradición, en materia de asignaciones testamentarias, en
materia de matrimonio, etc.

Problema: el art 1451 habla de vicios del consentimiento. ¿Significa esto que en los
actos unilaterales no proceden los vicios de la voluntad? No obstante el tenor literal
de ese artículo los autores han señalado que los actos jurídicos unilaterales también
pueden adolecer de vicios de la voluntad, ya que en diversas disposiciones a
propósito de distintos actos unilaterales la ley se refiere a los vicios de la voluntad,
por ejemplo el art 202 a propósito del reconocimiento de un hijo, art 1782 a
propósito de la renuncia a los gananciales, y art 1058 a propósito de las
asignaciones testamentarias.

Los vicios del consentimiento

Primer vicio del consentimiento: El error

Concepto

En el lenguaje coloquial se entiende por error el concepto equivocado que se tiene de la realidad.
Sin embargo, en el ámbito jurídico el concepto de error es más amplio, ya que no solo comprende el
conocimiento equivocado sino que también la ausencia de conocimiento. De ahí que el error se
define como la ignorancia o concepto equivocado que se tiene de la realidad.

Clases de error

Se distingue entre error de derecho y error de hecho

a. Error de derecho: es la ignorancia o concepto equivocado que se tiene de una norma


jurídica.

Aspectos que comprende


a. Ignorancia de la norma. Es decir quien padece esta clase de error de derecho
desconocía la existencia de la norma.
b. Concepto equivocado de la norma. En este caso quien padece el error sabía que la
norma existía, pero ignoraba el contenido o significado de ella.

Efectos del error de derecho


a. No vicia el consentimiento (art 1452).
Excepciones: hay casos en los que según una parte de la doctrina el error de
derecho si viciaría el consentimiento.
i. A propósito del pago de lo no debido (arts. 2297 y 2299). La hipótesis del
art 2297 es que hubo un pago y no había obligación, no debía nada, ni
siquiera había fundamento de obligación natural, fue un error de derecho, el
efecto jurídico es que se podrá repetir para el que pago. En la hipótesis del
art 2299 hay una persona que da lo que no debe, pero la ley no presume la
donación salvo que esta se pruebe, a menos que la persona que hizo el pago
sabía lo que hacía tanto en relación con los hechos como con el derecho.
Estas disposiciones parten de la base que hay alguien paga lo que no debe.
Si ese pago no tenia por fundamento ni una obligación natural el que pago
tiene una acción de repetición, aunque haya existido un error de derecho.
¿Es realmente una excepción al art 1452? Algunos autores sostienen que
no, porque si fuese una excepción significaría que el error de derecho
viciaría el consentimiento, y si hay vicio del consentimiento habría un vicio
de nulidad, es decir el que pagó lo que no debía tendría la acción de nulidad
y resulta que el art 2297 no habla de una acción de nulidad sino que de una
acción de repetición.
ii. A propósito del matrimonio nulo putativo. El matrimonio putativo es un
matrimonio nulo celebrado o ratificado ante oficial del registro civil que va
a producir los mismos efectos de un matrimonio valido respecto del
cónyuge que de buena fe y con justa causa de error lo contrajo. Algunos
autores sostienen que la expresión justa causa de error también comprende
al error de derecho.

b. Constituye una presunción de mala fe que no admite prueba contraria. Ahí está el
art 706 inc final. Los autores comentan que esta disposición se encuentra en
perfecta armonía con lo dispuesto por los articulos 7 y 8 del Código Civil. La
presunción siempre se traduce que a partir de un hecho conocido se deduce un
hecho desconocido.

b. Error de hecho: es la ignorancia o concepto equivocado que se tiene de una persona, de


una cosa, o de un acontecimiento o suceso.

Clases de error de hecho


La doctrina tradicionalmente ha clasificado al error de hecho atendiendo al objeto sobre el
cual recae el error, y así se distingue entre error en las cosas y error en la persona.
i. Error en las cosas: este se sub clasifica en error esencial, error substancia,
y error accidental. Sin embargo nosotros clasificaremos este error
atendiendo al efecto que produce la voluntad o consentimiento, así
distinguimos error impedimento, error vicio, y error indiferente.

- Error impedimento: es aquel que obsta a la formación de la voluntad


o del consentimiento. Esta clase de error es de tal magnitud que
derechamente excluye la voluntad o impide que se forme el
consentimiento. Es por esta razón que también se llama error obstáculo
o error sustantivo.
Ej.: el art 1453 plantea 2 hipótesis, cuando el error recae sobre la
especie de acto o contrato que se ejecuta o celebra, una parte cree que
se celebra un determinado acto mientras que la otra cree que se celebra
otro acto, por ejemplo cuando una de las partes entiende préstamo y la
otra entiende donación; y también cuando el error recae sobre la
identidad de la cosa especifica de que se trata, por ejemplo alguien cree
que vende un caballo pero la otra parte cree que compra una yegua.

Observación: a propósito de la segunda hipótesis de impedimento, esta


solo puede operar tratándose de cosas específicas. Las cosas atendiendo
a su determinación se pueden clasificar en genéricas y especificas. La
cosas genéricas son aquellas que están individualizadas por los
caracteres comunes a todos los individuos del genero, por ejemplo un
perro maltes. En cambio las cosas especificas son aquellas que están
determinadas por sus caracteres individuales que impiden que se
confundan con otras cosas del mismo género. Por ejemplo, el perrito
“cachupin”.

Sanción al error impedimento: los autores no están de acuerdo en


torno a la sanción para este error, y encontramos 3 opiniones: (i) Luis
Claro Solar señala que la sanción es la inexistencia jurídica, argumenta
señalando que habiendo error impedimento no hay voluntad, no hay
consentimiento, falta un requisito de existencia del acto jurídico, y si
falta un requisito de existencia la sanción es la inexistencia. Cabe tener
presente que en opinión de este autor el Código Civil recogió a la
inexistencia como una sanción distinta de la nulidad; (ii) Arturo
Alessandri señala que la sanción es la nulidad absoluta, argumenta
señalando que en su concepto el Código Civil no consagró a la
inexistencia como una sanción distinta de la nulidad, por lo tanto la
sanción más grave sería la nulidad absoluta, es decir en el Código la
falta de un requisito de existencia estaría sancionada con la nulidad
absoluta, sin embargo la nulidad absoluta solo procede por alguna de
las 4 causales taxativas que contempla el art 1682 y ninguna de ellas se
refiere expresamente al error impedimento, frente a estos el profesor
Alessandri sostiene que habría una causal genérica de nulidad absoluta
en la cual se comprenderían todas aquellas hipótesis que en doctrina
acarrean inexistencia, esa causal genérica seria la omisión de algún
requisito o formalidad que las leyes prescriben para el valor de ciertos
actos o contratos en consideración a su naturaleza; (iii) Manuel
Somarriva señala que la sanción es la nulidad relativa. Argumenta esto
diciendo primero que el tenor literal del articulo 1453 al señalar que el
error de hecho vicia el consentimiento, es decir el concepto del
legislador si hay error impedimento hay un vicio del consentimiento,
ósea hay un consentimiento viciado pero hay consentimiento al fin ya al
cabo, así que por lo tanto se excluye la inexistencia. Segundo, el tenor
literal del art 1454, esta disposición se refiere al error vicio que está
sancionado con la nulidad relativa y esta disposición señala que el error
de hecho vicia a sí mismo el consentimiento, la expresión a si mismo
significa de la misma forma o de la misma manera y por lo tanto se
entiende que el error vicio opera de la misma forma que el error
impedimento de manera que ambos tendrían la misma sanción que es la
nulidad relativa. Tercero, el sistema de nulidad del Código Civil, a
partir del art 1682 se desprende que la regla general está dada por la
nulidad relativa, es decir, habiendo un vicio de nulidad en principio
debe entenderse que es un vicio de nulidad relativa, a menos que
expresamente el legislador haya señalado que es vicio de nulidad
absoluta, si revisamos el art 1682 no aparece el error impedimento
como vicio de nulidad absoluta y la pretendida causal genérica a que se
refiere el profesor Alessandri en realidad no es tan, en efecto la causal
dice omisión de algún requisito o formalidad que las leyes prescriben
para el valor (y no para la existencia) de ciertos actos y contratos, pero
el consentimiento es un requiso de todo acto o contrato. Cuarto, de los
articulos 1684 y 1691 se deprende que la acción de nulidad relativa
prescribe en 4 años que en caso de error se cuentan desde la fecha del
acto o contrato, si la intención del legislador hubiese sido sancionar al
error impedimento con la nulidad absoluta habría dicho expresamente
que hay una excepción, esto es que en el caso del art 1453 la acción
prescribe en 10 años que es el plazo de prescripción de la acción de
nulidad absoluta. Quinto, tras la nulidad absoluta aparece
comprometido el orden público o el interés general de la sociedad, en
cambio en los casos de error impedimento solo aparece comprometido
un interés privado.

- Error vicio: es aquel que no obsta a la formación de la voluntad o del


consentimiento, pero de estar presente en un acto jurídico invalida la
voluntad, la cual deja de ser libre y espontanea.

Casos de error vicio (arts. 1454 y 1455):


(i) Cuando el error recae sobre la sustancia de la cosa objeto del
acto o contrato: la sustancia se refiere a la material de que está
hecha la cosa, por ejemplo si don Boris compra una argolla de
matrimonio creyendo que es de oro y en realidad es de pirita.
(ii) Cuando el error recae sobre una calidad esencial de la cosa que
es objeto del acto jurídico. ¿Qué se entiende por calidad
esencial? En doctrina existen 2 concepciones: una concepción
objetiva, que entiende por calidad esencial aquella que lleva a
la generalidad de las personas a representarse la realidad de una
determinada manera, por ejemplo si compro un cuadro
creyendo que lo pintó Dalí y en realidad es una copia, el que
haya sido pintado por Dalí es algo generalizado entre las
personas y cualquiera que se encuentre en esa situación habrá
incurrido en un error, y su voluntad estará viciada; y una
concepción subjetiva, la cual entiende por calidad esencial
aquella que motiva a una cierta persona a celebrar el acto
jurídico por representarse la realidad de una manera que no
corresponde a la realidad, de manera que solo esa persona
tendría una voluntad viciada, pero cualquiera otra persona que
esté en la misma situación no tendría una voluntad viciada, por
ejemplo si en una casa de antigüedades compro un reloj
creyendo que es el que perteneció a mi abuelo si en definitiva
nunca de perteneció yo soy el único que tendré una voluntad
viciada, pero para la generalidad de las personas ese error
carece de toda importancia.

12 de abril de 2010

Situación en el Código Civil

Interpretando el inc 2 del art 1454 se desprende que el código consagró la concepción objetiva,
porque la concepción subjetiva en principio sería un error accidental o indiferente, a menos que
haya sido el motivo principal de una de las partes para celebrar el acto jurídico y ese motivo haya
sido conocido por la contraparte.

(iii) Cuando el error recae sobre una calidad accidental de la cosa


objeto del acto jurídico que las partes han elevado a la categoría
de esencial. El art 1454 inc 2 señala que esa calidad accidental
debe ser el principal motivo de una de las partes para celebrar
el acto jurídico y ese motivo debe haber sido conocido de la
contraparte.
(iv) El error en la persona cuando la consideración de la persona ha
sido fundamental para la celebración del acto jurídico, ahí está
el art 1455 inc 1. Por regla general el error en la persona no
vicia la voluntad o el consentimiento, sin embargo,
excepcionalmente ello ocurre en los siguientes casos: en los
actos jurídicos de familia, como el matrimonio, el
reconocimiento de un hijo, etc. ; en los actos jurídicos intuito
persone, como los contratos de confianza, por ejemplo el
mandato, el comodato, etc.; en los actos jurídicos gratuitos,
como el testamento, la donación, etc.; en los contratos que
generan obligaciones de hacer en las que se han considerado las
actitudes o talentos del deudor.

Sanción al error vicio: indiscutidamente es la nulidad relativa

- Error indiferente: es aquel que no tiene incidencia en la voluntad o el


consentimiento. Es por esta razón que no está sancionado con la
nulidad, y de pretender ejercerse alguna otra acción, como por ejemplo
una acción indemnizatoria debe examinarse si concurren los requisitos
de conformidad a las reglas generales.

Prueba del error

Dado que el error no se presume debe ser probado por quien lo alega, y para ello cuenta con todos
los medios probatorios, sin perjuicio de las limitaciones que procedan de acuerdo a las reglas
generales.

Problema

¿Para que el error vicie el consentimiento debe tratarse de un error compartido? ¿O basta con que
una de las partes sufra el error? La doctrina ha entendido que para que haya error basta con que este
lo padezca una de las partes según se desprende el tenor literal de los articulos 1453 y 1454, ya que
ambas disposiciones se refieren al caso en que es una de las partes la que tiene una falsa
representación de la realidad.

El error común

Concepto

Es aquel del que participa la generalidad de las personas que se encuentran en un lugar y época
determinados de manera que va a producir el efecto de validar todos los actos jurídicos que se
hayan celebrado bajo su amparo

Requisitos

a. Que sea general, es decir compartido por la mayoría de las personas que se
encuentren en un lugar y tiempo determinados.
b. Que sea excusable, es decir, que la generalidad de las personas actuando con una
diligencia mediana no hayan podido percatarse de que la realidad es distinta a como
aparenta.
c. Buena fe, esto quiere decir que quien invoca el error común no debe haber conocido
que la realidad era distinta a la forma como se presenta.

Ejemplo

Se nombra a una persona como oficial de registro civil en Panguipulli, pero existe un defecto en su
nombramiento el cual por tanto es inválido. No obstante lo anterior esa persona comienza a
desempeñarse como oficial de registro civil. Celebra matrimonios, participa en el reconocimiento de
hijos, etc. Todos esos actos jurídicos debieran ser declarados nulos, sin embargo, invocando el error
común se puede alegar la validez de los mismos.

Fundamento del error común

En doctrina existen diversas teorías:

a. Algunos lo fundan en la buena fe. Debe ampararse a quien actúa con la convicción de que
lo está haciendo conforme a derecho.
b. La teoría de las apariencias. Según esta debe tenerse por real lo que aparenta serlo mientras
no se demuestre que lo aparente es distinto de lo real.
c. El principio de certeza jurídica, ya que se entiende que nuestros derechos serian muy
frágiles si en cualquier momento pudiese alegar la nulidad de un acto jurídico en razón de
que el funcionario que intervino en realidad no tenía el carácter de tal.

Situación en el Código Civil

No hay una norma que en forma expresa contemple la figura del error común, sin embargo hay
varias disposiciones que encuentran su fundamento en el. Por ejemplo, los articulos 426 inc 1, 704
nº4, 1013 (remitirse al art 1012), y 1576 inc 2.

Efecto del error común

Los actos celebrados al amparo del error común van a ser considerados validos.

Observación: la jurisprudencia ha admitido que se invoque el error común para validar


ciertos actos jurídicos celebrados por un funcionario público que en realidad carece del
carácter de tal por existir ciertos defectos en su nombramiento.

Segundo vicio del consentimiento: La fuerza

Concepto

Es la presión o coacción física o moral que una persona ejerce sobre otra para olvidarla a consentir
en la celebración de un acto jurídico.
Precisiones

1. En estricto rigor lo que vicia la voluntad o el consentimiento es el temor que es


consecuencia de esa coacción.
2. La doctrina ha señalado que hay que distinguir:
a. Lo que es la ausencia de voluntad que se refiere a aquellas hipótesis en que una
persona es víctima de una fuerza de tal magnitud que derechamente excluye su
voluntad.
b. Una voluntad viciada, ya que aquí hay voluntad solo que esta carece de la amplitud
necesaria para ser considerada una voluntad libre.

Clases de fuerza

1. Fuerza física: es aquella en que se emplean las vías de hecho. Por ejemplo, si una persona
toma la mano de otra para obligarla a imprimir su huella digital en un determinado
documento.
2. Fuerza moral: es aquella en que se emplean amenazas. Por ejemplo, si una persona dice a
otra que si no celebra un acto jurídico la va a matar.

Comentario

Los autores señalan que en rigor es la fuerza moral la que vicia la voluntad o el consentimiento ya
que la fuerza física no se excluye. Con todo, hay casos de fuerza moral que también son de tal
magnitud que llegan a excluir la voluntad o el consentimiento.

Requisitos de la fuerza para que vicie la voluntad

La fuerza debe ser grave, ilegitima o injusta, determinante, y contemporánea.

1. La fuerza debe ser grave: este requisito apunta a la intensidad de la fuerza. El articulo 1456
inc 1 señala que la fuerza es grave si es capaz de producir una impresión fuerte en una
persona de sano juicio tomando en consideración su edad, sexo, y condición.

Comentario
Los autores señalan que para considerar la gravedad a la fuerza el legislador se ha valido de
2 parámetros:
a. Un parámetro objetivo. Debe tratarse de una persona de sano juicio.
b. Un parámetro subjetivo. Además debe considerarse su edad, sexo, y condición.

2. La fuerza debe ser ilegitima o injusta: esto quiere decir que no debe estar amparada por el
derecho. ¿Esto significa que hay casos de fuerza justa? Se ha entendido que sí, hay casos en
que una amenaza podría estar amparada por el derecho. Por ejemplo, Pedro y Juan celebran
un contrato de promesa, cundo deben celebrar el contrato prometo Juan se niega y Pedro le
dice que si no lo celebra lo va a demandar, frente a ello Juan accede, con posterioridad Juan
no podría alegar la nulidad del contrato prometido argumentando que hubo fuerza porque la
amenaza estaba amparada por el derecho.

3. La fuerza debe ser determinante: esto quiere decir que de no haber existido el acto de fuerza
no se hubiese celebrado el acto jurídico, de manera que entre fuerza y acto jurídico hay una
relación de causa a efecto.

4. La fuerza debe ser actual o contemporánea: esto quiere decir que el temor debe existir al
momento de la celebración del acto jurídico.

Precisiones
a. Es indiferente si los hechos de fuerza se han verificado con anterioridad a la
celebración del acto jurídico.
b. Es indiferente si el mal constitutivo de la amenaza ha de verificarse en el futuro.

Prueba de la fuerza

La fuerza debe ser probada por la persona que la alega, y cuenta con todos los medios de prueba.
Esta persona debe acreditar los 4 requisitos de la fuerza. Sin embargo, el legislador auxilia a la
victima de la fuerza ESTABLECIENDO UNA PRESUNCIÓN DE GRAVEDAD, es decir la
victima solo queda dispensada de probar el primer requisito de la fuerza, pero debe probar todos los
demás requisitos.

Requisitos pata que opere esta presunción

a. Que se trate de un acto capaz de producir un justo temor, esto es un temor razonable.
b. Ese temor consiste en sufrir un mal irreparable y grave.
c. Quien va a ser víctima de ese mal irreparable y grave es la propia persona que celebra el
acto jurídico, su consorte o cónyuge, o alguno de sus ascendientes o descendientes. ¿Quiere
decir esto que si se trata otra persona, por ejemplo un hermano o la polola no hay fuerza?
En ese caso habrá fuerza, el tema radica es que si se trata de otras personas no opera la
presunción de gravedad, de manera que la victima de la fuerza tendrá que también probar
este requisito.

Autor de la fuerza

Según el art 1457 es indiferente que la fuerza sea ejercida por la contraparte o por un tercero. El
fundamento de esta disposición se encuentra en que en la práctica lo habitual será que se recurra a
un tercero para ejercer los actos de fuerza, además esos terceros serán insolventes para responder
eventualmente frente a una acción indemnizatoria. Sin perjuicio de lo anterior el legislador reprueba
en forma especial a la fuerza, de manera que esto confirma cual es el sistema general en el código.
Sanción para la fuerza

Hay que distinguir:


1. Si la fuerza excluye la voluntad o el consentimiento en doctrina la sanción es la
inexistencia.
2. Si la fuerza vicia la voluntad la sanción es la nulidad relativa.

El temor reverencial

Según el art 1456 inc 2 es el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisión o
respeto, y no es suficiente para viciar el consentimiento.

Comentarios
1. El temor reverencial carece de la gravedad suficiente para viciar la voluntad.
2. La razón de lo anterior se encuentra en que no hay una coacción externa, sino que una
convicción intima en orden a que si no se celebra el acto jurídico se va a desagradar a esas
personas.
3. No obstante lo anterior si a ese temor reverencial se le agregan otros elementos que por sí
solos tampoco vician la voluntad estaremos frente a un temor reverencial agravado el cual
si puede viciar la voluntad.

Tercer vicio del consentimiento: El dolo

Concepto

El art 44 inc final señala que el dolo es la intención positiva de inferir injuria o daño a la persona o
propiedad de otro. No obstante lo anterior los autores identifican tres aspectos del dolo, y solo en
uno de ellos resulta aplicable el concepto del art 44 inc final.

Aspectos del dolo

1. El dolo como vicio de la voluntad o del consentimiento.


2. El dolo como elemento de la responsabilidad contractual.
3. El dolo como elemento de la responsabilidad extracontractual.

19 de abril de 2010

1. Dolo como vicio de la voluntad o del consentimiento: Es toda maquinación fraudulenta que
emplea una persona para engañar a otra con el objeto que consienta en la celebración de un
acto jurídico.
2. Dolo como elemento de la responsabilidad contractual: Es toda maquinación fraudulenta que
emplea el deudor con el objeto de eludir el cumplimiento de su obligación en beneficio suyo y
en perjuicio de su acreedor.
3. Dolo como elemento de la responsabilidad extracontractual: En este caso aplicamos el
concepto del art 44 inc final del Código Civil, esto es la intención positiva de inferir injuria o
daño a la persona o propiedad de otro.

Concepto unitario del dolo

Los autores han tratado de dar un concepto que abarque estos tres aspectos del dolo.
1. Para algunos es toda especia de artificio de que se vale una persona para sorprender,
engañar, o defraudar a otra.
2. Para otros es toda astucia que se emplea para defraudar a otro.
3. Para otros es la voluntad consiente de producir un resultado dañoso.

El dolo como vicio de la voluntad o del consentimiento

Concepto

Es toda maquinación fraudulenta de que se vale una persona para engañar a otra con el objeto que
consienta en la celebración de un acto jurídico.

Observaciones

1. El dolo consiste en maquinaciones fraudulentas, esto quiere decir que debe haber un
comportamiento que consiste en acciones u omisiones.
2. Ese comportamiento tiene por finalidad engañar a otra persona, es decir mostrarle una
realidad que no es tal.
3. Ese engaño tiene por finalidad que la persona celebre un acto jurídico que no habría
celebrado de haber conocido la realidad.
4. Entre maquinación, engaño, y celebración del acto jurídico debe haber una relación de
causa-efecto.

Clasificaciones del dolo

I. Atendiendo a su gravedad. Distinguimos dolo bueno y dolo malo.

1. Dolo bueno: Son las exageraciones o halagos que manifiesta una persona en torno a
las bondades del acto jurídico que pretende celebrar. El ejemplo característico es la
publicidad, y se entiende que este no vicia la voluntad o el consentimiento.

2. Dolo malo: Corresponde al concepto de dolo como vicio de la voluntad o del


consentimiento. Se entiende que este impide que la voluntad tenga la libertad
suficiente que exige el legislador para que sea libre y espontanea.
II. Atendiendo a sus efectos. Distinguimos dolo principal y dolo incidental.
1. Dolo principal: Es aquel que de no haber existido no se habría celebrado el acto
jurídico.

2. Dolo incidental: Es aquel que de no haber existido no hubiese impedido la


celebración del acto jurídico, solo que se habría celebrado en condiciones más
ventajosas.

III. Atendiendo a la maquinación que se emplea. Distinguimos dolo positivo y dolo


negativo.

1. Dolo positivo: Es aquel en que la maquinación consiste en un actuar ya sea porque


el autor del dolo se comporta de una determinada manera, o bien porque pronuncia
ciertas palabras tendientes a producir el engaño.

2. Dolo negativo: Es aquel en que la maquinación consiste en alguna abstención, se


trata de silencios que se guarda. En este caso la victima del dolo tiene un
conocimiento equivocado de la realidad, y el autor del dolo sabiendo cómo es la
realidad guarda silencio para mantener a la víctima en el error.

Sanción para el dolo

Hay que distinguir si estamos frente a un acto jurídico bilateral o a un acto jurídico unilateral

1. Actos jurídicos bilaterales


a. Nulidad relativa: Esta será la sanción cuando el dolo vicie el consentimiento, para lo
cual debe reunir dos requisitos: que sea principal, es decir de no haber existido el dolo
no se habría celebrado el acto jurídico; y que sea obra de la contraparte, es decir debe
ser bilateral.
b. Indemnización de perjuicios: Si falta alguno de los requisitos para que el dolo vicie el
consentimiento solo podrá demandarse la indemnización de perjuicios, y el Código la
reglamenta en los siguientes términos: (i) se puede demandar al autor del dolo por el
total de los perjuicios, (ii) se puede demandar a quienes se han aprovechado del dolo
ajeno hasta concurrencia del provecho que hubiera reportado.

Comentario
Los autores señalan que la solución del art 1458 inc 2 es una solución justa, porque si el
dolo no es determinante no tendría sentido que pudiera demandarse la nulidad si resulta
que de todas formas se habría celebrado el acto jurídico, por otra parte si el dolo es obra
de un tercero tampoco sería justo que procediera la nulidad, porque se estaría
sancionando a la contraparte la cual no fue la autora del dolo.

2. Actos jurídicos unilaterales


Para que el dolo vicie la voluntad basta con que sea principal, no puede exigirse que sea
obra de la contraparte si no hay contraparte.
Problema
El art 1458 habla del dolo como vicio del consentimiento. ¿Puede haber dolo en los actos
jurídicos unilaterales? La doctrina y la jurisprudencia han entendido que si, ya que en
diversas disposiciones a propósito de distintos actos jurídicos unilaterales el legislador
contempla la posibilidad de que haya habido dolo. Por ejemplo, el art 202 a propósito del
reconocimiento de un hijo, 968 nº4 en relación al testamento, 1237 a propósito de la
repudiación de una asignación, y 1782 a propósito de la renuncia a los gananciales.

Prueba del dolo

El dolo debe ser probado por quien lo alega, y para ello la victima del dolo cuenta con todos los
medios probatorios. Sin embargo esta prueba no es simple, ya que existe un componente subjetivo
que no es fácil de probar. Además lo habitual es que la persona que actúa dolosamente no deje
rastro de su actuar doloso, no hay documentos ni testigos. En consecuencia, el principal medio
probatorio será el de las presunciones judiciales. Las presunciones es un medio de prueba en virtud
del cual a partir de hechos conocidos llamados invicios o pases se deduce un hecho desconocido,
que es el hecho que se presume.

Situación de excepción

Hay casos en los que la ley ha establecido presunciones de dolo. Y esto es lo que ocurre en
los arts 968 nº5 y 1301 del Código Civil, y 280 del Código de Procedimiento Civil.

La condonación del dolo

Es el perdón o renuncia al dolo, y en esta materia hay que distinguir:

1. Si se trata del dolo pasado este puede condonarse, pero la condonación debe ser expresa, lo
que supone que debe indicarse con precisión cual es el dolo que se está condonando.
2. Tratándose del dolo futuro este no puede condonarse. Según el art 1465 hay objeto ilícito y
por lo tanto nulidad absoluta.

Comentario
Los autores señalan que la condonación del dolo supone siempre un acto de renuncia. Si se
trata del dolo como vicio del consentimiento se renuncia a ejercer la acción de nulidad
relativa, y si se trata del dolo como elemento de la responsabilidad contractual o
extracontractual se está renunciando a la acción indemnizatoria.

Observaciones
Este tema debe tenerse presente cuando se estipulan clausulas exoneratorias de
responsabilidad, porque siempre existe como limite la conducta dolosa, es decir en
principio las partes pueden estipular clausulas liberatorias de responsabilidad, pero estas no
pueden extenderse al incumplimiento doloso.
La Lesión

Es el perjuicio económico que experimenta una de las partes en un contrato oneroso o conmutativo
como consecuencia de la desproporción existente entre las prestaciones de ambas partes.

Observaciones

En los contratos onerosos-conmutativos las prestaciones de las partes se miran como equivalentes.
De manera que no se exige que sean exactamente iguales. En otras palabras, en un contrato
conmutativo puede haber alguna desproporción entre las prestaciones de las partes, y ello no
implica que el derecho deba intervenir, sino que solo interviene el ordenamiento jurídico cuando
esa desproporción es de tal magnitud que estamos frente a una lesión enorme.

Concepto de lesión enorme

Es aquella que excede de los límites permitidos por el legislador

Concepciones en torno a la lesión

En doctrina existen dos concepciones o criterios en torno a la lesión. Un criterio subjetivo y otro
objetivo.

1. Criterio subjetivo: Concibe a la lesión como un vicio de la voluntad o del


consentimiento. Como consecuencia de ello puede operar en todos los contratos
onerosos-conmutativos. Dentro de esta concepción existen dos variantes.
a. Los que la consideran como un vicio que es consecuencia de un error, fuerza, o
dolo. Para esta concepción si una de las partes en un contrato conmutativo acepta
sufrir una desproporción de cierta importancia ello se debe a que fue víctima de un
error, fuerza, o dolo, por cuanto no tendría sentido recurrir a la lesión como vicio
del consentimiento ya que bastaría con invocar el error, la fuerza, o el dolo.
b. Los que la conciben como un vicio autónomo. Para esta concepción si una persona
acepta sufrir una desproporción ello no se debe a que fue víctima del error, de la
fuerza, o del dolo, sino que se debe a otras circunstancias, por ejemplo un estado de
necesidad, su inexperiencia, etc.

2. Criterio objetivo: Para esta la lesión enorme no es un vicio del consentimiento, sino que
hay lesión enorme cada vez que la desproporción excede de los límites permitidos por
el legislador, aunque la voluntad haya sido libre y espontanea. Como consecuencia de
los anterior la lesión no opera en todos los contratos onerosos conmutativos

Situación en Chile

Se ha entendido que el código recogió a la lesión con un criterio objetivo.


Razones:
1. El artículo 1451 al señalar los vicios del consentimiento no menciona a la lesión.
2. Si la lesión fuese un vicio del consentimiento estaría sancionada con la nulidad relativa. Sin
embargo, en los distintos casos de lesión en el código la sanción no es siempre la nulidad
relativa, sino que hay casos en los que se busca el restablecimiento de la equivalencia entre
las prestaciones de las partes.
3. La historia fidedigna del establecimiento de la ley. En el proyecto de 1853 la lesión enorme
aparecía como vicio del consentimiento, pero ello no pasó al texto definitivo. En
consecuencia, se entiende que la intención del legislador fue no considerarla como un vicio
del consentimiento.

Particularidades de la lesión enorme en el Código Civil

1. No opera en todos los contratos onerosos-conmutativos. Esto es consecuencia de haber


recogido la concepción objetiva.
2. No solo opera en contratos onerosos-conmutativos. También opera en actos jurídicos
distintos de los contratos.

Casos de lesión enorme en el Código Civil

1. Compraventa de bienes raíces


2. Permutación de bienes raíces
3. Clausula penal
4. Mutuo a interés
5. Aceptación de una herencia
6. Partición de bienes
7. Anticresis
8. Depósito irregular

SEGUNDO REQUISITO DEL ACTO JURIDICO: LA CAPACIDAD

Es la actitud legal de una persona para ser titular de derechos, y para poder ejercer por si mismo los
derechos de que es titular, y para poder contraer obligaciones sin el ministerio o autorización de otra
persona.

Observación

Los autores comentan que la vinculación entre voluntad y capacidad es muy estrecha, ya que solo la
voluntad de una persona capaz es la que puede producir consecuencias jurídicas.

Clases de capacidad

A partir del concepto se distingue entre capacidad adquisitiva o de goce, y capacidad de ejercicio.
1. Capacidad adquisitiva o de goce: Es la aptitud legal de una persona para ser titular de
derechos, ósea para adquirir derechos.

Observaciones

i. Esta clase de capacidad es la que habilita a una persona para adquirir derechos.
ii. Como consecuencia de lo anterior es un atributo de la personalidad, esto es una
calidad inherente a las personas por el solo hecho de ser tales.
iii. Ninguna persona podría carecer completamente de esta capacidad de goce, porque
si así ocurriere se dejaría de ser sujeto de derechos y se pasaría a ser objeto de
derechos.
iv. Lo anterior no obsta a que puedan establecerse casos de incapacidades adquisitivas.
Pero estos presentan la particularidad de ser excepcionales y especiales.
a. Son excepcionales porque la regla general está dada porque todas las
personas somos capaces. De este carácter excepcional se derivan dos
consecuencias: las incapacidades adquisitivas requieren de texto legal
expreso; las disposiciones legales que contemplan incapacidades
adquisitivas deben interpretarse en forma estricta.
b. El que sean especiales significa que solo impiden adquirir un determinado
derecho a través de un determinado modo, pero se pueden adquirir otros
derecho o incluso el mismo derecho pero a través de otro modo.
v. La capacidad adquisitiva principia al nacer, e incluso se retrotrae al momento de la
concepción por aplicación del art 77 del Código Civil.

Casos de incapacidades adquisitivas

1. Los arts 962 a 965 contemplan las incapacidades para adquirir por sucesión por causa de
muerte.
2. El art 1005 contempla las incapacidades para otorgar testamento.
3. El art 412 inc 2 impide al tutor o curador comprar los bienes raíces del pupilo o tomarlos en
arriendo y se extiende la prohibición a su cónyuge, ascendientes, y descendientes.
4. El art 1796 que prohíbe la compraventa entre cónyuges no separados judicialmente, y entre
el padre o madre y el sujeto a patria potestad.

2. Capacidad de ejercicio: Es la aptitud legal de una persona para ejercer por si misma los
derechos de que es titular y para poder contraer obligaciones sin el ministerio o autorización
de otra persona. A partir de esto se señala que la capacidad de ejercicio tiene dos
proyecciones:

a. Habilita a una persona para ejercer por si misma los derechos de que es titular.
b. Habilita a una persona para contraer obligaciones sin el ministerio o autorización de
otra persona.
Concepto del Código

Según el art 1445 inc 2 la capacidad legal de una persona consiste en poderse obligar por sí misma
y sin el ministerio o autorización de otra.

Críticas a esta definición

a. No contempla la capacidad de goce.


b. Referida a la capacidad de ejercicio es incompleta, ya que no se refiere a la posibilidad
de ejercer los derechos de que se es titular.

Observaciones

1. La capacidad de ejercicio presupone capacidad de goce, ya que para poder ejercer derechos
primero hay que ser titular de ellos.
2. La capacidad de goce no presupone capacidad de ejercicio, de ahí que es posible encontrar
personas que tengan capacidad de goce pero carezcan de capacidad de ejercicio.
3. Cuando se habla de capacidad sin otro agregado se refiere a la capacidad de ejercicio, ya
que la capacidad de goce se presupone.
4. La capacidad de ejercicio es un requisito de validez de los actos jurídicos de manera que la
incapacidad está sancionada con la nulidad.
5. La regla general está dada por la capacidad, de manera que las normas sobre incapacidades
son excepcionales y deben interpretarse en forma estricta.
6. Las incapacidades son de orden público, de manera que las partes no pueden disponer de
ellas.

23 de abril de 2010

Las incapacidades de ejercicio

A partir del art 1447 las incapacidades se pueden clasificar en incapacidades generales o
incapacidades particulares o especiales. A su turno las incapacidades generales se pueden sub
clasificar en incapacidades absolutas y relativas.

1. Incapacidades generales: son aquellas que de afectar a una persona impiden que
puedan celebrar válidamente por si misma todo acto jurídico o a lo menos la mayoría de
ellos. Estas incapacidades generales pueden ser absolutas o relativas.

a. Incapacidades absolutas: son aquellas que de afectar a una persona impiden que
pueda celebrar válidamente por si misma todo acto jurídico.

Características
i. El fundamento de la incapacidad se encuentra en que estas personas no
tienen voluntad, o si la tienen no la pueden manifestar claramente.
ii. Los absolutamente incapaces solo pueden actuar en la vida del derecho a
través de sus representantes legales.
iii. Sus actos no producen ni aun obligaciones naturales.
iv. Sus actos no admiten caución.
v. La razón por la que estas personas son incapaces es de carácter fisiológico.
vi. Si una persona absolutamente incapaz actúa en la vida del derecho por sí
mismo el acto adolece de un vicio de nulidad absoluta.

¿Quiénes son absolutamente incapaces?


Según el art 1447 son el demente, impúber, y el sordo o sordo-modo que no puede
darse a entender claramente.

- El demente: jurídicamente se entiende por demente la persona que


padece una enfermedad mental de tal magnitud que la priva de razón.

Problema
Para la ciencia de la siquiatría y sicología la demencia es una
enfermedad mental especifica, y de acuerdo a la reglas de interpretación
de la ley las palabras técnicas de toda ciencia o arte se interpretan en el
sentido que les den quienes profesan la misma ciencia o arte. Sin
embargo, en el ámbito jurídico no se interpreta esta palabra en el
sentido que les dan quienes profesan la ciencia de la siquiatría o
sicología.
¿Cómo se explica esto? El propio art 21 contempla una excepción en la
parte final. Las palabras y técnicas nos e tomaran en el sentido que les
den los que profesan la misma ciencia o arte cuando aparezca
claramente que se han tomado en un sentido diverso, y este sería un
caso en el que aparece claramente que una palabra técnica ha sido
tomada en sentido diverso, porque si se interpretara en el sentido que le
da la siquiatría, esto es como una enfermedad especifica se daría el
absurdo que toda persona que padezca una enfermedad mental que la
prive de razón pero que no tenga demencia seria plenamente capaz y
eso no tiene sentido.

Situación del demente


El demente es incapaz por el solo hecho de ser demente, es decir para
que surja la incapacidad no se requiere del decreto de interdicción, el
cual solo juega un papel probatorio según se desprende del art 465
i. Tratándose de un demente declarado en interdicción no es
necesario probar la demencia, de ahí que el art 465 inc 1
señale que sus actos son nulos.
ii. Demente no declarado en interdicción. Según el inc 2 del
art 465 en principio sus actos son válidos, a menos que se
alegue la nulidad y se pruebe la demencia.

Problema
¿Qué ocurre con los actos celebrados durante el intervalo
lúcido? Tratándose de un demente declarado en interdicción
el acto es nulo, así lo señala expresamente el art 465 inc.
Pero si el demente no ha sido declarado en interdicción el
tema se discute: (i) la doctrina tradicional ha señalado que
esos actos serian validos, ya que el art 465 inc 2 establece
que por regla general los actos del demente no interdicto
son validos a menos que se pruebe la demencia. Luego, si
se prueba que actuó en un intervalo lucido en ese momento
no habría estado demente, y por lo tanto el acto es válido;
(ii) Para otros esos actos son nulos, ya que la siquiatría
entiende que el intervalo lúcido no implica ausencia de
enfermedad, sino que ausencia de síntomas, pero la persona
sigue estando demente, de manera que si esa demencia es
probada el acto jurídico seria anulable.

Situación del demente ocasional


Este no puede ser declarado en interdicción porque el art 456 inc 1 exige
que la persona se encuentre en un estado habitual de demencia para que
pueda ser declarada en interdicción. En consecuencia sus actos en principio
serán validos a menos que se pruebe que al momento de su celebración la
persona estaba demente.

- Los impúber: según el art 26 es la mujer que no ha cumplido 12 años y


el varón que no ha cumplido 14.

Observación
Según el art 26 dentro de los impúberes podemos identificar a los infantes
que son los menores de 7 años.

Importancia de esta distinción


i. En materia posesoria. Según el art 723 inc 2 son incapaces
de adquirir posesión los dementes y los infantes. Luego, el
impúber no infante puede adquirir posesión por sí mismo.
ii. En materia de responsabilidad extracontractual. Según el
art 2319 son incapaces de delito o cuasidelito los dementes,
los infantes y el mayor de 7 años y menor de 16 que ha
actuado sin discernimiento.

Prueba de la pubertad
En el fondo se trata de probar la edad, y acuerdo al art 365 se prueba
mediante las respectivas partidas de nacimiento o de bautismo. Con todo a
falta de estos documentos y si no fuese posible determinar la edad por
declaraciones corresponderá al juez atribuir a una persona una edad media
entre la mayor y menor que fueren compatibles con el desarrollo y aspecto
físico de la persona. Para estos efectos el juez puede oír el dictamen de
facultativos.

- El sordo o sordomudo que no puede manifestar su voluntad


claramente

Observaciones
a. Los autores comentan que la expresión sordo o sordomudo es
redundante, bastaba con decir sordo porque el sordomudo es un tipo
de sordo.
b. Para que se configure esta incapacidad el sordo o sordomudo debe
ser incapaz de manifestar su voluntad claramente, es decir no la
puede manifestar verbalmente ni por escrito ni a través del lenguaje
de señas.
c. Estas personas tienen voluntad, el problema es que no la pueden
manifestar claramente.

Problema
¿Qué ocurre con los actos celebrados por la persona en estado de
ebriedad, que se encuentra bajos los efectos de las drogas, el
hipnotizado, y el sonámbulo?

Opiniones
i. Algunos autores señalan que estas personas debiesen
asimilarse a los dementes de manera que sus actos
adolecerían de un vicio de nulidad absoluta. Esta opinión es
criticada porque las incapacidades al ser excepcionales
deben interpretarse en forma estricta, de manera que no
cabe una aplicación analógica.
ii. Para otros estas personas carecen de voluntad al momento
de la celebración del acto jurídico, de manera que como
falta un requisito de existencia la sanción debiera ser la
inexistencia.

Observaciones
Para estar frente a esta hipótesis debe tratarse de una persona que
ocasionalmente se encuentre en alguno de estos estados, porque si
se trata de un alcohólico o de un drogadicto podríamos estar en
presencia de una enfermedad mental y por lo tanto podría tratarse
de un demente.

b. Incapacidades relativas: Son aquellas que de afectar a una persona impiden que
pueda celebrar por sí misma en forma valida la mayoría de los actos jurídicos. En
consecuencia, estas personas excepcionalmente pueden actuar por sí mismas en la
vida del derecho.

Características
i. Estas personas tienen voluntad, y la pueden manifestar claramente, lo que
ocurre es que les falta experiencia, de manera que su raciocinio no es
perfecto.
ii. Como consecuencia de lo anterior el fundamento de la incapacidad se
encuentra en la protección del incapaz, ya que este no puede velar por sí
mismo de sus intereses.
iii. Sus actos bajo ciertos respectos van a ser validos.
iv. Sus actos producen obligaciones naturales.
v. Sus actos admiten caución.
vi. En la vida del derecho pueden actuar a través de su representante legal,
autorizados por su representante legal y excepcionalmente por sí mismos.
vii. Si un relativamente incapaz celebra un acto jurídico por si mismo fuera de
los casos en que la ley lo autoriza el acto adolece de un vicio de nulidad
relativa.

¿Quiénes son relativamente incapaces?


El art 1447 contempla a los menores adultos y al disipador declarado en
interdicción de administrar lo suyo. Hasta antes de la ley 19802 había que agregar a
la mujer casada en sociedad conyugal, que era representada legalmente por su
marido.
i. Menores adultos: el código no los define expresamente, pero a partir del
art 26 se desprende que es la mujer mayor de 12 años y menor de 18 y el
varón mayor de 14 años y menor de 18.

Observación
Señalamos que excepcionalmente pueden actuar por sí mismos en la vida
del derecho. Esto ocurre por ejemplo: puede otorgar testamento; puede
reconocer hijos; puede desempeñar un trabajo, y lo que obtenga de él
genera su peculio profesional o industrial, de acuerdo al art 251 para la
administración de este peculio se mira como mayor de edad sin perjuicio de
las limitaciones que señala el art 254, esto es que para enajenar o gravar
bienes raíces o sus derechos hereditarios requiere de autorización judicial
con conocimiento de causa; puede contraer matrimonio, siempre que tenga
a lo menos 16 años.

ii. Disipadores declarados en interdicción de administrar lo suyo: el


disipador es la persona que dilapida sus bienes, demostrando con ello una
falta total de prudencia.
Observación
A diferencia de lo que ocurre con el demente la incapacidad del disipador
solo surge cuando es declarado en interdicción, es decir en este caso el
decreto de interdicción es fundamental para que surja la incapacidad y no
juega un rol estrictamente probatorio. En consecuencia, todos los actos
celebrados antes del decreto de interdicción son válidos.

Actuación en la vida del derecho


Puede actuar a través de su representante legal, autorizado por este, y
excepcionalmente por sí mismo lo que ocurre en los siguientes casos: puede
celebrar por si mismo actos jurídicos de familia; puede otorgar testamento;
en el ámbito patrimonial está autorizado para administrar por sí solo una
suma de dinero que fijará prudencialmente el juez atendiendo a sus
facultades económicas.

2. Incapacidades particulares o especiales

Concepto
Según el art 47 inc final son prohibiciones que la ley ha impuesto a ciertas personas
para celebrar ciertos actos jurídicos.

Observación
Estas incapacidades se llaman particulares porque afectan a una persona que es
plenamente capaz, pero que solamente tiene esta prohibición de celebrar ciertos actos
jurídicos.
Ejemplos
i. El art 412 que prohíbe al tutor o curador celebrar ciertos actos relativos a los
bienes del pupilo y en los cuales el puede tener interés.
ii. El art 1796 que prohíbe la compraventa entre cónyuges no separados
judicialmente y entre el padre o madre y el hijo sujeto a patria potestad.
iii. El art 1798 que prohíbe a ciertos funcionarios públicos comprar los bienes que
se vendan por su ministerio.
iv. El art 2144 que prohíbe al mandatario comprar los bienes que el mandante le ha
ordenado vender, y vender de los suyo al mandante lo que este le ha ordenado
comprar.

Naturaleza jurídica de estas incapacidades


Este tema reviste importancia para determinar la solución en caso de contravenirse a
estas incapacidades. Los autores no están de acuerdo respecto de la naturaleza, así:

i. Son casos de incapacidades adquisitivas. En consecuencia en caso de


contravención la sanción sería la inexistencia.
ii. Para otros, basándose en el tenor literal del inc final del art 1447 son
prohibiciones, es decir la ley impide de un modo absoluto la celebración de
estos actos, de manera que en caso de contravención según el art 1466 habría
objeto ilícito y por lo tanto la sanción sería la nulidad absoluta.
iii. Para otros se trata de casos de falta de legitimidad, es decir está faltando un
requisito exigido en consideración al estado-calidad de las personas de manera
que la sanción en caso de infracción seria la nulidad relativa.
iv. Para otros hay que distinguir: si se trata de una ley prohibitiva, ósea si
efectivamente el acto no se puede celebrar en caso alguno, hay objeto ilícito y
nulidad absoluta; si se trata de una ley imperativa, es decir si el acto se puede
celebrar cumpliendo con ciertos requisitos hay que subdistinguir (1) si el
requisito se exige en consideración a la naturaleza del acto o contrato la sanción
en caso de omitirse el requisito será la nulidad absoluta, (2) si el requisito se
exige en consideración al estado o calidad de las personas que ejecutan el acto
jurídico la sanción en caso de omitirse el requisito será la nulidad relativa.

La representación

Reglamentación
Ahí está el art 1448.

Aspectos previos

1. Una persona puede celebrar un acto jurídico ya sea personalmente o a través de un tercero.
2. Lo normal será intervenir personalmente en la celebración del acto jurídico.
3. Excepcionalmente se podrá celebrar un acto jurídico a través de otra persona, de manera
que no se intervenga personalmente en la celebración pero si se ve afectado por los efectos
de ese acto jurídico.

Rasgos tipificadores

1. Una persona celebra un acto jurídico pero no se verá afectada por los efectos de este.
2. Los efectos del acto jurídico van a afectar a quien no ha intervenido personalmente en su
celebración.

Concepto

Es una figura jurídica en cuya virtud el acto jurídico celebrado por una persona no va a afectar a
esta sino que va afectar a otra que no ha intervenido personalmente en su celebración.

Utilidad

1. Permite que las personas incapaces puedan actuar en la vida del derecho.
2. Evita que las personas tengan que trasladarse de un lugar a otro para poder celebrar un acto
jurídico.
3. Permite confiar a personas o empresas especializadas la ejecución de ciertos encargos.

Personas que intervienen

1. El representante, que es quien celebra el acto jurídico pero que no será afectado por los
efectos de este.
2. El representado, que no interviene en la celebración del acto jurídico pero que se verá
afectado por los efectos de este.

Actos jurídicos que admiten representación

Por regla general todos los actos jurídicos admiten representación. Excepcionalmente algunos como
el testamento no admiten representación ya que según el art 1004 la facultad de testar es
indelegable.

26 de abril de 2010

Requisitos de la representación

1. El representante debe estar autorizado por la ley o por la voluntad del representado para
actuar en lugar y a nombre de este.
2. El representante debe estar facultado para celebrar actos jurídicos. Respecto de los hechos
jurídicos, no cabe la representación.
3. El representante debe actuar dentro de sus facultades.
4. Contemplatio domini: esto quiere decir, que el representante debe declarar que actúa en
lugar y a nombre del representado, lo cual es importante para que se entienda que el
negocio no es para él, sino que es para otra persona.
5. El representante debe manifestar su propia voluntad.

¿Quiénes pueden ser representados?

Se entiende que todas las personas, sean naturales o jurídicas e incluso la criatura que está por
nacer, ya que según el art 243 la patria potestad también se ejerce sobre la criatura que está por
nacer y resulta que uno de los efectos de la patria potestad es la representación legal del hijo.

¿Quiénes pueden ser representantes?

Se ha entendido que todas las personas, salvo los absolutamente incapaces.


Precisiones

1. Los absolutamente incapaces no pueden ser representantes porque estos carecen de


voluntad o si la tienen no la pueden manifestar claramente, y resulta que uno de los
requisitos de la representación es que el representante declare su propia voluntad.
2. Tratándose de los relativamente incapaces estos pueden ser representantes porque el
fundamento de esta incapacidad se encuentra en la protección del incapaz y resulta que si
son representantes el acto no los va a afectar, sino que va a afectar al representado, de
manera que su patrimonio no sufrirá perjuicio alguno.
3. Los arts 2128 y 1581 expresamente señalan que el menor adulto puede ser representante.

Art. 243
Art. 2128:
Art. 1581:
(No hay problema que los incapaces relativos puedan ser representantes, ya que ellos si tienen
voluntad, pero el legislador para protegerlos, ya que se les reconoce que no tienen suficiente
discernimiento, en el caso que no se afecte su propio patrimonio está autorizado para ser
representante)
Ej.: menor adulto padre

Clases de representación

 Atendiendo a su origen o fuente: la representación se clasifica en:

1. Representación legal: es aquella que encuentra su origen en la ley. El art 43 señala que son
representantes legales de una persona, su padre o madre, el adoptante y su tutor o curador.

Precisiones
a. La referencia al padre o madre, debe entenderse hecha al padre o madre que ejerce la
patria potestad, lo que ocurre sólo respecto de sus hijos no emancipados.
b. Después de la Ley 19.620 la referencia al adoptante está demás, ya que dicha ley
establece que los adoptantes pasan a ser padres del adoptado, es decir, la adopción da
lugar al estado civil de padre, madre e hijo.
c. Tutores o curadores forman parte de un concepto más amplio que es el de las guardas.
Los tutores se le dan solamente a los impúberes y a las personas púberes se nombra
curador.
d. Fuera de estos casos de representación legal existen otros. Por ejemplo:
i. El síndico de quiebras representa legalmente al fallido. Ahí está el art 27 del
Libro IV del Código de Comercio.
ii. El juez representa legalmente al deudor en las ventas forzadas. Ahí están los
arts 671 inc 3 del Código Civil y Art. 497 del Código de Procedimiento Civil.
iii. En materia de donaciones entre vivos. El art 1411 inc 2 señala que pueden
aceptar por el donatario cualquiera de sus ascendientes o descendientes.
iv. En materia de partición de bienes, el juez partidor representa legalmente a los
comuneros en las enajenaciones de los bienes comunes. Ahí está el art 659 inc
1 Código de Procedimiento Civil.

2. Representación convencional: es aquella que encuentra su origen en un acuerdo de


voluntades entre representante y representado. El ejemplo más claro lo encontramos en el
mandato. Ahí está el art 2116

Observaciones
1. El autor David Stitchkin señala que en rigor esta representación debiera llamarse
voluntaria y no convencional, porque según el art 1448, las fuentes de la representación
son la ley o la voluntad del representado, pero no exige un acuerdo de voluntades entre
representado y representante. De ahí que él distingue lo que es el mandato, que es un
contrato y que por lo tanto supone un acuerdo de voluntades entre mandante y
mandatario de lo que es la poder-dación, que es un acto jurídico unilateral, en el que
una persona autoriza a otra para actuar en nombre y por cuenta de la primera.
2. Los autores citan otro ejemplo de representación convencional en el cuasi contrato de la
agencia oficiosa o gestión de negocios ajenos que tiene lugar si una persona sin tener
poder para representar a otra se hace cargo de uno o más negocio de esta, el interesado
sólo resultará obligado si ratifica lo actuado por el gestor o si el negocio le ha sido útil.

Efectos de la representación

Los efectos del acto jurídico van a afectar al representado como si hubiese intervenido él mismo en
la celebración del acto jurídico y no va a afectar al representante. ¿Qué ocurre si el representante
actúa extra limitándose de sus facultades? El acto es válido, pero será inoponible al representado, es
decir los efectos del acto no van a afectar al representado.

Naturaleza jurídica de la representación

En doctrina existen diversas opiniones que tratan de explicar porque los actos celebrados por una
persona no afectan a este si no que afectar a otra que no ha intervenido en su celebración:

1. Teoría de la ficción: para esta en virtud de una construcción artificial del legislador se
entiende que cuando el representante celebre el acto, en realidad lo está celebrando el
representado.
Crítica: no permite explicar la representación de las personas absolutamente incapaces.
2. Teoría del nuntius o mensajero: para esta el representante es sólo un vehículo que traslada
la voluntad del representado.
Crítica: tampoco permite explicar la representación de las personas absolutamente
incapaces.
3. Teoría de la cooperación de voluntades: para esta confluyen la voluntad de representante
y representado para formar una sola voluntad, la cual es la que se manifiesta al celebrar el
acto jurídico.
Crítica: tampoco permite explicar la representación de las personas absolutamente
incapaces.
4. Teoría de la representación modalidad: las modalidades son formas especiales de ser de
que están revestidos ciertos actos jurídicos y que alteran o modifican sus efectos normales.
La representación sería una modalidad por cuando lo normal es que el acto jurídico
produzca efectos respecto de quienes intervienen en su celebración y ese efecto normal se
ve modificado por la representación.
Crítica: se señala que la representación no puede asimilarse a una modalidad, ya que forma
parte de la constitución del acto jurídico, en cambio las modalidades, como son elementos
accidentales del acto jurídico resultan ser accesorios a este, esta crítica es refutada
señalándose que no siempre las modalidades son elementos accidentales de los actos
jurídicos, si no que hay casos en los que son elementos de la naturaleza y otros en que son
elementos de la esencia.
5. Modernamente se ha señalado que el fundamento de la representación está en el derecho
objetivo, es decir, concurriendo ciertos requisitos es el ordenamiento jurídico el que
determina que los efectos de un acto celebrado por una persona afectarán a otra.

Situación en Chile
La doctrina y la jurisprudencia han señalado que el código recogió la teoría de la
representación modalidad, según se desprende de los arts 672 inc 1, 663 inc. 1, 678 y 721
inc. 1.

Importancia de aceptar uno u otra teoría


1. En materia de vicio de la voluntad o del consentimiento: dependiendo de la teoría
que se adopte se exigirá una voluntad libre y espontánea a representante y/o a
representado.
2. En materia de buena fe: la buena fe como principio de las contrataciones significa
que las partes deben comportarse lealmente, desde las tratativas preliminares y
hasta la etapa post contractual. Dependiendo de la teoría que se adopte se exigirá la
buena fe al representante y/o al representado.

Representación y mandato

En doctrina los autores se preguntan qué elemento del mandato es la representación. Ahí están los
arts 2116 y 2151.

1. Si decimos que es un elemento de la esencia significa que se entiende incorporado al


mandato de manera tal que si falta la representación no hay mandato, ya sea porque no se
genera acto alguno o bien porque degenera en un acto diferente.
2. Si decimos que es un elemento de la naturaleza significa que puede haber mandato sin
representación, pero si las partes nada dicen la representación se entiende incorporada al
mandato.
3. Si decimos que es un elemento accidental significa que en principio la representación no
forma parte del mandato y que para que se entienda incorporada se requiere de una cláusula
especial.
La representación no es un elemento de la esencia del mandato, porque el art 2151 señala
que en el ejercicio de su cargo el mandatario puede actuar a su propio nombre o a nombre
del mandante, si actúa a su propio nombre no hay representación, de manera que es posible
concebir la existencia de un mandato sin representación. Tampoco es un elemento
accidental porque el art. 2116, al definir el mandato señala que en virtud de este contrato
una persona confía la gestión de uno o más negocios a otra persona que se hace cargo de
ellos por cuenta y riesgo de la primera, es decir, en principio se entiende que la
representación está incorporada al mandato para que el mandatario pueda hacerse cargo de
los negocios del mandante por cuenta y riesgo de este.

Observación
En la práctica es difícil concebir mandato sin representación, pero ello es perfectamente
posible, por ejemplo, don Bryan encarga a doña Sofía que le compre una casa, pero
expresamente excluyen la facultad de representar y agregan que doña Sofía va a comprar la
casa para sí y se obliga a vendérsela con posterioridad a don Bryan, en este caso, la
mandataria va a comprar la casa para sí, va a actuar a nombre propio, pero se obliga a
vender la casa al mandante porque es él el interesado en el negocio.

(Según el art 2116 no exige que en ese cometido solo se tenga que usar la representación,
hay otras formas en que el mandatario se haga cargo del mandato, no solo mediante la
representación. Es posible concebir mandato sin representación)

Representación sin mandato


Se presenta en los siguientes casos
1. En la representación legal
2. En el cuasi contrato de agencia oficiosa cuando el interesado no ratifica lo actuado por
el gestor pero de todas formas resulta obligado porque el negocio le ha sido útil

TERCER REQUISITO DEL ACTO JURIDICO: EL OBJETO

El art 1445 nº 3 exige que el acto o declaración de voluntad recaiga sobre un objeto lícito y el art
1460 exige para que haya declaración de voluntad que este tenga por objeto una o más cosas que se
trata de dar, hacer o no hacer. A partir de esto los autores señalan que el objeto es un requisito de
existencia del acto jurídico y el objeto lícito es un requisito de validez.

Concepto

En doctrina se señala que el objeto del acto jurídico son los derechos y obligaciones que nacen, se
modifica, se extinguen, se regula, se transfiere o se transmiten como consecuencia de la
celebración del acto jurídico. Sin embargo, cuando el código trata el objeto no se refiere a los
derechos, sino que se refiere a una cosa del mundo externo o a un hecho del hombre. A partir de
esto algunos autores señalan que el código habría confundido lo que es el objeto del acto jurídico
con lo que es el objeto del derecho, en efecto, el objeto del acto jurídico está constituido por el
derecho y a su turno el derecho tiene su propio objeto que puede ser una cosa del mundo externo o
un hecho del hombre. Otros autores señalan que el legislador no ha incurrido en esta confusión sino
que lo que ocurre es que reguló lo que podía regular, es decir, el legislador no podía entrar a regular
los derechos porque en virtud del principio de la autonomía privada las partes son libres para crear
tantos derecho como estimen conveniente, de manera que esos derechos son ilimitados, por lo tanto,
el legislador no podía haberlos regulado, pero sí reguló el objeto del derecho porque era posible
regular los requisitos de la cosa del mundo externo o del hecho del hombre que es objeto del
derecho.

Requisitos del objeto

Hay que distinguir si se trata de un hecho del hombre o de una cosa del mundo externo.

a. Si se trata de un hecho del hombre: este debe ser determinado y posible.


i. Determinado: esto quiere decir que debe conocerse con precisión cuál es el hecho
que debe ejecutarse, así si se trata de un contrato el deudor debe saber con precisión
cuál es el hecho que debe ejecutar, pues de otro modo se entiende que la voluntad
no sería seria.
ii. Posible: es decir el hecho debe ser susceptible de ejecutarse y esta posibilidad debe
ser física y moral, así:
1. Un hecho es físicamente imposible si es contrario a la naturaleza, por ejemplo
si en un contrato una persona se obliga a beber toda el agua del océano.
2. Un Hecho es moralmente imposible si es prohibido por la ley o contrario al
orden público o a las buenas costumbres, por ejemplo, si en un contrato de
prestación de servicios Pedro se obliga a matar a Juan.

Observación
La imposibilidad debe reunir 2 requisitos:
1. Debe ser absoluta, es decir, ninguna persona debe estar en condiciones de
ejecutar en hecho, porque si es relativa hay objeto.
2. Debe ser perpetua, porque si es temporal cesando la imposibilidad debe
ejecutarse el hecho de que se trata.

b. Si se trata de una cosa del mundo externo: esta debe ser real, determinada o determinable,
comerciable y lícito.

3 de mayo de 2010

1. Real: esto quiere decir que la cosa debe existir o esperarse que exista. El Código no
ha regulado en términos generales lo que ocurre con las cosas que no existen pero
se espera que exista. Sino que esto lo regula a propósito de la compraventa, y a
partir de ahí la doctrina ha extrapolado estas soluciones a los demás actos jurídicos.

Casos que pueden presentarse


a. Las partes al celebrar el acto jurídico creen que la cosa existe y efectivamente
existe. En este caso no se genera ningún problema.

b. Al tiempo de celebrarse el acto jurídico la cosa no existe pero se espera que


exista. En este caso estamos frente a una venta de cosa futura. Ahí está el art
1813. Este artículo señala 2 situaciones diferentes. Primero, la venta de cosa
que no existe pero se espera que exista, esta es la venta de cosa futura
propiamente tal, y presenta las siguientes características: es un contrato
condicional pues su perfeccionamiento está subordinado a un hecho futuro e
incierto cual es que la cosa llegue a existir; es un contrato conmutativo porque
las prestaciones de las partes se miran como equivalentes.
Y segundo, la venta de la suerte. En este caso se está comprando la
contingencia incierta de ganancia o pérdida, de ahí que reviste las siguientes
características: es un contrato puro y simple por lo tanto produce sus efectos
normales u ordinarios; es un contrato aleatorio porque las prestaciones de las
partes consisten en una contingencia incierta de ganancia o pérdida, en estos
casos el objeto de la venta es la suerte, y es eso lo que se está comprando.

Observaciones
i. La regla general está dada por la venta de cosa futura propiamente tal, ya
que para que se entienda venta de la suerte es necesario: que las partes lo
digan expresamente, y que se desprenda de la naturaleza del contrato.
ii. La venta de la suerte en rigor no es venta de cosa futura, porque lo que se
está comprando es la suerte, de manera que al perfeccionarse el acto
jurídico este tiene objeto que es la suerte.

c. Al momento de celebrarse el acto jurídico las partes creen que la cosa existe y
en realidad no existe. En este caso el legislador regula dos hipótesis:
i. La cosa no existe en absoluto. Este contrato no produce efecto alguno, es
decir en definitiva no hay venta porque carece de objeto.
ii. La cosa existe pero falta una parte considerable. En este caso surge un
derecho optativo para el comprador quien puede solicitar la resolución del
contrato o bien puede hacerlo subsistir produciéndose una disminución en
el precio.

2. Determinada o determinable: esto quiere decir que la cosa debe encontrarse


individualizada, o bien debe ser susceptible de individualizarse. En este sentido la
determinación puede ser:
a. Especifica. Lo que ocurre cuando el objeto ha sido individualizado por sus
características propias que lo distinguen de las demás cosas del mismo género.
En consecuencia, se trata de una especia o cuerpo cierto. Por ejemplo: el perrito
Baloo.
b. Genérica. En este caso el objeto ha sido individualizado por los caracteres
comunes a todos los individuos del género. Es decir, se trata de una cosa
genérica. Por ejemplo, un perro Labrador de 2 meses de edad.

Precisiones
a. Esta diferencia en la determinación del objeto interesa por ejemplo en materia
de pago, porque si se debe una especie o cuerpo cierto el deudor solo paga
entregando la especie o cuerpo cierto. En cambio si se trata de una cosa
genérica el deudor paga entregando cualquier individuo del género con tal que
sea de una calidad a lo menos mediana.
b. El artículo 1461 señala que la cantidad puede ser incierta con tal que el acto fije
reglas o contenga datos que permitan determinarla. Por ejemplo, el precio en
una compraventa se pacta en cuotas y cada cuota se fija en Unidades de
Fomento, al día de hoy no conozco el valor de la cuota de septiembre, pero el
contrato contiene los datos que permiten determinarla.

3. Comerciable: en doctrina existen dos opiniones respecto de lo que debe entenderse


por cosa comerciable.
a. Para algunos es aquella que es susceptible de dominio y posesión privada.
b. Para otros es aquella que es susceptible de relaciones jurídicas privadas.

Observación
La regla general es que las cosas sean comerciables. Excepcionalmente no son
comerciables las cosas que la naturaleza ha hecho comunes a todos los hombres y
los bienes nacionales de uso público.

4. Lícito:

Aspectos previos
a. Es un requisito de validez para todo objeto.
b. En rigor la es un requisito de validez para todo objeto de acto jurídico, esto es
independientemente de si se trata de un hecho del hombre o de una cosa del
mundo externo.

Concepto
El Código no da un concepto de objeto lícito, de manera que los autores señalan
distintos conceptos.
a. Para algunos objeto lícito es el que reúne los requisitos del mismo, esto es que
sea real, determinado o determinable, comerciable, etc.
b. Otros procediendo por descarte señalan que objeto lícito es aquel que no es
ilícito.
c. Para otros, objeto lícito es el que no es prohibido por la ley ni es contrario al
orden público o a las buenas costumbres.
Situación en el Código Civil
Nuestro código establece casos de objeto lícito. Ahí están los articulos 1462 a 1466.

a. Hay objeto ilícito en todo lo que contraviene al Derecho Público chileno (art
1462).

Precisiones
i. Se entiende por Derecho Público chileno el conjunto de normas
jurídicas que regulan la organización y actividad del Estado así como
las relaciones entre los órganos del Estado y los particulares cuando
aquellos actúan como poder del Estado.
ii. La jurisprudencia ha señalado que si en un acto jurídico se contravienen
las normas sobre jurisdicción y competencia habría objeto ilícito.
iii. Se ha hecho una interpretación extensiva de esta disposición
señalándose que hay objeto ilícito en todo lo que contraviene al orden
público chileno.

b. Hay objeto ilícito en los pactos sobre sucesión futura (art 1463). El artículo
1463 señala que el derecho de suceder a una persona viva no puede ser objeto
de donación o contrato, aunque intervenga la voluntad de esa misma persona.

Clases de pacto sobre sucesión futura


i. Pacto de institución. Es aquel en que el futuro causante se obliga a
asignar alguna parte de sus bienes a otra persona.
ii. Pacto de cesión. Es aquel en que el futuro heredero transfiere a un
tercero el derecho real de herencia que va a adquirir al fallecer el
causante.
iii. Pacto de renuncia. Es aquel en que el futuro heredero abdica del
derecho real de herencia que adquiriría al fallecer el causante.
iv. Pacto de no disposición. Es aquel en el futuro causante se obliga a no
asignar sus bienes por testamento.
¿Cuál es el fundamento para esto? En el derecho romano se les conoció
como pactos corvinos, y estaban prohibidos, por cuanto se estaba
lucrando con la muerte de una persona y existía el temor a las
tentaciones.

Observación
El artículo 1463 señala que estos pactos no pueden ser objeto de
donación o contrato. Pero estas expresiones no son precisas, porque la
donación es un contrato. De ahí que los autores han señalado que lo que
el legislador quiso decir es que estos pactos no pueden ser objetos de
actos gratuitos ni onerosos.
Problema
El articulo 1463 inc 2 señala que puede haber pactos lícitos entre el
que debe una legitima (futuro causante) y un legitimario (hijo,
ascendiente, o cónyuge sobreviviente), y esos pactos lícitos pueden
versar sobre la misma legitima o la cuarta de mejoras (que son
asignaciones forzosas). Y estos pactos se rigen por las reglas del título
de las asignaciones forzosas. Sin embargo, al examinar el titulo de las
asignaciones forzosas solo encontramos el artículo 1204, el cual señala
que es lícito el pacto de no mejorar. En consecuencia, la remisión que
hace el articulo 1463 inc 2 al título de las asignaciones forzosas no es
preciso porque en materia de legítimas no hay ningún pacto lícito y en
materia de mejoras solo es lícito el pacto de no mejorar.

(Ver artículos 1167, 1181, 1182, y 1463) (Ver artículo 1204, respecto
de las asignaciones forzosas).

c. Hay objeto ilícito en la condonación del dolo futuro (art 1465).

Observaciones
i. El fundamento de esta disposición se encuentra en que de autorizarse el
perdón anticipado del dolo se estaría autorizando anticipadamente a una
persona para que actúe de mala fe. Lo cual no es congruente con los
principios que informan nuestro ordenamiento jurídico.
ii. También se ha señalado que se aceptarse la renuncia anticipada a los
efectos del dolo sin lugar a dudas una clausula liberatoria de esta
naturaleza sería frecuente en los contratos concluidos por adhesión,
porque el polo fuerte de la relación jurídica impondría esta clausula a su
contraparte.
d. Hay objeto ilícito en ciertas ventas (art 1466). El artículo 1466 señala que hay
objeto ilícito en la venta de:
i. Libros cuya circulación es prohibida por la autoridad competente.
ii. Láminas, pinturas, y estatuas obscenas.
iii. Impresos condenados como abusivos de la libertad de prensa.

Observación
Los autores señalan que el fundamento de la ilicitud se encuentra en que estos
objetos atentan contra la moral, las buenas costumbres, y el orden público. Pero
estos conceptos son conceptos estándar o válvulas cuyo contenido va
cambiando en el tiempo y de lugar en lugar, de manera que al día de hoy las
cosas comprendidas en este artículo son distintas de las que se entendían tiempo
atrás.

e. Hay objeto ilícito en todo acto prohibido por la ley. Este caso de objeto ilícito
encuentra su fundamento en que tales actos siendo contrarios al orden público,
la moral, o las buenas costumbres son de tal gravedad que el legislador
expresamente los ha prohibido, como ocurre por ejemplo con la compraventa
entre cónyuges no separados judicialmente.

7 de mayo de 2010

f. Hay objeto ilícito en las deudas contraídas en los juegos de azar. El Código
regula al juego como un contrato aleatorio, y en materia de juego se distingue
entre los juegos de destreza y los juegos de azar.

i. Juegos de destreza: son aquellos en los que predomina la habilidad.


Pueden subclasificarse en:
- Juegos de destreza intelectual: son aquellos en los que predomina el
intelecto. Por ejemplo el ajedrez. Según el art 2260 estos juegos
producen obligaciones naturales.
- Juegos de destreza corporal: son aquellos en los que predomina la
habilidad física. Por ejemplo la fuerza, la velocidad, etc. Según el art
2263 estos producen obligaciones civiles. En consecuencia, los juegos
de destreza son lícitos.

ii. Juegos de azar: son aquellos en los que predomina la suerte. Y estos son
ilícitos. El fundamento de la ilicitud se encuentra en que el legislador
teme que las personas dilapiden sus bienes para conseguir un riqueza
fácil. Con todo, diversas leyes especiales han autorizado algunos juegos
de azar, como los casinos, la Lotería, la Polla chilena de beneficencia.

Observación
El art 1460 se refiere a los juegos de azar, pero también de aplica a la
apuesta, ya que esta se rige por el mismo estatuto jurídico del juego. La
diferencia entre el juego y la apuesta se encuentra en que en el juego las
partes intervienen directamente, en cambio en la apuesta se interviene
de una forma indirecta.

g. Hay objeto ilícito en ciertas enajenaciones (art 1464)

i. En la enajenación de las cosas que no están en el comercio:

Problema
Según el art 1261 la comerciabilidad es un requisito para que exista el objeto, y
el art 1464 nº1 señala que la comerciabilidad es un requisito para que el objeto
sea licito. ¿Cómo se resuelve este problema?

Opiniones
- Luis Claro Solar señala que existe una contradicción entre ambas
disposiciones, y en su concepto el art 1461 es el que está en lo correcto,
porque si la cosa no es comerciable no puede ser objeto de un acto
jurídico, por lo tanto para que exista objeto la cosa debe ser
comerciable.
- Eugenio Velasco señala que entre ambas disposiciones no hay
contradicción porque el art 1461 cuando exige la comerciabilidad se
está refiriendo a una cosa que ya existe. De manera que la
comerciabilidad seria un requisito para que el objeto sea lícito.
- Otros autores señalan que hay contradicción entre estas dos
disposiciones. Pero la resuelven aplicando el principio de especialidad.
En este sentido, el art 1461 sería general, y por lo tanto se aplica a
todos los actos jurídicos, salvo aquellos que impliquen enajenación
pues en tal caso aplicamos el art 1464 nº1, y por lo tanto la
comerciabilidad seria un requisito para la licitud del objeto.

ii. En la enajenación de derechos y privilegios que no se pueden transferir


a otra persona: La regla general es que las cosas sean transferibles, sólo
excepcionalmente hay derechos que no se pueden transferir como el
derecho a pedir alimentos, el derecho de uso, el derecho de habitación y
el derecho que nace de un pacto de retroventa.

Comentario
Algunos autores señalan que si estos derechos no pueden transferirse es
porque son derechos personalísimos, y por lo tanto serian
incomerciables. En consecuencia, el número 2 del art 1464 estaría
demás porque se encontraría incorporado en el número 1. En realidad
este tema depende de la opinión que se tenga respecto a que debe
entenderse por comerciabilidad.
iii. Hay objeto ilícito en la enajenación de las cosas embargadas por
decreto judicial: La ley no define el embargo, y los autores señalan que
es una actuación judicial en cuya virtud determinados bienes de un
deudor se sustraen del comercio humano, aunque el deudor conserva su
dominio, pero se hace para destinar esos bienes a una venta en pública
subasta para que los acreedores puedan pagarse con el producto del
remate. Esta figura es propia del juicio ejecutivo.

¿Cuándo se entiende embargada una cosa? Hay que distinguir:


- Entre las partes cuando han sido notificadas
- Respecto de terceros. Hay que subdistinguir: (i) si la cosa embargada es
mueble, desde que el tercero ha tomado conocimiento por cualquier
medio de la existencia del embargo; (ii) si la cosa embargada es
inmueble, desde que el embargo se ha inscrito en el registro de
prohibiciones e interdicciones del conservador de bienes raíces.

Observación
La jurisprudencia ha interpretado esta disposición de una manera
extensiva, y la ha hecho aplicable a otras figuras que en rigor no
constituyen embargo. Por ejemplo, una prohibición de celebrar actos y
contratos, una prohibición de enajenar, una prohibición de gravar, etc.
¿Pueden enajenarse válidamente estas cosas? El art 1464 nº3 reconoce
dos formas para hacerlo: (i) si el juez lo autoriza, se entiende que es el
juez que conoce del litigio quien debe autorizar en forma previa y
expresa; (ii) si el acreedor consiente en ello, este consentimiento puede
ser expreso o tácito y debe ser previo.

iv. Hay objeto ilícito de las especies cuya propiedad se litiga: Para estar
frente a este caso es necesario: (i) que se trate de una especie o cuerpo
cierto, ósea de un individuo determinado dentro de cierto genero
también determinado; (ii) que exista un juicio; (iii) que en ese juicio se
discuta la propiedad, ósea el dominio de la especie o cuerpo cierto.

Observación
El artículo 296 del Código de Procedimiento Civil señala que para que
una cosa se entienda comprendida en el número 4 del artículo 1464 es
necesario que el tribunal haya decretado prohibición al respecto.

¿Pueden enajenarse válidamente las especies cuya propiedad se litiga?


El código solo autoriza solo una forma, cual es si el juez que conoce de
la causa da un permiso que debe ser previo y expreso. En el fondo la
explicación radica que en número 3 del artículo 1464 nos enfrentamos a
una relación crediticia, donde hay un acreedor y un deudor. (FALTA
EXPLICACIÓN).
Problemas que genera el artículo 1464
- ¿En qué sentido está tomada la palabra enajenar? Preguntamos esto
porque jurídicamente la palabra enajenar tiene 2 acepciones: en un
sentido restringido enajenar significa transferir el dominio. Y en un
sentido amplio enajenar significa transferir el dominio y constituir otros
derechos reales distintos y limitativos del dominio, en este sentido la
constitución de una hipoteca es enajenar pero no lo es en sentido
restringido.

Opiniones
La doctrina señala que la palabra enajenar ha sido tomada en
sentido restringido porque el código en diversas disposiciones
distingue lo que es enajenar de lo que es gravar, y dentro de las
expresión gravar se comprende la constitución de derechos reales
distintos y limitativos del dominio. Esto es lo que ocurre, por
ejemplo, en los articulos 254, 393, 1749 inc 3, y 1754 inc 1.

La jurisprudencia ha señalado que la expresión enajenar ha sido


tomada en sentido amplio. La razón de ello se encuentra en que esta
es la mejor forma de proteger los intereses del acreedor. En este
sentido, se ha señalado que si estamos frente a una cosa embargada
y si se entendiese que la palabra enajenar está tomada en sentido
restringido se llegaría al absurdo de sostener que el deudor podría,
por ejemplo, constituir válidamente un usufructo vitalicio a favor de
su hermano. Si esto es así cuando se trate de vender en pública
subasta la cosa embargada probablemente nadie va a querer
comprarla, o quizás se comprará a un precio muy inferior, de
manera que con ello se estarían burlando los derechos del acreedor.

- ¿Qué ocurre con los números 3 y 4 del artículo 1464? Algunos autores
señalan que si la expresión embargo del número 3 ha sido tomada en
sentido amplio comprensiva de otras medidas, y si para estar frente al
número 4 se requiere de una resolución judicial resulta que el número 4
estaría demás porque se entendería comprendido en el número 3. Frente
a esto algunos autores señalan que ello no es del todo correcto porque el
número 3 establece dos formas en que estas cosas se pueden enajenar
válidamente, pero ese esquema no lo podemos aplicar a las especies
cuya propiedad se litiga, de manera que el número 4 se justifica en tanto
precisa que estas especies solo pueden enajenarse válidamente con
permiso del juez que conoce del litigio.

- La enajenación a que se refiere el artículo 1464 ¿es la enajenación


forzada o voluntaria?
Opiniones
a) Luis Claro Solar señala que solo comprende a las
voluntarias, porque es en estas en las que existe la
posibilidad que se pueda estar perjudicando los intereses
del acreedor.
b) Somarriva y Velasco señalan que comprende ambos tipos
de enajenación. ¿Qué argumentos dan? Primero, el
legislador no ha distinguido, por lo tanto se entiende que
comprende a ambas; Segundo, solo de esta manera es
posible proteger cabalmente los derechos del acreedor.

Observación
En la actualidad se señala que solo se comprenden las
enajenaciones voluntarias, porque la Ley Nº7760 modificó
el art 528 del Código de Procedimiento Civil, y la
redacción actual autoriza la existencia de re embargos, ósea
que una misma cosa pueda ser embargada en dos o más
juicios distintos. De esta manera, en cualquiera de esos
juicios podrá enajenarse válidamente la cosa y los demás
interesados tendrán que hacer valer sus derechos a través de
las correspondientes tercerías. Con todo, algunos tribunales
previo a proceder a la pública subasta exigen la
autorización de los demás tribunales que hayan embargado
la cosa.

- ¿Pueden venderse las cosas enumeradas en el artículo 1464?

a) En principio debiéramos decir que sí, porque venta no es lo mismo


que enajenación. En efecto, dentro del ciclo adquisitivo del dominio
la venta solo es el título, ósea el antecedente jurídico que habilita
para adquirir el dominio. Pero la venta por sí sola no produce la
adquisición del dominio. Para ello se requiere además de un modo
de adquirir. En este caso, de la tradición. De manera, que solo al
efectuarse la tradición se produce la enajenación.
b) Sin embargo, el artículo 1810 ubicado a propósito de la
compraventa señala que pueden venderse todas las cosas cuya
enajenación no esté prohibida por la ley. A contrario sensu, si la
enajenación está prohibida la venta también estará prohibida.
c) Algunos autores señalan que al artículo 1810 prohíbe vender las
cosas que está prohibido enajenar. Por lo tanto hay que examinar
caso a caso lo dispuesto en el artículo 1464. En este sentido, solo
los numerales 1 y 2 son prohibitivos, porque en ningún caso estas
cosas pueden enajenarse válidamente. En cambio, los numerales 3 y
4 no son prohibitivos sino que son imperativos, porque estas cosas
se pueden enajenar válidamente cumpliendo con ciertos requisitos.
Luego, si es posible enajenar estas cosas también es posible
venderlas válidamente.

- Las prohibiciones voluntarias de enajenar ¿quedan comprendidas en el


número 3 del artículo 1464?
Esta pregunta surge porque la expresión embargo ha sido interpretada
en sentido amplio y podría pensarse que incluye las prohibiciones
voluntarias de enajenar. Sin embargo, se ha entendido que estas no
quedan comprendidas porque el embargo y las demás medidas
comprendidas en esta expresión suponen la existencia de una resolución
judicial.

CUARTO REQUISITO DEL ACTO JURIDICO: LA CAUSA

Aspectos previos

Una parte de la doctrina considera que la causa es un requisito de existencia del acto jurídico. Y la
causa lícita es un requisito de validez. Pero otro sector de la doctrina denominada anti causalistas
considera que la noción de causa es falsa, inútil, y por lo tanto es prescindible.

Acepciones de la palabra causa

Jurídicamente la palabra causa puede entenderse en tres sentidos diversos:

I. Causa eficiente: Es el elemento generador de un efecto. En este sentido la causa de la


obligación corresponde a las fuentes de las obligaciones.
II. Causa final: Es el fin inmediato y directo que se persigue mediante la celebración de un
acto jurídico. En consecuencia, es el mismo en todos los actos jurídicos de una misma
clase. Algunos autores señalan que es el interés jurídico que se persigue mediante la
celebración del acto jurídico. En este sentido, la causa está concebida con un criterio
objetivo, ya que siempre será la misma para una misma categoría de actos.
III. Causa ocasional o impulsiva: Es el fin mediato y variable que se persigue mediante la
celebración del acto jurídico. Para esta concepción la causa corresponde a los motivos
de carácter personal y sicológico que llevan a una persona a celebrar un acto jurídico.
En este sentido la causa será distinta en cada acto jurídico, porque está concebida de un
modo personal y subjetivo.

Breve evolución histórica

1. El derecho romano no la conoció


2. Fue introducida por los canonistas medievales, quienes señalaban que todo acto jurídico
necesitaba de un motivo que fuese conforme a derecho, en consecuencia se autorizaba
al juez a indagar los motivos que inducen a una persona a celebrar un acto o contrato.
3. La teoría de la causa fue reformulada por el jurista francés Domat, quien la concibió de
una manera objetiva. Y esta teoría fue perfeccionada por el jurista francés Pothier.

Teorías en torno a la causa

En doctrina existen dos grandes teorías: los causalistas, y los anti causalistas.

I. Los Causalistas: Los partidarios de esta teoría consideran que la causa debe concurrir
en todo acto jurídico, aunque existen diversas formas de concebirla.

a. Los que la conciben con un criterio objetivo. En este grupo encontramos a aquellos
autores que entienden que la causa es siempre la misma en una misma categoría de
actos. Aquí encontramos dos vertientes:

1. Teoría clásica o francés. Fue creada por Domat y perfeccionada por Pothier, y
para esta teoría lo que requiere de causa es la obligación. De manera que
preguntarse por la causa implica preguntarse por qué una persona resulta
obligada. Y esta teoría trabaja con tres categorías de contratos:

- En los contratos bilaterales. Que son aquellos en que ambas partes se


obligar recíprocamente. Por ejemplo la compraventa. Para la teoría
clásica la causa de la obligación de cada una de las partes es la
obligación recíproca de su contraparte, es decir, ambas obligaciones se
sirven mutuamente de causa. Luego, si por ejemplo nos preguntamos
¿por qué se obligó el vendedor? La respuesta sería porque se obligó el
comprador. Y a la inversa si nos preguntamos ¿por qué resulta obligado
el comprador? La respuesta es porque a su turno el vendedor también
de obligó.
- En los contratos reales. Que son aquellos que se perfeccionan mediante
la entrega de la cosa, como por ejemplo el comodato. En estos contratos
solo una parte resulta obligada, y esa parte contrae una obligación de
restituir. Por ejemplo el comodatario debe restituir la cosa prestada.
Para la teoría clásica la causa de esa obligación de restituir es la entrega
que previamente se había hecho de la cosa. Luego, si nos preguntamos
por ejemplo ¿por qué resulta obligado el comodatario? La respuesta se
encuentra en que previamente se la había hecho entrega de la cosa que
debe restituir.
- En los contratos gratuitos. Domat señaló que la causa en estos
contratos, por ejemplo la donación, era el motivo racional y justo que
llevaba a la celebración del contrato, cuestión que fue criticada porque
al hablar de motivo no se estaba refiriendo a la causa con un criterio
objetivo, sino que introducía un componente subjetivo. De ahí que esta
teoría fue perfeccionada por Pothier quien señaló que la causa en los
contratos gratuitos era el solo propósito de hacer una liberalidad, con lo
cual se estaría prescindiendo de los motivos de carácter sicológico.

2. Teoría italiana: También concibe a la causa con un criterio objetivo, pero para
esta teoría lo que requiere de causa es el acto o contrato y no la obligación. Y
entiende que la causa está dada por la función económico-social que cumple el
respectivo contrato. En consecuencia:

- Tratándose de los contratos onerosos. La causa, esto es al función


económico-social, es producir una prestación y contraprestación. Por
ejemplo en la compraventa será el intercambio de la cosa y el precio.
- En la donación, la causa es producir un enriquecimiento al donatario.

b. Los que conciben a la causa con un criterio subjetivo. Estos autores estiman que lo
que requiere de causa es el acto o contrato y no la obligación. Pero conciben a la
causa como el motivo sicológico que induce a una persona a la celebración de un
acto o contrato. Para esta teoría todo acto jurídico debe tener un motivo que sea
conforme a derecho. De ahí, que el juez está facultado para indagar en esos
motivos.

II. Los anti causalistas: Planiol critica a la teoría clásica de la causa, señalando que la
noción de causa es falsa e inútil, y por lo tanto prescindible.

a. Falsedad de la causa. Para mostrar que la noción de causa es falsa, Planiol trabaja
con las mismas categorías que la teoría clásica. En consecuencia, distingue:

1. En los contratos bilaterales. Para la teoría clásica la causa es la obligación


reciproca de la contraparte. Sin embargo, Planiol señala que cuando se habla de
causa se emplea esta expresión en relación a un efecto. De manera, que desde
un punto de vista temporal la causa antecede al efecto. Sin embargo, no es
posible aplicar este esquema en los contratos bilaterales, porque ambas
obligaciones nacen al mismo tiempo. De manera que ninguna puede ser causa
de la otra.
2. En los contratos reales. Para la teoría clásica la causa de la obligación de
restituir es la entrega que previamente se había hecho de la cosa. Sin embargo
Planiol señala que en los contratos reales la entrega no es la causa de la
obligación de restituir, sino que es la forma como se perfecciona el contrato
real.
3. En los contratos gratuitos. Para la teoría clásica la causa de la obligación era el
solo propósito de hacer una liberalidad. Sin embargo Planiol sostiene que al
hablar de propósito la teoría clásica no ha podido prescindir de los motivos de
manera que no es posible construir una concepción objetiva de la causa.

b. Inutilidad de la causa. Planiol señala que es perfectamente posible prescindir de la


causa en los distintos contratos, y este seria ineficaz pero no pos falta de causa sino
que por omisión de otro requisito de existencia. Así:

1. En los contratos bilaterales, si falta la obligación de una de las partes el


contrato es ineficaz pero no por falta de causa sino que por falta de objeto. Por
ejemplo, si en una compraventa falta la obligación de entregar el precio esa
compraventa es ineficaz pero no porque la obligación del vendedor carece de
causa sino porque la obligación del comprador carece de objeto.
2. En los contratos reales, si no hay entrega la obligación de restituir será ineficaz,
pero no porque le falte la causa sino que derechamente porque no hay contrato.
Por ejemplo, en el comodato si no hay entrega el contrato no se perfecciona y si
no se perfecciona no puede surgir la obligación de restituir.
3. En los contrato gratuitos, si falta el propósito de hacer una liberalidad el
contrato será ineficaz, pero no porque a la obligación de falte la causa sino que
porque falta la voluntad. Por ejemplo, si en la donación el donante no tiene el
propósito de hacer una liberalidad estaría faltando su voluntad.

Evolución en la doctrina y jurisprudencia francesa

Se ha señalado que en materia de causa hay que distinguir.

1. En cuanto a la existencia de la causa, se sigue a la teoría clásica.


2. Para calificar la licitud de la causa, se consideran los motivos que inducen a una persona a
celebrar al acto jurídico. Es decir se concibe a la causa con un criterio subjetivo. La razón se
encuentra en que de aplicar en forma estricta los postulados de la teoría clásica resulta que
nunca la causa podría ser calificada de ilícita. En Chile autores como Víctor Vial siguen esta
opinión.

La causa en el Código Civil

De los articulos 1445 nº4, 1467, y 1468 se desprende que para el código se requiere de causa y esta
debe ser lícita.

Problemas

1. ¿Qué es lo que requiere de causa?

Opiniones

a. Algunos autores señalan que lo que requiere de causa es la obligación

Argumentos
i. El art 1145, al señalar para que una persona se obligue.
ii. El art 1447, al señalar que no puede haber obligación sin una causa real y licita.
iii. El Código Civil fue dictado en una época en que se encontraba en boga la teoría
clásica de la causa, para la cual lo que requiere de causa es la obligación, y don
Andrés Bello habría seguido esta teoría.

b. Para otros lo que requiere de causa es el acto o contrato

Argumentos
i. El art 1445, que si se lee con atención señala para que una persona se obligue a
otra por un acto o declaración de voluntad, es decir, lo que requiere de causa
lícita es el acto o declaración de voluntad que va a generar la obligación.
ii. El art 1467 inc 2 que al definir señala que es el motivo que induce al acto o
contrato, es decir lo que requiere de causa es el acto o contrato.
iii. Si bien es cierto que al momento de dictarse el código estaba en boga la teoría
clásica, la noción de causa ocasional que considera que la causa es del acto o
contrato fue introducida por los canonistas medievales, y era conocida de don
Andrés Bello.
iv. Corrobora lo anterior el art 2057 inc 2, ubicado a propósito del contrato de
sociedad señalando que es el contrato mismo de sociedad el que es nulo ilicitud
del objeto o de la causa.

2. ¿Qué noción de causa consagra nuestro Código Civil?

a. Autores como Alessandri y Barros Errazuriz señalan que el código consagro la noción
de causa final.

Argumentos
i. El art 1467 inciso segundo que al definir la causa omitió una palabra ya que el
legislador habría querido decir que la causa es el motivo jurídico que induce a
la celebración de un acto o contrato lo que corresponde a la causa final.
ii. En esta materia don Andrés Bello habría seguido al Código Civil francés y a
Pothier, que trabajaron con la noción de causa final.
iii. El art 1467 inc 1 parte final señala que la pura liberalidad o beneficencia es
causa suficiente. Y esto es lo que señala la teoría clásica tratándose de los
contratos gratuitos, y resulta que la teoría clásica trabajó con la noción de causa
final.
iv. El art 1467 inc final al señalar que la promesa de dar algo en pago de una deuda
que no existe carece de causa, ya que estaría faltando el motivo jurídico. Lo que
demuestra que el código se está refiriendo a la causa final.

b. Leopoldo Ortega y Manuel Somarriva señalan que el código consagró la noción de


causa ocasional.

Argumentos
i. El art 1467 que al definir señala que es el motivo que induce al acto o contrato.
Y al hablar de motivo se refiere a esta causa impulsiva, ósea a los motivos
personales y sicológicos que llevan a una persona a celebrar un acto jurídico.
ii. Si bien es cierto, don Andrés Bello se inspiró en el Código Civil francés y en
las ideas de Pothier, el ya conocía la noción de causa ocasional, y en esta parte
habría entendido a la causa como el motivo sicológico, lo cual aparece
corroborado por los articulos 1454 y 1455 que ubicados a propósito del error
expresamente se refieren a los motivos.
iii. Si bien el art 1467 señala que la pura liberalidad o beneficencia es causa
suficiente esto debe entenderse en el sentido que en los actos gratuitos la sola
liberalidad o beneficencia es suficiente motivo.
iv. El art 1467 exige que la causa sea real y licita que solo concibiendo a la causa
ocasional es posible entrar a calificarla de lícita o ilícita. Es decir, la causa final
como es objetiva nunca podría ser calificada de ilícita.
v. El art 1467 al señalar que la promesa de recompensa por un crimen o un
hecho inmoral tiene una causa ilícita se está refiriendo expresamente al motivo.

c. Víctor Vial sostiene una posición eclética o intermedia, ya que en su opinión hay que
distinguir:

i. En cuanto a la necesidad de causa el código habría seguido los postulados de la


teoría clásica.
ii. Para calificar la licitud o ilicitud de la causa habría que indagar en los motivos.
Y por lo tanto, entender la causa ocasional, porque de contrario la causa nunca
podría ser ilícita.

Expresión de causa

El artículo 1467 señala que no es necesario expresar la causa. De manera, que se entiende que la
causa se presume. En consecuencia, si alguien alega que un acto jurídico carece de causa tendrá que
probarlo.

Requisitos

El art 1467 señala que la causa debe ser real y lícita.


1. Que sea real significa que debe existir una causa. La regla general es que haya causa, pero
excepcionalmente no hay causa:

a. Si la causa es simulada
b. Si la causa es errónea
c. Si derechamente falta la causa

2. La causa debe ser lícita. El código no define a la causa lícita, sino que define a la causa
ilícita. A partir de esto se entiende que causa lícita es la que no está prohibida por las leyes
ni es contraria al orden público ni a las buenas costumbres.
Sanción en caso de infracción

En doctrina la falta de causa se sanciona con la inexistencia jurídica. Pero en el código se discute si
la sanción es la inexistencia o la nulidad absoluta. La causa ilícita está sancionada con la nulidad
absoluta.

Actos jurídicos abstractos

Según parte de la doctrina son aquellos que pueden existir prescindiendo de la causa. Sin embargo,
hay autores que señalan que todo acto jurídico necesita de causa, y lo que ocurren con los actos
jurídicos abstractos es que la causa se presume de derecho. Por ejemplo, en el cheque o en una letra
de cambio aceptada.

QUINTO REQUISITO DEL ACTO JURIDICO: LAS FORMALIDADES

Son los requisitos externos de que se hayan revestidos ciertos actos jurídicos.

Observación

En general el perfeccionamiento de los actos jurídicos se rige por el principio del consensualismo,
que a su vez es una manifestación de la autonomía privada. De manera que la sola voluntad o el
consentimiento son suficientes para generar un acto jurídico. Sin embargo, en numerosas ocasiones
la ley exige la concurrencia de requisitos externos, ya sea para el perfeccionamiento del acto
jurídico o bien para facilitar la prueba o bien para que las personas incapaces puedan actuar en la
vida del derecho o bien para que los terceros tomen conocimiento de la celebración de un acto
jurídico.

Objetivos

1. Facilitar la prueba de la celebración de un acto jurídico.


2. Llevar al autor o a las partes a una mayor reflexión respecto del acto jurídico que pretenden
ejecutar o celebrar.
3. Amparar la libertad, ya que en los actos jurídicos sujetos a formalidad es más difícil que
exista error, fuerza, o dolo.
4. Permitir que las personas incapaces puedan actuar en la vida del derecho.

Formalidad y solemnidad

Son dos expresiones que no deben confundirse ya que entre ambas existe una relación de género a
especie. El género es la formalidad y se refiere a todo requisito externo. En cambio, la solemnidad
es una especie de formalidad, y solo se refiere a los requisitos externos exigidos para el
perfeccionamiento del acto jurídico. Sin embargo, en diversas disposiciones el código hace
sinónimas ambas expresiones, por ejemplo en los articulos 17 inc 2 y 1443.
14 de mayo de 2010

Clasificaciones de las formalidades

Existen 2 criterios para clasificar las formalidades:

1. Atendiendo a su objeto

a. Formalidades por vía de solemnidad o solemnidades

Concepto
Son aquellos requisitos externos que se exigen para el perfeccionamiento de un acto
jurídico.

Observaciones
i. Para que se perfeccione el acto jurídico es necesario cumplir con ciertos requisitos
externos, de manera que mientras no se cumpla con tales requisitos debe entenderse
que no hay acto jurídico.
ii. Los autores señalan que en estos actos jurídicos la solemnidad se encuentra
íntimamente ligada a la voluntad, es decir, la voluntad sólo puede exteriorizarse a
través de la solemnidad, es por esta razón que si en definitiva no se cumple con la
solemnidad estaría faltando la voluntad.
iii. La mayoría de los autores entiende que si se va a celebrar un acto jurídico solemne
a través de mandatario el mandato debe cumplir con la misma solemnidad exigida
para el acto que se encarga, así por ejemplo, el mandato para celebrar una
compraventa de bien raíz debiera constar por escritura pública. (opinión doctrinaria)

Sanción en caso de omisión


En doctrina cuando se omite una solemnidad la sanción es la inexistencia. Sin embargo en
nuestro código el art 1682 inc 1 señala que la sanción es la nulidad absoluta. Con todo hay
autores que señalan que hay casos en los que las solemnidades se exigen como requisitos de
existencia, de manera que su omisión está sancionada con la inexistencia, esto ocurriría, por
ejemplo, con la tradición de bienes raíces. El art 686 señala que la tradición se hace
mediante la inscripción en el Registro del Conservador de Bienes Raíces y en ese caso si no
hay inscripción derechamente no hay tradición. En cambio hay otros casos en los que la
solemnidad se exige como requisito de validez, de manera que la omisión estaría
sancionada con la nulidad absoluta, esto es lo que ocurre, por ejemplo, con la presencia de
testigos en el testamento, si el testamento no se otorga ante el número de testigos que exige
la ley o si los testigos son inhábiles el testamento como acto jurídico nace a la vida del
derecho, pero adoleciendo de una causal de nulidad.

¿En qué pueden existir las solemnidades?


1) En el otorgamiento de un instrumento público, por ejemplo, en el reconocimiento de un
hijo cuando se hace por acta extendida ante oficial del Registro Civil.
2) En el otorgamiento de una escritura pública, por ejemplo, en la compraventa de bienes
raíces.
3) En otorgamiento de escritura privada, por ejemplo, en el contrato de promesa.
4) La intervención de un funcionario público, por ejemplo, en el otorgamiento de
testamento solemne cerrado.
5) En una inscripción, por ejemplo, el pacto de separación total de bienes o de
participación en los gananciales.
6) En una resolución judicial, por ejemplo, la donación que requiere de la insinuación.
7) En el pronunciamiento de ciertas palabras o la ejecución de ciertos actos, por ejemplo,
en el testamento solemne cerrado en que se exige que el testador declare en presencia
del notario y los testigos al momento de presentar el sobre escrito que en su interior se
contiene su testamento, de manera que todos lo vean, lo oigan y lo entienda.
8) Presencia de testigos hábiles, por ejemplo, en el otorgamiento de testamento solemne.

b. Formalidades por vía de prueba

Concepto
Son aquellas que tienen por objeto acreditar la celebración de un acto jurídico.

Observaciones
1) Si se omiten estas formalidades el acto jurídico sigue siendo válido, lo que ocurre es
que no va a ser posible acreditarlo.
2) El ejemplo más característico es la necesidad de escrituración, ya que de acuerdo al art
1708 no pueden probarse por testigos los actos y contratos que han debido consignarse
por escrito, y el art 1709 señala que deben constar por escrito los actos y contratos que
contengan la entrega o promesa de una cosa que valga más de 2 UTM.

Sanción en caso de omisión


1) La regla general es que no se admitirá la prueba testimonial, lo que no obsta a que
puedan utilizarse otros medios de prueba, por ejemplo, la confesional.
2) Hay situaciones de excepción, por ejemplo:
i. Hay casos en los que no se admite ningún otro medio de prueba, esto es lo que
ocurre, por ejemplo, con el pacto sobre intereses o el que exime de ellos en las
operaciones de crédito de dinero.
ii. Hay casos en los que la ley coloca de cargo de una de las partes la escrituración del
acto o contrato. De manera, que si no se escritura se estará a lo que diga la
contraparte. Esto es lo que ocurre por ejemplo en el contrato de trabajo, ya que es
de cargo del empleador que conste por escrito, y si no consta por escrito se tendrán
como clausulas del contrato aquellas que declare el trabajador. Lo mismo ocurre en
el arrendamiento de predios urbanos, ya que es de cargo del arrendador que conste
por escrito, y si no consta por escrito se entenderá que la renta es la que declara el
arrendatario.
c. Formalidades por vía de habilitación o habilitantes

Concepto
Son aquellas que tienen por objeto proteger a las personas incapaces, supliendo o
complementando la incapacidad.

Ejemplos
1) La actuación a través del representante legal.
2) La actuación autorizado por el representante legal.
3) La necesidad que la venta se haga en pública subasta.
4) Autorización judicial, etc.

Sanción en caso de infracción


Tradicionalmente se ha señalado que es la nulidad relativa. Sin embargo, algunos autores
señalan que hay que distinguir:
1) Por regla general la sanción será la nulidad relativa.
2) Excepcionalmente será la nulidad absoluta. Y esto es lo que ocurre cuando una persona
absolutamente incapaz actúa por sí misma en la vida del derecho.

d. Formalidades por vía de publicidad

Concepto
Son aquellas que tienen por objeto que los terceros tomen conocimiento de la existencia de
un acto jurídico en cuya celebración no han intervenido.

Ejemplos
1) En la disolución de una sociedad. El art 2114 nº 2 exige que se publique por tres veces
en un periódico del lugar la disolución de la sociedad para que sea oponible a terceros.
2) La prescripción adquisitiva que recae sobre inmuebles. El art 2513 exige la inscripción
de la sentencia que declara la prescripción en el registro del conservador de bienes
raíces.
3) A propósito de la cesión de créditos. Según el art 1901 la cesión se perfecciona entre
cedente y cesionario mediante la entrega del título. Pero, según el art 1902 para que la
cesión sea oponible al deudor cedido, que es un tercero en la sesión, es necesario que la
cesión sea notificada por el cesionario al deudor o aceptada por este.

Sanción en caso de omisión


Es la inoponibilidad.

2. Atendiendo a su origen. Distinguimos:

a. Formalidades legales: Son aquellas que encuentran su origen en la ley.


b. Formalidades convencionales: Son aquellas que encuentran su origen en el acuerdo de
voluntades de las partes.
En el código no hay una norma que en términos generales de refiera a las solemnidades
convencionales. Sino que solo hay normas particulares a propósito de la compraventa (art
1802), y a propósito de arrendamiento (art 1921). El articulo 1802 parte de la base que
estamos frente a una compraventa consensual que las partes han elevado a la categoría de
solemne puesto que han estipulado que no se reputara perfecta mientras no se otorgue
escritura pública o privada, y la ley reconoce plenos efectos a este pacto, de ahí que
cualquiera de las partes puede retractarse. Es decir, si pueden retractarse es porque aún no
hay contrato. Sin embargo, esa facultad de retractarse termina:
i. Si se otorga la escritura, porque en ese caso se perfecciona el contrato
ii. Si principia la entrega de la cosa, porque esto significa que el vendedor está dando
cumplimiento a su obligación de entrega, lo que necesariamente supone que esa
obligación ya había nacido, pues de contrario estaríamos frente a un pago de lo no
debido. Luego, frente a la pregunta ¿Cuándo nació esa obligación de entrega? Los
autores señalan que lo que ocurre en este caso es que al principiar la entrega las
partes tácitamente dejaron sin efecto ese pacto por el cual transformaron a la
compraventa consensual en una compraventa solemne. De manera, que la
compraventa retomó su carácter de consensual por lo que se perfeccionó cuando las
partes acordaron en la cosa y en el precio, entendiéndose que en ese momento nació
la obligación de entrega que ahora se está cumpliendo.

Elementos de la naturaleza de los actos jurídicos

Concepto

Son aquellos que sin ser esenciales se entienden pertenecerle sin necesidad de una clausula especial.

Observaciones

1. Estos elementos no son esenciales, lo que significa que pueden faltar en un acto jurídico sin
que se afecte su eficacia, y sin que degenere en un acto diverso.
2. En virtud de la autonomía privada las partes pueden modificar e incluso eliminar estos
elementos de un acto jurídico.
3. Si las partes nada dicen, estos elementos se entienden incorporados al acto jurídico.
4. Las disposiciones legales que contemplan estos elementos son interpretativas o supletorias
de la voluntad de las partes.

Ejemplos

1. La condición resolutoria tacita que va envuelta en todo contrato bilateral (art 1489).
2. La obligación de saneamiento que recae sobre el vendedor (art 1837).
Elementos accidentales del acto jurídico

Concepto

Son aquellos que ni esencial ni naturalmente pertenecen al acto jurídico y que las partes agregan por
medio de clausulas especiales. Tradicionalmente se ha señalado que los elementos accidentales
están constituidos por las modalidades que son formas especiales de ser de que están revestidos
ciertos actos jurídicos, y que alteran o modifican sus efectos normales. En sentido restringido, las
modalidades son la condición, el plazo, y el modo. Y en un sentido amplio se agregan la solidaridad,
la indivisibilidad, la alternatividad, la facultatividad, y la representación.

1. La condición: Es el hecho futuro e incierto del cual depende el nacimiento o la extinción


de un derecho.

Elementos
a. La futureidad: el hecho constitutivo de la condición está entregado al devenir.
b. Incertidumbre: no se sabe si el hecho constitutivo de la condición ocurrirá o no ocurrirá.

Reglamentación
El código trata a las condiciones en el Libro III a propósito de las asignaciones
testamentarias condicionales, y en el Libro IV a propósito de las obligaciones
condicionales.

Clasificación
a. Atendiendo a la naturaleza del hecho constitutivo de la condición:
i. Condición positiva: es aquella que consiste en que algo acontezca, supone un
cambio de la situación preexistente. Por ejemplo: “te doy 10 millones de pesos
si te recibes de abogado”.
ii. Condición negativa: consiste en que algo no acontezca, esto es, que se
mantenga el mismo estado de cosas. Por ejemplo: “te doy 10 millones si no
viajas a Europa”.

b. Atendiendo a si el hecho que la constituye se puede realizar o no:


i. Condición posible: es aquella en que el hecho que la constituye se puede
realizar porque no la afecta ningún impedimento físico, moral, o intelectual.
ii. Condición imposible: es aquella en que el hecho que la constituye no se puede
realizar porque la afecta un impedimento físico, moral, o intelectual.

c. Atendiendo a de quien depende la ocurrencia del hecho que la constituye:


i. Condición potestativa: es aquella que depende de la voluntad del acreedor o del
deudor. Estas se subclasifican:
- Condición simplemente potestativa: es aquella que depende de un
hecho voluntario del acreedor o del deudor. Por ejemplo, “te doy 10 mil
si mañana vas a Santiago”.
- Condición meramente potestativa: es aquella que depende de la sola
voluntad del acreedor o del deudor. Por ejemplo, “te doy 100 millones
de pesos, si quiero”. Recordemos que el art 1478 declara nulas las
condiciones meramente potestativas que dependen de la voluntad del
deudor, esto porque la voluntad no es seria.
ii. Condición casual: es aquella que depende de la voluntad de un tercero o de un
acaso.
iii. Condición mixta: es aquella que depende en parte de la voluntad del acreedor o
del deudor, y en parte de la voluntad de un tercero o de un acaso.

d. Atendiendo a sus efectos:


i. Condición suspensiva: es el hecho futuro e incierto del cual depende el
nacimiento de un derecho. Por ejemplo, “te doy 100 millones de pesos si te
titulas de abogado”.
ii. Condición resolutoria: es el hecho futuro e incierto del cual depende la
extinción de un derecho. Por ejemplo, “te doy mi casa pero me la devolverás si
no te titulas de abogado en 5 años”

Observación
Las condiciones pueden encontrarse en 3 estados: pendiente, cumplidas, y
fallidas.

2. El plazo: Es el hecho futuro y cierto del cual depende el ejercicio de un derecho, la


exigibilidad de una obligación, o bien, la extinción de un derecho o de una obligación.

3. El modo: Es la aplicación del objeto del derecho a un fin determinado y especial. Por
ejemplo, “te dejo mi casa para que la destines a una residencia universitario”.

Reglas generales en materia de modalidades

1) La regla general es que lo actos jurídicos son puros y simples, de manera que las
modalidades son excepcionales.
2) Como consecuencia de lo anterior las modalidades no presumen, y quien las alegue
deberá probarlas. Excepcionalmente hay modalidades que se presumen:
a. La condición resolutoria tacita, se presume en los contratos bilaterales (art 1489).
b. La condición que la cosa llegue a existir en la venta de cosa futura propiamente tal
(art 1813).
c. La condición de existir fideicomisario en la propiedad fiduciaria (art 738 inc 1).
3) Las modalidades por regla general son elementos accidentales del acto jurídico. Sin
embargo, excepcionalmente son:
a. Elementos de la naturaleza, como la condición resolutoria tácita.
b. El plazo de 10 días que establece el artículo 2200 a propósito del mutuo.
c. Elementos de la esencia, como ocurre con el plazo o la condición en el contrato de
promesa (art 1554 nº3).
4) Por regla general todos los actos jurídicos admiten modalidades. Excepcionalmente, los
actos de familia no las admiten. Por ejemplo, el matrimonio, según el art 102 es un
contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente,
y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente.
Cuando el art 102 emplea la expresión actual excluye toda modalidad suspensiva, y
cuando emplea la expresión indisoluble excluye toda modalidad resolutoria.
5) Por regla general, las modalidades encuentran su fuente en la voluntad de las partes. Sin
embargo, excepcionalmente, encuentran su fuente en:
a. La ley, como ocurre con la condición resolutoria tacita, o el plazo de 10 días del art
2200.
b. En una resolución judicial, como ocurre en el articulo 904 a propósito de la acción
reivindicatoria. O en el artículo 2201 a propósito del mutuo.

17 de mayo de 2010

Ineficacia de los actos jurídicos

Concepto

En sentido restringido: la ineficacia de un acto jurídico es la privación de efectos por una razón
sobreviniente a su perfeccionamiento. En este sentido son causales de ineficacia, por ejemplo, la
resolución, la recilación, la revocación, la terminación, etc., pero no está considerada, por ejemplo,
la nulidad.
En sentido amplio: se entiende por ineficacia toda privación de efectos jurídicos de un acto o
contrato, ya sea por haberse omitido algún requisito de existencia o validez o bien por alguna causal
sobreviniente a su perfeccionamiento. De este modo se incluyen como causales de ineficacia, la
inexistencia, la nulidad, etc.

1. Inexistencia jurídica:

Concepto

Es una sanción civil que consiste en privar de efectos jurídicos a un acto o contrato por haberse
omitido algún requisito indispensable para que nazca a la vida del derecho.

Causales

1. Falta de voluntad o consentimiento, aquí se incluye el error impedimento, la fuerza física, la


fuerza moral que excluye la voluntad, los actos de personas absolutamente incapaces, etc.
2. Falta de objeto
3. Falta de causa
4. Omisión de solemnidades cuando se exigen como requisito de existencia
Origen de la teoría de la inexistencia

Esta teoría surge en el siglo XIX con el jurista alemán Zacharie quien se enfrentó al siguiente
problema. En materia de nulidad de matrimonio se requiere que las causales no sólo estén
contempladas en la ley, sino que además deben ser específicas no se admiten causales genéricas y
resulta que Zacharie se vio enfrentado a un matrimonio entre personas del mismo sexo. Buscando
una causal de nulidad no la encontró, de manera que ese matrimonio debía ser considerado válido.
Sin embargo Zacharie sostuvo que ello no posible, por cuanto no se podría cumplir con una de las
finalidades del matrimonio que es la procreación. De manera que en rigor no se estaba frente a un
matrimonio nulo, sino que frente a un matrimonio inexistente, porque faltaba un requisito
fundamental para que ese matrimonio naciera a la vida del derecho. Con posterioridad esta teoría
pasó a los actos jurídicos patrimoniales señalándose que en todo acto jurídico hay requisitos
indispensables para que el acto pueda nacer a la vida del derecho. De manera que si no concurren el
acto es inexistente.

Diferencia entre la inexistencia y la nulidad

1. La inexistencia opera de pleno derecho, es decir, no requiere de una sentencia judicial que
la declare e incluso si el tema se llega a discutir en Tribunales el juez se limita a constatarla,
pero no la declara. Y en materia de nulidad, es indispensable la sentencia judicial, la nulidad
sólo produce sus efectos en virtud de una sentencia firme y ejecutoriada.

2. El acto inexistente no produce efecto alguno. En cambio, el acto que adolece de un vicio de
nulidad produce todos sus efectos mientras la nulidad no se declare judicialmente. De ahí
que en rigor debe hablarse de acto anulable y sólo después de dictada la sentencia es un
acto nulo.

3. Cualquier persona interesada en ello puede pedir al Tribunal que constate la inexistencia.
En cambio la declaración de nulidad sólo puede ser solicitada por las personas que señala la
ley.

4. La inexistencia no puede sanearse por transcurso del tiempo. En cambio la nulidad sí.

5. La inexistencia no puede sanearse por ratificación de las partes, la nulidad absoluta


tampoco, sólo la nulidad relativa puede sanearse por ratificación.

La inexistencia en el Código Civil chileno

Los autores discuten si nuestro código civil contempló o no a la inexistencia como una sanción
distinta de la nulidad.

Opiniones:
a. Alessandri y Barros Errázuriz: sostienen que el código no consideró a la inexistencia
como una sanción distinta de la nulidad.
Argumentos
i. Art 1681 estaría señalando que la omisión de requisitos está sancionada en el
código con la nulidad sin mencionar a la inexistencia.
ii. Art 1682 inc 1 que contendría una causal genérica de nulidad absoluta, la omisión
de algún requisito o formalidad que las leyes prescriben para el valor de ciertos
actos y contratos en consideración a su naturaleza y sería una causal genérica
porque comprendería todas aquellas causales que en doctrina producen
inexistencia.
iii. Art 1692 inc 2 que al referirse a los actos de personas absolutamente incapaces lo
sanciona con la nulidad absoluta y resulta que estas personas no tienen voluntad o
de tenerla no la pueden manifestar claramente y si falta la voluntad la sanción
debiera ser la inexistencia, pero para el código es la nulidad absoluta.
iv. Si bien en varias disposiciones el código hace referencia a que la omisión de algún
requisito implica que un acto no produce efecto alguno a la hora de reglamentar las
causales y los efectos el código sólo reglamentó a la nulidad, pero no destina ni un
párrafo para reglamentar a la inexistencia y sus efectos.

b. Luis Claro Solar, Phillipi y Enrique Rossel: señalan que el código si habría regulado a la
inexistencia como una sanción distinta de la nulidad.

Argumentos:
i. Art 1681 se refiere a requisitos exigidos para el valor, o sea para la validez de los
actos jurídicos, pero no para su existencia.
ii. Art 1682 inc 1 no contendría esa supuesta causal genérica de nulidad absoluta,
porque se refiere a requisitos o formalidades exigidos para el valor, o sea, para la
validez y no para la existencia y se refiere a ciertos actos y contratos, mientras que
los requisitos de existencia se refieren a todos los actos y contratos.
iii. Si bien es cierto, el código no reglamentó orgánicamente a la inexistencia como sí
lo hizo con la nulidad, ello se debe a que el código reguló la nulidad a propósito de
los modos de extinguir las obligaciones y en relación a este tema no podía haber
regulado a la inexistencia porque el acto inexistente no produce obligaciones que
puedan extinguirse.
iv. Art 1443 que al definir los contratos solemnes señala que son aquellos que están
sujetos a la observancia de ciertas formalidades especiales, de manera que sin ellas
no produce ningún efecto civil, es decir, es inexistente.
v. Art 1444 que al definir los elementos de la esencia señala que son aquellos sin los
cuales el acto no produce efecto alguno, es decir, es inexistente.
vi. Art 1460 que al exigir que toda declaración de voluntad debe tener un objeto a
contrario sensu si no hay objeto no hay declaración de voluntad, precisamente
porque el acto es inexistente.
vii. Art 1467 al señalar que no puede haber obligación sin una causa real y lícita, se
entiende que si no hay causa no hay acto jurídico que genere obligaciones.
viii. Art 1701 que al referirse a los actos y contratos en que la ley exige instrumento
público como solemnidad señala que la falta de este no puede suplirse por ningún
otro medio de prueba y los actos y contratos se mirarán como no ejecutados o
celebrados, o sea como inexistentes.
ix. En diversas disposiciones el código hace referencia a que la omisión de algún
requisito de existencia implica que el acto no produce efecto alguno. Por ejemplo:
a. Art 1801 inc. 1 al señalar que la compraventa, por regla general se perfecciona
por el consentimiento de las partes en la cosa y en el precio, de manera que si
falta el consentimiento, la cosa o el precio, no hay compraventa.
b. Art 1801 inc. 2 al señalar los casos de compraventa solemne, esto es la venta de
bienes raíces, servidumbres, censos y de una sucesión hereditaria que no se
reputan perfectas ante la ley, o sea, son inexistentes mientras no se otorgue
escritura pública.
c. Art. 1814 inc. 1 la venta de una cosa que al tiempo de perfeccionarse el
contrato se supone que existe y no existe no produce efecto alguno, es decir, es
inexistente por falta de objeto.
d. Art. 1809 ubicado a propósito de la determinación del precio en la
compraventa. Esta disposición señala que el precio lo puede fijar un tercero en
el cual hayan convenido las partes, si este no fija el precio podrá hacerlo otro
tercero en que convengan las partes, pero si estas no convienen en ese otro
tercero no hay compraventa precisamente porque no hay precio.
e. Art. 2055 ubicado a propósito del contrato de sociedad. Señala que no hay
sociedad si no hay aporte y si no hay distribución de las utilidades y resulta que
el aporte y la distribución de utilidades son elementos esenciales de la sociedad.

2. La nulidad:

Reglamentación: Título XX, libro IV, arts. 1681 y siguientes.

Observaciones:
a. Los autores critican que el legislador haya reglamentación a la nulidad a propósito de los
modos de extinguir las obligaciones, porque así lo señala el art 1567 nº8 y fundamentan la
crítica en que la nulidad en rigor no extingue obligaciones, sino que extingue al contrato
que ha generado esas obligaciones.

b. Las normas del Título XX del Libro IV constituyen la regla general en materia de nulidad,
pero existen estatutos especiales, por ejemplo:
i. Nulidad del matrimonio
ii. Nulidad de testamento
iii. Nulidad de la adopción
iv. Nulidad de la partición
v. Nulidad procesal

Sin embargo a falta de norma especial se entiende que cabe aplicar las reglas generales.

Concepto
Es una sanción impuesta por la ley que consiste en privar de efectos jurídicos a un acto o contrato
por haberse omitido en ese acto o contrato ciertos requisitos o formalidades exigidos por la ley para
el valor del mismo en consideración a su naturaleza o al estado o calidad de las personas que lo
ejecutan o celebran.

Análisis del concepto


1. Es una sanción, es decir, una pena civil
2. Impuesta por la ley, la ley puede establecerla de diversas formas. Por ejemplo:
a. Señalando expresamente que un acto es nulo como ocurre en el art. 1796
b. Estableciendo ciertos requisitos para la celebración del acto jurídico como ocurre en el
art. 2144
c. Prohibiendo la celebración de un acto jurídico. Por ejemplo, el art. 412 inc 2
3. Consiste en privar de efectos jurídicos al acto o contrato, es decir, el acto produce todos sus
efectos mientras no se dicte la sentencia que declara la nulidad, es esa sentencia la que priva
de efectos al acto o contrato
4. Por haberse omitido algún requisito de validez, de manera que si el requisito que se exige
no es de validez la sanción será distinta de la nulidad.
5. Tanto la sanción como los requisitos deben estar contemplados por la ley, para estos efectos
se entiende por ley el concepto del art. 1 del Código Civil, de manera que no sólo incluye a
la ley ordinaria, sino que también a las leyes especiales, a los decretos con jerarquía de ley e
incluso se entiende la ley constitucional.
6. Los requisitos exigidos pueden serlo en consideración:
a. A la naturaleza del acto o contrato
b. Al estado o calidad de las personas que los ejecutan o celebran

Clasificaciones de la nulidad

 Atendiendo al interés que aparece comprometido:

1. Nulidad absoluta: Es una sanción impuesta por la ley que consiste en privar de efectos
jurídicos a un acto o contrato por haberse omitido en dicho acto o contrato ciertos requisitos o
formalidades que las leyes prescriben para el valor del mismo en consideración a su naturaleza.

Características
i. En cuanto al interés que está comprometido: está comprometido el interés
público, es decir el interés general de la sociedad, de ahí que los autores señalan
que las demás características son una consecuencia de esta.

ii. En cuanto a sus causales: distinguimos 2 grupos de causales:


a. Causales indiscutidas: se llaman así porque el art. 1682 expresamente
señala que son causales de nulidad absoluta, de manera que no generan
discusión alguna. Estas son:
 Objeto ilícito
 Causa ilícita
 Omisión de algún requisito o formalidad que las leyes prescriben
para el valor de ciertos actos o contratos en consideración a su
naturaleza.
 Actos de personas absolutamente incapaces.
b. Causales discutidas: son aquellas que en doctrina producen inexistencia,
pero como en el código se discute si está o no contemplada la inexistencia
para algunos autores son causales de inexistencia y para otros son causales
de nulidad absoluta. Aquí encontramos:
 Falta de voluntad o consentimiento
 Falta de objeto
 Falta de causa
 Algunos agregan la omisión de solemnidades exigidas como
requisito de existencia.

iii. En cuanto a su pronunciamiento: el art. 1683 señala que el juez puede y debe
decretarla aún sin petición de parte cuando el vicio aparece de manifiesto en el
acto o contrato.

Problema: ¿Es facultativo u obligatorio para el juez declarar de oficio la


nulidad absoluta?
El problema surge porque la disposición emplea las expresiones puede y debe,
la palabra puede denotaría que es facultativo y la palabra debe denotaría que
una vez que lo faculta lo obliga.
Los autores señalan que la expresión puede lo que está haciendo es facultar al
juez para actuar de oficio, es decir, está rompiendo el principio de la pasividad
que informa la actuación del juez civil, pero una vez que lo autoriza para actuar
de oficio le impone el deber de declarar la nulidad absoluta.

Observación
Para que el juez pueda declarar de oficio la nulidad absoluta el vicio debe
aparecer de manifiesto en el acto o contrato, es decir, debe tratarse de un vicio
que salte a la vista, esto es, que se desprenda de la sola lectura del acto o
contrato, sin necesidad de recurrir a otras piezas del expediente.

iv. En cuanto a sus titulares: en esta materia distinguimos dos clases de titulares:
a. Titular específico: que es el Ministerio Público Judicial, se trata de los
fiscales judiciales de las Cortes de Apelaciones y de la Corte Suprema y no
hay que confundirlos con el Ministerio Público de la Reforma Procesal
Penal.

Observación
El Ministerio Público Judicial actúa en el sólo interés de la moral o de la
ley.
b. Titular genérico: es toda persona que tenga interés en ello.

Observaciones
i. Los autores se preguntan si la expresión interés en ello se refiere a
interés en el acto o contrato o interés en la declaración de nulidad.
La mayoría sostiene que es interés en la declaración de nulidad,
porque si fuese interés en el acto o contrato sólo podría referirse al
autor o a las partes y resulta que por regla general estas serán
indignas de la acción.
ii. Los autores se preguntan a qué clase de interés se refiere la norma
 Algunos sostienen que debe tratarse de un interés
pecuniario, porque es el Ministerio Público Judicial el que
actúa en el sólo interés de la moral o de la ley.
 Para otros basta cualquier interés que sea digno de
protección jurídica, porque la ley no ha distinguido, de
manera que puede tratarse de cualquier interés legítimo
 El código contempla una causal de indignidad, no puede
ejercer la acción el que ejecutó el acto o celebró el contrato
sabiendo o debiendo saber el vicio que lo invalidaba. En
este punto hay que distinguir:
1º En cuanto a los hechos: pueden plantearse las
siguientes situaciones:
- La persona sabía de la existencia del vicio y no
obstante ello ejecuta o celebra el acto jurídico, es
indigna, pues sabía del vicio que lo invalidaba.
- La persona no sabía de la existencia del vicio, pero su
ignorancia se debía a un actuar negligente de su parte.
También es indigno, porque debía saber el vicio de lo
invalidaba.
- La persona no sabía de la existencia del vicio, no
obstante haber actuado con la debida diligencia. Esta
persona es digna de la acción, porque no sabía ni debía
saber de la existencia del vicio.

2º En cuanto al conocimiento del derecho:


- Para algunos cabe aplicar la presunción de
conocimiento de la ley de los arts 7 y 8. En
consecuencia la persona siempre será indigna porque
no sabía o debía saber de la existencia del vicio.
- Para otros no cabe aplicar esa presunción, que en
realidad sería una ficción, que se puede justificar en lo
que dice relación con el incumplimiento de las
obligaciones, pero en este caso se necesita de un
conocimiento real y efectivo.
28 de mayo de 2010

Problemas

1. ¿Qué ocurre con los herederos de las partes? El problema surge cuando alguna de las partes
era indigna de la acción de nulidad absoluta, si ella fallece su heredero ¿puede o no ejercer
la acción?

Opiniones

a. Algunos autores señalan que los herederos también son indignos de la acción.
Argumentan señalando que los herederos son los continuadores jurídicos y
patrimoniales del causante. Luego si el causante carecía de la acción en su patrimonio
no podría transmitirla a sus herederos porque nadie puede traspasar más derechos de los
que tiene.

b. Otros autores sostienen que los herederos son dignos de la acción de nulidad absoluta.

Argumento
i. La indignidad de la acción es una sanción y como toda norma que establece
sanciones debe interpretarse en forma estricta. El art. 1683 señala que es
indigno el que ejecutó el acto o celebró el contrato y resulta que los herederos
no ejecutaron el acto ni celebraron el contrato, por lo tanto no incurren en la
causal de indignidad.
ii. La indignidad como sanción procede frente a un actuar reprochable y resulta
que los herederos no han tenido un actuar reprochable.
iii. El art. 1695 a propósito de la incapacidad relativa señala que si el incapaz ha
actuado con dolo ni él, ni sus herederos, ni sus cesionarios, serán titulares de la
acción rescisoria. Si el legislador lo dijo expresamente para la nulidad relativa
debe entenderse a contrario sensu que para la nulidad absoluta donde guardó
silencio los herederos son dignos de la acción.

2. Si el acto jurídico se celebra a través de representantes y es el representante el que sabía o


debía saber el vicio que invalidaba el acto. ¿puede el representado demandar la nulidad
absoluta?

Opiniones

a. Algunos autores estiman que el representado queda privado de la acción, argumentan


señalando que el representante está actuando con la voluntad del representado y por lo
tanto lo que hace el representante afecta al representado.

b. Para otros el representado es titular de la acción.


Argumentos
i. La representación implica que el representante puede actuar a nombre del
representado en el ámbito de lo lícito, de manera que los actos ilícitos del
representante son inoponibles al representado.
ii. La indignidad es una sanción para el que ejecuta el acto o celebra el contrato y
el representado no se encuentra en esta situación.
iii. La indignidad es una sanción para quien tiene un comportamiento reprochable
y el representado no ha tenido ningún comportamiento reprochable.
iv. No es efectivo que el representante actúe con la voluntad del representado,
porque si se acepta la teoría de la representación modalidad el representado
actúa con su propia voluntad.
v. En cuanto a su saneamiento. El código reconoce 2 formas de sanear un vicio de
nulidad, que son:
 La ratificación: la nulidad absoluta no puede sanearse por ratificación
de las partes, la razón de ellos es que aparece comprometido el interés
público.

 Transcurso del tiempo: la acción de nulidad absoluta prescribe en 10


años contados desde la celebración del acto o contrato

2. Nulidad relativa: Es una sanción impuesta por la ley que consiste en privar de efectos jurídicos a
un acto o contrato por haberse omitido en dicho acto o contrato ciertos requisitos o formalidades
que las leyes prescriben para el valor del mismo en consideración al estado o calidad que las
personas que lo ejecutan o acuerdan.

Características

a. En cuanto al interés: en la nulidad relativa sólo aparece comprometido el interés privado y


todas las demás características son consecuencia de esta.

b. En cuanto a las causales: el código contempla una causal genérica para la nulidad relativa
en el inciso final del art. 1682. Habla de toda otra especie de vicio, de ahí que los autores
señalen que la regla general está dada por la nulidad relativa. A partir de esto las causales de
nulidad relativa son:

i. El error vicio
ii. El error impedimento para algunos autores (Solari y otros)
iii. La fuerza
iv. El dolo
v. Los actos de personas relativamente incapaces
vi. En general la omisión de formalidad habilitantes
vii. La lesión enorme en los casos en que lo contempla la ley.
c. En cuanto a su pronunciamiento: el juez no la puede declarar de oficio, sólo procede a
petición de parte.

d. En cuanto a sus titulares:


i. No es titular el ministerio público judicial
ii. * Sólo son titulares aquellos en cuyo beneficio la han establecido las leyes, sus
herederos o cesionarios, es decir, el principal titular de la acción es la persona a
quien la ley quiso beneficiar con la nulidad relativa. A partir de esto se entiende.
a) Si el vicio es el error el titular es quien padece el error.
b) Si el vicio es la fuerza el titular será la víctima de la fuerza
c) Si el vicio es el dolo el titular será la víctima del dolo
d) Si se trata de los actos de los relativamente incapaces el titular es el
relativamente incapaz
e) Si el vicio es la omisión de una formalidad habilitante el titular es la persona
que se encuentra en una situación especial considerada por el legislador para
establecer la formalidad
f) Si el vicio es la lesión el titular es quién sufrió la desproporción

Excepción: el art. 1685 declara indigno de la acción rescisoria al incapaz que ha


actuado con dolo, ya que ni él ni sus herederos o cesionarios pueden ejercer la
acción, con todo la sola aserción de mayor de edad o de no existir la incapacidad no
priva al incapaz de la acción.

e. En relación al saneamiento:
i. Por ratificación: en doctrina se distinguen los conceptos ratificar y confirmar
 Ratificar: es hacer suyos los efectos de un acto jurídico en cuya celebración no
se ha intervenido. Por ejemplo, cuando el verdadero dueño ratifica la venta de
cosa ajena.

 Confirmar: es renunciar a la acción de nulidad relativa. A partir de esto los


autores señalan que la expresión ratificar está mal empleada en el art. 1684, ya
que el legislador debió haber empleado la expresión confirmar.

El art. 1684 señala que un vicio de nulidad relativa se sanea por ratificación de las
partes, lo que se justifica por cuanto sólo está comprometido el interés privado, de
manera que se cumple con los requisitos del art. 12.

Clases de ratificación:
1) Expresa: es la que se formula en términos formales, explícitos y directos.
2) Tácita: según el art. 1695 es la ejecución voluntaria de la obligación
contratada. La expresión voluntaria significa que se cumple sabiendo que existe
el vicio de nulidad.

Requisitos de la ratificación
1) Sólo puede ratificar el titular de la acción
2) Para que sea válida la ratificación es necesario que la persona que ratifica sea
plenamente capaz
3) En el caso de la ratificación tácita, se debe cumplir la obligación sabiendo de la
existencia del vicio de nulidad
4) La mayoría de los autores entiende que puede ratificar el relativamente incapaz
autorizado por su representante legal
5) Si la ratificación incide en un acto jurídico solemne esa ratificación debe
cumplir con la misma solemnidad que el acto a q se refiere.

ii. Por transcurso del tiempo: el plazo es de 4 años que se cuenta de manera distinta
dependiendo del vicio de que se trate.
1) En caso de error se cuenta desde la fecha del acto o contrato
2) En caso de fuerza se cuenta desde que cesa la fuerza
3) En caso de dolo se cuenta desde la fecha del acto o contrato
4) Si se trata de un acto de una persona relativamente incapaz se cuenta desde que
cesa la incapacidad
5) En caso de omisión de las formalidad habilitantes se cuenta desde que cesa la
circunstancia considerada por el legislador para establecer la formalidad
6) En caso de lesión enorme el plazo se cuenta desde la fecha del acto o contrato

Transmisibilidad de la acción rescisoria: según el art. 1684 son titulares de la acción rescisoria
aquellos en cuyo beneficio la han establecido las leyes, sus herederos o cesionarios, de manera que
si fallece el titular principal la acción se transmite a sus herederos y para estos efectos el código da
la siguientes reglas:
a. Si los herederos son mayores de edad y el plazo de 4 años no había comenzado a correr los
herederos cuentan con los 4 años desde el fallecimiento del titular principal.
b. Si el heredero es mayor de edad, pero el plazo de 4 años ya había comenzado a correr los
herederos cuentan con el residuo, o sea lo que falta para completar los 4 años desde el
fallecimiento del titular principal
c. Para los herederos menores de edad el plazo de 4 años o su residuo comienza a correr desde
que cumplen los 18 años.

Comentario: en este último caso se produce una suspensión de la prescripción, lo que es


excepcional, ya que en el sistema del código la prescripción de 4 años es una prescripción
de corto tiempo y estas no se suspenden por regla general.
Observación: Tratándose de los herederos menores el código establece un límite, no puede
pedirse la declaración de nulidad transcurridos 10 años desde la fecha del acto o contrato.
Problema: ¿este límite de 10 años sólo se aplica al heredero o también al titular directo?
Opiniones:
a. La mayoría de los autores señala que sólo se aplica a los herederos y argumentan en
base al tenor literal del art. 1692
b. Alessandri sostiene que también se aplica al titular directo. Argumenta en base al
principio de certeza jurídica y además que en el sistema del código toda situación
irregular se consolida en un plazo máximo de 10 años.
Efectos de la nulidad

Aspectos previos

1. La nulidad sólo produce efectos en virtud de una sentencia judicial firme y ejecutoriada que
la declara.
2. Los efectos son los mismos para la nulidad absoluta y para la nulidad relativa
3. La nulidad judicialmente declarada opera con efecto retroactivo, las partes tienen derecho a
ser restituidas al estado en que se hallaban antes de la celebración del acto nulo

Para examinar los efectos se distingue entre:

1. Efectos internos: son aquellos que se producen entre las partes y en esta materia hay que
distinguir.

a. Si las obligaciones se encontraban pendientes, tradicionalmente se ha dicho que la


nulidad opera como modo de extinguir las obligaciones. Sin embargo en rigor lo que se
extingue es el contrato que ha generado la obligación. Esta diferencia no es semántica,
sino que tiene trascendencia práctica. En efecto si lo que se extingue es la obligación se
daría un absurdo en los contratos unilaterales, por ejemplo, un comodato, sólo resulta
obligado el comodatario, quien debe restituir la especie prestada, si decimos que se
extingue la obligación el comodatario se estaría haciendo dueño de la cosa prestada, lo
que resulta ser absurdo, pero si decimos que lo que se extingue es el contrato
desaparece el título que justifica la tenencia del comodatario y por esa razón debe
restituir.

b. Si las obligaciones están cumplidas, opera el efecto restitutivo de la nulidad, para la


cual se aplican las reglas de las prestaciones mutuas a propósito de la acción
reivindicatoria.

Excepciones: hay casos en que las partes no tienen derecho a ser restituidas.
i. Cuando el acto jurídico adolece de objeto ilícito o causa ilícita y han procedido
a sabiendas, ya que nadie puede aprovecharse de su propia inmoralidad. (art.
1468)
ii. Tratándose de la persona que contrata con un incapaz, esa persona no tiene
derecho a ser restituida, la razón de ello se encuentra en que el legislador
presume que quien contrata con un incapaz lo hace para aprovecharse de la
incapacidad y por esa razón lo sanciona privándolo del derecho a ser restituido.
Para ello es fundamental que la nulidad se haya declarado por omisión de las
formalidades habilitantes.

Contra excepción: Se presenta cuando el que contrata con el incapaz prueba que con el
contrato la persona del incapaz se hizo más rica y se entiende que se hizo más rica
cuando las cosas pagadas o adquiridas por medio de ellas le fueron necesarias al
incapaz o bien si esas cosas sin ser necesarias subsisten y el incapaz quisiera retenerlas.
El fundamento de la contra excepción se encuentra en que si el incapaz se hizo más rico
el que contrató con él no se aprovechó de la incapacidad, por lo tanto desaparece el
fundamento de la excepción y volvemos a la regla general.

2. Efectos externos: son los efectos respecto de terceros. Puede ocurrir que el acto que ha
sido declarado nulo es la compraventa de nuestro amigo el perrito Cachupín, celebrado
entre don Bryan y don Branco, procede el efecto restitutivo, don Branco debería restituir a
Cachupín, pero antes de pronunciarse la sentencia, él vendió a don Felipe el perrito
Cachupín, no puede restituir y en virtud del principio del efecto relativo de las sentencias a
don Felipe le es inoponible la sentencia que declara la nulidad. Frente a esto el art. 1689
señala que la nulidad judicialmente declarada la acción reivindicatoria contra terceros
poseedores.

Observación: En materia de nulidad se concede acción reivindicatoria contra todos los


terceros poseedores, estén de buena o de mala fe. Precisamos esto porque en otras causales
de ineficacia como la resolución sólo hay acción reivindicatoria contra los terceros de mala
fe.

Excepciones: hay casos en los que no se concede acción reivindicatoria contra terceros
i. Si el tercero adquiere por prescripción
ii. a propósito de la denominada recisión del decreto de posesión definitiva con
ocasión de la muerte presunta, ya que según el art. 94 nº 4 no se pueden reclamar
los bienes del desaparecido a quienes los herederos presuntivos los hubieren
enajenado.
iii. En materia de donaciones entre vivos: el art. 1432 establece una serie de requisitos
para que la nulidad afecte a terceros.
iv. Tratándose de la recisión por causa de lesión enorme en la compraventa, ya que uno
de los requisitos para que proceda es que el comprador no haya enajenado el bien
raíz.

31 de mayo de 2010

Acciones que nacen de un acto o contrato nulo

1. Acción de nulidad: es una acción personal


2. Acción reivindicatoria: es una acción real
3. Eventualmente puede haber una acción de indemnización como ocurre en el art. 1455
cuando el error en la persona vicia el consentimiento. La persona con quien erróneamente
se ha contratado tiene derecho a ser indemnizada.

Observaciones: en rigor la acción reivindicatoria sólo nace una vez que la sentencia que declara la
nulidad ha quedado firme y ejecutoriada, pero desde un punto de vista práctico esto puede generar
problemas, porque es posible que el juicio de nulidad dure varios años, de manera que el tercero
pueda haber adquirido por prescripción adquisitiva, de manera que la acción reivindicatoria habrá
nacido prescrita. Para evitar esto en la práctica se ejercen ambas acciones conjuntamente, lo que es
posible ya que no se trata de acciones incompatibles, de manera que se cumple con lo dispuesto en
el art. 17 del Código de Procedimiento Civil.

 Atendiendo a su formulación

1. Nulidad expresa: es aquella en que el legislador en términos formales, explícitos y directos


establece que la sanción a un acto jurídico es la nulidad. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, en
el art. 1796.

2. Nulidad tácita: es aquella en que el legislador no señala expresamente que la sanción es la


nulidad, pero se llega a esta conclusión aplicando las reglas generales. Por ejemplo:

Art. 402 inc. 1 prohíbe la donación de bienes raíces del pupilo, si el tutor o curador enajena un
bien raíz del pupilo y el título es la donación esta disposición no señala cual es la sanción, de
manera que debemos aplicar las reglas generales.
El art. 10 dice que los actos que prohíbe la ley son nulos, pero esta disposición no señala si se
trata de nulidad absoluta o relativa.
Luego el art. 1466 nos dice que hay objeto ilícito en los actos prohibidos en la ley y habiendo
objeto ilícito la sanción es la nulidad absoluta, art. 1682 inc. 1

 Atendiendo a su extensión

1. Nulidad total: es aquella en que el acto jurídico en su integridad queda sin efecto

2. Nulidad parcial: es aquella en que sólo quedan sin efecto las cláusulas que adolecen de algún
vicio, subsistiendo el resto del acto jurídico.

Situación en la doctrina
Los autores dan diversos argumentos para fundamentar la nulidad parcial.

a. El principio de la autonomía privada, en virtud de este se entiende que las personas


somos libres para celebrar los actos jurídicos que estimemos conveniente y para dotarlos
del contenido que estimemos conveniente con tal que no sea contrario a la ley, a la moral o
al orden público. De manera que estos son los únicos límites a la autonomía privada y el
legislador debe respetar todo aquello que no vulnere estos límites, si esto es así y en un acto
jurídico hay cláusulas que adolecen de un vicio de nulidad y otras que no estas últimas
deben ser respetadas.
b. El principio pacta sun servanda, esto es lo pactado debe ser observado. Si las partes
celebran un acto jurídico es con la intención de producir consecuencias jurídicas y esto debe
mantenerse en tanto no se vulnere lo dispuesto por la ley o la moral u el orden público o las
buenas costumbres. De manera que si en un acto jurídico hay cláusulas que respetan estos
límites ellas deben mantenerse para que produzcan los efectos queridos por las partes. Esto
es una manifestación de otro principio, el principio de la conservación de los actos
jurídicos, en virtud de este cuando se está en la alternativa de mantener la eficacia o
declarar la ineficacia de un acto jurídico debe optarse por mantener su eficacia.

Situación en el Código Civil


No hay una norma que en términos generales se refiera a la nulidad parcial, ni aceptándola ni
rechazándola, sólo encontramos disposiciones especiales.
a. Disposiciones que la aceptan: podemos citar por ejemplo, los art. 966 (sólo será nula la
disposición a favor de un incapaz), 1058 (sólo esa asignación motivada por error de hecho
seria nula pero el resto del testamento sería válido), 1401 (sólo el exceso es nulo, no la
donación completa), 2344 (es nula sólo lo que excede de la obligación principal), etc.

b. Hay otras disposiciones que rechazan la nulidad parcial: art. 1007 (es nulo en todas sus
partes, es todo el testamento que queda nulo) y 2453 (nula en todas sus partes la
transacción)

Problema: ¿Qué ocurre en los casos en que no hay norma?

Opiniones
a. Algunos autores señalan que la nulidad parcial no procede.
Argumentos:
i. Si el legislador expresamente la autoriza en ciertos casos es porque en los demás
está prohibida.
ii. Los casos en que el legislador expresamente la ha prohibido sólo son una
manifestación de la regla general, que la nulidad parcial no proceda.

b. Para otros la nulidad parcial procede.


Argumentos:
i. Si se considera el número de casos en los que se acepta la nulidad parcial respecto
de aquellos en los que se rechaza se advertirá que son muchísimos más casos
aquellos en que se acepta. Además de los casos señalados se puede mencionar a los
art. 1059, 1060, 1061, 1110, 1112, 1717, 1721, etc. De manera que cabe extraer que
la regla general está dada por la nulidad parcial.
ii. Sólo en 2 casos el legislador ha rechazado la nulidad parcial y debe entenderse que
esos casos constituyen excepciones a la regla general que señala que la nulidad
parcial procede.

Conversión de los actos jurídicos

Concepto: es la transformación de un acto jurídico nulo en un acto jurídico válido por contener
aquellos elementos esenciales de este y por satisfacer este el fin perseguido por las partes al celebrar
el acto nulo.
Observaciones

1. La conversión supone transformar un acto jurídico nulo en un acto jurídico válido. Pero en
relación al primero debe tenerse presente que la conversión no procede frente a todas las
causales de nulidad. Así si la causal es la incapacidad absoluta el objeto ilícito o la causa
ilícita no puede haber conversión.

2. Para que proceda la conversión deben cumplirse 2 requisitos:


a. Requisito objetivo: el acto nulo conviene los elementos esenciales del acto válido
b. Requisito subjetivo: el válido satisface la finalidad perseguida por las partes al celebrar
el acto nulo.

Situación en el Código Civil

1. No hay una norma que en términos generales se refiera a la conversión.


2. Sólo encontramos disposiciones particulares que se refieren a ella aceptándola. Aquí
encontramos, por ejemplo.
a. Art. 769 que prohíbe constituir dos o más usufructos sucesivos o alternativos, si se
constituyen debiera haber nulidad absoluta por objeto ilícito. Sin embargo esta
disposición señala que el acto es válido sólo que los usufructuarios posteriores serán
considerados como substitutos para el evento de faltar los anteriores.

Algunos autores cuestionan que acá haya conversión y señalan que en realidad se
configura una excepción al art. 10, es decir, lo que hace la ley es establecer una sanción
distinta de la nulidad para el caso de contravención.

b. Art. 1137 inc. 3 esta disposición se encuentra a propósito de las donaciones revocables
que son las donaciones por causa de muerte y que siempre deben constar por escrito, si
no se otorgan por escrito la sanción debiera ser la nulidad absoluta por haberse omitido
una solemnidad. Sin embargo esta disposición señala que valdrá como donación
irrevocable en lo que fue de derecho.

c. Art. 1433 esta disposición se refiere a las donaciones remuneratorias que son aquellas
que expresamente se hacen como remuneración o retribución por servicios específicos,
siempre que sean de aquellos que suelen pagarse. La donación remuneratoria exige
ciertas solemnidades:

1) Debe constar por escrito o por escritura pública dependiendo de la naturaleza del
bien que se dona.
2) En esa escritura deben especificarse los servicios
3) En la escritura debe señalarse que la donación es remuneratoria

Si no se expresa que la donación es remuneratoria o si no se especifica los servicios la


sanción debiera ser la nulidad absoluta, por haberse omitido alguna solemnidad. Sin
embargo, el art. 1433 señala que la donación se entenderá gratuita.
d. Art. 1701 esta disposición señala que la falta de instrumento público no puede suplirse
por otro medio de prueba en los actos y contratos en que la ley ha exigido esas
solemnidades y se mirarán como no ejecutados o celebrados. Con todo el inciso 2º se
refiere al caso del instrumento público que adolece de un defecto formal y señala que
valdrá como instrumento privado si estuviere firmado por las partes, es decir, ese
instrumento que en principio debiera ser considerado absolutamente nulo por haberse
omitido alguna solemnidad para el código vale como instrumento privado. Con todo
algunos autores señalan que aquí no hay conversión porque es un tema del valor
probatorio que se asigna a los instrumentos.

e. El art. 514 del Código de comercio, señala que el contrato de seguro es solemne porque
se perfecciona si se otorga por escrito. Si se omite la escrituración debiéramos entender
que el seguro adolece de un vicio de nulidad absoluta por haberse omitido una
solemnidad. Sin embargo, el art. 515 del código de comercio señala que el seguro
ajustado verbalmente valdrá como promesa con tal que las partes hayan acordado en la
cosa, el riesgo y la prima. Esta disposición es doblemente excepcional, ya que por una
parte admite la conversión y por otra admite un contrato de promesa verbal en
circunstancias que de acuerdo al art. 1554 nº1 la promesa debe constar por escrito.

Problema: ¿Qué ocurre en los casos en que no hay norma?

Opiniones:
1. Una opinión minoritaria señala que procede la conversión de los actos jurídicos y
argumentan basándose en el art. 1444 que al referirse a los elementos de la esencia señala
que son aquellos sin los cuales el acto no produce efecto alguno o degenera en un acto
diferente, lo que estaría admitiendo expresamente la conversión.
2. La mayoría de los autores entiende que la conversión no procede y el argumento del art.
1444 no sería bueno, ya que esta disposición se refiere a que las partes han incurrido en un
error al calificar jurídicamente el acto que están celebrando.

Efectos de los actos jurídicos

Concepto: son las consecuencias jurídicas que produce el acto jurídico, es decir, es la creación,
modificación, extinción, regulación, transferencia o transmisión de derecho u obligaciones que se
produce como consecuencia de la celebración de un acto jurídico. Para examinar cuales son estas
consecuencias hay que distinguir.

1. Si el acto jurídico produce efectos reales: este es el caso de la tradición, el abandono de


un derecho y en algunos casos el testamento. En estos casos como se produce la
transferencia, la transmisión o extinción de un derecho real, los efectos son erga omnes, lo
que es propio de los derechos reales.

2. Si el acto sólo produce efectos personales: hay que distinguir.


a. Si se trata de un acto unilateral: lo normal es que sólo produzca efectos para su autor,
por ejemplo, con la renuncia de un derecho. Sin embargo hay situaciones de excepción:
i. Tratándose de el testamento y en particular de los legatarios de género. Ellos
adquieren un crédito o derecho personal en contra de los herederos para que
estos le paguen las cosas genéricas asignadas, en este caso el derecho personal
se genera para el legatario que es un tercero
ii. El reconocimiento de un hijo que produce efectos no sólo para el padre o madre
que reconoce, sino que también para el hijo que es reconocido.

b. Tratándose de actos jurídicos bilaterales: estos producen sus efectos respecto de las
partes para los terceros esos actos son inoponibles. ¿Qué se entiende por partes y por
terceros?
i. Dentro de la noción de partes se comprenden a todos aquellos que
personalmente o a través de su representante concurrieron a la celebración de
un acto jurídico. En nuestro país dentro de la noción de parte se incluye a los
herederos de quienes personalmente o a través de su representante concurrieron
a la celebración del acto jurídico.
ii. Los terceros son todas las demás personas, es decir, todos aquellos que ni
personalmente, ni representados, concurrieron a la celebración de un acto
jurídico y que tampoco son herederos de aquellos que concurrieron
personalmente o representado. Dentro de los terceros hay que subdistinguir
entre terceros absolutos y terceros relativos.
a. Terceros absolutos: son aquellos que no han concurrido en la celebración
del acto jurídico y que nunca van a entrar en relación con los autores o las
partes del acto o contrato. Para estos terceros el acto es inoponible.

Excepciones: hay casos en los que un acto jurídico va a producir efectos, es decir, va a
crear derechos u obligaciones respecto de personas que no concurrieron a su celebración.
a. Estipulación a favor de otro: art. 1449, es una figura jurídica en la cual dos partes
celebran un contrato, pero que cede en beneficio de un tercero, es decir, el derecho se
crea para ese tercero. En esta figura intervienen tres partes.
1. Estipulante
2. Promitente
3. Beneficiario

Quienes celebran el contrato son el estipulante y el promitente. El promitente se obliga


a dar, a hacer o no hacer algo a favor del tercero beneficiario. Por ejemplo: el contrato
de seguro de vida, el contrato lo celebran el asegurado con la compañía de seguros, esta
se obliga a pagar una suma al tercero beneficiario una vez fallecido el asegurado. El art.
1449 señala que sólo el beneficiario puede reclamar lo estipulado.
b. Promesa de hecho ajeno: art. 1450, es una figura jurídica en cuya virtud una de las
partes se compromete a que un tercero de quien no es representante ha de darse, hacerse
o no hacerse alguna cosa. En este caso intervienen tres partes.
1. Estipulante
2. Promitente
3. Tercero

El contrato lo celebran estipulante y promitente. El promitente se obliga a que un


tercero va a dar, hacer o no hacer alguna cosa. En este caso el contrato genera una
obligación para un tercero.

¿Son efectivamente excepciones?


Se entiende que sólo son excepciones aparentes, porque tanto el art. 1449, como el 1450
exigen la aceptación del tercero, de manera que los efectos se siguen produciendo para
estipulante o promitente.

4 de junio de 2010

Los terceros relativos

Son aquellos que ni personal ni representadamente han intervenido en la celebración de un acto


jurídico. Pero que con posterioridad a su perfeccionamiento van a entrar en relación con los efectos
o consecuencias de ese acto. El profesor Víctor Vial señala que dentro de los terceros relativos
encontramos a los sucesores o causa habientes a titulo singular y a los acreedores de las partes.
a. Sucesores a causa habiente a titulo singular: son aquellos que suceden a algunas de las
partes en el dominio de un bien específicamente determinado. Por ejemplo, el comprador, el
donatario, el legatario de especie o cuerpo cierto, etc.
Para saber si son afectados por un acto jurídico en cuya celebración no han intervenido hay
que distinguir tres situaciones:

i. Si el causa habiente sucede a alguna de las partes en un bien que está


gravado por un derecho real distinto del dominio. Por ejemplo, la persona
que compra un inmueble gravado con hipoteca, que es el tercer poseedor de
la finca hipotecada. Este tercero no intervino en la celebración del contrato
de hipoteca pero igualmente resulta afectado por las consecuencias jurídicas
de ese contrato. En rigor, el tercero se ve afectado por el derecho real de
hipoteca y no por el contrato de hipoteca.
ii. Si el tercero es un causa habiente que sucede en un bien gravado con una
obligación real. Por ejemplo, si una persona compra un departamento que
adeuda gastos comunes, el tercero adquirente resultará afectado por esa
obligación real. Sin embargo, en rigor las consecuencias jurídicas que
afectan al tercero adquirente derivan del carácter ambulatorio (es decir que
la obligación real da al acreedor un derecho de persecución para poder
cobrar a quien sea el dueño o poseedor del bien gravado) que presentan las
obligaciones reales.
iii. Si del contrato solo han surgido obligaciones típicamente personales. Por
ejemplo, si una persona al comprar un inmueble se obliga a no instalar en él
una panadería y luego enajena el inmueble, la pregunta es si el tercero
adquirente también resulta obligado a no instalar la panadería. La doctrina
mayoritaria estima que el tercero no resulta obligado y en definitiva opera
el efecto relativo de los actos bilaterales.

b. Los acreedores de las partes: en principio debiera considerarse a los acreedores como
terceros absolutos, ya que lo normal es que los actos que celebren sus deudores no los
afecten. Sin embargo, excepcionalmente, si pueden verse afectados por los actos de sus
deudores cuando estos menoscaben la garantía patrimonial universal. En virtud de esta
garantía se entiende que cuando una persona contrae una obligación está garantizando su
pago con todo su patrimonio embargable. Pero puede ocurrir que ese deudor comience a
celebrar actos fraudulentos que hacen disminuir su patrimonio. De manera que cuando el
acreedor va a hacer efectiva la garantía patrimonial universal se encuentra con que los
bienes del deudor son insuficientes. Luego se verá afectado por esos actos fraudulentos en
cuya celebración no intervino.

La inoponibilidad

Concepto

Es la privación de efectos jurídicos a un acto o contrato o a la declaración de nulidad u otra causal


de ineficacia respecto de terceros.

Reglamentación

El código no la ha reglamentado en forma orgánica, y son pocas las disposiciones que directa o
indirectamente se refieren a ella. De ahí que ha sido una construcción de la doctrina y de la
jurisprudencia

Clases de inoponibilidad

A partir del concepto se distinguen dos clases: inoponibilidad en cuanto a los efectos de un acto
jurídico, e inoponibilidad en cuando a la declaración de nulidad u otra causal de ineficacia de los
actos jurídicos.

1. Inoponibilidad en cuando a los efectos del acto jurídico: en este caso el acto es válido y
produce todos sus efectos para las partes. Pero es ineficaz respecto de terceros.

Clases
Se distingue entre inoponibilidad de forma e inoponibilidad de fondo.

a. Inoponibilidad de forma: es la que procede frente a algún defecto externo.

Casos
i. Inoponibilidad por omisión de las formalidades de publicidad. Ejemplos:
- Caso de las contraescrituras (art 1707). Por regla general las
contraescrituras son inoponibles a terceros. Para que les sean oponibles
debe cumplirse con tres formalidades por vía de publicidad: que la
contraescritura se otorgue por escritura pública; que al margen de la
escritura primitiva se deje constancia de la alteración que ha sufrido
por la contraescritura; que la misma anotación marginal aparezca en la
copia en cuya virtud actúa el tercero.
- A propósito de la cesión de créditos nominativos. Según el artículo
1901 la cesión se perfecciona entre el acreedor cedente y el cesionario
mediante la entrega del título. Pero esa cesión es inoponible al deudor
cedido, a menos que el cesionario notifique la cesión al deudor o sea
aceptada por este. Ahí está el artículo 1902.
- A propósito de la prescripción adquisitiva. La sentencia que declara la
prescripción cuando recae sobre bienes raíces debe inscribirse en el
registro de propiedad del conservador de bienes raíces. La razón de ello
es que las sentencias judiciales solo producen efectos entre las partes.
Pero como en este caso se adquiere un derecho real y estos tienen
efectos erga omnes se debe cumplir con esta formalidad. Ahí está el
artículo 2513.

ii. Inoponibilidad por falta de fecha cierta: la fecha puesta en un instrumento


privado es inoponible a terceros. La razón de ellos se encuentra en que las
partes pueden antedatar o postdatar un instrumento privado. Para que la
fecha puesta en un instrumento privado sea oponible a terceros es necesario
que se dé alguna de las hipótesis que señala el artículo 1703. Esto es:

- Que fallezca alguna de las personas que han suscrito el documento.


- Que haya sido copiado en un registro público.
- Que conste que se ha presentado en juicio.
- Que haya tomado razón de él un funcionario público en el carácter de
tal.
- Que haya sido inventariado por un funcionario público en el carácter de
tal.
- El artículo 419 del COT agrega la protocolización como otra forma de
otorgar fecha cierta a un instrumento privado.

b. Inoponibilidad de fondo: es aquella que procede frente a un defecto interno.

Casos
i. Inoponibilidad por fraude: si un deudor celebra actos fraudulentos con el
propósito de perjudicar a sus acreedores vulnerando la garantía patrimonial
universal tales actos son inoponibles a los acreedores quienes cuentan con
la acción pauliana que en cuanto a su naturaleza jurídica es una acción de
inoponibilidad.
ii. Inoponibilidad por lesión de los derechos adquiridos: esto es lo que ocurre
a propósito de la muerte presunta cuando se produce la denominada
rescisión del decreto de posesión definitiva. Si el desaparecido reaparece
tiene derecho a recuperar sus bienes en el estado en que se encuentren,
subsistiendo las enajenaciones y gravámenes, es decir los terceros
adquirentes no se verán afectados porque de contrario se estarían
vulnerando sus derechos adquiridos.

iii. Inoponibilidad por simulación: si las partes acuerdan manifestar una


voluntad distinta de su querer real con el propósito de engañar a terceros. Si
ese acto simulado o aparente perjudica a terceros para estos es inoponible,
y para ello cuentan con la acción de simulación que es una acción de
inoponibilidad.

iv. Inoponibilidad por vulneración a las asignaciones forzosas: en nuestro país


existe una libertad restringida para testar ya que existen ciertos asignatarios
denominados asignatarios forzosos a quienes el testador debe respetar. Si
no los respeta y vulnera la asignaciones forzosas el testamento es válido,
pero es inoponible a los asignatarios forzosos, quienes cuentan con la
acción de reforma del testamento.

v. Inoponibilidad por falta de concurrencia de la voluntad: hay actos jurídicos


que son válidos pero inoponibles al titular de un derecho porque no ha
concurrido su voluntad. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, en la venta de
cosa ajena, que según el artículo 1815 es válida pero inoponible al
verdadero dueño pues no ha concurrido su voluntad.

2. Inoponibilidad en cuanto a los efectos de la declaración de nulidad u otra causal de


ineficacia de los actos jurídicos: en este caso el acto es ineficaz para las partes, pero eficaz
para terceros. Por ejemplo, el artículo 2058 a propósito del contrato de sociedad.

La simulación

Aspectos previos

1. El código no la regula en forma sistemática.


2. El código se refiere a ella en pocas disposiciones aisladas.
3. Ha sido en definitiva una creación de la doctrina y de la jurisprudencia.

Concepto
Es un acuerdo de voluntades de 2 o más partes destinado a manifestar una voluntad distinta del
querer interno con el propósito de engañar a terceros

Observación
Los autores comentan que en principio la simulación no está prohibida ni permitida. De ahí que los
autores señalan que es incolora. Pero la simulación pasa a ser ilícita:
1. Cuando tiene por finalidad violar una prohibición legal.
2. Cuando tiene por finalidad violar una incapacidad.
3. Cuando tiene por finalidad perjudicar a terceros.

Formas que pueden asumir

Se distingue entre simulación absoluta, simulación relativa, y simulación por interposición de


persona.

1. Simulación absoluta: es aquella en la que lo que se simula es la existencia del acto jurídico.
En este caso nos encontramos frente a un solo acto jurídico que nada tiene de real, es decir
solo hay un acto aparente porque la verdadera intención de las partes era no celebrar acto
alguno.

2. Simulación relativa: es aquella en la que lo que se simula es la naturaleza del acto jurídico.
En este caso nos encontramos frente a dos actos jurídicos, uno que es aparente, y otro que
es oculto que es el realmente querido por las partes.

3. Simulación por interposición de persona: es aquella en la que lo que se simula es la persona


que realmente tiene interés en el acto jurídico. En este caso una de las partes que aparece
celebrando el acto jurídico no tiene interés alguno en él, sino que es un testaferro o palo
blanco de la persona realmente interesada la cual permanece oculta.

Clasificación de la simulación

Se distingue:

1. Simulación lícita: es aquella que no tiene por finalidad la violación de una prohibición
legal, ni la violación de una incapacidad, ni perjudicar a terceros.

2. Simulación ilícita: es la que persigue cualquiera de esas finalidades.

Prueba de la simulación

Hay que distinguir lo que ocurre entre las partes, y respecto de terceros.

1. Entre las partes: se aplican las reglas generales en cuanto a la inadmisibilidad de la prueba
testimonial. Lo normal es que las partes se pre constituyen de un medio de prueba
recurriendo a una contraescritura. Cabe tener presente que entre las partes la contraescritura
no necesita cumplir con los requisitos del artículo 1707.

2. Respecto de terceros: los terceros no se encuentran afectos a las limitaciones a la prueba


testimonial, de manera que ellos pueden recurrir a todos los medios de prueba. Esta
circunstancia no los deja en mejores condiciones, ya que tratándose de actos simulados no
es frecuente que estos acuerdos se tomen frente a testigos o que se deje constancia escrita
de ellos. En consecuencia, cobra importancia la prueba de presunciones judiciales, ya que a
partir de una serie de invicios el juez puede presumir cual ha sido la voluntad real de las
partes. Por ejemplo, se hace una compraventa en la que el comprador aparece adquiriendo
una casa en La Dehesa por 150 millones de pesos y resulta que el comprador gana el
mínimo, y quien aparece como vendedor es su padrino de bautizo, de estos antecedentes se
puede presumir que la intención de las partes fue celebrar una donación.

Efectos de la simulación

Hay que distinguir:

1. Entre las partes: estas no pretenden engañarse a sí mismas. De manera que respecto de ellas
prevalece la voluntad real que normalmente aparecerá consignada en una contraescritura.

2. Respecto de terceros: en principio los terceros solo conocen el acto simulado, pero puede
ocurrir que tomen conocimiento de la voluntad real de las partes y pretendan hacer valer esa
voluntad real. Para esos efectos cuentan con la acción de simulación. El problema se suscita
cuando hay terceros a quienes beneficia el acto simulado y otros terceros a quienes
beneficia la voluntad real. Frente a esto la doctrina mayoritariamente entiende que las
consecuencias de la simulación demandada por un tercero no puede perjudicar a otros
terceros de buena fe.

La acción de simulación

Concepto
Es aquella que tiene por objeto que el juez declare cual ha sido la voluntad real de las partes.

Características
1. Es una acción patrimonial.
2. Es una acción personal.
3. Es prescriptible, y prescribe de acuerdo a las reglas generales.
4. Es transferible.
5. Es transmisible.
6. Es renunciable.
7. También se puede hacer valer como excepción.

Naturaleza jurídica
Es una acción de inoponibilidad

Observación
La acción de simulación solo tiene por objeto que el juez declare cual ha sido la voluntad real de las
partes, pero en muchos casos ello no es suficiente para que el acto simulado o el real quede sin
efecto. De ahí que la acción de simulación se suele de ejercer en conjunto con otra acción, por
ejemplo una acción de nulidad o una acción pauliana que son las que realmente atacan la eficacia de
estos actos. Por ejemplo, en la simulación absoluta si el juez declara que la voluntad real era no
celebrar un acto jurídico la eficacia del acto aparente se podrá atacar por la falta de voluntad.

07 de junio de 2010

Teoría de la Prueba

Concepto de prueba

Es el establecimiento por los medios que señal la ley de la exactitud de los hechos que sirven de
fundamento a un derecho que se reclama. La expresión prueba, también se emplea para referirse a
los medios de prueba, a la carga de la prueba y al resultado obtenido de los medios de prueba.

Importancia de este tema

Los autores señalan que este tema resulta fundamental porque si en un juicio no se logra acreditar la
exactitud de los hechos que sirven de fundamento a un derecho ello equivale a no tener ese derecho.

Reglamentación

1. Reglas del título XII del Libro IV, arts. 1698 y ss. bajo el epígrafe “De la prueba de las
obligaciones”. Estas reglas se refieren fundamentalmente al aspecto sustantivo de la prueba, esto es:

a. Cuáles son los medios de prueba.


b. Cuál es su mérito o valor probatorio.
c. La inadmisibilidad de algunos medios de prueba.

2. Reglas del Código de Procedimiento Civil. Art 341 y siguientes. Estas normas se refieren
fundamentalmente a los aspectos procesales de la prueba, esto es:

a. A la oportunidad para rendir la prueba.


b. A la forma de rendir la prueba.

Comentario
No obstante lo señalado, el Código de Procedimiento Civil también contiene reglas sustantivas en
materia de prueba, por ejemplo:
a. Todo lo relativo al informe de peritos se encuentra regulado en el Código de Procedimiento Civil.
b. Todo lo relativo la prueba confesional está regulado es el Código de Procedimiento Civil.

Crítica a la regulación que hace el Código Civil


Los Autores comentan que esta materia ha sido regulada impropiamente a propósito de la prueba de
las obligaciones porque en rigor no son las obligaciones las que deben probarse sino que son los
hechos que generan esas obligaciones. Además, no sólo se debe probar los hechos que generan
obligaciones sino que en general todo hecho que sirve de fundamento a un derecho.

Requisitos de la prueba

1. Debe tratarse de probar un hecho. Tradicionalmente se ha señalado que solo los hechos son materia
de prueba, pero en rigor lo que debe probarse son las afirmaciones que sostienen las partes en
relación a un hecho. Ahora, no es necesario acreditar todo hecho, sino que jurídicamente los hechos
que interesan son los que sirven de fundamento a un derecho. Tratándose del derecho señalan los
autores que éste no se prueba sino que solo se invoca porque se entiende que el juez conoce el
derecho; con todo excepcionalmente se señala que el derecho debe probarse en dos casos:

a. Cuando se invoca la costumbre como derecho., aunque en estricto rigor acá no hay una
excepción porque lo que se prueba son los hechos constitutivos de la costumbre.
b. Cuando se invoca el derecho extranjero y para estos efectos el art 411 nº 2 Código de
Procedimiento Civil señala que se puede recurrir a la prueba pericial.

Hechos que no es necesario probar


En doctrina se señala que el hecho público y notorio está exento de prueba, pero en nuestro
país esta idea ha sido recibida de manera restringida ya que el art 89 del Código de
Procedimiento Civil sólo admite que no se prueba el hecho público y notorio para los
incidentes.

2. Que los hechos se acrediten mediante los medios de prueba que establece la ley. El Código Civil y el
Código de Procedimiento Civil señalan taxativamente cuáles son los medios de prueba y sólo es
posible emplear esos medios de prueba. En este sentido nuestro sistema procesal civil no está
comprendido dentro del sistema de prueba libre sino que forma parte del sistema de la prueba legal
tasada.

3. Que el hecho que se trata de probar sirva de fundamento a un derecho. El art 318 del Código de
Procedimiento Civil señala que la prueba solo puede recaer sobre hechos que reúna 3 requisitos:

a. Que el hecho sea sustancial: Es decir, que su esclarecimiento sea necesario para la resolución
del asunto de que se trata.
b. Que sea pertinente: Es decir, que tenga relación o conexión con el asunto de que se trata.
c. Que sea controvertido: Es decir, que exista discusión de las partes en torno a ese hecho.

El auto de prueba

Es la resolución judicial en la que el juez agotado el periodo de discusión y frustrada la


conciliación, en caso de ser procedente, después de examinar por sí mismo los autos determina qué
hechos deben ser objeto de prueba. Se suele hablar de auto de prueba pero en realidad es una
sentencia interlocutoria porque sirve de base para el pronunciamiento de otras sentencias, ya sea
definitiva o interlocutoria.
La Carga de la prueba o el Onus Probandi

Éste tema pretende señalar a cuál de las partes le corresponde probar. El art 1698 inc. 1º señala que
incumbe probar las obligaciones o su extinción a quien alega aquella o esta. A partir de esta norma
los autores han extraído una regla general:
“CORRESPONDE PROBAR A AQUELLA PARTE QUE ALEGA ALGO DISTINTO DE LO QUE YA
SE ENCUENTRA PROBADO, O BIEN, A AQUELLA PARTE QUE ALEGA ALGO DISTINTO DE
LO COMÚN, CORRIENTE U ORDINARIO”

El art 1698 responde a esta regla toda vez que lo normal es que las personas no nos encontremos
vinculadas en razón de obligaciones, de manera que si alguien sostiene ser acreedor tendrá que
probarlo porque alega algo distinto de lo común, corriente u ordinario; pero una vez probado ese
hecho, la carga de la prueba ser invierte y corresponderá al deudor demostrar que la obligación se
ha extinguido.

Prueba de los hechos negativos: En esta materia hay que distinguir.

1. Si el hecho negativo puede resolverse en una afirmación, por ejemplo, sí digo que Pedro ayer no
estuvo en Valparaíso, ese hecho negativo se resuelve en una afirmación ya que se puede probar
donde estuvo Pedro el día de ayer y en tal caso la prueba recae sobre esa afirmación.

2. Hechos negativos que no pueden resolverse en una afirmación: por ejemplo, Pedro nunca ha ido a
Santiago. En este caos el hecho negativo no puede ser objeto de prueba.

Los medios de prueba

El art 341 del Código de Procedimiento Civil menciona a los instrumentos, los testigos, la confesión
de parte, la inspección personal del tribunal, el informe de peritos y las presunciones.
El art 1698 inc. 2º menciona además al juramento deferido, el cuál fue suprimido por la Ley Nº
17760.
El art. 1698. Incumbe probar las obligaciones o su extinción al que alega aquéllas o ésta.
Las pruebas consisten en instrumentos públicos o privados, testigos, presunciones, confesión de
parte, juramento deferido, e inspección personal del juez.

Clasificaciones de los medios de prueba

1. Atendiendo a su valor probatorio. Se distingue entre:

a. Los que constituyen plena prueba: son aquellos que por sí mismos son suficientes para tener por
acreditado el hecho, sin que sea necesario recurrir a otros medios de prueba. Por ejemplo, el
instrumento público, la confesión, la prueba testimonial cuando se cumplen los requisitos del art
384 del Código de Procedimiento Civil, etc. A estas plenas pruebas se pueden oponer otras
plenas pruebas y en definitiva corresponderá al juez determinar si el hecho se entiende probado o
no.
b. No constituyen plena prueba: son aquellos que por sí solos son insuficientes para tener por
acreditado un hecho, de manera que deben ser complementados con otros medios de prueba. Por
ejemplo, los instrumentos privados, los testigos cuando no reúnen los requisitos del Art 384
CPC, etc.

2. Atendiendo a momento en que se producen. Distinguimos:

a. Pruebas pre-constituidas: Son aquellas que las partes se crean anticipadamente previendo lo que
pueda acontecer, es decir, estos medios de prueba se generan antes del litigio como una forma de
prevenirlo o de resolverlo. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con la prueba instrumental.

b. Pruebas simples o a posteriori: Son aquellas que se generan con posterioridad al hecho que se
trata de probar, ya sea que se generen antes o durante el pleito. Por ejemplo, la prueba
confesional.

Apreciación de la prueba

En doctrina y en derecho comparado existen dos grandes sistemas, sin perjuicio de numerosos
sistemas intermedios.

1. Apreciación de la prueba en derecho: Es aquel en que es la ley la que señala al juez como debe
apreciar la prueba, señalando cuáles son los medios de prueba admisibles, cuáles son inadmisibles,
qué valor debe dar a cada medio de prueba, etc.

2. Sistema de libre convicción: Son aquellos en que se deja al criterio del juez aceptar diversos medios
de prueba, ponderarlo y darles un valor probatorio; incluso hay sistemas que permiten tener por
probado un hecho aun que la prueba rendida apunte a tener por acreditado el hecho opuesto.

Comentario
El actual Código de Procedimiento Civil responde al sistema de apreciación de la prueba en
derecho, no obstante que algunas de sus fórmulas son bastantes amplias y dejan un margen a la
discrecionalidad del juez. El proyecto Código de Procedimiento Civil apunta al sistema opuesto y
en este sentido se ha planteado la discusión si bajo el nuevo sistema puede subsistir la diferencia
entre instrumentos públicos y privados.

Los medios de prueba en particular

1) Prueba instrumental

Concepto: en doctrina existen dos acepciones de la palabra instrumento:

a. Concepción estructural: entiende que instrumento es todo objeto en que se exterioriza algunas cosas
o hechos mediante signos permanentes y materiales del lenguaje.
Corresponde a una concepción restringida que a tribuye fundamentalmente importancia al
soporte material en el que se plasman signos lingüísticos, fonéticos o ideográficos.

Para esta concepción el instrumento es todo escrito en el que se consigna algo.

b. Concepción funcional: para esta lo fundamental en un instrumento no es el soporte materia, sino que
la función que desempeña en orden a poder representar cosas o hechos.

Se trata de una acepción amplia de lo que es un instrumento, ya que no solo comprende al


documento que consigna algo por escrito, sino que también comprende fotografías, películas, cintas
magnetofónicas, discos, radiografías, planos, cuadros, dibujos, etc.

Situación en Chile
Tradicionalmente se ha entendido la palabra instrumento en un sentido restringido, es decir, se ha
aceptado la concepción estructural, de manera que lo fundamental corresponde al soporte en el cual
se encuentra el instrumento.

Clases de instrumentos

El art 1698 inc. 2º distingue entre instrumento público e instrumento privado.

1. Instrumento público: Es el autorizado con las solemnidades legales por el competente funcionario.
Art 1699 inc. 1º

Requisitos

1) Que sea autorizado por un funcionario público. Ese funcionario público actúa como ministro de fe y
esto tiene importancia por cuanto ese funcionario actúa como depositario de la fe pública y ello sirve
de fundamento para su valor probatorio.

2) Que ese funcionario público sea competente: Esa competencia se entiende tanto en razón de la
materia, como en razón del territorio.

3) Que el instrumento se otorgue cumpliendo con las solemnidades que exige la ley. Esto es importante
porque si no hay una ley que establezca las solemnidades a que debe sujetarse el instrumento
público, en rigor no cabe hablar de instrumento público.

Clases de instrumento público

Existen numerosas clases por ejemplo, la escritura pública, las inscripciones que se practican en el
conservador de bienes raíces, las inscripciones que se practican ante el Servicio de Registro Civil.
Como consecuencia de lo anterior no cabe confundir instrumento público con escritura pública, ya
que entre ambos hay una relación de género a especie. El género es el instrumento público y la
escritura pública es una especie de instrumento público, ya que es aquella otorgada ante el
competente notario, con las solemnidades legales e incorporada a un registro público llamado
protocolo.

Valor probatorio del instrumento público

A partir de lo dispuesto en el art 1700 hay que distinguir:


El valor respecto de las partes u otorgantes y el valor respecto de un tercero.

1) Tratándose de las partes u otorgantes: hace plena prueba.

a) Respecto al hecho de haberse otorgado.


b) En cuanto a su fecha.
c) En cuanto que las partes dijeron lo que en tales instrumentos se expresan.
d) Respecto de la verdad de las declaraciones.

Cabe tener presente que en estos aspectos los instrumentos públicos también hacen plena fe
respecto de las personas a quienes traspasen sus derechos.

Artículo 1706: El instrumento público o privado hace fe entre las partes aun en lo meramente
enunciativo, con tal que tenga relación directa con lo dispositivo del acto o contrato.

Observaciones: Según este artículo el instrumento público hace plena fe respecto de las partes aun
en lo meramente enunciativo, con tal que diga relación directa con lo dispositivo del acto o contrato.
En consecuencia hay que distinguir:

a) Lo dispositivo del instrumento público: corresponde a las cláusulas que constituyen el Acto mismo a
que se refiere el instrumento. Por ejemplo, en una compra venta lo dispositivo son las cláusulas
relativas a la identificación de la cosa, al fecha en que debe entregarse, la que señala el precio, la
forma de pago, etc.

b) Lo meramente enunciativo: Son todas aquellas cláusulas o menciones que no tienen el carácter de
ser dispositivas, de manera que perfectamente se pueden omitir sin que por ello el acto jurídico
pierda su fisonomía. Por ejemplo, en la compra venta de un bien raíz se señala que una pared es
medianera, o que el precio se está pagando con el producto de la venta de otro bien. Según el Art
1706 estas menciones hacen plena fe respecto de los otorgantes, siempre que digan relación con lo
dispositivo del acto o contrato.

2) Respecto de terceros: El instrumento público produce plena prueba:

a) Respecto del hecho de haberse otorgado.


b) Respecto a su fecha.
c) Respecto a que la partes efectivamente hicieron las declaraciones que aparecen en el respectivo
instrumento, sin embargo, no hace plena prueba en cuanto a la veracidad de las declaraciones y esto
es consecuencia de la intervención de una funcionario público, ya que este sólo puede dar fe de que
el instrumento se otorgó, de la fecha en que se otorgó y de que las partes hicieron las declaraciones
que en el instrumento se expresan, pero él no puede dar fe de la veracidad de tales declaraciones y
por esa razón no producen plena fe respecto de terceros.

Problema

¿Qué alcance tiene la expresión “plena fe” que emplea el art 1700? En doctrina y para la
jurisprudencia existen dos significados:

a) Para algunos significa que los Hechos a que se refiere no pueden ser impugnados por ningún otro
medio de prueba.

Argumentos

- El art 1876 inc. 2º ubicado a propósito de la compraventa: Señala que si en la escritura pública se
expresa haberse pagado el precio no se admitirá prueba alguna en contrario sino sólo la nulidad o
falsificación de la escritura y esta disposiciones solo sería una aplicación del art 1700.

- El art 1429 del Código de Procedimiento Civil que es la norma que establece los requisitos para que
pueda impugnarse una escritura pública mediante la prueba de testigos, y señala que esta
disposiciones solo regula cuando se pretenda impugnar la autenticidad de la escritura pero no cuando
se pretenda impugnar las declaraciones hechas en una escritura auténtica.

- Por razones de seguridad es necesario que el instrumento público no pueda ser desvirtuado, es decir,
que lo declarado en un instrumento público no pueda ser desconocido por la parte que formuló esa
declaración, porque de contrario el instrumento público certeza.

b) La expresión plena fe es sinónima de plena prueba, es decir, en instrumento público es suficiente por
sí mismo para tener por acreditado el hecho, pero puede ser desvirtuado por otros medios de prueba
que constituyan plena prueba.

Argumentos

- El art 1876 inc. 2º sería una regla especial, aplicable sólo a la compra venta y a la obligación del
vendedor en orden a haber recibido el precio.

- El art 1876 inc. 2º sólo se refiere a la posibilidad de que exista una acción en contra de terceros, esto
resulta evidente porque los terceros han contratado teniendo a la vista esa escritura pública de
compra venta, de manera que si en ella se señala que el comprador ha pagado el precio y después
resulta que no es así no se puede afectar a los terceros quienes solo conocían lo que decía la escritura
pero tratándose de las partes, ellas conocen la verdad y por lo tanto pueden impugnar las menciones
contenidas en las escritura pública por medio de otras plenas pruebas.
- El art 429 Código de Procedimiento Civil sólo señala los requisitos que deben cumplirse para
impugnar la autenticidad de una escritura pública por medio de testigos pero de ello no se sigue que
no se pueda impugnar la veracidad de las declaraciones contenidas en una escritura pública.

- Si bien por razones de seguridad es conveniente que no se impugne un instrumento público


argumentando la falta de la veracidad de las declaraciones, ello cede frente al deber que tiene el juez
de hacer justicia, de manera que si se prueba la falsedad de las declaraciones por otras plenas
pruebas debe prevalecer la realidad.

11de junio de 2010

En la teoría de la prueba: ¿Quién prueba y cómo se prueba?

¿Qué se prueba? los hechos (el derecho no porque se presume que el juez sabe derecho)

Impugnación de los instrumentos públicos


Es la refutación destinada a destruir la fuerza probatoria del instrumento.

Causales

1) Nulidad: se presenta cuando en el otorgamiento del instrumento se ha omitido alguna


solemnidad legal. Por ejemplo, la escritura pública está sujeta a numerosas solemnidades,
como que debe constar en idioma castellano, que no puede tener cifras, espacios en blancos
ni interlineados. Si en una escritura pública hay un interlineado que no ha sido debidamente
salvado, la escritura adolece de un vicio de nulidad.

Observación: cabe tener presente que el art. 1701 inc. 2 señala que fuera de los casos en
que el instrumento público se exige como solemnidad el instrumento que adolece de un
defecto formal valdrá como instrumento privado si hubiese sido firmado por las partes.

2) Falta de autenticidad: el art. 17 inc. 2 señala que la autenticidad de un instrumento se


refiere al hecho de haber sido realmente otorgado y autorizado por las personas y en la
forma que en el instrumento se expresa. Esta causal de impugnación ya no se refiere a un
defecto formal, sino que se trata de sostener que quién figura otorgando el instrumento no
es realmente esa persona, es decir se trataría de una hipótesis de falsificación.

Observación: si se trata de impugnar una escritura pública por medio de testigos y se


invoca esta causal el art. 429 del Código de Procedimiento Civil, establece importantes
exigencias, por ejemplo, se requiere de 5 testigos, los cuales deben sostener que la persona
que otorga el instrumento o el notario habían fallecido al momento de otorgarse la escritura
o se encontraban fuera del lugar donde se otorgó el instrumento. Con todo corresponde al
juez determinar si acoge o no la impugnación.

3) Falsedad de las declaraciones:


a) Indiscutidamente los terceros pueden impugnar un instrumento público por falsedad de
las declaraciones, pero cabe tener presente que la carga de la prueba corresponde al
tercero.
b) Tratándose de las partes, recordemos, que un sector de la doctrina señala que no puede
impugnar el instrumento por falsedad de las declaraciones. Mientras que otro sector
señala que si es posible. La respuesta va a depender del alcance que se dé a la expresión
plena fe.

2. Instrumento privado: El código no los define. Y los autores han procedido por exclusión. Se
entiende por instrumento privado el que no está sujeto a solemnidades legales y que no requiere
de un funcionario público para su otorgamiento. Con todo de los preceptos del CC se desprende
que debe estar firmado por las partes (para la doctrina procesalista es distinta).

Valor probatorio del instrumento privado: en principio carece de todo valor probatorio y sólo
adquiere valor probatorio si ha sido reconocido o mandado tener por reconocido.

Clases de reconocimiento: se distingue entre reconocimiento voluntario y reconocimiento judicial.

1) Reconocimiento voluntario: es aquel que procede cuando la parte contra la cual se hace valer
espontáneamente declara ser el autor de ese documento.

Clases de reconocimiento voluntario


a) Expreso: tiene lugar:
i. Si así lo ha declarado en el juicio la persona a cuyo nombre aparece
otorgado el instrumento o la parte contra la cual se hace valer.
ii. Cuando igual declaración se ha hecho en un instrumento público o en otro
juicio diverso.

b) Tácito: se produce cuando se acompaña el instrumento al juicio bajo


apercibimiento legal y se concede un plazo de 6 días para que la contraparte lo
objete. Si transcurre el plazo y la contraparte guardó silencio se tendrá por
reconocido.

2) Reconocimiento judicial: es el que procede cuando se acompaña un instrumento privado al


juicio bajo apercibimiento legal y la contraparte dentro de plazo lo objeta. En ese caso se debe
probar la autenticidad o integridad del documento y si se rinde prueba suficiente el juez
mediante una resolución lo tendrá por reconocido.

 Valor probatorio del instrumento privado que ha sido reconocido o mandado a tener
por reconocido: según el art. 1702 tiene el valor probatorio de instrumento público, pero
respecto de las personas que aparecen o se reputan haberlo suscrito y de aquellos a quienes
han transferido las obligaciones y derechos de estos. En consecuencia, respecto de terceros
no tiene valor probatorio alguno.
Situación de excepción: se presenta tratándose de la fecha, que en principio es inoponible
a terceros a menos que adquiera el carácter de fecha cierta, a través de algunas de las
formas que señala el art. 1703, sin perjuicio de la protocolización del art. 419 del Código
Orgánico de Tribunales.

Observación: los art. 1704 y 1705 regulan ciertos instrumentos privados que presentan
algunas particularidades. (*hacen fe: plena prueba)

En estos instrumentos sólo aparece una persona al momento de su confección. Es por esta
razón que tienen un carácter especial. Sin embargo como se trata de instrumentos privados
deben ser reconocidos por su autor o mandados tener por reconocidos. Los autores
comentan que en rigor estas dos disposiciones sólo son aplicaciones de reglas generales:

a) Nadie puede preconstituirse por sí sola de un medio probatorio (desde un punto de vista
lógico sería como evidente (no se puede hacer unilateralmente), pero además se
presenta otra particularidad, ¿Qué valor probatorio tienen las declaraciones juradas que
se hacen especialmente en notaria?)

b) El carácter indivisible de la confesión. (al estudiar la prueba confesional)

Las contraescrituras

Es todo instrumento público o privado que altera o deja sin efecto en todo o parte lo expuesto en un
instrumento público o privado anterior. Sabemos que en principio son inoponibles a terceros a
menos que se reúnan los requisitos del art. 1707.

El documento electrónico

En una primera aproximación se define como aquel que se crea, conserva, transmite y
eventualmente firma por medios electrónicos. Cabe tener presente que lo que identifica a un
documento electrónico es su soporte electrónico, es decir, necesariamente el documento electrónico
para poder ser leído requiere de la intervención de algún instrumento o aparato, porque por su
propia naturaleza no puede ser leído directamente por el ser humano. Como consecuencia de esto no
es documento electrónico la impresión en papel que se haga de un documento electrónico, ya que
deja de tener soporte electrónico y puede ser leído directamente por el ser humano. La ley 19.799
define al documento electrónico como toda representación de un hecho, imagen o idea que sea
creada, enviada, comunicada o recibida por medios electrónicos y almacenada por un medio idóneo
para permitir su reproducción posterior.

Observación
De la definición señalada se entiende que el documento electrónico es un documento si se
acepta la concepción funcional, pero no lo es si se acepta la concepción estructural.

Valor probatorio: hay que distinguir


a) Si se trata de un instrumento electrónico público: tendrá el valor de un instrumento
público si ha sido suscrito mediante firma electrónica avanzada.

b) Si se trata de un instrumento electrónico privado:


i. Si ha sido firmado mediante firma electrónica avanzada (proporciona un prestador
acreditado): tendrá el valor probatorio de un instrumento público, salvo en lo que
dice relación con la fecha, la cual en principio no es oponible a terceros, a menos
que haya sido fechada en forma electrónica por un testador acreditado.

ii. Si ha sido suscrito mediante firma electrónica simple: tiene el valor probatorio de
un instrumento privado.

Prueba testimonial

Concepto: Es aquella que está constituida por las declaraciones que hacen personas extrañas a los
hechos que se trata de probar y a quienes constan estos hechos, ya sea por haberlos percibido por
sus sentidos o por haber tenido referencias de ellos. Estas personas se llaman testigos.

Clases de testigos
1) Presenciales: son aquellos que han tomado conocimiento de los hechos porque los han
percibido por sus sentidos.
2) De oídas: son aquellos que han tomado conocimiento de los hechos por los dichos de otras
personas.

Características de la prueba testimonial:


1) Es una prueba frágil, en general el legislador desconfía de la prueba testimonial, porque
quienes perciben un hecho pueden olvidarlo o bien relatarlo en forma muy distinta a como
realmente ocurrió, esto se debe especialmente a que las personas no siempre estamos
atentas a captar como han ocurrido los hechos.
2) Es una prueba que se presta para el soborno, esta es otra razón por la cual el legislador
desconfía de ella. De ahí que el falso testimonio como delito.

Valor probatorio
El Código de Procedimiento Civil recoge el adagio que los testigos se pesan y no se cuentan, es
decir, prevalece lo que declaren los testigos que aún siendo menores en números presenten ciertas
cualidades que hagan pensar que su testimonio es fidedigno. Por ejemplo, que parezcan más
conformes con la verdad, que aparezcan mejor instruidos de los hechos o que su declaración se
encuentre acorde a otras pruebas rendidas en el proceso.

Limitaciones a la prueba testimonial


Hay casos en los que el legislador impide que un hecho sea probado por testigos.
a) Tratándose de los actos y contratos que han debido consignarse por escrito, que son los que
contenga la entrega o promesa de una cosa que valga más de 2 UTM.
Comentarios:
i. La disposición habla de actos y contratos, de manera que todas las demás fuentes
de las obligaciones quedan excluidas de esta limitación, esto cobra importancia en
materia de responsabilidad extracontractual, ya que el delito o el cuasidelito se
pueden probar por testigos, aunque se demande una indemnización que exceda de
las 2 UTM.
ii. La doctrina mayoritaria entiende que esta regla se aplica tanto a las obligaciones de
dar, como a las de hacer y a las de no hacer.

b) No se puede probar con testigos lo que se pretenda adicionar o alterar lo expresado en un


acto o contrato, ni siquiera si esa alteración o modificación no alcanza a las 2 UTM. Esta
limitación sólo afecta a las partes, pero no a los terceros.

Precisiones
En estos casos se impide emplear la prueba testimonial, pero no obsta a que se pueda recurrir a otro
medio probatorio. Por ejemplo: la confesión.

Situaciones de excepción
Hay casos en los que se admite la prueba testimonial aunque el acto o contrato no conste por escrito
y contenga la entrega o promesa de una cosa que vale más de 2 UTM.

1) Cuando existe un principio de prueba por escrito, esto es un documento escrito de alguna de las
partes que haga verosímil el hecho litigioso. En este caso se exige que este acto escrito
provenga de alguna de las partes.
2) Cuando no ha sido posible obtener una prueba escrita, esto es lo que ocurre por ejemplo, en el
depósito necesario.
3) En los casos expresamente exceptuados por la ley, como ocurre con el comodato, art. 2175 y
con los actos de comercio, art. 128 Código de comercio.

Situación en los actos jurídicos solemnes: por aplicación del art. 1701 el acto jurídico solemne
sólo puede probarse a través de la solemnidad, de manera que está excluida la prueba testimonial.

Prueba Confesional

Concepto: es aquella que consiste en el reconocimiento que una persona hace de un hecho
susceptible de producir consecuencias jurídicas en su contra.

Clases

1) Confesión extrajudicial: puede ser verbal o escrita. Si es escrita sirve como base de una
presunción judicial y si es verbal se sujeta a las reglas de la prueba testimonial.

2) Confesión judicial: puede ser:


a) Provocada: si es que se presta a petición de la parte contrario en la diligencia denominada,
absolución de posiciones.
b) Espontánea: es la efectúan las partes en sus respectivos escritos.

14 de junio de 2010

Valor probatorio de la confesión


Hay que distinguir

a) Si se trata de hechos personales del confesante. El art. 1713 inc. 1 señala que constituye
plena prueba.
b) Si no se trata de hechos personales del confesante el art. 399 inc. 2 del Código de
Procedimiento Civil señala que la confesión tendrá valor probatorio, pero esta disposición
no indica cuál es ese valor probatorio, la explicación de ellos tiene un carácter histórico,
originalmente el Código de Procedimiento Civil negaba valor probatorio a la confesión de
hechos no personales y producto de una reforma se estableció que si tenía valor probatorio,
al no señalar cuál es ese valor probatorio se ha entendido que el juez no puede rechazarlo y
que corresponde a él ponderarlo.

Casos en que no procede la prueba confesional


a) Tratándose de los actos jurídicos solemnes, pues sabemos que sólo se pueden probar por
medio de la solemnidad.
b) Tratándose de los casos en que la ley expresamente declara inadmisible la prueba
confesional. Por ejemplo:
i. A propósito de la separación judicial de bienes, art. 157.
ii. A propósito de la liquidación de la sociedad conyugal, art. 1739 inc. 2
iii. A propósito de la prelación de créditos, art. 2485

Revocación de la confesión
La regla general es que la confesión es irrevocable, sólo excepcionalmente se admite la revocación
cuando el confesante invoca haber padecido un error de hecho, el cual deberá probar.

Confesión mediante mandatario


El art. 1713 expresamente admite esta posibilidad y el art. 7 inc. 2 del Código de Procedimiento
Civil a propósito del mandato judicial señala que la facultad de absolver posiciones requiere estar
expresamente mencionada en el mandato judicial. En la práctica si se quiere que confiese la parte y
no su mandatario debe solicitarse expresamente, pues de contrario si está facultado puede hacerlo
por sí mismo.

Divisibilidad e indivisibilidad de la confesión

Este tema apunta a determinar si lo confesado puede fraccionarse para que la contraparte sólo se
aproveche de aquello que le beneficia o si por el contrario debe aceptar íntegramente lo confesado.
La regla general es que la confesión es indivisible, art. 1401 inc. 1 del Código de Procedimiento
Civil. Sin embargo para examinar este tema la doctrina acostumbra a distinguir tres clases de
confesión:
a) Confesión simple: es aquella en que el confesante reconoce llanamente el hecho invocado
por la contraparte. Por ejemplo, “Si debo los $100.000”. Por su propia naturaleza esta
confesión sería indivisible.

b) Confesión calificada: es aquella en que el confesante reconoce el hecho, pero agrega otro y
otros que alteran su naturaleza jurídica o sus efectos. Por ejemplo, “Sí, recibí los $100.000,
pero no a título de mutuo, sino que a título de donación”. Esta confesión sería indivisible y
la calificación jurídica sería una cuestión que en definitiva deberá resolver el tribunal.

c) Confesión compleja: es aquella en que el confesante reconoce el hecho, pero agrega otro u
otros que permiten crear una excepción o defensa en su favor. Aquí distinguimos dos clases.

i. Confesión compleja de primer grado: es aquella en que el confesante agrega un


nuevo hecho que crea la excepción, pero que está enteramente desligado del hecho
confesado, es decir, el hecho confesado no hace suponer la existencia del nuevo
hecho. Por ejemplo, “Sí, recibí los $100.000 a título de mutuo, pero como antes yo
también te había prestado $100.000 nada te debo, pues ha operado una
compensación”. En este caso el hecho nuevo que se invoca no hace suponer o no
presupone el hecho confesado. Esta confesión es divisible, art. 401 nº 1 del Código
de Procedimiento Civil.
ii. Confesión de segundo grado: es aquella en que el hecho nuevo presupone la
ocurrencia del hecho confesado. Por ejemplo, “Sí, me prestaste $100.000, pero
nada te debo, porque te los pagué”. En principio esta confesión es indivisible, a
menos que la parte que solicitó la confesión pruebe la falsedad del hecho nuevo, a
través de los medios probatorios que establece la ley, art. 401 nº2 del Código de
Procedimiento Civil.

Inspección personal del tribunal

Concepto
Es el examen que el tribunal practica por sí mismo a fin de cerciorarse del estado de la cosa, objeto
del litigio, del lugar del suceso o de otras circunstancias materiales necesarias para la resolución del
asunto sometido a su decisión. Casos en que tiene lugar:

a) En los casos expresamente señalados por la ley. Como ocurre en la denuncia de obra nueva,
art. 571 inc. 1 Código de Procedimiento Civil.
b) Cuando el tribunal la estime necesaria.

Observación
De esta diligencia debe extenderse un acta en la que consten las circunstancias o hechos materiales
que el tribunal observe.

Valor probatorio
Lo consignado en el acta tiene el valor de plena prueba.
Prueba pericial

Concepto
Es aquella que consiste en el informe que hacen terceros extraños al juicio que tienen
conocimientos especiales en alguna ciencia o arte respecto de un punto o materia propia del litigio.

Nombramiento
En principio deben hacerlo las partes de común acuerdo, en una audiencia fijada especialmente al
efecto. A falta de acuerdo de las partes debe hacerlo el tribunal.

Casos en que procede


a) Casos de peritaje obligatorio: procede en aquellos casos en que la ley ordena que un
asunto se resuelva el juicio práctico o previo informe de peritos.
b) Peritaje facultativo: procede cuando el tribunal lo estime conveniente.
i. Si para la resolución del asunto controvertido se requiere de conocimientos
especiales en alguna ciencia o arte.
ii. Cuando se trata de probar el derecho extranjero.

Valor probatorio
Se aplican las reglas de la sana crítica.

Las presunciones

El art. 47 del Código de Procedimiento Civil señala que se dice presumirse el hecho que se deduce
de ciertos antecedentes o circunstancias conocidas. En este sentido la presunción es algo distinto de
la ficción, porque esta ninguna relación tiene con la realidad.

Observaciones
1) En doctrina las presunciones se definen como: el mecanismo lógico que permite tener un
hecho concierto, no por la prueba practicada sobre el mismo, sino por la certeza de otro
hecho que viene a ser el indicio del cual se deduce de una forma razonable, de esta manera
la presunción se compone de 3 elementos.
i. El hecho indicio
ii. El nexo lógico
iii. El hecho presunto

2) El hecho indicio corresponde al fenómeno que permite conocer o inferir la existencia de


otro hecho no percibido, es decir, se trata del supuesto de hecho distinto del hecho presunto
que es más fácilmente comprobable que el hecho presunto o bien que ya se encuentra
comprobado.

3) El nexo lógico es consecuencia del reconocimiento de una máxima de experiencia y


corresponde a un enlace preciso y directo según las reglas del criterio humano.
4) El hecho presunto es el supuesto fáctico de una norma jurídica que va a sustentar la
pretensión de una parte. Cabe tener presente que no se puede exigir que la deducción del
hecho presunto se produzca en forma necesaria a partir del hecho indicio, ya que la prueba
de presunciones siempre va a acompañada de un grado de contingencia, pero por otro lado
debe ser más que una probabilidad.

Clases de presunciones
El art. 1712 distingue

a) Presunciones legales: son aquellas en que los antecedentes o circunstancias que dan
motivo a la presunción son determinados por la ley. Estas se subclasifican.

i. Presunciones simplemente legales: son las que admiten prueba en contrario, es


decir, no obstante que concurran los hechos indicios se permite demostrar la
falsedad del hecho presunto. Por ejemplo, el art. 700 inc. 2 señala que el poseedor
es reputado dueño mientras otra persona no justifique serlo. En consecuencia, por
ejemplo, en un juicio reivindicatorio el poseedor demandado sólo debe probar su
posesión para que se presuma que es el dueño, pero nada obsta a que el
reivindicante pueda probar que él es el dueño con lo cual destruye esta presunción.

ii. Presunción de derecho: es la que no admite prueba en contrario, es decir, no se


puede desvirtuar el hecho presunto, por ejemplo, un erro sobre un punto de derecho
constituye una presunción de mala fe que no admite prueba en contrario, art. 706
inc. final. Estas presunciones son excepcionales y requieren de un texto legal
expreso.

b) Presunciones judiciales: son las que deduce el juez de acuerdo al mérito del proceso.

Requisitos
El art 1712 exige:
1. Que sean varias o a lo menos más de una
2. Que sean graves, es decir, que la probabilidad sea suficientemente fuerte o convincente
para llegar a la conclusión.
3. Que sean precisas, es decir, que el hecho conocido se ligue con el desconocido de tal
forma que no sea posible llegar a conclusiones diversas.
4. Que sean concordante, es decir, que guarden relación entre sí y con respecto a la
conclusión

Observación
Desde un punto de vista lógico son los hechos indicios los que deben reunir estos requisitos.

Situación de excepción
El art. 426 inc. 2 del Código de Procedimiento Civil señala que una sola presunción puede
constituir plena prueba cuando a juicio del tribunal tenga caracteres de gravedad y
presunción suficiente para formar su convencimiento.