Вы находитесь на странице: 1из 21

DOSSIER

HISPANOS
en el Paraíso
42. Se habla español
Magalí Muriá
Los nuyoricans
Ángeles Valencia

50. La frontera.
Fractura y fusión entre
dos mundos
Magalí Muriá
Cubanos en Miami
Pedro Tomé
Una agente de
Policía de Nueva Dominicanos.
York y su hija, Los grandes olvidados
celebran el Día
de Puerto Rico
Cristina Sánchez Carretero
en la Quinta
Avenida.
56. El reto hispano
Pedro Tomé
Washington latino
Raúl Sánchez Molina

Son más de 40 millones y se han convertido en la primera minoría


de Estados Unidos. Con la elección de uno de los suyos, Antonio
Villaraigosa, para alcalde de los Ángeles, los hispanos han visto
reforzada su fe en el “sueño americano”. Cinco especialistas
abordan en este Dossier las raíces históricas de su presencia al
norte del Río Grande, el drama de la frontera entre los dos
mundos, donde cientos se dejan la vida cada año, y el desafío que
cree sentir el mundo anglosajón ante la irrupción de su cultura
41
SE HABLA
Michael Bloomberg,
durante su campaña a
la Alcaldía de Nueva
York en 2001, enarbola
una bandera de Puerto
Rico.

Interior de una

ESPAÑOL
peluquería del Harlem
hispano en enero de
2005, durante la toma
de posesión del
presidente Bush.

42
HISPANOS EN EL PARAÍSO

Tras la guerra entre México y EE. UU., el primer


país perdió la mitad de su territorio, pero muchos
de sus habitantes permanecieron al norte del Río
Grande, donde se convirtieron en la avanzadilla
de la cultura hispana. Magalí Muriá hace la
crónica de un colectivo, el hispano, que día a día
gana peso y poder en el mundo norteamericano

A
l visitante de Estados Unidos, trópoli y formarían el México indepen-
seguramente le llamará la diente. Después de la guerra entre Mé-
atención la gran cantidad de xico y Estados Unidos, en la que el pri-
veces que en los escaparates mero perdió más de la mitad de su te-
de las tiendas, la radio y la televisión, rritorio, muchos mexicanos se mudaron
verá o escuchará la frase “Se habla es- al sur de la frontera. Sin embargo, otra
pañol”. Una de las noticias más rele- gran parte permaneció en sus lugares de
vantes que tuvo Estados Unidos como origen y, aunque con el tiempo se incor-
resultado del censo del año 2000, fue poraron a la nueva nación americana,
que la comunidad latina, o hispana, co- mantuvieron en muchos casos una fuer-
mo se la llama comúnmente, ha crecido te identidad, que transmitieron a sus des-
de forma tan pronunciada que repre- cendientes. Desde entonces, los lazos fa-
senta ya el 13 por100 de la población to- miliares que estos mexicanos mantu-
tal. La fuerza y el dinamismo de este gru- vieron con sus parientes del sur de la
po es de tal magnitud que su presen- frontera dieron vida a un movimiento
cia está alterando de forma irreversible migratorio continuo, que se ha intensi-
y profunda muchos aspectos de la so- ficado en los últimos años, pero que
ciedad norteamericana, no sólo en su siempre ha existido.
composición étnica, sino también en su
cultura, hábitos y, muy especialmente, Mano de obra barata
el idioma que predomina en ese país. Más entrado el siglo XX, la migración a
En estas circunstancias, no es de ex- Estados Unidos comenzó a nutrirse de
trañar que las cadenas más importantes trabajadores que viajaban al norte para
de hamburguesas en Estados Unidos, co- satisfacer la necesidad de mano de obra
mo McDonalds y Jack in the Box, hayan que se presentaba durante la construc-
incorporado cierta comida mexicana en ción de grandes obras de infraestructu-
sus menús. Tampoco es de sorprender ra, como el ferrocarril, que empleó a un
que, en las últimas elecciones, los dos gran número de inmigrantes chinos y
candidatos a la presidencia, John Kerry y mexicanos, y también proyectos de di-
George W. Bush, dedicaran tiempo, di- mensiones gigantescas, como la presa
nero y esfuerzo para obtener tajada de Hoover, situada en la frontera de Neva-
los casi ocho millones de votos hispanos. da y Arizona. En 1942, EE. UU. firmó un
A menudo, se les veía reunirse con líde- acuerdo con México que contempló la
res latinos y aparecer en televisión, ha- llegada de cuatro millones y medio de
ciendo esfuerzos por hablar español. braceros. Se esperaba que compensarí-
La presencia hispana en Estados Uni- an la ausencia de los muchos nortea-
dos es tan añeja como el país mismo, mericanos que dejaron la agricultura pa-
pues la región suroeste de su territorio ra dedicarse a actividades relacionadas
formó parte de las colonias españolas con el esfuerzo bélico.
que, en 1810, se emanciparían de la me- Aunque el Acuerdo Bracero terminó
en 1964, los mexicanos –y otros lati-
MAGALÍ MURIÁ, Centro de Investigaciones noamericanos– siguieron viajando al
Históricas de la Universidad Autónoma norte del Río Bravo, en busca de mejo-
de Baja California. res condiciones de vida. En tiempos re-

43
Los latinos son un grupo diverso en
extremo. Entre ellos se cuentan los ya
mencionados méxico-americanos que
residen en la zona del suroeste desde
antes de que esos territorios pasaran a
formar parte de Estados Unidos. Se tra-
ta de familias de sólido arraigo, que tie-
nen características muy distintivas y han
contribuido a darle a la región una per-
sonalidad inconfundible.

Vaivén caribeño
También existen colonias de puertorri-
queños, que tradicionalmente se esta-
blecen en la ciudad de Nueva York y
presentan patrones migratorios circula-
res: van y vienen de su isla caribeña es-
tableciendo redes familiares y vínculos
culturales con los barrios latinos de es-
ta diversa metrópoli. Asimismo, son muy
representativos los cubanos que huye-
ron del régimen comunista de Fidel Cas-
tro. La mayoría de ellos se encuentra
asentada en Miami, como asilados po-
líticos y representa una fuerza electoral
muy importante.
Dentro de los muchos grupos dignos
Guardacostas norteamericanos rescatan a un grupo de balseros cubanos, frente a las costas de de mención, están también los emi-
Florida, en julio de 1999. La mayoría de los emigrantes cubanos se establece en Miami. grantes mexicanos y centroamericanos,
de llegada relativamente reciente. Mu-
cientes, estos flujos migratorios se han También es notoria la promoción de ar- chos de ellos carecen de documentos
incrementado, a medida que las econo- tistas de música pop, que venden mi- para residir en Estados Unidos, lo cual
mías de los países latinoamericanos se llones de dólares y sustentan su razón los ha hecho sujetos de persecución le-
van deteriorando y son cada vez más los de existir en la llamada “cultura latina”. gal y víctimas de discriminación y xe-
que parten en busca de lo que se ha lla- Pero ¿cómo podemos trazar los rasgos nofobia, así como de abusos laborales.
mado “el sueño americano”. y entender el comportamiento de este “gi- Pese a las precarias condiciones en las
Las cifras que arroja el censo de 2000 gante dormido”, como se le ha llegado que viven, los miembros de este grupo
son contundentes: Durante la década de a llamar, cuya influencia resulta ya im- sacian la necesidad de mano de obra
los noventa, más de la mitad de los niños posible negar? A efectos prácticos, el Go- que tiene la gigantesca economía esta-
nacidos en territorio norteamericano era bierno de Estados Unidos comenzó a lla- dounidense, desempeñando trabajos
de origen hispano. Estos niños, junto a marlos “hispanos”, un término generali- que nadie quiere.
sus padres y abuelos, constituyen un mer- zador, que incluye a todos aquellos in- Pese a ser tan diversa y compleja, en
cado con un poder adquisitivo de casi dividuos procedentes de países de habla la comunidad hispana dominan los me-
600 mil millones de dólares, muy impor- española. Dentro de esta categoría, entra xicanos, tanto si se habla de números
tante para cualquier economía. un espectro muy amplio de nacionalida- como de imagen, ya que dos terceras
des, situaciones legales e identidades cul- partes de este grupo está formado por
Tacos congelados y TV propia turales, que se complican aún más cuan- personas originarias de México, o de as-
De hecho, no son sólo los restaurantes do consideramos las prioridades políticas cendencia mexicana. Esto tiene reper-
de comida rápida quienes se han dado de todos ellos, sus necesidades sociales cusiones muy visibles en la forma en
a la tarea de ofrecer una gran variedad y sus perspectivas en el terreno econó- que la sociedad norteamericana ha re-
de artículos para estos nuevos consu- mico. Algunos prefieren llamarse latinos, presentado a los latinos, asociándolos
midores, sino que ha surgido un sector término que los asocia más con las raíces comúnmente con la música y comida
importante de comerciantes y expertos latinoamericanas que con la herencia es- mexicanas, los sombreros de charro e,
en mercadotecnia en torno a la venta pañola. Otros más, de origen mexicano, incluso, explica por qué el 5 de mayo se
masiva de productos que van desde tor- optan por autodenominarse chicanos, vo- considera la “fiesta mayor” de los his-
tillas, salsas y taquitos congelados, has- cablo que surgió durante los movimien- panos. Ese día se celebra en México el
ta el establecimiento de consorcios te- tos estudiantiles de los años sesenta e im- aniversario de la Batalla de Puebla,
levisivos de dimensiones gigantescas, plica un gran orgullo racial y una activa que tuvo lugar en 1862, cuando los ejér-
que emiten únicamente en español. militancia política. citos mexicanos derrotaron a las tropas

44
SE HABLA ESPAÑOL
HISPANOS EN EL PARAÍSO

francesas que, a instancias de Napo-


león III, llevaron a cabo una invasión pa-
ra instaurar la monarquía en ese país.
Generalizar a los hispanos y asociar-
los únicamente con México nos lleva a
ignorar la diversidad de este grupo, así
como a subestimar su enorme riqueza
cultural. Al hacerlo, no se da cabida a
grupos tan activos y vitales como los sal-
vadoreños, los dominicanos o los gua-
temaltecos, quienes llevan consigo un
bagaje cultural propio. También sería di-
fícil asociar a los méxico-americanos con
los cubanos, quienes, por sus caracte-
rísticas específicas, mantienen posturas
muy conservadoras.
De hecho, con excepción de los cu-
bano-americanos, que suelen inclinar-
se por el Partido Republicano, el grue-
so de la comunidad latina favorece a los
demócratas, de orientación más liberal.
Sin embargo, esto está cambiando pau-
latinamente, a medida que los republi-
canos aprovechan la impronta conser-
vadora que ha dejado la herencia cató-
lica de los hispanos, en su postura fren-
te a temas como el aborto, el matrimo-
nio entre homosexuales y otras cuestio- Bush se dirige en castellano a la comunidad hispana de Filadelfia, durante su primera
nes de planificación familiar. campaña para las presidenciales, en agosto de 2000.
Todo ello hace que este grupo sea muy
difícil de caracterizar, pues está sujeto a Sin embargo, en los últimos años pue- muestran que, desde la década de los
una identidad multifacética, nada fácil de de apreciarse una dispersión geográfica ochenta, los hispanos que forman parte
entender desde cánones estrictamente notable y la presencia hispana se per- de la clase media han aumentado en 80
anglosajones. En este sentido, es indica- cibe ya en todo el territorio norteame- por 100. Esto se refleja en una de las par-
tivo, por ejemplo, el hecho de que Bush ricano, incluyendo a estados como Ca- tes medulares del “sueño americano”: la
nombrara a Alberto González, un políti- rolina del Norte, Washington y las zonas posibilidad de adquirir una vivienda. De
co ultraconservador, para un alto cargo del Medio Oeste, que no tenían una po- acuerdo con estudios recientes, los lati-
en Justicia, alterando con ello la asocia- blación latina muy visible hace pocos nos están convirtiéndose en uno de los
ción común que se tiene de los latinos años. Ejemplo de ello es que en la ca- más enérgicos impulsos para el mercado
con causas liberales. pital del país habitan alrededor de de bienes raíces. En los próximos vein-
Otra tendencia que está cambiando las 300.000 “nuevos latinos”, término que se te años, se cree que representarán el 40
por 100 del total de compradores de vi-
Los hispanos, un importante impulso del vienda.
La prosperidad de los hispanos también
mercado inmobiliario, ya no tienden a se observa en el ámbito de los negocios,
concentrarse siempre en las mismas zonas sobre todo en el campo de la pequeña
y mediana empresa, donde sobresale la
generalizaciones es su distribución geo- utiliza para denominar a todos aquellos presencia de latinos que son dueños de
gráfica. Hasta hace unos años, la po- que no son de origen mexicano, cuba- su propio establecimiento. Hoy, existe
blación hispana tendía a concentrarse no o portorriqueño, sino que provienen más de un millón de compañías funda-
a lo largo de la frontera con México, y, de El Salvador, Perú, Ecuador y otros das y administradas por hispanos, cifra
salvo en los casos de los puertorrique- países del Continente Sur. que crecerá a seis millones en 2030. En
ños y los cubanos, su meca era la ciu- este sector es importante señalar la di-
dad de Los Ángeles. Cabe señalar aquí El estereotipo de la pobreza námica presencia femenina, pues entre
que, desde hace bastantes años, esta po- Otro estereotipo que prevalece sobre los 1997 y 2002, el número de empresas que
blación se cuenta entre las urbanizacio- latinos es que son pobres. Aunque tra- pertenecen a mujeres latinas creció en
nes que concentran a mayor número de dicionalmente, al igual que la población casi un 400 por 100. La forma de hacer
personas de habla española en el mun- afroamericana, se han contado entre los negocios de los latinos, a pequeña y
do, más que Madrid, por ejemplo. más desfavorecidos, las estadísticas mediana escalas, resulta sumamente

45
benéfica y refrescante para las economí-
as locales, que agonizan a causa de la im-
placable avanzada de los monopolios.
En el terreno de la educación, la si-
tuación no es tan halagadora, aunque se
nota cierta mejoría. Si bien en los últimos
treinta años el número de latinos que lo-
gra un título universitario se ha cuadri-
plicado, son muchos los obstáculos que
los miembros de este grupo deben ven-
cer en materia educativa. Aunque la po-
blación de niños hispanos que asisten
a escuelas primarias crece más rápida-
mente que la de los anglosajones, su ren-
dimiento escolar está aún por debajo del
resto de la población. Esto repercute en
el número de jóvenes que termina los es-
tudios secundarios; de acuerdo con en-
cuestas realizadas a fines de la década
de los noventa, únicamente el 62 por 100
de los latinos de 25 a 29 años termina-
Una boricua se deshinibe en el desfile del Dia de Puerto Rico en la Quinta Avenida de Nueva ron el high school –equivalente a la se-
York, donde los portorriqueños, o nuyoricans, suman más de 800.000 personas. cundaria española–, a diferencia de los

Los nuyoricans
L a publicación del Atlas de puertorrique-
ños en Estados Unidos, en 2003, un es-
tudio encargado por el Gobierno de Puerto
puertorriqueños en Estados Unidos que en
la propia isla.
La migración inicial concentrada exclusi-
orgulloso. Cierto que en algunos aspectos,
como el educativo, los cambios acontecidos
en la comunidad en los últimos sesenta años
Rico, generó en la isla una serie de encon- vamente en la ciudad de Nueva York, y cuya han sido escasos. Sin embargo, en otros as-
tradas sensaciones que ora se traducían en problemática integración fue mostrada en pe- pectos los tópicos se van alejando de la rea-
explosiones jubilosas, ora mostraban preo- lículas clásicas como el musical West Side Story, lidad y haciéndose más complejos. Así, aun-
cupación. Y no es para menos. El mencio- ha dado paso a una nueva situación en la que que uno de cada cinco puertorriqueños de
nado Atlas muestra con total nitidez que vi- la población puertorriqueña es notoria no só- Estados Unidos viva en condiciones de po-
ven más boricuas, puertorriqueños, en los lo en las calles de dicha ciudad sino también breza, se calcula que más de una tercera par-
Estados Unidos que en la propia isla cari- en las de los estados de Connecticut, Nueva te de los nuyoricans ahorra lo suficiente co-
beña. Un vistazo rápido a los datos de los Jersey, Massachussets, Pennsylvania y Flori- mo para enviar unos 1.200 dólares al año a
censos permite atisbar una ligera sombra de da. Incluso se diría que, en los últimos años, sus familiares de la isla.
duda, pues la población de la isla se acerca el destino preferido de los migrantes boricuas En todo caso, la inicial guetización de los
a los 3,9 millones de habitantes, en tanto la ha cambiado: hoy día, unos 600.000 viven en boricuas que llegaron a Nueva York y su aglo-
de los que se autoidentifican como puer- Florida, donde ciudades como Orlando han meración en una única área de la ciudad per-
torriqueños que viven en otros lugares de visto incrementar su número en un 142 por mite hoy a muchos neoyorquinos hablar del
los Estados Unidos es poco más de 3,8 mi- 100 entre 1990 y 2000 y otras como Tam- “distrito Puerto Rico”, fácilmente reconoci-
llones. Sin embargo, el análisis más por- pa, en el mismo periodo, en un 78 por 100. ble por las numerosas salas en las que la sal-
menorizado elimina cualquier duda, al cons- Y, sin embargo, la Gran Manzana sigue sa atruena durante todo el día –hay quien di-
tatar que Puerto Rico es también país re- siendo en el imaginario puertorriqueño el ce que hay más salones de salsa en Nueva York
ceptor de migración caribeña y puerta a los punto de destino “natural” para los que aban- que en Puerto Rico–. En suma, los nuyoricans
Estados Unidos para muchos habitantes de donan la isla. Los más de 800.000 boricuas se han convertido en parte ineludible del pai-
las islas más o menos próximas. De hecho, que habitan en Nueva York, los nuyoricans, saje humano de Nueva York, para lo bueno y
se calcula que en Puerto Rico viven más de constituyen una referencia ineludible para to- lo malo y, por tanto, cualquier acontecimiento
300.000 dominicanos, muchos en indeter- dos los isleños. Aunque sólo sea porque prác- que afecte a la ciudad, tendrá incidencia di-
minado tránsito. A la vez, el continuo in- ticamente no existe familia alguna que no ten- recta en la isla. No puede olvidarse, en este
tercambio comercial y turístico con el res- ga uno de sus miembros en la ciudad. sentido, que aproximadamente 800 puerto-
to de las islas impide una contabilidad ri- La estereotipada imagen del nuyorican, gra- rriqueños murieron en las Torres Gemelas en
gurosa. En cualquier caso, estas cifras que cias sobre todo al cine, incluye no sólo el as- el atentado del 11 de Septiembre.
reducen el número de boricuas en la isla, pecto latino, tan fiero como seductor, tan te- Ángeles Valencia
reafirman la idea de que hoy día hay más mible como deseable, tan pobre como Antropóloga

46
SE HABLA ESPAÑOL
HISPANOS EN EL PARAÍSO

anglosajones y los afroamericanos, que


lo hicieron en el 93 y 87 por 100 de los
casos, respectivamente.
Muchos factores contribuyen a crear es-
ta deficiencia educativa. Un gran núme-
ro de niños con problemas proviene de
familias recién llegadas y, en muchas oca-
siones, no habla inglés. Los recortes pre-
supuestarios en educación, así como las
leyes que prohíben o restringen la edu-
cación bilingüe, han dificultado su pro-
ceso de integración en la vida escolar.
Asimismo, existe en Estados Unidos un
proceso de segregación en las escuelas,
en el que cada vez es más palpable la
abundancia de recursos en los distritos
predominantemente anglosajones, y los
apuros económicos por los que pasan las
zonas donde habitan los hispanos.

Sanidad precaria
Otro sector en el que la situación de la
minoría latina es desventajosa, es en la Un restaurante hispano en el vecindario de Jackson Heights, en Queens, evidencia la presencia
sanidad. Uno de los problemas más gra- de este colectivo en la ciudad de Nueva York, donde supera los dos millones de habitantes.
ves se refleja en el hecho de que el nú-
mero de hispanos que no tiene cober- imágenes que aparecen en televisión, y hacer valiosas contribuciones a la cul-
tura médica es mucho más alto que el para comprobar que cada vez más jó- tura de una nación que se formó y con-
del resto de la población. Uno de cada venes de origen latino acompañan a las solidó gracias a la inmigración.
tres hispanos se encuentra dentro del 15 barras y las estrellas en esta aventura bé- Pero el despertar del “gigante dormi-
por 100 de personas que a nivel nacio- lica y son también cada vez más los que do” ha sido recibido con actitudes am-
nal carece de seguro médico. Mientras regresan envueltos en ellas, para ser en- bivalentes y agudas contradicciones:
sólo el 10 por 100 de los anglosajones terrados en los cementerios militares. Se- mientras se aprecia la enorme contribu-
y el 19 por 100 de los afroamericanos se gún varios testimonios, existe una ten- ción que hace el mercado latino a la
encuentra en esta situación, la tercera dencia a colocar a los combatientes de economía norteamericana y se aprove-
parte de la población hispana no está origen latino en las posiciones de mayor cha la mano de obra emigrante en los
asegurada. Las dificultades de acceso a riesgo, a lo que se suman las agresivas trabajos más rudos, son muchas las
un médico han repercutido en el hecho e intensas campañas de reclutamiento muestras de abierta antipatía, que se tra-
de que los hispanos muestran una ten- que están llevando a cabo las fuerzas ar- ducen en agresiones físicas, verbales o
dencia mucho más elevada que el resto madas en las escuelas donde la pobla- escritas, por parte de quienes ven peli-
a sufrir enfermedades crónicas. ción hispana es elevada y las opciones grar los ingredientes más “puros” de lo
En muchos casos, esto se debe a que de ir a la universidad, muy pocas. que consideran su nación. Si por una
un gran número de latinos no cuentan parte se acepta que hombres y mujeres
con documentos legales para residir en El gigante dormido de ascendencia mexicana, centroame-
Estados Unidos. Esto los ha puesto en Pese a todos estos problemas, los lati- ricana y caribeña den la vida en las gue-
una situación vulnerable frente a la le- nos en Estados Unidos tienen una pre- rras de Estados Unidos, también se per-
gislación antiinmigrante, que entró en vi- sencia cada vez más decisiva en la vi- cibe como una amenaza el hecho de
gor durante los años noventa, en parti- da cultural, social y política, así como un que sean ellos mismos, y sus familias,
cular la Ley de Reforma a los Servicios enorme peso económico. Al igual que quienes llamen a las puertas de ese país
Sociales (Welfare Reform Act), de 1996. los otros grupos de inmigrantes que se y pasen a formar parte de él.
Esta ley, así como la brecha del idioma establecieron en EE. UU., se trata de per- Sin embargo, las estadísticas no tienen
y el clima de persecución y xenofobia sonas determinadas a progresar para vuelta de hoja. Los elementos más esen-
que predomina en amplios sectores de ofrecer a sus hijos “el sueño americano”. ciales del nacionalismo norteamericano
la sociedad norteamericana, ha limita- Este espíritu también se refleja en la van cambiando de rostro y el reflejo de
do el acceso a programas sanitarios. enorme cantidad de organizaciones la- esta nueva imagen, así como el peso ro-
Finalmente, cabe señalar el creciente tinas que existen, todas ellas con el ob- tundo de la demografía, obliga necesa-
número de hispanos que se enrolan en jetivo de despertar al “gigante dormido” riamente a todos los estadounidenses a
las filas del ejército norteamericano, par- y desarrollar su enorme potencial, con replantear su modelo nacional y a rede-
ticipan en la guerra contra Iraq y mue- el fin de hacer valer sus derechos, verter finir su identidad, para hacerla más fle-
ren en ella. Basta echar un vistazo a las su influencia en el resto de la sociedad xible, diversa e inclusiva. ■

47
Nación hispana
WHO IS QUIÉN? ESTADOS CON MAYOR PORCENTAJE DE LATINOS
La población latina no sólo avanza
cuantitativamente en Estados Unidos. 20 a 50% 2 a 10% 0,1 a 1%
También lo hace cualitativamente,
10 a 20% 1 a 1,9%
como demuestra el imparable goteo de
líderes hispanos que alcanzan Fuente: US Bureau of the Census, 2000
relevantes puestos en la administración
y en la política. El caso más reciente es
el del demócrata Antonio WASHINGTON
Villaraigosa, un hijo de inmigrantes
mexicanos que acaba de ganar las DAKOTA
MONTANA DEL NORTE
elecciones a la alcaldía de la ciudad de 2% 1,2%
Los Ángeles, la segunda más poblada
del país después de Nueva York. OREGÓN
Poco antes, otro hispano, el DAKOTA
ultraconservador Alberto Gonzales, se DEL SUR
hacía cargo de la cartera de Justicia en IDAHO 1,4%
el segundo Gobierno de George Bush, WYOMING
donde ya otro hispano ocupaba la de
Comercio. En las filas republicanas, NEBRASKA
sobresalen Ileana Ros-Lehtinen, la
primera congresista cubanoamericana; NEVADA
Brian Sandoval, fiscal general de 19,7%
Nevada; Henry Bonilla, representante UTAH COLORADO
por Texas, y Mel Martínez, senador 17,1% KANSAS
por Florida.
Entre los demócratas, destacan Ken CALIFORNIA
Salazar, senador por Colorado, 32,4%
Robert Menéndez, representante por
Nueva Jersey, y va emergiendo como
figura ascendente Julián Castro, ARIZONA OKLAHOMA
candidato a la alcaldía de San Antonio, 25,3% NUEVO
en Texas, la octava ciudad más grande MÉXICO
de EE. UU. En total, en la Cámara de 42,1%
Representantes los hispanos ocupan
29 de los 435 escaños.
TEXAS
32%

POBLACIÓN HISPANA EN EE UU POR ORIGEN


Población total: 281.421.906

Población hispana Otros hispanos


o latina 14% o latinos 17,6%

Sudaamericana
3,8%

Centroamericana
4,8%
Población Dominicana Mexicana
no hispana 2,2% 58,5%
o latina Cubana 3,5%
86%
Puertorriqueña
Antonio Villaraigosa, el primer alcalde de Los
9,6%
Ángeles de origen hispano, es hijo de
modestos inmigrantes mexicanos. Fuente: US Bureau of the Census, 2000

48
SE HABLA ESPAÑOL
HISPANOS EN EL PARAÍSO

EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA POBLACIÓN EN EE UU POR RAZA


DE LA POBLACIÓN LATINA
Nacidos
60% Otros
en EE UU
Asiáticos 2%
50 7,7%
4% Nacidos
40 en origen
30 6,2%
Negros Hispanos
20 12% 14%
10
NEW
0
1980 1990 2000 2010 2020 HAMPSHIRE
MAINE
VERMONT 1,7% 0,7%
0,9%
Blancos
MINESOTA 68%

MASSACHUSETTS
WISCONSIN NUEVA YORK
15,1%
MICHIGAN
RHODE ISLAND

PENSILVANIA CONNECTICUT
IOWA 9,4%
OHAIO NEW JERSEY
ILLINOIS INDIANA 1,9% VIRGINIA 13,3%
INDICADORES VARIOS
12,3% OCCIDENTAL DELAWARE
0,7% VIRGINIA Porcentaje
MARYLAND
MISURI KENTUCKY Hispanos pobres (2003) 18,1
2,1% 1,5%
CAROLINA DEL SUR Hispanos que votaron
en la elección de 2000 21,8
TENNESSEE
Hispanos que habitan
ARKANSAS vivienda propia (2002) 23,1
A CAROLINA
DEL SUR Hispanos de 25 años o
más que cuentan con grado
universitario (2002) 21,2
MISISIPÍ ALABAMA GEORGIA
1,4% 1,7% Fuente: US Bureau of the Census

FLORIDA 16,8%
LOUISIANA

VOTO LATINO, 1988 - 2004


PRINCIPALES OCUPACIONES 72%
69%
DE LA POBLACIÓN HISPANA
61% 62%
Tipo de empleo miles de pers. %
53%
Administrativo
o profesional 2.411 18,1
40%
Servicios 2.906 21,8 35%
Ventas y oficina 3.090 23,1 30%
25%
Construcción 357 2,7 21%
Producción y transporte 2.831 21,2
Dukakis

Clinton

Clinton

Kerry
Bush

Bush

Bush

Bush
Gore
Dole

Total población
activa 16 años o + 13.348 100
Fuente: US Bureau of the Census, 2000 1988 1992 1996 2000 2004

49
LA FRONTERA
fractura y fusión
entre dos mundos

Un grupo de mexicanos espera en Tijuana una oportunidad para cruzar ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos, en mayo de 2001.

Punto de fusión entre lo cotidiano y lo excepcional, la inmensa frontera


entre México y Estados Unidos ha cambiado varias veces en los últimos
siglos de forma, tamaño y función. Magalí Muriá explica la sociedad
específica que ha generado esta línea de fractura

C
omo en una zona de guerra, el estado de excepción. Mientras miles lan detrás de los muros que separan a
la frontera entre México y Es- de personas se trasladan diariamente de su país del Tercer Mundo, al tiempo que
tados Unidos es un lugar don- un país a otro por puertos de entrada los reflectores barren las sombras noc-
de conviven sin recato la ru- para trabajar o estudiar, cientos de emi- turnas y los dispositivos tecnológicos de
tina y la tragedia; donde se funden de for- grantes pierden la vida cada año por su punta –sensores de movimiento, vehícu-
ma casi imperceptible la cotidianidad con pretensión de cruzar los desiertos y ba- los ultraequipados y armas sofisticadas–
rrancos que les separan del mercado la- se despliegan estratégicamente para de-
MAGALÍ MURIÁ, Centro de Investigaciones boral más grande del mundo. tener el tránsito de personas y produc-
Históricas de la Universidad Autónoma Con sus binoculares, los agentes de la tos no autorizados. Sin embargo, a
de Baja California. patrulla fronteriza norteamericana vigi- diferencia de otras zonas donde se de-

50
HISPANOS EN EL PARAÍSO

sarrolla un conflicto bélico, aquí no hay en la frontera México-Estados Unidos proteger la identidad cultural y la sobe-
guerra declarada. Al contrario, todo es- seis estados mexicanos –Baja Califor- ranía territorial de ambas naciones.
to tiene lugar en la frontera de dos nia, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nue- Esta percepción de lejanía venía apa-
países que se dicen amigos. vo León y Tamaulipas– y cuatro esta- rejada por una distancia geográfica im-
Tal como la conocemos hoy, la línea dounidenses –California, Arizona, Nue- portante, que separaba a las poblacio-
fronteriza entre México y Estados Uni- vo México y Texas–. Si ampliamos en nes fronterizas de sus respectivas capi-
dos fue definida por el Tratado de Gua- detalle, veremos que las comunidades tales, lo que se tradujo también en un
dalupe Hidalgo, que se firmó en 1848, fronterizas están divididas en 23 con- distanciamiento cultural y político. Qui-
al término de la guerra entre ambos dados del lado norteamericano y 35 zá por ello las comunidades fronterizas
países. Con este tratado, México tuvo municipios, del mexicano. Esta región, crearon su propio estilo de vida y, con
que ceder a Estados Unidos la mitad nor- considerada por muchos como un ter- muchas influencias recíprocas, crecieron
te de su territorio. Luego, siguió la ven- cer país donde se funden dos culturas, de forma interdependiente, sin impor-
ta forzada de partes que se incorpora- la norteamericana y la mexicana, ha tar demasiado de qué lado de la línea
rían a Nuevo México y Arizona, en 1854,
lo que acabó de darle forma a esta di-
visión territorial. Mas no por ello termi-
naron las disputas y controversias terri-
toriales, aunque éstas resultaron ser mu-
cho más localizadas, debidas mayor-
mente a las desviaciones de los ríos.

Curso de río cambiante


Uno de estos conflictos fue el llamado del
Chamizal. Se trata de una franja de 255
hectáreas, junto a Ciudad Juárez, sujeta a
una disputa territorial que concluyó en
1970, a favor de México. En 1852 se ha-
bía establecido, de acuerdo con el Tra-
tado de Guadalupe Hidalgo, que la fron-
tera estaría delimitada por el centro del
cauce del Río Bravo, a pesar de que és-
te mutaba ocasionalmente, debido a los
periódicos aumentos de caudal. En 1864,
cambió el curso del río y dejó al Chami-
zal “del otro lado”, lo que provocó el con-
tencioso que tardaría más de un siglo en
resolverse en los tribunales internacio- El presidente de EE. UU., George Bush, con el mexicano, Vicente Fox, en Guanajuato, en 2001.
nales. De esta manera, en 1970, el Cha- La emigración es uno de los problemas que más afectan a las relaciones entre ambas naciones.
mizal volvió a formar parte de México,
pues el tratado también preveía que los atravesado un proceso de transición su- divisoria se estaba hablando. Incluso, en
límites entre ambos países quedarían es- mamente interesante a lo largo de la muchos casos, la frontera no era más
tablecidos originalmente por el empla- historia. que una marca arbitraria que dividía
zamiento del cauce de las aguas en el Durante siglos, la región fronteriza en- pueblos y ciudades por la mitad. La de-
momento de la firma. tre México y Estados Unidos se consi- pendencia mutua de ambas partes era
La línea fronteriza que resultó de es- deraba como una zona remota, desier- tal, que varias de las llamadas “ciudades
tas pugnas tiene una longitud de casi ta y dejada de la mano de Dios, fuera de gemelas” comparten hoy el mismo sis-
tres mil kilómetros. Comienza al oeste la órbita donde se construía la identidad tema de drenaje.
en la costa del Pacífico. Corre hacia el y la cultura de ambas naciones. Para Mé-
este remontando las escarpadas cimas xico, fue protagonista de leyendas e his- Mundos gemelos
de la Sierra Madre Occidental y luego se torias de misioneros, exploradores y ban- En este ambiente de interacción coti-
extiende por la llamada Meseta Central. didos, fuentes mágicas, ciudades de oro diana, los pobladores de las ciudades
Al llegar a Ciudad Juárez, la elevación y amazonas. Para Estados Unidos, se tra- gemelas han vivido en una condición de
sobre el nivel del mar ha disminuido a taba de un territorio salvaje, con fre- binacionalidad, incorporando elemen-
1.300 metros, pero aumenta nuevamen- cuentes ataques de indios y pueblos fan- tos de dos países tan intensa y radical-
te al cruzar la Sierra Madre Oriental. El tasma, que nutrió el mito de lo que hoy mente distintos como lo son México y
extremo este se halla formado por las se conoce como el “Lejano Oeste”. La Estados Unidos. Esto le ha dado a
planicies costeras que se extienden has- frontera se veía como una zona colchón la frontera un carácter singular, pues
ta el Golfo de México. o limbo estratégico, que no era “ni aquí quienes cruzan la línea frecuentemen-
En cuanto a división política, coinciden ni allá”, cuya función era resguardar y te para hacer compras, comer en algún

51
• UTAH
San Francisco NEVADA COLORADO KANSAS
Las Vegas

CALIFORNIA OKLAHOMA
ESTADOS UNIDOS •
• Los Ángeles • Oklahoma City
ARIZONA • Alburquerque Amarillo

San Diego Calexico Yuma NUEVO MÉXICO


• • • Phoenix
• • •
Tijuana Mexicali • Tucson
San Luis •
Río Colorado Columbus
• Nogales Bisbee • El Paso TEXAS
Ensenada • • • Douglas • •

• • • Agua Las Ciudad Juárez
Nogales Naco Prieta Palomas
BAJA Dallas
OCÉANO CALIFORNIA •

PACÍFICO SONORA CHIHUAHUA Presidio Del Río


• •• •• San
Hermosillo Ojinaga Ciudad Acuña Eagle Pass Antonio
•• •
Piedras Negras

Chihuahua Laredo
BAJA ••
CALIFORNIA Nuevo Laredo
SUR Mc Allen
Torreón Monterrey •
• • • Brownsville
COAHUILA Reynosa
SINALOA DURANGO ••
CIUDADES GEMELAS NUEVO
Matamoros

EN LA FRONTERA MÉXICO LEÓN


TAMAULIPAS
ZACATECAS

restaurante, visitar parientes o simple- crear uno nuevo, producto de la mezcla zación, la visión tradicional de la fron-
mente pasear, están haciendo conver- de ambas lenguas: el famoso spanglish. tera distante que prevalecía en ambos
ger dos mundos opuestos: lenguas dis- Hacia la década de los sesenta, la ac- países se ha transformado radicalmente.
tintas, costumbres diferentes y formas tividad económica de la región fronteri- En 1994, México firmó con Estados Uni-
culturales contradictorias. Pese a que en za mexicana comenzó a volverse más di- dos y Canadá el Tratado de Libre Co-
el mundo hay muchas fronteras, ésta tie- námica, con la instalación de plantas ma- mercio para América del Norte (TLCAN),
ne la singularidad de que, en su enor- quiladoras o unidades de ensamblaje de creando con ello uno de los mayores
me longitud, hace chocar al Tercer Mun- partes procedentes del lado americano, bloques comerciales del mundo. La fir-
do con el país más poderoso del aprovechando que al sur de la frontera ma del tratado incrementó de forma
planeta. Asimismo, aquí se pone en evi- la mano de obra es más barata. También aguda el tránsito fronterizo, pues gran
dencia, como en ningún lado, la enor- contribuyó a este crecimiento un régi- parte del comercio pasa por la frontera
me brecha entre la cultura hispanoa-
mericana con la tradición anglosajona El Tratado de Libre Comercio para
de los Estados Unidos.
América del Norte agilizó enormemente
35.000 “fronterizos” el tránsito y el comercio fronterizos
Incluso hoy, son frecuentes los casos de
niños que cambian de país todos los días men de exención de impuestos que só- común. Esto transformó radicalmente el
para ir a la escuela, o habitantes de al- lo era vigente en la franja fronteriza. Las papel de esta región que, de zona pe-
guno de los dos lados que trabajan en maquiladoras, al igual que el trato de riférica, pasó a convertirse en la arteria
el otro. Sólo en el caso de Tijuana-San “puerto libre” que tenían las poblacio- más importante para la integración eco-
Diego, se estima que 35.000 personas se nes de la zona, dieron un fuerte impul- nómica entre México y Estados Unidos.
trasladan del lado mexicano a Estados so económico a esta región, donde po- Hoy, la zona fronteriza se ha convertido
Unidos de forma rutinaria. En general, dían circular libremente mercancías im- en un verdadero microcosmos de la re-
estos “fronterizos” son personas que se portadas, cuyo transporte al resto del te- lación entre ambas naciones.
manejan cómodamente en los dos có- rritorio mexicano estaba bloqueado por De hecho, podría decirse que, cuan-
digos culturales, cambian sin darse cuen- fuertes aranceles. do menos del lado mexicano, la región
ta de un idioma a otro y han llegado a En tiempos recientes, con la globali- se ha convertido también en un micro-

52
LA FRONTERA, FRACTURA Y FUSIÓN ENTRE DOS MUNDOS
HISPANOS EN EL PARAÍSO

Cubanos en miami
L a inveterada costumbre de presentar co-
mo homogéneo lo diverso lleva con fre-
cuencia a considerar a los cubanos de Mia-
años sucesivos. Los “vuelos de la libertad”,
de mediados de los sesenta y los programas
gubernamentales como Cubans for American
mi como un grupo uniforme. Y, aunque só- Citizenship, que perseguía la naturalización
lo sea porque el modo y la fecha de incor- como estadounidense de los cubanos, o el
poración a la península estadounidense ha “Aprende y supérate” fueron dejando paso
condicionado totalmente la sociedad poste- paulatinamente a métodos más contunden-
rior, nada hay más lejos de la realidad. Cier- tes y arriesgados, como los empleados, en
tamente, no se puede hacer una mecánica 1980, por los “marielitos”. 150.000 cuba-
traslación entre el cómo y cuándo del exilio nos llegados a Miami en menos de seis me-
y el lugar que se ocupa en la sociedad de ses desbordaron todas las previsiones de aco-
Miami. Pero no menos cierto que en el pro- gida, generando, además, una fuerte inesta-
ceso de arribada se distingue nítidamente bilidad en Miami. Más aun cuando se cons-
una secuenciación relacionada con la dis- tató que el Gobierno cubano había aprove-
tinción de estatus económico, social y cul- chado la ocasión para expulsar de la isla a
tural de los refugiados. miles de personas que consideraba “inde-
Al cumplirse el tercer año de la llegada de seables” (delincuentes comunes, personas
Castro al poder unos 250.000 cubanos vi- con discapacidades físicas o psíquicas, en-
vían ya en Miami. Se trataba de las clases ur- fermos, etc.)
banas económicamente más poderosas, así Si bien la mayor parte de los “marielitos”
como de personas ligadas al gobierno dic- se integró con normalidad en la vida de Mia-
tatorial de Batista. De estos primeros exi- mi, lo cierto es que este multitudinario arri-
liados, menos de un 5 por 100 eran negros o bo suscitó el recelo de los nativos de Flori-
mestizos. Esto significa que a pesar de su mi- da y de otros lugares de EE. UU. Programas
mética apariencia, desde su creación, la “nue- de reacción como el English Only, desarro-
Manifestantes cubanos en Miami, durante
va Cuba” fue económica, social y cultural- la polémica por el niño balsero Elián llado entre 1980 y 1993, se generalizaron y,
mente diferente de la isleña. Evidentemen- González, en abril de 2000. de hecho, el indeterminado número de cu-
te, las oleadas sucesivas cambiaron en su banos que, desde mediada la década de los
composición, pero los recién llegados a Flo- Tras el frustrado ataque a Cochinos, las noventa, ha arriesgado su vida en “balsas”,
rida se encontraban con un modelo de so- cosas empezaron a cambiar. Numerosos pro- ha pasado, para Washington, de ser “refu-
ciedad que, a pesar de su dinamismo, se de- fesionales liberales y, en general, la clase me- giado” a ser inmigrante ilegal.
sarrollaba dentro de unos rígidos marcos so- dia, tomaron también el rumbo del exilio. Aún así, el poder económico, y también
ciopolíticos a los que debían ajustarse y que El mismo camino siguieron, en años pos- político, de la comunidad cubana de Miami
se caracterizaba por situar la condición de teriores, trabajadores, primero cualificados, ha seguido creciendo. La prosperidad de los
“refugiado político”, y consecuentemente la y campesinos y obreros sin especialización negocios iniciados por los primeros cubanos
inminencia del regreso, como principal fac- alguna, posteriormente. Personas que an- que llegaron a la ciudad y que dan cobertu-
tor de identidad y cohesión. Que el Canal 23 helaban la reunificación familiar viajaban en ra laboral a los que se van incorporando, la
iniciara y finalizara sus emisiones televisivas aviones a través de países terceros mientras presencia, cada vez mayor, de medios de co-
con el himno cubano sonando sobre idíli- las pateras se generalizaban en el mar con municación propios, y la existencia de va-
cas visiones de la isla es indicio de la poca ne- gentes de condición económica menos fa- rios alcaldes en el área metropolitana de
cesidad de integrarse en la sociedad esta- vorecida. El Gobierno estadounidense, jun- Miami han hecho de esta comunidad una
dounidense que desde el primer momento to a entidades como la Iglesia Católica, pro- fuerza influyente, respetada y temida.
mostraron los cubanos. pició la salida de numerosos cubanos en los Pedro Tomé

cosmos de la realidad que prevalece en ginaria del estado sureño de Oaxaca, en México, donde sencillamente se hablaría
el resto de México. En Tijuana, por ejem- la avenida Revolución, favorita entre los de “tamales” o “pozole”. Esta diversidad
plo, personas de todos los rincones de turistas norteamericanos por sus bares y cultural, enriquecida por la cercanía con
ese país se han establecido en fecha re- tiendas de artesanías. Estados Unidos, ha convertido a Tijua-
ciente, atraídos por la oferta de empleo Asimismo, llaman la atención del visi- na en una ciudad muy dinámica en tér-
que deriva de la intensa actividad eco- tante los orígenes diversos de la comida minos artísticos y culturales.
nómica. Todos ellos llevan consigo las que, al anunciarse, destacan la región de Hay quien dice que el caos que gene-
costumbres propias de su región, los México en la que se especializan: los le- ra el choque y la fusión entre culturas tan
idiomas que hablan y su comida tradi- treros que dicen “tamales estilo Sinaloa” distintas hace de Tijuana terreno fértil pa-
cional. Por ello, no es extraño escuchar o “pozole estilo Jalisco” causan sorpresa ra el trabajo de músicos, artistas plásticos,
hablar mixteco, una lengua indígena ori- entre los residentes de otras ciudades de cineastas y literatos, quienes expresan en

53
los espacios públicos la intensidad con
que se vive cotidianamente en ese pun-
to fronterizo. La más actual de estas ex-
periencias es el proyecto denominado “La
Tercera Nación”, que tiene por objeto uti-
lizar la dimensión binacional del espacio
para exponer formas artísticas al alcan-
ce de todos. En éste y otros proyectos de
tipo artístico y político, la barda, el mu-
ro metálico, que separa a México de Es-
tados Unidos, se ha convertido en un es-
pacio medular, donde se exponen obras
de arte y se plasman todo tipo de formas
de expresión.
Ejemplo de ello es la celebración del
Día de Muertos, de herencia prehispá-
nica, que tiene lugar el 2 de noviembre.
Se trata de una fiesta popular muy im-
portante para los pueblos indígenas del
centro y sur de México, que consiste en
Unos niños juegan del lado mexicano de la frontera. En 1994 se construyó una barrera de construir altares efímeros a los “fieles di-
metal y cemento, que se extiende a lo largo de 50 kilómetros entre Tijuana y San Diego. funtos”. En Tijuana, al igual que en el

Dominicanos, los grandes olvidados


W ashington Heights, al norte de Man-
hattan, es el barrio dominicano en
Estados Unidos por excelencia. Las calles 155
el lugar con mayor concentración de domi-
nicanos, en la última década ha habido un
aumento significativo de la población do-
décadas. Son más de cuarenta años de cons-
tantes intercambios entre las dos islas –Man-
hattan y la República Dominicana–, cons-
a la 189, entre las grandes avenidas de Broad- minicana en otros estados como Nueva Jer- tituyéndose verdaderas “comunidades trans-
way, St. Nicholas Boulevard (ahora también sey, Florida y Massachussetts. De igual for- nacionales”. La República Dominicana vi-
calle Juan Pablo Duarte) y Fort Washington, ma, también hay más dominicanos en otras ve, en gran medida, de los ingresos gene-
ofrecen desde picapollo a las últimas bacha- partes de Nueva York y la población domi- rados por los dominicanos en Estados Uni-
tas de Anthony Santos. Los dominicanos for- nicana en el Bronx es actualmente casi tan dos. Incluso su actual presidente, Leonel Fer-
man el mayor grupo de inmigrantes de la ciu- numerosa como en Manhattan. nández, emigró siendo niño con su familia
dad de Nueva York y son el cuarto grupo his- La situación de los dominicanos en Es- a Estados Unidos y cursó allí la escuela pri-
pano más numeroso de los Estados Unidos, tados Unidos no parece muy alentadora: se- maria y secundaria. De hecho, las campañas
después de los mexicanos, puertorriqueños y gún un informe de Hernández y Rivera- electorales de la República Dominicana se
cubanos, estimándose que superarán a la po- Batiz, elaborado en 2003, su renta per cá- hacen tanto en Washington Heights como
blación de origen cubano antes del año 2010. pita es la mitad de la media nacional –por en la isla caribeña. Las calles 155 a 189 de
Sin embargo, sobre todo a este lado del Atlán- debajo de la media de los otros grupos his- Manhattan son un barrio más de Santo Do-
tico, parece que se ha invisibilizado a este gru- panos y de los afroamericanos–; la tasa de mingo, al que se accede a través de gran-
po de latinos de Estados Unidos y rara vez se pobreza de los dominicanos en Nueva York des avenidas aéreas; puentes transnaciona-
los menciona en la prensa española. Según el es la más alta entre los principales grupos les con estrictas fronteras que a veces tam-
censo del año 2000 –incluyendo las rectifi- étnicos de la ciudad y, como suele ocurrir bién se cruzan en yola –el equivalente a
caciones realizadas hace un año–, ya hay más también en España, se está dando una fe- nuestras pateras–, en las que se arriesga la
de un millón de dominicanos en Estados Uni- minización de la pobreza; además, la tasa de vida para llegar a Puerto Rico. Washington
dos. Esta cifra incluye tanto a los recién lle- paro también es mayor que la media. A pe- Heights no aparece en nuestros periódicos
gados como a los que son ciudadanos norte- sar de lo negativo de estas cifras, estos mis- con la misma asiduidad que los barrios cu-
americanos, pero excluye a los que están en mos parámetros han mejorado mucho entre banos de Miami y es necesario plantearse por
situación irregular y a los que no rellenaron el censo de 1990 y el de 2000 y las nuevas qué silenciamos a esta comunidad transna-
apropiadamente la casilla del tipo de “origen generaciones de dominicanos en Estados cional, que también incluye en su cartogra-
hispano” del cuestionario del censo. Más de Unidos tienen mejores trabajos, más repre- fía los barrios madrileños de Cuatro Cami-
un millón supone un porcentaje muy alto, si sentación política y mejores niveles educa- nos, Campamento o Aravaca.
se tiene en cuenta que la República Domi- tivos que sus mayores. Cristina Sánchez Carretero
nicana tiene una población de 8,5 millones La migración dominicana en Estados Uni- Departamento de Antropología de España
de habitantes. dos empezó de forma masiva en los años se- y América, Consejo Superior de
A pesar de que Nueva York sigue siendo senta y se aceleró durante las siguientes Investigaciones Científicas.

54
LA FRONTERA, FRACTURA Y FUSIÓN ENTRE DOS MUNDOS
HISPANOS EN EL PARAÍSO

lado norte de la frontera, el Día de Muer-


tos se hace cada vez más presente, so-
bre todo en el terreno político, pues las
asociaciones de defensa de derechos hu-
manos aprovechan la ocasión para hon-
rar a los cientos de inmigrantes falleci-
dos al intentar cruzar hacia los Estados
Unidos, en busca de mejores condicio-
nes de vida.
A lo largo de la barda fronteriza se han
colocado cruces con los nombres de
aquellos que perdieron la vida en su via-
je hacia el norte. Se trata de un cemen-
terio colgante que, cuando se acerca el
Día de Muertos, se puebla de unas flo-
res amarillas llamadas cempasuchitl, que
Mural elaborado por niños mixtecos de Tijuana, donado al Museo de San Diego, en el que se
normalmente se utilizan para adornar los representan atrapados por la frontera, como si estuvieran encerrados en una jaula.
altares. Cada vez hay más cruces, pues,
como resultado del endurecimiento del firmó el acuerdo de libre comercio con Desde entonces, la intención de acabar
control migratorio en Estados Unidos, la México, abriendo paso a lo que los ex- con este conflicto humanitario no ha pa-
cifra de muertos se va incrementando de pertos han denominado la entrada for- sado de declaraciones esporádicas por
manera escalofriante: en 2004 murió, por mal en una economía sin fronteras con parte del presidente George Bush, al-
término medio, una persona al día. una frontera reforzada. gunas iniciativas sin futuro en el Con-
Las operaciones policiales no han lo- greso de Estados Unidos y la creciente
Barreras y patrullas grado detener la emigración, pero sí insensibilidad de las sociedades de am-
Aunque los intentos por restringir la mi- han convertido a la zona fronteriza en bos países, cuya atención al problema
gración de mexicanos a Estados Unidos una verdadera trampa mortal, donde ha ido menguando.
son muy antiguos, no fue sino hasta han perecido miles de personas. De sed
principios de los noventa cuando Was- en el verano o de hipotermia en el in- Identidades ilusorias
hington comenzó a aplicar una serie de vierno, ahogados en los ríos o perdidos Mientras tanto, los habitantes de la zo-
medidas legales y policiales a fin de di- en los barrancos, siguen muriendo per- na fronteriza viven sus vidas en un en-
ficultarla. Entre estas medidas se cuen- sonas que provienen de todas partes de torno de constantes paradojas y contra-
tan la operación Hold the Line, en la zo- México y Centroamérica. Muchas desa- dicciones, donde dos mundos distintos
na de Ciudad Juárez y El Paso, y Gate- parecen y no se vuelve a saber de ellas. se abrazan y chocan a la vez. La fron-
keeper, en Tijuana y San Diego. Estas En algunos casos, llega a encontrarse tera entre México y Estados Unidos es a
operaciones consisten en la construcción una camisa, un zapato o incluso un es- la vez puente y escudo: une con la fuer-
de barreras físicas a lo largo de la fron- queleto, que lleva a las ansiosas fami- za de la vida cotidiana, la solidez de las
tera y el fortalecimiento de agencias co- lias las dolorosas nuevas. Ello se debe redes familiares, el dinamismo del co-
mo la Patrulla Fronteriza, cuerpo poli- a que, al dificultarse el paso por las zo- mercio y la intensidad del diálogo cul-
ciaco que tiene a su cargo la persecu- nas que habían sido más accesibles, los tural a dos naciones unidas por la
ción y detención de ilegales. emigrantes han optado por rutas cada inevitable geografía; pero también pro-
En el paisaje fronterizo de Tijuana y vez más peligrosas, donde se ven obli- tege al fuerte del débil, a los ricos de los
San Diego, la Gatekeeper se hizo pre- gados a caminar durante varios días y pobres y ayuda a construir identidades
sente en 1994, con la inauguración de muchas veces son víctimas del abuso y impermeables o, por lo menos, a man-
una barda de metal y posteriormente abandono de los “polleros” o “coyotes”, tener la ilusión de que lo son.
una de cemento, que se extiende a lo como comúnmente se conoce a los tra- A finales de la década de los noventa,
largo de 50 kilómetros. Estas construc- ficantes. un grupo de niños mixtecos de Tijuana
ciones cercenan el terreno, que ha si- El tiempo va pasando, la cifra de donó al museo de los niños de San Die-
do previamente talado de árboles y to- muertos creciendo y los gobiernos de go un mural cuya fotografía se reprodu-
do tipo de vegetación, dando al paisa- México y Estados Unidos siguen deba- ce en este artículo. Estos niños han en-
je un tono militar. Por la noche, el área tiéndose en negociaciones interminables contrado la forma de expresar el signifi-
queda a merced de los reflectores y se que se mueven al ritmo de los intere- cado que tiene para ellos algo que mu-
estremece con el ruido de las persecu- ses políticos del momento. En 2001, los chos adultos no hemos logrado entender
ciones que, en ocasiones, han escala- atentados del 11 de septiembre acaba- aún. En la obra, la frontera los rodea, co-
do hasta convertirse en verdaderos tiro- ron por dar jaque mate a los procesos mo si fuese una jaula, un corral o una cár-
teos transfronterizos. Los emigrantes de negociación que habían comenzado cel. Sin embargo, en la explicación dice
arrojan piedras a los agentes y éstos res- algunos años antes, con los que se con- que, a pesar de ello, los niños son más
ponden a tiros. Irónicamente, fue tam- sideró la posibilidad de celebrar un grandes que la frontera que los encie-
bién en 1994 cuando Estados Unidos acuerdo migratorio entre los dos países. rra. Siempre me pregunto si es así. ■

55
El reto
LATINO
Cuando el teórico de la Universidad de Harvard Samuel Huntington invoca
los riesgos que plantea la minoría hispanoparlante para el mundo blanco,
anglosajón y protestante en EE UU, está reutilizando, a escala local, la vieja
idea del choque de civilizaciones a escala internacional, sostiene Pedro Tomé

A
costumbrados como estamos Soviética las confrontaciones ideológi-
en Europa a identificar la cas carecían de sentido. Así pues, en
globalización con la exten- aquellos países de economías boyantes
sión de los valores popular- y libre mercado, pues sólo éste –seña-
mente asociados a EE. UU., pocas veces laba Fukuyama– puede sustentar la de-
nos paramos a pensar que dicho pro- mocracia liberal, la Historia habría lle-
ceso también provoca allí miedos y re- gado a su consumación.
celos. No obstante, desde hace casi dos Las invectivas y adhesiones en pro o
décadas gran parte de los académicos en contra de la teoría de Fukuyama fue-
de mayor prestigio de las universidades ron inmediatas. En la revista Foreign Po-
norteamericanas se encuentran envuel- licy, su fundador, Samuel Huntington, ba-
tos en una árida polémica sobre la for- jo el título de El Choque de Civilizacio-
ma en que la identidad nacional se ve nes, lanzó un duro alegato contra tales
cuestionada por la mundialización y, en conjeturas. En opinión de Huntington,
particular, por el avance del denomina- tras la caída del Muro de Berlín, “la po-
do “poder latino”. lítica mundial está entrando en una nue-
Aunque el detonante de la controver- Samuel Huntington, el teórico de la va fase en la que la fuente fundamental
sia fue una diatriba más de las muchas incompatibilidad de las culturas. de conflictos no será ideológica ni eco-
que a diario se solventan entre acadé- nómica; las grandes divisiones de la Hu-
micos, parte de la población hispana es- manidad y las principales fuentes de con-
tá comenzando a notar en su vida los flictos serán culturales, entre naciones y
negativos corolarios de la discusión. En grupos de civilizaciones diferentes”. Las
1989, Francis Fukuyama, retomando un críticas recibidas por tan tajante aseve-
estilo que recordaba el de los evolucio- ración no fueron menores que las que
nistas culturales del último tercio del si- previamente había soportado Fukuyama,
glo XIX, publicaba un artículo que se razón que llevó al profesor de Harvard a
convertiría pocos años más tarde en su justificar de forma más extensa sus con-
más conocido libro: El fin de la histo- trovertidas opiniones. Nacía así, en 1996,
ria y el último hombre. Desde su privi- la mundialmente conocida The clash of
legiado balcón de la Johns Hopkins Uni- civilizations and the remaking of world
versity School for Advanced Internatio- order, inmediatamente traducida al cas-
nal Studies, planteaba Fukuyama que la tellano con el título de El choque de ci-
democracia liberal representa el final de vilizaciones y la reconfiguración del or-
la evolución ideológica de la humani- den mundial. En síntesis, afirma Hun-
dad, pues tras la debacle de la Unión tington en esta obra que se convirtió en
auténtico best-seller tras los atentados con-
PEDRO TOMÉ es antropólogo, científico Francis Fukuyama, que augura el fin de la tra las Torres Gemelas de Nueva York, el
titular del CSIC. Historia, motivó las tesis de Huntington. mundo estaría dividido en cinco o seis

56
HISPANOS EN EL PARAÍSO

macroáreas yuxtapuestas, definidas por que contemplan a Occidente más que socavar la civilización occidental: el te-
valores “culturales” que nunca podrán como cúspide de la evolución ideológi- rrorismo islamista y, dirá poco después,
converger porque no sólo son diferentes ca de la Humanidad, como paradigma la subrepticia invasión de EE. UU. por
sino, las más de las veces, incompatibles. de la decadencia y la degeneración mo- millones de latinos, particularmente me-
Para Huntington, esta multiplicidad ral. Estas emergentes civilizaciones –is- xicanos, que están colocando en su co-
cultural conlleva un inherente riesgo pa- lámica, china, japonesa, hindú, ortodo- razón una bomba demográfica de graves
ra la estabilidad del mundo, porque re- xa, budista, africana y latinoamericana–, efectos culturales. Las primeras se com-
futa la idea tantas veces expuesta por los al contrario de lo que sucedió en Occi- baten con las armas –Afganistán, Iraq–,
teóricos de la Guerra Fría de que tras la dente, donde la idea de Dios dejó paso las segundas con la refundación nacio-
desaparición del comunismo oficial del a la del Estado y donde lo religioso y lo nal a partir de la recuperación de los pi-
Este de Europa, la cultura occidental se político dejaron de ser un mismo ámbi- lares que hicieron de EE. UU. lo que es.
impondría en todo el mundo. Efecto di- to, asientan sus pilares en la identidad
recto de error prospectivo será la impo- de cultura, religión y sistema de gobier- ¿Améxica?
sibilidad de identificar “nuestros valores” no. Desde esta perspectiva, que les per- Durante los últimos años Samuel Hun-
con los universales. Expresado en tér- mite autoconceptuarse como “superio- tington, como presidente de la Harvard
minos opuestos, Huntington descubre un res” frente a un débil moral, Occidente, Academy for International and Area Stu-
proceso de “indigenización del mundo” que no obstante detenta el poder, atacar dies, ha dedicado la mayor parte de sus
que se traduce en el resurgir de antiguas la fuente del mal no sólo es legítimo, si- esfuerzos intelectuales a analizar “el re-
civilizaciones que estaban contenidas por no una necesidad. Dos son las armas que to hispano” (The Hispanic Challenge) que
el enfrentamiento de los dos bloques y estas culturas están utilizando para debe afrontar EE. UU. para mantener

Una familia de inmigrantes mexicanos, que sobrevivió al atentado de las Torres Gemelas, trata de regularizar su situación en EE. UU.

57
descansa en “la lengua inglesa, el cris-
tianismo, el compromiso religioso, el
concepto inglés del imperio de la ley
–que engloba la responsabilidad de los
gobernantes y los derechos de los indi-
viduos– y los valores protestantes del in-
dividualismo, la ética del trabajo y la con-
vicción de que los seres humanos tienen
la capacidad y el deber de intentar crear
un cielo en la tierra, una ciudad sobre
una colina”. Éste sería el modelo que,
a su juicio, se está quebrando en estos
momentos como consecuencia de la lle-
gada de millones de hispanos. ¿Por qué?
Acudiendo a estadísticas, Huntington
exhibe un conjunto variado de estereoti-
pos sobre los emigrantes, reforzados con
la no menos tópica visión del mexicano
indolente. Lo peligroso no es, en su opi-
nión, la resistencia de los mexicanos a
Reclamos comerciales en español para atraer al mercado hispanoparlante, en un barrio de
Nueva York, en otoño de 2003. perder su cultura de origen y a asimilar-
se, sino la generación de una comunidad
la identidad y lealtad a la nación. Fruto dispuestos a abandonar cualquier diver- latina diferenciada en un área, el suroeste
de los mismos será la obra ¿Quiénes so- sidad cultural para ajustarse milimétrica- de los Estados Unidos, que hasta media-
mos?, significativamente subtitulada Los mente a los patrones dominantes en el dos del siglo XIX fue territorio mexicano.
desafíos a la identidad estadounidense país receptor. Con estos mimbres, Hun- Es decir, más allá de que hoy día el nom-
(Who are we? The Challenges to Ameri- tington rehace toda la historia de EE. UU. bre más reiterado en California para los
ca’s National Identity). para aseverar que lo que los ha mante- recién nacidos sea José, y no Michael co-
En ella, Huntington recupera el mo- nido identificados con una bandera ha mo hasta una década, o de que en los
delo asimilacionista en boga en la dé- sido justamente la preservación en un partidos de fútbol entre las selecciones
cada de los cincuenta, en el que bajo la credo generado por los colonos del XVII de México y EE. UU. el himno y bande-
etiqueta de la anglo-conformity se pos- y XVIII, ratificado reiteradamente con ra del primero sean aplaudidos por el pú-
tuló que solamente eran acepta- posterioridad sin modificar su esencia. blico asistente a los estadios y abuchea-
bles aquellos emigrantes que estuvieran En síntesis, la identidad estadounidense dos los del segundo, el problema estriba,

La latinización de Washington
E n los últimos años, los hispanos se han
convertido en la primera minoría de Es-
tados Unidos, altamente asentados en áreas
el Banco Interamericano de Desarrollo, y
otras, abre un creciente mercado laboral en
el sector de los servicios, al que responden
hispana utiliza para la construcción de la et-
nicidad latina como identidad e instrumen-
to de reivindicación socio-cultural. Con el
metropolitanas como Los Ángeles, Nueva mayormente mujeres de diferentes países la- éxodo migratorio de los salvadoreños como
York, Miami o Washington. Con la llegada tinoamericanos que propician el desarrollo consecuencia de la guerra civil durante la dé-
masiva de refugiados centroamericanos du- de incipientes redes migratorias que facili- cada de los ochenta, no sólo se incrementa
rante la década de 1980, tanto en la capital tan la incorporación de nuevos inmigrantes y diversifica la población hispana en la ca-
estadounidense como en los condados ad- en las décadas posteriores. La llegada, asi- pital, sino que se extiende a todo el área me-
yacentes de Maryland y Virginia, la pobla- mismo, de funcionarios, refugiados, estu- tropolitana, que abarca condados de los
ción hispana experimenta un crecimiento sin diantes y trabajadores de profesiones y nive- estados de Maryland y Virginia. En la ac-
precedentes, convirtiéndose, junto a la po- les sociales muy diversos propicia el ascen- tualidad, la población latina en la región con-
blación afroamericana, en la minoría más re- dente crecimiento de la población hispano- tinúa su crecimiento con la continua llega-
presentativa de la región. Con todo, la pre- hablante que se concentra principalmente en da de inmigrantes latinoamericanos entre los
sencia de población hispanohablante en el el entonces conocido “barrio latino”, en tor- que destacan salvadoreños y mexicanos. Es-
Distrito de Columbia se inicia con el pro- no a los vecindarios de Mount Pleasant y to convierte el área metropolitana de la ca-
ceso de internacionalización de la ciudad des- Adams Morgan en el Distrito de Columbia. pital estadounidense en una de las regiones
pués de la II Guerra Mundial. El estableci- La organización y reivindicación de la mi- con mayor representatividad de población
miento de embajadas de países latinoameri- noría afroamericana por los derechos civiles hispana del país.
canos, organizaciones multilaterales, como durante la década de los sesenta, se convir- Raúl Sánchez Molina
la Organización de Estados Americanos o tió en el modelo que esta diversa población Dpto. Antropología Social y Cultural, UNED.

58
EL RETO LATINO
HISPANOS EN EL PARAÍSO

dice Huntington, en que “los estadouni-


denses están aceptando que se conver-
tirán en dos pueblos, con dos culturas
(anglo e hispana) y dos lenguas (inglés y
español)”. A partir de aquí, el futuro de
Texas, Nuevo México, Arizona, Califor-
nia, Nevada y Utah es convertirse en una
suerte de Québec, una comunidad tan se-
parada del resto de la que configuran los
blancos anglo-sajones protestantes
(WASP), como lo están la francófona y la
valona en Bélgica o tan enemistadas co-
mo la serbia y la bosnia en Bosnia-Her-
zegovina.
El modelo, prosigue Huntington, es lo
acontecido en Miami donde los “blancos
no hispanos” son ya una minoría y don-
de casi todas las administraciones están
regidas por cubanos. Indica el profesor
de Harvard que en una sola década Una profesora hispana enseña literatura española en el Instituto Newton de Queens, en Nueva
150.000 “blancos no hispanos” abando- York, en una imagen de abril de 2004.
naron Miami y supone que lo hicieron
con una pegatina en sus vehículos que productivos se enfrenta con el éxito de indolencia latina no esconde más que el
reza: “El último estadounidense que sal- los cubanos. Pero no sólo. California, irracional miedo que sienten –como se-
ga de Miami, por favor, que traiga la ban- uno de los estados, como Nuevo Méxi- ñalara José María Ridao en La elección
dera”, por no poder resistir la presión his- co o el Distrito de Columbia, donde los de la barbarie– las sociedades desarro-
pana y lo que algunos teóricos denomi- “blancos no hispanos” son ya minoría, lladas hacia aquellos a los que están ex-
nan “aculturación a la inversa”. sigue siendo uno de los estados más ri- plotando.
cos de la Unión, lo que parece desmentir A su vez, la adhesión a principios no
Cultivando la contradicción un carácter dominado por la “falta de ini- anglosajones haría de los latinos un gru-
Miami, a los ojos de Huntington, repre- ciativa, autosuficiencia y ambición; po- po homogéneo dominado por una acul-
senta el modelo de una comunidad dife- co deseo por la educación, y la acepta- turación antagonista, cuyo primer efec-
renciada, “hispanohablante, con los sufi- ción de la pobreza como una virtud ne- to sería la incapacidad para aprender el
cientes recursos económicos y políticos cesaria para llegar al cielo”. A mayores, inglés con la rapidez que el sistema eco-
para mantener su identidad hispana apar-
tada de la identidad nacional de otros es- La crítica general a los latinos de no
tadounidenses y, al mismo tiempo, capaz
de influir en la política, el Gobierno y la tener excesivo apego a la ética del
sociedad del país”. Ciertamente, la emi-
gración mexicana a California no es la cu-
trabajo choca con el éxito de los cubanos
bana a Florida. Las características del pro- se estima que los latinos, no sólo los nómico y cultural norteamericano re-
ceso migratorio de México a Estados Uni- dueños de más de un millón doscien- quiere. A pesar de que Huntington asu-
dos –contigüidad geográfica proporcio- tas mil empresas, contribuyen a la eco- me como principio que “los datos sobre
nada por una frontera de 3.500 km, la es- nomía del país con 450.000 millones de el aprendizaje del inglés y el manteni-
cala con la que debe medirse que la ha- dólares anuales y poseen un poder ad- miento del español entre los inmigran-
ce inequiparable a ningún otro fenóme- quisitivo en torno a los 580.000 millones tes son limitados y ambiguos” emplea
no migratorio, la masiva ilegalidad, la de dólares. Sin contar los 30.000 millo- prolijas estadísticas para llegar a una
concentración regional, la persistencia en nes de dólares que envían a sus países conclusión prefijada de antemano: el
el tiempo y, sobre todo, la presencia his- de origen. Tal vez sea, pues, muy otro desprecio que los latinos sienten por la
tórica en la región– serían, a juicio de el lamento de Huntington, quien afirma, cultura y la educación les impide avan-
Huntington, elementos suficientes para suposición vana, que el primer efecto zar en el conocimiento del inglés y, por
pensar que el modelo Miami no es ex- que se notaría si el flujo migratorio se tanto, participar en la cultura norteame-
portable al resto de los latinos. Sin em- detuviera sería la subida inmediata de ricana. Es más, superando la metáfora,
bargo, el miedo a su reproducción es tan los salarios de “los ciudadanos de me- afirma el profesor de Harvard que no
constante que no puede sucumbir a un nos ingresos”. Que, dicho sea de paso, hay un “sueño americano”, sino sola-
mar de contradicciones. y aunque no lo constate Huntington, son mente un American dream y quien
La crítica general contra los latinos por los inmigrantes, que desempeñan los quiera participar de él tiene que soñar
no estar apegados a una ética del trabajo trabajos que los nativos no quieren ha- en inglés. Sin embargo, añade, el pro-
y, consecuentemente, ser escasamente cer. Así pues, la crítica a la supuesta blema no radica tanto en la incapacidad

59
reja con la identificación que no pocos
receptores hicieron del inmigrante con
el ser dócil y sumiso conceptuado co-
mo “menor de edad intelectual”.

Los invasores salen del gueto


Justamente eso es lo que está cambian-
do y lo que da miedo a los que pien-
san como Huntington. Los periódicos,
emisoras de radio y canales de televisión
incrementan el uso del castellano a dia-
rio y las ofertas para adquirirlos, re-
cuérdense los dos billones de dólares de
NBC por Telemundo, se suceden por to-
do Estados Unidos.
Aunque Huntington se queje amarga-
mente de la “invasión” del suroeste, los
latinos están presentes en todo el país y
no sólo en determinados guetos. Den-
tro de cinco años, los latinos podrán ser
la mitad de la población de Los Ánge-
Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, saluda a representantes de la les, California, y actualmente son ya ca-
comunidad hispana en Harlem, durante un viaje oficial en mayo pasado. si siete millones de personas. En ciuda-
des como Nueva York, Miami, San Fran-
para aprender otra lengua, sino en un paradoja, su influencia se deja notar in- cisco, Chicago o Houston, el número de
elemento cultural: el particular orgullo mediatamente. Así LULAC –la “Liga de latinos supera el millón y su presencia es
que los latinos sienten en hablar co- Ciudadanos Latinoamericanos Unidos” notable también en territoriosos en los
rrectamente su propia lengua refuerza que se fundó en 1929, en Corpus Ch- que tradicionalmente no habían estado
continuamente su identidad de origen. risti, Texas, y que aún sigue en activo–, presentes como las dos Carolinas, Ar-
A partir de aquí, Huntington desarro- ha empezado a constatar que el desa- kansas, Georgia, Alabama, Nevada, Ten-
lla una doble línea de análisis que con- rrollo abierto o encubierto del progra- nessee, etcétera. De hecho, Huntington
duce inexorablemente a la confusión, ma English only (sólo inglés) en nume- recuerda con preocupación que el alcal-
pues afirma que seguramente los lati- rosos lugares de EE. UU. se está tradu- de de Hartford, Connecticut, ciudad que
nos de las próximas generaciones no ciendo en despidos de inmigrantes que se enorgullece de haber tenido el primer
querrán aprender la lengua del país re- se expresan en castellano en su lugar portorriqueño en este cargo, anunció en
ceptor –pues habrá tantos que no les se- de trabajo. Esta actitud de rechazo al es- su toma de posesión que lo acontecido
en su ciudad “es una señal de lo que es-
En Phoenix, Las Vegas o Miami, las tá por venir”.
La inquietud y desasosiego de Hun-
familias bilingües ganan 50.000 dólares al tington tiene que ver el con el posible
año; las que sólo hablan inglés, 32.000 nacimiento de una reacción racista, o na-
tivista por recurrir al sucedáneo acadé-
rá necesario–. Pero, por otra parte, la- pañol como lengua, y el consecuente mico que utiliza, contra lo hispano. Si en
menta que los latinos, por ser mayori- miedo a hablarlo en determinados lu- ciudades como la mentada Hartford, en
tariamente bilingües, tienen más opor- gares, tienden a reforzar una imagen ve- 2003, algo más del 40 por 100 de la po-
tunidades laborales y mejores salarios jatoria del mismo, que se había exten- blación era hispana y casi otro 40 por 100
–“en ciudades como Phoenix y Las Ve- dido por las áreas wasp desde la déca- era afroamericana, ¿qué les queda espe-
gas o Miami, las familias que sólo ha- da de los sesenta del pasado siglo. No rar a los “blancos no hispanos”? Sin em-
blan español tienen unos ingresos me- pocos hispanos han sentido desde en- bargo, tan prudente preocupación pare-
dios de 18.000 dólares; las que sólo ha- tonces cómo han sido ridiculizados por ce que más que atemperar cualquier
blan inglés tienen ingresos medios de su desconocimiento o incorrecto domi- forma de racismo lo alienta, pues se pre-
32.000 dólares, y las familias bilingües nio del inglés. Tales ademanes, como gunta si las asociaciones hispanas son tan
ganan más de 50.000 dólares”–. Así ocurriera en algunas zonas urbanas es- legítimas como la Asociación Nacional
pues, una vez más, parece que la idea pañolas con los acentos “de pueblo”, para el Progreso de las Personas de Co-
que Huntington quiere exponer es la han permitido asociar el castellano con lor, ¿por qué no habrían de serlo también
muy vulgar de que “los emigrantes nos las condiciones sociales más desfavore- las organizaciones en defensa de los in-
quitan el trabajo”, aunque vestida con cidas. A su vez, la interiorización que tereses de los blancos? Su respuesta
ropajes lingüísticos, vale decir cultura- muchos hicieron de su “inferioridad” co- resulta realmente preocupante: Hun-
les. La cuestión es que, más allá de la mo efecto de estos desprecios fue pa- tington acude a una variada suerte de

60
EL RETO LATINO
HISPANOS EN EL PARAÍSO

científicos sociales, a los que las más de


las veces descontextualiza, para aven-
turar una inminente reacción de los blan-
cos anglosajones protestantes para re-
cuperar una identidad nacional asentada
en los valores de los creadores del pa-
ís. No se trata de profecía, parece indi-
car, sino de algo más lógico: “Cuando un
grupo social, étnico, racial o económi-
co sufre o cree sufrir pérdidas de poder
y categoría, casi siempre se esfuerza pa-
ra dar la vuelta a la situación”. De no ser
por el paralelismo que establece entre la
evolución demográfica de California y
Bosnia-Herzegovina –donde los serbios
respondieron con “limpieza étnica” cuan-
do vieron amenazada su mayoría– no
quedaría tan patente que, en realidad, la
visión de los hispanos que tiene Hun-
tington es una reedición de su “choque
de civilizaciones” donde los latinos, pe-
ligrosamente, han sustituido a los mu- Niños de la Escuela Primaria 38 asisten, disfrazados, a una cabalgata de Reyes en el Harlem
sulmanes. hispano, el 6 de enero de 1998.

Choque de ignorancias adscripciones identitarias posibles que problemas de desigualdad económica;


La visión que Huntington ofrecía del trascienden la nacionalidad de origen: la- que solamente pueden comprenderse
mundo musulmán en “el choque de ci- tinos son, pero no iguales en comporta- en sus justos términos desde la interde-
vilizaciones” exhibía, según Eduard Said, mientos y visión del mundo, los mexi- pendencia. Ahora bien, ésta incluye asu-
un genuino “choque de ignorancias”. La canos de 60 años que llegaron a Califor- mir que el excluido depende para so-
presentación que en los últimos años es- nia para trabajar como braceros y los que brevivir de quien le margina, pero no al
tá haciendo de los latinos, y en parti- desde el mismo país llegan con 20 a Chi- contrario.
cular de los mexicanos, no parece haber cago para incrementar su prestigio den- En cualquier caso, dada la influencia
superado tal grado, pues, en última ins- tro de sus grupos de edad. Latinos son, de Huntington en EE. UU. y de éstos en
tancia, sus ideas son colocadas al ser- pero distintos, los chilenos que llegaron el mundo, no puede desdeñarse su re-
vicio de una ideología que concibe las huyendo de la dictadura militar y los que flexión sobre la forma en que los movi-
culturas como islas incomunicadas, co- abandonaron las guerrillas centroameri- mientos de población pueden alterar
mo bloques monolíticos y cerrados. En canas. Latinos son, iguales pero diferen- identidades nacionales asentadas en Es-
la línea de lo que exponían los cul- tes, los varones que intentan reproducir tados-nación sujetos a crisis permanen-
turalistas norteamericanos durante la una sociedad machista y las mujeres que te, tanto por la fuerza de lo local como
II Guerra Mundial y el inicio de la pos- huyen de ella; latinos son, y desiguales a de lo transnacional. Con todo, la pro-
guerra, Huntington sigue estableciendo su pesar, los que malviven de la caridad puesta de Huntington de volver a asen-
una paridad entre nación y cultura, de- y redes de apoyo a inmigrantes y los que, tar las identidades nacionales en bases
finida como territorio más lengua y reli- situados en los entrejuegos del poder, tan sólidas como Dios, la Naturaleza o
gión. No se percata, por tanto, de que, amasan imponentes riquezas. Naciona- cualesquiera otra de igual contundencia,
como hace ya cuatro décadas mostrara lidad, etnicidad, género, generación, cla- parece no considerar que, desde que las
el noruego Fredrik Barth, la complejidad se económica e ideología son elemen- sociedades existen, el mestizaje ha sido
social que nace de la diversidad cultural tos que recorren las muchas identifica- uno de los motores de las historias. ■
solamente mantiene los límites cultura- ciones latinas en EE. UU., entremezclán-
les que corren por el interior de las so- dose de forma tan compleja y variada que
ciedades, no por sus bordes; los que, en la tan mentada identidad latina no es más PARA SABER MÁS
definitiva, establecen minorías dentro de que una etiqueta simplificadora de una DURAND, J., y DOUGLAS, S. M., Clandestinos.
las minorías. realidad plural. Tan simplificadora como Migración México-Estados Unidos en los
Asumir una homogeneidad de lo lati- decir que los mexicanos han comenzado albores del siglo XXI, Zacatecas, Universidad
Autónoma de Zacatecas, 2003.
no en EE. UU. conduce al absurdo de la invasión del espacio porque hay una HUNTINGTON, S., El choque de civilizaciones y la
equiparar en comportamientos y valo- galaxia (denominada del Sombrero) con reconfiguración del orden mundial, Barcelona,
res a cubanos de Miami con portorri- forma de charro. Paidós, 1997.
– ¿Quiénes somos? Los desafíos a la identidad
queños de Nueva York, salvadoreños Los conflictos multiculturales de los
estadounidense, Barcelona, Paidós, 2004.
de Washington o mexicanos de Califor- que Huntington habla esconden, como SÁNCHEZ, R., Mandar a traer. Salvadoreños en
nia. Pero, además, supone olvidar otras casi siempre que se utiliza este término, Washington, Madrid, Universitas, 2005.

61