Вы находитесь на странице: 1из 9

MATERIA:

NEGOCIOS, GOBIERNO Y SOCIEDAD

TEMA:

TAREA 4

PARTICIPANTE:

ENRIQUE CUETO

17-6038

FACILITADOR(A):

LIC.FRANCISCA CRUZ
1. Elaboración de un informe sobre cada uno de los subtemas tratados en
esta unidad acerca la estructura económica y sistema tributario, tomando
como referencias diferentes autores.

Estructura económica y sistema tributario.

El sistema tributario dominicano contiene una serie de impuestos indirectos y


directos que se aplican tanto a las personas físicas como jurídicas. Existen
impuestos a los ingresos, al patrimonio, a los activos, sobre el salario, sobre
bienes y servicios, a las donaciones y sucesiones y al comercio exterior.

La obligación tributaria es una responsabilidad que concierne a las ciudadanas y


los ciudadanos, compromiso del cual debemos estar conscientes, ya que este
aporte contribuye al desarrollo de la nación y al fortalecimiento de la sociedad.

La Dirección General de Impuestos Internos (DGII), como institución encargada de


administrar los impuestos nacionales, si bien tiene el compromiso de recaudar y
aplicar las leyes y normas tributarias, también tiene el deber de orientar a la
ciudadanía sobre el cumplimiento de las mismas. Por lo cual ha diseñado este
material para dar a conocer la estructura del sistema tributario dominicano,
conformado por el conjunto de leyes que establecen los tributos. Las
contribuciones que los ciudadanos y ciudadanas deben pagar al Estado en dinero,
es decir los impuestos, representan una de las fuentes más importantes para el
presupuesto nacional dominicano; esto es, los ingresos tributarios, que junto a los
ingresos no tributarios y los extraordinarios, le permitirán al Estado obtener
recursos para el cumplimiento de sus fines administrativos y sociales, para lo que
el país debe contar con ciudadanos responsables, honestos y solidarios.

El Sistema Tributario Dominicano está conformado por el conjunto de leyes que


establecen los tributos. La obligación tributaria es de principio constitucional y las
leyes que conforman el sistema constituyen la vía a través de la cual el Estado
hace uso de su potestad tributaria para adquirir los ingresos que le permiten cubrir
el Gasto Público.

La economía de la República Dominicana ha cambiado de ser de exportaciones


de bienes agrícolas a exportaciones de servicios. El crecimiento que ha tenido el
país ha sido impulsado por nuevos sectores como el de turismo,
telecomunicaciones y remesas.
En el año 2012, la economía dominicana enfrentó cambios en cuanto a los
impuestos, con la aplicación de la reforma fiscal que contempla el aumento de los
ingresos del Estado para amortiguar el déficit en el que el país se encontraba.
Para aumentar los ingresos, se pretende seguir la Estrategia Nacional de
Desarrollo, la cual plantea reducir la evasión fiscal, elevar la calidad del gasto
público, la eficiencia y transparencia y destinar un 4% del PIB a la educación pre-
universitaria.

Las actividades agropecuarias han reducido su participación en (PIB) de 11.6% en


el año 1993 a 7.6% en el año 2012; de forma similar ha ocurrido con las
industriales, su participación se redujo de 32.3% a 25.6% durante el mismo
período. Estos dos sectores unidos han perdido10.7 puntos porcentuales en
supeso en el PIB.

CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA TRIBUTARIO DEREPUBLICA DOMINICANA

El conjunto de impuestos y tributos que conforman la estructura tributaria de la


República Dominicana se caracteriza porque no constituye un sistema tributario
racional y más bien se ajustan al sistema tributario de tipo histórico, donde los
impuestos se han aplicado conforme a una yuxtaposición, producto del devenir
histórico cuya finalidad es simple recaudación sin unidad ni coherencia.

La estructura tributaria conformada de ese modo se caracteriza por:

Insuficiencia en la generación de Recursos para satisfacer el nivel de exigencias


del Gasto Público.

Una estructura inelástica, en razón de que los cambios en los volúmenes del PBI
son generalmente de mayor proporción que los cambios en los volúmenes de las
recaudaciones.

Estructuras muy Regresivas en términos reales: porque los tributos que más
aportan afectan en mayor proporción a los grupos sociales que poseen menor
capacidad de pago. Tal situación se verifica por el hecho de que existe un número
significativo de impuestos que se aplican y transfieren efectivamente, sin embargo,
el sistema de medición del producto no los imputa como tales y sólo los registra
parcialmente, no los reconoce enteramente como ingreso fiscal percibido, sin
embargo, las familias y los asalariados los tienen que soportar como costo
crecientes en los valores de la canasta de bienes y servicios de consumo
cotidiano.

Por ejemplo: el ITBIS y el diferencial de los Derivados del Petróleo, que inciden en
todos los productos de consumo masivo del país, aunque las personas no
perciban su efecto directo y por la falta de información adecuada al consumidor.
Refleja poca eficiencia en la orientación de los recursos hacia un proceso de
desarrollo económico y social favorable a las grandes mayorías nacionales.

Duplicación de gravámenes sobre un mismo bien de consumo no suntuario como


se observa en varios de los impuestos a las importaciones.

No cumple los principios de equidad horizontal ni vertical porque la mayoría de los


impuestos están formulados con un criterio fiscalista donde el propósito básico es
obtener mayores recaudaciones.

La estructura tributaria es de difícil administración por la gran diversidad de


impuestos que la conforman y se consideran excesivas en razón de que según las
técnicas modernas, un sistema tributario eficiente no debe exceder de 12 a15
impuesto.

Estructura Tributaria y su Normativa

La autoridad tributaria dominicana está compuesta por dos organismos


principales: la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), institución que
tiene a su cargo la administración y cobro de los principales impuestos internos del
país, y la Dirección General de Aduanas (DGA), encargada de los aranceles.
Ambas instituciones tienen como órgano superior jerárquico a la Secretaría de
Estado de Hacienda. Sin embargo, es útil destacar que en el 2006, con la entrada
en vigencia de la Ley No. 226-06 y con la Ley No. 227-06, ambas entidades fueron
dotadas de autonomía funcional, presupuestal, administrativa, técnica y
patrimonial. En otro orden, la normativa que rige la estructura tributaria interna
está compuesta en primer lugar, por el Código Tributario (Ley No. 11-92) y sus
modificaciones, por los Reglamentos para su Aplicación (Decretos No. 139-98,
140-98 y 79-03) y sus modificaciones, y por las normas dictadas por la Dirección
General de Impuestos Internos (DGII). Dentro de los tributos más importantes
establecidos por el Código Tributario dominicano se encuentran: el impuesto sobre
la renta (ISR), el impuesto sobre ganancia de capital, impuesto selectivo al
consumo (ISC), Impuesto sobre Transferencias de Bienes Industrializados y
Servicios (ITBIS), entre otros.

Efectos de los tributos

El pago de los tributos es un hecho que produce una serie de efectos dentro del
campo económico, que en muchos casos no se pueden prever, los principales son
los siguientes:
La percusión: Es la caída del impuesto sobre el sujeto pasivo, es decir, sobre la
persona que tiene la obligación legal de pagarlo. La percusión del impuesto se
presenta cuando el causante gravado por el Legislador ocurre a pagarlo.

La traslación: Es el hecho de pasar la carga del impuesto a otra u otras personas.

La incidencia: Es la caída del impuesto sobre la persona que realmente lo paga,


es decir, que ve afectada su economía por el impacto del impuesto. También se
dice que es el fenómeno por medio del cual la carga tributaria recae sobre una
persona que generalmente es el consumidor final.

La evasión: Acción u omisión que produce o podría producir una disminución


ilegítima de los ingresos tributarios, el otorgamiento indebido de exenciones o un
perjuicio al sujeto activo de la obligación tributaria.

El fraude fiscal: Defraudación tributaria, Simulación, ocultación, maniobra o


cualquier otra forma de engaño, mediante la cual se induzca a error al sujeto
activo en la determinación de los tributos, con el objeto de producir o facilitar la
evasión total o parcial de los mismos.

Tratamiento Tributario sobre el Comercio Exterior

El marco normativo que rige la actividad exportadora de la República Dominicana


descansa especialmente sobre dos leyes: Ley No. 84-99 sobre Reactivación y
Fomento de las Exportaciones y la Ley No. 8-90 sobre Fomento de las Zonas
Francas. Esta última, determina la exención del Impuesto sobre la Renta e
impuestos municipales, entre otros incentivos para las empresas que operan bajo
ese esquema.

Tales incentivos son otorgados por 20 años a las empresas de zonas francas
establecidas en la región fronteriza, y por 15 años a las empresas de zonas
francas establecidas en el resto del país.

Esta normativa incentivó el surgimiento y la expansión vigorosa de un sin número


de zonas francas, que lideraron la inserción dominicana al comercio mundial. Sin
embargo, las tendencias actuales de la economía interna y del contexto
internacional han llevado a evaluar la efectividad de este esquema industrial,
sumado al hecho de que dentro de las negociaciones realizadas en el marco del
DR-CAFTA, el país acordó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el
fin del requisito de exportación para poder acceder a las exenciones de impuesto a
la renta para el 2015, lo que representa un reto para las empresas ubicadas en
Zonas Francas (ZF), al mismo tiempo que introduce un problema serio de
competitividad.

En este contexto, cabe señalar que con la firma del DR-CAFTA y su proceso de
ratificación e implementación, el país realizó uno de los cambios más
substanciales en su estructura tributaria, que conllevó una menor dependencia de
los ingresos del gobierno por concepto de comercio exterior, los cuales pasaron de
representar un 29.1% en el 1995 a un 10.7% en el 2007.

Estos cambios en la estructura impositiva han tenido una serie de impactos en los
sectores productivos y comerciales del país, y especialmente en el sector
exportador nacional, aportando a la mejoría de su competitividad. Desde (2008)
hace referencia a los siguientes cambios trascendentales:

Eliminación de la Comisión Cambiaria: Un impuesto que aumentaba los costos de


las materias primas para la producción y desincentivaba las inversiones en nuevas
maquinarias y equipos, afectando la competitividad del país.

Eliminación de los Impuestos a las materias primas y bienes de capital


provenientes de los Estados Unidos: Este fue un elemento importante y entró en
vigencia desde el primer día de implementación del DR-CAFTA para el universo
de materias primas y bienes intermedios importados, así como para los bienes de
capital, que contaban con tasas arancelarias de 3% y 8%. Con esta disposición, se
llevó a tasa de 0% a más de 3,000 líneas arancelarias del Código Arancelario
Dominicano.

Eliminación de los Impuestos de las materias primas y bienes de capital


provenientes del resto del mundo: En la reforma fiscal del 2005 (ley 557-05)

Eliminación de la Factura Consular: Debido a que la Factura Consultar era


incompatible con el DR-CAFTA, se aprovechó para atender los reclamos de los
sectores productivos y comerciales, eliminando este requerimiento para todas las
importaciones, sin importar el país de origen. Con la eliminación de la factura
consular los sectores productivos ganaron doblemente: primero se elimina un
importante costo monetario y segundo hace más eficiente el proceso de
importación en términos logísticos.

Debido a que el manejo del tiempo es cada vez más apreciado en el comercio
internacional, para el 2004, una gran parte de las importaciones preferían importar
sin factura consultar y pagar una multa en las aduanas, de RD$12,000, la cual en
términos prácticos representa una sobre tasa impositiva.

No cobro del ITBIS en las aduanas para materias primas y bienes de capital: El
adelanto del ITBIS para muchas empresas representa un importante elemento de
costo financiero, así como burocrático para aquellas que producen bienes exentos
y tienen que luego solicitar reembolsos a la Dirección General de Impuestos
Internos (DGII) del ITBIS adelantado en las aduanas. Por tales motivos, fruto de
un proceso evaluativo para aumentar la competitividad del país, luego de la
implementación del DR- CAFTA, se aprobó en diciembre del 2007, la Ley No. 392-
07 sobre Competitividad e Innovación Industrial, estableciendo el su Artículo 20
que “…estarán exentos del cobro del ITBIS en la Dirección General de Aduanas
(DGA) las materias primas, las maquinarias industriales y bienes de capital para
las industrias detalladas en el Artículo 24, de la Ley No. 557-05, del 13 de
diciembre del 2005, así como los demás bienes de capital y materias primas que
gocen de una tasa arancelaria de cero por ciento (0%)”.

Esto representa un importante elemento, principalmente para nuevas inversiones


con vocación exportadora, las cuales veían en el ITBIS una carga al adquirir
maquinarias y equipos.

Organización de la Administración Tributaria

La administración de los tributos internos y la aplicación de las normas y leyes


tributarias competen a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII),
institución con personalidad jurídica propia, autonomía funcional, presupuestaria,
administrativa, técnica, y patrimonio propio. La DGII junto con la Dirección General
de Aduanas (DGA) conforma la Administración Tributaria, bajo la tutela y supe
vigilancia del Ministerio de Hacienda. Concepto de contribuyente Se consideran
contribuyentes las personas físicas y jurídicas, obligadas al pago de los tributos
establecidos por leyes para el sostenimiento del Estado, sea de manera directa o
indirecta. Responsable de la obligación tributaria es quien sin tener el carácter de
contribuyente, debe cumplir las obligaciones atribuidas a éste, por disposición
expresa de las leyes y normas tributarias.

Efectos Económicos de los Impuestos.

Uno de los principales efectos que tiene la imposición, responde al criterio de


suficiencia, el cual pretende lograr los ingresos necesarios para cubrir los gastos
que demanda la provisión de bienes públicos. Por suficiencia debe entenderse la
capacidad potencial del sistema fiscal para cubrir los gastos, ya sean estos
corrientes o de capital, que originan la normal prestación del servicio público. Los
impuestos deben cumplir con una de las premisas fundamentales, que es
convertirse en un instrumento de captación de recursos para el Estado, con el cual
va a componer la masa de ingresos requeridos para el financiamiento de los
recursos públicos.
Sin embargo, este no es el único objetivo que debe cumplir un sistema tributario,
ya que el impuesto también se convierte en una variable que afecta el
comportamiento de los agentes que integran el sistema económico. Por un lado se
relaciona el efecto de los impuestos sobre la distribución de la carga tributaria
entre los distintos grupos de persona que conforman la sociedad.

También tiene una relación con los efectos que los impuestos producen sobre la
asignación de los recursos económicos de que dispone la sociedad, pues al
modificar el precio de un bien, estará afectando la decisión de los agentes
económicos que inciden en la oferta y la demanda de los bienes en el mercado.
Este criterio sobre la asignación de los recursos conforma, junto con el criterio de
suficiencia y el de equidad, el conjunto de los efectos que el sistema tributario
tiene en el largo plazo.

2. Elaboración de un mapa conceptual sobre la estructura económica y


sistema tributario de la República Dominicana