Вы находитесь на странице: 1из 14

Enfoque de las psicosis desde

el «Vértice» de Bion (*)

Leon GRINBERG

Mi comunicación se referirá al en- específicamente, de sus conceptos


foque de las psicosis desde el "vértice" más fundamentales acerca de cómo
de BION, y pretende ser un homenaje a acercarse y entender la personalidad
su muy valiosa contribución al psico- psicótica.
análisis. BION ha conservado lo más valioso de
La muerte de Wilfred R. BION, ocurri- las contribuciones de FREUD y de
da hace tres años, significó la pérdida de Melanie KLEIN, pero encarándolas des-
una de las personalidades más crea- de un "vértice" distinto; de ese modo
tivas y originales en el campo del abrió un nuevo camino hacia una nueva
psicoanálisis, de la psiquiatría y de la manera de pensar en psicoanálisis.
psicoterapia de grupo. Había nacido en BIOI\I ha sugerido el término "vértice"
la India y los años de infancia y adoles- por considerar que era más abarcativo y
cencia vividos en ese ambiente, deja- más apropiado que la expresión "punto
ron una huella muy profunda en la de vista", ya que esta última implica
calidad de su pensamiento y de su referirse en forma demasiado espe-
filosofía. cífica y precisa al órgano de la visión. Si
Las ideas de BION son difíciles de nosotros, por ejemplo, visualizamos
comprender y asimilar en una primera una l{nea sin trazarla en un papel, la
aproximación. He dedicado casi quince estamos imaginando o "viendo" con
años a estudiar su obra y he escrito, en ' nuestro "ojo interno", para lo cual
colaboración, el libro de Introducción a utilizamos la contraparte mental del
las ideas de BION. Sin embargo, me sentido de la vista. De un modo aná-
consta que no me resultará fácil trans- logo, la "amargura" de un recuerdo
mitir lo esencial de su pensamiento tan depende de la contraparte mental del
complejo, tan rico y creativo en el sentido del gusto. El "mal olor" de una
tiempo del que dispongo. Cuento con situación determinada, estará influída
vuestra tolerancia si la exposición llega por la contraparte mental del sentido del
a resultar densa y oscura. Mi interés olfato, y así sucesivamente. BION ha
primordial será el de presentar una preferido usar el término "vértice" para
noción general de su obra y, más ser aplicado a las distintas posibili-
dades y problemas que encontramos
(*) Presentado en «Seminario sobre las en la clínica. Quiere decir, entonces,
Psicosis». Cátedra Lafora-Mira. 23 de abril de que el "vértice" es el ángulo desde el
1983. San Sebastián. el cual intentamos comprender primero

53
y transmitir después una cierta ex- pensamiento maduro, el pensamiento
periencia¡ por ejemplo, la experiencia reflexivo, el que nos permitirá acercar-
psicoana lítica. nos a la verdadera comprensión de lo
Los "vértices" pueden ser de distinta que pasa en el paciente, especialmente
naturaleza; podríamos mencionar, en el paciente psicótico.
entre otros, el "vértice" político, social, BION había trabajado en el tema de
educativo, filosófico, moral, religioso, las psicosis desde hacía mucho tiempo.
sexual, verdadero, falso, etc. Tanto el Entre sus artículos más importantes
analista como el paciente tendrán su puedo citar los siguientes: "Notas
propio "vértice" con respecto a la ex- sobre la teoría de la esquizofrenia",
periencia que comparten. Convendría "Diferenciación de las personalidades
que estos "vértices" de ambos inte- psicóticas y no psicóticas", "Sobre la
grantes de la pareja analítica manten- alucinación", "Sobre la arrogancia" y
gan entre sí una distancia útil, sin estar "Ataques al vínculo". Todos estos tra-
demasiado próximos (para evitar la bajos, escritos durante el período de
confusión) ni demasiado alejados (para 1959 a 1962, fueron reunidos pos-
evitar la incomunicación). Una distan- teriormente en su libro Va/viendo a
cia óptima entre el "vértice" del tera- pensar en el que BION hace una especie
peuta y el "vértice" del paciente fa- de re-evaluación de todos ellos y de
vorecerá la confrontación y la corre- cada uno en particular en el capítulo de
lación, que son dos aspectos esencia- Comentarios de la útimaparte del libro.
les de la práctica psicoanalítica. A partir de su artículo "Una teoría del
BION prefiere utilizar también el tér- pensamiento", siguió una línea distinta
mino "vértice" para que no se consi- a la planteada en sus artículos previos.
dere la experiencia psicoanalítica como Lo más importante que quisiera ex-
teniendo relación con la vista, el oído ponerles hoyes el concepto de BION
o el tacto. Estos sentidos nos permiten acerca de la "personalidad psicótica" y
tomar conocimiento de los fenómenos de su diferencia de la "personalidad
de la realidad física. Pero no resultan neurótica". Podemos encontrar la base
adecuados para detectar la realidad de una tal diferenciación en FREUD
psíquica, que es aquélla de la que se quien, en varios de sus artículos, sobre
ocupa esencialmente el psicoanálisis. todo en l,?s que se ocupa del "Feti-
Es la realidad de las emociones (amor, chismo" y de la "Escisión del Yo en el
odio, angustia, envidia, tristeza, depre- proceso defensivo", muestra el clivaje
sión, etc.) y de las fantasías incons- irreductible que afecta al Yo en el
cientes correspondientes. La realidad ejercicio del papel esencial que tiene
psíquica debe ser abordada desde el en el conflicto: por un lado, reconocer
"vértice" de la intuición y de la concep- las exigencias de la realidad y, por el
tualización. KANT ha señalado que si otro, evitar el displacer. El fetichista
trabajamos con la intuición sola, ais- siente que tiene que resolver un dilema
lada, la intuición es ciega; y si lo acuciante: una parte de su mente acep-
hacemos con el concepto solo, aislado, ta la existencia de la realidad y la otra
el concepto resultará vacío. Por tanto, parte la rechaza porque no tolera que la
debemos tratar de establecer una bue- mujer carezca de pene, ya que ese
na integración entre la intuición y el conocimiento implica la reactivación
concepto para que pueda surgir el de su angustia de castración. Recurre,

54
entonces, a una renegación o repudio ficación proyectiva patológica. El pa-
de dicha realidad peligrosa. FREUD, al ciente lo hace con toda intenciona-
describir esta situación, utilizó el tér- lidad, aunque inconsciente, para im-
mino alemán Ver/eugnüng (renegación pedir al terapeuta que utilice su función
o rechazo) para diferenciar el destino psicoanalftica'y su capacidad para pen-
de la idea que se pretende eliminar, sar con claridad. Necesita hacerlo de-
reservando el término Verdragnung (re- positario de las emoiones dolorosas y
presión) para el afecto. Estos concep- angustiantes que él no puede tolerar y
tos de FREUD sirvieron como punto de evitar que el analista lo enfrente con el
partida para que algunos autores, es- insight y el sufrimiento depresivo. Es
pecialmente BION, establecieran la di- entonces cuando se puede producir en
ferenciación en todo ser humano de el tratamiento una situación paradojal:
dos modalidades de funcionamiento por una parte, el paciente psicótico
mental. Una es la modalidad deno- pide ayuda y, por otra, funciona con ese
minada "personalidad psicótica" y la tipo de proyecciones masivas que in-
segunda es la llamada "personalidad vaden al analista sin que éste pueda
neurótica". Depende de la intensidad o evitar caer -a veces- en reacciones
del predominio de cada una de estas de "contra-identificación proyectiva".
modalidades sobre la otra para que la Este es un término que he acuñado
conducta de un individuo tenga carac- hace años para describir, precisamente,
terísticas más patológicas o más nor- la respuesta emocional específica que
males. Cualquier paciente o cualquiera surge en el analista (angustia, aburri-
de nosotros puede tener transitoria- miento o somnolencia, tristeza, hostili-
mente fantasías psicóticas, o incluso dad, etc.) ante la identificación proyec-
actuaciones psicóticas, aunque nos tiva patológica utilizada por el paciente,
cueste reconocerlo. que no es percibida conscientemente
por el terapeuta quien, en consecuen-
Para BION, el concepto de "perso-
cia, se ve "llevado" pasivamente a
nalidad psicótica" no es un diagnóstico
experimentar el afecto o a desemperlar
psiquiátrico; se trata más bien de una
el rol que, en forma activa -aunque
modalidad de funcionamiento mental
inconsciente- el analizado "forzó"
que se caracteriza por el lenguaje, por
la conducta y, sobre todo, por el efecto dentro de él. Cuando ésto sucede,
aunque no sea más que por un breve
que esta persona puede despertar en el
interlocutor. Este último aspecto mere- lapso, el analista recurrirá a toda clase
de racionalizaciones para justificar su
ce una ampliación. Corresponde a la
utilización de las identificaciones pro- actitud o su desconcierto. La forma de
yectivas patológicas, a las que la "per- contrarrestar ese riesgo y poder salir de
sonalidad psicótica" es muy proclive, y la "contraidentificación proyectiva"
que produce reacciones específicas en dependerá del conocimiento y grado
el observador. Un analista, aún con de conciencia que el analista pueda
mucha experiencia, no podrá evitar, a tener de este fenómeno y de su capaci-
veces, sentirse invandido por emocio- dad de poder sublimar su reacción
nes determinadas o por los roles que el contratransferencial y convertirla en un
paciente psicótico, o el neurótico, en instrumento técnico adecuado para de-
una fase de regresión, ha inducido en él tectar lo ocurrido, estructurar y formular
a través del mecanismo de la identi- lo interpretable. .

55
¿Cuáles sori los rasgos más impor- nos y sus vínculos correspondientes?
tantantes de la "personalida psicótica"? Pues produce una mutilación de aspec-
Destacaré, en primer lugar, la intoleran- tos del propio self, de partes de los
cia a la frustración. El paciente psicó- objetos y de los vínculos que quedan
tico no la tolera; ni tolera tampoco la transformados en pequeñas partículas
ausencia del objeto. Por ese motivo o fragmentos que son expulsados vio-
recurre a mecanismos psicóticos para lentamente por medio de la disociación
tratar de evitar la frustración en lugar de e identificación proyectiva patológicas.
modificarla. En mi opinión, éste es un De modo que el paciente se siente
elemento de diagnóstico diferencial rodeado de "objetos bizarros", como
importantísimo: el paciente neurótico BION ha denominado a esas partículas
puede intentar modificar la frustración constituidas por partes del self, restos
ajustándose más a la realidad; en cam- de Yo y Superyo, objetos internos y
bio, e! paciente psicótico la evita por externos y "elementos beta", Estos
medio de la negación extrema, la aluci- fragmentos proyectados giran en torno
nación, la disociación e identificación a la órbita que rodea al paciente,
proyectiva patológicas. Otra caracterís- penetran y enquistan a los objetos
tica es la del predominio del odio y de externos poseyéndolos. Estos, a su vez,
los impulsos destructivos con que se al sentirse enquistados, tratan también
ataca la realidad externa y la interna. de despojar de vitalidad a las partes
Este odio se hace extensivo a la con- proyectadas de la personalidad. El pa-
ciencia y a todas las funciones asocia- ciente se siente, entonces, inundado
das con la misma (atención, memoria, de terror, porque se encuentra con una
juicio, etc.) y a todo aquello que permita situación persecutoria frente al mundo
establecer un vínculo con el objeto y de objetos bizarros que le amenazan.
con la realidad. En el psicótico, como Pero ahí no termina el problema,
consecuencia de estos ataques, puede porque de lo que queda de ese desastre
surgir el temor a la retaliación y el psicótico el paciente intentará recons·
sentimiento de una aniquilación inmi- truir su lenguaje y su pensamiento; y,
nente. Este sentimiento adquiere -en para lograrlo) sólo puede utilizar los
ocasiones- la calidad de un "terror sin "objetos bizarros". Confunde, pues, los
nombre" (como lo denominó BION) objetos reales con sus pensamientos
porque el paciente ignora su contenido. primitivos y trata a los objetos externos
Este terror puede provenir de relacio- conforme a las leyes que rigen en el
nes muy conflictivas que ha tenido en su mundo de su mente en vez de aplicar
infancia con una madre que ha carecido las leyes de la naturaleza y viceversa:
de la capacidad de es decir,
su confusión aumenta porque sigue
de haber podido recibir y contener sus
actúando la hiper-destructividad que
ansiedades (entre otras, el miedo a
ataca los cimientos del lenguaje y del
morir que experimenta el niño) y de
pensamiento naciente. El resultado
haber logrado transformarlas y devol-
será que no puede combinar las pala-
verlas a su hijo en forma más mitigada y
bras ni hacer síntesis; lo único que
tolerable.
consigue es aglutinarlas y yuxtaponer-
¿Qué otra consecuencia puede las. Por lo tanto, es incapaz de formar
haber de estos ataques violentos con- símbolos; solo puede construir "ecua-
tra objetos externos, los objetos inter- ciones simbólicas". Hay un ejemplo

56
clínico muy conocido de un paciente paciente decía que había soñado y, a
psicótico de Hanna Segal que no podía continuación, me relataba su "sueño";
tocar el violín en público porque el y yo escuchaba y luego interpretaba
tocar el violín significaba literalmente dicho "sueño". Tardé bastante tiempo
masturbarse; el violín no constituía un en darme cuenta que lo que el paciente
símbolo genital, como puede significar llamaba "sueño" no era realmente un
en un sueño, en una fantasía o en una sueño, sino una alucinación. Ocurría
expresión metafórica; para él se trataba que el paciente no quería aparec.er ante
de la "cosa en sí misma", es decir, el mí con el rótulo de locura; solía plan-
genital. la "ecuación simbólica", el tearlo apróximadamente del siguente
elemento beta. modo: "¿sabe doctor?, anoche he tenido
Para los que no estén familiarizados un sueño; aunque, en realidad, no sé si
con la teoría de BION acerca de la era un sueño, porque estaba medio
"función alfa", "elementos alfa" y dormido o medio despierto; sí... no...
"elementos beta", procuraré aclarar seguro que ha sido un sueño". Es decir,
brevemente su sentido. BION denomina pretendía convencerme y convencerse
"función alfa" a aquella función de la de que había tenido un "sueño" para
personalidad que es capaz de trans- negar la existencia de un fenómeno
formar las emociones y las sensaciones alucinatorio o de una "transformación
primitivas en "elementos alfa" que son en alucinosis". Y esto sucede mucho
almacenados y sirven para la produción más frecuentemente de lo que los
de los pensamientos de vigilia, de los terapeutas solemos registrar.
pensamientos oníricos, de la formación Deseo aclarar que el hecho que un
de sueños y de recuerdos. La "función paciente no traiga sueños al análisis,
alfa" se desarrolla a raíz de la interrela- durante un período prolongado, no
ción armónica entre una madre, con significa necesariamente que sea un
capacidad de reverie, que puede reci- psicótico. Tratemos de diferenciar: un
bir y contener las proyecciones de las paciente neurótico puede reprimir sus
ansiedades del niño y luego devol- sueños por la angustia que le originan
verlas mitigadas. En cambio, si la ma- los conflictos inconsciente contenidos
dre fracasa en su capacidad de conten- en los mismos; entonces los olvidan y
.ción, la "función alfa" no se constituye; puede pasar mucho tiempo hasta que
en este caso sólo se forman "elemen- empiezan a recordarlos y traerlos al
tos beta" que no pueden construir análisis. El paciente psicótico, por el
pensamientos y sirven únicamente contrario, no puede reprimir sus sueños,
para ser evacuados a través de la ya que la represión es un mecanismo
identificación proyectiva y para formar defensivo de un nivel más evolucio-
"ecauciones simbólicas". Por eso sos- nado y maduro, específico de la parte
tiene BION que el paciente psicótico no neurótica de la personalidad. Pero,
puede soñar, sino alucinar, porque no además, no puede soñar porque carece
puede reprimir . Algunos pacientes de la "función alfa"; por lo que no puede
afirman habertenido sueños aunque no formar elementos alfa (imprescindibles
haya sido así. Lo he aprendido en mi para construir un sueño), ni constituir la
experiencia clínica, porque varias veces "barrera de contacto".
me he equivocado atendiendo a pa- Si bien BION había destacado que en
cientes regresivos o borderline. El la psicosis había ataques violentos a la

57
mente del paciente y a los vínculos con peuta, al que se habían adherido inicial-
sus pensamientos y con sus objetos, mente con mucha intensidad, y pasar a
gradualemente, después de descubrir otro con relativa facil ¡dad. Por otra
la importancia del concepto de la rela- parte, tienden a funcionar con un
ción continente-contenidoJse dio cuen- "super" yo que se rige por principios
ta que la psicosis se debía más a la morales de omnipotencia, omniscien-
incapacidad del niño de disociar y cia, afirmación de superioridad destruc-
proyectar adecuadamente. En otras tiva y creencia de estar en posesión de
palabras, lo importante es la infl'uencia la verdad. Posee, además, la tendencia
de una función alfa defectuosa que a despertar sentimientos de culpa per-
determina un déficit en el funciona- secutoria en los objetos.
miento de la disociación y de la identi- El paciente psicótico recurre a la
ficación proyectiva, produciendo un acción en ocasiones en que otras per-
fracaso del continente (Q) para con- sonas neuróticas o normales recurrirían
tener las proyecciones disociadas (d'). al pensamiento; y, viceversa, usan el
El análisis clásico pone el acento en pensamiento mágico frente a aquellos
que la psicosis presupone un ello con problemas cuya solución depende de
sus irrupciones instintivas debidas a un una acción. Por otra parte, el paciente
proceso primario excesivo que agobia se siente prisionero de su estado men-
al yo. La noción de BION es diferente: la tal. Es incapaz de librarse del mismo
psicosis se debería a una función alfa porque siente que le falta el aparato de
deficiente que es incapaz de recibir y la conciencia de la realidad que repre-
de soñar lo datos sensoriales de la senta tanto la llave de escape como la
experiencia emocianal, por no poder libertad que añora. A veces,se siente
mitigar su impacto. también atrapado dentro de la situación
Los instintos del Ello serían mensajes analítica y le falta llegar al insight de su
caóticos de esta función alfa fallida que estado mental, para poder salir de su
pierde la capacidad de soñar adecua- encierro. Cualquier mejoría en el trata-
damente acerca de la realidad externa e miento psicoanalítico le representa,
interna. paradójicamente, un dilema, ya que el
progreso le confronta con el conoci-
Los sentidos del psicótico no logran miento de su "locura" y el sufrimiento
relacionarse uno con ei otro para llegar depresivo, por lo que no quiere seguir
al "sentido común". La personalidad adelante. Pero tampoco se atreve
psicótica usa sus ofganos de los sen- a hacer uso de la regresión por miedo
tidos para proyectar sus sensaciones de volver al estado psicótico inicial que
en los objetos en forma de alucinaciones. también implica sufrimiento y la pér-
Siguendo con las características de dida de la esperanza de recuperación.
la "personalidad psicótica" mencionaré Debido a esta situación angustiante,
la calidad particular del vínculo que se recurre de nuevo al mecanismo de
establece en la transferencia. Los pa- identificación proyectiva patológica
cientes suelen crear relaciones pre- para volver a colocar masivamente en
maturas y precipitadas, con la paradoja el terapéuta las temidas fantasías, las
de que se instalan en ellas con tenaci- temidas palabras y la temida concien-
dad y, a la vez, con fragilidad. Por este cia o el insight recientemente adquiri-
motivo, pueden abandonar a un tera- do. Este dilema se repite una y otra vez

58
en el curso del análisis de estos pa- síntesis de la "teoría de las trans-
cientes. formaciones" de BION. Todo ser hu-
BION planteó la existencia de tres mano utiliza siempre transformaciones
s/ntomas para el diagnóstico de la de pensamientos y emociones. Trans-
personalidad pre-psicótica; el orgullo formación significa cambio de forma.
que se transforma en arrogancia, la La teoría psicoanalítica hace uso del
curiosidad y una forma de ingenuidad. concepto de transformaciones para
Si se puede detectar esta tríade sin- aplicarlo al material proporcionado por
tomática en la cl{n ica, resu ltará útil para el paciente en análisis. De este modo,
anticipar el posible estallido de una tanto su transferencia, como sus aso-
psicosis que está en evolución. ciaciones libres y sus sueños serán el
Entre otros síntomas de la "persona- producto final de una serie de transfor-
lidad psicótica" se encuentra la aluci- maciones que parten de fantasías y
nación. Quisiera detenerme aquí para conflictos muy primitivos. Ahora bien,
diferenciar varios aspectos entre la esas transformaciones pueden ocurrir
alucinación propiamente dicha y lo que en distintos medios: en el cuerpo, en la
BION llama la "transformación en alu- mente o en mundo externo. Veamos,
cionosis". La alucinación es un fenó- . por ejemplo, el caso de un paciente que
meno cl{nico que consiste en la eva- presenta un síntoma somático: asma.
cuación, a través de los órganos de los Este paciente asmático, a través de su
sentidos, de partes escindidas de la síntoma, está trayendo el producto
personalidad, de los conflictos y obje- final de una serie de transformaciones
tos internos persecutorios que el pa- que han tenido como punto de partida
ciente no puede tolerar dentro de él y una relación conflictiva con una madre
entonces los evacúa -a veces masi- agobiante, que el paciente ha vivido
vamente- en el mundo externo. Cuan- como que lo ha ahogado y oprimido y
do estas partes escindidas han sido ha internalizado en sus bronquios. BION
violentamente fragmentadas en múlti- ha propuesto denominar con el signo
ples partículas diminutas que no alcan- "O" el punto de origen o punto de
zan un componente sensorial objeti- partida de toda transformación. "O"
vable configuran lo que BION ha deno- equivalente a lo infinito, a lo desco-
minado las "alucinaciones invisibles" nocido e incognoscible, a la verdad
que, en la clínica son muy difíciles de absoluta. Existe, además, un proceso
detectar; sólo son sugeridas por algún de transformación denominado "Trans-
gesto, un movimiento de cabeza o una formación alfa" (T a) y un producto final
sacudida muscular en el paciente. En de la transformación o "Transformación
otras ocasiones aparecen las así lla- beta" (T f3). El concepto de "invariancia"
madas "alucinaciones fugaces o eva- está estrechamente relacionado con
nescentes" que consisten en un "en- este tema y se refiere a aquello que
tender mal", "oir mal" o "ver mal", permanece inalterado en el proceso de
confusiones que el paciente tiende a transformación. Es lo que permite re-
utilizar para evitar adquirir el insight de conocer en el producto final el ele-
sus problemas. mento original transformado. En otras
Para explicar mejor el concepto de ocasiones, el síntoma o producto final
"transformación en alucinosis" pienso de la transformación está en la mente y
que será útil presentar antes una breve no en el cuerpo. Es lo que ocurre, por

59
ejemplo, en una personalidad melancó- bólica. La palabra es entonces un pro-
lica que se siente perseguida por un ducto concreto que, en lugar de vehicu-
objeto interno, un Superyo, que le exige lizar una comunicación, funciona como
reparación en forma compulsiva. El un proyectil o un "elemento beta",
producto final de la transformación a través del cual el paciente intenta
(el T (3) puede estar en el mundo dañar la mente del analista e impedirle
externo, como sucede en el paranoico, pensar. Por ejemplo, un paciente puede
o en las personas que sufren de agero- decir que "pierde el tiempo": nosotros
fobia: en este último caso hay una zona podemos entenderlo como una expre-
del mundo externo vivida como peli- sión simbólica o una representación,
grosísima, que se siente que hay que creyendo que está diciendo que pierde
evitar. El sueño es el resultado de la el tiempo porque el tratamiento no le
transformación de una serie de ex- ha ayudado lo suficiente. Pero es posi-
periencias infantiles o experiencias del ble que el paciente esté significando
presente (restos diurnos) que le dan que está perdiendo el tiempo literal-
origen. mente, ya que para él el tiempo es un
BION categoriza tres clases de trans-
objeto o una cosa que él pierde como
formaciones. Una que llama de "movi- quien pierde algo que se le ha caído de
miento rígido", la segunda es de "trans- su bolsillo. Hay pacientes que en un
formaciones y la tercera momento dado de la sesión dicen: "ya
de "transformaciones en alucinosis". veo, ya veo", y no se trata de que están
En las "transformaciones de movimien- comprendiendo el sentido de una inter-
to rígido" la invariancia no es tan difícil pretación, sino que la están viendo
de detectar porque ha sufrido defor- concretamente. El "ya veo" no es una
mación; es lo que sucede en los análisis metáfora1sino una alucinación o, mejor
de los pacientes neuróticos cuyo ma- dicho, una "transformación en aluci-
terial entendemos más fácilmente por- nosis". BION describe el ejemplo clínico
que usan predominantemente ese tipo de un paciente que reaccionaba frente
de transformaciones. En cambio, en las a sus interpretaciones con movimien-
"transformaciones proyectivas" que tos de cabeza y de ojos, como si las
aparecen en pacientes más regresivos, palabras del analista fueran objetos
hechos muy alejados de la sesión, visibles que pasaban por ecncima de su
tanto desde el punto de vista temporal, cabeza y chocaban contra la pared
como espacial, son considerados por el opuesta, lo cual fue confirmado por el
paciente como si fueran aspectos del paciente diciendo que "veía nubes
terapeuta o de su propia personalidad y peligrosas" que le podían atacar. Las
aparecen con una intensa deformación. "transformaciones en alucinosis" pro-
Es importante tener en cuenta que un vienen de una catástrofe primitiva,
mismo producto final (T (3), por ejemplo, determinada por la mala relación con
una palabra pronunciada por un pa- una madre o sustituto materno que no
ciente puede ser una representación ha podido funcionar adecuadamente.
adecuada de un pensamiento (un sím- Para entender el origen de la persona-
bolo), o una representación errónea o lidad psicótica tenemos que tomar en
-tal vez- ni siquiera una represen- cuenta lo que FREUD ha llamado las
tación; en tal caso sería una "cosa-en- "series complementarias", formadas
sí-misma", es decir, una ecuación sim- por elementos constitucionales y ele-

60
mentos adquiridos. Puede haber una espacio y de tiempo adquieren una
envidia primaria o un sadismo primario connotación muy particular. BION pro-
constitucional, pero tenemos que con- pone el empleo de signos abstractos
siderar también la importancia del am- para manipular estas nociones en
biente, es decir, la influencia de la ausencia del objeto de investigación.
respuesta de una madre frente a las Entre estos signos abstráctos sugiere el
demandas desesperadas por la angus- del punto (.) y la línea (-), como podría
tia de muerte que puede experimentar hacerlo un matemático en sus formu-
su niño. Una madre normal capta intui- laciones geométricas y algebraicas. El
tivamente la angustia del niño, pues punto (.) y la línea (-) representan el
tiene capacidad de reverie y de con- espacio y el tiempo y simbolizan, a la
tinencia; recibe la angustia y la puede vez, objetos y relaciones objeta les. En
metabolizar y transformar en una an- este caso expresan "la posición que el
gustia más tolerada. objeto ocupaba en el espacio y en el
Todo terapeuta debería poder fun- tiempo" como respuesta más elabora-
cionar con la misma empatía y capa- da del área no psicótica de la personali-
cidad de revené recibiendo y con- dad frente a la ausencia del objeto. En
teniendo las angustias psicóticas que cambio, la parte psicótica de la perso-
transmite el paciente, sin devolverlas nalidad, por no poder tolerar dicha
prematuramente a través de interpreta- ausencia, "decide" o "establece" que el
ciones precipitadas o teóricas. espacio es una presencia que, en virtud
La "personalidad psicótica" que uti- de una "transformación en alucionosis",
liza la "transformación en alucinosis" cambia el "ahora-no-está", secuencia
considera que sus "creaciones" son el temporal, y el "aquí-no-está", secuen-
resultado de su capacidad de rodearse cia espacial, en un "ahora-aquí-está".
de un universo generado por él mismo y Este espacio "ocupado" está represen-
que le brinda un método "infalible" para tado por los signos "menos punto" -(.)
no tener que sufrir el dolor de la y "menos linea" -(-), que son intro-
frustración. El paciente "cree", además, ducidos para referirse a un espacio-
que su método es superior a cualquier tiempo "ocupado" (saturado) como
otro método que le sea propuesto. En método de sustitución de un espacio-
otras palabras, el paciente tiene que tiemoo no ocupado (no saturado). Esta
negar la existencia de una realidad ex- condición no es tolerada por la parte
terna que lo limita, lo oprime y lo psicótica de la personalidad que ataca
amenaza con el sufrimiento del dolor con envidia y voracidad ese espacio y
psíquico. Por tanto, la única "realidad" tiempo no ocupados y los símbolos y
en la que cree es aquella "realidad" conceptos que los representan, des-
generada por sí mismo a través de la pojándolos de su función representativa.
alucinosis. El sistema de alucinosis se Para BION la alucinosis no debe ser
asienta, pues, en la intolerancia a la considerada en un sentido peyorativo,
ausencia del objeto con su concomi- sino que debe ser tratada con el mismo
tante intolerancia al dolor de la frus- respeto que tributamos a cualquier
tración. material que nos trae un paciente neuró
La transformación en alucinosis se tico, sea una asociación libre o un
desarrolla en el "área psicótica de la sueño. El acting-out, ·el delirio o la
personalidad", donde las nociones de alucinación nos producen contratrans-

61
ferencialmente un fuerte rechazo, por portante, diré que la paciente había
lo que solemos caer en alianzas resisten- proyectado en el diván-madre-analista
ciales inconscientes con el paciente, ya su tendencia destructiva que la condu-
que no toleramos la angustia psicótica cía a saquear todo su interior ("vacia-
que nos puede transmitir. miento de las tripas"), pero que la va-
Quisiera presentarles ahora muy ciaban además de sus contenidos
brevemente un ejemplo de una "trans- mentales. En un momento dado sintió
formación en alucinosis" de un material que ella perdía los límites de su propio
clínico supervisado por mí, para que cuerpo y de su pasividad.
puedan apreciar cómo funciona una Un breve ejemplo clínico mostrará la
paciente psicótica que tenía "visiones", fantasía de desffltegración subyacente
según su expresión textual. El frag- a las relaciones objetales de una pa-
mento de la sesión es el siguiente. La ciente fronteriza de tipo melancoloide,
paciente dice: "En estos momentos con un fuerte vínculo de dependencia.
tengo una visión. Veo un pitillo encen- Se trata de un caso que está bajo mi
dido que se me acerca y me puede supervisión; sólo aportaré aquellos
quemar la vagina." Y se queda datos que considero útiles para la
silencio. Luego dice: "Creo que es un ilustración que deseo presentar. La
castigo"; y agrega: "sí, debe ser un paciente es una mujer de treinta años,
castigo porque usted debe estar enfa- casada; tiene dos hijos. Es oriunda de
dado conmigo por el solo hecho de que un país latinoamericano donde actual-
yo existo y no tolera que yo exista, que mente residen sus padres, de quienes
yo viva; por eso me castiga de esta tuvo que separarse cuando se casó con
manera." La paciente vivía la interpre- un argentino y 'se radicó en Buenos
tación como un pitillo encendido que Aires. Su hermano está en París, adon-
podía quemarle su vagina-mente y pro- de fue a terminar su carrera universi-
ducirle daño, proyectando en el analis- taria. La paciente sufrió mucho con
ta su propia tendencia agresiva y auto- cada separación; en el material clínico
destructiva, y el odio que experimen- pudo apreciarse que, en ocasiones,
taba frente a su propia existencia. vivenciaba a sus familiares -padres y
Después de un corto silencio, la pacien- hermano- como aspectos escindidos
te empieza a hablar de la incomuni- de su se/f que temía no poder recuperar.
cación y el vacío que sentía con su Por razon'es de trabajo, su marido viaja
madre. Bruscamente se interrumpe y al exterior con cierta frecuencia; por lo
dice: "Tengo ganas de acuchillar el general trata de acompañarlo, debido a
diván, el sofá y sacarle las tripas que su enorme dificultad para tolerar la
tiene adentro. Lo estoy sintiendo, le separación. La misma intolerancia se
estoy sacando las tripas." Luego se manifiesta en el tratamiento, durante
mira un muslo y dice: "Tengo ganas de las interrupciones de fin de semana; la
cortar este muslo para que brote sangre; paciente suele recurrir entones a rí-
pero, ¿qué pasa si brota sangre?, ¿será gidos mecanismos obsesivos para con-
como el agua de los océanos? Siento trarrestar su angustia
que me invade y que yo estoy perdida En el fragmento de sesión que trans-
en un océano inmenso." cribo a continuación se podrá apreciar,
En este material han ocurrido varias a través de un episodio oniroide de tipo
cosas, pero, para lo más im- seudoalucinatorio, la dramática reac-

62
ción de la paciente cuando su marido la mente las cosas que ella había usado...
llamó desde el extranjero por teléfono Anoche tenía muchas ganas de llorar.
para informarla que postergaría su re- Me acosté muy deprimida; cuando es·
greso en un di'a. taba por dormirme, pero no estaba
Paciente: Me siento muy mal. Ayer dormida, tuve una visión; fue algo
llamó F. por teléfono y me dijo que espantoso. Me pareció ver a R. (su hijo)
llegaría recién el miércoles al mediodía que se estaba desintegrando, des-
y no el martes como estaba previsto. haciéndose en pedazos ... No fue un
Fue algo raro. Cuando eschuché su voz sueño; me asusté mucho, sentí agita-
me pareció muy lejana; me sentí triste y ción y taquicardia. Quería borrar la'
tuve miedo cuando supe que él está tan imagen; al principio no pude, luego sí,
lejos. Y yo que lo tenía todo tan pero tuve mucho mido. Pensé en usted
arreglado y planificado para ir a bus- para tranquilizarme y me envolví en las
carlo con los chicos... En otra ocasión mantas."
pasó algo parecido. Lo fui a esperar al
aeropuerto, llegó el avión, bajaron Analista: "R. la representa a usted
todos los pasajeros, menos él. Pedí la pequeña y temiendo desintegrarse
lista de pasajeros y no estaba. Me por la ausencia de F. y de su mamá.
asusté... Pensé que le pudo haber Necesitó pensar en mí como buscando
ocurrido algún accidente en el camino contacto cercano para sentirse en-
al aeropuerto... Luego traté de conven- tera."
ceme de que no le pasó nada, pero
pensé que cuando lo viera me vengaría. Para la paciente el hecho de que el
Cuando llegué a casa encontré un tele- marido le informara que aplazaría su
grama atrasado en el que me explicaba regreso cuando ella había planificado
por qué no había podido viajar. Por eso, todo para ir a esperarle, determinó que
cuando llamó ayer me asusté, y cuando lo sintiera más lejano y mucho más
eschuché lo que me decía le dije: "¡Qué ausente. La ruptura de sus defensas
lejos estás!" Además me disgustó que obsesivas provocó el surgimiento de la
se me haya roto toda la planificación fantasía alucinatoria de desintegración
que tenía preparada: ir temprano a la y "desmantelamiento", aunque proyec-
peluquería, luego a buscar a R. al tada en la imagen de su hijo R. Recurrió
colegio y salir juntos para el aeropuerto a la evocación de su analista como
para esperar a F. Me doy cuenta de que objeto continente y a la utilización de
yo siempre planifico los detalles con las mantas como "piel" protectora e
anterioridad. No entiendo para que me integradora.
sirve planificar tanto."
Analista: "Tiene necesidad de plani- QUIero destacar la importancia de la
ficar para llenar el vacío de la ausencia función psíquica de la piel para el
de F. y así no sentirse tan lejos de él. La desarrollo mental El niño tiene nece-
planificación es un sustitutivo que la sidad de una madre continente, con la
acompaña." cual pueda identificarse, de modo de
Paciente: "Sí, recuerdo que cuando sentirse suficientemente contenido
mi mamá vino a visitarme, después que dentro de su propia piel, como para po-
se fue empecé a acomodar y ordenar der soportar la separación de la madre
todas las cosas de mi casa, especial- sin temer que su self corporal se des-

63
Integre. El paciente psicótico, debido a sufrimiento depresivo. Cuando el pa-
la carencia de una madre continente, ciente la utiliza, logra convertir una
siente que la función psíquica de su situación dinámica en estática. Toda
piel tampoco es continente y teme evolución es detenida. "Revertir la
desintegrarse. Hay ocasiones en que el la perspectiva" es, pues, un fenómeno
paciente llega a experimentar la pér- activo e intencional consistente en el
dida de sus límites corporales como rechazo silencioso y constante de las
una disclusión total en que ni siquiera premisas sobre las cuales se basa la
el espacio astronómico sería suficiente interpretación.
para conterle; percibe entonces una Para terminar esta exposición me
angustia catastrófica equivalente a que referiré a un enfoque técnico a través
todos sus contenidos, órganos, pen- del cual Blol\l aconseja trabajar "sin
samientos e ideas se desparraman, se memoria y sin deseo". Esta es una
licúan, se drenan y se pierden en la expresión que despertó muchas polé-
inmensidad del espacio. Es lo que micas porque fue mal entendída y se
ocurría con la paciente que expresaba distorsionó su verdadero espíritu. Se
textualmente a través de su "transfor- trata más de una actitud interna por
mación en alucinosis" que la sangre parte del analista que de una real
que le brotaba de su muslo, la vaciaría modificación de la técnica frente al
total y bruscamente de todos sus con- paciente. BION quería significar con ello
tenidos mentales, quedando con una que era preferible que el analista usara
sensación de "nada" y de "terror sin al máximo su intuición, sin dejarse
nombre". influir por sus juicios a priori, para que
Otra configuración clínica de la "per- no contaminaran lo que estaba ocu-
sonalidad psicótica" es el fenómeno rriendo en el "aquí y ahora" de la .
de la "reversión de la perspectiva". Esta situación analítica. De esta manera, era
denominación fue tomada de un cono- posible captar los elementos y matices
cido experimento de la psicología de la nuevos que siempre existen en cada
percepción que consiste en la obser- experiencia de encuentro entre pacien-
vación de una lámina que tanto puede te y analista. Es importante, pues, tener
representar un jarrón como dos per- la capacidad de liberarse transitoria-
files. Lo normal es poder pasar de una mente de la "memoria" y del "deseo"
perspectiva a la otra, o de un "vértice" cuando aparecen como fenómenos
al otro; corresponde a la "perspectiva mentales perturbadores que amenazan
reversible". Por el contrario, la "rever- el buen aprovechamiento de la sesión
sión de la perspectiva" es un fenómeno analítica.
resistencial complejo, por el cual el La salud mental y el desarrollo de la
paciente tiende a quedarse en una mente derivan de relaciones íntimas en
única perspectiva desde la cual "ve" el la que los acontecimientos primordia-
análisis y las interpretaciones. Esta es les son las experiencias emocionales. El
una actitud silenciosa, no manifiesta, trabajo de BION ubica la emoción en el
que se esconde detrás de un aparente verdadero corazón del significado.
acuerdo y comprensión" de la perspec- Agrega que la experiencia emocional
tiva que le muestra el analista. Es una tiene que ser pensada y comprendida
defensa extrema contra la posibilidad de para que la mente pueda crecer y
enfrentarse con el dolor psíquico y el desarrollarse. En cierto sentido la emo-

64
ción es el significado de la experiencia; gustia tanto a nosotros como al pacien-
y cada cosa que evoluciona en la mente te. Y, a veces, establecemos con él una
a través de la función alfa (sueños, alianza resistencial inconsciente para
recuerdos, pinturas, música escrita, etc.) evitarlo. Sería útil que pudiéramos to-
son representaciones del significado, lerar lo nuevo intentando acompañar al
pero el significado mismo es la emo- paciente y lograr que él nos acompañe
ción. La salud mental consiste, esen- en ese viaje a lo desconocido que es el
cialmente, en ser capaz de preservar el análisis. Lo importante será poder in-
nivel estético de la experiencia, de la troducirnos en las fantasías y angustias
cual la emoción misma es el siqnificado. psicóticas del paciente, compartiéndo-
BION plantea también que sería con- las con él para analizarlas, de ser
veniente que el analista trabaje con posible, hasta sus útimas consecuen-
pocas teorías, pero que sepa combi- cias. Para ello, tendri'amos que poder
narlas adecuadamente como las letras funcionar con una mente libre, despre-
de un alfabeto que se combinan para juíciada y con disponibilidad para reci-
formar palabras y frases. Unas pocas bir cualquier producción del paciente,
teorías, bien combinadas, bastarían ya sea que se trate de un sueño, como
para poder enfrentarnos con los distin- de una alucinación, un delirio o un
tos problemas de la clínica. BION acting-out.
sugiere que cada analista -debería
tener su propio bagaje de teorías, con la Termino este tríbuto que he querido
capacidad de recordarlas, pero también rendir a la memoria de BION, enfatizan-
de olvidarlas para que no funcionen do su devoción por la verdad, que fue
como un a priori o un pre-juicio en la uno de sus grandes méritos. Sostenía
experiencia siempre cambiante de la que la búsqueda de la verdad era tan
actividad cotidiana con el paciente. esencial para el crecimiento mental
Esto coincide con lo aconsejado por como lo es el alimento para el creci-
FREUD y constituye, en realidad, una am- miento del organismo biológico. Y es-
pliación de su concepto de trabajar con pero que ésta, a mi juicio, una de sus
la "atención flotante" para poder enten- más valiosas contribuciones, nos sirva
der mejor al paciente. Lo importante es para estimularnos en la búsqueda de la
tener la capacidad de tolerar la frus- verdad, no sólo en el ejercicio de
tración que proviene de la renuncia a lo nuestra tarea con los pacientes neuró-
familiar. Todos tendemos a repetir lo ticos y psicóticos, sino también en
que ya conocemos: lo nuevo nos an- nosotros mismos.

65
BIBLlOGRAFIA CONSULTADA

BIGN, W.R.: "Notas sobre la teoría de la esquizofrenia" BIGN, W.R .. Seminarios de Psicoanálisis. Buenos
(1954), en Volviendo a pensar; Buenos Aires, Ed. Aires, Ed. Paidós, 1978.
Hormé, 1972. FREUD, S.: La Interpretación de los sueños. S.E.
BIGN, W.R.· "Desarrollo del pensamiento esquizo- 4 y 5,1900.
frénico" (1955), en Volviendo a pensar: Buenos FREUD, S.. "Fetichismo" SE. 21, 1927
Aires, Ed. Hormé, 1972. FREUD, S.: 'Análisis terminable e intermmable"; S.E.
BIGN, W.R.· "Diferenciación de las personalidades 23, 1937
psicóticas y no psicótlcas" (1957), en Volviendo a FREUD, S.: "La escisión del Yo en el proceso defen-
pensar: Buenos Aires. Ed. Hormé, 1972. SIVO"; S.E. 23, 1938.
GRINBERG. L.. "Sobre algunos problemas de técnica
BIGN, W. R.: "Sobre la alucinación" (1958). en Volvien- psicoanalítica determinados por la identificación y
do a pensar: Buenos Aires, Ed. Hormé, 1972 contra identificación proyectlvas.·· Rev de Psico-
BIGN, W.R.: "Sobre la arrogancia" (1957), en Volvien- análisis, 13, 1956.
do a pensar: Buenos AIres, Ed Hormé, 1972
GRINBERG, L.: "Psicopatología de la Identificación y
BIGN, W.R .. "Ataque al víf1culo" (1959), en Volviendo contraidentificac!ón proyectlvas y de la contratrans-
a pensar: Buenos Aires, Ed. Horné, 1972. ferencia.'· Rev. de PSicoanálisis, 20. 2, 1963.
BIGN, W.R.: Atención e Interpretación. Buenos Aires, GRINBERG, L.: Teoria de la Identificación. Buenos
Ed. Paidós, 1974. Aires, Ed. Paidós. 2. a ediCión, 1978.
BIGN, W.R .. Transformaciones Del Aprendizaje al GRINBERG, L.: SOR, D., Y TABAK DE BIANCHEDI. E..
Crecimiento. Centro Editor de América Latina, Introducción a las ideas de Bion: Buenos Aires. Ed.
1972. Nueva Visión, 3 a edición, 1979.

66

Похожие интересы