Вы находитесь на странице: 1из 38

CORONA DE ADVIENTO, NAVIDAD,

AÑO NUEVO, POSADAS

CORONA DE ADVIENTO, NAVIDAD, AÑO NUEVO, POSADAS

SENTIDO CRISTIANO DEL ADVIENTO

La Iglesia usa la palabra adviento, que es una palabra latina y que significa: “llegada solemne”, para designar el tiempo de las cuatro semanas anteriores a la navidad, con las que da principio el año litúrgico.

Es el tiempo de preparación para celebrar con plenitud de espíritu cristiano la manifestación del Señor. Conmemoramos el primer advenimiento o venida del hijo de Dios entre los hombres, que se actualiza hoy en Cristo que viene a nosotros por la gracia y que se manifiesta en su Iglesia haciendo que nos dirijamos con atención y esperanza gozosa y alegre a esperar LA NUEVA MANIFESTACIÓN DE CRISTO, el Señor, al final de los tiempos.

Son estas manifestaciones las que tenemos presentes en este tiempo de adviento, por eso ha de significar para nosotros conocer mejor que dios, por el infinito amor que tiene a todos los hombres, se encarnó y vino a la Tierra, vivió en ella y predicó una doctrina de amor, sufrió, murió y resucitó para restablecer la amistad del hombre con Dios, perdida por el pecado, y lo hizo precisamente con su sacrificio, con su muerte y resurrección.

Cristo vino al mundo, para hacer que el hombre llegue a ser plenamente hombre, es decir, imagen fiel de Dios que vino a hacer comunidad con los hombres.

Así, el tiempo de adviento, ha de disponernos para vivir con toda intensidad la sublimidad de la presencia redentora de Cristo, con un deseo muy grande por descubrir su mensaje, su verdad, su fuera, su alcance.

Todo cuanto hagamos como preparación al nacimiento de Jesús, ha de ir encaminado a vivir nuevamente el encuentro de Dios con el hombre, en toda su grandiosidad, en toda su sublimidad, en toda su dimensión.

Por tanto, nos invita a vivir conscientemente la presencia real y actual de Cristo en el mundo, porque Cristo vino y realizó su obra redentora, muriendo y resucitado asiste constantemente a los hombres mediante la presencia del Espíritu Santo; Cristo-Dios, está con nosotros, aquí y ahora, realmente presente.

Este mismo espíritu nos invita a ser cada día mejores; a que nos realicemos cada día más como personas, a que perfeccionemos cada vez más nuestras relaciones interpersonales que siempre deben ser de más comprensión y amor; a que mejoremos la comunidad de la que formamos parte:

Familia, vecinos, parroquia, etc., a que lo descubramos en nuestro prójimo.

El adviento pues, nos invita a olvidar diferencias y distancias, para prepararnos a recibir a Jesús, que saltó la diferencia que hay entre Dios y el hombre y saltó la distancia entre el Cielo y la Tierra.

Nos invita a olvidar diferencias mucho más ridículas, distancias mucho más insignificantes; a saber perdonar y pedir perdón; a saber más sencillos que importantes; a saber más asequibles que complicados.

Nos invita a compartir todo eso bueno y noble que tenemos guardado cada uno de nosotros, por miedo a ser generosos; a dejar de calcular lo que nos va a costar una sonrisa, una palabra de afecto o una condescendencia.

Nos invita a sentirnos felices y crear alrededor nuestro, un clima de alegría y gozo. Sabiendo que ese Niño nos trae motivos de alegría muy superiores a todos nuestros motivos personales de tristeza.

Este trabajo, nos ha de ir llevando a una plenitud de vida como personas, que cristalice en la formación del hombre nuevo.

LA CORONA DE ADVIENTO

La corona de adviento, no es una práctica cualquiera, sino una verdadera celebración paralitúrgica, que puede ayudar a las familias y a los grupos, para prepararse a la Navidad. Es una verdadera catequesis.

a) MODO DE HACERSE

Se hace una con ramas verdes, si es posible de pino. Sobre las ramas se colocan cuatro velas (tres de color y una blanca, que será la última en utilizarse)

Se coloca sobre la mesa y cada domingo en la celebración se enciende una vela hasta llegar a la cuarta vela (la de color blanco).

b) SIGNIFICADO

La corona circular, significa a Dios Todopoderoso creador del Cielo y de la Tierra, principio y fin de todo. Las ramas verdes, significan la actitud de vigilia y esperanza activa del Salvador que tenemos los cristianos. Las cuatro velas significan las cuatro semanas de adviento que poco a poco nos van llevando a la esperanza gozosa del Salvador, además de ser una invitación a ejercitar las virtudes cristianas, para que la esperanza no quede defraudada.

BENDICIÓN DE LA CORONA DE ADVIENTO

Papá o Mamá: Oremos. Dios y Señor nuestro, que todo lo santificas mediante tu Palabra, bendice esta Guirnalda y concede que los que la usamos podamos preparar nuestros corazones para la venida de Cristo y, al mismo tiempo recibir de ti gracias abundantes. Por Cristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

MODO DE REZAR LA CORONA DE ADVIENTO

- Se reúne la familia, amigos, vecinos, grupo, etc. Con el ferviente deseo de hacer una preparación Cristiana para la venida del Señor, no sólo en la navidad, sino al final de nuestra vida.

- Se prepara la Corona de Adviento y se le coloca al centro de la sala o de la mesa del Comedor.

- Se enciende la primera vela de la Corona.

El evangelio que se lee es el que corresponde a cada Domingo de Adviento según el Ciclo (A,B,C).

Se dejan unos minutos para la meditación y luego cada uno puede comentar o preguntar algo acerca de esa lectura.

CELEBRACIÓN FAMILIAR DE LA CORONA DE ADVIENTO

1. INICIO (PAPA O MAMA)

PRIMER DOMINGO

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

TODOS: Que hizo el cielo la tierra.

2. BENDICIÓN DE LA CORONA (PAPA O MAMA)

Señor, Tú que creaste todas las cosas, dígnate bendecir esta corona que queremos utilizar para prepararnos a la celebración del nacimiento de tu hijo Jesús, concédenos las gracias que necesitamos, y conserva en tu amor nuestros corazones. Te lo pedimos por tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

3. CANTO (TODOS) (pg 32)

4. SE ENCIENDE LA PRIMERA VELA (PAPA O MAMA – o a quien se asigne la tarea)

5. ORACIÓN (UNO DE LOS HIJOS)

Acepta, Señor con agrado nuestras oraciones, y concédenos tu ayuda para que, alentados con la venida de tu hijo Jesús, que estamos preparando, sepamos ver en nuestros hermanos redimidos la imagen de Jesús, y logremos amarlos con todo el amor con que Tú nos amas a nosotros. Por el mismo Cristo, nuestro Señor. Amén.

6. LECTURA (UNO DE LOS HIJOS)

CICLO "A"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 24,37-44.

Todos: Gloria a Ti, Señor

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Cuando se manifieste el Hijo del hombre sucederá lo mismo que en tiempos de Noé.

En los días anteriores al diluvio, la gente comía y bebía, hombres y mujeres se casaban, hasta el día en que entró Noé en el arca; y no sospechaban nada hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos. Pues así será también la venida del Hijo del hombre. Entonces, de dos que haya en el campo, a uno lo tomarán y a otro lo dejarán. De dos que estén moliendo, a una la llevarán y a otra la dejarán.

Estén pues atentos, porque no saben qué día llegará su Señor. Entiendan bien que si el amo de casa supiera a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no lo dejaría asaltar su casa.

Lo mismo ustedes, estén preparados: porque a la hora en que menos piensen, vendrá el Hijo del hombre.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "B"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 13,33-37.

Todos: Gloria a Ti, Señor

¡Cuidado! Estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento.

Sucederá lo mismo que con aquel hombre que se ausentó de su casa, encomendó a cada uno de los siervos su tarea y encargó al mayordomo que vigilara.

Estén pues atentos, porque no saben cuándo llegará el señor de la casa, si al atardecer, a media noche, al canto del gallo o al amanecer. No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos.

Lo que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén atentos!

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "C"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 21, 25-28.34-36.

Todos: Gloria a Ti, Señor

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas: y en la tierra la angustia se apoderará de los pueblos, asustados por el estruendo del mar y de las olas. Los hombres se morirán de miedo, al ver esa conmoción del universo: pues las fuerzas del cielo se estremecerán violentamente.

Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su liberación.

Procuren que sus corazones no se entorpezcan por el exceso de comida, por las borracheras y las preocupaciones de la vida, porque entonces ese día caerá de improviso sobre ustedes. Ese día será como una trampa en la que caerán atrapados todos los habitantes de la tierra. Estén atentos, pues, y oren en todo tiempo, para que se libren de todo lo que vendrá y puedan presentarse sin temor ante el Hijo del hombre.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

“Y esto, teniendo en cuenta el momento en que vivimos. Porque es ya hora de levantaros del sueño; que la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz. Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias. Revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias.”

7. REFLEXIÓN (PAPA O MAMA)

Anunciamos la venida de Cristo, pero no una sola mente, sino también una segunda, mucho más maravillosa que la anterior. La primera llevaba consigo un significado de sufrimiento; esta otra, en cambio, llevará la diadema del Reino Divino. Casi todas las cosas son dobles en nuestro Señor Jesucristo: doble es su nacimiento: uno, de Dios, desde toda la eternidad; otro, de la virgen, en la plenitud de los tiempos.

Pensemos: Es hora de despertar del pecado, que es muerte. Está cerca el día, ese día que queremos conmemorar el nacimiento de Jesús, que nos sacó de las tinieblas y nos trajo a la luz. Debemos revestirnos de Cristo, llevando una vida santa.

8. PADRE NUESTRO (TODOS) AVE MARÍA (TODOS) GLORIA (TODOS)

9. SE APAGA LA VELA Y LUEGO UN CANTO (TODOS) (pg. 32)

10. FINAL (PAPA O MAMA)

Te damos gracias Señor, por mandarnos a Tu Hijo a salvarnos y te pedimos ayuda para preparar nuestro corazón para su venida. Por Jesucristo, nuestro Señor: Amén.

1. INICIO (PAPA O MAMA)

SEGUNDO DOMINGO

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

TODOS: Que hizo el cielo la tierra.

2. CANTO (TODOS) (pg. 32)

3. SE ENCIENDEN DOS VELAS (UNO DE LOS HIJOS)

4. ORACIÓN (PAPA o MAMA)

Recibe, Señor, con agrado, nuestras oraciones para que ya que hemos sido redimidos, con la venida de tu hijo Jesús, sepamos evitar de aquí en adelante el pecado. Por el mismo Cristo, nuestro Señor. Amén.

5. LECTURA (UNO DE LOS HIJOS)

CICLO “A”

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 3,1-12

Todos: Gloria a Ti, Señor

En aquellos días apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea. Decía:

Conviértanse, porque está llegando el reino de los cielos.

A él se refería el profeta Isaías cuando dijo: Voz del que grita en el desierto: «Preparen el camino al Señor, nivelen sus senderos».

Llevaba Juan un vestido de pelo de camello y una correa de cuero a su cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel del campo.

Acudían a él de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región del Jordán; ellos reconocían sus pecados y Juan los bautizaba en el río Jordán.

Viendo que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizara, les dijo: -¡Raza de víboras! ¿Quién les enseñó a escapar del juicio inminente? Den frutos que prueben su conversión y no piensen que basta con decir: «Somos descendientes de Abrahán». Porque les digo que Dios puede sacar de estas piedras descendientes de Abrahán.

Ya está puesta el hacha a la raíz de los árboles y todo árbol que no dé buen fruto ve a ser cortado y echado al fuego.

Yo los bautizo con agua para que se conviertan, pero el que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de quitarle las sandalias.

Él los bautizará con Espíritu Santo y fuego. Tiene en su mano la horquilla para separar el trigo de la paja; recogerá su trigo en el granero, y la paja la quemará con un fuego que no se apaga.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "B"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1,1-8

Todos: Gloria a Ti, Señor

Comienzo de la buena noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios. Según está escrito en el profeta Isaías: Mira, envío mi mensajero por delante de ti, el cual preparará tu camino. Voz del que grita en el desierto: ¡Preparen el camino al Señor; nivelen sus senderos!

Apareció Juan el Bautista en el desierto, predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Toda la región de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él y, después de reconocer sus pecados, Juan los bautizaba en el río Jordán.

Juan iba vestido con pelo de camello, llevaba una correa de cuero a su cintura, y se alimentaba de saltamontes y de miel silvestre. Esto éralo que proclamaba: -Detrás de mí viene el que es más fuerte que yo. Yo no soy digno ni de postrarme ante él para desatar la correa de sus sandalias.

Yo los bautizo con agua, pero él los bautizará en el Espíritu Santo.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "C"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 3,1-6

Todos: Gloria a Ti, Señor

El año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, Herodes rey de Galilea, su hermano Filipo rey de Iturea y de la región Traconítida, y Lisanias rey de Abilene, en tiempos de los sumos sacerdotes Anas y Caifás, la palabra de Dios vino sobre Juan, el hijo de Zacarías, en el desierto. Y fue por toda la región del Jordán predicando un bautismo de con versión para el perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:

Voz del que grita en el desierto: preparen el camino al Señor; nivelen sus senderos; todo barranco será rellenado y toda montaña o colina será rebajada; los caminos torcidos se enderezarán y los desnivelados se rectificarán.

Y todos verán la salvación de Dios".

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

6. REFLEXIÓN (UNO DE LOS HIJOS)

¡Oh Señor, Pastor de la casa de Israel, que conduces a tu pueblo, ven a rescatarnos por el poder de tu brazo! Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

- Pensemos: Juan Bautista predicaba la conversión. Para que Jesús habite en nuestro corazón, debemos cambiar nuestra vida. Juan habla de la próxima aparición de Jesús.

También nosotros estamos esperando esa aparición al conmemorar la Navidad, pero una aparición en nuestras vidas, que nos haga mejores, que nos lleve a tratar mejor a nuestros hermanos.

(Tiempo para reflexionar y compartir)

7. PADRE NUESTRO (TODOS) AVE MARÍA (TODOS) GLORIA (TODOS)

8. SE APAGA LA VELA Y LUEGO UN CANTO (TODOS) (pg. 32)

9.

FINAL (PAPA O MAMA)

Te damos gracias Señor, por mandarnos a Tu Hijo a salvarnos y te pedimos ayuda para preparar nuestro corazón para su venida. Por Jesucristo, nuestro Señor: Amén.

1. INICIO (PAPA o MAMA)

TERCER DOMINGO

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

TODOS: Que hizo el cielo la tierra.

2. CANTO (TODOS)

3. SE ENCIENDEN TRES VELAS (PAPA o MAMA)

4. ORACIÓN (UNO DE LOS HIJOS)

Mira, Señor, a esta familia tuya que espera con fe el nacimiento de tu hijo Jesús, y concédenos celebrar el gran misterio de nuestra salvación con un corazón puro y con mucha alegría.

Por el mismo Cristo, nuestro Señor. Amén.

5. LECTURA (UNO DE LOS HIJOS)

CICLO "A"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 11,2-11

Todos: Gloria a Ti, Señor

En aquel tiempo, Juan, que había oído hablar en la cárcel de las obras del Mesías, envió a sus discípulos a preguntarle: -¿Eres tú quien tenía que venir, o debemos esperar a otro?

Jesús les respondió:-Vayan y cuenten a Juan lo que están oyendo y observando: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la buena noticia. ¡Y dichoso aquel que no se sienta defraudado por mí! Cuando se fueron, Jesús se puso a hablar de Juan a la gente: - ¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento?

Pues ¿qué salieron a ver? ¿Un hombre lujosamente vestido? Los que visten con lujo están en los palacios de los reyes.

Pero entonces ¿qué salieron a ver? ¿Un profeta?

Sí, y les aseguro que más que un profeta. Este es de quien está escrito: Yo envío mi mensajero por delante de ti; él te irá preparando el camino.

Les aseguro que no ha surgido entre los hombres nadie mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es mayor que él.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "B"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 1, 6-8.19-28

Todos: Gloria a Ti, Señor

Vino un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, a fin de que todos creyeran por él. No era él la luz, sino testigo de la luz.

Los judíos de Jerusalén enviaron una comisión de sacerdotes y levitas para preguntar a Juan quién era. Él confesó rotundamente: -Yo no soy el Mesías.

Ellos le preguntaron: -Entonces, ¿Eres tú, acaso, Elías? Juan respondió: -No soy Elías. Volvieron a preguntarle: -¿Eres el profeta que esperamos? Él contestó: -No. De nuevo, insistieron: -Pues, ¿quién eres? Tenemos que dar una respuesta a los que nos han enviado. ¿Qué dices de ti mismo? Entonces él aplicándose las palabras del profeta Isaías, se presentó así: Yo soy la voz del que clama en el desierto; rectifiquen el camino del Señor. Algunos miembros de la comisión eran fariseos. Estos le preguntaron: -Si no eres ni el Mesías ni Elías ni el profeta esperado, ¿por qué razón bautizas?

Juan afirmó: -Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno a quien no conocen. Él viene detrás de mí, aunque yo no soy digno de desatar la correa de sus sandalias.

Esto ocurrió en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "C"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 3,10-18

Todos: Gloria a Ti, Señor

En aquel tiempo, la gente le preguntaba: -¿Qué tenemos que hacer? Y les contestaba: -El que tenga dos túnicas, dé una al que no tiene, y el que tenga comida comprar tala con el que no la tiene.

Vinieron también a bautizarse algunos de los que recaudaban impuestos para Roma y le dijeron: -Maestro, ¿qué tenemos que hacer? Él les respondió: -No exijan nada fuera de lo establecido.

También los soldados le preguntaban: -¿Y nosotros qué tenemos que hacer? Juan les contestó: -A nadie extorsionen ni denuncien falsamente, y conténtense con su sueldo.

El pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. Entonces Juan les dijo: -Yo los bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no soy digno de desatar la correa de sus sandalias. Él los bautizará con Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene la horquilla para separar el trigo de la paja y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con un fuego que no se apaga.

Con estas y otras muchas exhortaciones anunciaba al pueblo la buena noticia.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

6. REFLEXIÓN (PAPA o MAMA)

Juan era la voz, pero el Señor es la Palabra que existe desde el principio. Juan era una voz provisional; Cristo, desde el principio, era la Palabra Eterna.

- Pensemos: San Juan representa a Jesús, que es la luz: La luz del mundo, luz de nuestra vida.

También decía que en medio de nosotros esta uno que no conocemos.

¿De veras conocemos a Jesús? Debemos tratar de conocer a Jesús y una vez conociéndolo, consagrarle toda nuestra vida. (Tiempo para reflexionar y compartir).

7. PADRE NUESTRO (TODOS) AVE MARÍA (TODOS) GLORIA (TODOS)

8. SE APAGA LA VELA Y LUEGO UN CANTO (TODOS) (pg. 32)

9. FINAL (PAPA O MAMA)

Te damos gracias Señor, por mandarnos a Tu Hijo a salvarnos y te pedimos ayuda para preparar nuestro corazón para su venida. Por Jesucristo, nuestro Señor: Amén.

1. INICIO

CUARTO DOMINGO

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

TODOS: Que hizo el cielo la tierra.

2. CANTO (TODOS)

3. SE ENCIENDEN CUATRO VELAS (UNO DE LOS HIJOS)

4.

ORACIÓN (PAPA o MAMA)

Señor nuestro, que cada año revives en nosotros la esperanza de la salvación, haz que, así como ahora, llenos de alegría estamos preparando la venida de tu hijo Jesús, como Redentor de los hombres, así también, cuando venga como Juez, lo podamos recibir llenos de confianza y de júbilo. Por el mismo Cristo, nuestro Señor. Amén.

5. LECTURA (UNO DE LOS HIJOS)

CICLO "A"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 1,18-24

Todos: Gloria a Ti, Señor

El nacimiento de Jesús, el Mesías, fue así: su madre María estaba prometida a José y, antes de vivir juntos, resultó que esperaba un hijo por la acción del Espíritu Santo.

José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió separarse de ella en secreto. Después de tomar esta decisión, el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: -José, hijo de David, no temas aceptar a María como tu esposa, pues el hijo que espera viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había anunciado el Señor por el profeta: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán por nombre Emmanuel (que significa:

Dios con nosotros).

Cuando José se despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado: recibió a su esposa.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "B"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1,26-38

Todos: Gloria a Ti, Señor

Al sexto mes, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una joven desposada con un hombre llamado José, de la descendencia de David: el nombre de la joven era María.

El ángel, entró donde estaba María y le dijo: -Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo.

Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué significaba tal saludo.

El ángel le dijo: -No temas, María, pues Dios te ha con cedido su favor. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. Él será grande, será llamado Hijo del Altísimo; el

Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la descendencia de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin.

-María dijo al ángel:-¿Cómo será esto, pues no tengo relaciones con ningún hombre? El ángel

le contestó: -El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra:

por eso, el que va a nacer será santo y se llamará Hijo de Dios.

Mira, tu pariente Isabel también ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que todos tenían por estéril; porque para Dios nada hay imposible.

María dijo: -Aquí está la esclava del Señor, que me suceda como tú dices. Y el ángel la dejó.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

CICLO "C"

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 39-45

Todos: Gloria a Ti, Señor

Por aquellos días, María se puso en camino y fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su seno. Entonces Isabel, llena del

Espíritu Santo, exclamó a grandes voces: -Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Pero ¿cómo es posible que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque en cuanto

oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha

dicho el Señor se cumplirá.

Monitor: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí Señor Jesús.

6. REFLEXIÓN (UNO DE LOS HIJOS)

Llave de David y cetro de la casa de Israel, tú que reinas sobre el mundo, ven a libertar a los que en tinieblas te esperan.

Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

- Pensemos: El ángel le dice a María que se alegre porque el Señor está con ella. Por eso el cristiano debe vivir alegre, porque vive con Dios y Dios vive en él.

¿Pienso en Dios, lo amo, trato de servirlo, evito lo que le disgusta? Aprendamos de María a decir en las cosas grandes y en las pequeñas: Hágase tu voluntad, pues yo soy tu servidor.

(Tiempo para reflexionar y compartir)

7. PADRE NUESTRO (TODOS) AVE MARÍA (TODOS)

GLORIA (TODOS)

8. SE APAGA LA VELA Y LUEGO UN CANTO (TODOS) (pg. 32)

9. FINAL (PAPA O MAMA)

Te damos gracias Señor, por mandarnos a Tu Hijo a salvarnos y te pedimos ayuda para preparar nuestro corazón para su venida. Por Jesucristo, nuestro Señor: Amén.

 

GUÍA DE AÑOS LITÚRGICOS

 

AÑO

CICLO

1er. Domingo

AÑO

CICLO

1er. Domingo

 

Adviento

 

Adviento

2011 A

 

27

Nov.

2017 A

 

3

Dic.

2012 B

 

2 Dic.

2018 B

 

2

Dic.

2013 C

 

1 Dic.

2019 C

 

1

Dic.

2014 A

 

30

Nov.

2020 A

 

29

Nov.

2015 B

 

29

Nov.

2021 B

 

28

Nov.

2016 C

 

27

Nov.

2022 C

 

27

Nov.

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

Es un signo navideño de origen esencialmente cristiano y nada tiene que ver con las costumbres pre- cristianas y cultos paganos como algunos pretenden.

Desde el siglo XVI, se empezó a usar en los países de Europa, como representación gráfica del ÁRBOL DEL PARAÍSO, EL ÁRBOL DE LA VIDA, por eso para los cristianos, el arbolito de navidad es el símbolo de la VIDA NUEVA EN CRISTO, más tarde, se hace relación al árbol de la redención y se le adorna con luces, estrellas, etc.

¿Cómo podríamos hacer del arbolito un verdadero signo de la vida nueva recibida en Cristo?

Por ejemplo:

¿Qué tal si para empezar ponemos una alcancía o rodeamos de ofrendas el arbolito para compartir con los más pobres?

CELEBRACIÓN ANTE EL ARBOLITO DE NAVIDAD

1. CANTO: La celebración comienza con un canto.

[TODOS] (Las luces del árbol deben estar apagadas)

2. [PAPA O MAMÁ]

En esta noche feliz, te bendecimos, Señor, Dios nuestro, y te damos gracias por tu salvación.

Hemos adornado este árbol en honor de tu hijo Jesús, cuyo nacimiento estamos conmemorando: El disipó las tinieblas del pecado y derramó en nosotros sus dones. (Se encienden las luces del árbol)

2. ORACIÓN: [MAMA]

Tú Jesús, que nos llenas de alegría con tus dones, queremos imitar tu bondad adornando este árbol con los regalos que vamos a compartir. Ellos nos recuerdan, que Tú eres el gran regalo de tu Padre a los hombres, que nos llena de alegría y felicidad. Haz, Señor, que al dar y recibir los regalos, sintamos que ellos son muestra del amor que anida en nuestro corazón. Queremos amarte, queremos que tu amor reine siempre en nosotros.

4. LECTURA de la carta del Apóstol San Pablo a Tito 2. 11-14 [UNO DE LOS HIJOS].

Porque se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres, que nos enseña a que, renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, vivamos con sensatez, justicia y piedad en el siglo presente, aguardando la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo; el cual se entregó por nosotros a fin de = rescatarnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo que fuese suyo, = fervoroso en buenas obras.

5. ORACIÓN COMUNITARIA [DIRIGEN LOS HIJOS]:

Aclamemos alegres a Cristo, ante cuyo nacimiento los ángeles anunciaron a la tierra la paz, y pidámosle al Señor, respondiendo TE ROGAMOS, SEÑOR:

+ Que tu nacimiento, Jesús, traiga la paz a todos los hombres.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

+ Tú, que con tu nacimiento alegras a la Iglesia, cólmala también de todos tus bienes.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

+ Tú que has venido como pastor supremo y guardián de nuestra vida, haz que el Papa y todos los

obispos, sean buenos administradores de las innumerables gracias de Dios.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

+ Rey de la eternidad, que al nacer quisiste experimentar las limitaciones humanas, sometiéndote a la brevedad de una vida como la nuestra, haznos partícipes de tu vida eterna, a nosotros que somos

caducos y mortales.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

+ Tú que, esperando durante largos siglos, viniste en la etapa final de nuestra historia, manifiesta tu presencia a los que aún te están esperando.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

+ Tú que, hecho carne, restauraste la naturaleza humana, corrompida por la muerte, concédeles la plena salvación a nuestros difuntos.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

+ Tú que viniste a llenar de gracia y de amor al mundo entero, bendice nuestra familia, bendice a

nuestros parientes y amigos, y concédenos vivir siempre en tu amor, amándonos unos a otros como

Tú nos amaste.

[TODOS]: TE ROGAMOS, SEÑOR.

7. PARA SENTIRNOS MAS UNIDOS Y MAS CERCA DEL PADRE, ALABÉMOSLO COMO JESÚS NOS ENSEÑO.

[TODOS]: Padre Nuestro

8. ORACIÓN: [TODOS]

Oh Dios que de modo admirable creaste al hombre a tu imagen y semejanza, y de un modo mucho más admirable lo elevas con la venida de tu hijo Jesucristo, haz que nosotros podamos compartir la vida divina de Aquel que hoy se ha dignado compartir con nosotros nuestra condición humana, y que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

9. CANTO [TODOS].

BENDICIÓN DEL PESEBRE

La noche del 24 de diciembre

EL NACIMIENTO

Bendice, Padre Santo, este Pesebre, el cual hemos pre parado en honor al Nacimiento de tu Hijo Unigénito para que todos los que meditamos sobre esta escena de amor, seamos llenos de la luz de su Gloria.

Que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

La hermosa costumbre de representar el nacimiento de nuestro Salvador con figuras o imágenes tuvo su origen en una iniciativa de San Francisco de Asís. En 1,223, recordando San Francisco su reciente visita a Belén, anhelaba presentar al vivo y con toda expresividad la pobreza y la gloria de aquella sagrada gruta.

En una cueva natural, cerca de Grecia, formó esa Navidad el primer "NACIMIENTO" con un buey y un asno vivos y una imagen del Niño sobre unas pajas.

Esta costumbre se extendió por todo el mundo y es una excelente manera de crear una atmósfera navideña en el hogar y en otros ambientes. Con el tiempo, el nacimiento fue tomando un tinte folklórico, ya que no sólo era la representación del nacimiento de Belén, sino una representación típicamente local, con elementos del ambiente propio: trabajos, costumbres, etc.

El nacimiento fue una catequesis viva y lo puede seguir siendo hoy con tal que se le dé una mayor dinámica, suscitando la oración, la reflexión sobre todo bíblica, el canto, la convivencia y la alegría en familia, procurando que el nacimiento sencillo, humilde y noble, nos recuerde la ternura y compasión que Dios ha tenido al venir a hacer comunidad con los hombres desde la sencillez y la pobreza.

CELEBRACIÓN ANTE EL NACIMIENTO

1. SALUDO [PAPA o MAMA]:

LA NOCHE BUENA

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nos hemos reunido aquí, ante este "NACIMIENTO", para recordar el nacimiento de Jesús que por amor a nosotros se hizo hombre, naciendo en una pobre cueva donde encerraban a los animales y fue colocado por su Madre, la Virgen María, en un pesebre.

2. CANTO: [TODOS]

3. ORACIÓN: [UNO DE LOS HIJOS]

Oh buen Jesús que por amor a nosotros te hiciste niño, enséñanos a reconocer tu amor y enciende nuestro corazón para que aprendamos a amarte de verdad y para que, libres de todo egoísmo, reconozcamos como hermanos a todos los hombres y los amemos con sinceridad.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

4.

LECTURA: Le 2,1-20 [PAPA o MAMA]

Cuando alguien ofrezca a Yahveh una oblación, su ofrenda consistirá en flor de harina, sobre la que derramará aceite y pondrá incienso. La llevará a los hijos de Aarón, a los sacerdotes; tomará un puñado de la harina con aceite y todo el incienso; el sacerdote lo quemará en el altar como memorial, manjar abrasado de calmante aroma para Yahveh.

El resto de la oblación será para Aarón y para sus hijos, como porción sacratísima del manjar abrasado para Yahveh. Cuando ofrezcas una oblación de pasta cocida al horno, será de flor de harina en panes ázimos amasados con aceite, o en tortas ázimas untadas en aceite. Si tu ofrenda es una oblación preparada en la chapa, ha de ser de flor de harina, amasada con aceite, sin levadura. La partirás en trozos y encima derramarás aceite. Es una oblación. Si tu ofrenda es una oblación preparada en cazuela, se hará de flor de harina con aceite.

La oblación que ha sido preparada con estas cosas, se la llevarás a Yahveh. Será presentada al sacerdote, quien la llevará al altar. El sacerdote reservará parte de la oblación como memorial y lo quemará en el altar, como manjar abrasado de calmante aroma para Yahveh. El resto de la oblación será para Aarón y para sus hijos, como porción sacratísima del manjar abrasado de Yahveh. Toda la oblación que ofrezcáis a Yahveh será preparada sin levadura, pues ni de fermento ni de miel quemaréis nada como manjar abrasado para Yahveh.

Sí que los podréis ofrecer como ofrenda de primicias, pero no subirán al altar como sacrificio de calmante aroma. Sazonarás con sal toda oblación que ofrezcas; en ninguna de tus oblaciones permitirás que falte nunca la sal de la alianza de tu Dios; en todas tus ofrendas ofrecerás sal. Si ofreces a Yahveh una oblación de primicias ofrecerás, como oblación de tus primicias, espigas tostadas al fuego o grano tierno majado. Derramarás sobre ella aceite y le echarás además incienso; es una oblación. El sacerdote quemará, como memorial de la misma, parte del grano majado y del aceite, con todo el incienso, como manjar abrasado para Yahveh.

5.

REFLEXIÓN: [UNO DE LOS HIJOS]

a)

Qué grande es la humildad de Jesús, que quiso nacer como un niño pobre, para atraernos a todos a su corazón. Qué dicha la de la Virgen María cuando tuvo en sus brazos al niño Jesús y cuando lo envolvió con tanta delicadeza en los pañales que le había preparado. Qué gran alegría la de San José cuando tomaba al Niño en sus brazos y lo contemplaba con ternura. Jesús viene al mundo a salvarnos, a librarnos de la tristeza del pecado y a llenarnos de alegría. Gocémonos, pues, de la alegría que Dios nos concede en esta Navidad.

b)

Los pastores recibieron con fe el anuncio del nacimiento de Jesús y corrieron a adorarlo. Jesús nace entre los pobres y se revela a los pobres. Hagámonos pobres de corazón y compartamos con los pobres lo que somos y tenemos para encontrar en ellos a Jesús.

6.

ADORACIÓN DEL NIÑO.

[Uno de los miembros de la familia, que puede ser el más pequeño va a besar el Niño y luego se coloca en el nacimiento.]

7. CANTO: [TODOS]

8. ORACIÓN [DIRIGEN LOS HIJOS]

Adoremos a Cristo, que renunció a sus privilegios divinos al tomar nuestra condición humana y supliquémosle con fe.

+ Tú que al nacer en el mundo inauguraste los tiempos nuevos anunciados por los profetas, haz que tu iglesia se renueve siempre con tu gracia.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

+ Tú que hiciste tuya la debilidad de los hombres, dígnate ser luz de los ciegos, fuerza de los débiles y

consuelo de los tristes.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

+ Tú que naciste pobre y humilde en un pesebre, mira con amor a los pobres y dígnate socorrerlos

dándonos generosidad hacia ellos.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

+ Tú que por tu nacimiento terreno anunciaste a todos la alegría de una vida sin fin, alegra a los

agonizantes con la esperanza de una resurrección gloriosa.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

Tú que descendiste al mundo para que los hombres pudiéramos ascender al cielo, admite en tu gloria a nuestros difuntos.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

Qué Jesús, que pudiendo haber nacido rico, quiso nacer como el más pobre de los pobres, nos enseñe a vivir con austeridad y a contentarnos con lo que tenemos.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

Qué Jesús, que vino a perdonarnos nuestros pecados, nos enseñe a perdonarnos mutuamente y a no ser rencorosos.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

Qué Jesús, que vino a fundar la mejor familia del mundo, haga que en el nuestro y en todas las otras familias reine siempre el amor, la unión y el deseo de ser serviciales unos con otros.

[TODOS]: Te Rogamos, Óyenos.

Dios nuestro, que hiciste resplandecer esta noche santísima con el nacimiento de Cristo, verdadera luz del mundo, concédenos que, iluminados en la tierra por la luz de este misterio, podamos también disfrutar de la gloria de tu Hijo, el cual vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

[TODOS]: Amén.

9. GLORIA: [TODOS]

Llenos de alegría repitamos ahora el canto de los ángeles que cuando nació el Niño Jesús entonaron:

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres de buena voluntad.

Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios Rey celestial, Dios Padre todo poderoso.

Señor Hijo único Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo atiende a nuestras súplicas; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros.

Porque solo Tú eres Santo, solo Tú Señor, solo Tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

10. CANTO [TODOS]

CELEBRACIÓN DE FIN DE AÑO

El fin de año y principio de otro es una de esas ocasiones en que el alma siente, espontáneamente el impulso de acercarse a Dios. La mente se inclina a repasar los beneficios recibidos de Dios durante el año, sobre todo si hay alguno más relevante y ante la conciencia aparecen también nuestras fidelidades al Señor.

Se siente el impulso de cambiar de vida, de empezar bien el año, de dejar malas costumbres, cumplir deberes que hemos dejado, y renovar la vida, acercándonos más a Dios, amándolo con el corazón y amando a nuestro prójimo.

1. INICIO: [PAPA O MAMA]:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

2. CANTO: [TODOS]

3. MOTIVACIÓN: [UNO DE LOS HIJOS]

Nos hemos reunido hermanos, para celebrar cristianamente los últimos momentos de este año que termina y que el Señor nos ha concedido ver hasta el final. Queremos agradecer a Dios todos los beneficios que nos ha brindado durante estos doce meses; queremos pedirle perdón por nuestras ofensas a Dios y a nuestros hermanos, especialmente durante este año que termina.

Queremos pedir al Señor que bendiga los propósitos que en este momento se mueven en nuestra mente, para empezar un año nuevo con una vida nueva.

4. LECTURA DEL SANTO EVANGELIO, SEGÚN SAN MATEO 9, 9-13 [PAPA o MAMA].

Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme.» El se levantó y le siguió. Y sucedió que estando él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. Al verlo los fariseos decían a los discípulos: «¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores? Mas él, al oírlo, dijo: No necesitan médico los que están fuertes sino los que

están mal. Id, pues, a aprender qué significa aquello de: “Misericordia quiero, que no sacrificio”, porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.

5. REFLEXIÓN: [UNO DE LOS HIJOS]

Tratemos de reflexionar sobre el cambio de vida de Mateo y el recibimiento que le hace Jesús. Mateo está cumpliendo con sus trabajos cuando se le presenta Jesús, y lo llama al apostolado. Mateo responde prontamente, deja todo y se va con Jesús. El estar cerca de Jesús hizo que Mateo cambiara de vida. Acerquémonos también nosotros a Jesús, pidámosle perdón de nuestros pecados.

Pensemos: En este año que termina ¿Cómo hemos empleado el tiempo que Dios nos concedió? ¿Cumplimos nuestros deberes? ¿Cuál ha sido nuestro comportamiento con las personas de nuestra familia (nuestro grupo), con las personas con quien vivimos? ¿Hemos ofendido gravemente a un hermano?

¿Estamos todavía enojados con alguno? ¿No hemos querido pedirle perdón, o no lo hemos querido perdonar? ¿Amamos de verdad con un amor de obras, a nuestros hermanos? ¿Hemos orado a Dios con frecuencia? ¿Estamos dispuestos a dejar esa mala costumbre, ese mal hábito? ¿Queremos mejorar el trato con nuestros hermanos? ¿Hay alguna otra cosa que me reproche mi conciencia?

6. ACTO PENITENCIAL:

Reconociendo nuestras faltas y manifestando el deseo de mejorar decimos:

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, por eso ruego a Santa María siempre virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos que intercedan por mí, ante Dios nuestro Señor.

7. ORACIÓN COMUNITARIA: [DIRIGE EL PAPA o MAMA]

Al llegar a los últimos momentos de este año que termina, dirijámonos a nuestro Padre Dios, diciendo:

+ Escucha Señor nuestra acción de gracias por todos tus beneficios que nos has concedido en este

año; te decimos de corazón.

GRACIAS, SEÑOR.

+ Por habernos conservado la vida y la salud, por habernos librado de muchos males, por habernos mostrado constantemente tu amor de Padre, te decimos:

GRACIAS, SEÑOR.

+ Por los beneficios que has concedido a las personas que amamos, a los que nos ofrecen su amistad,

te decimos:

GRACIAS, SEÑOR.

(Se puede pensar en algún beneficio especial recibido del Señor durante el año).

+ Por nuestros pecados, negligencias y omisiones; por todas las veces que nos hemos olvidado de Ti,

te decimos:

PERDÓN, SEÑOR.

+ Por las veces que hemos tratado mal a nuestros hermanos, especialmente los que sufren pobreza,

enfermedad, tristeza, abandono, te decimos:

PERDÓN, SEÑOR.

+ Por los pecados de las personas de nuestra familia, por los pecados de todos los hombres, por los pecados que se están cometiendo en este momento, te decimos:

PERDÓN, SEÑOR.

Gracias, Padre y Señor nuestro, porque eres bueno. Te pedimos que, por tu infinita bondad y misericordia, por el inmenso amor que tienes a tu hijo Jesucristo, y por el amor que nos tienes a nosotros, nos concedas empezar el año nuevo santamente, dispuestos a hacer tu voluntad, a cumplir nuestros deberes a amar de corazón y de obra a nuestros hermanos.

Te lo pedimos por Cristo, tu Hijo y hermano nuestro, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

8. CANTO: [TODOS].

PLEGARIA POR LA FAMILIA Compuesta por Juan Pablo II

¡Oh Dios!, de quien procede toda paternidad en el Cielo y en la Tierra. Padre, que eres amor y vida, haz que cada familia humana sobre la tierra se convierta, por medio de tu hijo Jesucristo, nacido de mujer, y mediante el Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en verdadero santuario de la vida y del amor para las generaciones que siempre se renuevan.

Haz que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los esposos hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo.

Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte apoyo, para su humanidad y su crecimiento, en la verdad y en el amor.

Haz que el amor, corroborado por la gracia del sacramento del matrimonio, se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y cualquier crisis por las que a veces pasan nuestras familias.

Haz, finalmente te pedimos, por intersección de la Sagrada Familia de Nazaret, que la Iglesia en todas las naciones de la Tierra, pueda cumplir fructíferamente su misión en la familia, y por medio de la familia. Tú que eres la vida, la verdad y el amor, en la unidad del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

SALUDO:

LAS POSADAS

PRIMERA POSADA

Hermanos, nos hemos reunido esta noche para comenzar las celebraciones que llamamos "Posadas". No son solamente oportunidades para una fiestecita. Debemos considerar que Dios nos habla a través de estas reuniones.

Debemos tener los oídos abiertos para escuchar la voz de Dios.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

En la lectura, Dios manifiesta su voluntad a la Virgen María y ella la aceptó.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO, según San Lucas 1:26-33

"A los seis meses Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, para visitar a una mujer virgen llamada María. Ella estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. El ángel entró en el lugar donde ella estaba y le dijo: ¡Te saludo, favorecida de Dios! El Señor está contigo; Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres. Pero cuando ella vio al ángel, se sorprendió de sus palabras, y se preguntaba por qué la saludaba así. Entonces el ángel le dijo: María, no tengas miedo, pues has encontrado favor delante de Dios. Ahora, vas a quedar encinta y tendrás un hijo, y le pondrás por nombre JESÚS. El va a ser grande; será llamado Hijo del Dios altísimo, y Dios el Señor le hará rey como a su antepasado David, para que gobierne a la nación de Israel por siempre; y su gobierno nunca terminará".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. En varias formas y en varios tiempos, cuando menos lo esperamos, Dios nos habla. Tenemos que

tener el corazón limpio para aceptar la voz de Dios.

2. La voluntad de Dios se manifiesta no solamente por el anuncio de un ángel, sino en otras formas

también.

3. Debemos confiar en la voluntad divina que nos lleva donde Dios quiere.

La Virgen María no pudo entender claramente lo que el Ángel le dijo, pero estaba dispuesta a cumplir la voluntad de Dios en todo.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Por todos los presentes esta noche, para que Dios nos ayude en la preparación para Nochebuena.

Para que escuchemos la voz de Dios.

Por todas las mujeres que están encinta.

ORACIÓN: Oh Dios tan poderoso, haznos que aceptemos tu palabra con alegría. Deseamos cumplir con tu santa voluntad. Por Jesucristo tu Hijo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

CANTO:

SALUDO:

SEGUNDA POSADA

Jesucristo se hizo hombre para cumplir la voluntad de su Padre. El nos dio ejemplo de obediencia. La Virgen María, también era obediente a la voluntad de Dios. Así como ella podemos decir, "Según su voluntad".

Muchas veces hemos estado contra Dios por nuestros pecados. Todos unidos confesemos nuestros pecados.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

Así como la Virgen María escuchó la Palabra de Dios y la puso en práctica, nosotros también debemos hacerlo igual.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO según San Lucas 1:34-38

"Entonces, María le preguntó al ángel: ¿Cómo puede suceder esto, puesto que no vivo con ningún hombre? El ángel le contesto: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo te envolverá como una nube. Por eso, el niño que va a nacer será consagrado a Dios y lo llamarán Hijo de Dios.

También tu parienta Isabel va a tener un hijo a pesar de que ya es anciana; así pues, la que decían que no podía tener hijos está encinta desde hace seis meses. Para Dios no hay nada imposible. Entonces María dijo: Yo soy esclava del Señor; que Dios haga conmigo como me has dicho. Con esto, el ángel se retiró.

MONITOR: Palabra del Señor

TODOS: Gloria a Ti, Señor Jesús

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. La Virgen María tiene el gran honor de ser la madre de Jesucristo.

2. Nuestro Señor dijo que aunque grande es el honor de ser su madre, más bienaventurados son los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica.

3. María contestó al ángel "Yo soy la esclava del Señor". Somos esclavos del Señor cuando cumplimos la voluntad de Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Por todos los presentes esta noche, para que nos sirvan estas fiestecitas como una preparación para

el nacimiento de Cristo en nuestros corazones.

Para que Jesucristo nazca en nuestro corazón por medio de su Palabra.

Para que cumplamos siempre con la voluntad de Dios.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Oh Dios te pedimos que seamos tus esclavos como María, escuchando y poniendo en práctica tu palabra. Te pedimos esto en unión con Cristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

CANTO:

SALUDO:

TERCERA POSADA

Dios mandó su ángel como mensajero a San José para avisarle de su esposa, María. Vemos la justicia de José y su conformidad con la voluntad de Dios.

A veces hemos culpado a otros injustamente sin saber la verdad. ¿Hemos pecado así contra nuestro

vecino?

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

Vemos a San José como un hombre con mucha pena. El era una persona como cualquier hombre y era muy justo. Escuchemos con atención el Evangelio y tratemos de sentir el problema de José.

LECTURA: San Mateo 1:18-21

"El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; y antes que vivieran juntos, ella se encontró encinta por el poder del espíritu Santo. José su marido, era un hombre justo, pero no quería denunciar públicamente a María; más bien quería separarse de ella sin que la gente lo supiera. Y mientras pensaba en esto, un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, descendiente de David, no tengas miedo de recibir a María como esposa, porque el hijo que va a tener es del Espíritu Santo. Ella tendrá un hijo, le pondrá por nombre JESÚS. Se llamará así porque va a salvar a su gente de sus pecados".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. San José era un hombre justo. No quiso dañar el nombre de María al denunciarla. El no pudo

entender cómo era que María está encinta. Dios se lo aclaró.

2. ¿Cuántas veces hemos pensado mal de otros sin razón? Debemos cuidar nuestras palabras para

no hacer daño a otros.

3.

Hay muchas cosas en el mundo que no entendemos pero debemos hacer lo posible por cumplir lo

que Dios quiere.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Por todos aquellos de quienes hemos hablado mal en el pasado.

Para que tengamos más fuerza para cumplir la voluntad de Dios.

Por todos los que trabajan para hacer posible la Posada de esta noche.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Oh Dios, que nos hablas de diferentes maneras, te pedimos la fuerza para cumplir con tu voluntad aunque a veces no la entendamos.

Por Jesucristo tu Hijo. Amén.

CANTO:

SALUDO:

CUARTA POSADA

Ser Cristiano nos obliga a interesarnos por nuestro prójimo. Muchas veces nos hemos olvidado del vecino y del necesitado a pesar de nuestra religión.

La Virgen María en la lectura de hoy nos da el ejemplo, en que hemos faltado tantas veces.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

La Virgen María tuvo bastante razón para no ir a ayudar a su prima, pero ella vio la necesidad de ayudarla y se fue.

LECTURA: San Lucas 1:39-45

"En esos días María se fue de prisa a un pueblo que estaba en la sierra de Judea y entró en la casa de Zacarías y saludó a Elizabeth. Cuando Isabel oyó su saludo, la criatura se movió en su vientre, y ella fue llena del Espíritu Santo. Entonces con voz muy fuerte dijo: Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres, y ha bendecido a tu hijo. ¿Quién soy yo, para que venga a visitarme la madre de mi Señor? Pues tan pronto como oí tu saludo, mi hijo se movió de alegría en mi vientre. Feliz tú que creíste, porque se va a cumplir lo que el Señor ha dicho".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. María aunque estaba encinta, se fue con prisa a ayudar a su prima.

2. La Virgen María no pensó en sí misma, sino en su prima también. Nosotros debemos olvidarnos de

nosotros mismos y prestar ayuda a los demás cuando lo necesiten.

3.

La fiesta de Navidad es una señal del amor e interés que Dios tiene para con nosotros.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Que tengamos compasión por los necesitados.

Que olvidemos nuestros problemas para que podamos ayudar a los que tengan necesidad.

Que tomemos el ejemplo de la Virgen María como señal de la caridad cristiana.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Danos, Señor, el don de compasión para otras personas. Ayúdanos a olvidar nuestros problemas para que podamos ayudar a los demás. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

CANTO:

SALUDO:

QUINTA POSADA

Una vez más vemos la obediencia de José y María a la Voz de Dios. Cuántas veces nosotros no hemos escuchado la voz de Dios a pesar de saber que nos habla.

No escuchar la voz de Dios es rechazarla. Pidamos perdón por las veces que la hemos rechazado.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

En la lectura, vemos a San José, el hombre justo, el hombre obediente, que cumplió con la voluntad de Dios sin preguntar el porqué.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO, SEGÚN San Mateo 1:22-25

"Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: La Virgen quedará encinta y tendrá un hijo, el cual será llamado Emanuel, que quiere decir: "Dios con nosotros". Cuando José despertó del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a María como esposa. Pero no vivieron como esposos hasta que ella dio a luz a su hijo; y le puso por nombre JESÚS".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. Dios nos habla en varias formas y debemos estar preparados para escuchar su voz.

2. Hoy día Dios nos habla en el Nuevo Testamento, por la doctrina, en los sacramentos y cuando

menos lo esperamos, en nuestro vecino que pide nuestra ayuda.

3. No debemos tapar nuestros oídos para no tener que ayudar al vecino, para no tener que oír la voz

de Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Que obedezcamos la autoridad legítima.

Que tengamos los oídos abiertos cuando Dios nos hable hoy.

Que seamos obedientes siempre a lo que Dios quiere.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Oh Dios, que nos diste el ejemplo de la obediencia de María y José, te pedimos ser obedientes a tu voz. Por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo ahora y siempre. Amén.

CANTO:

SALUDO:

SEXTA POSADA

En el mesón no había lugar para José y María. Si nos piden lugar en nuestro corazón, ¿habrá lugar para ellos esta noche? Por los pecados que hemos cometido al no recibir a nuestros hermanos, recemos.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

Después de tanto viajar, hay que pensar la pena que tenía José al no poder encontrar hospedaje para

la Virgen María. Con mucha pena, iba buscando un lugar donde quedarse por la noche.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO, SEGÚN San Lucas 2:1-7

"En aquellos días el emperador Augusto ordenó que se hiciera un censo de todo el mundo. Este primer censo lo hicieron cuando Cirineo era gobernador de Siria. Todos tenían que ir a su propio pueblo para empadronarse allí. Por esto José salió del pueblo de Nazaret, de la región de Galilea, y fue a la región de Judea, al pueblo de Belén, donde había nacido David, porque José era descendiente de David. Fue

a Belén a empadronarse, junto con María, la cual estaba comprometida para casarse con él, y que

estaba encinta. Y sucedió que mientras estaban en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz. Tuvo allí su primer hijo, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. María y José tenían que pasar la noche en un establo, porque no hubo lugar en el mesón. A veces,

hemos negado posada a otros sin razón.

2. Fíjense en la vergüenza de aquel mesonero si supiera que había rechazado a Jesús.

3. Hagamos lo posible por ayudar siempre al que pida nuestra ayuda, que tengamos lugar y tiempo

para nuestros hermanos.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Que haya posada en nuestro corazón para Jesucristo.

Que reconozcamos a Jesucristo en nuestro vecino.

Que tengamos tiempo y lugar para nuestros hermanos.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Oh Jesús, en esta nochebuena, ven a nuestro corazón para quedar con nosotros para siempre. Para que en esta forma seamos verdaderos Cristianos, en unión contigo por los siglos de los siglos. Amén.

CANTO:

SALUDO:

SÉPTIMA POSADA

Jesús vino a la tierra para vivir entre los pobres y los humildes. A veces hemos pensado que ya somos grandes por ser Cristianos. Por esa falta de entendimiento, recemos.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

En esa lectura podemos ver a quién anunció Dios primero el nacimiento de su Hijo. Nunca debemos tener vergüenza de nuestra pobreza o de nuestro trabajo.

LECTURA DEL DANTO EVANGELIO, SEGÚN San Lucas 2:8-20

"Cerca de Belén habían unos pastores que pasaban la noche en el campo cuidando sus ovejas. De pronto se les apareció un ángel del Señor, y la gloria del Señor brilla alrededor de ellos; y tuvieron mucho miedo. Pero el ángel les dijo: No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia, que será motivo de mucha alegría para todos: Que hoy nació en el pueblo de David, un Salvador para ustedes, que es CRISTO el Señor. Y como señal, encontrarán ustedes al niño envuelto en pañales, acostado en un establo. En ese momento aparecieron junto al ángel, muchos otros ángeles del cielo que alababan a Dios y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres que gozan de su favor! Entonces, cuando los ángeles se volvieron al cielo, los pastores comenzaron a decirse unos a otros: Vamos, pues a Belén, a ver esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha anunciado. Fueron de prisa y encontraron a María, a José, y al niño acostado en el establo. Cuando lo vieron, contaron lo que el ángel les había dicho acerca del niño, y todos los que los oyeron se admiraban de lo que decían. Pero María guardaba en su corazón todo esto, pensando en ello. Los pastores, por su parte, regresaron dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que oyeron y vieron, porque todo había pasado tal como se les había dicho".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. ¿A quiénes anunciaron los ángeles el nacimiento de Jesús? Agente como nosotros, gente humilde, campesinos.

2. Si no somos humildes, si dejamos entrar la soberbia en nuestro corazón, quizá no podremos reconocer a Jesucristo cuando venga a nosotros.

3. No debemos esperar anuncios especiales de ángeles para ver a Jesús. Ya está entre nosotros.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Que tengamos los oídos abiertos para escuchar las noticias de nuestra salvación.

Para que nuestros ojos estén abiertos para ver a Jesús en el prójimo.

Que no seamos soberbios de ser Hijos de Dios, sino también humildes.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Oh Dios que anunciaste el nacimiento de tu único Hijo a los campesinos y a los pobres, concédenos que tengamos nuestros sentidos y nuestros corazones abiertos para recibir tu mensaje. Por el mismo Cristo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

CANTO:

SALUDO:

OCTAVA POSADA

Hermanos, hemos oído muchas veces durante estas noches la necesidad de estar abiertos para encontrar a Cristo en los demás. También debemos procurar mostrar a Cristo a otros por medio de nuestra vida.

Por las veces que hemos dado mal ejemplo y no hemos demostrado a Cristo a otros, recemos.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

En la lectura, María y José presentan a los Reyes a su Hijo, Jesucristo.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO, SEGÚN San Juan 8:12 (en la puerta de la Iglesia)

"Jesús nació en el pueblo de Belén, en la tierra de Judea, cuando Herodes era rey de ese país. Entonces llegaron a la ciudad de Jerusalén unos hombres del oriente que eran magos, y preguntaron:

¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Pues en el oriente vimos su estrella, y hemos venido aquí para adorarlo. Cuando el rey Herodes supo esto, se puso muy inquieto, y toda la gente de Jerusalén también. Entonces el rey llamó a todos los jefes de los sacerdotes y a los que enseñaban la ley a la gente, y les preguntó dónde iba a nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén, de Judea; porque el profeta lo escribió así: Y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los gobernantes de esa tierra; porque de ti saldrá un jefe, que cuidará a mi pueblo Israel. Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, y les preguntó el tiempo exacto en que había aparecido la estrella.

Entonces los mandó a Belén, y les dijo: Váyanse allá, y averigüen bien respecto a ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme, para que yo también vaya a adorarlo. Con estas indicaciones del rey, los

magos se fueron. Y entonces, la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que por fin se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Cuando los magos vieron la estrella, se alegraron mucho; y al entrar en la casa, vieron al niño con María su madre. Entonces se arrodillaron y adoraron al niño. Luego abrieron sus cajas y le regalaron oro, incienso y mirra. Después, advertidos en sueños de que ya no debían volver a donde estaba Herodes, regresaron a su tierra por otro camino".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

1. Los Reyes llevaron con ellos regalos, pero descubrieron el regalo más preciso de Dios, Jesucristo.

2. Llevamos dentro de nosotros el tesoro, Jesús, pero muchas veces lo tenemos escondido y nadie lo

puede encontrar en nosotros.

3. La Estrella era una señal para los Reyes del camino hacia Jesús. Debemos conocer las señales en

nuestras vidas de hoy.

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Que ayudemos a nuestros hermanos a conocer a Cristo vivo.

Que brillen nuestras vidas como una estrella para mostrar la presencia de

Cristo entre nosotros.

Que reconozcamos el valor de nuestro tesoro, Jesucristo, que vale más que el oro y la plata.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Oh Dios, que has revelado a todo el mundo a tu Hijo por medio de la luz de una estrella, te pedimos tu gracia para conducirnos a Jesús que es nuestra luz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

CANTO:

SALUDO:

ULTIMA POSADA

Esta noche celebramos un misterio de nuestra fe, la Encarnación de nuestro Señor, Nochebuena, su Nacimiento. Cristo vive hoy en este mundo en el corazón de cada hombre que le busca y que quiere hacer la voluntad de Dios.

Por las veces que habiendo Cristo pasado cerca de nosotros no le hemos conocido. Por estas faltas de fe, recemos.

YO CONFIESO: (Todos juntos).

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO:

Nosotros que conocemos la luz de Cristo no queremos volver a caminar en la oscuridad de antes. Escuchemos lo que dice nuestro Señor.

PRIMERA LECTURA: San Juan 8:12 (en la puerta de la Iglesia)

"Jesús habló otra vez a la gente, y les dijo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue tendrá la luz que

le da la vida y nunca andará en la oscuridad".

Una vez encendidas las candelas, sigue la procesión hacia adentro y el canto.

Introducción a la Segunda Lectura: (cuando todos están sentados) La luz que llevamos en la mano es una señal de la vida de Cristo ya nacido.

Escuchemos el Evangelio para entender mejor que Cristo es nuestra luz.

SEGUNDA LECTURA: San Lucas 2:1-7

"En aquellos días el emperador Augusto ordenó que se hiciera un censo de todo el mundo. Este primer censo lo hicieron cuando Cirineo era gobernador de Siria. Todos tenían que ir a su propio pueblo, para empadronarse allí. Por esto, José salió del pueblo de Nazaret, de la región de Galilea, y fue a la región de Judea, al pueblo de Belén, donde había nacido David, porque José era descendiente de David. Fue

a Belén a empadronarse, junto con María, la cual estaba encinta. Y sucedió que mientras estaba en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz.

Tuvo allí su primer hijo, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón".

REFLEXIONES SOBRE EL EVANGELIO:

(Hacer una homilía participada).

ORACIÓN DE LOS FIELES: (Todos contestan: SEÑOR, TEN PIEDAD)

Que la luz de Cristo en nuestras vidas sea clara a los demás.

Que ayudemos a otros que caminan en la oscuridad, llevándoles la luz de Cristo.

Que la luz de Cristo ilumine a nuestros hermanos para siempre.

INTENCIONES PARTICULARES DE LOS PRESENTES

ORACIÓN: Dios Todopoderoso, que enviaste a tu Hijo como Luz Verdadera, te pedimos nos ayudes a seguir su luz, para conocerle, amarle y servirle para siempre. Amén.

CANTO:

LEVANTATE

CANTOS DE ADVIENTO

Ven, ven Señor no tardes…

a Jesús que va a nacer

 

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

Levántate que está llegando,

Envuelto en sombría noche,

ah,ah,ah_

el Señor viene ya.

el mundo sin paz no ve,

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

Levántate que está llegando, el Señor viene ya.

buscando va una esperanza, buscando, Señor, tu fe.

ah,ah,ah_

Nos traerá su resplandor, nos traerá la luz, la paz. Nos traerá su resplandor, nos traerá la luz, la paz.

Levántate que está llegando…

Ven, ven Señor no tardes…

Al mundo le falta vida, al mundo le falta luz, al mundo le falta el cielo, al mundo le faltas Tú.

3- El pesebre de un establo

con la mula y con el buey, /¡Ay!, que poco le ofrecemos

a Jesús que va a nacer/ (bis)

Tu le ofreces una cuna, la mejor que puede haber /son tus brazos esperando

En el Señor confiaré, Él nos dará la salvación. En el Señor confiaré, Él nos dará la salvación.

Ven, ven Señor no tardes…

a Jesús que va a nacer/(bis)

a Jesús que va a nacer

 

A

JESÚS QUE VA A NACER

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

 

ah,ah,ah_

Levántate que está llegando…

1- Caminando un borriquito, caminando va a Belén, /y María lleva dentro

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

Al mismo Dios recibiré, en mi interior se sembrará. Al mismo Dios recibiré, en mi interior se sembrará.

ah,ah,ah_

a

Jesús que va a nacer/ (bis)

4- Hoy, María, yo quisiera

 

a

tu lado y con José

 

Muy cansada va María muy cansado va José,

/ofrecer mi amor al Niño, a Jesús que va a nacer/ (bis)

Levántate que está llegando…

/quién le presta un rinconcito

Lo prometió, lo cumplirá,

a Jesús que va a nacer/ (bis)

Quiera Dios que en nuestra casa haya paz, amor y bien,

el Dios de amor nos salvará.

a Jesús que va a nacer

/y un rincón que esté aguardando

Lo prometió, lo cumplirá,

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

a Jesús que va a nacer/ (bis)

el Dios de amor nos salvará.

ah,ah,ah_

 

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

a Jesús que va a nacer

Levántate que está llegando…

ah,ah,ah_

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

 

ah,ah,ah_

El Señor viene ya

 

2- Van llamando por las puertas, en las casas de Belén, /pero nadie quiere abrirle

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

 

ah,ah,ah_

VEN,

VEN

SEÑOR

NO

TARDES

a

Jesús que va a nacer/ (bis)

Ah_,

ah,ah,ah_

ah,ah,ah_,

Ven, ven Señor no tardes ven, ven que te esperamos Ven, ven Señor no tardes ven pronto Señor

El mundo muere de frío, el alma perdió el calor, los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor

Los profetas anunciaron al Mesías de Israel, /pero nadie espera al Niño,

a Jesús que va a nacer/ (bis)

ah,ah,ah_

a Jesús que va a nacer

PREPAREN EL CAMINO DEL SEÑOR

Preparen el camino del Señor, preparen el camino del Señor. Preparen el camino del Señor, preparen el camino del Señor.

Juan proclama en el desierto; ya se oye su pregón, “Cambien todos hoy sus vidas que ya viene el Salvador”

Preparen el camino del Señor,…

Voz de Juan que clama fuerte, “Vengan a pedir perdón, dejen todos sus pecados y reciban al Señor”

Preparen el camino del Señor,…

Renunciemos las envidias, odios, celos y rencor. Perdonemos al hermano como Dios nos da el perdón.

Preparen el camino del Señor,…

Hay que construir, el reino de justicia, paz y amor, construyendo un mundo nuevo mientras vuelve el redentor.

Preparen el camino del Señor,…

LOS CIELOS Y LA TIERRA

Los cielos y la tierra en ti se encontrarán, María, dulce abrazo que el hombre y Dios se dan

Las viejas profecías que hablaban del Señor, nutrían la esperanza de Israel; la flor que nacería en tierra virginal, un hijo que sería el Emmanuel.

Los cielos y la tierra en ti se encontrarán,…

Quien hizo las estrellas te vino a mendigar tu carne y tu latido de mujer. El Dios omnipotente no quiso renunciar al gozo de acunarse en tu querer.

Los cielos y la tierra en ti se encontrarán,…

Los magos y pastores que fueron al portal Hallaron en tus brazos a Jesús. Sabemos que a tu lado le vamos a encontrar, lo mismo en la alegría que en la cruz.

¡Qué bella es la noche cuajada de estrellas! Si voy de tu mano, las veo más cerca. Ya pronto se cumplen, Señor, tus promesas.

Ven a nuestro mundo,…

Levanta los ojos, del sueño despierta, que baja el Mesías del cielo a la tierra; prepara el camino al Rey que se acerca.

Ven a nuestro mundo,…

La noche ha pasado, el día se acerca; el “Dios con nosotros” ya está en nuestra tienda; el Hijo del Padre es hombre de veras.

Ven a nuestro mundo,…

Los cielos y la tierra en ti se encontrarán,…

VEN A NUESTRO MUNDO

Ven a nuestro mundo, que tu amor nos salve. Ven a redimirnos, ven, Señor, no tardes.

¡Qué larga es la noche! Como el centinela que aguarda la aurora los hombres te esperan. Con la Virgen Madre te espera la Iglesia.

Ven a nuestro mundo,…

El Don

Quiero darte las gracias mi Señor, por el Don que me das cada mañana, por los árboles, los pájaros y el sol por la lluvia que azota mi ventana; por los árboles

Quiero darte las gracias, mi Señor, por los niños que encuentro en mi camino, por sus ojos que no saben de rencor, por la gracia que tras ellos adivino; por sus ojos

Quiero darte las gracias, mi Señor, cada noche al terminar un nuevo día, por mi madre, por el pan, por el amor, por las penas que son fuente de alegría; por mi madre

Gracias, muchas gracias, mi Señor.

Duerme no llores

Os anunciamos un gozo inmenso:

hoy ha nacido el Salvador en un pesebre, sobre las pajas, entre pañales lo encontraréis.

DUERME, NO LLORES, JESÚS DEL ALMA DUERME, NO LLORES, MI DULCE AMOR. DUERME, NOLLORES. QUE ESASTUS LÁGRIMAS PARTEN MI ALMA DE COMPASIÓN.

Cierre tus ojos tranquilo sueño, duerme, mi cielo, duerme, mi amor, con mis cantares y mis amores tu sueño, oh Niño arrullaré. Tus lagrimitas, perlas del cielo son mi tesoro, prendas de amor; mas calma el llanto, de lo contrario Jesús del alma, me harás llorar.

LOS PASTORES A BELÉN

Los pastores a Belén corren presurosos llevan de tanto correr los zapatos rotos ay ayay que alegres van, ay ayay si volverán con la pan, pan, pan con la de, de, de con la pandereta y las castañuelas.

Un pastor se tropezó a media vereda y un borreguito gritó, este aquí se queda

Todos: ay ayay que alegres van

Niño Dios callad, callad, no lloren mis ojos, quien podrá cantar, cantar, sin caer de hinojos ay ayay no llores más, ay ayay me entristecerás

con más vivivi con más lia, lia, lia con más villancicos estarás alegre.

VENID PASTORCILLOS

Venid pastorcillos venid a adorar /al Rey de los cielos que ha nacido ya/ (bis)

Un rústico techo abrigo le da por cuna un pesebre por templo un portal.

Venid pastorcillos…

En lecho de pajas reclinado está quien ve las estrellas

a sus pies brillar.

Venid pastorcillos…

CANTOS DE NAVIDAD

LAS POSADAS (afuera)

De larga jornada

rendimos llegamos

y así lo imploramos para descansar.

Por piedad pedimos nos deis un abrigo que el cielo es testigo de nuestro penar.

Abrid vuestras puertas

a dos desposados

que vienen cansados reposo a buscar.

Dos pobres esposos son María y José que Dios les envía piedad a implorar.

LAS POSADAS (adentro)

Quién a nuestras puertas en noche inclemente se acerca, imprudente para molestar.

Quién causa esa pena

al paso agobiado

llega desmayado su auxilio a implorar.

Quién a tales horas en la noche helada que le den posada viene a suplicar.

Entrad pues oh esposos castos e inocentes cultos reverentes venid y hospedad.

Su madre bendita meciéndole está

Y

por vuestro amparo

y

quiere adormirle

e

influjo divino

con dulce cantar.

Venid pastorcillos…

Un ángel responde al mismo compás

Gloria en las alturas

y en la tierra paz.

Venid pastorcillos…

del cielo el camino podamos hallar.

Hermosa María Paloma sagrada dad a nuestras almas un tierno hospedaje.

EL NIÑO DEL TAMBOR

El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió, los pastorcillos quieren ver a su rey le traen regalos en su humilde zurrón, ro - pom - pom - pom.

Yo quisiera poner a sus pies algún regalo que te agrade Señor pero Tú sabes que soy pobre también y no poseo más que un viejo tambor, ro - pom - pom - pom.

El camino que lleva a Belén yo voy marcando con mi viejo tambor, nada mejor que yo te pueda ofrecer, su ronco acento es un canto de amor ro - pom - pom - pom. Cuando Dios me vio tocando ante él me sonrió.

ALEGRÍA, ALEGRÍA

Esta noche nace el Niño yo no tengo que llevarle le llevo mi corazón que le sirva de pañales.

La Virgen está lavando con un trozo de jabón se le han picado las manos manos de mi corazón. En Belén, allí en la choza junto al tierno Emanuel están dándole calor un jumentillo y un buey.

CORO Alegría, alegría, alegría, alegría, alegría en Belén esta noche nace el Niño en el portal de Belén.

ENTRADA DE JOSÉ Y MARÍA

Entren santos peregrinos reciban esta oración no de esta humilde morada sino de mi corazón.

Esta Noche es de alegría de gusto y de regocijo porque hospedamos aquí a la Madre de Dios (bis)

Oh peregrina agraciada Oh bellísima María yo te ofrezco el alma mía - para que tengas posada.

Estrella de redención peregrina Inmaculada yo te doy el corazón para que tengas posada.

ESTA

NOCHEBUENA

NOCHE

ES

Las estrellas en el cielo tienen nuevo resplandor los ojitos del Dios Niño les han dado su fulgor.

Las campanas de los valles tienen más dulce sonar es que cantan al Dios Niño y a su Madre Virginal.

(Se cantan al principio y después de cada estrofa).

Esta noche es Nochebuena noche de felicidad Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad

CAMPANA SOBRE CAMPANA

Campana sobre campana

y sobre campana una,

asómate a tu ventana, verás a un niño en la cuna.

BELÉN, CAMPAÑAS DE BELÉN, QUE LOS ÁNGELES TOCAN, ¿QUE NUEVAS NOS TRAÉIS? (2)

Recogido tu rebaño, ¿Adónde vas, pastorcillo? Voy a llevar al portal requesón, manteca y vino.

Campana sobre campana

y sobre campana dos,

asómate a tu ventana, que está naciendo Dios.

VAMOS, PASTORES, VAMOS

Vamos, pastores, vamos, vamos a Belén

a ver en ese niño

la gloria del Edén;

a ver en ese niño

la gloria del Edén,

a ver en ese niño

la gloria del Edén, laa Gloria del Edén, Si

Vamos, pastores, vamos, vamos a Belén

a ver en ese niño

la gloria del Edén;

a ver en ese niño

la gloria del Edén,

a ver en ese niño

la gloria del Edén, la Gloria del Edé_n, del_ E

dén.

Ese precioso niño yo me muero por Él, sus ojitos me encantan, su boquita también.

El Padre le acaricia, la madre mira en Él:

y los dos extasiados

contemplan aquel ser, contemplan aquel ser.

Vamos, pastores, vamos,…

Un establo es su cuna, su casa es un portal,

y sobre duras pajas

por nuestro amor está.

Allí duerme el niñito,

cabe un mulo y un buey;

y bien cobijadito,

con un blanco pañal,

con un blanco pañal.

Vamos, pastores, vamos,…

Es tan lindo el chiquillo que nunca podrá ser que su belleza copien el lápiz ni el pincel.

Pues el eterno Padre con inmenso poder hizo que el hijo fuera inmenso como Él, inmenso como Él.

Vamos, pastores, vamos,…

Yo pobre pastorcillo al Niño le diré, no la buenaventura eso no puede ser;

le diré me perdone lo mucho que pequé y en la mansión eterna un ladito me dé, un ladito me dé.

Vamos, pastores, vamos,…

NOCHE DE PAZ

Noche de paz, noche de amor todo duerme en derredor sólo velan mirando la faz de su Niño en angélica paz /José y María en Belén/ (bis)

Noche feliz de adoración ha bajado el rey de amor desde el trono de luz celestial a la cuna de un pobre portal démosle el corazón (bis)

Noche de paz, noche de amor en los campos el pastor coros celestes proclaman salud gracias y glorias en su plenitud por nuestro buen Redentor (bis)

Noche de paz, noche de amor contemplad qué resplandor luce en el rostro del Niño Jesús en el Pesebre del Niño la luz Astro de eterno fulgor (bis)

Noche de paz, noche de amor llena el cielo su resplandor en la altura resuena un cantar os anuncia una dicha sin par en la tierra ha nacido Dios Hoy en Belén de Judá. (bis)