Вы находитесь на странице: 1из 61

Cftljtjrjefun

DE LOS

A QUE SE HACE REFERENCIA

EN LA ANTERIOR EXPOSICION

y que sirven de ilustración para conocer el verda-


dera estado de nuestras relaciones políticas y co-
merciales con Bolivia.

EDICION OFICIA
rrfrpln'filpfp ffp^'fnj^ffW^^^

Cochabamba Diciembre 18 J e 1810. i derías bolivianas que se internen en el Perú.


| Si con la expedición de ese decreto se
EXMO. SEÑOR. hubiese infrinjido algún principio del Dere-
cho Internacional, ó algún artículo del tra-
Tengo la honra de adjuntar á V. E. tado vijente entre ambos países, entÓDces po-
una copia autorizada de la nota que con esta dría Y. E. pedir explicaciones con algún fun-
misma fecha dirijo, de orden de mi Gobier- damento : mas no cuando las exije por un
no, al Señor D. Pedro Astete, Encargado de acto lejítimo del Gobierno Peruano, practi-
Negocios del Gobierno del Perú, pidiéndole cado en uso de su derecho, y por el cual
las explicaciones á que da lugar el decreto no infrinje la letra ni el tenor de algún
expedido por este ultimo en 9 de Noviembre tratado.
próximo pasado, estableciendo nuevos dere- Por el artículo tercero del de Puno de
chos y aumentando otros sobre las merca • 7 de Junio de 1842 se sancionó que— " c o n
derias bolivianas que se internan al Perú, y i g u a l objeto (para afianzar de una manera só-
las comunicaciones que con la misma fecha lida y estable la paz), reconocen las dos par-
se sirvió V. E. pasar á mi Gobierno, con tes contratantes el p r i n c i p i o de l a libertad y
motivo de la invasión que se preparaba en perfecto derecho que cada u n a de ellas tiene
la Corte de Madrid contra estas Repúblicas. p a r a a r r e g l a r sus leyes fiscales y relaciones
Semejantes documentos embarazan , en ver- de comercio, como me\or convenga d sus in-
dad, la linea de conducta que deba seguir tereses —
definitivamente mi Gobierno, invitado como El texto de este articulo exijido con te-
se halla, por una parte, á celebrar acuerdos nacidad, sancionado á petición del Plenipo-
y estrechar amigables relaciones con el del tenciario de Solivia, y resistido por el del
Perú, y obligado por otra á adoptar, en cum- Perú hasta donde la prudencia lo permitía,
plimiento de su deber, una conducía contra- es la explicación mas franca y perentoria que
ria á la que insinúan las mencionadas co- puede darse ¿ V. E.
municaciones. Aquí pudiera terminar esta comunica-
Y á efecto de obtener dichas explicado ción; mas ya que el citado decreto ha causa-
nes directamente del Gobierno de V. E. con do extrañeza al Gobierno de V. E. y cuando
la prontitud que exije el asunto, en el caso por parte del Perü no se ha adoptado aquella
que el Señor Astete no se halle autorizado medida como una hostilidad ó una contra-
para darlas, ruego a V. E. se sirva elevar dicción en su conducta política, según crcc
esta nota al conocimiento del Excmo. SeÑor V. E., me será forzoso entrar en una pro-
Presidente de esa República; dignándose al lija narración de hechos, que dejen plenamen-
mismo tiempo aceptar las protestas de alta te justificado á mi Gobierno, al mismo tiem-
y respetuosa consideración, con que soi de po que su recuerdo persuada á todo el mun-
V. E. atento obediente servidor —Domingo do, que la lejislacion comercial del Perú era
Delgadillo. favorable á las producciones bolivianas, cuan*
Al Exmo. Señor D. José G. Paz Soldán Mi- do no gozaban las peruanas en Bolivia la
nistro de Relaciones Exteriores del Perú ect. debida reciprocidad.
En i 9 de Abril de 4840 se celebró en
esta Capital una convención preliminar de
paz y comercio, la que, despues de canjea-
República Peruana—Ministerio de Relaciones da y ratificada, se mandó observar en 26 de
Exteriores—Lima 25 de Enero de 1847. Julio como lei de la República: desconfor-
midad con ella se expidió el decreto de 30
Exmo: Seíior. del mismo, fijando los derechos de tránsito
que debían pagar los productos bolivianos
He tenido la honra de recibir el oficio que se exportasen por los puertos del Perú,
de V. E. de i 8 de Diciembre último, en que y los extranjeros que se internasen pn su ter-
me pide explicaciones sobre el decreto de 9 ritorio para su consumo. En el reglamento
de Noviembre próximo pasado, que establece de Comercio de 30 de Noviembre se fijaron
nuevos derechos y alza otros á las cperca- los derechos coa sujeción al decreto de julio,
ggggggHmmimmfm^m ti ujuuiwu uei' Pt'nt no- y «fgi desigualdad considerable en favor de
puede alterar el reglamento de comercio sin los ultramarinos, aunque aparezcan gravados
especial acuerdo del Consejo de Estado, ya con el cuarenta por ciento. El aguardienteeu-
también porque era conforme á su política , ropeo que se introduce á Bolivia es de treinta y
no hacer innovaciones que pudieran impedir seis grados,cuando el peruano solo tiene diez y
h buena inteligencia y las relaciones mer- seis ó diez y ocho: el primero admite dila-
cantiles y amistosas con Bolivia, cuya con- tación, no asi el segundo: y de aquí resulta
servación ha mirado siempre como la base una ventaja conocida en favor de aquel. El
principal del bienestar de dos estados vecinos, comerciante Peruano solo tiene ocho dias de
que la naturaleza ha destinado a vivir como plazo para el pago de derechos, cuando los es-
hermanos. | peculadores con el alcohol extranjero lienen
Estos son los principios que constante- desde tres hasta cinco meses para pagarlos.
mente ha seguido el Gobierno del Perú. Aun- IJai ademas otras diferencias en favor de loa
que el tratado de Puno lo autorizaba para licores extranjeros nacidas de su envase, con-
seguir otra conducta, sin embargo los pro- ducción y avalúo, resultando de todo, que
ducios bolivianos han sido considerados en j el aguardiente extrangerode treinta y seis gra-
el Perú como si jamás se hubiese interrum- | dos paga treinta y ocho pesos por una carga*
pido la paz con Bolivia, y como si por parte cuando al peruano se le cobra cuarenta y nue-
de ella no se hubiesen seguido reglas con- ve por otra igual de diez y seis ó diez y ocho
trarias y adoptado disposiciones opresivas, grados. Tan manifiesta desigualdad, que pue-
excepcionales y gravosas á las producciones j de calificarse de injusta, exclusiva y hostil,
peruanas. Han corrido cerca de ciuco años tampoco ha sido hasta ahora un motivo d&
desde la celebración de aquel tratado y Bo- reclamo por parte del Gobierno Peruano.
livia en pleno aso de sus derechos y de lo Recorriendo las leves comerciales de Bo-
estipulado en él, ha gravado con fuertes im- livia, encontramos las circulares de 5 y 4 de
puestos al comercio peruano y progresiva- Noviembre de 844 que permiten pagar un»
mente los ha alzado, sin que por mi Gobierno
cuarta parte de derechos con créditos de la
se haya hecho la menor reclamación ni pedido
deuda interna, excluyéndose de este privilejio
explicaciones, pues tenia que someterse á lo
concedido á los efectos extranjeros, los lico-
convenido. Abrigaba la esperanza de que
res de los Estados limítrofes, que deberán satis-
guardando silencio y moderación por su parte
el de V. E. mejor aconsejado reformaría aque- facer en d i n e r o corriente todos los derechos que-
llas medidas,» que tanto daño han causado á adeuden. Estas medidas son tanto mas ex-
la industria de ambos pueblos. trañas, cuanto que el Plenipotenciario Boli-
viano ofreció en Puno al nuestro, en nombre
Por el artículo 4. ° del decreto de 20 de su Gobierno, que se derogaría e¡ decreto
de Febrero de 842 expedido por el Gobierno de Febrero que gravó con enormes derechos,
de V. E: se dispuso, que _"/os productos de los efectos Peruanos al haberle indicado que,
la i n d u s t r i a a g r í c o l a y f a b r i l de los Estados ve- si no lo hacia, cargaríamos nosotros con igua-
anos pagasen el derecho del 20 por ciento les derechos á los efectos Bolivianos y á los
excepto los tinos que s a t i s f a r í a n el 23 por de tránsito que no puedan introducirle por
ciento y los aguardientes el 50, debiendo pa- Cobija. Todo pues lia sido previsto con an-
gar por los municipales el 3 por ciento." (Jomo ticipación, y por lo mismo no era de espe-
los Estados limítrofes no introducen en Bo- rarse que causase sorpresa el haberse puesto
livia vinos ni aguardientes, esa disposición, en ejecución medidas indicadas con tiempo.
con todo su ostensible carácter de jeneral,
Si pasamos al exámen de la lejislacion
soto afectaba á los peruanos. La lei del
mercanlil del Perú, encontrará V. E., que
Congreso de Bolivia de 28 de Octubre de 844
desde Julio de 840 hasta Noviembre de 846,
fijó derechos á los efectos ultramarinos que
no se ha hecho variación alguna en las ta-
sé internasen en Bolivia, autorizando su ar-
tículo quinto al Gobierno "para rebajarlos rifas sobre los productos Bolivianos, aunque
sobre los productos de la industria de los el Gobierno pudo aprovechar de la facultad
Estados limítrofes, luego que obtuviese se- que !e daba el tratado para dictar las medidas
íím-idades de que en ellos se observaba qne exijian imperiosamente los interéses mer-
íá correspondiente reciprocidad con los cantiles y la industria Peruana, considerable-
productos de la industria Boliviana. " Con- mente abatida por la concurrencia de los pro-
forme á esta lei debió rebajarse lot» im- ductos y artefactos de Bolivia: haciendo pues
puestos á las producciones peruanas ; raas sacrificios por conservar buenas relaciones con
no se hizo asi, aunque era notorio que á pesar Bplivia, ha tenido que sdfrir que los pueblos
del tratado de Puno, no se habia alzado en del Sur le califiquen de poco celoso ó exce-
el Perú la antigua tarifa á ¡os frutos boli- sivamente moderado, mas bien que adoptar
vianos. No haber hecho ninguna rebaja ese medidas que en justicia pudo dictar antes.
Gobierno, y por el contrario haber aumentado Pero, queriendo obrau con prudencia, mani-
los derechos á los productos peruanos, cuando festó al Consejo de Estado la necesidad que
snlo estaba autorizado para rebajarlos., es por tan fondados motivos habia de alzar los
conducta que ciertamente merecía ser reclama- derechos á los productos de esa República, y,
da y pédirse por ella explicaciones, con mayor aunque en 27 de Marzo de 843 obtuvo 'su
justicia qne lá que ha tenido V. E. al soliei? acuerdo, demoró la medida por adquirir nue-
tartas del mió por el decreta de 9 de No- vos y mas exactos informes, y por esperar
viembre. también á que el Gobierno de V. E. se pres-
tóse ¿ celebrar un tratado, ó que reflexionase
Reflexionando sobre el ar tículo 1 . ° de sobre la dureza de so lejislacion para con los
la lei de Bolivia, salta de todos roodps la, a.rUcul$)s peruano* . £sta esgeraosn M. bacía*
cad¡i día mu» uusm'ia, y m xrerrrpn qrre uui m ^WJ UimWWWPIL >IUBJL'IU
confirmaba también que el Gobierno Boliviano su importancia debe examinarse por todas stfs
se complacía en sostener su política. faces, pasar en silencio una observación que
En la conferencia que el Encargado de naturalmente ocurre, para demostrar que las
Negocios de esta República tuvo con S. E, explicaciones pedidas poi* V. E. son va ex-
el Señor Frías en 24 de Marzo de 846 sobre temporáneas, ó que carecen de objeto. Pudo
arreglos comerciales entre ambos Estados, dijo V. E. pedirlas luego que recibió el decreto
al Señor Astete que--no teniendo su Gobier- de Noviembre absteniéndose entretanto de toda
no una indicación precisa del Poder Lejislutiw medida de retorsion, como parece exijirlo *l
ni. dd Consejo Nacional para celebrar tratados orden de los negocias; pero no lo hizo asi.
de comercio con el Gobierno del Perú no se Por decreto de 12 de Diciembre prohibió el
habian fijado aún las bases, y mas cuando por ¡ Gobierno de V. E. la extracción de cascari-
el de Vuno se manifiesta las miras de desligar- lla por las fronteras del Norte, previniendo,
se de los celebrados anteriormente; pero que no que este tráfico para el comercio de altraraar
se entendiese que Bolivia no quería hoi nego- se hiciese indispensablemente por el puerto
ciar con el Verá; que al contrario deseaba con- de Cobija.
tinuar las conferencias para fijar las bases en Asimismo en 22 de Diciembre expedió
cuestión; lo cual asi. verificado, el tratado seria otro decreto para que los electos Peruanos
una consecuencia inmediata. que se internasen en Bolivia pagasen los de-
Posteriormente no se pudo continuar las rechos establecidos para los efectos ultrama-
conferencias sobre tratados de comercio, sus- rinos. Habiendo, pues, el Gobierno de Bo-
pendidas en 2 de Abril, por la subsiguiente livia adoptado estas medidas, parece inútil
reunión del Congreso y la marcha del Go- é ineficaz toda reclamación. Si creyó perju-
bierno de Bolivia á los departamentos del Nor- dicada su industria con las nuevas disposi-
te. Sin embargo, se repetían por este Mi- ciones adoptadas en el Perú, él mismo se ha
nisterio nuevas órdenes al Encargado de Ne- indemnizado del modo que ha creído con -
gocios para que do preferencia se ocupase eu venir á sus derechos, y por lo tanto se ha
negociar dicho tratado. j privado del de reclamar. Es máxima sabida
Estos antecedentes persuadieron al Go- j en el Derecho de lentes, que un Gobierno
bienio Peruano, que no le quedaba mas re- que por sí mismo se hace justicia, no tiene
curso que expedir y publicar el decreto antes razón fundada para exijirla de aquel á quien
preparado de 9 de Noviembre, que tanto ha atribuye alguna injuria anterior. En Bolivia
sorprendido al Gobierno de Y. E. En él ha se han gravado fuertemente las produccio-
debido llamar especialmente su atención el nes peruanas: despues de cinco años lo han
artículo 4.® de la sección 5a. en que "el sido las bolivianas en el Perü, y en Bolivia
Gobierno Peruano se compromete á rebajar se ha alzado nuevamente el gravámen , agre-
los derechos á los productos bolivianos y ex- gando á la tarifa ad vatorem, los derechos es-
tranjeros, en la misma proporcion que el Go- pecíficos. Estos procedimientos pueden ser
bierno de Bolivia rebaje á los productos pe- j mas ó menos perjudiciales á ambos países,
ruanos y extranjeros los impuestos con que pero en ellos no existe injuria ni ngravio,
so hallan gravados en su introducción por la ¡ pues cada un » ha usado de su deretfbo se-
frontera.i Si quería que los productos bo- j gún las reglas establecidas en el tratado de
livianos fuesen favorecidos eu el Perú, estaba j Puno. La medida adoptada para la extrac-
en sus manos hacerlo, ya por la facultad que ción de cascarilla por Cobija da NO únicamen.
obtuvo del Congreso, ya también porque nuii te á la industria boliviana, imponiéndole una
claramente se le indicaba nuestra disposición traba que de ningún modo puede indemni-
para retornar en favor de sus pueblos y de zarla ó ponerla al abrigo de las disposicio-
su comercio las rebajas que tuviese á bien nes que contiene el decreto de 9 de Noviem-
conceder en favor de los nuestros. Se diá bre. He tocado este asunto de la exclusiva
tiempo bastante para que pudiera reflexionar competencia del Gobierno de-V. E. por exir
sobre la influencia que tendría cualquiera dis- jirlo el orden de las ideas.
posición sobre el comercio de ambos pueblos: Entre el decreto peruano y los expedi-
no ha dependido pues del Gobierno Peruano dos por ese Gobierno, se advertirá, que la
el mal que en adelante pueda sobrevenir á igualdad que tanto se solicita , -no ha sido
la industria de Bolivia. observada en estos, ni aun con respecto á los
Con documento? y con hechos induda- traficantes de ultramar que negocian con Bí»
bles se lia demostrado á V. E. que cuando livia. El decreto del Perú señala tres me-
en el Perú gozaban inalterablemente los pro- ses de término para que principiara á rrjír;
ductos bolivianos de las ventajas y favores que el deV. E. solo ha concedido cuarenta y cin-
alcanzaron en el convenio de 840* el Gobierno co días. Esto importa mui poco áios intere-
de V. E: se apresuró á dar decretos desfavora- ses mercantiles del Perú , que hace mucho
bles onerosos al comercio y producciones del tiempo sufren daíio ó están excluidos dé los
Perú. Cualquiera que fuese la mira que se mercados de Bolivia por los fuertes impuestos
propuso en política ó en comercio al expedir qye pesan sobre ellos. Si se hace recuerdo
aquellas disposiciones hostiles, sus resultados de esta circunstancia , es para que todo el
han sido desfavorables. Gran parte de las mundo se persuada , que en Bolivia se ha
rentas de Bolivia la forman los derechos so- procedido siempre sin ninguna consideración
bre azúcares y aguardientes del Perú: si se a la igualdad; que ahora récláma, y <jtie re-
les grava considerablemente, la industria pe- clamando infrinje, cuando en todo brilla la
ruana protejida por su Gobierno.buscará.corno justicia del Gobierno Peruano.
ya lo ha hecho, nuevos mercados y especu- Nota V. E. contradicción en la política
laciones. peruana por la circunstancia de haber, sido.
FTmil v w uv • ii/«uo utotrvo iuívi vavo y pwi
8. "<£' Noviembre y las comunicaciones invita- medio de tratados solemnes de paz y de co-
torios para repeler la invasión del Jeneral Flo- mercio:
rez. Ambas cosas son distintas y de diver- Creo conveniente advertir á V. E., que
sd jénero, la una es puramente económica cuando comuniqué al Encargado de Negocios
y doméstica, que en nada afecta la causa ame- de esta República en esa el decreto de 9 de
ricana ni el estado actual de paz entre el Noviembre, no descuidé el instruirle, que se
Perú y Bolivia: la otra es de un ínterésco- acercase ú V. E. para instarle por la pronta
mun á todos los pueblos del continente de celebración de un tratado sobre bases libera-
Sud-Amórica : la una no es consecuencia de les y quizá mas ventajosas para Bolivia. La
la otra: el arreglo de los derechos comer- circunstancia de haber salido en esos dins para
ciales objeto del decretó de Noviembre, ha Cochabamba S. E. el Presidente de Bolivia,
sido preparado y calculado mucho tiempo an- no dio lugar para que se instruyera de las in-
tes: la invitación fué nacida de circunstancias vitaciones que «e hacían. Buscado el Settor
posteriores é imprevistas. La coincidencia Frías con este y otros objetos , contestó al
de las fechas prueba que el Gobierno del Perii Encargado de Negocios, qu» no había qne-
ha deseado y desea estrechar sus vínculos y dado con el despacho de las Relaciones Ex-
relaciones de paz con el de Bolivia, aprove- teriores; razou por Ja que nada se acordó.
chando toda ocasioQ para lograrlo. Repeti- Todo esto persuadirá al Gobierno de V. E.
dos testimonio? ha recibido V. E. de la sin- de la sinceridad y buena fé con que procede el
ceridad dfrestos sentimientos, que con ins- del Perú, pudiendo también asegurará V. É.
tancia le habrá trasmitido el Encargado de á su nombre, que aunque el decreto reclama •
Negocios del Perú. do tiene por principal objeto dar protección
Los arreglos que hace una nacioti para á la industria y producciones peruanas, no
la seguridad ó aumento de sus rentas, n* tendrá embarazo para alterarlo, si el de V. E.
pueden reputarse como una medida hostil ni altera también las tarifas existentes, ó acepta
contradictoria con Jos deseos de conservar las proposiciones que se le tienen hechas por
inalterables las relaciones de paz y de co medio del Señor Astete. Cualquiera que sea
merejo con aquellos Estados cuyos productos la variación que se haga por ambos Gobiernos,
quedan mas óménos sujetos á gravámenes y no dejará de compensarse por una parte lo
restricciones. La República Peruana está en que por otra pudiera perderse.
paz con todas las del continente americano; Advertiré á V. E. antes de concluir esta
sin embargo ías producciones naturales de to- comunicación, que he dispuesto se publique
das ellas están sufriendo fuertes impuestos juntamente con la de V. E., por haberse ya
en su internación á nuestros mercados y vice- dado á luz en el «Restaurador» y en la «Epoca
versa. Nuestro comercio con Chile y el Ecua- de la Paz» la de V. E., á que contesto, sin
dor es considerable y de importancia, por- cuya circunstancia me habría abstenido de pu-
que todo él se hace con artículos de prime- blicar la mia.
ra necesidad; y aunque los azúcares, mieles Con este motivo tengo el honor de reite-
y licores peruanos pagan crecidos derechos en rar á V. E. las protestas de alta consideración
jas aduanas de aquellos, y sus trigos, harinas,
y profundo respeto con que soi de V. E. aten-
cebos, suelas, cacao etc. los sufran iguainen-
to servidor _Jose G. Paz S o l d á n .
te en las nuestras, no por eso han creído sus
Al Exmo. Señor Ministro de Relaciones Ex-
Gobiernos que se les hacia injuria en no re-
teriores de Bolivia.
bajar las tarifas, ni menos que se les invi-
taba á un acto contradictorio, porque sus
cuestiones mercantiles no hayan sido previa-
mente resuellas por un tratado. Esta obser- República Boliviana—Ministerio de
vación bastará para desvanecer los equívocos
Relaciones Exteriores—Paz, Mar-
del Gobierno del Bolivia, y hacer mas pal-
pable la justicia y buena fé con que ha pro- zo 8 de 1847.
cedido el del Perfi á expedir el decreto de
que V. E. pide explicaciones. E x m o . Señor.

Llevando adelante el Gobierno Peruano El "Comercio" de 10 de Febrero último


sus deseos constantes de ver establecidas con hn insertado una ñola escrita por V. E. á este
el de Bolivia las relaciones do paz, y afian- Ministerio con fecha 25 do Enero, como con-
zadas estas de un modo sólido por el arre- testación á la que le fué dirijida á V. E. en
glo de los interéses comerciales de ambas 18 de Diciembre último, pidiendo las conve-
naciones, quisiera proceder ahora mismo á nientes explicaciones déla medida contenida
un arreglo comercial ó de tarifas, principian- en el decreto del Gobierno de V. E. de 9
do por reponer las cosas al estado en que se de Noviembre anterior.
hallaban antes de que caducase la convención
preliminar de 1840. Con esto dá una prue- Aurrque esta contestación no lia llegado
bo de que quiere que. las cuestiones comer- todavía á mis manos, he debido suponer au-
ciales entre ambos países se retrotraigan á una tentico su contenido, ya por la naturaleza de
época en que con conocimiento de las conve- sus pormenores, ya por haberla tomado el
niencias mutuas se meditaron bien y se arre- diario que la inserta del periódico oficial de
glaron los interéses recíprocos de dos pueblos Lima, ya finalmente por el anuncio que al
aCaigos. Pijada de pronto esta base, que fin de la. nota hace V. E. de haber dispuesto
dará consuelo y alivio á nuestro comercio, se su publicación. Bajo de este supuesto, me
poíra eritrar inmediatiijuente en el arreglo sera permitido aprovechar de esta circunstan-
cia, que ha impuesto á mi Gobierno [aun-
•que despues que al público] de las explica- camente porque V. E. no lia tenido á bien
ciones solicitadas; y puesto que en ellas, bajo hacerla conocer ó representarla antes de ahora.
la apariencia de lina discusión desembarazad.! Habiendo anticipado este punto, aún con
y franca, se han desnaturalizado sensiblemen- alteración del lujar que ocupa en la nota de
te las cuestiones comerciales que dividen á V. E., solo por consultar la claridad, paso
los dos gobiernos, me será permitido, digo, i á demostrar ahora, que la discusión aparente-
apresurarme á replicar á la enunciada nota mente desembarazada y completa en que se
de V. E., como de orden del Presidente lo ha dignado entrar V. E., está mui lejos de
verifico. comprender, como debia, toda la cuestión pre-
V. E. se sirve asentar desde luego que sente entre el Perú y Bolivia, y que exami-
mi demanda de explicaciones solo hubiera te- nándola en su verdadero punto de vista, pre-
nido algún fundamento, si con la expedición sentara resultados mui diferentes. En lugar
del decreto de 9 de Noviembre se hubiera del sufrimiento y sacrificios tolerados por el
infrinjido algun principio de derecho interna- comercio ó industria peruana, á causa de las
cional ó algun tratado vijente. En la persua- leyes comerciales de Bolivia en los últimos
d o » de mi Gobierno la solicitud de expli- cinco años, se verá la enorme lesión y sa-
caciones sobre cualquier acto que afecte los crificios tolerados por Bolivia, desde el prin-
intereses ó derechos que le están confiados, cipio de su existencia política, á pesar de esas
es de un uso tan natural como justo, y es- leyes comerciales, y causado solo por la in-
pecialmente aconsejado para evitar el mal en justificable resistencia del Gobierno Peruano
todos los casos. Ella no bastaría en el de á entrar en los acuerdos que la justicia, á una
infracción de un principio internacional ó de con so propio interés bien entendido, le acon-
un tratado: porque, ademas de las explica- sejaban aj listar con Bolivia. Los interéses co-
ciones, el gobierno ofendido no podría menos merciales entre ambas Piepúblicas que V. E.
deexijir la satisfacción6 reparación de Inofensa. encierra en una sola cuestión de tarifas, do
Dicho esto de paso, me seria muy fácil arancel de derechos, son de naturaleza mui
manifestará Y. E., que el neto de 9 de No- diversa y no pueden en manera alguna ser
viembre del Gobierno de V. E. no es tan le- satisfechos, contentados y asegurados con un
jitimo, ni tan conforme á su derecho , que simple arreglo de tarifas. Un arreglo tal,
no importe la infracción de algún principio. bastará en efecto para el tráfico y cambio
Uno de los mas jeneralmente reconocidos del de los productos propios de los dos Estados
derecho internacional, y de cuya observancia respectivamente; y este arreglo por sí solo
se precia el Gobierno de V. E. mui á me- nunca ha ofrecido dificultades ni embarazos
nudo, es, el tratar por igual á todas las Na- por parte de Bolivia , que está dispuesta á
ciones con quienes se mantiene en relación, conceder al Perú cuanta rebaja le convenga
sin imponer al comercio de unas mas gra- hacer en dichas tarifas. Pero por otra parte,
vámenes y sacrificios que al de las otras. Por no pudiendo hacerse el comercio de Bolivia
consiguiente, mientras el decreto citado no con las demás naciones, sino por medio de
imponga á los productos de las otras naciones un puerto del Perú, Bolivia tiene derecho
en su internación al Perú los mismos dere- á que el Perú no le impida ejercitar esle
chos que ha impuesto exclusivamente á los comercio— del mismo modo que "una na-
productos bolivianos , se habrá violado con c i ó n que es dueño de la parte superior de
respecto á Bolivia aquel principio de igual- " u n rio navegable tiene derecho á qne la na-
dad de que ha hecho V. E. tanto alarde en •'cion que posée la parte inferior no le im-
otras ocasiones. "pida su navegación al mar." Ademas de
que, el ejercicio de este comercio por el puerto
Ni el articulo 5. 5 del tratado de Puno
de Arica ha sido antes de la independencia
que se sirve recordar V. E. desvirtúa la obli-
Ilispano-Americana, propiedad común de to-
gación de observar este principio , que en
dos los subditos españoles que habitaban el
nada contradice al derecho perfecto que toda
Alto-Perú, en cuyos derechos les han sucedido
nación tiene "de arreglar sus leyes fiscales y
los súbditos bolivianos.
"relaciones de comercio como mejor conven-
"gaásus intereses." Este derecho (que, como Al Perú no le es, pues, lícito negar á Bo-
diré despues, fué necesario dejar establecido livia el ejercicio de este comercio, como lo
y reconocido en aquel articulo, á pesar de pretende su decreto de 9 de Noviembre, ni
la resistencia, como V. E. lo confiesa, del Ple- someterlo á condiciones tales que lo hagan de-
nipotenciario Peruano) no ha impedido que pendiente de su voluntad, ó de las exijencias
Bolivia tratáse al comercio del Perú como al pasajeras de su política. Por el contrario,
de la nación mas favorecida. Sobre cuyo par- la razón y su propia conveniencia le dictan
ticular no puedo menos de convenir con V. el darle toda aquella amplitud é independencia
E. en que si las reflexiones que se ha servido sin la que no puede subsistir, siendo por este
hacer acerca de la calidad del aguardiente servicio justa y debidamente remunerado. Son
peruano comparado con el europeo, prueban pues dos interéses totalmente diversos los que
efectivamente que aquel sea mas gravado que demandan un arreglo entre Bolivia y el Perú:
éste, mi Gobierno estará en el deber de mo- uno el comercio reciproco, que por esta ra-
dificar sus reglamentos para que desaparezca zón es del Ínteres común de ambos, y que-
esta lesión. Lo mismo debo decir de la que daría satisfecho con el repetido ajuste de ta-
resulta de no recibirse en pago de los derechos rifas; otro es el comercio privativo de Bolivia
de aguardientes los documentos de la deuda con las demás naciones, que por esta razón
interna. Y sí una y otra, ó cualquiera lesión es de su Ínteres privativo, y que no se con-
de esta especie, que sufra el comercio perua- cibe como pueda ser objeto del repetido ajusté
no en Bolivia, no está ya remediada, será úni- de tarifas,
Aquí me permitirá V. L'. recurrir tam- II dara suspropíasirelacionescomercíaíesladirec'
bien á la historia de lo pasudo, y renovar á su rion y reglas q' le conviniesen. Semejante prin-
memoria los hechos que revelan rsa constante cipio era demasiado incontrovertible para ne-
y tenaz voluntad del Gobierno de V. E. de cesitar que fuese reconocido por un tratado.
intervenir en este comercio privativo de Bo- Bajo de este aspecto, Y. E. tendría sobrada
jivia, del mismo modo que debe interrenir razón de extrañar en la nota á que contesto
en el comercio reciproco de ambos paises; la insistencia que puso el Ministro Boliviano
de arreglarlos ambos por medio de los mis- en este punto. Pero lo que V. E. extraiia
mos aranceles de derechos; de sujetarlos en no es que hubiese necesidad de establecer tal
íin á las mismas condiciones. Por los aíios principio, sino que Bolivia revindicase su im-
de 1826 cuando acababa de fundársela inde- perio, cuando le había de ser tan funesto,
pendencia de ambas Repúblicas de la Metró- como V. E. supone que ha de serle en vir-
poli común, y cuando la primera legación en- tud del decreto de 9 de Noviembre; pero ya
viada por el Perú á Bolivia en la persona de está demostrado el objeto con que Bolivia lo
D. Ignacio Oitiz de Zevallos, para inducirnos reclamó entonces, como lo reclama ahora, á
a aceptar la conferencia política entre las dus fin de que cese el Gobierno del Perú en su
Repúblicas, q' nos proponía á nombre del Con- injusta pretensión de reglamentar el comercio
sejo de Gobierno del Perú, nos hacia ya temer que hace Bolivia, no con el Perú, sino al tra-
dicho Señor por la suerte de nuestro comer- vés de un puerto peruano con las demás Na-
cio con las otras naciones, por medio de una ciones de la tierra; pretensiones impuestas á
medida semejante á la que por fin se ha dic- Bolivia en diferentes ocasiones y siempre que
tado. Y aunque en dicha época el preslijio han podido serlo.
de los eminentes servicios hechos á la causa V. E. cree que el decreto peruano de 9
Americana por el Presidente que entonces te- Noviembre es una lejitima retorsion del prin-
nia Bolivia nos consiguió la estipulación del cipio invocado por Bolivia en el tratado de
tratado de límites de i 5 de Noviembre de Puno, y á este efecto se confunden en la nota
dicho aÑo, tratado que verdaderamente satis- de V. É. los intereses del comercio recíproco
facía los intereses lejítímos y permanentes de de Bolivia y el Perú con los intereses del co-
las dos naciones, le fué negada la ratificación mercio peculiar de Bolivia con las otras Na-
del Gobierno Peruano sobre fundamentos tan ciones. Enhorabuena que los primeros sean
frivolos, como posteriormente la experiencia sometidos á las exijencias del Gobierno de
ha demostrado que eran injustos. Estos mis- Y. E., que los frutos Bolivianos que pasan
mos fundamentos decidieron á aquel Gobierno al consumo del Perú sean gravados, como lo
á la invasión que hizo en Bolivia en 1828 y están en el decreto, ó enteramente aniquila-
cuyas consecuencias fueron igualmente funes- dos: el Gobierno de V. E. está en su dere-
tas para ambos pueblos. Reorganizados am- cho; porque puede aniquilar la internación
bos Gobiernos en 1830, volvió la pretensión boliviana , para fomentar la industria perua-
del Perú de intervenir en nuestro comercio na. Pero los interéses del comercio peculiar
extranjero, y someterlo á reglas que hacían de Bolivia con las otras naciones- ¿pueden
precaria hasta la existencia política de Boli- nunca estar lejílimamente sometidos al arbi-
via. Entre el ruido de las armas y de la trio del Gobierno de Y. E? ¿ Estará en su
guerra con que no cesó de ser amenazada derecho negando el tránsito por su puerto
Bolivia hasta la paz de Tiquina, se nos im- á los artículos ya bolivianos ya extranjeros,
pusieron al fin esas reglas en el tratado de con que se hace este comercio? ¿Estará en
1852. Es notorio el disgusto con que lo re- sus manos obstruir á los pueblos de Boliviu
cibió la nación, y los funestos efectos que el goce de las grandes dadivas con que el
tuvo para ambos paises, porque violentadas Supremo Lejislador del Universo ha dotado
todas sus recíprocas relaciones por esa de- diversamente á las naciones para unirlas por
pendencia funesta de las necesidades comer- medio del comercio? Pues esto es lo que hace
ciales de Bolivia que en él se sacrificaron, también el decreto de 9 de Noviembre: la
fué fácil á la facción protectoral y fusionista retaliación que dice contener no se reduce a.
destruir la independencia de las dos Repúbli- los productos bolivianos que constituyen el co-
cas á beneficio de tin poder nuevo y destruc- mercio con el Perú, sino que alcanza y atáca,
tor de las instituciones y del orden público aún mas á los que constituyen el comercio,
<¡el continente. Sin embargo de esta expe- con las demás naciones. Esto es lo que jus-
riencia, abenas fué destruido el enemigo co- tificará á los ojos del Perú, como á los del.
mún de la independencia del Perú y Bolivia, mundo todo, no solo la interpelación que se-
vimos al Gobierno i'eruano imponernos en dirijjó a V. E. en 18 de Diciembre último
1859 y 1840 las mismas reglas de interven- con motivo de aquel decreto, sino la notoria,
ción en nuestro comercio con las demás Na« y uniforme reclamación de que es objeto ante
< iones, como sí la fecunda naturaleza y la la opinion pública de los habitantes del Pa-
riqueza de la Nación Peruana ao pudiesen cífico,
subsistir sino á expensas de Bolivia, compri-
miendo su desarrollo industrial y comercial, Y. E. insiste en su nota en presentar el,
que es condicion de bienestar y, prosperidad, decreto de 9 de Noviembre como un medio
en todas las naciones. empleado para que mi Gobierno se preste 4,
celebrar un tratado de comercio con el de
He aquí, Señor Ministro, la ra?on del Y. E., y á este propósito menciona V. E. las
empeÑo que se tuvo por parte de Bolivia ai repetidas órdenes que dice haber comunicado,
«justar el tratado de Puno de 1842, de sen- al Señor Astete, Encargado de Negocios del
tar en su articulo 3. ° y dejar establecido Perú en esta República, para proponerlo y ajus-
«I ilonn/An nnrfnnt» JUrg tado. En la conferencia que tuve el h o a ^
de pasar con este caballero en 24 de Marzo tierra, no deja arbitrio alguno para llegará
de 1846, citada por V. E., se me hizo en una transacción. No bastaba al Gobierno de
efecto la proposicion de ocuparnos de un tra- V. E. la opresión que estos interéses han es-
tado de comercio. Mas al expresarle el fer- tado sufriendo en Bolivia por largos años,
viente ínteres con que me liaria cargo de los en los que el Perú cobraba á los productos
términos en que lo proponía, supe con tanta j de tránsito con que se hace este comercio,
cxtrañeza corno sentimiento, que V. E. no j los mismos derechos que imponía á las in-
le había autorizado para hacer proposicion ! ternaciones en su territorio, lo que ciertamen-
alguna, sino para recibir y trasmitirle á V. E. ¡ te hubiera compensado las imposiciones hechas
las bases que yo había de presentarle. En- en Bolivia á los productos peruanos, aunque
tonces fué cuando le contesté que "no habien- hubieran sido diez veces mayores: ¿no bas-
"do partido de mi Gobierno la indicación de taba pues, semejante estado de cosas? ¿y el
"liucer un tratado, mal podía yo presentarle Gobierno de V. E. ha creído que ya debia
"sus bases, ni aún su bosquejo "junto apelar á la interdicción total de ese comercio
con las demás expresiones que se ha servido por medio del decreto de 9 de Noviembre?
Y. E. trasladar en su nota. No había vuelto ¿Y su sanción se verifica en el momento mismo
el SeSor Astete a llamar mi atención á este en que un peligro común para las secciones
asunto hasta la conferencia de 26 de Enero i Americanas, las convidaba á todas á la mas
último, de que supongo habrá dado á V. E. intima unión de sentimientos, de interéses y
cuenta exacta. En ella se negó constantemente de comunes esfuerzos para la defensa de sus
á acordar conmigo la suspensión siquiera tem- instituciones? ¿Y son estos los testimonios
poral de los decretos de 9 de Noviembre y repetidos que V. E. dice que debia trasmi-
de 22 de Diciembre, cu\a ejecución debía co- tirme el Señor Astete, de las disposiciones
menzar á los catorce dias de aquella confe- pacificas y amigables de su Gobierno con res-
rencia. En vano le representé que l<ís males pecto á Bolivia, cuando se negaba aún á la
que acarrearían estas medidas no habían de mera próroga del término fatal en que el de-
concentrarse en solo Bolivia, que también par- creto de 9 de Noviembre debía ponerse en
ciparía de ellos aquella parte del territoiio ejecución? A la opinión pública toca ya exa-
peruano por donde se hace el comercio de minar la sinceridad y la conformidad de tal
Boíivia con las otras naciones, y que reporta protesta con el hecho y con los antecedentes
de este comercio bienes equivalentes á la fe- del mencionado decreto.
cundación de que dota un gran rio las tier- En vano aduce V. E. el ejemplar de los
ras que baña. Notifiquéis en vano también gravámenes sufridos por el comercio recí-
que , la dignidad de la Nación Boliviana á proco del Perú y Chile, y del Ecuador y Perú,
una con la justicia y el respeto que se debe sin que sus respectivos Gobiernos se crean
u si mismo todo Gobierno, no me permitían injuriados por haberlo sujetado ó tarifas tan
ni escuchar ni tomar en consideración nin- elevadas. No es este el caso en que están
guna proposicion de tratado, bajo la inter- Bolivia y el Perú por el decreto reclamado,
dicción en que ha colocado el decreto de 9 el cual importa olri cosa mui distinta qu&
de Noviembre, no ciertamente al comercio el a n * ( ¡ l o que hice una nación p a r a ta segu-
reciproco del Perú y Bolivia, séame permi- ridad ú aumento de sus rentas. En él se sa-
tido repetirlo , sino al comercio de Bolivia criíiiNiti las conveniencias que nna parte eor>-
con las otras naciones, al comercio del trán • sidenihle del territorio peruano, reporta del
Mto, cuya opresión y restricción jamás serán comercio de transito que al través de dicho>
justificadas por Y. ͣ., ni pueden ser soste- territorio hace Bolivia, v se sacrifican al de-
nidas sino por la violencia; que ni Bolivia I seo incalificable de encerrar á Bolivia y se-
ni su Gobierno consentirían en dar á la ame- gregaría de la comunion de las naciones.
naza lo que una nación hermana resiste dar, I.a comparación empleada por V. E. solo seria
con aplauso y admiración del mundo, á los pues oportuna, si entre Bolivia y el Perü no
dos potentados mas fuertes entrelas unciones. hubiera otros interéses comerciales que Ios-
En vano fué todo esto, porque el Señor Astete de su comercio recíproco, cuando lo contra-
solo consintió en que se esperaría la resolu- rio está demostrado hasta la evidencia.
ción de su Gobierno sobre la suspensión pro-
Con el empeño de V. E. de hacer pal-
puesta para continuar la conferencia. Acoji
pable la j u s t i c i a y buena fé con que ha proce-
todavía entonces la esperanza de que la reso-
dido el Gobierno del Perú al expedir el de-
lución de V. E. y las explicaciones que de
creto de 9 de Noviembre., no me parece tam-
V. E. habia solicitado anteriormente, me per-
poco conciliable la excepción que alega V. E.
mitirían siquiera el dilucidar con el Señor
calificando de extemporánea mi demanda de
Astete los interéses comerciales de ambas Re-
explicaciones, solo pos que mi propio Go-
públicas para conciliarios. La nota de Y. E á
bierno recurrió al remedio de la, retorsion,
q' contesto ha destruido esta última esperanza.
empleando igual medida contra el comercio,
Ella poniendo en el mismo nivel los in- peruano. El decreto reclamado por míj como».
teréses del comercio recíproco de Bolivia y el de retorsión de mi Gobierno , no eran.,
el Perú, con los del comercio privativo de Bo- hechos consumados, mientras no estuviesen
livia con las otras raciones , confundiendo en el caso de ser puestos en ejecución. Esta
deliberadamente el derecho que el Gobierno ejecución y su práctica estaba aplazada en
de V. E. tiene de intervenir eo aquellos, de ambos decretos á una fecha>,posterior> es decir
someterlos á cualquiera retaliación, y aun de al 9 de Febrero. El aprovechar pues, el in-
aniquilarlos, con la pretensión que tan injus- térvalo de tiempo que mediaba en pedir ex*
tamente se arroga de destruir también los se- plicaciones, y en solicitar la suspensión de
gundos. de privar á Bolivia de todo contacto los fnnestos efectos dfi esla.s mfdidas mi na-
desgracia haya ¿fdo hasta ahora i n e f i c a z . ei principio ae ignaiaaa que se precia mi Lrf>-
Sin embargo, mi Gobierno n<> puede me- bierno de observar con todas las Naciones con
nos de apreciar por benévolo y amistoso a>i quienes se mantiene en relación, sin impo-
aquel empeño, como los deseo» reproducidos ner al comercio de unas mas gravámenes que
en todo el discurso de la nota de Y. E., de al de las otras.
estrechar los vínculos de las dos Repúblicas La posirion topográfica de Bolivia con
en lo que dependa de su Gobierno. En ellos respecto al Perú, la obliga á ser la única que
fia para someterle nuevamente estas obser- tiene necesidad en ciertos casos de hacer sus
vaciones, siempre que la citada ñola de V. E. importaciones y exportaciones por el puerto
no contenga el u l t i m á t u m de sus resoluciones. de Arica; por consiguiente cualquier medida
Pues en lal cuso, si Bolivia no lia de ser que tuviese á bien dictar el Gobierno Perua-
admitida á transijir sobre sus relaciones co- no sobre el comercio de tránsito de esa l!e-
merciales, sino reponiéndolas al estado one- pública por dicho puerto, no debía ni podia
roso de que las sacó el tratado de Puno de ser jeneral. Habría sido inútil revestir el de-
1842, en tal caso Bolivia, luerte con la jus- creto de 9 de Noviembre del carácter de je-
ticia de su causa, fuerte con el derecho su- neralidad que no le correspondía. La frain-
premo que toda nación tiene á conservarse, queza y lealtad con que procede mi Gobierno
y á emplear aquellos medios lejílimos, sin los en todos sus actos, no le permitían hacer uso
que no se puede obtener este íin, espet ará del de términos jenerales en un decreto que sola
fallo de la opinion jeneral de América y del afectaba los intereses privativos de un estado
mundo lodo, el remedio negado a sus repre- limítrofe. No se ha violado, pues, ni podido
sentaciones. violar con la expedición de dicho decreto
Despues de lo cual, no me resla mas el principio de igualdad invocado por V. E.
que reproducir á Y. E. el testimonio de alta y que mi Gobierno se gloría de observar.
consideración y profundo respecto con que soi Es verdad que el artículo 5. ° del tra-
de Y. E. mui atento, obediente servidor. tado de Puno en nada contradice el derecho
lomas Frias. perfecto que tod3 nación tiene "de arreglar
ADICION. sus leyes fiscales y relaciones de comercio,
como mejor convenga á sus intereses." Pero
Al tiempo de expedir esta nota el din esto liace resaltar mas la justicia con que el
de lioi, he tenido el honor de recibir la ilota | Gobierno Peruano procedió al dictar el de-
orijinal de V. E. , que he hallado en todo creto de 9 de Noviembre, haciendo para ello
conforme al impreso citado al principio. uso de ese derecho perfecto , establecido y
Dios guarde á V. E. —Frias. reconocido ademas en aquel artículo. Desde
Al Exmo. Señor D. José G. Paz Soldán, que se estipuló este tratado , Bolivia no ha
Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, cesado de hostilizar al comercio peruano-
ele. etc. etc. no lo ha tratado como al de la nación mas
favorecida, conforme asienta V. E., sino pro-
curado perjudicarle por medios indirectos.
Prueba de ello es, la confesion que hace V.
Lima, 6 de Abril de 1847. E —de que mis reflexiones acerca de la ca-
lidad del aguardiente Peruano, comparado con
E x m o . Señor. el europeo, convencen que aquel está mas gra-
vado que éste— y que resulta una lesión al
Cumpliendo el ofrecimiento que tengo comercio de esta República de no recibirse
hecho á V. E. al acusarle con fecha de ayer en créditos de la deuda interna la cuarta parte
recibo de su comunicación de 8 de Marzo úl- de derechos , como se hace con los demás
timo, en que se sirve V. E. hacer observa- efectos extranjeros. Mi Gobierno lia sufrido
ciones á la que en 25 de Enero anterior se en silencio los perniciosos efectos de estas
dirijió á V. E. por este Ministerio explicán- medidas sin reclamar de ellas, porque estaba
dole los motivos que tuvo el Gobierno Pe- persuadido de que Bolivia al diciar estas, y
ruano para dictar el decreto de 9 de Noviembre las demás de que lie hablado á V. E. hacia
del ario próximo pasado, paso á ocuparme uso de ese derecho perfecto, consignado en
do su citada comunicación. el tratado de Puno; y porque tenia una fun-
Expone V. E. que la enunciada nota de dada esperanza de que lodo quedaría arre-
2.5 de Enero llegó á sus manos despues de glado en el de comercio, á cuya celebración
haberla visto inserta en el "Comercio" de 10 lia sido varias veces invitado el Gobierno de
de Febrero último. No dudando que asi haya V. E.
sucedido , no ha debido causar estrañeza a Ignora el mió cual es esa "enorme le-
Y . E. (?ue su Gobierno se haya impuesto de sión y sacrificios tolerados por Bolivia desde
ella despues que el público, por el anuncio el principio de su existencia política " , que
que se hace en su conclusión. Mi Gobierno ha refiere V. E. en globo, "causados solo pol-
visto también impresa en la "Epoca de la Paz" la resistencia del Gobierno Peruano á entrar
de 11 de Marzo próximo pasado la de V. E. en los acuerdos que la justicia, á una con su
de que ahora me encargo; y en este supuesto, propio interés bien entendido, le aconsejaban
no será tampoco de extrañar que también se ajustar con Bolivia." De desear habría sido
dé á luz esta contestación, ya que V. E. lia que V. E. los especificase para valorizarlos,
tenido por conveniente dar publicidad desde comparándolos con los sufrimientos y per-
el principio á las comunicaciones que median juicios tolerados por la industria peruana eo
entre ambos Gobiernos con motivo del citado los anos corridos desde que se celebró el
decreto de 0 de Noviembre. tratado de Puno.
les entre ambas Repúblicas no pueden com- vallos y otros sucesos, que ninguna relación
prenderse ni ser satisfechos, contentados y ase- tienen con la cuestión actual, calificando esos
gurados en un simple arreglo de tarifas, el fundamentos, con demasiada franqueza , de
cual solo basta para el tráfico y cambio de frivolos é injustos. Si Bolivia para su co-
los respectivos productos de los dos Estados. mercio exterior necesita hacer uso de un puer-
Si esto es asi, y si por parte de Bolivia lia i to peruano, y si esto la pone en una depen-
disposición á "conceder al Perú cuanta rebaja da comercial respecto del Perü; cúlpese á sí
le convenga hacer en dichas tarifas:" teniendo sola, ó á la naturaliza que no le ha dado
el Perú la misma disposición respecto de Bo- otro puerto mas cómodo que el que tiene, V
livia, mui fácil es proceder , no solo á ese no al Perú que en su territorio puede hacer
arreglo de tarifas, sino á celebrar el tratado lo que mas convenga á sus intereses.
á que ha sido invitado, forzoso es repetirlo, No se comprende como la razón del em-
el Gobierno Boliviano, y que, si se procede peño que tuvo el Ministro boliviano para ajus-
á estipularlo con sinceridad y buena fé, como tar el articulo 5. c del convenio de Puno,
es de suponerse, dejará satisfechos, contenta hubiese sido dejar sin efecto los tratados y
dos y asegurados esos interéses comerciales. decretos que rejian anteriormente en el Perú
Si Bolivia paro hacer su comercio con sobre el comercio de Bolivia, como parece
las demás naciones, necesita de un puerto del deducirse de lo que expone V. E. al recordar-
Perú, justo es que éste imponga a tal comer- los, cuando por los términos del mismo ar-
cio los gravámenes indispensables para su pro- tículo quedaba también facultada la Nación
pia seguridad ó para compensarse de las mo- Peruana para "arreglar sus leyes fiscales y
lestias que el tránsito le ocasiona. En este relaciones de comercio como mejor conviniese
supuesto, no es exacta la comparación que á sus interéses." ¿Qué razones pueden por
hace V. E. para probar que Bolivia tiene de- tanto justificar la queja actual de Bolivia, por
recho á que el Perú no le impida ejercitar haber el Perú usado de un derecho perfecto,
este comercio; porque si " una nación que consignado ademas en un tratado, derecho
"es dueño de la parte superior de un rio que Bolivia ha puesto en práctica mas ha de
"navegable, tiene derecho á que la nación que cinco aíios, con perjuicio notorio del comer-
* 'posee la parte inferior no le impida su na- cio peruano, como V. E- mismo no ha ne-
vegación al mar:" esta nación, como lo asien- gado?
ta el mismo autor de quien V. E. ha copiado Ya he hecho ver á Y. E. la justicia con
la doctrina, puede molestar á aquella con re- que el Gobierno Peruano ha podido gravar
glamentos, y ios gravámenes necesarios "para el comercio de tránsito con derechos que solo
su propia seguridad, ó para compensarle la él puede regular, no existiendo convenio al:
incomodidad que ésta navegación le ocasione.» guno acerca de ellos —del mismo modo que
No es exacta ademas, porque hoi mucha di- al propietario de una cosa le.es licito con-
ferencia entre el rio, cuya agua es común á ceder su uso bajo de las condiciones que quie-
las dos naciones, por donde se supone que ra. En este supuesto, no cabe duda en que
pasa y que no es susceptible de ocupacion, ios interéses del comercio peculiar de Bolivia
y el territorio de una sola nación, ocupado con las otras naciones (en su tránsito por el
y sujeto á un dominio, que necesita atravesar territorio peruano) están sometidos á las dis-
Bolivia para ejercitar su comercio. Negar, posiciones del Gobierno del Perú, pues para
pues, al Perú el incuestionable derecho que ello tiene un derecho indisputable. No se ba
tiene para declarar las condiciones con que propuesto, ni quiere "obstruir á los pueblos
permite y no prohibe hacer este comercio, de Bolivia el goce de las grandes dádivas
equivaldría á impedir al dueño de una cosa con que el Supremo l.ejislador del Universo
que hiciese de ella el uso que tuviese por la ha dotado." Disfrute en buena hora Bo-
conveniente, ó á obligarle á que la cediese livia de estos dones; pero déjese al Perú dis-
ó prestase á un tercero con perjuicio propio. frutar también tranquilo de los suyos —únifo
Si antes de la independencia hispano- objeto del decreto de 9 de Noviembre, y de
americana, fué el puerto de Arica común á ninguna manera arrebatar ó privar de tales
los que habitaban el Alto-Perú; y si esto diese dones á Bolivia.
á los súbditos bolivianos un derecho de su- El solo medio que se presenta, para ter-
cesión, como lo pretende V. E., seria preciso minar de una vez esta cuestión, es el tratado
conveuir también, en que los peruanos han de comercio. En él pueden arreglarse los
Sucedido en el que antes tenían sobre todos derechos que deben satiffarer los productos
los pueblos que formaban el Yireinato del bolivianos y peruanos en el comercio reci-
Perú, y entraríamos en cuestiones que ha- proco de ambos paises, y los de tránsito por
rían problemática la existencia misma de Bo- el territorio de esta República en su. inter-
livia. Mas el Perú no ha pretendido ni pre- nación ó exportación por el puerto de Arica.
tende ensanchar sus límites, sino que conten- Si V- E. no tiene por conveniente presentar
to con el territorio que actualmente posee, las bases, fácil es discutir con el Encargado
desea únicamente y procura conservar su in- de Negocios, Seflor Astete, de uno ea uno
tegridad, como uno de sus nías esenciales los artículos de que debe componerse el tra-
deberes. tado, para el que tiene ahora instrucciones
Esta misma obligación del Gobierno Pe- raasámplias. N.o es necesario suspender pre-
ruano, de conservar la integridad de su ter- viamente los efectos de los decretos de 9 de
ritorio, fué ono de los fundamentos podero- Noviembre y 22 der Diciembre, como Y. E.
sos que le impidió ratificar el tratado de li- ba solicitado; pero no. obstante, mi Gobierno
mites de 15 de Noviembre de 1826, de que no tendría embarazo para convenir en tal sus-
hace mención V. E. al recordar la misión pensión por stt parle, siempre que simultó-
los decretos que ha tiiciauo ei üowerno ue ios DO»víanos y extranjeros en ia misma pro-
V. E. despues de la convención preliminar porcion que el Gobierno de Bolivia rebaje á
•le 1840, reponiendo las cosas al estado en los productos peruanos y extranjeros los i ni
que antes del tratado de Acora se hallaban. puestos con que se hallan gravados on su
Esta medida consultaría los intereses bien en- introducción por la frontera ; se calificó tam-
tendidos de ambos pueblos , sin perjudicar bién de paso inútil y sin objeto la enunciada
« ninguno de ellos, mucli'o menos cuando su demanda, pues era fácil , sin necesidad de
duración debe ser únicamente por el tiempo | pedir explicaciones, obligar ni Gobierno Pe-
que demore la celebración del tratado. ruano á, conceder la rebaja que solicita el de
De este modo podrá mi Gobierno con- I V. E., haciendo por su parte igual rebaja
venir en suspender los efectos de su decreto ! en los términos expresados en aquel articulo,
de 9 de Noviembre, que sin embargo de todas j Me resta únicamente hacer presente á V.
las reflexiones que hace V. E. y de sus es- E. que el Gobierno del Perú no alterará por
fuerzos para manifestar los perjuicios que él cuestiones comerciales con Bolivia sus rela-
ocasiona á Bolivia; nadie, que no sea inte- ciones pacíficas y amistosas, sino que pro-
resado, podrá negar la justicia y el derecho curará estrecharlas por todos los medios po-
que autorizaban á dictarlo. sibles, cediendo en aquello que no refluya en
Nada importa que su sanción se haya mengua de su honor y dignidad. En este
verificado en los momentos mismos en que supuesto, debe estar cierto el Gobierno de V.
un peligro común amenazaba á las secciones E. de que del mío no saldrá el ultimátum
americanas. En la nota de 2o de Enero se de esta cuestión. Un medio he propuesto á
manifestó á Y. E. que la invitación que se V. E., que parece conciliario todo: tal es el
hizo á ese Gobierno á reunir sus esfuerzos de suspender simultáneamente, los efectos del
para la defensa de la independencia comunal, decreto de 9 de Noviembre y los de los que
ninguna relación tiene con el arreglo de los antes de éste lia expedido el Gobierno de Bo-
derechos comerciales, objeto del repetido de livia despues de la celebración del tratado de
creto, preparado y calculado con mucha an- Puno. Sino fuese aceptado por V. E., puede
terioridad; mientras que la invitación ftié na- proponer otro; en la inlelijencia de que si
cida de graves, posteriores é imprevistas cir- Bolivia, fuerte (no con la justicia de su causa,
cunstancias. Mas claro : la primera tendía que no tiene al presente) emplease otros pro-
á repeler la invasión que preparaba el jene- cedimientos; el Perú-, sin haber hecho nin-
ncral Florez, peligrosa a la independencia del guna clase de preparativos bélicos, no teme
Perú, Bolivia y demás E.stados Americanos; esa decantada fortaleza, ni el fallo de la opi-
y el decreto se proponía solo arreglar los nion jeneral de América y del mundo lodo, que
intereses comerciales entre el Perú y Bolivia. liará sin duda la justicia que merece su sin-
Es, pues, supérfluo que V. E. haya insistido ceridad y buena fé.
en querer hallar lina contradicción donde no Sírvase V, E. aceptar, con este motivo,
la hai, sino mas bien, una sincera muestra los sentimientos de consideración y respecto
del deseo que anima al Gobierno Peruano, con que tengo el honor de suscribirme, su
de estrechar los vínculos y relaciones pací- atento servidor. —Manuel Morales.
ficas que deben unir á ambos pueblos. Al Exmo. Seíior Minislro de Belaciones
Méoos se ha propuesto mi Gobierno, al Exteriores de la República de Bolivia.
expedir el decreto en cuestión , encerrar á
Bolivia y segregaría de ia comunión de las
naciones, eomo supone V. E.; pues Bolivia
tiene su puerto de Cobija por donde puede República Jjoliciana— Ministerio de.
ejercitar esa comunion , sin que el Perú le /Mociones Exteriores—lJaz, A'tril
ponga el menor obstáculo. llaga, pues, su
22 de i 817.
comercio por Cobija, sino quiere sujetarse á
los gravámenes que se han impuesto y pueden
imponerse á los efectos que transiten por un EXMO. SEÑOR.
territorio que no le pertenece.
Sin contestar V. E. á otros muchos pun- El oficial del Ejército Peruano D\ Julián
tos de la nota de 25 de Enero , pretende Tavera, ha puesto en mis manos, el día de
probar que no fué extemporánea su demanda ayer, la nota de V. E. datada el 6 del presente
de explicaciones, por haber aprovechado para mes, en que reproduce V. E. las considera-
pedirlas del tiempo que mediaba hasta el 9 ciones presentadas ya por parte del Gobierno,
<fe Febrero, en que debia surtir su efecto el de V. E. para justificar su decreto de 9 de
decreto. La razón que se tuvo para calificar Noviembre último; redaguye prolijamente á
de extemporánea la demanda de explicacio- las observaciones contenidas en mi nota de
nes, fué la de haber el Gobierno de Bolivia 8 de Marzo; y sin dejar de rechazar la pro-
Uictado las medidas de retaliación que creyó puesta de mi Gobierno, de rehabilitar las
convenientes, y héchose por consiguiente en transaciones comerciales entre las dos Repú-
uso de su derecho, que el Perú no pone en blicas por medio de la suspensión de dicho
duda, justicia; privándose, conforme á una decreto, mientras se procede á la celebración,
máxima común de derecho, de exijirla de de un tratado de comercio; concluye V. E.
aquel á quien atribuye alguna injuria. Por renovando sin embargo de esto la protesta
lo mismo, y por que, con arreglo al artículo de que " el Gobierno del Perú no alterará
4 . a . de la sección 5a. del decreto de 9-d« por cuestiones comerciales con Bolivia sus re-
Noviembre, se compromete el Gobierno Pe- laciones pacíficas y amistosas;" que en este
ruano 4 "rebajar los derechos á Jos produc- supuesto " o o dará tampoco el u l t u n a l m i de
esta cuestión;" y finalmente , que convendrá le justificaría también la diversidad de posi-
en suspender simultáneamente los efectos dul cion relijiosa, política ó económica de las na-
decreto de 9 de Noviembre y los de los que ciones. ¿Qué sería entonces del principio de
antes de este bu expedido el Gobierno de Bo- igualdad que se gloría de observar con todas?
livia, despues de la celebración del tratado Pero aún sin salir de este comercio de
de Puno." De todo lo cual he tenido el honor tránsito que hace Bolivia por Arica; el Go-
de dar cuenla al Presidente de la República. bierno de V. E. se ha complacido en violar
Mi Gobierno se af restiraría á aceptar esta el principio de igualdad que profesa, impo-
última proposición de V. E. para abrir nue- niendo gravámenes mucho mas fuertes al trán-
vamente la negociación, cortada por el pre- sito , cuando proviene de exportaciones de
cipitado retiro del Agente del Perú, si esta Bolivia, que cuando consiste en efectos eu-
misma proposicion no estuviera contradicha ropeos destinados-a la importación de Bolivia.
en distintos puntos de la nota de V. E. á Así el artículo 1.= de la sección 3a. del de-
que contesto: si deliberadamente no se hu- creto de 9 de Noviembre impone desde dos
biera hecho ilusoria, dirijíéndola á mi Go- hasta ocho pesos por quintal, á las produc-
bierno, despues de la partida intempestiva del ciones bolivianas que se internen de tránsito
Ajenie público que estaba aparentemente en- p a r a el e x t r a n j e r o ; mientras que los artícu-
cargado por V. E. de la negociación; si fi- los 5. c , 4. 3 y 5 = de la sección 4a, im-
nalmente IÍO hubiese sobrevenido, por for- ponen solamente desde un dos hasta un
tuna de mi Gobierno y de mi país, el des- diez por ciento sobre avakio de arancel , á
cubrimiento del atentado inaudito queso coloi- casi todas las mercaderías extranjeras, "que
de estos negociados , so fraguaba por dicho se introduzcan por Arica en tránsito para Bo-
Ajenie, y por los Prefectos de Arequipa, Mo livia". Es tal, Señor Ministro, el principio
quegua y Puno, contra el orden público de de igualdad, que el Gobierno de V. E. observa,
Bolivia, como se ha revelado en la Gaceta y se gloría de observar; que cuando las mer-
de este Gobierno de 14 del mes presente, que caderías que transitan por su territorio son
remito adjunta a Y. E. de Bolivia, pagan un ciento por ciento: cuando
Pero estas circunstancias descubren tan son de las naciones europeas, pagan solo por
positivamente las disposiciones que abriga cen- término medio un seis por ciento.
tra Uolivia el Gobierno de V. E., y las miras En mí nota de 8 de Marzo no se dice^
que encubría, desdo que condujo á la pre- que el a r t i c u l o 3 . ° del t r a t a d o de Puno en
sente crisis las antiguas relaciones pacíficas de nada contradice al derecho perfecto que toda
ambos pueblos, que en el grado de recelos, nación tiene de a r r e g l a r sus l¿yes Hscales como
de desconfianza, y de indignación, á que no le convenga, porque semejante observación ha-
pueden menos de arrebatar, escusarian á mi bría sido pueril. Lo que se dice es: que el
Gobierno de no dar la debida consideración principio de igualdad de que se ha hecho men-
á la mencionada propuesta de V. E. Domi- ción, no contradice á este derecho perfecto.
nando sin embargo estos justos sentimientos, Asi el Gobierno de V. E. hubiera sido mas
en obsequio de la paz, y de los inefables be- consecuente con el principio de igualdad, y con
neíicios que ella sola puede dispensar á las el derecho perfecto á la vez , si hubiese im-
sociedades , mi Gobierno me lia ordenado , puesto los mismos gravámenes al tránsito de
hacer á V. E. las últimas observaciones que las mercaderías europeas que al tránsito de
naturalmente sujiere el contesto de su citada las mercaderías bolivianas. An los regla-
lióla, en medio de las circunstancias que he mentos fiscales de Bolivia, lejos de h o s t i l i z a r
bosquejado. en v i r t u d de su derecho perfecto al comercio
En vano pretende V. E. mostrar que no peruano, como asegura V. E., lo igualan en
infrinje el principio de igualdad que se pre- lodo y por lodo con el comercio arjentino y
cia de observar con todas las naciones, tra- el de otros Estados limítrofes, y lo favore-
yendo á consideración la posic-ion topográfi- cen mas que al comercio europeo. El artí-
ca de Bolivia, que la pone en la necesidad culo 1 . a del decreto boliviano de 20 de Fe-
"de hacer sus importaciones y exportaciones brero de 1842, que es la lei vij^nte en la
por el puerto de Arica," y por lo cual "las materia, impone el 40 por ciento á los efec-
medidas que tuviese á bien dictar el Gobier- tos europeos que se i n t r o d u z c a n en B o l i v i a por
no Peruano sobre el comercio de tránsito, las fronteras de t i e r r a , (sean las fronteras pe-
no debían ni podían ser jenerales." La po- ruanas, arjentinas, brasileras ó del Paraguay )
sición topográfica de Bolivia, lo único que mientras que el articulo 4. ° grava los profiduc-
muestra en el caso presente es, que ella le tos peruanos, del mismo modo que los arjentt-
da al Gobierno de V. E., la ocasión-y los nos brasileros etc., con solo el v e i n t e por ciento;
medios de daíiar su comercio; pero no prueba, exceptuando los vinos y aguardientes que p a g a n
que las medidas especiales de restricción y el 23 y 30 por ciento- ¡ Y en vista de esto,
prohibición de su comercio eslén en armo- afirma V. E. "que mi Gobierno solo ha tra-
nía con el principio de igualdad, que el Go- "tado de perjudicar al comercio peruatfb por
bierno de V . E . se g l o r i a de observar." Ex- "medios indirectos; y que yo mismo asiento,
celente aplicación seria la de este principio "que no lo ha tratado eomo al dé la nación
de igualdad, si solo debería comprender á las "mas favorecida!!!» Pero dígnese V. E/'re-
naciones que se hallasen en una posicion to- leer mi nota de 8 de Marzo en que, lia blando
pográfica idéntica ó semejante —Y si la diver- del modo como se trata en Bolivia al comer-
sidad de posicion topográfica justificara al Go- cio peruano dije. "Este derecho [el mencio-
bierno de V. E. para aplicar reglas diversas n a d o en el artículo 5, ° del tratado de Puno],
y arbitrarias al comercio, no se vé porque no "no ha impedido, que Bolivia tratase al co-
•mercio del Perú como al Je la nación mas sus psrtes arreglado á estricta justicia. Pero
'favorecida, sobre cuyo particular, no puedo este decreto, por confesión del ájente del Go-
"ménos de convenir con V. E., en que, si bierno de V. E. el Señor I). Pedro Astete,
"las reflexiones que se ha servido hacer acerca en su nota de 15 de Marzo último, solo "ha
"de la calidad del aguardiente peruano, com- «dado por resultado una parálisis casi comple-
p a r a d o con el europeo , prueban efectiva- «ta al comercio entre ambos pueblos, estado
"mente que aquel sea mas gravado que éste, «de cosas que no puede subsistir , y menos
" m i Gobierno estará en el deber de modi- «ser mirado fríamente por su gobierno , en-
"ficar sus reglamentos para que desaparezca «cargadode promover los medios de fomento
"esta lesión.» Estoi pues, mui léjos de con- «y progreso del Perú, sin daño de tercero."
venir en que el trato dado en Bolivia al Luego este decreto cuyas disposiciones no
comercio peruano no sea el de la nación mas son arregladas á la conveniencia del Perú, y
favorecido; porque no se ha verificado la hi- que dá por'resultado el detrimento del mis-
pótesis: porque las reflexiones de Y. E. so- mo Perú, no puede ser sostenido por V. E.
bre la calidad del aguardiente peruano, com como justo.
parado con el europeo, no prueban que aquel Ilai mas. "si es justo como dice V. E . "
sea mas gravado que éste; sino muí al con- que "el Perú imponga al comercio de trán-
trario, establecen como lo va á ver V. E. «sito que hace Bolivia por su territorio, los
que aquel es mucho mas favorecido que este. «gravámenes indispensables para su propia se-
El aguardiente europeo de treinta y seis «guridnd, ó para compensarse de las molcs-
grados, es aforado en Bolivia á treinta y dos «tias que el tránsito le ocasione. " ¿Cómo
pesos: y pagando el cuarenta por ciento, vie- puede V. E. sostener un decreto que no ha
ne á ser gravado cada quintal con doce pesos impuesto gravámenes indispensables y protec-
ochenta céntimos. i toros de su seguridad, sino los mas encona-
El aguardiente peruano de diez y ocho damente perjudiciales á Bolivia, y onerosos y
grados se avalúa en Bolivia á diez y ocho pe- ! funestos al mismo Perú? Mi gobierno jamas
pesos; y pagando el treinta por ciento, viene ha desconocido, que Bolivia debia retribuir
á ser gravado cada quintal con .cuatro pesos justa y equitativamente al Perú, el benelicio
veinte céntimos. del tránsito, que concediese á su comercio;
Si como V. E. dice, el primero admite y en mi nota de 8 de Marzo eslá esplicita
'dilalaciones , que no admite el segundo , la en cada pájina la profesión que hace de re-
calidad del primero debe hacerlo considerar munerar justa y debidamente este servicio. Pe-
con doble precio que al segundo, y en esta ro los gravámenes del decreto de 9 de No-
proporcion imponerle un derecho doble; es viembre no son por cierto, la justa remu-
asi que este derecho, no solo es doble, sino neración de un servicio, sino la hostil y en-
triple respecto del derecho pagado por el aguar- conosa agresión de sus derechos.
diente peruano, estando en la proporcion de Si, de sus dereehos, porque debo repe-
doce á cuatro; luego el aguardiente peruano tir á V. E., que la posesion en que estaban
está favorecido, respecto del europeo, con una los pueblos del Alto-Perú de hacer su co-
rebaja de derechos, equivalente á un cincuen- mercio por el puerto de Arica, desde mu-
ta por ciento. Esto lo sabia mui bien mi Go- cho antes de la independencia del Alto y bajo
bierno , como sabe quo tampoco liai lesión Perú de su metrópoli común, les dan el de-
para el comercio peruano, por la diferencia recho de continuar en esta posesion, sin mas
de plazo para el pago de estos derechos, ó gravamen que el que equivalga á la justa re-
por no admitirse en su pago los documentos muneración de este servicio ó servidumbre.
de la deuda pública; pues no lia i tnl diferen- En vano alega V. E. contra esta posesion, que
cia de plazo en contra de los aguardientes pe- de consentir en ella, "seria preciso convenir
ruanos, ni se ha concedido tal favor, en el «también que los peruanos lian sucedido en
pago á los aguardientes europeos. «el derecho que nntes tenían sobre todos los
Entre tanto es mui digno de notarse, que «pueblos que formaban el Vireinato del Pe-
hiendo estos tres puntos los únicos que tuvo «IÍI," porque fuera de que los peruanos no
Y. E. que alegar contra los reglamentos fisca- tenían entonces derecho alguno sobre ningu-
les de Bolivia; y estando llolivia pronta á sa- nos pueblos, sino que erun como esos pue-
tisfacer, y contestar al Perú sobre estos tres blos, súbditos de la Monarquía Española, es
puntos, todavia el Gobierno de V. E. no haya evidente la diferencia que hai de una pose-
creido propio de su jíisíieia, de su buena f e , sion de uso inocente, como es el comercio
y de sus amistosas disposiciones para con B o l i v i a , de tránsito, á la posesion de la soberanía de
el convenir en la suspensión del decreto de 9 otros pueblos, solí) porque formaron parte del
de Noviembre, ni el autorizar á su Encargado distrito antiguo del Vireinato del Perú.
de Negocios para continuar sobre este pié, la El principio abstracto del derecho perfec-
negociación de un tratado de comercio con to, expresado en el tratado de Puno, en que
mi gobierno tantas veces invocado por Y. E., V. E, [séame permitida esta expresión vul-
como fácilmente eludido por la desautorización gar ) buce hincapié en la ñola que contesto,
del seíior ajenie de su gobierno. lo reconoce y lo ha reconocido siempre mi
Los demás pormenores de la nota de V. gobierno; y está dispuesto á respetarlo en los
E. á que contesto, se refieren,principalmente, otros gobiernos, aun cuando aparezca nocivo
al derecho perfecto que toda nación tiene, de ó contrario á sus intereses. Pero este prior
arreglar susleyes comerciales á su propia con- cipio no es absoluto. En la aplicación que
veniencia, como se expresó en el artículo 3. Q reciba, es en; donde se ha de reconocer la
del tratado de; Puno; y de aquí deduce Y. E., justicia ó injusticia de un gobierno; y yo no
que el decreto de 9 de Noviembre es en todas puedo menos de decirlo, la que le da Y. E.
fs incompatible basta con el buen sentido. mentarlo y dirijirlo, citaré a V. E. los articii>
Que la Francia, por ejemplo, en virtud de los 7. c y 8. ° del tratado de comercio ce-
este derecho perfecto , negase á la Alemania lebrado en Chuquisaca el 17 de Noviembre de>
el comercio de tránsito por su territorio, aúa 1832, reproducidos y revalidados en el conve-
cuando temporalmente hubiese estado en po- nio preliminar de paz y amistad celebrado ei>
sesión de practicarlo: se concibe , que se- Lima el 19 de Abril de 1840. En dichos tra-
mejante negativa pudiera fundarse, dadas cier- tados no consintió el Gobierno de V. E. eiv
tas circunstancias, en el derecho perfecto que lijar un derecho de tránsito, aunque dema-
tiene la Francia de negar su territorio al siado elevado , sino á condicion de que se
tránsito de un comercio ajeno.—La Francia y fijase en el mismo tratado el derecho de im-
la Alemania eian naciones distintas, y las mas portación, qu¿ solo á Bolivia le tocaba y le
veces enemigas, mucho antes que la actual era licito deliberar y fijar; y de esta exi-
civilización hubiese traído á las naciones, junto jencia nacieron los mencionados artículos de
con el comercio ciertas obligaciones y derechos ambos tratados; y esta exijencia fué la que
que nacen del comercio. 6Pero es por ven- sometió al comercio boliviano á esa de-
tura tal, ni siquiera semejante el caso en que pendencia indigna, que designé con el nombre-
se hallan Bolivia y el Perú respecto al co- " lesión enorme y sacrificios tolerados por
mercio de tránsito por Arica? Bolivia y el «Bolivia desde el principio de su existencia
Perú son dos distritos coloniales, y á veces «política." Compárelos V. E. ya que quiere
forman un solo distrito, do la misma nación *' valorizarlos comparándolos, " compárelos-
española, bajo cuyas leyes, los pueblos de Bo- con el impuesto de veinte y cinco y de treinta
livia ejercitan su comercio por el puerto de por ciento , cargado á los licores peruanos,
Arica, como su puerto natural , su puerto impuesto que es en suma la única queja del
propio ya física ya políticamente considerado, Gobierno de V. E. Y en la comparación, ten-
y lo ejercitan desde un tiempo inmemorial. ga V. E. presente: 1. ° que este impuesto no
Verificase simultáneamente , (apenas hace es exclusivo á los licores peruanos, sino que
veinte y tres afios) la emancipación de Boli comprende también á los licores arjenlinos,
via y el i'erú; y en los trasportes de su indepen- cuya importación es casi tan considerable C O « H »
dencia, y en los inmensos cuidados y atencio- la otra: 2. = que este impuesto no es inmo-
nes que les impone su organización política, ral, como el de ocho pesos cargado al quintal
no han deliberado, ni acordado nada para ase- de cascarilla en el decreto de 9 de Noviembre,.
gurar los intereses del comercio de tránsito puesto que entre los licores y la cascarilla hai
que la primera tiene hasta entonces, el de- la misma diferencia que entre el veneno y la
recho de hacer por Arica, sin sujeción á otra triaca: y 5. ° que este impuesto no es arbitra-
autoridad que á la de la metrópoli común. rio; puesto que tiene por objeto, protejer la
¿ Y será posible , que la obra de emancipa- producción de iguales artículos en Bolivia ,
ción é independencia , que Bolivia y el que en efecto los produce en escala no des-
Perú han perseguido conjunta , y esforza- preciable.
damente como el bien mas grande á que podian Béslame ya únicamente pedir á V. E. la
aspirar, venga á destruir para Bolivia los be- conciliación de la última proposicion de su
neficios de su comercio por Arica, y entregar nota que cité al principio, á saber: "de sus-
este comercioá los caprichos y á la arbitrariedad «pender simultáneamente los efectos del decre-
del Perú? ¿Qué porqué accidentalmente se «to de 9 de Noviembre, y los de los que antes
hallaba Ariea en el momento de la emancipa- «de este ha expedido el Gobierno de Bolivia,
ción sujeto al distrito de Arequipa, y no al «despues de la celebración del .tratado de Pu-
de la Paz, haya adquirido el Perú el derecho no," con esta otra proposicion de la misma
perfecto de excluir a Bolivia del uso inocente nota de V. E. á saber, " m i gobierno no ten-
de su comercio, para decirle, irónica y des- «drá embarazo para convenir en tal suspen-
deñosamente: "Cambiadla dirección de vues- «sion ("la del decreto de 9 de NoviembreJ por
t r o comercio, y si antes lo hacíais ventajo- «su parle, siempre que simultáneamente se
«samente por Arica id ahora á hacerlo por «suspendan también los efectos de Jos decretos
«Cobija.! Asi un principio elevado y recto «que ha dictado el Gobierno de Y., E.., des-
cual es el consignado en el articulo 5. s del tpues de la convención preliminar de 4840 re-
tratado de Puno, por una torcida y violenta «poniendo las cosas al estado en que antes
aplicación, como si fuera un principio absoluto fdel tratado de Acora se h a l l a b a n . " En la
puede conducir á los mayores absurdos. Mi primera de est&s proposiciones ofrece V. E.
gobierno reconoce la justicia del principio; reponer el comercio al estado que tenia al
pero no hai expresiones bastante enérjicas para tiempo de la celebración del tratado de Puno,
denunciar á la escandalosa injusticia de su es decir: al estado que le dió en Bolivia el
aplicación. decreto de 20 de Febrero de 1842: en la se-
Omitiré tomar en consideración otros gunda propone Y. E. reponer el comercio al
pormenores, de importancia, comparativamen estado que tenia antes de este decreto, es decir;
te mínima de la nota de Y. E. como la publi- al estado que le dió en ambos países, la con-
cación de nuestra mútua correspondencia, la vención preliminar de 19 de Abril de 184a.
oportunidad ó extemporáneo de mi demanda Estos dos estados son enteramente contrarios,
de explicaciones con motivo del decreto de 9 como V. E. lo sabe; y entre ellos ha mediado
de Noviembre etc. Mas puesto que á pesar de nada menos que una batalla.
mi nota de-> 8 de Marzo todavía desea Y. E. También debo pedir á V. E. la concilla,
que le expecifique en que consiste la enorme cion de esta protesta tantas veces reproducida
lesien y sacrificios á que ha estado sujeto el de que "el Gobierno del Perú no alterará poi»
«nmai'nin rio Rnlivia nni» omnoíiA nniusiam . . • 1-
de que se lian hecho reos los ajenies del Go- como este asiinfo será objeto de otra comuni-
bierno de V. E., fraguándolo al mismo tiem- cación y por él no debe retardarse la termi-
po que parecían intervenir en el arreglo de nación de las graves cuestiones que nos ocu-
las diferencias que ha suscitado el decreto de pan, me abstendré de examinarlo en esta.
9 de Noviembre. Mientras V. E. no se digne Despues de cuanto se ha dicho á V. E.
satisfacer á mi gobierno, sobre estos puntos, es inútil continuar discutiendo cuestiones, que
no solo no le seria posible proceder á la es- propiamente no lo son, porque esto seria ha-
tipulación de un tratado de comercio, sino cer dudosos los derechos del Perú. Advierta
que estará obligado á consagrar toda su aten- V. E. que su gobierno exije, como tales, con-
ción á su propia defensa. cesiones que solo puede obtener del Perú co-
Sírvase V. E. aceptar con este motivo los mo favores y en retribución de los que reciba
sentimientos de consideración y respeto con de parle de Bolivia.
que tengo el honor de suscribirme su atento El Perú tampoco puede acceder á las pre-
servidor— Toman F r i a s . tensiones que Bolivia tiene, ni reconocer los
Al Exmo. Señor Ministro de Relaciones principios que V. E. profesa sobre la pose-
Exteriores de la República del Perú. sión común é inmemorial del plerto de Ari-
ca, ni el derecho de continuar en esta pose-
sión, que V. E. califica de servidumbre, como
si pudiera haberla entre naciones, ó calificarse
Ministerio de Relaciones Exteriores de tal un permiso que siempre ha estado su-
del Perú—Lima, « 10 de Mayo de jeto á la voluntad del Perú, y que ha sufrido
1847. frecuentes alteraciones con que Bolivia se
ha conformado: menos puede reconocer ni
E x m o . Señor. convenir en que Bolivia tiene derecho pa-
ra hacer por el mismo puerto su comer-
El vehemente y sincéro deseo de que está cio de tránsito coa el extranjero, ni con-
animado el Presidente de esta República por formarse con otras deducciones que hace V.
el restablecimiento de la paz y buenas relacio- E. partiendo de estos fundamentos ; porque
nes entre el Perú y Bolivia, ha inlluido pode- tales doctrinas son contrarias al Derecho de
rosamente en su ánimo para autorizarme á Jentes , ofensivas a la soberanía que cada na-
contestar el oScio de V. E. de 22 del pasado, ción tiene s^bre su propio territorio, y al de-
en que hace cargos infundados, acusaciones redi.' de a reglar su comercio como mejor le
injustas y agravios manifiestos al Gobierno parezca, si no esta limitado por pactos ó con-
Peruano, y que bastarían para terminar toda cesiones particulares: por esto las pretensio-
comunicación oficial con el de V. E. si no nes de dictar leyes al comercio de otros pue-
mediasen aquellos graves motivos, y si pudiera blos lini sido constantemente rechazadas. Es
mirar con indiferencia el bienestar de los pue- pues, j reciso desconocer todos los principios
blos. de justicia, para adoptar ó exijir que se adop-
Confiado, pues, en que mejor aconsejado ten, NIUX'mas contrarias á las antedichas y para
el gobierno de V. E. satisfará al del Perú por afirmar que el comercio que se hace por el
tales ofensas, me ocuparé en dar una contes- territorio peruano, es del interés y derecho pri-
tación sencilla y decorosa al oficio de V. E., vativo de Bolivja.
prescindiendo de cuestiones que no darian Sentadas estas bases, cuya justicia no po-
otro resultado que el alejamiento del objeto drá V. E. dejar de conocer, y que por ser ver-
especial á que debemos encaminarnos, cual es, dades evidentes no pueden pouerse en duda
el bienestar de dos naciones, destinadas por la ni cuestionarse; aunque por satisfacer á V. E. y
naturaleza, por sus relaciones recíprocas, y al mundo todo de la justicia del Perú, me haya
por la necesidad de su comercio á vivir uni- visto obligado á demostrarlas en mis anterio-
das y felices. res comunicaciones, me permitirá V. E. pre-
Si V. E. hubiese advertido que desde el sentar á su consideración lijeras , pero müi
6 de Abril, fecha de la comunicación de este importantes observaciones, que salven las du-
Ministerio á que V. E. contesta , hasta el das que ha manifestado, y que le han impedido
día 8 del mismo en que salió de la Puz el Ajen- apresurarse á aceptar la proposicion que se le
te del Perú, con-tra las reiteradas órdenes que hizo en oficio de 6 de Abril, en el que V. E.
se le habían comunicado, solo mediaron dos ha notado contradicciones, que en realidad no
días, tiempo en que no podia llegar ámanos existen, como es fácil demostrar.
de Y E. dicha comunicación, á pesar de que En mi nota de 2£ de Enero propuse á V.
fué conducida por un extraordinario; cierta- E, que se repusiesen nuestras relaciones co-
mente no habría dicho V. E. que deliberada- merciales al estado en que se hallaban antes de
mente se hizo ilusorio el contenido de esa nota que caducase la convención p r e l i m i n a r de 1840.
U i r i j i e n d o l a d su gobierno, despues de la parti- Como esta se rompió por los sucesos de 1841,
d a intempestiva del Scñur Astele. Basta cote- por el decreto del Gobierno de Bolivia de 20 ••
jar las fechas de nuestras comunicaciones para de Febrero de 1842, que es el primer docu-
que Y. E. se convenza de que ha sufrido un mento que aparece contra lo acordado en aque-
equivoco quizá involuntario. lla, y por el tratado de Puno y subsecuentes
/ s i mismo ofende V. E. al Gobierno del decretos; eran claros y estaban bien expresa-
Perú imputándole hechos que ha ignorado, dos el objeto y la intención del Gobierno Pe-
$ i e Do han podido hacerse COIJBU aprobación ruano de retrotraer las cosas á una época en
que eran pacificas nuestras relaciones comer-
L S ! ! ? j £ b , ' i a c a s t i S a d o ' s i s e le hubiesen de- ciales: de manera, que al proponerá V. E.
« v f e i t w t a él Modo y fot-ma establecidos para rturt en ctiúnartflídeart Inin hf^^
tos (le los decretos dictados por el Gobierno derlos, no debiendo temer ningún dano por
de Bolivia. despues de la convención prelimi- parte del Perü. La política de su Gobierno
nar de 1840, que fué antes del tratado de Acora, es de paz, de conciliación y de concordia: su
y antes de que por él caducase aquella conven- resolueion la de defenderse, cuando se vea for-
ción; queda bien explicada y conocida la ia- zado á hacerlo en su propio territorio y des-
tencion del Gobierno del Perú de colocarnos pues de que nada le haya quedado que propo-
en una época de buena intelijencia, para pro- ner, salvo su honor, para conseguir una paz
ceder á ulteriores acuerdos. subsistente y honrosa.
Como V. E, se prestaba á reformar los Tengo el honor de reiterar á V. E.
reglamentos de Bolivia, que causaban lesión al las consideraciones de aprecio y respeto con
Perú en los puntos indicados por mí, y como que soi de V. E. atento servidor— José G .
este daño provenia del decreto de 20 de Fe- Paz S o l d á n .
brero de 42, desaparecía toda duda con la
prestación de V. E., y bien podía haberse
propuesto lo que se propuso. Mas abundando República Boliviana—Paz, Junio 23
mi oJicío en expresiones que hacian palpables de 1847.
los deseos de que simultáneamente se suspen-
diesen los efectos de los decretos dictados EXMO. SEÑOR.
despues de la convención de 849 , los de
los que antes y despues del tratado de Puno De conformidad con lo que he tenido el
se dieron, y de los expedidos^antes del decreto, honor de exponer á V. E. en oficio de esta
de 9 de Noviembre, todo anunciaba y debia misma fecha, en vista de la nota que V. E. me
revelar á Y. E. un mismo pensamiento á dirijio el 10 de Mayo ultimo, prescindiendo
saber—deshacer el mal que se hubiese causa- ya positivamente por mi parte de las cuestio-
do, retrocediendo hasta su orijen. No pro- nes en que hasta ahora ha quedado establecida
longue V E . ese mal por cuestiones de pala- la justicia de Bolivia en retorcionar al dfecreto
bras, ó por complacerse en notar descuidos hostil y vejatorio de 9 de Noviembre de 1846.»
de redacción que no se han cometido. y haciendo uso de las árnplias autorizaciones
Si V. E. no hubiese desatendido los bue- con que la'Representacion Nacional ha reves-
nos deseos del Gobierno Peruano, habría fi- tido a mi gobierno, para revindícar el imperto
jado por su parte la época posterior á la ca- de las relaciones pacíficas y amistosas de am-
sación de la convención preliminar de 1840 bas Repúblicas; paso á proponer á V. E. por
á que debían retrotraerse nuestras relaciones especial autorización del Presidente; —que sin
comerciales. perjuicio del hecho consumado de nuestra re-
Si el Gobierno de V. E. desea, como cíproca interdicción comercial, se renueven
desea el mió, ver renovadas las amigables re- inmediatamente entre ambos gobiernos las in-
laciones de ambos pueblos, puede declarar terrumpidas negociaciones de un tratado de
restablecido nuestro recíproco comercio al es- comercio reciprocamente decoroso y prove-
tado que tenia antes del decreto de 20 de Fe- vechoso a los interéses económicos de las do&
brero de 1842; y del mismo modo y con igual Repúblicas. A este efecto, bastará que el Go-
reciprocidad se expedirán por el Gobierno del bierno de V. E. se sirva acreditar y autori-
Perú los decretos convenientes, fijándose por zar suficientemente á un Ministro diplomático,
parte de V. E. un término moderado para para que se reúna, en cualquier punto de la
que, instruido de él mi gobierno, dicte las me- frontera de ambos Estados, ó sea en la Penín-
didas oportunas, á fin deque los arreglos acor- sula deCopacabana, con el Ministro Boliviano,,
dados se observen desde una misma fecha. que mi gobierno acreditará por su parte, luego
Puede también V. E. proponer otros me- que sepa la aceptación de esta proposicion por-
dios preliminares para llégar á un arreglo el de Y. E.
amistoso. Reitero á V. E. el testimonio de la aten-
Ya que el Encargado de Negocios del ta consideración con que soi de V. E, su mas-
Perú se retiró de esa República por sus en- obediente seguro servidor. —Tomes Frias.
fermedades y motivos de familia, contra los Al Exmo. Sefior Don José G. Paz Sol-
deseos de mi gobierno y órdenes que se le dan, Ministro de Relaciones Exteriores del»
comunicaron, puede también V. E. autorizar Perú etc.
y dar las debidas instrucciones al Ministro pú-
blico de Bolivia, que reside en esta capital,
para la terminación de este negociado. Ministerio de Relaciones Exteriores
Admitidas estas bases, procederéinos lue- tel Pertí—Lima 10 de Julio de 1847..
go á la estipulación de un tratado definitivo
de paz y de comercio, en el que quedarán ter- Sefior..
minadas recíprocas quejas y concedidas recí-
procas ventajas. Aunque el Gobierno de Bolivia se decidió
No dejaré de repetir á V. E. que aunque á suspender sus relaciones amistosas y pacífi-
su gobierno se crea obligado á consagrar toda cas con el del Perü y á cerrar con ól toda comu-
su atención á su propia defensa, debe estar nicación comercial, no por eso desesperó este
seguro de que no serán alterados ni violados de llegar & un avenimiento. Confiaba para,
por parte del Gobierno del Perú, como no lo lograrlo en la justicia de su causa, en la pru-
han sido, el orden interior, los derechos y la dencia con que ebrabo, y en los resultados
tranquilidad de Bolivia; y que asi mismo creo que prometía la- política conciliadora y cir-
que no llegará el caso de que necesite defenr cunspecta que se propuso seguir: Sacrificando»
mucho á semejante propósito, ha hecho pro- sideraciones y respetos, teniendo el honor de
posiciones que , á su juicio, podrían bastar suscribirme de Y. E. atento servidor.— José ti.
para satisfacer los deseos y exijencias del Go- Faz Soldán.
bierno Boliviano. Todo ba encontrado dene- Al Exmo. Señor Ministro de Relaciones
gaciones mas ó menos repulsivas, que obliga- Exteriores de la República de Bolivia.
ban al mió á adoptar el partido de no apa-
recer por mas tiempo solicitante, sin dejar
por eso de expresar de un modo franco su
sincero deseo de ver restablecidas la paz y las Comunicación es y conferencias entre el
relaciones comerciales entre ambas Repúbli- Ministro de lielaciones Exteriores
• cas. de, Bolicia y el Encargado de Nego-
Prescindiendo por eso de discusiones que cios del Perú sobre arreglo de un
podrían alejarnos de este objeto, retardando el tratado.
bienestar de los pueblos, dije á V. E., en mi
oficio de 10 de Mayo, «que propusiese otros
Legación del Perú, cerca del Gobierno de
medios preliminares para llegar á un arreglo
Bolivia—/'«« á 27 de Enero de 1847.
decisivo, pues la política del Gobierno Perua-
no era de paz, de conciliación y de concor-
dia." SEÑOR.
V. E., de conformidad con esta invita- El 2-4 del que rije llegué á esta Ciudad,
ción y haciendo uso de las amplias autoriza- despues de haber recibido en Oruro una caria
ciones con que la Representación Nacional de invitación de S. E. el Jeneral Ballivian
de Bolivia ha investido á su gobierno, propo- datada en Pária, para que continuara mi mar-
ne al del Perú, en su nota de 25 de Junio— cha á esta, donde él tenia que verificar arreglos
"que sin perjuicio del hecho consumado de indispensables que le impedían tocar en aque-
nuestra reciproca interdicción comercial , se lla ciudad, y donde podría la-legación ocuparse
renueven las interrumpidas negociaciones de con ventaja en los pendientes entre el Perú y
un tratado de comercio recíprocamente ven- Bolivia,
tajoso." Sin pérdida de tiempo el 26 pedí al Minis-
El Gobierno del Perú acepta esta propo- tro por una nota verbal una conferencia do
sicion, y acreditará á la mayor bravedad un vital Ínteres para el Perü y Bolivia— Kecibi
Ministro suficientemente autorizado, que pro- la contestación en el mismo día señalándoseme
•ceda á negociar con el que nombrare el Go- su tarde para celebrar la expresada conferencia
bierno de Bolivia. que paso á redactar.
Con la misma franqueza diré á V. E., Sabe U. Señor Frías (dije} Que me hallo
que no parece conveniente se reúnan los Mi- autorizado suficientemente por mi Gobierno
nistros nombrados en la frontera de ambos para negociar con el de Bolivia un tratado
Estados, como sucedería en caso de guerra de- de comercio qne demandan imperiosamente
clarada, sino que mas bien se elija otro punto ambos j í dos pueblos —que mi Gobierno lo
que los ponga en comunicación mas pronta y desea mui eficazmente—como tengo para mi
fácil con sus gobiernos. De cualquiera punto por cierto lo desea el de U— Apoyado en
de la frontera á la Paz, residencia del Gobier- tales antecedentes, propondré á U., mui fran-
no de V. E. hai menos de treinta leguas y mas camente mi base de negociaciones. Esta es
de trescientas á esta capital. Semejante des- la de hacer común la aduana de Arica entro
proporción puede remediarse elijiendo para la el Perú y Bolivia. Antes de entrar en la
reunión de los Ministros la ciudad de Arequi- cuestión, (me contestó) debo proponer otra.
pa, pues de ella es tan fácil la comunicación Para negociar el tratado es indispensable de-
por mar para Lima, como por tierra para la rogar y atajar el cumplimiento del decreto del
Paz, y hacerse casi en igual tiempo. En Are- Gobierno del Perú de 9 de Noviembre, para
quipa, donde en otras ocasiones y en iguales partir de posiciones iguales sin desventaja;
circunstancias se han reunidos los Ministros porque aquel,— aparte de su dureza, es direc-
de amlxis Estados, encontrarán también, los tamente hostil a Bolivia,— no tienen ese carácter
que ahora fueren nombrados, las comodida- los expedidos por mi Gobierno, en que los
des y recursos que su alto rango exije para el favores que concede ó no concede comprenden
desempeño de su misión. Por estas razones con el Perú á todos los Pueblos del Universo.
y otras mas que no pueden ocultarse á la sa- Si tül decreto de 9 de Noviembre se hubiera
gacidad y previsión do V E., no dudo que dado contra el comercio francés por ejemplo,
accederá á esta medida, que parece propia de estarían hoi bloqueados todos los puertos del
nuestro recíproco decoro. Perú, y mañana ú otro día que Bolivia expor-
Con esta confianza puede V. E. nombrar tase productos del comereio procedentes de
la persona que se encargue del importante asun- Europa , Brasil ó Buenos-Aires por las fron-
to de negociar la paz y restablecer nuestras teras peruanas, productos idénticos á los del
relaciones comerciales, desgraciadamente in- suelo boliviano, serían aquellos de mejor con-
terrumpidas. Yo me dirijo al Consejo de Es- dieion que los de este, lo que es contra todo
tado pidiendo la aprobación que para tales principio y justicia. —S<jñor Ministro y mi
cosos exije la lei fundamental y cuando V. E. amigo (repliqué), sin estar autorizado y sobre
me instruya de estar ya nombrado el Ministro mi propia responsabilidad acepto la base para
qué represente á su Gobierno, lo será por el tratar despues sobre el negocio principal, si U;
mió el que deba representarle. pop parte de su Gobierno alza el efecto de loa
C«n este motivo reitero á V. E. mis con- decretos contra el comercio del Perú dados
desde el convenio de ¡Puno_ Entonces solo sicion de libertad absoluta de comercio índícrf'
seria igual nuestra posición de negociadores — da en la la. conferencia, dijo— que importaba
Las quejas de U. respecto á la dureza y especia- la adquisición de Arica por compensaciones.
lidad del decreto de mi Gobierno de 9 de No- La rechazé como inadmisible, como absurda,
viembre son comunes á las qne dá el Perú y exijí no se tratase mas sobre tal proposicion—
contra igual dureza desde cinco arios atrás, con Y reconsiderando la suspensión de los decretos
la diferencia que se nota en mi contestación de en cuestión espera el Seíior Frias que la sus-
23 de Diciembre próximo pasado,dando las ex- pensión del de 9 de Noviembre, y 22 de Di-
plicaciones que se me han pedido. La cir- ciembre del de Bolivia abrirán un campo
cunstancia de comprender el decreto de mi Go- para tratar— lo que á mi juicio es inverificable;
bierno n o m i n a t i m los frutos bolivianos y no porque las bases que he propuesto, no las ha
otros, es efecto de la posicion geográfica espe- recibido, sino de un modo frió y/epulsivo—
cial de Bolivia. Los hijos de nuestros hijos Quedan pues suspensas las conferencias, y me
no verán todavía importar de Bolivia al Perú queda por asegurará US. con sentimiento—
productos del comercio Brasilero, Arjentino ó que está rota la mascara con qne se cubría el
Europeo, y jamas cobres y cascarillas, á ex- Gobierno de Bolivia, y lodo lo que hai que
cepción de caballos y («tras acémilas de proce- esperar de él son daños, males al Perú y que
dencia Arjentina, que no son en el dia artículos se yo que mas_ Que se atreva, Señor, y se per-
de primera necesidad, por el fomento que fe derá. Espero órdenes de S. E.
en el Perú á la cria de caballos y mnlos. Dios guarde á US. —S. M. —Pedro kstete.
Considerada, pues, dicha posicion, el decreto A SS el Ministro de Estado del Despacho de
<lebia comprender directamente á Bolivia, para Relaciones Exteriores de la República del
no adolecer de sofistería. También reciente- Perü.
mente ha impuesto el Gobierno de Bolivia un
derecho de tránsito oneroso contra el Perú
sobre caballos y otrasacémilas de Buenos Aires Legacíon del Perú cerco, del Gobierno
que se importan para el uso exclusivo del de Bolivia—Paz á 3 de Febrero
Perú. de 1847.
Después discurrimos sobre si los decretos
de ambos Gobiernos respecto á aduanas eran SEÑOR.
en protección de sus respectivos productos, y
resulto por consecuencia aunque no convenida, Ayer recibí una invitación oficial del Sr.
que eran protectores—Como una incidencia Frias para una conferencia que hemos cele-
me propuso en seguida el Señor Frias la liber- brado hoi, de cuyas circunstancias y fondo
tad absoluta de comercio entre ambos pueblos paso á dar cuenta á US.
sin aduanas ni algún derecho por pequeño que Propuso nuevamente la cuestión del tra-
fuese, siempre que el Perú dejase á Bolivia li- tado de comercio, y la suspensión del decreto,
t)re su comercio por Arica sin derecho de trán- de 9 de Noviembre para entrar en el fondo
sito. Oí esta nueva base como una paradoja— de ella, es decir, para principiar á tratar; pero
no la di importancia, y suspendimos la confe- todo esto envuelto en la libertad absoluta del
rencia, para continuarla endiassucesivos.no comercio de B o l i v i a por una dirección d a d a al
sin haber insistido yo repetidas veces sobre que mar pór nuestro t e r r i t o r i o . Pedi sobre éste
el medio mas eficaz de evitar males á ambos deseo ó pensamiento explicaciones, porque en
paises, y evitar el efecto de los crecidos dere- su enunciación era vago y oscuro—nada de
chos, era el de proceder desde luego á ajustar territorio me respondió—Entonces le com*
el tratado de comereio. prendí menos —¿Es un camino carril lo que
Sírvase US. dar cuenta á S. E. del conte- U. pretende Señor Frias? ¿Es un muro para
nido de esta comunicación. unir Bolivia con los mares del Perú, como
Dios guarde á US S. M.— Pedro Astete. el que unia el Píreo con Atenas? ¿Es por fin
A SS. el Ministro de Estado, en el Despacho de una linea ( tenia la "Epoca " por delante J
Belacioues Exteriores de la República del como la que separa el Folletín de las otras
Perú. columnas? Pero todo esto es territorio—
Hai ejemplares modernos en Europa de con-
cesiones de territorio para las v\as de comer-
"Legación del Per tí cerca del Gobier- cio, (contestó). Respondí , que no conocía
no de Boíicia—Paz á 29 de Enero otros que el arreglo por aduanas comunes en
de 1847. Ja Bélgica, y i|ue tampoco aquellas (las conce-
siones) si existían, podían presentarse como
SEÑOR. antecedentes para darlos por regla al Perú —
Me argüyó entonces de animosidad contra Bo-
Hoi he celebrado la segunda conferencia livia —me defendí victoriosamente, porque Sr.
con el Señor Ministro Frias, de que paso á dar Ministro, —no puedo tenerla contra todo un
cuenta á US. brevemente, animado como estoi pueblo de quien recibo pruebas de estimación.
de un profundo sentimiento de indignación— Convenimos en que, las conferencias queda-
Ha insistido el Señor Frias en la suspencion ban anudadas para continuarlas Oportunamen-
del decreto de 9 de Noviembre sin conceder te, y añadí "supuestas la suspensión de los
por su parte la suspension.de los decretos de efectos del decreto de 9 de Noviembre de mi
Bolivia desde el convenio dePuno, como heexi- gobierno , y la de los efectos de los decretos
jído, sino solo los efectos del de 22 de Diciem- del Gobierno de Bolivia desde Junio de 42,
bre último—Y pidiéndole explanase la propo- eliminando la cuestión de territorio, que la
juzgaba inadmisible, como lo expuse en la con- formación del protocolo de costumbre, pues
ierencia anterior, y repetía, puesto que el Sr. de otro modo, podría interpretarse como s e
írias no quiere convenir en el epíteto de ofen- quisiese el sentido de las conferencias, no ha-
siva, con que yo había caracterizado la propo- biendo cosa escrita á que atenerse; y debe US.
sicion en la segunda conferencia"— su respues- arreglarse á las instrucciones que se le han
ta fué evasiva, y por mas que lo interpelé no dado y á las que se le dieren en lo sucesivo ,
conseguí otra. Por último convenimos en que que serán consecuencias de los mismos acon-
á este paso, es decir, á la continuación de con- tecimientos de que US. dará pa rte.
ferencias, se daría la publicidad conveniente, Dios guardeá US—José G. Paz S o l d á n .
y que en adelante serian por una y otra parte
guardadas con absoluta reserva las que tuvie- «HaiEK*
sen lugar.
Lugar del s e l l o — L i m a , a 10de Febrero
Exijí también, sin resultado, que la pre-
sente conferencia se redactase, y formásemos de 1847.
-el protocolo, comprendiendo las dos anterio-
res— se excusó y se negó á ello el Seíior Frías, Despues de haber pasado á V. E. mi oficio
sin dar una razón convincente. de 2o de Enero, he recibido una comunica-
Seguidamente pedí explicaciones sobre el ción del Encargado de Negocios de esta Repú-
aumento del ejército hasta un número que blica en esa, fecha 29 del mismo mes, en que
creia innecesario para rechazar á Florez, tanto me avisa é intruye de la conferencia tenida
mas, cuanto q' el Perú no se armaba, y en opi- con V. E. sobre suspensión de los decretos
nion del Señor Frias— los invasores llegados expedidos por ambos gobiernos con posterio-
al Pacifico se rendirían á discreción.— No hasta ridad al tratado de Puno, ó celebración de
tanto, respondió, y el Perú siempre nos ha otro nuevo, y en que V. E. presentó como
invadido, y tiene (como U. me lo ha indicado) base de todo tratado la adquisición de A r i c a
la facilidad de poner en un mes diez mil hom- por compensación, proposicion que rechazó
bres, y si no ha aumentado su ejército como como absurda é inadmisible.
Bolivia contra Florez, aumenta su marina y El Encargado de Negocios ha cumplido
otros medios de ataque y resistencia—A esto con sus deberes al negarse á tan extraía pe-
repuse con la historia déla Administración de tición, que ha excitado también justa sorpresa
Santa Cruz y sus invasiones por el Norte aun en el ánimo de este gobierno. Ningunna re-
despues de Yungai, lación tiene la cesión de territorio con el ar«
Suspendimos la conferencia, sin ningún glo de nuestro comercio recíproco, y será la
resultado, como se vé por esta exposición, primera vez en que se ha solicitado tal au-
quedándome la creencia de la intención y acti- mento como base de un tratado comercial. Ni
tud hostil de este Gobierno contra el Perú. Bolivia ni el Perú, necesitan para ser amigos
Sírvase US. elevar al conocimiento de y para continuar comerciando presentar como
S. E. la presente comunicación que dirijo á base la que V. E. ha fijado. Hace veinte y dos
cargo del Séfior Prefecto de Moquegua. años que se fundó esa República, y para pro-
Dios guarde á US. _ S . M Pedro Astete. gresar, ser feliz é independiente no ha nece-
A SS. el Ministro de Estado del Despacho de sitado mas territorio que el que tiene, porque
Relaciones Exteriores de la República del la felicidad ó ventura de los pueblos solo de-
Perú. pende de los elementos que la naturaleza le
haya dado y desús buenas leyes, compensando
por medio de ellas las desventajas locales.
Lima 10 de Marzo de 1847. Si para su progreso comercial necesita
Bolivia franquicias, arreglos recíprocos ó re-
Al SeÑor Encargado de Negocios del Perú en baja de tarifas, el Gobierno del Períi lo ha
la República de Bolivia. ofrecido hasta donde sus facultades lo permi-
tían; mas si el de Y. E. exije la adquisición
Son en este despacho dos comunicaciones de Ariea ó de cualquiera otra porcion del ter-
de US. la primera de 3 de Febrero anterior, ritorio peruano, debe saber desde ahora para
recibida en 24, y la segunda de 8 del mismo en todo tiempo, que su gobierno jamas con-
mes, recibida en 22. Ambas contienen la vendrá en ceder la mas pequeña parte de él,
conferencia tenida por US. con el Señor Minis- por insignificante que parezca, como base de
tro de Relaciones Exteriores de esa República tratado, ó por cualquiera otra causa: que ten-
referente á bases para tratados de comercio y drá como no hecha, ni admitirá ó contestará
mala intelijencia que se pretende atribuir á es- proposicion que directa ó indirectamente tien-
te gobierno con aquél. S. E. en vista de am- da á este objeto : que siendo la integridad
bas notas me ordena contestar áUS.: que debe territorial de la Nación Peruana una base inal-
usar en tan delicadas circunstancias de toda su terable de su constitución, el ejecutivo está
prudencia y de todos los recursos que el De- obligado á conservarla y sostenerla sin reparar
recho de Jen tes y la Diplomacia ponen á en sacrificios : que no hai facultad ni poder
su disposición para conjurar una tempestad, en la. República para acceder á pretensiones
que sin causa alguna de parle del Perú le contrarias, siendo también nulos y atentatorios
amenaza: por lo mismo no debe US. despe- desde ahora para siempre jamas las estipula-
dirse, sino cuando llegue el caso de exijirlo ciones, convenios ó tratados que pudieran ha-
el decoro nacional, haciendo antes las pro- cerse contraviniendo á estos principios y leyes
testos respectivas. fundamentales. Por tanto, es pues, inútil in-
. advertirá US. que no debe en- sistir mas en el asunto, lo que puede servir al
USfta^MLihftllfprPnmQ ol nr una , f i j n PTiiiP g^Jgg j a Gobierno de Y. E, como regla al entrar en.
arreglos comerciales con el del Perú. ferencia, no ha podido suponérseme el ánimo
No cree mi gobierno que el único medio do hacer tal proposicion, que era, y es evi -
de arreglar el trálico del comercio con Bolivia, dentemente contradictoria á la condición que
sea el propuesto por V. E., cuando la pru- exijí del Señor Astete, de suspender los decre-
dencia, la buena fé y la práctica de los nego- tos de 9 de Noviembre y 22 de Diciembre úl-
cios presentan tantos otros que pueden adop- timos, para escuchar y tomar ert considera-
tarse sin inconveniente ni desventaja. ción , por mí parte, cualquier proyecto de
Lo que perjudica á ambos Estados en sus tratado.
relaciones comerciales son los fuertes impues- Despues de lo que dejo expuesto, solo
tos establecidos primero en Bolivia sobre los por restablecer la verdad de los hechos, no me
productos peruanos, y últimamente en esta toca por ahora tomar en consideración las ob-
República, aunque mas moderados, sobre los servaciones de V. E. sobre la incongruencia
frutos bolivianos. Si la causa del mal es esta, de tal proposicion, cuya inexacta y falsa supo*
el remedio es fácil rebajando proporcional- posicion, no se descubre á que objeto pueda
mente las tarifas, á lo que se presta mi gobier- conducir.
no y se lia negado el de V. E., según avisa Por tanto, solo reitero á Y. E. las segu-
el Señor Astete. Los pueblos solo necesitan ridades de la mas distinguida consideración
para ser felices libertad y protección, y estas y respeto, con que soi de V. E. muí atento
no crecen aumentándose el territorio, sino dis- obediente servidor Tomas Frías. ^
minuyendo las gabelas y haciendo gozar prác- AI Exmo. Señor Ministro de Relaciones
ticamente los beneficios de una lejislacion be- Exteriores del Perú etc. ctc. etc.
névola y liberal.
El Gobierno Peruano conoce estas verda-
des y de todo corazón desea que sean prácticas
y comunes: amigo de la paz y decidido á sos- Legación del Perú cerca del Gobierno
tenerla, nada hará que pueda inquietar ni per- de Bolivia—Paz, á '26 de Marzo de
turbar la de Bolivia ó de otros Estados, sin 1847.
dejar por eso de exijir de todos que no inquie-
ten ni perturben la suya y que respeten sus Señor.
derechos, que desea y puede conservar.
Con lealted y franqueza he trazado á V. El adjunto documento legal, es copia fiel
E. en pocas líneas la fé política de mi gobierno de una conferencia celebrada en 11 del cor-
en sus relaciones con el de V. E., y desearía riente entre el Ministro de Relaciones Exterio-
que apreciando la justicia y sinceridad de estos res de Bolivia y el infrascrito Encargado de
sentimientos los acepte y valorize como mere- Negocios del Perú. Al dar cuenta á S. E. por el
cen. respetable órgano de US. de otra de 3 de Fe-
Reciba V. E. las consideraciones y res brero último, avisé que el Señor Frías se
petos de su atento seguro servidor. —José G . habia negado á protocolizar esta y las ante-
Paz Soldán. riores. Tal conducta aflijia mi espíritu, por
A S. E. el Seuor Ministro de Relaciones que podia referirse de otro modo el resultado
Exteriores déla República de,Bolivia. de dichas conferencias, y por otra parte el go-
bierno carecía de argumentos, que en su tiem-
• ^ s s m ^ po probasen su conducta amistosa y los sacri-
ficios á que se allanaban, con tal de alcanzar
República Bolviana—Ministerio de la paz y un tratado de comercio recíproca-
Relaciones Exteriores—faz, Marzo mente ventajoso al Perú y Bolivia.
9 de 1847. Por tales razones no vacilé en firmar el
acta ó protocolo mencionado. V diré á US.Jpor
Juntamente con diferentes oficios de V. E. conclusión, que noté en el Seyor Frías pro-»
cuyas fechas corren desde 15 de Enero hasta fundo desasociego de ánimo al reconsiderar
el 11 de Febrero último, ha venido á mis ma- la proposicion de «cesión de Tacna y Arica."
nos el de 10 de Febrero, en que refiriéndose Sírvase US. poner en conocimiento de
V. E. al aviso que le ha sido dado por el Se- S. E. este asunto.
ñor Encargado de Negocios del Perú de la con- Dios guarde á US.— S. M.—Pedro Astete.
ferencia que tuvo conmigo en los últimos días A S. E. el Ministro de Estado del despa-
del mes de Enero, afirma, que yo le presenté pacho de Relaciones Exteriores 4e la Repúbliw
en ella como base de todo tratado entre Bo- del Perü.
livia y el Perú la adquisición de A r i c a por com*
sensaciones, proposicion que rechazó él, añade
V. E. como absurda é i n a d m i s i b l e : y sobre cuyo
supuesto, sigue Y. E. fundando largmeote la
PROTOCOLO
incongruencia de dicha proposicion.
Antes de dar cuenta á mi gobierno del De la conferencia oficial tenida entre
mencionado oficio de V. E., que no he podido el Ministro de Relaciones Exterio-
leer sin suma extrafieza, es de mi deber de- res de Bolivia y el Encargado de
clarar á V. E., que es de todo punto falso el Negocios del Gobierno Sel Perú.
hecho de haber yo presentado como base de
todo tratado la adquisición de Arica por com- Presentes en la Gasa del Ministerio de Re-
pensaciones; que sin torcer de propósito el laciones Exteriores los mencionados Seño-
sentido de todas mis palabras en apella con- res, tomó la palabra el Seuor Ministro Fría»
y dijo:—El Sefior Paz Soldán en contesta- pedí la enunciación mas clara de esta propo-
clon á las explicaciones que mi gobierno pi- sieion. Y entonces fué cuando el Señor Frias
dió ol del Perú con motivo del decreto de me dijo:— "que importaba la adquisición para
9 de Noviembre , menciona dos ó tres he- Bolivia del puerto de Arica, loque propon-
chos desfavorables al comercio de aquel pais í dria por su parte" —proposición que rechazó
en Bolivia, como resulta del aguardiente del ! como inadmisible y ofensiva á la dignidad de
Perü, que, atendida su calidad y comparado | mi gobierno. Por lo demás, no tengo incon-
con el Europeo, resulta estar mas gravado que veniente para convenir con el Señor Mi-
éste: el no recibirse en pago de los derechos nistro Frias en que la proposición de cesión
de este articulo los documentos de deuda in- de Arica, presentada de futuro, podía h a b e r l a
terna, y el diverso plazo para pagar en adua- concebido, no como base para tratar, sino como
na los derechos respectivos. mera emerjencia del momento, sentido en que
He contestado al Sefior Paz Soldán, que la he trasmitido á mi gobierno, al darle cuen-
si estos ú otros daíios del comercio reciproco ta de las expresadas conferencias de 26 y 2¡)
de ambos pueblos, aun no están remediados, de Enero próximo pasado y 5 de Febrero úl-
ha sido porque hasta ahora no se habrá tenido timo.
é bien hacerlos conocer y representarlos á mi Con lo que se dió por terminada la con-
gobierno, que se halla dispuesto a modificar ferencia y la firmaron.—Paz, Marzo 11 de
sus reglamentos, para hacer desaparecer estas 1844 —Pedro Astele —Tomas f r i a s .
ú otras lesiones del comercio peruano luego Es conforme—óslete.
que llegue el caso de discutir esta materia.
Con este motivo me permitirá el Señor En-
cargado de Negocios preguntarle: —si es ver-
dad que durante todo el curso de nuestras úl- Legación del Vcrú cerca del Gobier-
timas conferencias, le he expresado siempre, no de Bolivia—Paz á 25 de Marzo
no poder iniciar ningún convenio, mientras de 1847.
no se acuerde previamente la suspensión de
los decretos de 9 de Noviembre y 22 de Di- De conformidad con las prescripciones
ciembre últimos, y que al tratarse esta cues- que US. se sirvió trasmitirme de órden de
tión, se tocó por incidencia —la libertad é in- S. E. en 4 de Febrero, para que insistiera
dependencia absoluta del comercio ultra-mari- nuevamente y de oficio en la celebración del
no de Bolivia, ó la estipulación de algún me- tratado de comercio, ó al menos en lu de un
dio, que facilitando dicho comercio no pue- arreglo de tarifas, de que he acusado recibo
da el Perú impedirlo ni frustrarlo, ni hacerlo por comunicación oficial de 10 del presente,
depender de las contingencias de la política: pasé al Señor Frias Ministro de Relaciones Ex-
pues que no habiendo tenido orijen en Bolivia teriores una nota que copiada y legalizada
la idéa de ajustar un tratado de comercio, sino adjunto bajo el número 1 . ° con la contes-
que por et contrario , habiéndome negado tación número 2.® en copia también legal.
constantemente aun á escuchar las bases que Este asunto ha ocupado seriamente al Go-
el Señor Astete deseaba proponerme, habría bierno de- Bolivia_ Por la contestación verá
incurrido en una notable contradicción con US. que ha sido consultado el Consejo Na-
mi propósito al formular las bases ó propo- cional— y agregaré que este cuerpo ha cele-
siciones para un tratado: por manera que si brado sus sesiones (á consecuencia del informe
se habló de la adquisición del puerto de Arica, expedido por el Sefior Olarlela) en un salón
fué de un modo hipotético, y solo para de- de palacio con asistencia de S. E. el Jeneral
mostrar, que semejante medio, si se empleara Ballivian. La letra del informe y las circuns-
en el arreglo de nuestras cuestiones, no seria tancia del debate, han quedado para mi en nn
ofensivo al Perú, profundo misterio; porque la sesión fué se-
El Señor Encargado contestó: —es verdad creta y en Palacio, como llevo indicado.
que el Sefior Miuistro de Relaciones Exterio- Mientras recibo órdenes de S. E. contes-
res se negó en las citadas conferencias á es- taré al ultimátum "que be dado cuenta á mi
cuchar las bases que deseaba manifestarle re- Gobierno y que espero sus órdenes."
lativamente á un tratado de comercio, alegan- Y diré por conclusión que el lenguaje
para ello, no serle posible dar paso alguno fácil y ligero de la nota del Señor Frias, no
en este negociado, sin que se acuerde de ante- esta en consonancia con los incesantes apres-
mano la suspensión de los dos referidos de- tos bélicos.
cretos, bajo cuya influencia no concebía el Se- Todo lo que se servirá Y. E. elevar al
fior Frias, como podria procederse á un pa- conocimiento de S. E.
cífico y amigable arreglo comercial; pero de Dios guarde á Y. E — S. M Pedro As-
hecho propuse las bases reducidas á aduana tefe.
común y arreglo de tarifas, conviniendo yo en
la suspensión del decreto de 9 de Noviembre,
con tal que el Gobierno de Bolivia, por su Legación del Perú cerca del Gobier-
parte suspendiesen los decretos análogos desde no de Bolivia—Paz a 13 de Mir-
el ano de 1842.
zo de 1847.
Y pasando á contestar el último extremo
déla inteirogaeion del Señor Ministro diré: —
SEÑOR.
que no comprendiendo el espíritu de la pro-
posición relativa á libertad é independencia El infrascrito Encargado de Negocios del
ate^^tf de| comercio ultra-marino de Solivia Perú tiene el honor de decir á S. E. el Mínis-
23 )
(ro ile Relaciones Exteriores de Bolivia-, que á S. E. el Ministro de Relaciones Exteriores
los decretos de 9 de Noviembre último del del Perú, el Gobierno Boliviano está pronto
Gobierno del Perú y 22 de Diciembre del de a escuchar, discutir, y en su caso acordar, to-
Bclivia han dado ya por resultado una pará- das las proposiciones del tratado de comercio
lisis casi completa al comercio entre ambos entre Bolivia y el Perú, cuya celebración pro-
pueblos—que este estado de cosas no puede pone S. S. siempre que S. S., se preste á es-
subsistir, y menos ser mirado fríamente por tipular previamente, la suspensión,á lo menos
su Gobierno, encargado de promover los me- temporal, de los decretos de 9 de Noviembre
dios de progreso y fomento del Perú sin y 22 de Diciembre del auo pasado, como el
daño de tercero. En este conflicto, el in- infrascrito está pronto á estipular la inmedia-
Irascrito, por especial encargado de su Go- ta rectificación de los reglamentos fiscales de
bierno, invita de nuevo á S. E. el Ministro Bolivia, en los tres puntos representados por
de Relaciones Exteriores de Bolivia, á la ce- S. E. el Ministro de Relaciones Exteriores del
lebración de un tratado de comercio con el Perú en su nota de 2o de Eneró último.
Perú, recíproco en sus preceptos y calcula- Reproduciendo el infrascrito es}a decla-
do para parar los danos que se sienten de ración, que tan repetidamente ba hecho el
presente. Señor Encargado de Negocios, se abstendrá
La aduana común, ó la baja de tarifas, de llamar nuevamente su atención á los mul-
comprensiva de los derechos de tránsito son tiplicados fundamentos que le ha representa-
las bases que otras veces y en conferencias do, para no abrir las negociaciones bajo el
oficiales ha propuesto el infrascrito á S. E., imperio de los mencionados decretos de in-
desgraciadamente sin resultado. Y supuesto terdicción del comercio. Pero no puede me-
que los dos mencionados decretos han pro- nos de notar, que la resistencia deS. S. á dicha
ducido sus efectos, y su suspensión para ne- suspensión, es una contradicción solemne de
gociar un tratado de comercio no puede sel- la declaración que al fin de su nota se ha ser-
va una condicion sine qua non; (mas cuando vido hacer de orden de su gobierno, d saber:
S. E. no cedió á suspender los efectos de los que por cuestiones comerciales jamas alterará
decretos de su gobierno,que gravaban extraor- el Verú las buenas actuales relaciones de paz
dinariamente desde el año 42, al comercio pe- y amistad existentes entre el P e r ú y B o l i v i a :
ruano, caso en que el infrascrito convino en pues nada es mas opuesto á esa profesion de
suspender el decreto de 9 de Noviembre) la paz y amistad, que la interdicción comereíal,
buena lógica financiera parece prescribir la promovida por ¡el Gobierno de S. S. con él
adopcion de remedios. El infrascrito los en- pretexto de decidir á Bolivia á la celebración
cuentro en las bases arriba expresadas que, de un tratado, y mantenido todavía con te-
nuevamente propone, y de cuya seria y atenta nacidad, cuando ella es el único obstáculo de l
consideración resultarán aquellos. tratado.
Pondrá ademas el infrascrito en conoci- Abstienese también el infrascrito,por con-
miento de S. E. también de orden de su go- sideraciones que son mui obvias para cual-
bierno que declara, que por cuestiones comer- quiera que ame la continuación dé la paz
ciales jamas alterará el Perú, las buenas actua- entre ambas naciones.de tomar en considera-
les relaciones de paz y amistad existentes en- ción la última declaración de S. S. deque no
tre el Perú y Bolivia—Así mismo declara que p e r m i t i r á su gobierno la desmembración tí ocu-
el Gobierno del Perú, en cumplimiento de sus pación de la mas pequeña parle de su territo-
deberes.no permitirá la desmembración ó usur- rio; declaración que es tan ajena de las cues-
pación de lamas pequeiía parte de su territo- tiones comerciales que ventilan los Gobiernos
rio, por cuya conservación hará los sacrificios de Bolivia y el Perú, como inconducente k su
y esfuerzos a que se halla obligado. solucion.
El infrascrito ruega á S. E. se sirva ad- El infrascrito se complace en, manifestar
mitir el distinguido aprecio y alta considera- al Señor Encargado de Negocios su esperanza,
ción con que es su muí atento obediente ser- de que aceptados los términos claros, senci-
vidor— Pedro Astete. llos y justos, en que está dispuesto á continuar
Exmo. Señor Ministro de Relaciones Exte- la negociación pendiente, S. S. renovará tas
riores de Bolivia —Es conforme —Astete. conferencias interrumpidas con el iiífr&SCritQ.
Debe agregar finalmente, que en el traicut^o
de diez dias, que han pasado desde que refjífió
la ñola de S. S., su gobierno ha conside-
República Boliviana Ministerio de rado tan detenida é imparcialment^'estos,ne-
H elaciones Exteriores l'az, Marzo gociados, que ha buscado y encontrado ett la
23 de 1817. experiencia y luces del Consejo.Nacional /de la
República, la confirmación mas unánime y ex-
El infrascrito Ministro de Relaciones Ex- plícita de la justicia y conveniencia de la re-
teriores habiendo recibido la nota del Señor solución trasmitida en e&ta nota á S. S.
Encargado de Negocios del Perú de 13 del El infrascrito renueva al Señor Encarga-,
presente mes, y elevadola al conocimiento del do de Negocios, las seguridades de su mas alta
Presidente, tiene el honor de dar á SS. de consideración y respeto.^-Tornas F r í a s .
orden de S. E. la respuesta siguiente: Al Señor D. Pedro Astete, Encargado de
De conformidad coa lo que el infrascrito Negocios del Perú etc. etc.
ha tenido el honor de declarar en distintas Es conforme. —Asíe'e,
conferencias uniformemente al Señor Encar-
( 24)
Lima, á 10 de Abril de 1847. Scuor Ministro:

Por la nota de US. de23 de Marzo próxi- Animado el Consejo del patriotismo mas
mo pasado y documentos que á ella acompaña puro y teniendo siempre á la vista el honor na-
se ha informado S. E. et Presidente de que cional, ha examinado con detención y maduro
el Gobierno de Bolivia está pronto á escuchar, acuerdo el estado actual de la negociación di-
discutir y en su caso acordar todas las pro- plomática entablada por el SeÑor Encargado
posiciones del tratado de comercio, cuya ce- de Negocios del Perú, y conducida con sobra-
lebración ha propuesto US , siempre que se do acierto por Y. G. Bien grave ha sido la
estipule previamente la suspensión, á lo menos cuestión que el Supremo Gobierno sometió al
temporal, del decreto de 9 de Noviembre del exámen del Consejo Nacional. ¿Conviene ó
ano anterior. Con bastante claridad se tras- nó continuar la negociación entablada por
luce, que el fin de esta solicitud es franquear parte del Gobierno Peruano? Acorde el Con-
la salida á los frutos bolivianos que se hallan sejo con el sentimiento de paz y armonía que
estancados en los departamentos de Oruro y respira el gobierno, no le ha sido difícil deci-
de la Paz, por la subsistencia del susodicho dirse por la continuación de aquella hasta ago-
decreto. Pero, aunque esta presunción no ra- tar todos los medios que. pudieran restablecer
yara en la certidumbre, ni el honor del gobier- las buenas relaciones mercantiles entre el pue-
no ni la dignidad de la nación permiten conve- blo Peruano y el de Bolivia.
nir en un retroceso desdoroso, ni ceder á un Si el gobierno de aquel manifiesta en sus
acto que nos envilecería. actos diplomáticos el deseo de no turbar ni
Las medidas que han obstruido el comer- alterar la paz y recíproca amistad por intere-
cio reciproco, partieron del Gobierno de Bo- ses comerciales, el nuestro sobrepujará en tan
livia^ y el Perú, usando del derecho perfecto honorífico esfuerzo, haciendo cualquier sacri-
que ledá la capitulación de Acora, en que aquel ficio á reserva de el del honor nacional.
se ha fundado para dictarlas, expidió la que Mal se combinaría el sumo aprecio de tan
se le propone suspender^ despues de haber so- estimable prenda accediendo á escuchar pro.-
portado con una paciencia admirable los ma- posiciones de parte del Señor Encargado de-
les qqe se bpn causado & los pueblos perua- Negocios del Perú, bajo la terrible influencia
nos, que cambian sus producciones con las del decreto de 9 de Noviembre del aíio ante-
de Bolivia. No obstante, impulsado de sus sin- rior, dictado por aquel gobierno. Continuar
ceros y eficaces deseos de sostener la paz exter- tratando en el estado de interdicción en que
na y estar intimamente persuadido, que cual- el citado decreto ha colocado á Bolivia coa el
quiera arreglo comercial q' se estipule, interesa resto del mundo, importaria una debilidad, y,
mas á Bolivia q' al Perú, en obsequio deella.solo se creería que se ha celebrado una capitula-
puede consentir que se suspendan los efectos ción bajo el influjo de la fuerza.
del citado decreto de 9 de Noviembre, siem- Se lisonjea el Consejo Nacional de que el"
pre que*el Gobierno de Bolivia convenga si- Sefior Encargado de Negocios del Perú en su.
multáneamente en reponer las cosas al estado comunicación de 13 del corriente, haya con-
en que se hallaban antes de que caducase la fesado expresamente qua el decreto de 9 de
convención preliminar celebrada en el aíio de Noviembre, y medidas que por su consecuen-
4840. Hecho este ajustamiento, el Gobierno cia, se ha visto obligado á adoptar nuestro
del Perú oirá y discutirá también cualesquiera [ gobierno, hayan dado por resultado una pa-
proposiciones que se le hagan, pues está re- rálisis casi completa al comercio entre am-
suelto á no repeler ninguna que sea recipro- bos pueblos. Tal proposicion escrita por la,
camente útil á las dos Repúblicas, ni á apelar mano del Sefior As te te, nos envia la idea de-
j^mas al recurso de las almas, mientras sea toda la justicia de nuestra parte, y hace entre-
posible transijir las diferencias por la razón ver una próxima y casi segura accesión á sus-
ele las negociaciones. Asi, US. continuará, pro- pender la vijeneia de tan hostil como injusto
moviéndolas sobre la base indicada , y en el decreto.
caso inesperado que sean enteramente desa- Los departamentos Sud-Peruanos altar
tendidas y se quiera emplear la violencia, mente perjudicados con la obstrucción del mer-
para obtener por su medio lo que no debemos cado boliviano, sin el movimiento y constante
otorgar, el Perú entonces se verá en la nece- empleo de sus. numerosas recuas y sin los de-
sidad de defender sus derechos con los mismos rechos de tránsito, almacenaje y otros muchos,
ipedios que se empleen para violarlos. que forman gran parte de su riqueza, claman.
De orden suprema lo comunico a US., qui?á con mas fervor que nosotros por la sus-
gara su intelijenci^. pensión del estado en que una mal calculada
Dios guarde á US. — Manuel Modales. política ha colocado á ambos países. La vio-
Al Sefior Encargado de Negocios del Perú, lenta posicion en que se hallan, no puede ser
<;erca del, Gobierno de Bolivia. I duradera, porque nada violento es durable.
MUÍ penetrado el Consejo del espíritu de
paz y, de fraternidad que abriga S. E. el Pre-
República Boliviana—Presidencia del sidente de la República respecto al pueblo pe-
Consejo Nacional—Sala de, sesiones, ruano y su gobierno, confiado ademas en el;
J m Ja Paz, á 23 de Marzo de 1847. perfecto conocimiento con que V. G. maneja
y conduce esta cuestión, opina por la continua-
m K t t m & $ JKlístro dé Estado ¿el despacito ción de las negociaciones, sobre la precisa in-
dispensable beise de alzar el Gobierno del; Per»;
25 )
su decrto de 9 de Noviembre del año anterior, Legación del P e r ú cerca del Gobierno de B o l i -
estando pronto el nuestro, no solo a suspender v i a — P a z á 30 de M a r z o de 1847.
el de 22 de Diciembre posterior, sino también
á modificar nuestros reglamentos en cuánto á Señor.
las cesiones que V. G. ha creido justo reme-
diar eu su comunicación de 8 del presente, El infrascrito Encargado de Negocios del
dirijida al Exmo. Señor Ministro de Relacio- Perú tiene la honra de avisar á S. E. el Minis-
nes Exteriores del Perú. Semejante proceder tro de Relaciones Exteriores de Bolivia,que ha
tanto mas justo de nuestra parte cuanto es ofi- recibido su estimable nota de 23 del corriente,
cioso, infundirá a\ Señor Encargado de Nego- por la que en contestación á la de 13 del mis-
cios del Perú, á su gobierno y al mundo todo mo mes, se sirve S. E. decirle: que su Go-
el sentimiento de candor y buena fé con que bierno, conforme á sus anteriores declaracio-
el nuestro mira las cuestiones internacionales; nes está pronto á escuchar, discutir y en su
cuestiones que envuelven grandes intereses de caso acordar, todas las proposiciones de. un
dos pueblos hermanos. Tratado de comercio entre el Perú y Bolivia,
Si por desgracia se negase el Señor En- propuestas por el infrascrito, prévia la suspen-
cargado de Negocios á escuchar tan amiga- sión, al menos temporal, de los decretos cor-
bles proposiciones, ya tenemos como satisfa- relativos de 9 de Noviembre y 22 de Üiciera-
cer á las Naciones del Orbe, de que la resis- bre del año pasado, hallándose ademas dis-
tencia á estrechar vínculos de paz y fraterni- puesto á rectificar los reglamentos fiscales de
dad con el Perú, no ha estado de nuestra parte. Bolivia perjudiciales al comercio del Perü, ea
Tal es, Señor Ministro, el dictámen que los casos puestos de manifiesto por el Señor,
con unanimidad de sufrajios, ha resuelto el Paz Soldán, que reproduce la declaración. Que,
Consejo Nacional dirijir al Supremo Gobierno en la resistencia á la suspensión de los decre-
por el digno y respetable órgano de V. G. á tos mencionados, encuentra S. E. una contra-
quien deseo que— Dios guarde muchos aíios: dicción solemne con la declaración del in-
Señor Ministro. —José M a r i a Perez de Urdi- frascrito de que por cuestiones comerciales el
minea. Perú no alterará jamás el estado de paz y amis-
tad actualmente existentes entre el Perü y Bo-
livia: que se abstiene S. E. de tomar en consi-
República Boliviana—Ministerio de deración la última declaración del infrascrito
de que no permitirá su gobierno la desmem-
Relaciones Exteriores—Paz Marzo
bración ó usurpación de la mas pepueua parte,
30 de 1847. de su territorio, y concluye S. E. asegurando
que tiene la esperanza de que aceptados los
El infrascrito Ministro de Relaciones Ex- términos claros, sencillos y justos en que est&
teriores se vé en la necesidad de hacer presen- dispuesto á continuarla negociación pendiente,.,
te al SeÑor Encargado de Negocios del Perú, renovará con el infrascrito las conferencias,
que la nota del infrascrito de 23 del presente siendo ademas tal el sentir del respetable Con-
mes, no contiene sino la reproducción de lo sejo Nacional de Bolivia, cuyo voto solicitó el
que tantas veces desde el 26 de Enero último, gobierno deS. EU
ha tenido el honor de declarar á S-. S. á saber:
la pronta disposición del Gobierno de Bolivia El infrascrito ba meditado mui detenida-
para entrar en la negociación de nn tratado de mente la nota de S. E., y el carácter del ulti-
comercio con el Gobierno de S. S , siempre mátum dado á la previa suspensión de los de-
que se estipule previamente la suspensión de cretos de ft de Noviembre y 22 de Diciembre
los decretos de 9 de Noviembre y 22: de Diciem- para tratar, lo ha decidido aponer en conoci-
bre últimos. miento de su gobierno, (como lo ha hecho en»
25 del corriente,) la nota de S. E. y desea con-
Habiéndose pues hecho esta declaración á fiadamente que la contestación y autorización-
S. S. desde ahora sesenta y dos dias,. el Go- que reciba han de ser una nueva prueba de los
bierno del infrascrito tiene derecho de espe- sentimientos amistosos del Gobierno del Perú»
rar que S. S. no demorará por ma& tiempo hácia el de Bolivia.
una contestación categórica y definitiva, para
El infrascrito renueva á S. E. el Ministro-
<jue en su mérito pueda el Gobierno del: infras-
de Relaciones Exteriores de Bolivia las seguri-
crito disponer lo que convengaá la guarda y
dades déla distinguida, consideración y res-
protección délos grandes intereses que se Man-
peto con que es su mui atento obediente ser*
tienen en tan funesta postración, y adoptarlas
vidor— P e d r o A s t e t e .
medidas que convengan, en caso de no conse-
Exmo. Señor Ministro de Relaciones Ex-
guirte la suspensión tantas veces solicitada de
teriores de la República de Bolivia.,
aquellos decretos.
Con tal intento el infrascrito reitera al
<>Z3m¿>
Señor Encargado de Negocios los sentimien-
tos de alta y distinguida consideración con que República Boliviana—Ministerio de Relacio-
tiene el honor de ser su atento, obediente ser- nes Exteriores—Paz Marzo 31 de1847.
vidor —Tomas F r í a s .
Al Señor D. Pedro Astete, Encargado de Señor.
Wegocios del Perú etc. etc. Tengo el honor de pasar á manos de TIS.
copia autorizada del decreto que mi gobierno»
se ha semdó adoptar el dia de hoi, para hacer-
recíproca y total la interdicción comemal éa*
26 )
fes dos Repúblicas, promovida contra Bolivia Todo esto, junto con la publicación que
por el decreto del Gobierno de US. de 9 de ¡ han tenido en este intérvalo de tiempo las n<>-
Noviembre de 1846. | tas de 23 de Enero y de 8 de Marzo de los
Aunque los motivos de esta medida com- j Ministerios de Relaciones Exteriores del Perú
prendidos en el texto del decreto, indican su- ! y de Bolivia, parecía exíjír la mas pronta y
ficientemente su extensión, asi como el objeto ¡ franca discusión de los interéses comerciales
y fin a que sedirije, con todo será conducente ¡ de ambas Repúblicas, para concertarlos en un
á este fin desenvolver aqui dichos motivos, | tratado, si efectivamente asistiese al gobierno
como lo verifico de orden del Presidente,para I de US. el deseo de celebrarlo— Pero la última
que US. se sirva elevarlos al conocimiento | nota que he tenido el honor de recibir de US.
Nde su gobierno. ! el dia de ayer, y en la cual US. no hace mas
Es constanteá US., que desde la prime- j que renovar el ofrecimiento que me hizo en
ra conferencia que tuve el honor de pasar con j Enero, de pedir la autorización, sin la que
;
US. en 28 de Enero, no hubo otro obstáculo j el gobierno de US. sabia mui bien que Bo-
¿para tomar en consideración las bases de un | livia no podia entrar en aquella discusión—
tratado de comercio entre ambas Repúblicas, | ha dado á mi gobierno justo motivo para
y proceder á su estipulación, que el hallarse ! dudar de la intención del Perú de transijir en
US. desautorizado para consentir en la revo- i un tratado, sobre los interéses mercantiles de
cación de los decretos de 9 de Noviembre y j estos países.—Prolongándose asi con injusti-
22 de Diciembre, como preliminar natural ó I ficables dilaciones los males que US. mismo
indispensable de aquella estipulación. Y no ¡ reconoce que son efecto del decreto de 9 de
solose consideraba US. desautorizado parala | Noviembre, y combinándose esta estudiada di-
revocación, sino hasta para la simple suspen- lación con los desmanes de la prensa del Pe-
sión del decreto peruano, mientras se acor- rú, y las injurias contra Bolivia y su gobierno,
daban los términos del tratado—En vanore- de que lia sido atestada en los dos últimos
pre6entaba yo á US., que sus instrucciones y meses—mi gobierno faltaría al primero de
autorizaciones para tratar, fque el Gobierno de sus deberes si fiára al curso lento de las jestio-
US. aseguraba ser ámplias é ilimitadas) no nes diplomáticas la guarda y defensa de los
podian dejar de comprender ul menos tácita- grandes interéses nacionales atacados por el
mente aquella facultad de suspender la inter- decreto peruano de 9 de Noviembre.
dicción comercial, en los momentos precisos Por todo lo cual, y eoneiliundo en cuanto
de la negociación, de la misma manera que es doble, la guarda de sus propios derechos,
se suspenden las hostilidades entre los belije- con la esperanza de arribar al término de la
rantes en los momentos de negociar la paz. negociación pendiente, siempre que US. re-
Empeñábase US. en mantener durante la ne- ciba la autorización exijida, se ha limitado, en
gociación, el vigor de un decreto hostil y fu- el decreto adjunto, á establecer la interdicción
nesto á los interéses de ambos paises, cuando comercial en las fronteras terrestres de arabas
por otra parte aseguraba US., que semejante Repúblicas; reservándose extender esta inter-
decreto no tenia otro objeto que decidirnos á dicción, hasta prohibir todo iníercurso y co-
entrar en la estipulación de un tratado comer- municación por dichas fronteras, en el caso
cial. —Y sin arredrarse en la evidente contra- que la negociación quede cortada por falta
dicción de estos dos conceptos , se hacia en de la autorización que US. espera — Asimis-
ellos, ademas, la injusticia de suponer, que el mo debo prevenir á US., de orden expresa
Gobierno de Bolivia se negas¿ á t>>du estipu- del Presidente, que la interdicción decretada
lación comercial, cuando US. mismo es el me- en esta fecha, no tendrá efecto, siempre que
jor testigo de lo contrario. De esta manera, por medio de la suspensión del decreto de 9
nuestras citadas conferencias del mes de Enero de Noviembre, sea posible continuarla nego-
terminaron sin otro resultado, que el ofreci- ciación de un tratado de comercio entre Boli-
miento de solicitar US. la autorización de que via y el Perú.
creía carecer, pera precaver á los pueblos de Por último, me será permitido manifes-
los efectos del decreto de 9 de Noviembre. tar á US. que la interpelación contenida en
Entre tanto, en lugar de aquella autoriza- sus apreciables notas de 7 y 30 del presento
ción, tan ansiosamente esperada, porque debía mes, sobre el aumento y situación del Ejército
conducirnos al acuerdo de un tratado, y sobre ' de Bolivia, no puede ser satisfecha todavía por
la cual no he vuelto á ser informado por US., mí, mientras mi gobierno se halla competido
mi gobierno fué sorprendido con la destem- á tomar medidas como la presente, en mérito
plada é inmotivada notificación que el Exnio. de todas las circunstancias desenvueltas en esta
Señor Minislro de Relaciones Exteriores del nota.
Perú nosdirijió en 10 de Febrero último, so- En la cual ruego á US. se [digne aceptar
bre el falso é inventado supuesto, de haber yo el testimonio de la particular consideración y
propuesta a US. como úoico medio deestipular distinguido respeto con que soi de US. mui
el tratado—la cesión de Arica á Bolivia.— atento obediente servidor— Tomas F ñ a s .
Apresúreme á desvanecer el falso supuesto de
aquella notiGcacion en nota de 9 del presente A S. S. el Encargado de Negocios del Pe-
raes, cuya copia acompaño también á US., y rú D. Pedro Astete.
me firnilé á este neto de moderación, esperan-
do Íoda\i;i que US. recibiese la autorización ^siSiíss^ 1 .
¿$lgÉ|Í" es mente dependia el acuerdo del
'¿1 )
José Ballirian. Prendente Constitu- publicar y circular á quienes corresponde.—
cionfíl de la República de Bolida Dado en el Palacio de Gobierno en la Paz de
Ayaeuchoá31 de Marzo de 1847.— José B a l l i -
<$*• S f .
v i a n . —El Ministro de Hacienda— M i g u e l M a r í a
de A g u i r r e —El Ministro de Relaciones Exterio-
CONSIDERANDO: res— Tomas F r i a s .
1. Que el decreto del Gobierno de 22
de Diciembre de 1846 no es bastante á contra-
restar la hostilidad de las medidas del decreto Legación del Perú cera del Gobier-
peruano de 9 de Noviembre anterior, por el no de Bolivia—Paz á 3 de Abril da
cual no solo es gravado fuera de toda propor-
1847.
cion el comercio reciproco de ambas Repúbli-
cas, sino también atacado deliberada y espe-
cialmente el comercio que la República está Seüor.
en posesion de hacer de tiempo inmemorial
por medio del puerto de Arica con las demás He tenido el honor de recibir la comuni-
naciones de la tierra. cación oficial de V. E. fecha 31 del próximo
I I I . Que limitándose el mencionado de- pasado mes, y adjuntas dos copias legales, de
creto de 22 de Diciembre á gravar las produc- las que la primera contiene el decreto de in-
ciones peruanas en la misma proporcion que terdicción absoluta comercial con el Perú, dic-
las de otras naciones, no es suficiente á pro- tado por su gobierno, y la segunda es contes-
ducir en el ánimo del Gobierno peruano el de- tación dada al Ministerio de relaciones exte-
seo de mejorar la presente situación comercial riores del Perú, con motivo de la notificación
de estos paises. hecha al gobierno de V. E., respecto á la ce-
sión de Arica y sus pertenencias— En seguida
III. Que han sido igualmente ineficaces
pasa V. Ii. á desenvolver de orden de su go-
las representaciones que se le han hecho para
bierno, el texto del decreto, su extensión y el
revocar ó suspender, á lo menos de común
íin á que se dirije— para que asi lo eleve al co-
acuerdo,los expresados decretos de ambos Go-
nocimiento de mi gobierno. En esta parte
biernos, mientras sus Plenipotenciarios res-
quedan cumplidos los deseos de V. E., pues de
pectivos conciertan las basas de un tratado de
todo lie dado ya cuenta. Aquí debiera terminar
comercio entre las dos Repúblicas.
esta, si razones mui poderosas, no me com-
IV. Que es una solemne contradicción
pelieran á entrar en un lijero exámen de la
en la que incurre el Gobierno peruano, negar-
precitada nota y decreto de interdicción comer-
se á suspender, durante la negociación precita-
cial.
da, unas medidas, que dice haber provocado
solamente para hacer consentir á Bolivia en La revocación solicitada por V. E. del de-
dicha negociación; y que esta contradicción, creto de mi gobierno expedido en 9 de No-
aun á falta de otros datos, manifiesta, que son viembre del año pasado, á que no he debido
distintos los objetos de la inaudita hostilidad acceder por razones obvias, aparece á primera
ejercida contra el comercio de la República. vista y es sustancialmente la razón de la inter-
V. Que es el primer deber del Gobier- dicción comercial, comentada mas largamente
no precaver los graves males que puedan infe- en la nota de remisión. Todo lo que en ella
rirse á la República, encubriéndolos bajo las se asienta con relación á mi resistencia á la re-
apariencias de represalias puramente económi- vocación del mencionado decreto es cierto y
cas y comerciales; por tanto he venido en de- es exacto, con la diferencia de que V. E. elimi-
cretar y na absolutamente mis poderosos motivos. No
declara que expuse—que el Gobierno del Perú
DECRETO:
al publicar aquel, ha procedido en uso de un
derecho perfecto, reconocido mui explícita-
Art. 1 . ° Mientras subsistan las medi-
mente, acaso sin necesidad, por el tratado
das dictadas por el Gobierno peruano contra
preliminar de paz y amistad, cel ebrado en Pu-
el comercio de tránsito, que la República ha
no á 7 de Junio de 1842—que partiendo del
hecho siempre, y por tanto tiene derecho de
mismo principio el gobierno de Bolivia habia
hacer por el puerto de Arica, quedará en total
alzado desde aquella fecha, con una severidad
interdicción el comercio de Bolivia con el Pe-
y dureza extraordinarias, los derechos al co-
rú por las fronteras de tierra. Los efectos que
mercio del Perú— que en este caso la posicion
se aprendieren pasando de una á otra Repúbli-
respectiva era rigurosamente igual para tra-
ca por dichas fronteras, ó que hubiesen pasado
tar, y que por último habia convenido en la
en fraude dé esta prohibición, caerán en comi-
suspensión del decreto de mi gobierno, si el
so juntamente con las arrias , y producirán
de Bolivia suspendía por su parte los decretos
ademas la aplicación, á quienes corresponda,
relativos dados desde el 42—Y. E. se negó á
díe las penas establecidas por los reglamentos
esto ahincadamente circunscribiendo la sus-
fiscales contra el contrabando.
pensión pedida al decreto de 22 de Diciembre,
2. ° Esta medida comenzará á tener que, como se ba dicho, es represalia de repre-
efecto desde el 15 del entrante mes de Abril, salia.
y durará mientras duren las medidas del Go-
bierno peruano que la han motivado. Asienta V. E. en otra parte que dt la mis-
3. ® Los Ministros de Hacienda y Rela- ma manera que se suspenden las hostilidades
ciones Exteriores quedan encargados de la eje- entre los belijerantes en los momentos de nego-
cución de este decreto; haciéndolo imprimir, ciar la p a z , asi el Gobierno del Perw d t b i a
( 28 )
suspender su decreto de 9 de Noviembre (que males qneaflijen al Perü, y cuya reparación
califica V. E. de hostil contra Bolivia ) en he exijido —V. E., con su impaciente políli-
los momentos precisos de negociación —Re tica, me acusa de estudiadas dilaciones, y da
torciendo el argumento, preguntaré—¿Por el decreto de 51 de Marzo. ¿Ycomo es posi-
qué el Gobierno de V. E. se resiste á suspen- ble creer que el p e t i c i o n a r i o de paz, amistad y
der sus decretos anteriores al de 22 de Diciem- comercio difiera alcanzar su primordial y qui-
bre último, siendo asi que ellos son también zá su único objeto? —Comprendo el pensa-
hostiles al comercio del Perú?—¿Por qué ade- miento de V. E., quiere que mi gobierno asu-
mas la interdicción comercial, con plazo tan ma la desventajosa posicion que pretende crear
diminuto, y precursora todavía de otras medi- le, y de la que desea parta para tratar.
das mas hostiles contra el Perú?— El Gobierno Quedo impuesto de las restricciones ó
de V. E. no da tiempo para que el mió recabe ampliaciones que dará el gobierno de V. E.
el votodel Consejo de Estado, como el de Bo- al decreto de interdicción comercial, en los
livia ha pedido el de su Consejo Nacional para casos supuestos de admisión ó denegación del
contestar mi nota de 15 del anterior: no lo da mió á suspender el de 9 de Noviembre del
tal vez, para una contestación favorable— hie- aiio último.
re con una mano y amenaza con la otra. Es- Mui sensibles me son por otra parte los
to es lo que yo y todos apellidarán actos injus- desmanes de la prensa del Perú contra Bolivia
tificables y de enemigo. y su gobierno, á que también alude la nota de
Y pasando ya á otra cosa, V. E. me dirije V. E.—desmanes que ni pretendo ni quiero
en copia una nota que con fecha 9 de Marzo atenuar, ni aun por la observación de que
pasó al Ministerio de relaciones exteriores la prensa de Bolivia es la que ha primado esta
del Perü, en contestación. Como en aquella se carrera de pobres y miserables desahogos de
dice textualmente , es de mi deber declarar pasiones.
á V . E . , que es de todo punto falso el hecho de j Por último concluye V. E. su estimable
haber yo presentado como base de todo tratado nota— declarando— que mis interpelaciones de
l a adquisición de Arica por compensaciones etc., 7 y 30 del anterior, sobre aumento y situa-
veo que también es del mió llegar á rectificar ción del ejército de Bolivia en las fronteras
un hecho por el recuerdo de otros— En la con- peruanas, no pueden ser satisfechas por aho-
ferencia que tuve el honor de celebrar con ra —Por tal motivo y en cumplimiento de mi
V. E. en 26 de Enero de este ano, entre otras deber debo declarar— que protesto contra es-
proposiciones, me dijo—"por mi parte pro- te acto del gobierno de V. E., que da por mo-
pondría la libertad absoluta de comercio en- tivo de su silencio, su misma actitud hostil
tre Bolivia y el Perú por las fronteras, siem- contra el Perú.
pre que este permitiese la misma á Boli- Igualmente debo declarar —que protesto.
via por el puerto de Arica"—Esta propo- ¡ contra elvdecreto del gobierno de V. E. de in-
sición no pasó tan inapercibida, que no pi- I terdiccion comercial, dado á 51 del próximo
diese su enunciación mas clara en la conferen- ! pasado mes, por ser altamente ofensivo al Pe-
cia de 29 del mismo mes— Entonces lo verifi- rú y en daiiode sus intereses.
có V. E. en este sentido—"importa la adqui- Asi mismo debo declarar —que protesto
sicion de Arica y sus pertenencias por compe- contra la injustificable conducta del gobierno
saciones de territorios del Departamento de de V. E. que tiene todavía en las Glas de su
la Paz"—Rechazó la proposición, como era ejército sirviendo contra su voluntad, desde la,
de mi deber— En la conferencia siguiente de 3 derrota de las armas peruanas en Ingavi, un
de Febrero se volvió á hablar de la tal adqui- número considerable de soldados peruanos,
sición siempre eludida y siempre rechazada principalmente en la clase de músicos, en,
por mí— Estos mismos hechos están compro- contravención á la lei de las Naciones , á un
bados por el protocolo de la conferencia de I I tratado vijente de paz y amistad, y en desaten-
de Marzo próximo pasado á que fui invitado ción de mis reclamos.
por V. E., y prueban que recalcó demasiado Y últimamente, por ser ya oportuno, pon-
sobre una proposición traducida como mera dré í n conocimiento de V._ E., —que la orden
incidencia; lo que tal vez, con otras manifes- de su gobierno del 13 del próximo pasado mes,
taciones que he hecho á mi gobierno , lo han por la que se mandó sumariar al sarjento que
lijado en la idea de que el de V. E. presenla en compañía de otros violó la casa de la Le-
como base de todo tratado la adquisición de gación peruana, no ha producido hasta hoi
Arica. ningún resultado. Así aparece del silencio en
La misión que desempeño, desgraciada- que está envuelto este asunto grave por su
mente sin éxito hasta hoi— sabe V. E. fué or- misma naturaleza— Sin embargo, me asiste la
denada por el Congreso del Perú, y mi go- confianza de que el gobierno de V. E., no de-
bierno, cumpliendo con tan grato deber, rae jara impune un hecho que ataca una prescrip-
acreditó cerca del de Bolivia para que afianza* ción del derecho internacional, y por el que
ra la paz existente y negociara un tratado he pedido la debida satisfacción.
definitivo de amistad y comercio. La historia Despues de lo cual tengo que decir á V. E.
de esta negociación está comprendida en esta con sentimiento, que se sirva alcanzar de S. E.
notá— A mis exijencias ha respondido V. E. el Presidente mi carta de retiro. Muí anti-
con repulsas, y el decreto de 9 de Noviembre, cipadamente he indicado á mi gobierno, que
de que se hace un acto de acusación contra mi me vería precisado á dar este paso, por mo-
le impide ver faltas de tiempos pa- tivos de salud y de familia, y creo ha pre-
*adog d,eUe Solivia* desde doüde daten los. visto la persona que debe reemplazarme.; Ba-
29 )
tretanto, está ya acreditado en Lima el Señor j cluye US. anunciando su intención de retirarse
Cortés como Encargado de negocios de Bo- por motivos de salud y de familia, de todo
livia, y queda en esta el Sr. Vice-cónsul del lo cual me he apresurado á dar cuenta al
Perú, que por su parte conservará las buenas Presidente de la República.
actuales relaciones existentes entre el Perú En su vista le ha sido mui sensible, dél
y Bolivia. Por lo demás, me reservo la honra mismo modo que á mí, y á los demás miem-
de despedirme personalmente de S. E. el Pre- bros del Gobierno, la resolución adoptada por
sidente, de quien he recibido en todo el tiempo US. de retirarse por un motivo tan atendi-
de mi residencia en Bolivia, señaladas y no ble, como el cuidado de su salud y familia de
interrumpidas pruebas de particular estima- US—S. E. estaiá siempre pronto á recibir
ción y aprecio. mui gustoso la visita de US. y renovarle la
Con tal motivo ruego á V. E. se digne' expresión de los sentimientos que US. le re-
aceptar los sentimientos de la mui distinguida conoce; siendo esto todo lo que en lugar de
consideración y respeto, con que soi su mui carta de retiro me es permitido ofrecer á US.
atento, humilde servidor—Pedro Astete. En cuanto á las protestas que US. tuvo
Al Exmo. Señor Ministro de Relaciones á bien comunicarme, no encontrándolas mi
Exteriores de la República de Bolivia. Gobierno fundadas en razón ni en justicia,
me limitaré á publicarlas por la prensa, para
no impedir por mi parte que ellas produzcan
todos los efectos que sean de derecho, agre<-
Legación del Perú cerca del Gobierno gando para este fin los antecedentes á que US.
de Bolina—Paz á 5 de Abril de 1847 se refiere en dichas protestas.
Y desde luego para apreciar la protesta
SEÑOR. relativa al decreto de interdicción comercial
de 31 de Marzo, bastará pasar la vista por mis
El infrascrito Encargado de negocios notas de 13 y 30 de dicho mes, y por el suma-
del Perú tiene la honra de dirijirse nuevamen- rio de las conferencias que me cupo el honor
te á S. E. el Ministro de relaciones exteriores detener con US., contenido en la conferen-
de Bolivia, con el objeto de esclarecer un quid cia protocolizada de 11 del mismo mes—En
pro quo, asentado en su nota última de 3 del dichos documentos están constantes los hechos
presente, en la que fué solicitado deS. E. que que justifican aquel decreto— desde que á mi
se sirviera remitirle su carta de r e t i r o . Sír- gobierno no se-le dejaba ninaun medio de
vase, pues, S. E. creer que el infrascrito pi- suspender los funestos efectos del decreto pe-
dió sus pasaportes para regresar á su país, ruano de 9 de Noviembre, á pesar de su pron-
demanda que reitera hoi urjentemente por ta disposición á reformar sus reglamentos fis-
las razones y en la forma aducidas en su citada cales en aquella parte, que según represeató
nota. el Gobierno de US. en nota de de Enero,
El infrascrito aprovecha de esta ocasion resultase que contenían efectivamente grava-
para ofrecer á S. E. el Ministro de relaciones men ofensivo contra los productos peruanos,
exteriores los sentimientos de la mas alta y en contraposición con los de otras naciones»
distinguida consideración, con que es su aten- La resistencia de US. á entrar en este prévio
to servidor— Pedro Astete. acuerdo para concertar las bases de un tratado
Exmo. Sr. Ministro de relaciones exterio- definitivo de comercio, se presentó, es ver-
res de la República de Bolivia. dad, revestida de las razones que US. re-
produce en su última nota. No fué mi animo-
suprimirlas para descargarme de su peso; por-
que, en verdad, si en el decreto de 9 de No«
Ií fpública Boliviana.—Ministerio de viembre procedió el Gobierno del Pera «en<
Relaciones Exteriores—Paz., Abril uso de un derecho perfecta," como dice US.,
6 de 1847. forzoso es reconocer que el Gobierno boliviano
hace uso del mismo derecho en el decreto de-
31 de Marzo; á no ser que el derecho de Bo-
SEÑOR. livia se hubiese agotado con los impuestos
He tenido el honor de recibir la nota que protectores de su industria, que desde el año-
US. se sirvió dirijirme el dia 5 del presente 42 cargó á los efectos peruanos en meno r es-
mes, en la que despues de entrar en un lijero cala que á los de otras naciones, y que el de-
examen de mi nota de 31 de Marzo y decreto recho del Perú sea inagotable, aunque cargue
adjunto á ella, ha tenido US. á bien el pro- á los frutos bolivianos impuesto» mas fuertes
testar contra el tenor de dichos documentos, que á los de las demás naciones , y aunque
y contra la conducta de mi gobierno, que di- prive á Bolivia del uso inocente de su co-
ce US. retiene en las filas de su ejército un mercio por Arica; del cual estaba en posesion-
número considerable de soldados peruanos, aun antes de la independencia del Perú — Ya
con desatención de los reclamos de US.; en vé US. la aplicación de sus pretendidas ra-
seguida estraña US. no saber hasta ahora el zones.
resultado de un juicio mandado abrir en or- US. pregunta, por qué no suspende m i
den de 13 del raes anterior para el esclare- gobierno todos los decretos con que desde et
cimiento del hecho de violacion de la casa año 42 ha gravado los frütos peruanos?— ¿por-
de la Legación peruana por un sarjento de qué no eompra á esta costa la suspensión del
la Guardia nacional de esta ciudad, y coa- 1 decreto de 9 de Noviembre?-. Repetiré au US^
íiü )
la respuesta que le he dado en distintas con- hace mérito al terminar su nota como de una
ferencias:—porque ninguno de los decretos violacion de la casa de la Legación peruana
bolivianos desde el aíio 42, aun cuando gravan por un saijento de la Guardia nacional de
los frutos peruanos á benelicio de la produc- esta ciudad—no puede US. tener derecho de
ción uacional, deja de favorecerlos, sin em- extrañar, que en los pocos dias transcurridos
bargo, mas que á los de otras naciones: por desde que se mandó sumariar á dicho snr-
que Bolivia gravándolos frutos peruanos no jento (habiendo sido feriados los mas de estos
da otro derecho al Perú que el de gravar á dias), no haya habido tiempo para que sea
su vez los frutos bolivianos; gravamen de que remitido á mi Ministerio el resultado de este
.por cierto no se queja; mas no le dá el dere- juicio, comó de fado no lo ha sido todavía,
cho de obstruirle toda vía de comercio con sobre cuyo acontecimiento, por otra parte:
las demás naciones, lo cual es la única parte lie tenido ya el honor de trasmitir á US.
del decreto de 9 de Noviembre de que lia recla- protestas y explicaciones que prueban el sumo
mado y no cesará de reclamar mi gobierno. y escrupuloso respeto que se profesa en Bo-
En cuanto á la exposición que hace US. livia á los derechos é inmunidades de los
sobre la declaración que en 9 de Marzo tuve ajenies diplomáticos.
el honor de dirijir al Ministro de relaciones Por úlimo, habiendo recibido en nota
exteriores del Perú, solo remitiré á US. á de ayer tarde la nueva urjente demanda que
nñestra conferencia de 11 de dicho mes, y al se sirve US. hacerme de sus pasaportes para
derecho que tengo de ser creido, cuando ex- j regresará su pais—tengo el honor de pasarlos
pongo el sentido de mis propios conceptos á manos de US. adjuntos á esta nota, y de
y expresiones. En dicha conferencia repetí reproducir el testimonio de la mas alta y dis-
á US. lo que había expuesto en mis anteriores, tinguida consideración con que soi de US.
á saber: que sin ninguna cesión de territorio su mili atento , obediente servidor—Tomas
ni traslación del dominio que tiene en el Fríos,
puerto de Arica el Gobierno peruano, podían A S. S. el Encargado de negocios del Perú
coneiliarse mui bien los intereses comercia- D. Pedro Astete.
les de nuestros paises, y adoptarse una solu-
ción equitativa eu esta cuestión.
Protesta US. igualmente contra la falta República Peruana—Ministerio <h. Re-
de explicación de mi parte sobre el aumento laciones Exteriores—Casa de! Su-
y la posicion que ocupa el ejército de Bolivia. premo Gobierno en Lima á 12 de
Mí nota del 13 de Marzo no era en efecto Marzo de 1847.
contestación directa á las notas en que US.
me exijió dicha explicación; pero ella explica AI Señor Encargado de Negocios del Perú cer-
superabundantemente que los aprestos de de- ca del Gobierno de Bolivia.
fensa que emprendió mi gobierno contra las
tentativas expedicionarias de Florez, no podia Ya informo á US. por mis notas ante-
abandonarlos aunque estas hayan fracasado riores de la total destrucción del proyecto do
felizmente, mientras permanezcan en pié las expedición española, bajo el mando del jeneral
dificultades suscitadas al comercio de Bolivia Florez. El poco recelo que quedaba al recibo
por el decreto peruano de 9 de Noviembre, de la penúltima correspondencia de Europa, de
y mientras se evite deliberadamente por par- que pudiera reorganizarse á pesar de la pérdi-
te del gobierno de US. el dar á estas cuestiones da de los buques, se ha disipado del toda pol-
la soiucion lejítima que mi gobierno lia pro- las noticias venidas por el último paquete.
puesto desde el mes de Enero próximo pasado. Asimismo he instruido á US. de los rece-
También protesta US. contra la perma- los justos que ha causado en todo el Perú, l;i
nencia de un considerable número de solda- política equivoca y oscura del Gobierno de ese
dos peruanos en las filas del ejército de Boli- República, y la autorización que ha obtenido
via, con desatención de los reclamos de US. S. E. el Presidente amplia é ilimitada para re-
Debo sobre este particular recordar á su me peler la agresión que se recela de parte de Bo-
raoria, que hallándose mi gobierno mui bien livia, y hacer de manera que se obligue á ese
dispuesto á licenciar á todos los pocos músicos Gobierno á ser justo con el Perú y dur seguri -
peruanos, únicos que existen en los batallones dad para lo futuro.
de Bolivia, y los mas voluntariamente, nos Con la cesación de temores de parte de
impidió tornar esta medido, de común acuerdo la expedición de Florez, ha terminado la causa
en Marzo de 1846, la satisfacción pendiente y aun el pretexto, para la acumulación de tro-
por parte del gobierno de US., del atentado pas bolivianas sobre nuestra frontera, y conser-
cometido en Puno por el jeneral Colonia con- vación del aumento de fuerza que se ha dado
tra varios súbditos bolivianos Apenas este á ese ejército.
desagradable asunto quedó terminado con su- Ese aumento, su aproximación á noso-
ma induljencia de parte de mi gobierno, tros, y la ninguna confianza que inspira l.i
cuando lie comenzado á ventilar con US. las conducta de ese Gobierno, van á obligar al
presentes cuestiones comerciales, sin que en Perú á armarse y á hacer injentes gastos que le
el curso de estas me hubiese US. hablado de son innecesarios, y que obligaran al Gobierno
los pocos músicos peruanos existentes en Bo- de esa República á hacer otros iguales con
livia, hasta el momento presente, por medio dafio de ambos Estados, ysin que la modera-
4%la<indieadcr protesta. ción notoria de la política peruana haya dado
Por lo demaff. en el asunto de que US. el mas lejano ó aparente motive de queja,
)
si en Bolivia no se procede luego á retirar Noviembre. Esta es represalia de represalia.
el ejército de nuestra frontera, y desarmar la El puede emplearla usando de su derecho con-
parle que ha recibido de aumento. siguiente al tratado de Puno que está en vi-
Los departamentos del Sur se creen ame- gor. Mas nosotros no podemos considerar
nazados de invasión. Esta opinion ó recelo se esa represalia como jusU y motivada, ni
ha comunicado á la capital, y jeneralmente partir del estado en que nos coloca como-
se reprende al Gobierno como neglijente en de un punto conveniente de igualdad, que
prepararse á la defensa del territorio. Mas él pueda conducirnos á un tratado justo y equi-
hasta ahora no ha querido proceder de lijero, tativo.
ni dar la menor ocasion á que se crea que Por todo esto S. E. me ordena decir á
intenta variar su política de moderación y de US. que mientras se le comunican nuevas or-
paz observada por tanto tiempo. denes, suspenda toda proposicion por nues-
Las bases comunicadas á US. para la tra parte:—reciba para comunicarlas la que,
celebración de un tratado, son bien venta- ó las que se hagan por parte del Gobierno de
josas á Bolivia, y sin embargo su Gobierno co^ Bolivia: exija antes de presentarse á recibir
mo si no lo fueran, ó le irrogaran perjuicio, cualquiera pro| osui*on el retiro de tropas á
ha manifestado su repugnancia á admitirlas, sus antiguos cantones , el desarme de las
ha mandado y está haciendo que se escriba aumentadas, y las explicaciones que hace ne-
contra ellas en la Epoca y otros periódicos cesarias el aparato hostil que se ha empleado
Bolivianos. Entretanto hai motivo de creer contra el Perú.
que desea su adopcion, y que lo encubre por j Proceder á arreglos con ese Gobierno
aparecer que hará bien al Perú en lo que le i antes que deponga ese aparato hostil de que
recibe. Esta falta de franqueza nos pone en la ¡ se ha revestido, y conque nos amenaza , y
necesidad de no reiterarlas. cuando desdeña lo que tanto conviene á los
Ademas, en esta simulación se propone intereses de Bolivia. y que solo pudo prome-
sin duda otorgar lo que desea pedir; dar al terse por nuestra parte por un exajerado de-
P e r ú lo que conviene á Bolivia, y pedir com- seo de paz,—seria manifestarnos debiles, de-
pensaciones, resultaría pues un tratado en que gradados é impotentes, y dar un testimonio
todo fuese ventajas para Bolivia y gravámenes que nos humillase. El Gobierno no ha cam-
al Perú, y en que éste apareciese favorecido biado de política, han cambiado solo las cir-
siendo perjudicado, si accediese á lo que se cunstancias, y estas se han hecho mas difíciles,
exije ó pretende. á consecuencia de la negativa hecha á US. por
Estas mismas bases son jeneralmente re- el Sr. Frías en las conferencias tenidas con
pelidas en nuestros Departamentos, y con mu- el, y que US. ha comunicado. Esa negativa
cho grado de exaltación, como onerosas al y la presentación de otras bases hechas por
Perú, como depresivas de la dignidad nacio- ese gabinete, y contra las que he protestado
nal, y como peligrosas á su integridad. Es- solennemente, obligan al Gobierno Peruano,
ta opinion se ha manifestado poco ha, y va á no sostener sus proposiciones anteriores,
creciendo á causa de la política del Gobierno á no ser solicitante , y á no ser solo soli-
Boliviano, y de lo que publican esas prensas. citado.
Nada en efecto es mas natural en los peruanos El decreto de 9 de Noviembre ha sido
que indignarse de que se repela ó simule re- recibido con entusiasmo por los pueblos, y
repeler en Bolivia, lo que su Gobierno de- ellos piden que se sostenga á todo trance por
biera solicitar ó aceptar como un singular nuestra parte. En tal estado aconseja la pru-
favor. Y en efecto, dejando nosotros al Go- dencia suspender toda gestión, y esperar nue-
bierno de Bolivia poner la cuestión pendiente e:i vos datos y contestaciones para continuarse
este solo punto de vista, ¿qué tendríamos que las conferencias que lia principiado US.
concederle? Esta opinión que ya se lia de- Dios guarde á US. —José G . Paz S o l d á n .
clarado en el Sur , que se propaga y ex-
tiende, que por momentos se aumenta y for-
tifica , va á hacerse jeneral en el Perú , y
á hacer totalmente impopular cualquier trata- Pe lición tic, f a r al tules a' Constj > i¡
do que se celebre en esas bases antes proyecta- su conces ión—Secreta r í a -del Con -
das y comunicadas á US. stjo de Estad /—Lima Marzo 11
El Congreso futuro quizá las rechazaría, de 1847.
y entonces nada habríamos adelantado, y se
nos acusaría de mala fé ó de políticos mal Hace mucho tiempo que el Gobierno do
intencionados- Bolivia se arma y reúne toda clase de pre-
La tolerancia de las antiguas tarifas bo- parativos bélicos con el objeto , según ase-
livianas, opresivas de nuestro comercio, ha- guran respetables personas, nuestro Encarga-
bía colocado también al Perú en una situa- do de negocios y todas las autoridades del Sur,
ción desventajosa para un tratado. Partiendo de invadir el territorio peruano , y apode-
de ese estado que ha durado anos, nada te- rarse por medio de la fuerza del Departa-
níamos que conceder á Bolivia, nada conque mento Moquegua.
compensar lo que pidiésemos en favor de El gobierno, fiel á su inalterable propó-
nuestro comercio y agricultura. sito de conservar la paz con todos los Esta-
El Gobierno de esa República para no dos, ha procurado constantemente alejar cuan-
perder la posicion de ese Estado, ha dado su ' tos motivos pudieran turbarla; mas pordes-
decreto de represalia como el nuestro de 9 de o-rncin nmipl ¡rnhiprnn nn hn nliPfldn ns¡. nnes
)
es invariable en su propósito de defraudar- deja otro remedio á nuestros males.
nos territorio. En 845 fué autorizado para Por los documentos adjuntos se instruirá
invadir el Perú, só pretexto de sostener el el Consejo que el Jeneral Ballivian solicita el
principio Restauración: continuó en 845 tra- puerto de Arica y la provinciadeTarapacá, como
bajando por medio de la imprenta y de su- base indispensable de todo tratado, pues ha
gestiones secretas parala desmembración de Mo- desechado las proposiciones hechas por nues-
quegua, estableciendo y repartiendo periódi- tro EncargadodeNegocios, ileconformidad con
cos destinados al mismo objeto. El Ministro las q' dirijí al Ministro de RelacionesExteriores
que habla pidió explicaciones por semejante de Bolivia en 23 de Enero. Ellas seguramente
conducta y se le contestó por el Gobierno Bo- tendrán la misma respuesta, pero hechas por
liviano, que siendo la desmembración de un mi conducto han tenido, entre otros objetos, el
territorio y su agregación á otro, asunto some- de obligarle á hacer una declaración mas so-
tido al dominio de la política, no se podia lemne y á romper la mascara con que pudiera
embarazar a los escritores que continuasen ! cubrirse, interpretando unas conferencias qu©
discutiéndolo. j no se redujeron á protocolo, porque tenaz-
A las sujestiones de esta clase se han agre- ¡ mente lo resistió el Ministro de Relaciones Ex-
gado medidas [instiles contra nuestro comer- I teriores.
ció, calculadas únicamente para causar el des- j Así. mismo se han hecho á aquel gobier-
contento de unos pueblos, que ostigados por no, por mi conducto, protestaciones tan so-
leyes opresivas y destructoras de su industria lemnes contra sus pedidos, como las que verá
proclamasen al fin desesperados su segregación el Consejo en mi oficio de 10 de Febrero, y
del Perú. Entrelos documentos que acom- como ellas chocan abiertamente con sus de-
paño verá el Consejo desenvuelta esta verdad seos y a?piraciones, es indudable que tan solo
en las explicaciones que di al Ministro de Bo- servirán para desesperarle viendo nuestra de-
livia en 25 de Enero;pero aquellas medidas de cidida resolución. Todo pues contribuye á
opresion solo han servido para revelar y hacer persuadirnos, que ya es indudable la marcha
público el patriotismo de nuestros pueblos y que seguirá Ballivian y el destino que dará á
su dicision por no separarse de la comunidad su ejército. Quiere litoral y no lo tiene, ne-
peruana. cesita salida para sus productos y carece de
Como el Gobierno de Bolivia aprovecha ella, quiere protección para su industria y
(Je todas las ocasiones para hacernos la guerra, niega la reciprocidad, y grava y hostiliza á la
lia encontrado también un nuevo motivo en industria peruana; en una palabra, ambiciona
los preparativos que hacia en España el Jeneral lo que no tiene, ni posee, siguiendo como
Florez. Es indudable, que aun cuando se hu- máxima fundamental de su política,que es pre-
biesen realizado, era inalterable la seguridad ciso despojar de sus dones y ventajas al que
de Bolivia, sobre cuyos destinos serian muí fué favorecido oon ellos por la naturaleza,
remotos los resultados; por lo mismo, para para que sea menos desgraciada la suerte del
cooperar á la defensa americana le bastaba su que no los obtuvo.
ejército permanente en estado de paz y sil El gobierno en la órbita de sus atribu-
cooperacion con suministros; mas no ha sido ciones ha hecho cuanto ha podido y debido
así. Se ha formado un ejércitode cerca de 5000 para poner la República á salvo de cualquier
hombres, casi todo él reunido ya en la Paz y peligro; mas sus esfuerzos y su poder tienen
colocado de modo que amenaza toda nuestra un término del que no le es dado pasar. El
frontera. El Consejo Nacional ha confiado mal crece extraordinariamente, y para des-
al Jeneral Ballivian en 9 de Febrero la suma truirlo no bastan remedios ordinarios y co-
del poder, despojando de un golpeólos pue- munes. Si el enemigo se arma es necesario
blos de todas sus garantías. armarse: si invade es forzoso rechasarle y
Mientras se desenvolvían en España los escarmentarle; y si hace la guerra, despues
planes deFlorez, la política insidiosa de Boli- de haber despreciado proposiciones de aco-
via tenia al menos una aparente excusa, aun- modamiento, es indudable que también le con-
que jamas dejamos de conocer su verdadero testemos con la guerra.
objeto, pues el que habla lo expuso con mu- Para que sea útil, honrosa y nacional,
cha franqueza al Consejo, cuando se trató so- es necesaria la aprobaeion del Consejo. Con-
bre la petición de facultades extraordinarias, forme al artículo 87 §. 13 de la Constitución
lia desaparecido la tentativa de Florez, lo ha se necesita alzar el ejército, disponer de la
sabido el Gobierno Boliviano,y aunque burlado, Guardia Nacional, reunir fondos para ello y
en sus esperanzas, se conserva en la misma conservar inalterable el orden interior.
actitud hostil, y aumenta su ejército y sus pro- El Presidente 'ha oido el parecer de
vocaciones.creyendo fácil sus triunfos sobre el sus Ministros, y ha resuelto, que me dirija al
Perú y llegado ya el caso de lanzarse sobre él, Consejo con el objeto de que en uso de sus fac-
atropellando toda clase de respetos. El Jene- ultades, y para salvar la patria y defender su
ral Ballivian busca la guerra para conservarse: integridad.se concedan al Ejecutivo las siguien-
sus enemigos la apetecen para deshacerse de tes facultades:
él: de modo que amigos y enemigos suyos, Primera—Para que si la República fuese
todos conspiran en daño nuestro. Tal es la invadida por el ejército boliviano, pueda el
situación del Perú y Bolivia. Nuestros pue- gobierno hacer la guerra de todos modos
blos alarmados acusan al gobierno de apático y en todas partes hasta dejar asegurados de
&indolente, y al fin se ha convencido que es un modo sólido los derechos y dignidad do
ifpissÉP prepararse á la guerra, pues no se la nación, quedando á su arbitrio, sin restric-
)
cion alguna, el hacer cuanlo crea conducente las demás exijencias de la guerra.
á su objeto. 4." Para que pueda mover las Guar-
Segunda— Para que previamente y desde dias Nacionales y sacarlas de sus provincias,
el dia pueda aumentar el ejército hasta el según fuese necesario.
pié de fuerza que considere necesario para Dado en la Sala de Sesiones del Con-
llenar los anteriores objetos. sejo en Lima á 11 de Marzo de 4847— Mi-
Tercera —Para que pueda levantar em- guel S a n R a m a n ~ Presidente del Consejo de
préstitos dentro y fuera de la República y Estado— Pedro J. F l o r e s ^ , Consejero Secre-
proporcionarle recursos pecuniarios á fin de tario.
facilitarse todos los elementos necesarios y
demás exijencias de la guerra.
Cuarta —Para que pueda mover las Guar- DOCUMENTOS SOBRE ADUANA COMUN
dias Nacionales y sacarlas de sus provincias DE A R I C A .
&egun fuese necesario. Lima, Abril 12 de 1847.
Quinta —Para que pueda adoptar aque-
llas medidas que sean bastantes para conser- Sr. Ministro de Estado del despacho de Rela-
var el orden interior de la República en los ciones Exteriores.
casos de peligro.
El Gobierno de Bolivia esta autorizado Sr. Ministro.
para obrar discreeionalmente, y el del Perú Estando abiertas todavía las negociacio-
lio debe esperar á que la República sea in- nes entre el Perú y Bolivia, y pudiendo lle-
vadida para pensar en su defensa. Confia pues garse á un avenimiento en las cuestiones co^
en el patriotismo del Consejo, para poder su- merciales que existen, y sin embargo de que
perar los embarazos que le rodean tn tan al Gobierno de Bolivia le corresponde hacer
criticas circunstancias. proposiciones para ese avenimiento, deseoso
Dios guarde á US. —. José G. Paz S o l d á n . S. E. de llegar á un feliz término, aunque
sea salvando alguna pequeña irregularidad, me
El Consejo de Estado de la Repú- ordena dirijir á US. para que trasmita al Sr.
blica Peruana. Encargado de Negocios en Bolivia las instruc-
ciones siguieutes para el tratado de comercio
CONSIDERANDO; que está encargado de negociar.
1.° No insistirá en el establecimiento
1.° Que según las noticias ministra- de la aduana común en el puerto de Arica
das por la correspondencia oficial y privada, que se prevenía en nota que dirijí al Minis-
y por otra multitud de datosrecojidosdel otro terio del cargo de US. con fecha 10 de No-
Jado del Desaguadero, parece ya indudable viembre del ano próximo pasado; pero si por
que el Jeneral Ballivian Presidente de Bolivia parte del Gobierno de Bolivia se quisiese tra-
esta próximo á invadir el territorio Peruáno, tar sobre esa base, será con la condicion ex-
con la antigua mira de apropiarse el Depar- presa, y sin la cual no se puede consentir en
tamento de Moquegua, atropellando todos los el establecimiento de dicha aduana, que ella
derechos, y escandalizando á la América y al ha de ser reglamentada por el Gobierno del
mundo civilizado; Perú: que en ella se han de cobrar los dere-
2. ® Que en este caso el Ejecutivo debe chos que establezca el reglamento de comer-
ser autorizado suficientemente para que, si cio para todos los puertos de la República,
son infructuosos los medios de paz y conci- y que las franquicias del de Arica también
liación, defienda oficazmente el territorio pe- serán reguladas por el Gobierno peruano, pu-
ruano, su integridad y honor, hasta reducir diendo permitir ó no permitir en él reem-
al enemigo invazor por la fuerza de las armas, barcos y trasbordos. Del mismo modo debe-
á los términos que la razón, la justicia y el rá entenderse que el Gobierno de Bolivia no
bien de ambos Estados exijen: podrá ejercer ninguna clase de jurisdicción
Eq uso de sus atribuciones Constitucio- sobre el puerto y aduana de Arica, por ser
nales, oti-rga al Ejecutivo las facultades si- los reglamentos que he indicado y cualquier
guientes: acto de jurisdicción propio y exclusivo del
1. 05 Para que si la República fuese inva- soberano del territorio. De esta manera que-
dida por el ejército boliviano , pueda hacer dará estipulado que en la aduana de Arica
la guerra de todos modos y en todas partes, solo habrá comunidad de derechos para que
si fuese necesario, hasta dejar asegurados, de estos se dividan entre los gobiernos contra-
un modo sólido, los derechos y dignidad de tantes, exceptuándose de esta división los de-
la Nación. rechos de puerto, tales como anclaje, tonela-
2. 55 Para que previamente y desde el das, muelle, pescante, almacenaje, y demás
dia pueda aumentar el ejército hasta el pié que se consideren como remuneración de un
de fuerza que considere necesario, para llenar gasto anticipado, ó como arrendamiento de
los anteriores objetos. algún útil, ó local, que el dueño de una cosa
3. 05 Para que pueda levantar emprés- presta para el servicio de otra peFsona,
titos, dentro y fuera de la República, hasta Conviene S. E. en al establecimiento de
la suma de un millón de pesos por ahora, la aduana común, solo porque por parte del
ó proporcionárselo por otros medios, sin ata- Perú no deje de ofrecerse jenerosamente todo
car la propiedad particular, á fin de facilitarse aquello que pudiese conciliar la paz y hacerla
todos los elementos necesarins v n i "" f °° r °
( 34
se infiere algun menoscabo á nuestras rentas, Dictamen pedido por el Gobierno Supremo, re-
como se demuestra por el resultado estadís- lativamente á las bases de un tratado entre el
tico siguiente—La aduana común produjo en Perú y Bolivia, en nota del Señor Ministro
el año de 858, que estuvo establecida, ciento de Rf laciones Exteriores de 22 de Diciem-
ochenta mil quinientos treinta y nueva pesos bre último, y <¡ue expide el que suscribe, cum-
un real (180,339 ps. 1 rl.) en dinero, y cua- pliendo con la orden que se le ha comuni-
renta y un mil novecientos cincuenta y ciueo cado por conducto del Señor Prefecto del
pesos (41,905 ps ) en billetes. De estas su- Departamento.
mas percibió el Perú en dinero noventa mil
doscientos sesenta y nueve pesos cuatro rea- Ningún asunto público ocurre á juicio
les (90,269 ps. 4rs.)y veinte mil novecientos mió, de mayor importancia, que el que moti-
seteHta y siete pesos (20,977 ps.) en billetes. va la consulta.
Estinguida la aduana común y establecido el El Gobierno, para el acierto, desea reu-
derecho de tránsito por la Convención de 841, nir datos, informes, observaciones: conocer
ha producido este año común en todo el tiem- los interéses locales si los hai, y los comunes:
po corrido hasta el presente diez y siete mil concordar unos con otros, y celebrar un trata-
pesos (17,000) en cada uno, y por los deinas do que, sin gravar á Bolivia con odiosas desi-
ingresos doscientoscincuenta mil ps. (2,50000). gualdades, asegure á los frutos del Perú, una
Prueba esto que la independencia de la aduana pronta y mas fácil salida y venta en aquella
de Arica, ha sido favorable al Perú financial- República.
mente bajo todos respetos. Pero como es nece- Se manifiesta este deseo inspirado por
sario mirar este negocio no solo bajo el res- una sana política, tanto en la consulta hecha
pecto económico, sino también bajo el po- á las autoridades departamentales del Sur, por
lítico, puede concederse la comunidad en la el Minislro de Relaciones Exteriores, como en
aduana de Arica: mas con las precisas con- las indicaciones dirijidas á este, por el Ministro
diciones que he expresado, y si no consiente de Hacienda.
en ellas el ¡Ministro boliviano, retirará el Sr. El Señor Ministro de Hacienda procura
Astete su proposicion. demostrar, que Bolivia reportará grandes ven-
2. a En caso de no tratar sobre el pié tajas, ventajas no menores que las del Perú,
de la aduana común, podrá adoptarse una li- si se adaptan por un tratado cualquiera de las
bertad absoluta de derechos para todos los meaidasque propone.
productos nacionales y extranjeros, de con- No hai en efecto otro medio de conocer
sumo y de tránsito que pasen de un pais á la bondad de un tratado comercial que exami-
otro reciprocamente, exceptuándose los lico- nar bien el provecho que dará á los dos esta-
res y demás productos y efectos extranjeros dos que le celebren.
que perjudiquen la industria de ambos pai- Si un Estado por error, ó en un momento
ses ó de uno de ellos, á los que el Perú y dedibilidad, consiente en un tratado que le
Bolivia podrán imponer los derechos que ten- dañe, luego que se recobre de su sorpresa y
gan á bien, ó prohibirlos enteramente. En vea prácticamente su mal, ó salga del peligro
este caso será consiguiente, necesario é indis- que le forzó á ceder contra sus interéses, pro-
pensable que se establezca un sistema de guías curá violarle, y jamás le faltaran pretextos ó
y tornaguías que ámbos Gobiernos se com- razones para quebrantarlo.
prometerán a hacer efectivos con el fin de Recurrirá la guerra para manteoer el tra-
evitar los fraudes que disminuirían las rentas tado es casi siempre entre las naciones, y siem-
de uno y otro país. Como esta proposicion pre en los Estados Americanos, un medio mui
partió del Sr. Minislro Frias, y como éste dispendioso. La gueira consume en un año
modificó la que le presentó nuestro Ministro, mas riqueza, que la que en muchos pueda crear
no será estrado ni desusado que éste modi- un tratado comercial por ventajoso que sea.
fique en los términos indicados la del Seiior La guerra hace en un auo mayor perjuicio á
Frias. la agricultura y comeróio del pais favorecido
3. 3 De ningún modo podrá consentir por el tratado, que el bien que puede resultar-
él Sr. Ministro Astete, ni escuchará, y ántes les de este favor por largo tiempo que el trata-
bien mirará como hostil la otra parte de aque- do se cumpliera.
lla proposicion del Sr. Frias que tiene por No solo la guerra sino también el temor
Objeto la adquisición del puerto de Arica por de ella causa gravísimos perjuicios, interrum-
parte de Bolivia. piendo las operaciones comerciales, y la sali-
Sírvase US. comunicar estas bases al Sr. da délos productos agrícolas.
Astete, indicándole, que según las consultas Tratados desiguales en sus ventajas, no se
que puede hacer en el curso ne la negocia- mantienen sino entre naciones de fuerza igual-
don que esta á su cargo, y también con lo mente desigual. La prepotente que impuso
que resulte de los procedimientos en jeneral á la débil un tratado á ella oneroso, le mantie-
que vayan adoptando los Gobiernos del Perú ne con su prepotencia.
y Bolivia en el actual estado de cosas, se am- Entre nosotros no existe esa prepotencia
illaran estas instrucciones, se restrinjirán, se al ménos para una guerra ofensiva. Cada
(«Iterarán ó modificarán como convenga. estado es fuerte en su territorio; débil en
Dios guarde á US._ Manuel del H i o . el ajeno. Ademas si hai alguna prepotencia,
no es firme ni permanente. Está sujeta á coa-
*m>e2<? I| tinuas variaciones que la minoran y alteran
I con frecuencia por el influjo de causas po-
(
líticas. Nuestras instituciones no son á pro- si no logi'aba elevarse sobre todo.
pósito por no decir mas, para dar poder y Caido Santa Cruz heredó la administra-1
respetabilidad á la nación entre los Estados cion Velasco el proyecto no limitado á Arica,
vecinos. Nuestros vecinos adolecen del mis- ni ampliado á todo el Sur, sino reducido á
mo mal aunque menos que nosotros. Si adole- una especie de medio proporcional entre los
cieran en medida igual se compensaría el in- dos planes anteriores, comprensivo del De-
conveniente. Sustraída de cada Estado una partamento de Puno y toda la costa peruana
igual suma de fuerza quedarían las de dos que desde lio corre al Sur. Este proyecto
en la misma proporcion aproximada que án- con el documento en que se contenia, fué
tes hubiera existido. Nosotros por nuestras entonces revelado al Perú por el jeneral Balli-
instituciones, por nuestras costumbres y ca- vian jefe entonces del ejército.
rácter, somos evidentemente mas libres de lo Ha succedido en el mando de Bolivia el
que conviene á la seguridad de los intereses jeneral Ballivian, rival y enemigo, pero que
nacionales relativamente á nuestros vecinos. en todo sigue las huellas del jeneral Santa
En Bolivia al contrario, la libertad ha sido Cruz. No ha podido abandonar ni abando-
siempre, y lo es ahora mas aparente que real. nará jamas con gusto el proyecto de dar á
Nosotros y nuestra constitución debilita- Bolivia puerto y costa por medio de la usur-
mos en la guerra y por la guerra, el poder pación. Él y sus consejeros en Bolivia^ que
que hade rejir las fuerzas nacionales, y em- son los mismos en lodos los gobiernos que
plearlas contra el enemigo. Ellos por la se snceeden allí, creen no solo en la posibi-
guerra le acrecientan hasta hacerle omnipo- lidad, sino en la facilidad de darse y de qui-
tente. tarnos una gran porcion de territorio: creen
Esto anonada nuestro poder; esto mis- que también conservarán con no ménos fa-
mo engríe á nuestros rivales, y les estimula cilidad lo que hayan usurpado. Creen que
¿insultarnos, á ofendernos, y á intentar á llegada la ocasion y usurpado el territorio,
cada paso el imponernos la lei. se mantendrán en la posesion sin costos, gas-
Este ha sido, es y será el secreto móvil, tos ni sacrificios; que la guerra cesará, que
[y ni aun secreto] de la política observada será respetada la usurpación, y que noserai?
por todos los gobernantes de Bolivia relativa- molestados en el goce de su conquista: creeiy
mente al Perú. ademas que una primera usurpación ó con-
Todos han querido ensanche de territo- fín isla fácil, hará mas fácil otra segunda, y
rio, aumento de prosperidad , adelantos y las dos allanarán la tercera, y en este encade-
mejoras á costa del Perú. namiento de usurpaciones, de triunfos y de
Las medidas restrictivas dictadas en Bo- conquistas, se deleitan con un porvenir hala-
livia contra el comercio peruano, no han te- güeño de grandeza y prosperidad de Bolivia,
nido por objeto jamas la mejora de su propia La victoria de Ingavi cedida por nosotros,
industria, ni el aumento de sus rentas, sino no adquirida ni ganada por el ejército boli-
el persuadir á los pueblos del Sur del Perú, viano, á pesar de esta circunstancia que par©»
que les convenia romper la unión nacional é cen haber echado en olvido al jeneral Ballh
incorporarse á Bolivia. vian y los suyos, les confirma mas en la opi?
Principió bajo la administración del jene- nion halagüeña que mantienen de que paisa
ral Sucre la tentativa de ensanche de terri- apoderarse de territorio nuestro, no necesi*
torio y adquisición de costa y puerto. Hubo tan sino de una ocasion adecuada, de cono-
un Gobierno en el Perú delegado del Liber- cerla, estar para ella prevenidos, y aprove-
tador, que quiso complacer al vencedor de charla.
Ayacucho, dando á Bolivia puerto y terreno Ha olvidado igualmente la tentativa, pos-
que se quitara al Perú. terior á su victoria, y el resultado que tuvo.
Este pensamiento es el jérmen primero No se desengañan de su error con el recuerdo
de todos los proyectos y deseos que han con» de que vencedores, sin enemigo, paseando en
tinuado en Bolivia, sujiriendo la probabili- nuestro territorio sus tropas , diseminadas &
dad y esperanza de lo que sin tal incidente, su arbitrio desde Lampa hasta Tacna, sin gue
no se hubiera probablemente proyectado nun- nadie quisiese ó pudiese aprovechar contra
ca en Bolivia, creyéndolo inasequible. ellos de sus errores ó debilidad, tuvieron á
Santa Cruz, rival y succesor deljeneral pocos meses que concentrarse, reunirse, apro-
Sucre, Presidente de Bolivia.sin dejar per esto ximarse á la frontera, cediendo á los aislados
de aspirar al mando del Peni, fomentó y cul- esfuerzos de paisanos, sin disciplina, mal ar-
tivó este jérmen, conspiró por diversos me- mados, mal provistos, mal municionados: que
dios, ligóse para realizar sus designios á sus entonces hubieran tenido que salir de nuestro
propios rivales de poder, quiso hacerlos con- territorio, sin que nadie losdespidiera, sin que
tra toda posibilidad instrumentos en daño de ninguno hubiera tenido la bondad de acer-
ellos de su personal ambición, y proyectó carse á despedirlos: que nada conquistaron en
efectuar con ellos ó sin ellos la fusión de un pais del todo indefenso, que nada ganaron,
los dos Estados, ó en su defecto la desmem- nada adquirieron, nada retuvieron.
bración de los cuatro Departamentos del Sur El olvido total de hechos tan recientes y
para unirlos á Bolivia. Solo olvidó el favo- que debieron hacerles la mas profunda im-
rito proyecto de la usurpación de Arica, pro- presión manifiesta, que á los gobernantes de
yecto nacido con Bolivia, y mecido con ella Bolivia nada puede contentar, ni satisfacer en
en una misma cuna, porque extendió su, de- sus relaciones con el Perú, sino lo que en sü
BÍirnir> fin neni-naninn á la miinrl Hol Ppri'l oninion sea conducente á facilitarles la usur-
36 )
pación (le nuestros puertos y costas. Como creen que los Departamentos de
Se dice jeneralmente que ahora se han esta parte del Perú subsisten por Bolivia,
(lirijido oficialmente al'Gobierno, pidiéndole jamas se resuelven á abandonar el uso dé
ó intimándole la cesión de Arica y Tacna. Si este medio, que hostilizando nuestro comercio
este hecho como parece es efeetiv¡>, es una juzgan tener en sus manos, para inducimos
nueva prueba de su antigua y mal encu- a dividir y destrozar nuestro pais.
bierta ambición, lo mismo que de la alta idea No hai conveniencia, ni utilidad agrícola
que tienen de su poder y de nuestra debilidad. ó comercial ó fabril en favor de Bolivia, que
Ya no pudieron contener la expresión y otorgada ó asegurada por un tratado, parez-
lo manifestación púb'ica de sus deseos, ni ca á sus gobernantes bastante á indemnizar-
disimular por mas tiempo sus proyectos. Cre- les la renuncia de un medio sobre el que siem-
yeron sin duda llegada la ocasion de publi- pre libran tan grandes esperanzas, y sobre et
carlos con buen suceso. que levantan proyectos tan grandes de engran-
Escojieron como el tiempo mas opor- decimiento y prosperidad, que consideran ca-
tuno el de el peligro común que amenazaba da año mui próximos á realizarse.
por la expedición que se preparaba en las Basta recordar que Bolivia, ó mas bien su
costas espartólas. Parecióles que ocupados en gobierno, ha adquirido el hábito ó la posesion
nuestra defensa contra aquel ataque común, de hostilizar y comprimir el comercio del Pe-
lio podríamos repeler con la indignación que rú, y de que el suyo sea respetado y protejido,
merece su insolente y criminal demanda. que esta posesion en que se halla ha durado
A la declaración impudente de sus an- largo tiempo, que ha probado nuestra pacien-
tiguos y nunca abandonados proyectos, agre- cia, que la atribuye á debilidad, que la consi-
garon un segundo acto de orgulloso despre- dera inagotable, y que para cambiar esta si-
cio al Perú. Atacaron en sus papeles pú- tuación ventajosa en que se puso, y en que le
blicos (que todos son siempre en Bolivia la consentimos estar,para que por una de perfecta
fxpresion fiel de ia voluntad del que mandaj igualdad lo obliguemos a renunciar al derecho
el primer decreto dictado aunque tarde al de dañarnos, derecho que lisonjea su orgullo
cabo de arios en el Perú, para obligar á Bo- y ambición, y por cuya renuncia ha de sentir
livia á reformar sus hostiles reglamentos y la mas fuerte repugnancia.
tarifas que han oprimido y oprimen nues- Esta repugnancia le ha hecho diferir siem-
tro comercio ó industria. pre bajo diferentes pretextos, la respuesta á
Nuestra tolerancia tan larga en dafio de nuestras indicaciones para celebrar un tratado
nuestra industria, la trasformaron en un de- de comercio. Nunca lo celebrará con gusto
recho suyo reclamable, y bastante á su juicio por ventajoso que sea. Cuando lo celebre se-
para autorizar la guerra. Recrecieron en re- rá por haberse convencido prácticamente de
taliación los excesivos impuestos que gravaban su total impotencia para realizar los proyectos
sobre nuestro comercio, dirijierónse á nuestro que medita, y de la absoluta necesidad que tie-
Gobierno pidiéndole explicaciones de su de- ne Bolivia de la protección del Perú para la
creto de 9 de Noviembre de 1846: reunieron conservación y adelanto de su agricultura é
sus tropas, y las han acumulado sobre el industria, y para la importación de los frutos
Desaguadero, amenazando con una próxima de ultramar que consume, y exportación de
invasión. los suyos á ultramar.
Este conjunto de hechos que üjeramente Sin este convencimiento práctico que no
he recordado, aunque parece extraño á la cues- puede adquirir B divia, sino experimentalmen-
tión propuesta por el Gobierno, le está tan te tendremos la necesidad de permanecer como
íntimamente ligado, que sin su examen y hasta aliara; pidiendo á aquel Gobierno no
consideración detenida, jamas acertaremos á solo lo queá nosotros nos convenga, sino lo
conocer las reglas comunes que convengan que sea directamente útil y aun necesario á
al comercio de ámbos pueblos, ni los medios Bolivia, sin obtener por respuesta sino des-
eficaces de llegar á establecerlas, por la cele- dén, dilaciones, ó el mas despreciativo silen-
bración de un tratado que sea duradero y que cio.
respeten los gobiernos de Bolivia. Cuando Bolivia celebre un tratado despues
No basta que de nuestra parte propon- de haberse convencido de la necesidad que de
gamos leyes, recíprocamente ventajosas. Pro- él tiene, lo hará todavía con dolorde su Go-
puestas por nosotros creen que les dan menos bierno y desús hombres de Estado. Parecerá-
favor que el que ellos esperan obtener p>or Ies la celebración de un tratado, el acto de
medio de sus armas y de su política. eonsolidacion del estado actual del Perú, la
Como jamas hemos gravado su comercio sanción de su integridad, la pérdida de sus es-
ni puéstole traba alguna, nos consideran sin peranzas^
derecho para hacerlo. El medio de producir y jeneralizar en
Como á pesar de haber oprimido el nues- Bolivia el convencimiento práctico de que es
tro con derechos exhorbitantes, hemos guar- necesario á su comercio é industria un tratado
dado silencio, y no habíamos correspondido de ventajas recíprocas con el Perú, no es pe-
á su hostil política, para contenerla, con nin- dir nosotros este tratado, no es proponerlo,
gún acto de justa retaliación, se creen auto- no es mantener allí un ájente diplomático,
íizados á continuarla impunemente, y áser- que repetidamente lo solicite. Todo esto pro-
fifrsfe de ella como de la arma mas poderosa duce un efecto directamente contrario. Per-
(éü>'to1ibn consideradosiempre) contra lain- suade allá que nosotros estamos urjentemente
iMMAt r¡ - -•- Ahí) on A /va nsvM. nuno Inno nnjmúPAfl J
)
á solicitar un favor. Esta idea se apodera de po para que se persuadan que es vana su es-
todos sus hombres de estado, aviva y mantiene peranza. Si cuentan con la cooperacion de
su ambición, halaga sus deseos de conquista, y algunos en las provincias de nuestra costa,
excita su resistencia á nuestra solicitud, que objeto de su codicia, bueno es que invadien-
crecerá tanto mas cuanto mas se reiteren nues- do segunda vez, reciban segundo desengaflo.
tras instancias. Si nos menosprecian por vernos desarmados,
No hai pues otro medio conducente ni su invasión nos hará armar, y nos enseñará
efiea? para llegar á la celebración de un trata- que nunca, ni en la mas profunda paz debe-
do que ponga (in á los decretos y tarifas de mos reducir á tanta debilidad nuestro ejérci-
Bolivia opresivas de nuestro comercio é in- to Si esperan aprovechar las dificultades
dustria, que el que ha empleado el Gobierno que á los preparativos de defensa opone nues-
expidiendo el decreto de 9 de Noviembre últi- tra constitución y nuestros cuerpos constitu-
mo. cionales, su invasión abreviara estas dificulta-
Este decreto hará observar prácticamen- des, dará 1 a autorización al Sur para armar-
te á Bolivia, es decir, al pueblo y al Gobierno, se, la autorización de la necesidad, y nos es-
el dafio que puede hacerles el Perü, siempre carmentará para siempre de nuestros melin-
que provoquen una represalia justa hasta con- dres. Si esperaban aprovechar de la expedi-
tra sus leyes inmerecidas é inicuas. ción espaÑola, como parece indudable, y del
Proceder á la celebración de un tratado peligro común quisieron hacer un medJu de
que les evite el gravamen é inconvenientes que usurpación contra el Perú, este acto de per-
les resultan de nuestro decreto, cuando em- fidia es una causa común, debe de redoblar
pieza este recien á tener su cumplimiento, es nuestra indignación contra la ambición é in-
perder la seguridad del mismo tratado que se justicia, y avisarnos que clase de vecinos te*
haga, quitarle el apoyo que recibirá despues, nemos á nuestro lado para no olvidarlos nn
de la opinion pública en Bolivia, cuando ese momento y estar siempre cautos y preveni-
pueblo haya visto que la necesidad del comer- dos. Si confian en ingavi, nosotros confia-
cio es común, y que las trabas y gravámenes mos en Mecacapa, Motoni, y otros encuentros
perjudican á los dos. entre paisanos de nuestra parte y tropa de lí-
Desde luego, el profundo resentimiento nea suyas. Confiamos también que desha-
que se ha manifestado en Bolivia contra nues- remoslngavi cuando nos dén la ocasion, con la
tro decreto es la mejor prueba de su oportu- protección de la Divina Providencia que debe«
nidad y eficacia, y nos avisa que debemos sos- mos esperar por nuestra moderación y justicia.
tenerlo hasta que surta todo su efecto. Si creen q' nuestra libertad (exesiva por cierto/
Cuanto mas oprimidos se encuentren los es un auxiliar suyo, nosotros creemos que su
bolivianos por los efectos de la retaliación, esclavitud su plena, su total esclavitud será
tanto mas ciertos estamos, de que se prestaran cuando nos provoquen, mejor y mas eficaz
á acordar lo que fuere justo, igual, equitativo auxiliar para nosotros. Si cuentan, como es
en un tratado. Sus gobernantes serán jus- costumbre en Bolivia, tantos bandos en el
tos por necesidad jamás por voluntad. Perú como nombres ha habido desde la In-
Dar un decreto de retaliación al cabo de dependencia, nosotros manifestaremos que
oÑos, y apresurarse á ofrecer tratados, no estos bandos en el Perú, son parto de su ima-
será para los bolivianos prueba de modera- ginación, y que el único, unido y uniforme de
ción, de justicia, de buena disposición á la Bolivia, uniforme y unido obrará coutra su
paz, sino de temor y debilidad. gobierno al primer contraste que sufra ea
Esto sucede tanto mas ciertamente, cuan • una lucha provocada solo por su ambición^ y
to que han recurrido á armarse y á amena- cuyo dafio será mayor para Bolivia que para
zarnos con guerra. el Perú,
Aun sin esta amenaza, sin este aparato Ingavi, fundamento de su orgullo nada
de guerra, siempre se ha creído en Bolivia dio á Bolivia, y nada quito al Perú. Despues
que el Gobierno Peruano, no se atreverá á de uno, de dos, de tres contrastes, contrastes
usar de retaliación por temor á las provin- que no hai porque temer, el Perú qnedarálo
cias que forman el Departamento de Moque- que es, y Bolivia lo que es y ha sido. ¿Qué
gua. Esta opinion es un error groserísimo, tenemos que temer?
pero este error y otros muchos de gran bul- De Ingavi ha resultado á Bolivia la C0Dr
to existen en las cabezas bolivianas, y forman solidacion de una autoridad sobrado dura,. Si
el fundamento de su política. nosotros la sufriéramos, Ingavi nos hubiera
Ya no es pues tiempo de proponer tra- sido funesto. Ingavi ha dañado ea la opinion
tado sino de aceptarlo cuando lo progongan. al Perú, en la realidad á Bolivia, Bolivia esta
Nosotros nos hemos manifestado dispuestos pagando ese triunfo. Este es el titulo de su
á celebrarlo y asi debia de ser, pero nada con- opresion.
viene menos á nuestros intereses, á la digni- No sé si me he desviado de la cuestión»
dad nacional y al decoro del Gobierno que mas la cuestión es hoi esta. Desde que la
continuar instando sobre este punto, despues propuso el Gobierno ha sufrido una total tras-
de su resistencia y amenazas. formaciun.
Si hacen la guerra, parece que no tene- Sé mui bien que el Gobierno no necesita,
mos motivo de temerla. Si invaden nues- ni tiene para que escuchar de mi estas ob-
tro territorio, debemos prevenirnos para re- servaciones, pero obligado yo por su manda-
pelerlos, yensefiarlos á no volver á invadir. to á emitir mi opinion ecopómica, no puedo
Si esDeran revoluciones debemos darles tiem- emitirla sino como la tengo, en que estáníu-
( 38 )
{¡mámente ligadas lasconsíderaciwnes econó- tructora, en comparación de los interéses que
micas á los políticas, y subordinadas aquellas se quieren protejer. Hagámosla para repeler
á estas como debe ser. la invasión, no para que se abra Bolivia á
Cuando el Gobierno propuso su cuestión nuestro comercio. Este segundo objeto, lo
económica, el estado de nuestras relaciones alcanzaremos con el simple justo é ii repensi-
con Bolivia era diverso. Existia desde luego ble uso de la retaliación. Solo falta á la em-
un sistema antiguo de opresion sobre mies pleada por el Gobierno que se siga aumentan-
t*'o comercio, pero por antiguo y por Iiaber do en proporcion de los nuevos actos de la
tenido su origen en la guerra, se podio y de- política boliviana.
bía creer, que la animosidad que entonces lo Por repugnante que me sea, me veo en
dictó , habría desaparecido con el tiempo, y la necesidad de emitir una opinion entera-
dado lugar á acuerdos pacíficos bajo el in- mente contraria á las indicaciones del Señor
flujo de una benevolencia recíproca. Mas el Ministro de Hacienda.
espíritu hostil y los designios siniestros, le- Ni vistas ni consideradas por el lado me-
jos de haber cedido al tiempo y á nuestra mo- ramente económico me parecen admisibles.
deración, se mantenían no solo en su antiguo Júzgolas al contrario opuestas á lá digni-
vigor, sino robustecidos y recrecidos con la dad y seguridad nacional, á la absoluta inde-
esperanza de realizar en medio del común pendencia del Estado en todos los puntos del
peligro, usurpaciones meditadas mui de ante- territorio grandes ó pequeños de todo poder
mano. A una política hostil y no solo hostil estraiio.
sino inmerecida, sostenida sin intermisión, Creo que contra estos principios jamas
ejercida á sangre fría, y con placer, contra un deben valer consideracionas económicas.
Estado y Gobierno á quienes no se puede re- Que jamas por aumento ó seguridad de
prender sino el exceso de moderación y tole- rentas se dehe dar al extranjero intervención
rancia para repeler los agravios inferidos: á en los derechos y ejercicio de la autoridad
esla política inicua ha agregado el Gobierno en lo interior.
de Bolivia despues de prepuesta la cuestión Que tampoco liai que esperar aumento
económica, el insulto, la amenaza, y deman- de renta, de hacer común á dos Estados la
das impudentes: demandas que declaran y Aduana de Arica.
proclaman á gritos el desprecio profundo Que este plan era bueno para Santa-Cruz,
que hace del Perú, el poco cuidado que le V por las mismas razones que era bueno para
dé provocarnos y ofendernos. En este esta- él, por ellas y no por otras es malo para
do despues de los nuevos agravios, y viendo nosotros.
al Jeneral Ballivian amenazarnos con sus Que Bolivia quiere usurpar nuestra costa
tropas desde el Desaguadero, si alguno puede y nuestro puerto, y que esto solo sin otra
tener la tranquilidad necesaria para meditar y causa debe determinarnos á no pensar jamas,
escribir sobre las relaciones comerciales de en la idea bien singular de Aduana común.
ambos pueblos, y examinar cuales son los in- Que lejos de dar en Tacna y Arica á los
tereses de Bolivia, cuales son los del Perú, bolivianos establecimiento fijo , empleados,
cual el medio de concordarlos, si alguno tiene renta recaudada y cobrada allí, es necesario
este grado de calma y tranquilidad, yo no lo aun en medio de la paz, tomar todas las pre-
tengo, ni podría adquirirle por mas que lo cauciones posibles que aconseje una sana y
procurara. Si el Gobierno en la actual si- vijilante política, contra su plan de crear allí
tuación del Perú ajado, ofendido, menospre- interéses, contra los interéses peruanos, de
ciado, exijiera de mí un dictámen meramen- conspirar, y de dividir para usurpar.
te económico, me prescribiría, lo que yo no Que de nuestras providencias precauto-
puedo preslar. rias, tan necesarias á nuestra seguridad como
Mas estoi cierto al hacer estas observa- á la conservación de la paz, jamas tendrán
ciones, que la política del Gobierno está per- derecho á quejarse, pues serán cuando se em-
fectamente conforme con mi opinion, que na- pleen, fruto 110 de nuestra suspicacia sino de
da quiere con pérdida de su dignidad, que ya su ambición declarada-.
no pedirá tratados, sino aguardará á que se Que el tránsito de efectos de Ultramar
le pidan, que compelerá á Bolivia á solicitar- para Bolivia es un favor que le hacemos, y
lo por los medios justos que liene en su ma- no es una obligación que dando esle tránsito
no, y que ha empezado á emplear, que ensor- lugar á un fraude sistemado que destruye
decerá á clamores importunos, y perturbado- nuestras rentas y perjudica á nuestro comer-
res desús mismos interéses, de hacendados y cio, solo debe concederse en un tratado bajo
comerciantes que siempre atienden al mo- la condicion de que Bolivia nos dé plena, ple-
mento presente y olvidan el porvenir, y que nísima seguridad contra este fraude sin gasto,
ni aun conocen los medios qué son conducen- sin trabajo, sin sacrificio de nuestra parte.
tes á alcanzar lo que desean. Que no hai principio mas evidente én su
Yo omito mi opinion con tanta major justicia, que el que establece la obligación
confianza, cuanto siendo fhacendado, siento de indemnizar los daños que resulten de un
como el que mas en mis interéses los efectos servicio al que lo presta. Que esta obliga-
perniciosos de Ja interrupción de comercio con ción toca al que lo necesita, lo pide y lo re-
Bolivia. cibe.
No es la guerra el medio de arribar á un No debemos pues dar participación en
ísta •*y de pi'qvecho recíproco. La nuestra Aduana á los bolivianos, porque ellos
j -- -J i„
( 39 )
torio, ó tomarnos el trabajo y hacer el gasto lo habíamos concedido, antes de que se nos
que pida la precaución contra el contraban- pidiera, y quitado con esto hasta la voluntad
do, siles damos el paso que necesitan sin y la idea de pedirlo. Todo lo hemos dado
que haya Aduana común. Esta alternativa no sin compensación ni gratitud, y á la verdad
existe sino por un error nuestro y por nues- ni gratitud ni compensación merecíamos.
tra voluntad. Hai otra alternativa mas racio- El tránsito para Bolivia es de la mas ab-
nal y mas justa, no concederles el tránsito soluta necesidad. Esta sola concesion es equi-
si no lo quieren, ó si lo quieren, concederlo valente á cuantas podamos necesitar y ellos
bajo la calidad de que ellos que lo necesitan, hacernos.
nos pongan á cubierto del daño que nos ame- Mas todo necesita tiempo: nada se puede
naza. precipitar sin grande daño nuestro. Sienta
Asi como no está en las facultades del Bolivia el mucho mal que se ha hecho, y que
Gobierno ceder territorio al extranjero, tam- continúa haciéndose con su inícuq y su torcida
poco lo está ceder parte déla autoridad en politica. Hágaselo sentir nuestro Gobierno
un punto del territorio, haciendo participe de usando de su autoridad en el mismo sentido
ella á un Gobierno estraÑo. La Aduana co- que ha principiado.—Males viejos y radica-
mún bajo la sombra de seguridad de renta y dos, males que nosotros mismos en unión
economía de gasto, envuelve la cesión de una con Bolivia nos hemos hecho, no se reparan
parte de los derechos que forman la soberanía. tan luego.
La indicación del Sr. Ministro de Hacien- Nosotros hemos hecho tratados con Bo-
da, de proponer la ^duana común á Bolivia livia para que ella tenga que deshacer. Ha-
por si la quiere, trasforma ademas el pro- gamos un tratado que dure. Hemos hecho
yecto y lo desnaturaliza, haciendo que pida tratados malos, hagamos al cabo uno bueno.
al que vá á ceder de su autoridad, y dar una Hemos hecho tratados en que todo estaba cam-
parte al extraño, y que la pida al que vá á ga- biado. El favor á Bolivia se trasformó en
nar renta y autoridad, establecimientos é in- ellos, en gracia otorgada al Perú. Haga-
flujo fuera de su territorio. mos uno en que lo que necesita Bolivia y le
El error de pedir á Bolivia lo que á ella conviene, lo pida ella y nosotros lo conce-
le conviene, y á nosotros no nos con- damos.
viene ó nos daíia, ha sido bien común en el Es inútil despues de todo lo expuesto, ma-
Perú. De aqui tantos otros errores. Una nifestar que la* solicitud de que se reduzcan
falsa idea produce mil y mil yerros en la apli- á la mitad los derechos impuestos á nuestros
cación. frutos en su importación á Bolivia, es no solo
Bolivia necesita de tránsito para su co- moderada sino temida. Aun la mitad es uq
mercio. Lo pedirá y obtendrá, pero no como impuesto exhorbitante
hasta ahora protejiendo el fraude en pago del Permítaseme repetir, que la solicitud del
servicio gratuito que les hacíamos. Ellos pue- tratado ahora, se recibiría no solo en Bolivia,
den ponernos á cubierto de este mal. Noso- sino en el Perú como efecto de debilidad de
tros jamas lo conseguiremos. parte de nuestro Gobierno.
En lugar de la Aduana común, por ejem- Parece que para entrar en la negociación
plo es mas natural que nosotros tengamos en de un tratado conviene al decoro del Perú,
la Paz empleados nuestros pagados por Boli- que ántes retire el jeneral Ballivian sus fuer-
via que presencien los reconocimientos y des- zas del Desaguadero, que desarme las que ha-
pacho, de cnanto se introduzca por Arica para ya aumentado con el objeto de amenazarnos,
aquel destino. y que conviene igualmente á nuestros intere-
El establecimiento de estos empleados en ses, restituir por nuestra parte las cosas [ya
la Paz, como no tienen el destino de recaudar, que no lo haga Bolivia) á su primer estado*
ni recojer, ni cobrar, ni ejecutar, ni ejercer, aoteriorá nuestras concesiones gratuitas.
en una palabra, ningún acto de autoridad, no Sobre moneda, la feble de Bolivia que ha
tiene para Bolivia los inconvenientes que he- emitido por tantos anos, y continúa emitiendo,
mos manifestado al hablar de ia Aduana co- será tal vez un tropiezo, el mayor y mas di-
mún. fícil de vencer al acordar un tratado. Botivia
Retrotraigamos nuestros negocios á su debiera indemnizar todo el inmenso daño, que
orijen, no convirtamos nosotros mismos, nues- de su moneda feble ha redundado y redundará
tras condescendencias en deberes , nuestras» al Perú, y hacer todo el gasto q* pide su pron-
concesiones gratuitas en derechos de Bolivia, ta é instantánea amortización, puesto qne
y cesaremos de encontrarnos envueltos en un ella ha sacado y reporta hasta ahora todo el
caos de dificultades. provecho.
Todo se allanará para nosotros volviendo El Perú no puede dejar de tomar desde
las cosas á su primer estado. luego en consideración este asunto, para reco-
Tendremos al mismo tiempo por esta re- jer y cambiar toda la moneda feble, aunque él
trotraccion mucho q'concederá Bolivia: Po- solo haga todo el gasto, y prohibir su poste-
dremos ser no solo pagadores exactos en rior circulación, porque el dafio creee cada
valores iguales en un tratado, de cuanto nos dia, y su remedio se hace cada dia mas difícil
otorgue Bolivia, sino también remuneradores y costoso.
jenerosos, que recompensemos á veces con el Mas siempre conservaremos el derecho
doble, siempre con mas del equivalente lo deexijir de Bolivia la indemnización.
recibido. Entretanto Bolivia nada hará por mas que
Ahora nada tenemos ¡nctemos. no rennnrinrn rio hnwha. gana n
impuesto verdadero que cobra del Perú.
<4i 38 )
de plaza estuvieran calculados por una me-
Parece inútil en las circunstancias escu- dida jeneral, que igualmente calificase el valor
drinar mis por menor las dificultades que de las cosas en el Perú y en Bolivia; lo que
puedan ocurrir en nn tratado con Bolivia. Tam- equivale á decir que el valor real y comer-
poco es fácil preveerlas. Fuera de las indica- ciable de las cosas, seria tal cual lo demanda
das, no liai motivo de temer ocurran otras de el trabajo impendido en su producción y en
difícil solución. sus trasportes; porque aunque las monedas
Si el Gobierno de Bolivia invade el Perú, con que se comprasen fuesen de baja lei, se
es de esperar que el resultado de la invasión pediría mas suma de estas monedas que si»
nos ponga en estad > de hacer por la primera se comprasen con referencia á monedas de
vez un tratado ventajoso á nuestra agricultura subida lei. Pero si^ los precios de plaza, por
y comercio, sin gravamen, y aun coa prove- un antiguo habito, y por deferencia á las le-
cho de Bolivia, y aun de obtener las indemni- yes preexistentes se calculan tanto en el Perú
zaciones á que sin disputa alguna somos acree- como en Bolivia con relación á la moneda
dores por los daños y perjuicios que nos han de diez dineros y veinte granos, y no á la
irrogado la política y errores de los Gobier- de ocho dineros que recientemente se ha emi-
nos de Bolivia, particularmente en sus opera- tido á la circulación, es fácil desconocer, que
ciones de moneda. si en vez de recibir veinte pesos fuertes por
Arequipa, Marzo 4 de 1847. un quintal de aguardiente, se reciben en plata
sencilla, que es la que tiene ocho dineros, re-
Andrés Martínez. sulta casi una tercera p§rte menos del valor
del aguardiente. El término de comparación
para valorizar la cosa que se compra, es dis-
tinto del término de comparación para efec-
MONEDA BOLIVIANA. tuar el pago de la cosa- vendida, y si sobre
esta condicion fraudulenta y viciosa, se efec-
túan los contratos de compra y venta entre
Lima, Noviembre 28 de 1844. el Perú y Bolivia;. es claro, que los produc-
tos del Perú sujetos en su expendio á esta-
Desde el año de 1830 se acuña en la ominosa condena, pierden en su importancia
República Boliviana una moneda cuya leí, sien- menoscabando la fortuna particular y sin sa-
do como es de ocho dineros, difiere respecto ber como, se enriquece con esa misma di-
de la moneda nacional en dos dineros y veiute ferencia al comprador boliviano.
granos. Y como ésta se ha conservado en
todas las Repúblicas Hispano-Americanas sir- No paran aquí los daftos que se irro-
viendo de valor admitido y reconocido en gan á la riqueza nacional con la admisión de
todo el mundo para verificar los cambios y la moneda de ocho dineros en los actos de
ventas, ta-nto de productos del pais como ex- compra y venta.. Todavía se haeen otros mas-
tranjeros^ es claro que la variación que se graves: pues internándose en la República esa
hace en una grande porcion de la moneda falsa moneda, y dejándola hacer, como se ha
emitida en Bolivia, altera el valor real déla dejado, los oficios de la de buena lei y calidad
plata aeuuada, perturba las calidades del pre- que se amoneda en el Perín se. infiere una
cio, pervierte la naturaleza de los contratos, depreciación real y positiva á las monedas
disminuye, eon engaiio< de los contratantes, peruanas, porque en él tráfico y en el comer-
el valor de las cosas vendidas. cio interno, la moneda extranjera de Bolivi.»
Estos inconvenientes que ofrece en cual- reemplazan con igual aceptación á la moneda
quiera parte la- innovación que se haga en peruana como lo prnebon bien los actos de
la lei de la moneda, innovación que todas ( trueque, cambio, pigo de deudas y verifi-
las naciones han querido precaver empleando cación de empréstitos-. Asi es que, no debe'
en contra de ella hasta las investigaciones di- extrañarse, que en nuestros mercados no so
plomáticas, la hacen funesta en proporcion encuentre moneda nacional, sino moneda bo-
de la actividad del comercio que se efectúe liviana; porque siendo ventajoso á los espe-
de un estado á otro y mucho mas cuando culadores qjue exportan la moneda peruana al
de estos estados uno solo es el que ofrece extranjero-, tomarla-de buena lei para subro-
en cambio de valores reconocidos, admitidos garla con- |¡i de lei baja, es Hatura l que estos
y sancionados por la lei y la costumbre, un busquen los provechos que les da semejante
valor meramente representativo y nominal, reemplazo, haciendo á la República el grave
y no compensativo y equivalente entre los ob-¡ perjuicio de no dejar en ella otra medida
jetos que comprados y vendidos sirven de común para valorizar las cosas vendibles, que
base para el comercio de contrata, de ena- la que por un consentimiento culpable ha in-
jenación ó de permuta. El caso en que ac- troducido la práctica boliviana, favoreciendo
tualmente se halla el Perú, es el que acaba la diligencia calculadora de los exportadores.
de indicarse; pues exportándose de los de- Por esto todas las cosas que en el Perú
partamentos del Sur de la República valores se venden, están subordinadas á la desna-
cuantiosos á los mercados de Bolivia para turalización de precio que las ha impreso la
su venta, esta se efectúa recibiéndose en pago lejislacion rentística de Bolivia, bajando por
monedas de ocho dineros con grave detri- consiguiente como en un tercio del valor que
mento de los valores peruanos que se ex- tuvieron al tiempo de hacerse su adquisición,
penden para el consumo boliviano. Tal vez en particular la9 de los predios rústicos y
•mhnr.r.c He amii. bues. como se ha dis-
( 41)
miúuido en los actos materiales de compra culo para ía introducción y circulación de la
y venta, una notable parte del valor de la rí- moneda boliviana. Asi se corroborará mas
queza¿ empobreciendo la República y facili- la exactitud de las consecuencias que se hurí de-
tando la exportación de sus valores mas apre- ducido, por solo el análisis de las verdades
ciabfés. elementales, que acerca del uso de las monedas
No acaban aquí los males que infiere la reglan el curso de éstas, según los principios
circulación entre nosotros casi exclusiva de la económicos, y asi ¡se adquirirá la luz necesaria
moneda boliviana; pues todavía produce otros para valuare! monto de las injentes sumas con
de no menos importancia, los cuales se perci- que annualmente se empobrece á la Noción.
ben desde que se atienda á la necesidad que el En 1830 creyó de necesidad el Gobierno
Perú tiene de consumir productos extranjeros. Boliviano establecer una moneda nacional, que
Estos, -tanto en los cálculos hechos en los mer- incapacitada de salir al extranjero por 6H baja
cados de Europa para su compra, como en los lei, sirviese de instrumento privativo»! ¡tráfico
que se hacen para su trasporte y expendio, son interno de Bolivia. Este pensamientose res?
considerados por el precio que deben tener con trinjió á la amonedaron de solo quinientos
referencia á la moneda jeneral de América mil pesos, debiendo acuñarse 430 »iii en el
que es de diez dineros y veinte granos, y no á primer año, porque se creia que serian sufi-
la de ocho. Los importadores europeos rea- cientes para ocurrir á las subdivisiones de la
lizan estos cálculos al verificar la venta de sus compra y venta en aquella República. El Pe-
mercaderías, porque por lo común pactan el rú no habria sido afectado en sus interesa?, si
pago de ellas en monedas de buena lei; y si no se hubiese cumplido religiosamente aquel de-
!o pactan aumenta» el valor de sus efectos, signio, y si nosotros por nuestra parlé prove-
calculando el que este aumento dé en monedas yendo nuestro mercado de suficiente moneda
de diez dineros y veinte granos, las mismas sencilla hubiésemos atajado desde su principio
proporciones metálicas que si fuesen pagados la salida quele daba hácia los departamento; del
en la moneda de buena lei. El consumidor Sur el comercio activo que estos ejercen en
peruano paga pues sus consumos conforme al fc 1 mercado boliviano. Pero como ni nuestras
cálculo y á la intención del expeculador euro- casas de moneda babian provisto al Perú de
peo; mientras que no teniendo otra riqueza ni la suficiente moneda menuda para facilitar las
otros valores para la compra de los efectos que compras por menor, ni en 1830 se hacia sentir
ha de consumir que los que obtiene por efecto todavía la deficiencia de moneda de buena lei,
de su trabajo y de su industria, se ve precisa- no tenían inconveniente ajguno los comercian-
do, ya que enajena estos valores y vende sus tes peruanos que llevaban producciones na-
trabajos por la moneda boliviana, á pagar un cionales á Bolivia en admitir la moneda de
aumento en su contra para sus consumos, no bajá lei con que se les pagaban sus efectos. Se
recibiendo ninguna compensación, y antes bien ocurría de este modo á la necesidad pública
cuando hace los oficios de vendedor, sufriendo que en el Perú había de moneda sencilla, hala-
un quebranto mas, que unido al que experi- gándose los tenedores de ella con el solicito^
menta cuando compra, le orijina un saldo ma- afan con que se la demandaban. Sin émbafgó
yor, que lo perjudica. de esto, una autoridad peruana trató de explo-
Casi es inútil ocuparse de escudriñar y rar los hechos, para, confirmados que fuesen,
poner de manifiesto los perjuicios que ocasiona hacer por su parte lo conveniente á fia de evi-
la ámplia circulación de la moneda boliviana. tar los perjuicios que se preveían. Por un
La opinion pública de la Nación está pronun- error de concepto se intentó, y aun se ordenó
ciada en contra del abuso y de la tolerancia que como remedio vital á tanto daio, la amoneda-
ha habido acerca de la admisión de una mo- ción de plata de ocho dineros, en la moneda de!
neda que se creó, según es de entenderle, para Cuzco; resultando de aquí el que *e estsWe-
los usos privativos y supletorios de aquel pais. ciera á la vez otro principio ó fuente de decep-
Por lo mismo, inculcar en la demostración de ción, que aumentando las cantidades nominales
estos perjuicios ante el Consejo de Estado, aumentaba la delraudaeion hecha al verdadero
cuando cada uno de sus miembros ha de haber valor del trabajo, y nif noscababa la canlWad
depurado esta cuestión de los errores con que de los productos nacionales ¡en presencia délos
es favorecida, y de la escrupulosa nimiedad productos extranjeros. Duró éste estado peli-
con que algunos por respetar los pequeños ín- corto espacio de tiempo, á causa de haberse
teréses que en ella se envuelven, han pretendi- descubierto, que la internación de las faifas
do defenderla; seria acumular inoficiosamente monedas de Bolivia no disminuía sü movimien-
los datos jenerales y los principios de estricta to, ni cesaba en el aflujo copioso hácia coso-
nivelación V economía que impunemente se tros que le habia dado la incuria de nuestros
hallan vejados causando detrimento y confu- gobiernos, y la dilijenci^ del boliviano. Este
sión, que á todo trance debe evitar la mano para sacar ventajas de la inactividad peruana,
enérjica de la< autoridad. salió de los limites que se habia prefijado para
la amonedación dé la moneda dé baja lei, y
Mas, no por esto se dejará de poner en encontró un medio más para acrecer á expensas
claro ante el Consejo la entidad de los perjui- de nuestra patria, la renta publica dé Bolivia.
cios'ocasionados, presentándole de una mane- Continuó, pues, aquella que debiera haberle-
ra aproximada los hechos que han dado lugar nido coto en los quinientos mil pesos calcula-
á los males que se reclaman, la proporcion dos al principio de la operacion; y lié aquí co-
respectiva en que estos se hallan respecto de mo se ha hecho un principio rentístico de Bo-
la riqueza publica, y los antecedentes mercan-
( 42 -)
suma que se amonedó en el primer año, las cion que sufrían las leyes de igualdad recípro-
cantidades que se acuñan todavía hasta el pre- ca en las materias de tráfico interno, y en el
sente; y hé aquí como se han inundado nues- comercio activo y pasivo con los extranjeros;
tras plazas de esta moneda cuyo curso ningún y estos hechos concluyen con mas fuerza con-
gobierno se ha empeñado en atajar. tra la admisión de la moneda extranjera, si
Sin embargo, como empezase un recla- se atiende á queeneldia de hoi no hai un
mo público en los Departamentos del Sur, solo punto en todo el ámbito de la República,
por la tolerancia con que se veía este abuso que no esté inundado de moneda boliviana,
extranjero, el Gobierno de aquella época pi- excluyendo la nacional, sacándola de la circu-
dió varios informes á las autoridades locales lación, y empobreciendo la patria de sus re-
para que con los datos que ellas le suministra- cursos propios y naturales. De suerte, que si
sen poder dictarlas providencias convenien- antes era preciso, por efecto de mera previ-
tes, á fin de que se evitaran los daños que ya sión, atajar los daños irrogados; hoi se hace
se habian reclamado de la manera jeneral que urjente y necesario pensar en ellos; y hacer
se acaba de indicar. Mas llegó la época mal- valer los derechos perfectos del Estado, para
hadada de la Confederación; y entonces so- que de ningún modo continúe por mas tiem-
juzgado el Perú por el hombre que en Bolivia po el engaíio que hasta por rutina pretenden
habia creado la falsa moneda de que se trata, imitar ó han imitado otros pueblos que calcu-
y que ensayó con ventajas de su patria los lan sobre nuestra culpable tolerancia.
abusos que, á expensas del Perú, se cometían No será demás, ya que se ha apuntado
con ella, lejos de pensarse en evitar las cre- esta idea, asegurar al Consejo, que en la Re-
ces de este dafio, se pensó en jeneralizarlo, pública Ecuatoriana y aun en la la Nueva
faltando á la fé pública, y ordenando sin nin- Granada, se ha admitido también la invención
guna resolución auténtica tomada de antema- especiosa que Santa-Cruz halló en Bolivia.
no, que en el Cuzco se acuñasen monedas de Hace algún tiempo que en el Ecuador se está
igual lei á las de Bolivia. En efecto se acuñando moneda de peor calidad que la
amonedaron durante el periodo del Protecto- de Bolivia, según consta de los ensayos que
rado, amonedándose al mismo tiempo una el Gobierno ha mandado hacer en esta capi-
porcion de plata de buena lei, para que asi sub- tal. Los Departamentos del Norte, y parti-
sistiera un término de comparación gravoso cularmente la Provincia Litoral de Piura,
en las compras que hiciesen los peruanos, y sufren ya las consecuencias naturales de la
oneroso en las ventas que verificasen. Lison- admisión indebida que se hace de esa mone-
jeado el Gobierno con la idea del aumento de da. Ha habido reclamos por esto dirijidos
renta producido á favor del fisco, por el va- al Gobierno que obran en el expediente ad-
lor violento que se le daba á un metal menos junto. Por manera que, circulando á la vez
noble y menos valioso que la plata, no reparó aun en aquella porcion de la República, las
en que este mezquino aumento se obtenía á monedas Ecuatoriana y Granadina, igualmen-
expensas del empobrecimiento de la Nación y te que l¡i Boliviana, sucederá en breve en
de la servidumbre á que con este disfraz espe- aquellos Departamentos lo que en los del
cioso se condenaba al Perü. Sur, cediendo por consiguiente el valor de
Asi subsistieron las cosas despues de la los productos nacionales á la acción combi-
restauración hasta fines de ochocientos cua- nada de tres ajenies nocivos, que á la vez
renta, en que el Gobierno nacional, despues perjudican, y aumentan los medios de adquisi-
de oír el dictamen de varías corporaciones, ción para los pueblos que nos mandan valo-
decretó que no se amonedaran en el Perú res ficticios y cantidades nominales.
monedas de ocho dineros, y qué volviese á Despues de haber relatado los hechos
ser la moneda nacional, tanto sencilla como económicos sobre las monedas de baja lei
fuerte, de la misma lei que lo habia sido en las que vienen del extranjero al Perú, y despues
épocas anteriores. de haber manifestado, que estas se elaboran
Si esto hubiese evitado la internación de en la extensión que se hace, con el objeto
la falsa moneda de Bolivia á los Departamen- casi exclusivo de derramarlas en nuestros
tos del Sur, ciertamente que se habría logra- mercados, ya que una pequeña suma seria
do contener los efectos perniciosos que el mas que suficiente para ocurrir á las nece-
Gobierno y los comerciantes sentían ya con sidades domésticas délas Repúblicas que fa-
tanta fuerza. Pero como la prohibición de brican plata de baja lei, no será inoportuno
amonedar plata falsa no prohibía la interna- poner á la vista, de un modo aproximado ,
ción deque se ha hablado; lo único que se las proporciones que guarda el comercio del
hizo fué, menoscabar el daíio proeedente del Perú con Bolivia, y los artículos en que se
pais, y dejar en pié el que venia de manos funda este comercio. Asi será fácil deducir,
extranjeras, procurándolas favor á costa de las y aun conocer, los medios que sirven de ali-
pérdidas nacionales. ciente para la importación en el Perü de la
Este ha sido el orden, y estos los actós falsa moneda de Bolivia.
gubernativos de'que es menester se haga car- Varios son los artículos nacionales que
go el Consejo para ocurrir con el remedio se exportan del Perú á Bolivia, procedentes
ó|K)rluno á la inmensidad de males que oca- todos ellos de la industria agrícola de los
sfDua la libre circulación de la falsa moneda Departamentos del Sur. El de Moquegua,
'dfpjMivin. Estos hechos acreditaran, que ha que produce mas de setenta mil quintales de
habido de tiempos atrás en la Nación y en el aguardiente en cada año, los expende de un
r,nhi<?fno. un pleno conocimiento de lá viola- modo cierto v necesario en los mercados de
43 )
la Paz y Oruro. El valor del aguardiente otra moneda que la boliviana, y adonde los pe-
varía de precio en cada uno de estos puntos sos fuertes que se acuñan en el Cuzco se ven-
de quince á veinte pesos quintal, como tér- den con tanto prémio como una de las mas
mino medio. El Departamento de Arequipa preciosas mercaderías del Estado.
manda á Bolivia algun aguardiente, un tanto Preciso ha sido al Gobierno entrar en
de azúcares, una porcion de algodon,, algo todos estos pormenores, á fin de que el Con-
de aceite y no pequeña cantidad de ají, todo lo sejo de Estado se haga cargo de la antigüedad
cual no puede dejar de valer 40 ó 50 mil ps. de los abusos que se han cometido en cuanto
El Departamento del Cuzco manda en la ac- á la admisión de monedas extranjeras; de la
tualidad mas de diez mil arrobas de azúcar, entidad de los perjuicios que estas infieren á
y algunos millares de varas de bayetón, que la riqueza nacional,; de los inconvenientes y
sumando todo, compone 70,000 pesos masó dificultades que hai que vencer pal'a evitar
menos. El de Puno manda algunas carnes estos males; de las complicaciones y uqevo
saladas, y también algunos tejidos toscos de modo de existir que debe tomar, «n caso de
lana que no pueden dejar de valer de veinte á reforma, el comercio externo de la República,
vente y cinco mil pesos cadaaüo/ De suerte, y de la oportunidad, acierto y enerjia de que
que sumados todos esos valores, el Perú im- deben estar revestidas las providencias que
porta á Bolivia annualmente mas de un millón se dicten para evitar los daños que se han
de pesos por frutos gravados allí a su ingre- indicado.
so con impuestos de consideración. El Ejecutivo podría presentar al Consejo
Debe deducirse de esta suma el valor de sus opiniones acerca de tan árdua y delicada
productos bolivianos que vienen al Perú, los materia; pero queriendo no influir directa,ni
cuales consistiendo en cincuenta ó sesenta mil indirectamente en las resoluciones del Con-
arrobas de coca que consumen las provincias sejo, y deseando que esa respetable corpora-
da Huancané y Chucuito, en algun estaco la- cion, despues de un maduro exámen, ilustre
brado, en una pequeña porcion de tejidos de al Gobierno con un dictámen imparcial, inde-
algodon, en loza, quesos, zapatos, jabón, ca- pendiente y luminoso, se abstiene de expresai*
cao, una cantidad no pequeña de harina de su pensamiento, para que asi se vea, que.lo;
Cocbabamba, y muchas anegas de maiz y trigo que se opine por el Consejo de Estado, es
que recientemente exporta la proviocia de La- obra exclusiva de su dilijencia y patriotismo;
recaja al Departamento de Puno, dan un valor No duda el Gobierno de que el Consejo cor-
qne puede calcularse de 350 á 400,000 pesos responderá, como siempre, á los interéses de
en cada año. De suerte que la diferencia en- la Nación en esta vez, y que dará un nuevo
tre las importaciones y exportaciones del Perú testimonio de la perseverancia y del anhelo,
á Bolivia, arroja un saldo á favor de la pro- con que trabaja por el bien público.
ducción peruana, de mas de medio millón de Dios guarde á US. _SS, —Manuel de M m
pesos anuales. diburu.
Según este cálculo, debería haber en el
Perú en moneda falsa de Bolivia , algunos
millones de pesos, si el saldo indicado se hu- VIOLACION DEL TERRITORIO PERUANO.
biese cubierto con solo ella. Mas como esto
no ha sido asi, porque en los primeros años En un expediente seguido con el objeto
en que se empeló á amonedar la plata de ocho de comprobar la invasión de Yunguyo y otros
dineros habia gran demanda de ella en Bolivia actos de fuerzas bolivianas, ha expedido el Sr.
para el tráfico y cambio interno de aquella Fiscal de la Suprema el siguiente dictámen:/
República, agregándose ademas la pequeña
proporción en que esta se acuñaba, respecto Exmo. Sr.
de la gruesa jeneral de moneda de buena lei; El Fiscal dice. Que de las cuatro infor-
es claro que en el Perú no puede haber una maciones actuadas por el juez de primera ins-
suma muy cuantiosa, sin dejar por eso de exis- tancia de la provincia de Chucuito, en virtud
tir tres millones lo ménos de la susodicha de las órdenes expedidas por la Prefectura de
moneda. No se puede computar la existencia Puno, á consecuencia délos partes que se han
de la falsa moneda en el Perú, por la compa- ido succediendo sobre la violacion del terri-
ración que se haga de los años en que se está torio peruano, y demás atentados escandalosos
amonedando, y del saldo que dá á favor nues- cometidos por las fuerzas bolivianas, resultan
tro el comercio activo que ejercen en Bolivia plenamente comprobados los hechos siguientes.
los departamentos del Sur : mas puede decir- 1. ° Que el capitan del ejército de Boli-
se, que de 1835 para adelante, es cuando se via D Carlos Meave, comandante militar de
hizo el retorno de nuestros productos exclu- Tiquina, hizo una incursión el 23 del próximo
sivamente en moneda falsa de Bolivia, habien- pasado Abril, con mas de 50 indios bolivianos,
do por lo tanto en la República enorme can- en la Península de Oje, términos del distrito de
tidad de dinero, en la que figura ficticiamente Yunguyo, de donde, mandando destrozar un
como plata casi un tercio mas del valor que hermoso monumento de los Incas, extrajo dos
intrínsecamente no tiene. piedras grandes labradas que fueron al fin con-
Se ha dicho ántes, que esta considerable ducidas en una balsa al estrecho de Tiquina.
suma se halla distribuida en todos los ángulos 2. ° Que habiendo llegado el sub-prefec-
de la República; pero en ninguna parte está to de Chucuito , á las dos de la tarde del
tan profusamente repartida como en los de- dia4del inmediato anterior Mayo al pueblo de
partamentos del Sur, á donde no se conoce Yunguyo, encontrando á esos vecinos en esta-
44 )
do de alarma y consternación, por haber apa- i Acumular aquí citas y doctrinas de auto-
recido en el punto de Cacasani (línea diviso- res respetables en apoyo de aqueila verdad,
ria de ambas Repúblicas) una división boliviana seria un lujo vano de erudición, que la cultura
de 800 infantes y un escuadrón de caballería, del siglo hace innecesaria, y que todo ello pue-
y dirijiéndose, acompañados de varias perso- de reducirse á las siguientes palabras del emi-
nas, a dicho punto para cerciorarse, sin duda, nente publicista Americano Bello, refiriéndose
de la verdad de cuanto se le informaba, fué de- á Watel, pajina 39, capitulo 3. ° de su obra
tenido por un oficial que salió de aquel campo sobre derecho internacional.
y vino hácia él para intimarle á nombre del "Debemos ademas abstenernos de todo
comandante jeneral de la expresada división, «uso ilejítimo del territorio ajeno; por consi-
que habia orden para no permitir á persona «guientenosepuedesin hacer injuria al sobera-
alguna que se acercase á un fuerte recientemen- d o , entrar á mano armada en sus tierras, aun-
te construido á inmediaciones, y solo distante «que sea para perseguirá un enemigo, ó para
doscientas varas de la capilla de Cacasani. «prender á un delicuente. TODA NACIÓN QUE NO
3. ° Que á las 3 de la tarde del 12 del «QUISIESE DEJARSE HOLLAR, MIRARIA SEMEJANTE
mismo mes de Mayo formaron su línea los bo- «CONDUCTA COMO CN GRAVE INSULTO, Y NO HARIA
livianos en el antedicho fuerte, en el cual se «MAS QUE DEFENDER LOS DERECHOS DE TODOS LOS
aseguró haber estado el mismo Presidente, y «PUEBLOS SI APELASE A LAS ARMAS PARA RECHA-
ora de creerse asi, por cuanto la banda de mú- «ZARLO Y VENGARLO. No nos es lícito, sin el
sica del batallón 9. ° tocó la marcha regular, «consentimiento de una nación que no nos ha
cuyo homenaje se tributa únicamente al jefe «hecho injdria, ocupar, ni aun MOMENTANEA-
do aquella República: que enseguida dispara- «MENTE su territorio, sino cuando éste es el
ron 3 cañonazos, y que las balas con que fue- «único medio de defender el nuestro, amena-
ron cargados pasaron por encima de la pobla- «zado de una invasión inevitable y próxima, y
ción de Yunguyo, siguiéndose á cada descarga «aun entonces, pasado el peligro, estaríamos
una diana: que á poco tiempo bajó un oficial «obligados á la restitución."
con el presbítero Cordero y dos tiradores, y El Fiscal que suscribe encuentra compen-
entraron al pueblo, de donde se retiraron ate- diado en estas pocas líneas, todo cuanto puede
morizados por el toque de campanas que se decirse y han dicho los mas célebres exposi-
hizo; mas pasado un cuarto de hora, dispara- tores de la materia. Toda nación, se repite,
ron 9 cañonazos hácia la poblacion, que últi- QUE NO QUISIERE DEJARSE HOLLAR, MIRARIA SEME-
mamente fué ocupada por una mitad de ca- JANTE CONDUCTA (la del Gobierno Boliviano en
ballería. Yunguyo) COMO DN GRAVE INSULTO, Y NO HARÍA
4. ° Que á las 2 de la tarde del 16 habian MAS QUE DEPENDER LOS DERECHOS DE TODOS LOS
vuelto á disparar cañonazos, sin saberse con PUEBLOS, SI APELASE A LAS AliMAS PARA RECHA-
que objeto; y que empleando la fuerza y la vio- ZARLO Y VENGARLO. He aqui el fondo del asun-
lencia se llevaron de las inmediaciones del fuer- to; el principio de aquella doctrina reducido
te una indíjena de 6á 7 anos, para reducirla á á un hecho monstruoso en el territorio pe-
servidumbre, desoyendo y despreciando inhu- ruano. V. E. encontrará en esto la base de las
manamente los ruegos y lágrimas de sus pa- ulteriores resoluciones del Gobierno. El que
dres á quienes dejaron en la mayor consterna- suscribe juzga ahora de su deber, atendiendo á
ción: que también extrajeron algunos cerdos los fundamentos aducidos, manifestar a V. E.
y obejas sin haber pagado su lejitimo valor. que la opinion de su ministerio se reduce, á que
No consisten en esto solo las violaciones, se exija del Gobierno boliviano u la completa
provocaciones y ultrajes cometidos por los fun- y solemne SATISFACCIÓN Y REPARACIÓN por el
cionarios de Bolivia respecto del Perú. En agravio y ultraje que gratuitamente nos ha in-
estos mismos documentos se hace mención de ferido; como también por los perjuicios que
queántesse introdujo el ca pitan Mea ve, con ha orijinado y sigue orijinando al erario na-
jente armada, al pueblo de Yunguyo, extrajo cional y á los pueblos.
de ese asilo al Sr. Romesin y lo arrastro para No obstante ser aquel, como se ha dicho,
Bolivia. Aparte de esto, existen otros expe- el fondo del asunto, agregará el Fiscal: que
dientes que aumentan el número de las ofensas sin contar con la invasión boliviana, realizada
sufridás. á mano armada del territorio peruano en Yun-
El Fiscal que habla, Exmo. Sr., vé en la guyo, y demás actos de violencia que precedie-
historia malhada de los hechos referidos, la ron y aun le siguen, habría sobrado motivo y
completa violacion del territorio peruano, las razón legal, para exijir la indicada satisfacción
provocaciones mas injustificables, los ultrajes de aquel Gobierno, recordando la imperiosa
mas irritantes: y por último el honor y la dig- y vejator ia conducta empleada por él con el
nidad de nuestras leyes, vilipendiadas, escar- Ajente Consular de esta nación, á quien despi-
necidos y puestos en la berlina pública, para dió de su territorio junto con su comitiva, sin
servir de irrisión ante el mundo todo, si no sa- respetar sus fueros y sin formalidad alguna de
bemos tener á raya el orgullo y la injusticia de las prescriptas para tales casos.
un ambicioso vecino. V. E. sabe mui bien con cuanto zelo de-
Desde Grocio hasta nuestros días no se i ben mirar y miran en efecto las naciones, las
encuentra na solo tratadista del Derecho inter- inmunidades, regalías y fueros de sus repre-
jentes, que nO mire la inviolabilidad territorial sentantes en el exterior; y sabe también V. E.
fle una nación como el primero, el mas sagrado cuantas guerras y sérios rompimientos presen-
-de-sus atributos, preeminencias y derechos iu- ta la antigua y coetánea historia diplomática,
M M f t s de dominio. por ese iénero de ofensas aue nunca son leves
(
y que, entre otros pueblos, cosió á Arjel su Gobierno Peruano, contradictorias entre si,
nacionalidad y su independencia. ofensivas en su tenor, y forzosamente ilusorias
Inútil seria reflexionar sobre las duras, en su aplicación, no ofrecen esperanzas de
pero necesarias consecuencias de la guerra, arribar al término de estas negociaciones;
cuando el honor y la vida de una nación estaa FV. Que en semejantes circunstancias
de por medio: mucho mas inútil seria todavía la primera obligación de un gobierno es po-
aquella consideración, cuando se meditase que nerse á cubierto de los alevosos ataques de la
el olvido y perdón de las ofensas presentes, traición, y fiar solo á sus propias fuerzas la
debían tan solo aparejar nuestra resignación defensa de sus derechos— he venido en de-
para recibir otras nuevas y soportar las futuras; cretar y
siendo aquella la marcha de la impunidad, y DECRETO.
el fruto calculado de la humillación.
No por esto deja el Fiscal de hacer votos Art. 1.® La interdiccíofl comercial, es-
sinceros y fervientes para que todo termine tablecida en decreto de SI de Marzoúltimo,
de un modo favorable y propicio á los intere- queda extendida á la circulación de las perso-
ses procomunales, y á las relaciones amistosas nas y comunicaciones entre las doa Repúbli-
de dos pueblos llamados por tantos títulos á vi- cas, por sus fronteras de tierra. , No seré
vir estrechados por lazos de harmonía y con- permitido á ninguna persona, de cualquier
fraternidad. carácter que sea, pasar ni cooiuniear al tro-
Lima, Junio 10 de 1847. — A h a n r o r a . ves de dichas fronteras, bajo las jnhmp «9-
tsblecidas en la segunda parte del «rtkfijo 1&4
del código penal, mientras rija élpMÓepte
decreto. En su consecuencia, «1 Ministró de
Agravios hechos á la Nación Peruana Relaciones Exteriores mandará retirar 8 los
y á su Gobierno por el de Bolivia. ajenies y establecimientos consulares. 4e te
República en el Perú. ,
República Boliviana.—Ministerio de Art. 2. ® Ente decreto rejirá desde «1
10 de Mayo venidero, y solo mientras4ttfen
Relaciones Exteriores—Paz Abril
las circunstancias que lo han motivado.
26 de 1847. , Los Ministros del Interior y Relaciones
! Exteriores quedan encargados de su ejecu-
EXjdO. SEÑOR. ción, y de mandarlo imprimir, publicar y cir-
cular. Dado en el Palacio de Gobierno ^U
Tengo la honra de incluir ¿ V. E. copia
la Paz á 26 de Abril de 1847. -José Ballmtm
legalizada del decreto de incomunicación en-
El Ministro del Interior, Pedro losé {¡mir-
tre Bolivia y el Perú por sus fronteras de
r a —El Ministro de Relaciones Exteriores w
tierra que mi gobierno ha expedido en esta
¡ Tomas Frias.
misuia fecha.
Es copia — D e l g a d i l l o .
Con cuyo motivo me suscribo de V. E.
atento obediente servidor. —Tomas Frias.
Al Exmo. Seuor D. José G. Paz Soldán, Mi-
nistro de Relaciones Exteriores del Perú.
(El artículo editorial de /« Gaveta
de Gobierno de 14 de Abril que se
acompaña dice así.~) '
José Balliman Presidente Constitu-
cional de la República de Bolivia Denunciamos ante el pueblo boliviwOo y
ante los demás del mundo, uno deesos aten-
CONSIDERANDO: ! lados que deshonran á los gobierno», y que
aflíjen con sus consecuencias á h*í pueblos.
I. Que á pretexto de arreglar las dife- En el seno de la paz, y al mismo tiem-
rencias comerciales que suscitó entre las Re- po que se manifiestan finjidos deseos de cul-
públicas de Bolivia y el Perú e! decreto pe- tivar y estrechar la amistad coa Boliyio, MÍ
ruano de 9 de Noviembre de 1846- los ajentes nos tendia asechanzas, se fraguaba nnatrai
que dicho gobierno mantuvo en la República, cion, y se preparaba la anárquia, én qfl«rs«
solo se han ocupado de desquiciar y destruir pretendía envolver nuestra patria, pora á su
el orden público, fraguando conspiraciones, favor desmémbrala. Tales el horrendo aten-
y el mas escandaloso atentado contra el Go- tado de que se ha hecho culpab le elGOBIER-
bierno Supremo de Bolivia con la coopera- NO DEL PERU.
cion de los Prefectos Peruanos de Arequipa, El Jeneral Cisneros, Prefecto de Arequi-
Moquegua y Puno; pa, fué el instrumento que el GOBIERNO
PERUANO puso en ejercicio para atentar
JI. Que descubiertas , por favor de la
abrirse intelijencias,y asentar estos tratos infa-
Divina Providencia, las infames tentativas de
mes. Ellos habrían puesto en efecto la República
dichos ajenies, como se han revelado en la
en peligro, si hubiese hallado traidores. Es
Gaceta de este Gobierno de 14 del mes pre-
tan glorioso como satisfactorio poder decir,
sente, el Encargado de Negocios del Perú tomó
que el promotor de esta felonía no halló uno
el partido de retirarse precipitada y extem-
solo, á pesar de que aquel GOBIERNO DESLE-
poráneamente, abandonando las negociaciones
AL abusó de la posicion de alguna de las per-
pendientes;
U1 Que tas íiitimag prodiciones del sonas provocadas, colocándola por fuerza en-
(
tre el crimen y el patíbulo. Cumpliendo con curriendo simultáneamente con la fuga del
los deberes sagrados de bolivianos, instru- Señor Paredes, es tanto mas digna de aten-
yeron á S. E. el Presidente de la República ción, cuanto que la cortada del puente del
de estos manejos infames, y por su medio Desaguadero, verificada del lado del Perú,
se han obtenido las pruebas escritas de la apenas pasó el Señor Astete, no parece haber
felonía, de la deslealtad, de la traición que sido casual.
el GOBIERNO PERUANO nos preparaba El Señor Astete que sin duda POR ORDEN
Las fechas de los documentos que ahora DE SU GOBIERNO, se habia complicado en los
publicamos muestran cuan de atras vienen manejos con que se procuraba urdir una cons-
estas maquinaciones, pues que en Octubre de piración, llegando hasta ofrecer remitir los
846 eran ya el asunto de la corresponden- fondos necesarios en cantidad de dos mil on-
cia que el Jeneral Cisneros sostenía en Bo- zas, recibió sin duda avisos del Señor Paredes
livia. Las cartas no pueden ser desmentidas, de estar todo descubierto; y entonces hizo es-
porque una de ellas está escrita de su mismo ta retirada aparentemente inmotivada, y tan
puiio; y otra de mano del Prefecto de Puno parecida á una fuga. Al leer estas lineas el
Basagoitia: por otra parte la concurrencia de Sefior Astete en medio de la confusion y la
los Prefectos de Puno y de Moquegua, que vergüenza que le ocasionarán, tendrá que re-
en ellas se asegura, tampoco permite dudar, conocer que no tenia necesidad de fugar, por-
de que el alma de esta insidia es el GOBIER- que si el Señor Paredes no ha corrido riesgo
NO PERUANO, sin cuyas órdenes es imposible alguno en la posicion terrible que le hizo tomar
que esas autoridades departamentales se hu- el GOBIERNO PERUANO menos lo cor-
biesen atrevido á tomar sobre si tan enorme rería él, cuyo caracter diplomático habría res-
como escandalosa responsabelidad, ni mucho petado siempre el Gobierno de Bolivia, como
menos á mencionarlo como el orijen de estos lo ha respetado aun en los momentos en que
pactos de iniquidad. tenia desde tan atrás los comprobantes de la
Mas adelantada en concepto del GOBIER- ALEVOSIA DEL GOBIERNO DEL PERU en la
NO PERUANO esta obra de traición, el Jeneral mano.
Cisneros envió como su ájente cerca de los De este modo ha terminado esta vergon»
que él creia conspiradores al Dr. Paredes, zosa maquinación del GOBIERNO PERUANO
conocido en Bolivia por haber residido áqui Cubierto de ignominia y de baldón, con la
emigrado en tiempo de las guerras civiles del marca de la deslealtad en la frente, él soló es
Gobierno del Jeneral Viranco en el Perú responsable de las consecuencias que tal aten-
Este sujeto, que no es un hombre oscuro, tado produzca; y si ya no ha ocasionado der-
pues ha sidoen Arequipa juez de letras primero ramamiento de sangre humana en el patíbulo,
y conjuez de la Corte Superior, se presen- lo debe á la magnánimidad y humanidad del
tó en efecto en esta República. Dirijiase á Gobierno de Bolivia: sin embargo, ¿quien es
Cochabamba y en Calliri tuvo la desgracia de capaz de preever á donde nos conducirá esta
cometer por accidente un homicidio involun- emboscada que se nos ha tendido?
tario. Antes de desenvarazarse de los tropie- Véase ahora explicada esa conducta in-
zos que este incidente le produjo, el Dr. Pa- sidiosa y falsa con que pretendía adormecer-
redes empezó á desempeñar desde su prisión nos con misiones diplomáticas destinadas á
su innoble encargo. ganar tiempo, á hacer creer á los pueblos del
Pero para entonces ya S. E. el Presi- . Perú que se quería negociar un tratado de
dente habia conseguido todos los objetos que comercio con Bolivia, cuando se estaba cons-
se proponía de estas maniobras. Tenia en pirando aqui, y cuando solo se quería dar
su poder documentos escritos DE LATRAICION lugar á que ia mina hiciera esplosion. Véan-
del GOBIERNO PERUANO y era tiempo de se explicadas ya esas notas arrogantes, en que
concluir. se daban lecciones al Gobierno de Bolivia para
El desenlace natural era entregar á los irritarlo y prevenir la opinion del mundo con-
tribunales al SeÑor Paredes. Mas entonces tra él, si como era de creer estallaba su in-
habría! sido necesario derramar sangre. Es- dignación. Véase porque se dictaba el decre-
to repugnaba mucho al Presidente y á su Gabi- to de 9 de Noviembre de 1846 para que el
nete, porque a! fin, por mas depravadas que descontento que produjese ayudase á la cons
sean las intenciones del GOBIERNO PERUA- ' piracion, preparando los ánimos. He aquí
NO, Boliviano ha corrido riesgo alguno. Por porque se firmó el mismo dia que se pro-
otra parte, personas á quienes no se debia puso la alianza contra Florez. Se queria ha-
desatender por los méritos que acababan de cer ésta imposible, y dejar sobre el Gobierno
adquirir, suplicaban que no sufriese el Dr. de. Bolivia lo odioso de la repulsa, preparán-
Paredes las consecuencias de su delito. dose entretanto á la consumación de la con-
Informado el SeÑor Paredes, por orden quista á consecuencia de la conspiración bajo
del Presidente, de que este se hallaba instrui- el velo de prepararse contra Florez. En una
do de todo, y de que tenia los documentos palabra, descubierto una vez el secreto de la
en su poder, se ha fugado para el Perú. conjuración del Gobicrnodel P e r ú contra Bo-
Al mismo tiempo el Seiior Astete, En- livia, ya no se halla en la conducta de ese
cargado de Negocios del Perú, peticionario de Gobierno ninguna incongruencia, ninguna con-
paz y de a m i s t a d , según se calificaba él, exijiá tradicción, ningún contrasentido. Todo es in-
con urjencia sus pasaportes, y partía de es- fame, es verdad,porque todo es asechanza,pero
ta ciudad para el Perú aprovechando instantes. al menos todo es consecuente, todo conspira
Esta partida tan precipitada y violenta, con- á un ün. Por el contrario, quítese la con-
jnracion, y á manera de una máquina de la rú está cierto y convencido de que no han co-
cual se ha" sustraído una pieza esencial, que metido ningún delito, ni merecido los epítetos
ya no funciona con regularidad , asi todo que se les ha dado. No habiendo fallado sobre
concierto desaparece de los diferentes actos los hechos que se Ies atribuye ningún tribunal
del Gobierno del Perú para con Bolivia: ya competente, está en favor de ellos la presun-
todo es embroyo, confusión, extravagancia y ción de inocencia, conservan la posesión de
contradicción. su buena opinion, y tienen el derecho de titu-
Los siguientes son los documentos que lar calumuiadores á los que aseguran lo con-
hacreidoel Exmo. Gobierno conveniente pu- trario.
blicar per ahora. Los documentos rejisttados en la "Gace-
Estamos autorizados para manifestar los ta" del Gobierno de Bolivia, qúe lian servido
orijinales; á este fin los depositamos en la de apoyo y se han reproducido en el decreto de
oficina de esta Imprenta con el objeto de que 20 de Abril, carecen de lodo mérito psra re-
el público tenga facilidad de imponerse de solverse á proceder por ellos, porque propia-
ellos, y pueda compararlos con la publicación mente son unos anónimos cuyo coúlénído no
hecha: y principalmente para que los que co- ha podido reconocerse por otros que aquellos a
nocen la letra del Jener:.l Cisneros y del Pre- quienes se atribuyen, ni de otro mófloque con
fecto Basagoilia, puedan asegurarse por si sujeción á las leyes locales des» territorio. El
mismos de la autentecidad de sus ^cartas. que entregó esos documentos pudcí aptíéarlosú
los Prefectos del Perú con igilal facilidad que
los habría atribuido á subditos bolivianos, ó á
cualesquiera otras personas que qnísiése"nom-
brar, pues no se necesitaba mayor vileza para
Mim$t< rio de ¡{daciones Extt riores- lo uno que para lo otro.
Coso fhi Supremo Gobierno en Li- Cúlpase de complicidad etí la ,conspira-
ma á 10 de Mayo de 1847. ción al Encargado de Negocios, y es .notable
que su nombre no Se encuentre en Itfl ¿íáves
EXMO. SEÑOR. de los conspiradores, lo que hafce, gratwítfl y
atroz la calumnia, y deja sin jusUflépéloi^ al
El Gobierno del Perú ha sido gratuita y Gobierno de Boüvia en cuánto tiene i-éTócíoíji
cruelmente ofendido por el de V. E. en la ex- con el Señor Astete. Mas, aunque su tióftibre
posición de motivos conque apoya el decre- se encontrase inscripto en esas cláVé&^éepodía
to de 2G de Abril y en el editorial de la Gaceta formar todo jénero dé presunciones co'ótrá fo»
que V, E. me ha remitido. jefes de Bolivia en ellas mencionados,pues es de
En esos documentos se asegura, que el tal naturaleza y tan vaga la prueba Coüjfettfral,
Gobierno Peruano se lia ocupado en desqui- que admite interpretaciones contraria».
ciar y destruir el orden publico, en fraguar No es nuevo en la historia dé la dldUima-
conspiraciones y atentados contra el Gobierno -cin, que un Ministro público íe veá twüíédo de
Supremo de Bolivia: se imputa á sus ajentes delitos contra el Gobierno cercar,del buaí está
haber empleado infames tentativas, y se califi- acreditado. Pero como sil persona ¿¿ inviola-
ca con los epítetos de traidor, alevoso etc. á ble y los insultos que se le húctert tía repulan
un Gobierno que tantas pruebas tiene dadas delitos contra todos los pueblos, sé lia sancio-
de moderación, de respeto á la moral, y de nado como un principio jeneral del 'derecho'
amistad noble y franca al de V. E. y á los de de Jentes, y se observa en lia práclfci», ^ée si
todos los pueblos de la tierra. Con semejante un Ministro delinque es necesariá óicai^ir á su
conducta se han hecho patentes el odio que el Soberano para que haga justicia éa v|ütá dé
Gobierno boliviano profesaba al del Perú, su los hechos y documentos que5 éóttiprU^ben el
estudiado y deliberado intento de deshonrarle delito; pero al presente, jeuári poleo ha Respe-
y depreeeutarle ante el mundo como un modelo tado el Gobierno de Y. E. los fueros del re-
de perversidad, de falsía y de mala fé, olvidán- presentante del Perú! Én lá cOíiUótta obser-
dose en esos documentos el respeto que me- vada por el Gobierno boliviano, én I'ft cornpla-
rece la Nación Peruana y los sacrosantos prin- ceneia con que ha ofendido' ál déí Péfú de oñ
cipios de la justicio universal y del Derecho de modo ton gratuito y en la calidad de los agra-
Jen les. vios que le lia hecho, ha olvidado" todo jé-
La gravedad de estas imputaciones y el nero do respetos y de con'sñleraciories, sin ad-
ruodo descomedido é indecoroso con que se vertir, que semejante proceder no justlñca, si-
habla del Gobierno Peruano, olvidando el de no que hace sospechoso al que lo empléa.
Bolivia aun lo que debeá su propia dignidad, Cualquiera que lea él decretó que V. E.
bastan,á juicio de los hombres pensadores, pa- me comunica, se convencerá, que no encon-
ra hacer sospechosa é indigna de crédito una trando el Gobierno de Bolivia razones, ni aun
acusación en que el odio y las pasiones renco- pretextos para justificar la actitud hostil que ha
rosas han ocupado el lugar del deber, de la ra- tomado, ni otros medios de sostener sus in-
zón y de la decencia. justas pretensiones y proyectos contra el Perú,
Si el Gobierno de Bolivia creyó que el En- le infiere una calumnia tan atroz como públi-
cargado de Negocios, ó los Prefectos del Perú ca, suponiendo que fraguaba conspiraciones
habían incurrido en lijerezas, faltas, ó delitos contra el órdén y tranquilidad de Bolivia. Esta
nor los aue mereciesen castigo; no era ól á I falsa acusación se funda en pruebas prodü-
48 )
BQ son conocidos: la apoyan testigos que tam- Marzo, de no hacer otras nuevas, porque no
bién son cómplices: se titula reos é individuos debíamos y a ser solicitantes, sino solicitados;
ausentes, y se falla contra ellos, ó mas bien di- y ménos estando armado ese gobierno, y pro-
cho, se grita, se vocifera, se miente y se ca- movida entre V. E. y yo una discusión acerca
lumnia. La pena se impone por el su- de. varios objetos ó puntos necesarios para
puesto agraviado y se hace recaer sobre los arreglar nuestras relaciones comerciales ¿cua-
pueblos inocentes poniéndolos en entredicho. les fueron las negociaciones que dejó pendien-
¿Hai, Sefior Ministro, en ese conjunto monstruo- tes? Para insultar y difamar á un gobierno,
so de superchería y extravagancia algún res- no se busquen tan fútiles pretextos, y cualquie-
peto á la moral, á la justicia y á los ríjidos pre- ra que sea el motivo de la queja, no se le
ceptos del Derecho Internacional? prive del mérito que pudiera tener, revistién-
Por mas que se busquen justificativos, so- dola con el ropaje mal acomodado de ridi-
lo se encontrará insolencia y temeridad y un culas calumnias y de infundadas conjeturas.
pronunciado deseo de insultar á una nación Fatigado el gobierno de V. E. en el es-
poderosa, pero llena de moderación, agraviada téril afun de buscar motivos, cualesquiera que
repetidas veces por las constantes intrigas del sean, para esforzar sus acusaciones contra el
Gobierno de Bolivia, y siempre indulgente con del Perú ha dicho también, que las últimas
ella por amor á la paz. proposiciones hechas por su Ministro eran
Es un desvio manifiesto, y al mismo tiem- c o n t r a d i c t o r i a s , ofensivas, i l u s o r i a s en su apli-
po un atentado, haberse constituido juez de un cación, y que no ofrecían esperanza de arribar
Ministro público del Perú, y haber resuelto á un término. Sobre lo principal de este
acerca de su honor, imputándole crímenes y cargo, he dado á V. E. contestaciones con -
cargándole de apodos denigrantes. No hizo cluyentes en oficio de esta fecha. Los epí-
mas el Gobierno de V. E. porque se halló au- tetos • de ofensivas é i l u s o r i a s , que les dá V. E.,
sente el Sefior Astete. Si el Gobierno de V. E. no están mui conformes con la protesta que
tenia pruebas de las vergonzosas maquinaciones, ha hecho en 22 de Abril de que las habría,
de las conspiraciones, de los proyectos de anar • aceptado, si no hubiera creído uecesario con-
q u i z a r y desmembrar B o l i v i a , de los hechos cul- ciliar dos frases contradictorias en concepto
pables, de los horrendos alentados, de la igno- de V. E. (aunque la una no excluya la utraj
m i n i a , deslealtad, f e l o n i a , t r a i c i ó n etc. etc. del y si también no lo hubiese impedido el des-
Gobierno Peruano; si la D i v i n a P r o v i d e n c i a cubrimiento de una conspiración.
contribuyó por medio de sus favores á descubrir Al hablarse de últimas proposiciones po-
y á revelar estas infames tentativas ¿como no dría creerse, que el Gobierno Peruano no hizo,
aparecen esos documentos que revelan tanta otras anteriores ó diversas. Desde 2o de
iniquidad? Enero en que propuse á V. E. la reposición
Fácil es amontonar insultos y denuestos, de nuestras relaciones á una é,)oca amigable
pero ellos se convierten en tósigo contra el y pacífica , presenté una base constante de
que los vierte, cuando la verdad no está en sus conciliación, que no se ha variado. El que
lábios y le abandonan la razón y la justicia. propone medios para terminar un negocio,
Cuando la casa del Señor Astete fué atropella- acredita que desea transijirlo, rnas el que los
da se tendría sin duda la intención de recojer rechaza sin proponer ninguno, lanzándose á.
esos documentos de perfidia, y sorprender á medidas extremas, como lo ha hecho el Go-
los conspiradores, que se buscaba, y debió ser bierno Boliviano, hace conocer, que no quiere
sensible al Gobierno de V. E. que entonces le llegar al término de una negociación. Sin
abandonase la Divina Providencia. Mas ¿por embargo, el de V. E, acusa al mío de esta,
qué suponer, que el Ministro del Perú se última falta, como de tantas otras, en su de-
retiró de Bolivia por haberse visto descu- creto de 26 de Abril.
bierto? Cuál es la prueba de este aserto y Por grande que sea la prevención del
qué cosa se descubrió? ¿Si la habia, por qué Gobierno de Bolivia contra el del Perú, no
no reconvenirle en tiempo ó mandar al Go- dejará de conocerla justicia de las reílexio-,
bierno que representaba las pruebas de su nes, y la exactitud con que he aplicado los
delito para que lo juzgase con todo rigor, principios que acabo de desenvolver: por lo
ó para confundir á este Gobierno? Mui pú- mismo confesará, también V. E.: que el Go-
blicos son ya los documentos que acreditan bierno del Perú ha sido cruelmente vulnerado,
que el Señor Astete recibió órdenes termi- en, su honor con las gratuitas, infundadas y
nantes para no retirarse: si se le hubiese en- atroces injurias que con tanta profusion se le
cargado algún plan culpable, se le habría pro- prodigan en el decreto de 26 de Abril y ea,
visto de una orden d,e retiro, y no se le habría la, »Gaceta>. á que él se refiere.
expuesto á ser sorprendida, ni V. E. hubiese, Para que pudiera decirse ó suponerse que
demostrado, como.dempstró, sentimiento por el Gobierno del Perú, promovía las conspi-
su separación. ¿Y corno puede llamarse re- raciones y traiciones que se le imputan, era
tiro precipitado el que se hace según las for- preciso que tuviera en ello algún interés, ó
mas y con las solemnidades reconocidas? ¿Es, fuera movido por la esperan/1 de medrará,
esto f u g a ó retirada inmotivada? sacar algún provecho. Del todo le es indi-
Rechazadas por V. E. las proposiciones ferente que el Supremo mando de Bolivia
que le hizo el Se&or Astete, no habiéndole esté confiado á cualquiera, porque de todos,
hecho V. E. ningunas que exijiesen su per- los que lo han rejidoha sufrido el Perú igua-
aianenría _ niwoniflíi nnr m-ílíin Hf» Ha
tratados no han sido respetados y nada ha ciones de sus propios súbditos." Puede V .E.
habido sagrado para ellos. estar cierto, que si se hubiese dirijido á mi
El Perú no aspira á engrandecerse á cos- gobierno del modo que lo hacen en iguales
ta de sus vecinos, ni jamas ha pretendido la casos los gobiernos civilizados, y respetando
propiedad ni uso de ajeno territorio , ni ale- las formas que señala el derecho internacio-
gado sobre él vanos títulos de infundada po- nal, denunciando las maquinaciones deque
sesión. Dotado por el Criador de cuanto acusa al Encargado de Negocios, y á los Pre-
necesita para ser grande y feliz, no ha envidia- fectos del Perú, estos habrían sido llamados
do sus ventajas á ningún estado ni provocado á responder de su conducta ó sometidos á
trastornos para conseguirlas. No es pues ni juicio para su condenación ó Vindicación, y
aun presumible que pudiera tener interés en para dar al mundo un ejemplo íplásico d e que
trastornar el orden público de Bolivia. Es el Gobierno del Perú respeta la moral, la jus-
mas fácil creer que mine, conspire, trabaje ticia, y los sacrosantos principios del Dere-
y seduzca buscando toda clase de pretextos cho de Jen tes. El Gobierno de Bolivia ha
para usurpar, quien, como Bolivia, se queja despreciado todo y ba quedado expuesto á que
de la falta de medios de comunicación para los agraviados ó cualquiera olro lo Mame ca-
ser dichosa, y comerciar con los demás pue- lumniador, ó cuando menos lo califique de-
blos de la tierra. irreflexivo y lijero.
Recuerde V. E. la historia de su patria, Es, pues, evidente el agravio hecho al Pe-
y en ella encontrará repetidas pruebas que rú por el Gobierno de Bolivia en el decreto-
le bagan palpable la injusticia de sus gober- de 26 y en su «Gaceta» de 14 de Abril, de-
nantes, y sus temerarias aspiraciones sobre cuya autenticidad no puede dudarse, puesV. E¡.
el territorio peruano. Desde 82.9 hasta hoi se apresuró á¡remitírmehs,para que no quedara
han succedídose entre ámbos Estados motivos la menor duda de que su intención resuella
de diseocion , nacidos todos de aquellas pre- y deliberada era inferirle un agravio denos-
tensiones. El actual estado de nuestras in- tándole con los mas denigrantes insultos. El
ciertas relaciones, tampoco tiene otroorijen. Gobierno del Perú exije del de Bolivia la de-
Entre el que nada quiere usurpar, ni nece- bida y solemne satisfacción de ellos, y es-
sita hacerlo, y el que se fatiga por engrande- pera obtenerla, á no ser que resuelto el de
cerse á costa de su vecino, ¿á quien se juz- V. E. á un rompimiento, deje obligado al
gará conspirador y turbulento? Perúá que demande la reparación del agravio
Desde que subió al mando supremo de por los medios que conoce el Derecho de
Bolivia el Exmo. Seílor D. José Ballivian, no Jentes, y que aunque extremos , tiene que-
se ha cansado de promover cuestiones con adoptarlos un Gobierno que sabe cuanto de-L
el Perú y de seducir sus pueblos, ya halagán- ben ser respetados el honor y la dignidad de-
dolos con esperanzas de irrealizables mejo- la Nación, cuyos destinos rije. Este acto de
ras, ya excitándolos á la defección, ya en fin, justicia hará honor al gobierno de V. E. y
destruyendo en ellos toda idéa de subordi- contribuirá al restablecimiento de la poí. y
nación y de moral por medio de escritos su- amistad desgraciadamente turbadas entre aba-
versivos y desnudos de razón y justicia. Exis- bos Estados sin ninguna parte, y con gran,
ten pendientes los reclamos que he hecho sentimiento, del Gobierno Peruano.
sobre usurpaciones de territorio en la pro- Con tal objeto se dirije el infrascrito Mi-
vincia de Tarapacá, y de violaciones de las nistro de Relaciones Exteriores del Perú á»
de Puno poi\ autoridades bolivianas. Los S. E. el Señor Ministro de igual despacha-
ajenies y espías, convertidos hoi en periodis- de Bolivia , subscribiéndose su atento ^servi~
tas del gobierno de V. E., han atravesado dor—José G. P a z S o l d á n .
el Perú en diversas direcciones; mi gobierno
luí seguido y observado sus pasos, y sin ha-
cer escándalos ha cruzado sus planes, limi-
tándose á impedir que hicieran el mal ó que República Boliviana—Ministerio de;
derramaran las semillas de discordia: dividir He/aciones Exteriores—Paz, Junio.
para triunfar, y triunfar de cualquier modo, 23 de 184/7.
sin reparar en medios, ha sido la regla in-
variable de conducta de todos los gobernan-
Exmo. Señor.
tes de Bolivia. Sus pueblos bien saben que
ningún mal tienen que temer del Perú.
He tenido el honor de recibir la carta
Aunque el Gobierno Peruano habría po- oficial que V. E. se sirvió escribirme el 10 de
dido seguir los ejemplos que recibía del de Mayo último, ea contestación á mi oficio de-
V. E. y sin infracción del Derecho de Jen- 22 de Abril. En su vista, y cediendo mi Go-
tes emplear también la seducción y corrup- bierno al deseo manifestado por V. E., de
ción en defensa de sus interéses, no lo ha instruirse de los hechos denunciados en el de-
hecho, ni lo hará jamas, porque mas pesan creto de total interdicción, que expidió mi
en su ánimo los principios de la moral, que Gobierno el 26 del mismo mes, tengo el ho-
los de la utilidad ó conveniencia, y porque pro- nor de anunciar á V. E., que remito en lai
fesa la máxima consoladora de que "un es- fecha de hoi los elementos, y comproban-
tado que seduce los ciudadanos de otro, vul- tes escritos, de la conspiración intenta-
nera él mismo los derechos sasrndos de la r!n nn Rnlivío nm» 1 no níonioa miklínnc rlol Clr\-
( 50 )
dente en Lima para representar á mi Gobier conspiración por el Encargado de Negocios
no en el Congreso Americano. Dicho Señor y algunos Prefectos del Perú. Esto mismo
tiene el encargo especial de ponerlos á la vista me comunica US. en su nota de 13 del pre-
de V . E., cuya sola inspección, confio, que de- sente, pidiéndome le señale dia y hora para
cidirá el ánimo de V . E., á dictar las medidas verificar dicha urden.
convenientes para la reparación de la ofensa Recorriendo los antecedentes de este
de que se hicieron reos los mencionados ajen- asunto encuentro, que con una misma fecha
tes públicos del Perú. —En esta virtud, solo dirijí al Gobierno de Bolivia dos oficios; en
haré notar á V. E. el error de concepto en el uno contestaba al de 22 de Abril, y en el
que ha incurrido, suponiendo, que es el Go- otro pedia satisfacción por los agravios que
bierno del Perú á quien se han imputado es- contiene el decreto de interdicción y el edi-
tos hechos, cuando por mi parte solo sea ha torial de la Gaceta del Gobierno de Bolivia
hecho menciou de los Seisores Prefectos, y de 14 del mismo mes. El primero fué pu-
ajenies que en ellos intervinieron directamen- blicado en el número 39 y el segundo en el
te. Me es satisfactorio expresará V. E. que número 50 tomo 17 del «Peruano».
lejos de hacer semejante imputación, loque En el oficio de 10 de Mayo, respondien-
Bolivia espera de la política del Gobierno de do al que en 22 de Abril me dirijió, el Exmo.
7. E., es su justa y conveniente reparación, Señor Ministro de Relaciones Exteriores de
para entrar francamente en el ajustamiento de Bolivia, le propuse varios medios para llegar
las desavenencias pendientes, en los términos á un arreglo amistoso á fin de restablecer la
que por separado propongo á V . E. en oficio paz interrumpida y nuestro recíproco co-
de esta misma fecha. mercio; y concluí indicándole, que podía tam-
Soi de V. E., con sentimientos de la mas bién autorizar y dar las debidas instruccio-
atenta consideración, su mas obediente y se- nes al Ministro Publico de Bolivia residente
guro servidor.— Tomas F r i a s . en en esta capital para la terminación de este
Al Exmo. Señor Don José G. Paz Soldán, negociado. Esta frase parece ser la única á
Ministro de Relaciones Exteriores del Perú que puede referirse el Señor Ministro Frias,
etc. ete. y en ella no se encuentra el deseo que se
atribuye al Gobierno del Perú,seguramente por
un error de concepto, de inspeccionar esos
L i m b , 13 de Juhio de 1847. documentos.
En mi otro oficio déla misma fecha, pi-
Exmo. Señor. diendo satisfacción al Gobierno de Bolivia
dije,que debia estar cierto, que eld el Perú ha-
Tengo el honor de poner en conocimien- bría llamado al Encargado de Negocios y á
to de F, E. que mi Gobierno, cediendo al de> sus Prefectos á responder de su conducta, si
séo manifestado por Y. E. en su oficio de 10 los delitos de que fueron acusados se hubie-
de Mayo de imponerse de los hechos denuncia- sen denunciado según las formas que re-
dos en el decreto de total interdicción que ex- conoce el Derecho de Jentes. Quizá este
pidió en 26 de Abril último; me ha remitido concepto sea el que ha movido al Gobierno de
los documentos comprobantes déla conspira- Bolivia á comisionar á US. para que someta
ción intentada en Bolivia, con orden espe- á mi inspección los documentos de que US.
cial de que los ponga de manifiesto y los pre- me habla.
sente á la inspección de V. E. para los fines Mirando este paso y la explicación que da
que convengan. En esta virtud espero que el Señor Ministro Frias-de que hai error de
V. E. se sirva señalarme dia y hora para veri concepto en suponer que es el Gobierno del
íicar dicha orden. Perú á quien se han imputado estos hechos,
Con este motivo tengo la complacencia de cuando solo se ha mencionado á los Prefectos
repetirme de F. E. mui atento seguro servi- yajentes, que en ellos intervinieron directa-
dor.—José B a l l n i a n . mente,como precedentes de la satisfacción pe-
Al Exmo. Señor Ministro de Relaciones dida al Gobierno boliviano en el segundo de
Exteriores del Perú, Don José G." Paz Soldán. mis citados oficios, puede US. venir á este
despacho el 16 del presente á las dos de la
tarde, ó lo que parece mas propio, remitir
esos documentos para que el Gobierno en vis-
Lima Julio 14 de 1847. ta de ellos resuelva lo que exije la naturaleza
del asunto. Una simple inspección no llena el
Al Señor D. José Ballivian, Ministro Pleni- fin propuesto ni basta para resolver acerca
potenciario de Bolivia al Congreso Ame- de la conducta y honor de los agraviados, á
ricano. quienes no se ha oido y que propiamente tam-
poco son conocidos, porque los documentos
El Exmo. Señor Ministro de Relaciones hasta hoi publicados tienen el carácter de un
Exteriores de Bolivia comunicó con fecha 23 verdadero anónimo.
de Junio, que cediendo su Gobierno á los de- Soi de US. mui atento servidor.—José
seos manifestados por el de] Perú de instruir- G . Pctí S o l d á n .
se de los hechos denunciados en el deereto
de 26 de Abril, habia encarcado á US. poner
51 )
República Boliviana—Ministerio de no se congratula ya con la confianza, de que
Relaciones Exteriores—Paz Julio cumpliendo Y. E. con el ofrecimiento con-
2 de 1847. tenido en sus dos oficios de 10 de Mayo, de
hacer justicia á mi reclamación, dará un testi-
monio clásico, de que el Gobierno del Perú
Exmo. Señor.
está dispuesto á hacer respetar la moral, la
justicia y los sacrosantos principios del Dere-
El dia de ayer puso en mis manos el Se-
cho de Jentes, por las autoridades de su de-
ñor D. Manuel José Cortés, Secretario de la
pendencia. Ni juzgo que sea obstáculo para
Legación Boliviana en el Congreso Americano,
adoptar este partido, que siempre honrará á'
un oficio de Y. E. datado el 10 de Mayo últi-
la administración de V. E. y contribuirá efi-
mo, y con la marca de duplicado, en que V. E.
cazmente á renovar la cordial inteligencia de
atirma, que mi Gobierno "ha ofendido gra-
ambas Repúblicas, el corto tiempo que há
t u i t a y cruelmente al de V. E. en la exposi-
trascursado desde que fueron denunciada? las
**cion de motivos del decreto de 26 de Abril,
maquinaciones de los mencionados (ajentes;
" y en el editorial de la Gaceta de 14 del mis-
pues este trascurso de tiempo ba debido fa-
" m o mes", en cuya consecuencia, pretende
cilitar su adopcion, disminuidas algua tanto
V. E., entre el cumulo de amargas recrimina-
las impresiones enconosas, que para defen-
ciones que deduce contra todos los gobiernos
sa, no han podido menos de suscitar ellos en
de mi patria, obtener una debida y solemne
el ánimo del Gobierno de Y. E. contra el de
satisfacción.
Bolivia.
Siendo este ejemplar duplicado del oficio
de V. E., el único que he recibido, con el re- Penetrado pues mi Gobierno de esta eoa-
traso que se deja ver, no extrañara V. E. que fianza, no vacila por su parte en hacer al dei'
parezca rezagada esta contestación, en la cual, V. E. la justicia de no imputarle los estravios
para rectificar los conceptos errados de V. E , desús ajentes; y desconoce los insultos* de-
me bastará reproducir el contenido de mi car- nuestos y agravios que supone V. E. haberle
ta oficial de 23 de Junio último. En ella tuve sido dirijidos sobre el supuesto de aquella im-
el honor de manifestar á V. E., "el error de putación. La Gaceta de 14 de Abril que rae
"concepto en que ha incurrido, suponiendo, permití acompañar al ejemplar del decreto*
"que es el Gobierno del Perú á quien se han en mi correspondencia de aquella época, con-
"imputado estos hechos, cuando por mi parte tenía, es verdad, un artículo editorial sobr?
"solo se ha hecho mención de los Señores los hechos de conspiración. Pero mi Go-
"Prefectos y ajentes que en ellos intervinieron bierno no es , ni puede ser responsable del;
"directamente» Sírvase V . E. volver á pa- mayor ó menor cuidado con que se redactan)
sar la vista por la exposición de motivos del estos artículos, que son, como V. E. no pue-
decreto de 26 de Abril, y no encontrará en de desconocerlo, de la peculiar incumbencia
ella proposicion alguna, en que "se hable de de los Editores. Por lo demás, la mencio-
"un modo indecoroso y descomedido del Go- nada Gaceta contenia los documentos esen-
b i e r n o Peruano, atribuyéndole, ó impután- ciales á que se referia el decreto, y por elloS
"dole las teutativas criminales" que concibie- debí enviarla á Y. E., como tengo el honor de
ron y promovieron los empleados ó ajentes hacerlo con todos los números de este perió-
peruanos designados en ella. Mui lejosdeim- dico, que rejistra en sus columnas los acto»
putar al Gobierno de V. E. la responsabilidad oficiales del Gobierno. Desconoce pues, mí
directa de estos hechos, el mencionado decre- Gobierno la imputación hecha al de V. E.
to se limitó á preservar de ellos á esta Repúbli- de las maquinaciones de sus ajentes, y la» des-
ca, cortando el hilo de las conspiraciones que conoce, no por temor de un rompimiento,
se tramaban; mientras recurría mi Gobierno que en ningún caso se le atribuirá el hahei?
al remedio pacífico y conciliatorio, de denun- provocado, ni aun indirectamente,(el qlie sa-
ciar al de V. E. esas maquinaciones, para que bría sostener con honor, y tal vez con gloria,
fuesen reprimidas con lealtad y justicia. aun siendo tan «poderosa» como V. E. dice
<esa nación> siempre i n d u l j e n t e con B o l i v i a
Este paso, que sin duda hubiera sido ilu- por amor á la paz» las desconoce si, por
sorio en el momento aquel, en que los men- qué en su justificación no puede dar fuerza,
cionados ajentes parecían tomar á pechos el de verdad á solos indicios y conjeturas, ni
empeño de mantener la desavenencia de nues- anticipar su juicio á las pruebas que le faltan,
tros respectivos Gobiernos, es el que he pro- las desconoce en fin, porque prefiere á todo,
movido en mi citada carta oficial de 23 de la tranquilidad de los pueblos que está lla-
Junio último, con la confianza de un mejor mado á rejir, y el restablecimiento de sus relá -
resultado. A este efecto he remitido con ella ciones de vecindad y comercio con los del
los instrumentos y comprobantes escritos del Perú, cuya perturbación no ha estado en sus
crimen denunciado, para que Y. E. pueda manos evitar. Y á este propósito, seame per-
inspeccionarlos, y por la escritura, que V. E. mitido agregar, que no habiéndose hecho im-
reconocerá fácilmente ser de la propia mano putación alguna por mi Gobierno,al de V. E.,
de los Señores Prefectos, Cisneros y Basagoi- mucho menos ha podido hacérsela á la Na-
tia, y de los amanuenses que estos Señores ción Peruana, en cuyos ciudadanos «no es ni
emplean ordinariamente en su corresponden- •presumible (convengo coa V. £•) que pu-
dencia, certificarse, de la acusación que pesa «dieran tener Ínteres ea trastornar el orden
sobre ellos, con una evidencia moral única «público de Bolivia,» y <;uyo espíritu de cor-
que en tales casos y sobre hechos tales se
52 )
tojas de su sincera y cordial iutelijencia con con los que V. E. ha esforzado con tanto afan,
los de Bolivia. los dejarían tal vez justificados. Semejantes
Sentadas estas sencillas observaciones á recriminaciones, no pudiendo alcanzar en nin-
la nota de V. E. á que contesto, no podrá ya gún caso el fin único de nuestras comunica-
desconocer V. E. el espíritu del decreto de 26 ciones, el avenimiento de nuestros respectivos
de Abril último, que no fué de zaherir de nin- Gobiernos, son ajenas de la circunspección y
gún modo al Gobierno del Perú por los ma- respeto que se debe á si mismo todo Gobierno,
nejos reprobados de sus ajentes; ni para cons- son indignas de las naciones, que representan,
tituirse juez de dichos ajenies, é imponerles la tanto mas, cuanto mas fuertes y poderosas las
pena condigna desús atentados, como V. E. proclamen sus conductores cotilo V. E., y son
vocifera que se ba hecho, sino únicamente de penosas hasta para los hombres y los pueblos
preservarse desús maquinaciones, mientras el extraiios, que no pueden asistir sin disgusto á
Gobierno de V. E. llegaba á contenerlas, por estos asaltos deenconadas pasiones y denues-
medios mas expeditos y menos opuestos á la tos. Me limitaré,por tanto, á exijir de V. E.,
tranquilidad de las dos naciones, que los que que se sirva llamar la mas séria atención de
pudiera haber adoptado el mió, con sujeción su Gobierno álas ntcesidades sociales délos
al derecho entre las naciones. V. E. no podrá pueblos del Perú y Bolivia, para apresurar el
tampoco desconocer, que semejante conducta término del entredicho en que se encuentran.
en un Gobierno tan atrozmente ofendido por Sírvase igualmente aceptar las segurida-
autoridades dependientes del Gobierno de des de la alta y distinguida consideración con
V. E., y en circunstancias que se ventilaban que soi de V. E. mui atento obediente servi-
entre aaibos paises cuestiones tan trascenden- j dor. —Tomas Frias.
tales, es una conducta de magnánima modera- Al Exmo. SeÑor Don José G. Paz Soli-
ción: que habiendo puesto a la vista de V. E. dan. Ministro de Relaciones Exteriores del
los instrumentos de la culpabilidad de los Se- Perú etc. etc.
ñores Prefectos de Arequipa y Puno , y en '
cuanto al Señor Encargado de Negocios, es-
tando V E. al cabo de las justas sospechas de
su complicación en la misma culpabilidad, ya j LEYES DEL PERU SOBRE COMERCIO CON
por su despedida tan desatentada, que en lu- BOLIVIA Á QUE ALUDEN LAS ANTERIORES CO-
gar de pedirme pasaportes, me pidió su carta MUNICACIONES.
de retiro, ya por sus últimas conferencias con
el Coronel Carrasco, instrumento presunto de
E l ciudadano Agustín G a m a r r a , G r a n Ma-
la conspiración, las cuales están de mauifiestu
riscal de los ejércitos nacionales, Presidente de
en la adjunta exposición de dicho Coronel,
l a R e p ú b l i c a etc. etc. etc.
ya por haber mandado cortar el puente limí-
trofe del Desaguadero, V. E. no desconocerá,
Considerando:
repito, que en el conjunto de todos estos com-
probantes, mi Gobierno ha puesto en manos
I. Que para el mejor cumplimiento del
del de V. E. cuanto es conducente á la satis-
convenio prelimíuar de paz, de amistad y (le
facción justa y racional que espera de su sana
comercio celebrado entre las Repúblicas del
política, y de su espíritu de paz y concordia,
Perú y de Bolivia, y la mas pronta expedición
tantas veces protestado en las comunicaciones
del despacho de las aduanas, conviene fijar
de V. E. —Verá por ultimo V. E., que coinci-
los derechos de tránsito que deben pagar los
diendo con la remisión que he tenido el ho-
productos bolivianos que se importen ó ex-
nor de hacerle de estos comprobantes, la pro-
porten por los puertos del Perú:
posicion de mi Gobierno, de renovar en el
mas breve término posible, y sobre el pié de II. Que por el artículo 8 . ° del susodi-
perfecta igualdad, las negociaciones para el cho convenio se ha estipulado que los efectos
ajustamiento de un tratado de comercio, pres- extranjeros que se internen por los puertos de
cindiendo ya de las cuestiones preliminares una de las dos Repúblicas contratantes en el
que lo embarazaban anteriormente, proposi- territorio de la otra paguen por tránsito un
ción hecha sin conocimiento de la nota de derecho que no baje del tres, ni suba del vein-
Y. E. á que contesto, mi Gobierno ha dado el te por ciento:
testimonio mas clásico y evidente de su mo- III. Que es necesario especificar los efec-
deración y de su pronta disposición al resta- tos que deben pagar un derecho que no bajo
blecimiento de las relaciones fraternales del del tres ni exceda del veinte por ciento, para
Perú y Bolivia. evitar abusos en su importaucia y avalúo:
IV. Que el Gobierno está obligado á to-
En apoyo de esta disposición, y á fin de mar precauciones, establecer las formalidades»
no malograr los bienes que reportaran ambas y determinar las vías por donde debe hacerse
naciones con un simple tratado de comercio, el comercio de tránsito con Bolivia, para evi-
para cuyo ajustamiento he propuesto á V. E. tar el contrabando;
en carta oficial de 23 de Junio, la preindica-
da renovación de negociaciones, V. E. tendrá Decreto:
á bien que yo termine aquí esta nota.—No
seguiré pues á V. E. en el propósito de acu- Art. I o Las pastas de oro y plata, y
mular cargos y recriminaciones con lenguaje las manedas de estos dos metales, procedentes
violento y apasionado, cargos que por su nú- de Bolivia con destino al exterior, pagarán el
las de plata, siempre que vengan acompañadas Palca y del Desaguadero, por donde transiten,,
con las respectivas guias de las aduanas de y la tornaguía de la aduana de Bolivia, á donde
esa República: y en caso de venir sin guías, vayan dirijidas las mercaderías en el papel
pagará el oro, ya se presente en polvo, pasta ó que remitirá al efecto al Gobierno del Perú,,
boj illa, dos reales porcada onza, y la plata cua- según el articulo 13 del referido tratado, y de
tro reales por cada marco: las monedas de es- pagar los derechos de dichas mercaderías, co-
tos dos metales pagaran las de oro el dos por mo si se hubiesen introducido al consumo»
ciento, y las de plata el cinco por ciento. Los en caso de no presentar dichos documentos en<
demás efectos bolivianos que se exporten por los plazos que se conceden para ello.
puertos peruanos solo pagarán el dos por 8. 3 Todos los efectos que se despachen
ciento de tránsito. en tránsito por Arica coa destino á la Pái de*
2. 3 Las producciones de la industria berán seguir precisamente por la aduanilla de
agrícola ó fabril de Bolivia, que se internen al Palca á la del Desaguadero; siendo prohibido
Perú para su exportación, pagarán los derechos hacerlo por Nasacáru. bajo la pena de satisfa-
de tránsito en los mismos términos que sellan cer el total valor de los derechos qüe adeuden
prefijado en los artículos 2. 3 y 3. 3 del con- dichos efectos, aun cuando se presente la tor-
venio. naguía de que habla el artículo anterior. Los
3. 3 Pagarán el tres por ciento de de- que sean destinados á Oruro, Cochabamba,
recho de tránsito sobre su avalúo por arancel Potosí y demás puntos interiores de Bolivia se
las especies siguientes: dirijirán desde Palca por el camino que co®*
Algália, almizcle, ámbar, canutillo fino duce á las Balsas, y en caso de que sean sor*
de oro y plata, diamantes, perlas finas y toda prendidos en dirección opuesta, caeraa irre-
clase de piedras preciosas, hilado fino de oro misiblemente en comiso.
y plata, joyería fina con piedras ó sin ellas, 9 ° En la aduanilla de Palca, y en tina
lantejuelas de oro y plata fina, relojes de faltri- de las del Desaguadero se presentarán lascar-
quera, todo artículo de seda, encajes de algo- gas que se dirijen por esos puntos á la Repú*
don, seda ó hilo, oían batista, pañuelos de hi- blica de Bolivia con el triplicado de la guía¿
lo, estopillas y tejidos de seda con oro ó plata. 10. Si los sellos y bultos estuviesenín*
4. ° Pagarán el cuatro por ciento las tegros, se pondrá el páse: si el sello de algua
siguientes: cajon ó bulto hubiese sido quebrantad»?, se
Papel, agua-raz, pinturas, drogas y medi- procederá á su exámen, y si se notare algua
cinas, mercería, cristalería, loza, porcelana, fraude, se someterá al juicio ante el juzgadé
silletas, y todo artículo de lino, lana y algo- de la aduana de Arica que es á quien corres*
don, baúles, catres de metal, papeleras, som- pondesu conocimiento.
breros, pieles ó cueros de toda clase curtidos 11. Se estampará en las guías el sello
ó adobados, con pelo ó sin él, blancos ó teni- que lleven los cajones ó bultos, para que en
dos, enteros ó en piezas, zuelas, madera la- los resguardos se pueda hacer el cotejo res-
brada para hacer silletas, cachuchas y gorras, pectivo.
y finalmente todo efecto al que no se haya se- 12. Los interesados presentarán en la
ñalado otro derecho de tránsito. aduana de Arica dentro de ocho días, contados
5. ° Son libres de derecho de tránsito, desde la fecha en que salgan los efectos del
el acero en bruto, fierro, azogue, libros, má- depósito de Tacna, el pase de la aduanilla de
quinas, herramientas de agricultura, carpin- Palca; en veinte dias el déla aduana del De?
tería y demás artes que se importen á Bolivia. saguadero por las que se dirijan á la Pa& , ^
6. 3 El tránsito por tierra es permitido también en veinte dias el de la receptor»* d»
tan solo de Arica por la via de Tacna al las Balsas por las que se dirijan á los demás
territorio de Bolivia, bajo las formalidades lugares ó pueblos de Bolivia. La tornaguía de
siguientes: que se encarga el artículo 7. 3 se presentará'
§ I. 3 Se permitirá en la aduana de Ari- en cuarenta días, si debiere expedirse en i a
ca, ó en la receptoría ó depósito de Tacna, el Paz; y en ochenta dias, si debiere expedirse
alijo y reducción de los bultos para la fácil en los demás puntos de Bolivia: y dichos do-
conducción al interior de Bolivia, en muías, cumentos servirán para la chancelación dé las
burros ó llamas. fianzas otorgadas. Si no se presentasen las
§ 2. 3 Se examinará el contenido de la tornaguíis á los tres dias despues deL venci-
carga en todo ó parte, según fuese necesario. miento del plazo respectivo, el administradoi*
§ 3. 3 Verificado el examen se marcarán de la aduana de Arica procederá á recaudar
y sellaran los cajones ó bultos. los derechos afianzados sin admitir redamo
§ 4. 3 Los que no se hallen abiertos y alguno.
mantengan el antiguo sello, serán resellados. 13. Los Prefectos de Tacna y de Puno,
§ 5. 3 Los interesados pedirán por tri- cuidarán de remover los embarazos que en-
plicado en papel boliviano del sello 5. 3 las torpezcan el tráfico de mercaderías en tránsito
guías de los efectos extranjeros para el trán- al territorio de Bolivia; tomarán todas las me-
sito, expresando las marcas, numeración, cla- didas necesarias para evitar el contrabando»
se y número de bultos, la calidad y cantidad y harán castigar con arreglo á las leyes á cual-
de Jos efectos en letras, y también los caminos quiera empleado de su dependencia que ex-
y aduanillas por donde han de pasar para Bo- pidiese torna-gulas falsas , ó favoreciere de
livia. cualquier modo la defraudación de las ren-
7. 3 Darán fianza de presentar en la | tas de las aduanas de una ú otra República»
( 54 )
tra las leyes comerciales de Bolivia con res- i de sin efecto la orden que por su conducto se
pecto á este tráfico, como si fuese cometido solicitó, para que varíe de ruta el correo de la
por dichos empleados contra las leyes del Pe Paz. Publíquese y rejístrese— Menendez. —Ra-
rü, conforme á lo estipulado en el artículo món Castilla.
14 del susodicho convenio.
14. El presente decreto rejirá mientras
la experiencia no manifieste la necesidad de Artímlo 108 del reglamento de co-
reformarlo. mercio.
El Ministro de Estado del despacho de Los efectos extranjeros que se importen
Hacienda queda encargado de la ejecución y para Bolivia, y las producciones naturales ó
cumplimiento de este decreto. Dado en la industriales de ésta que se exporten por el puer-
casa del Supremo Gobierno en Lima á 30 de to de Arica, pagarán sus derechos conforme á
Julio de 1840 Agustín Gamarra. —Ramón la tarifa inserta en el decreto de 30 de Julio
Castilla. del presente a fio de 1840.

A consecuencia de una consulta elevada al Capítulo de una ñola del Sr. Muriate-
Gobierno por el Sr. Prefecto del Departa- gui, datada en Vilque á \\ de Muyo
mento de Moquegua, haciendo observaciones
de 1812, dirijida al Sr. Ministro de
al artículo 8. ° del supremo decreto de 50 de
Julio próximo pasado; S. E. el Presicente del Relaciones Exteriores del Perú.
Consejo de Estado, encargado del Poder Eje-
cutivo, ha dictado la resolución siguiente. Han exijido que expresémos en el tratado
un axioma del Derecho de Jentes, reducido á
que el Perú y Bolivia tienen derecho para ar-
Lima, Setiembre 5 de 1840.
reglar sus relaciones mercantiles como mejor
En consideración á las observaciones que les parezca. Aunque esto no es de un tratado
hace el Prefecto de Moquegua en esta nota, y de paz, y no viene al caso, convine en el ar-
estando el Gobierno animado de los mejores tículo, porque no era posible negarse á un
deseos en favor de todo lo que tiende á dismi- principio cuando se pretendía con tenacidad, y
nuir al comercio gastos y molestias, que pue- tenían chancelados los existentes.
dan embarazar la protección que está decidido
¿í prestarle —resuelvo: De otra del mismo, datada en Puno á
1. ° Se revoca el art. 8. ° del decreto
tS de Junio del propio año.
de 30 de Julio último, inserto en el Peruano
número 11 en la parte que prohibe que las
El Ministro Boliviano ha ofrecido también
mercaderías que se despachen por la aduana
á nombre de su Gobierno, derogar el decreto
de Arica, con destino á la Paz, vayan por Na-
que grava con enormes derechos los efectos
sa cara y sigan por la aduanilla de Palca á la
peruanos, al haberle indicado que si no lo ha-
del Desaguadero.
cia, cargaríamos nosotros con iguales dere-
' 2. ° Los efectos que se despachen por la chos á los efectos bolivianos, y á los de trán-
aduana de Arica, con dirección á la Paz, pue- sito que no puedan introducirse por Cobija.
den tomarla por el mismo punto de Nasacara
por ser el mas corto, ó por el Desaguadero,
siempre que convenga á los interesados, quie-
nes en este caso lo expresarán en la guia que
Tratado de Ptiuo y su aprobación por el
saquen de la Aduana de Arica.
Congreso d< ¡ Perú—se comunica á
3. ® Queda sin efecto todo lo que con-
cierna á la alteración hecha al artículo 8. ° se- Bolivia.
gún el artículo anterior, con relación á las
mercaderías que se dirijan por Nasacara. NOS JOSE BALLIVIAN PRESIDENTE DE

4. ° Las tornaguías de que se encarga el BOLIVIA.

artículo 7. ° y la segunda parte del 12. ® del


susodicho decreto de 30 de Julio, que debe A todos los que las presentes vieren-, salud:
dar la Aduana de la Paz, han de venir visadas
por el Cónsul de la República , residente en Por cuanto, aceptada por los Gobierno,
esa Ciudad. de Bolivia y del Perú la mediación propuesta
5. ® Siempre que los comerciantes quie- porD. Ventura La-Valle, Ministro Plenipoten-
ran hacer el tráfico por la Aduanilla del Desa- ciario de la República de Chile para este efecto,
guadero, no obstante la alteración hecha á los se ha concluido y firmado en la Ciudad de Pu-
artículos 7. ®, 8. ® y 12. ° , observarán en no el día siete de Junio último, en virtud de
ese caso las formalidades que para el tránsito los plenos poderes que conferimos á nuestro
por dicha Aduana se previenen en los citados Ministro de Hacienda Hilarión Fernandez , y
érticulos. mediante la autorización otorgada por el Go-
6. ® Estas alteraciones rejirán mientras bierno del Perú al Seuor D Francisco Javier
i ! experiencia obligue á dictar otras. Mariátegui, Vocal de la Corte Suprema de
Prefecto en contestación Justicia, un tratado preliminar de paz y amis-
•flHÍitialiUfiHn Ritlftxtnnae IT»»»,.;,,..,.,, „„..„ tad. cuvo tenor na labra ñor nalabra. es co-
( 55)
TRATADO PRELIMINAR ARTICULO QUINTO.

Ratificado que fuere el presente tratado,


quedarán en plena libertad los respectivos
DE PAZ Y AMISTAD ENTRE LAS REPUBLI- prisioneros para determinar de sus personas
lo que mas les conviniere; debiendo entre-
CAS BE B O L I V I A R DEL PERO. garse los individuos de tropa á jefes que
se comisionaren con este fin.
Aceptada por los Gobiernos de Bolivia
V del Perú la jenerosa mediación, que para ARTICULO SEXTO.
poner término a la guerra que desgraciada-
mente los aflijia, ofreció á nombre del Go- El Gobierno de Bolivia retirará su ejér-
bierno de Chile el Señor D. Ventura La-Valle, cito del territorio peruano á los ocho dias
su Ministro Plenipotenciario cerca de dichos del canje de este tratado.
gobiernos, autorizado al efecto con el carác-
ter de Ministro mediador, nombraron aque- ARTICULO SÉPTIMO.
llos sus respectivos Ministros Plenipotencia-
ríos, á saber: el Exmo. Consejo de Gobierno, La parte que infrinjiere cualquiera de los
Encargado del Poder Ejecutivo de la República artículos ó cláusulas del presente tratado,
de Bolivia, al Señor D. Hilarión Fernandez, quedará obligada al pago de los gastas de la
su Ministro de Estado en el Despacho de Ha- guerra que ocasionáre con la violación;
cienda;y el Exmo. Señor D. Manuel Menendez,
Presidente del Consejo de Estado, Encargado ARTICULO OCTAVO.
del Poder Ejecutivo de la República Peruana,
al Señor D. Francisco Javier Mariátegui, Vo- El canje de las ratificaciones de este Ira*
cal de la Exma. Corte Suprema de Justicia; tado, se verificará á los treinta y cinco diaí
quienes reunidos con el Señor Ministro me- de la fecha, ó antes si fuere posible , por
diador, procedieron al reconocimiento y can- conducto del Señor Ministro mediadora
je de sus respectivos plenos poderes, y ha- En fé de lo cual , nos los infraséritost
biéndolos encontrado en buena y debida forma, Ministro mediador de la Kepública de Chile
convinieron en los artículos siguientes. y Ministros Plenipotenciarios de las partes éófltf
tratantes, firmámos el presente tratado depas
ARTICULO PRIMERO. y amistad, refrendado por nuestros secreta-
rios, y sellado con nuestros sellos respective»»
Las Repúblicas de Bolivia y del Perú se en la Ciudad de Puno á los siete dias del mei
protestan paz y amistad inalterables, olvidan- de Junio del ano del Señor de mil ochocientos
do para siempre los motivos que las obli- cuarenta y dos_ Un sello— Venturu La- Fol/e—
garon á tomar las armas. Manuel Romero , Secretario de la Legacioik
Mediadora _ Un sello — H i l a r i ó n F e r n á n *
ARTICULO SEGUNDO. dez —Manuel B u i l r a g o , Secretario de la Lega-1
cion Boliviana— Francisco J a v i e r M a r i á t e g u i ^
Para afianzar las partes contratantes de José M a r i a S e g u i n , Secretario de la Legación
una manera sólida y estable la paz que res- Peruana.
tablecen, ceden recíprocamente cualesquiera Por tanto, y usando de las facultades
derechos que pudieran tener á indemnizacio- traordinarias que nos confiaron los pueblM
nes por los males que se han hecho, renun- de la República Boliviana para coDtimiarki
ciando las dos á toda clase de reclamacio- guerra ó firmar la paz, aprobamos, contr-
nes por gastos de dichas guerras, sin que el aíamos y ratificámos el tratado o conveficioa
Perú ni Bolivia se puedan jamas hacer cargo preliminar precedente, y prometemos ¿•M-
alguno pecuniario por estas causas. dar y cumplir relijiosamente cuanto m jbj
ofrecido observar y cumplir «o el trata®»
ARTICULO TERCERO. expresado, sin contravenir á él por ninguna
causa ni pretexto, ni permitir q»e por.fritos
Con igual objeto, reconocen las dos par- se contravenga directa ni indirectamente. Sn
tes contratantes el principio de la libertad y fé de lo cual, y comprometiendo de nuestra
perfecto derecho que cada una de ellas tiene parte el honor nacional,firmámos la presente
para arreglar sus leyes fiscales y relaciones ratificación, la mandamos sellar coalas ar-
de comercio, como mejor convenga á sus mas de la República, y refrendar por nuestro
interéses. Este mismo principio servirá de Ministro de Relaciones Exteriores, en el Pa-
base cuando creyeren oportuno celebrar un lacio de Gobierno en la Paz de
tratado de comercio. á diez y siete de Junio de mil ochocientos
cuarenta y dos— José B a l l w i a n - . El Ministro
ARTICULO CUARTO. de Relaciones Exteriores — C a s i m i r o O l a ñ e l a .

Los Gobiernos de Bolivia y del Perú Sea notorio que yo Ventura La-Valle,
ponen en completo olvido los compromisos enviado extraordinario y , Ministro Plenipo-
que hayan contraído los súbditos de ambas tenciario de Chile cerca de los Gobiernos del
naciones , durante la ocupacion de los res- Perú y de Bolivia, investido ademas con el
pectivos territorios. caracter de Ministro mediador, para poner
56 )
término á ia guerra en que desgraciadamen- j y comerciales y de funestísimas consecuencias
te se hallaban estas Repúblicas; en virtud de | para la prosperidad y crédito de ambos pue-
)p dispuesto en el articulo 8. = del tratado S blos.
preliminar de paz y amistad concluido en Pu- j De orden del mismo Congreso lo comu-
no el dia7.de Junio próximo anterior, entre nicamos á US. para que el Poder Ejecutivo
los Ministros Plenipotenciarios de los gobier- disponga lo necesario a su cumplimiento; de»
nos peruano y boliviano, bajo ia mediación volviéndole el tratado preliminar, el proto-
del mió, he verificado en "el din de hoi el colo orijinal, la nota del Consejo de Estado
canje de las ratificaciones del expresado tra- aprobándolo, y la ratificación del gobierno; co-
tado, que me han sido dirijidas por ambos mo también la comunicación del Prefecto de
gobiernos. En su virtud, he entregado al Moquegua fechada en Arica á 12 del corriente,
Exmo. Gobierno del Perú la ratificación del con la nota del Sub prefecto de Tarapaeá ¿
Exmo. Gobierno de Bolivia , y en primera que se refiere; cuyos documentos son los mis-
oportunidad remitiré á éste la ratificación de mos que se dirijieron á la Secretaria de h»
aquel. Y para la debida constancia de éste Cámara de Diputados en 17 de Abril último
acto, firmo por duplicado la presente decla- y 16 del actual.
ración, que dirijo con fecha de hoi á los go- Dios guarde á US. — J e r v a ú o Alvar tz—
biernos antedichos, sellada con el sedo de Senador Secretario _ A. Avelina <Meto_ Dipu-
ésta Legación, y refrendada por el respecti- tado Secretario— Lima,Mayo 30 de 1845. Cúrn-
vo secretario, en la Ciudad de Lima el día I piase lo resuelto por el C ingreso: expídanse
once del mes de Julio del aflo de mil ciclio- las órdenes convenientes y publícese —fas-
cientos cuarenta y dos— Feníura L a ' S a l l e - l i l l a — Vas S o l d á n .
M a n u e l Romero— Secretario.

Lima Julio 30 de 1840.


S e c r e t a r í a d e l C o n g r e s o — L i m a á 27 d e
M a y o d e 18 ¿5. El Ministro de Relaciones Exteriores de
la República del Perú tiene el honor de diri-
Al Señor Ministro de Estado del Despacho jirse al de igual despacho de la de Bolivia,
de Relaciones Exteriores. acornpañandole copia ceitificada déla reso-
lución del Congreso Peruano fecha 27 de Mayo
Señor Ministro. último , por la que ha prestado su aproba-
ción al tratado preliminar de paz y amistad
El Congreso teniendo en Consideración celebrado en Puno á 7 de Junio de 1842,
que el tratado preliminar de paz y amistad Al Gobierno del infrascrito, que desea
celebrado en Puno a 7 de Junio de 1842 en- vivamente estrechar sus relaciones de amistad
tre las Repúblicas del Perú y Bolivia, fué y buena iotelijencia con el de Bolivia, lia
ratificado por el gobierno con aprobación del sido mui satisfactoria esta resolución; y dán-
Consejo de Estado, conforme a la atribución dole cumplimiento, ha nombrado al D. D. Pe-
•13 del artículo 87 de ia Constitución; ha de- dro Astete Encargado de Negocios de esta
clarado en sesión de la fecha— «que debe ce República cerca de esa, autorizándole sufi-
sar como innecesari i toda discusión ulterior cientemente para que, conforme á las ins-
acerca de él» —Y e ti rado de que se hallan trucciones que se le han dado, proceda á estre-
en buena paz é intelijcneia ambos Estados, bie- char los vínculos de paz, amistad y comer-
nes que nuestro gobierno procurará conservar cio cnn el Gobierno de S. E. y arreglar por
con el.mayor celo; ha resuelto—se mande á medios amistosos las demás cuestiones que
la mayor brevedad posible un Minislro auto- interesen á ambos países;
rizado ampliamente, para que se celebre un Nada será mas grato á S. E. el Presiden-
tratado definitivo de paz y amistad consul- te de esta República, que conservar de una
tando el honor público, las mútuas seguri- manera sólida y permanente las relaciones
dades y la preservación á toda costa de las pacíficas que al presente subsisten entre el
relaciones pacíficas por medios permanentes; Perú y Bolivia. Estos sentimientos, de que
y al mismo tiempo otro de comercio que con- sin duda estará también animado el Gobierno
siderándose como parte integrante éindispen- Boliviano, han decidido al del infrascrito, á
sable de la negociación, consulte por medio confiar al Señor Astete tan honrosa misión.
de reciprocas ventajas y franquicias el mejor y El infrascrito aprovecha de esta oportu-
mas próspero y liberal curso y establecimien- nidad para reiterar á S. E. el Ministro, á.
to de nuestras relaciones mercantiles y trá- quien se dírije, las protestas de distinguido,
fico con Bolivia; sin olvidar, bien sea en con- aprecio y consideración con que es su atento
vención particular, bien como una de las es- servidor José G . Paz S o l d á n .
tipulaciones del tratado , los males que las Al Exmo- Señor Ministro de Relaciones Ex-
alteraciones de la moneda lia ocasionado so- teriores de la República de Bolivia.
bre nuestro comercio en esta parte; y que
Wje sobre manera atajarlos y repararlos, evi-
ndo Upa crisis perniciosa inmediatamente
Éí nuestra riqueza y transaciones pecuniarias
( 57 )
Ramón Castilla, Presi lente de la Re- Frazadas, cada una , , , , 2*
pública ¿f. Grasa de llama, quintal , , , - 4
Gomas, libra , , , , , , > ii, t~
CONSIDERANDO: Jergas, cada cien varas , , ,
Jabón, quintal , , , , , , 7 t
I. Que por el tratado de Tuno quedó Harina de Trigo, idem , , / , 3 2 1/2
cancelada la Convención preliminar que se Idem de muco idem , , , , , 1 4
celebro entre el Perú y Bolivia en 19 de Loza, la carga , , , , , , , 2
Abril de -1840, y derogado el decreto de 50 Lomillos, cada uno , , , , , 6
«le Julio del mismo año, por el cual se fijaron Idem ordinarios idem , , , , 1
los derechos de tránsito para establecerla; Lanas, quintal , , , , A
3
II. Que no existiendo estos legalmente, Maiz, fanega de 5 arrobas 5 libras , 2
es necesario autorizar su cobro, y sistemarlo Maní, arrobo , i
de una manera útil a la industria y al trálico Manteca de cerdo, libra , , ittfZi
nacional; Mari-roquines, docena , , , i 4
III Que el Consejo de Estado en 27 de Maleteros de zuela, idem , , , 6
Marzo de 1845 prestó su acuerdo para que se Miel de chai cas ó de obejas, arrobas 6
fijasen derechos á los productos bolivianos que Molinillos, docena , , , , , 6
se internen á la República, ó que se extraigan Orejones, arroba , , , , , 4,
por el puerto de Arica, alzándolos ó bajándo- Pellones, cada uno , , , , 3
los en proporcion a lo que alzare ó bajare Idem ordinarios idem , , , , Cs
aquel Gobierno á los productos peruanos; Ponchos balandranes idem , , 3
Idem pullos, idem , , , , , t
DECRETO.
Pavilo, arroba , , , » , » i
Plomo, quintal , , , , , , 3
SECCION PRIMERA, Quesos, libra , , , , , , , 4/2í
Riendas cada una , , , , , 3
Idem ordinarias, idem , , , , í
De las producciones boli manas que se
Sal, arroba, , , , , , , , 2
internen p era el consumo dtl Perú. Sebo, quintal , , , , , , , 2
Sobrepellones, docena , , , , 3
Art. 1 . ° Los productos bolivianos que Sombreros de chinchilla y de vicu-
se internen al Perú para su consumo, pagarán ña, idem , , , , , , , 12
los siguientes derechos específicos. Idem ordinarios idem , , , , 6
Ps. Rs. Sillas de montar tinas, cada una , 8
.Mmidon, quintal , , , , , , 5 Idem idem ordinarias idem , , 3
Anis, idem , , , , , , , 5 Sillas ó silletas de madera, docena, 6
Alfombras finas pequeñas,cada una, 4 Tamarindos, quintal , , , ,
Idem ordinarias, idem idem , , 2
4
Tabaco en bruto, quintal , , 35
Alforjas finas de colores, docena , 6 Idem labrado, libra , , , ,
Idem de lana ordinarias, idem , , 5 7
Trigo, faneca de 155 libras , 4 6
Alcaparrosa, quintal , , , , , 5 Tocuyo ¡¡no vara , , , ,
Barracanes de lana, vara , , , 1/2 3
Idem ordinario idem , , ,
Idem de algodon, idem , , , , 1/4 Vidrios de Cochabamba , carga 3
Bateas grandes, cada una , , , 4 Zapitos, docena , , , , ,
Idem chicas, idem idem , , , 2
6
Zuelas de medio cuero , , , 1 4
Botas, docena , , , , , , , 12
Cacao en pepita, quintal , , , , t>. 2. s Los demás productos agrícola» que
Idem en pasta, idem , , , , , 12 no se puntualizan en el articulo anterior, tój-
Café, idem , , , , , 5 4 garán el derecho de un peso por cada quiñpf;
Cera de Chiquitos idem , , , , 6 y los fabriles y manufacturados dos. p'eijw
Cabezones ó Jaquimones de toda por cada bulto de seis arrobas, con excepción
clase, docena, , , , , , , 5 de la ropa hecha,que pagara dos pésospor pie-
Charqui de llama, quintil , , , 4. za la fina,y uno la ordinaria. , . ;
Idem de lipes ó de vaca, idem , , 4 o. ° Los productos bolivianos pagaiiáifi
Chocolate idem 8 los derechos municipales estab'ecídosi en fptv
Sinchadores ó atapellones, docena, 5 puntos de su introducción y consumo. >
Cordobanes idem , 5 4. => Se introducirá libre de todo dere-
Cola, quintal , , , , , , , 4 cho el oro y plata en pasta, polvo, labrado 6 1
Cueros de Chinchilla y Ataeama,doc. 6 amonedado, el estaño en barra, la lana ó pie-
Cascarilla, quintal , , , , , 8 les de vicuña, y las maderas.
Coca, arroba , , , , , , , 2 2 5.® Siendo mui extensa Ta frontera ,
Ci/bre en barra, libra , , , , 4 del Perú por las provincias dé Tarapacá, Ari-
Idem labrado, idem 4 4/2 ca, Chucuito, Huancáné, Azángaro y Caraba-
Dulces, docena de cajas , , , , 1 4 ya, se sacarán á remate en el órdeú siguiente
Encajes anchos, vara , , , , 4 los derechos que hayan de cobrarse á las-
Idem angostos, idem , , , , , 4/2 produeciones bolivianas que se internen por-
Estaño labrado, libra , , , , I 1/2 el territorio de cada una. de dichas provin-
Sj&tribos (Virtiera, par , , ,, 4. cias.

I. La subhasta que se haga en ía provin- blecidos.
cia de Tarapacá, comprenderá los distritos de 12. Luego que los Prefecto!.'de Puno y
Sibaya, Pica y Camina,ósedividiráejecutándo- de Moquegua reciban el presente decreto, or-
la por distritos, si el Prefecto de Moquegua lo denaran que se reúna la junta de hacienda de
juzgase útil y conveniente. su respectivo Departamento para acordar las
II. La subhasta de Arica comprenderá medidas que deban tomarse y organizar los
Jos distritos deBelen y Socoroma, Palca y las expedientes, oyendo á los Sub-prefectos, Go-
vias conocidas con los nombres de los Altos, bernadores y personas conocedoras ó prácti-
Tarata, Candarave é Ilabaya; pudiendo sepa- cas en el tráfico délos productos de Bolivia,
rarse estos tres últimos distritos, y verificarse á fin de que con los datos y cálculos que mi-
el remate en los tres reunidos, ó en cada uno nistren sobre las internaciones, pueda fijarse el
separadamente, si el referido Prefecto lo juz- valor de los remates, los cuales se verificarán
gase mas ventajoso. ante la junta de almonedas por el término de
III. Los productos bolivianos que se in- un año,que por esta vez se señala.
ternen en la provincia de Moquegua por los 15. Los remates que se celebren se so-
distritos de Garumas, Ubinas, Ichuiia, Ornate, meterán á la aprobación del Gobierno, para
y Torata, se subhastaran por distritos ó todos que con sujeción a l o q u e se resol viere se ex-
reunidos. tiendan las escrituras en términos claros y
IV. La subhasta de la provincia de Chu- explícitos,que eviten dudas é interpretaciones;
cuito comprenderá el Desaguadero, los distri- y los lieitadores otorgarán fianzas, á satisfac-
tos de Huacullani y Pisacoma.las vias que con- ción del Administrador de la respectiva te-
ducen hasta el rio Maure, y la parte de fronte- sorería, por el valor de los remates, que paga-
ra de Yunguyo, rán por cuatrimestres adelantados.
V. En la provincia do Huaneané se ex- 14. Mientras se aprueban los remates,
tenderá la subhasta á todo lo que se introduz- se continuará haciendo la recaudación por las
ca por su frontera, lo mismo que en las pro- autoridades y demás empleados encargados de
vincias de Azángaro y Gnrabayn, á fin de que ella, y las guias se expedirán gratis en papel
quede cubierto todo el territorio desde Su- común á los introductores ó especuladores,
ches por Cojata hasta Ninantava, debiendo para que puedan acreditar con ellas en las lo-
guardarse con especialidad por los lieitadores calidades respectivas, que han satisfecho los
los puntos de Poto, Muiiani. lnchupalla, Puti- derechos, seguu lo prevenido en los artículos
na, Guatasina, Vilquechico y Moho. 6 . ° y 7. ®
6. ° En las provincias de Moquegua y
de Arica no se cobrarán derechos á los produc- SECCION SEGUNDA.
tos bolivianos, cuyos conductores, consigna-
tarios ó dueños acrediten haberlos pagado á De los productos argentinos.
su entrada ó pase por el territorio de las pro-
vincias de Chucuito y Huaneané; ni en la de Art. 1. ® Los lomillos, marroquines,
Csrabaya á los que los hubiesen satisfecho en pellones, riendas, sobrepellones, y cualesquie-
el territorio de las provincias de Huaneané y ra otros artículos, nominados ó no en la sec-
Azángaro; ni en los lugares de la comprensión ción la. de este decreto, pagarán en su inter-
de Azángaro á los productos que hubiesen pa- nación al Perú por las fronteras de Bolivia loe
gado sus derechos en Carabaya ó Huaneané. mismos derechos que los productos bolivia-
7 . a La disposición anterior se aplicará nos.
á los demás casos en que los frutos bolivianos 2. ® Las reces pagarán cuatro reales cada
hayan pagado sus derechos de internación en una.
cualquier punto de la frontera del Perú. 5. ® Los caballos, muías y burros se in-
8. 5 Los conductores, consignatarios ó troducirán libres de todo derecho.
dueños de los productos deberán acreditar el
pago de los derechos con la correspondiente SECCION TERCERA.
guia, que les dará el respectivo subhastador.
9. ° Luego qu<> se veriquen lassubhastas, De las producciones bolivianas que se
los Prefectos de Moquegua y de Puno dispon- introducen de tránsito para el ex-
drán que los lieitadores,de común acuerdo,es- tranjero.
tablezcan las formalidades con que deben ex-
pedir las guias, uniformar sus operaciones , y Art. 1.® Las producciones bolivianas
precaver los fraudes que pudieran cometerse que se internen de tránsito para el extranjero,
con los introductores. pagarán los derechos siguientes.
10. Los lieitadores instruirán circuns- Cascarilla, quintal, , , , , , 8 ps.
tanciadamente á los Prefectos del resultado Barrilla, ídem , , , , , , , 2
de sus acuerdos, para que despues de exami- Cobre en barra, idem , , , , 3
nados los aprueben, si los encontrasen arre- Idem labrado idem. , , , , , 4
glados, ó los reformen sino contuviesen las Estaño en barra, idem , , , 2
precauciones necesarias para que no se come- Idem labrado, idem 3
ta^ abusos en el cobro con los introductores. Lana, quintal , , , , , , , 2
11. Ningún subastador alterará sin con-
teirtimiento de los demás y sin previa aproba- 2. ® El oro en polvo, sellado, en pasta
Ü Í I ¡de los Prefectos mencionados, los térmi- o labrado procedente de Bolivia, y la plata
iiés r iorma de CUiaS. ni los acuerdos esta. en barra, piña ó labrada, naearán los Hero.
;
chos de reglamento. Los pesos fuertes saldrán perfumería, mercería, clavazón, cristalería,
libres de derechos. loza, porcelana, pianos, muebles, baúles, ca-
3.® Los demás productos, que aquí no tres de todo metal, bombas, bréa, madera
se expresan, y se hallau comprendidos en el labrada ó en piezas, hojas de lata, planchas
artículo 1 . ° de la sección la., se extraerán de fierro, cobre ó plomo, peltre, zinc, carrua-
libres de derechos, quedando no obstante su- jes, cacao, estátuas, flejes, globos, imprentas
jetos á pagar á los subbastadores los que on y prensas, instrumentos y herramientas de la-
ella se les ha señalado. branza, de artes y de explotación de mina|,
4. ° El cobre y estaño que se internen lápidas y urnas, máquinas y alambiques, pie-
de tránsito con su respectiva guia, no pagarán dras labradas para enlosrar ú otros usos, y
ningún derecho a los subhastadores; mas és- los libros. El acero en bruto pagaráel doce
tos deberán tomar razón del peso de ambos por ciento, y el azogue será slibre de i o d ó
metales y dar parte á la receptoría de Tacna, derecho.
indicándole la persona á quien vengan consig- 6. ° Los efectos despachjdós en trán-
nados y el nombre del arriero conductor. sito por la aduana de Arica coa destina á la
5. ° El cobre ó estaño que venga al Paz, saldrán precisamente por In quebrada
Departamento de Moquegua por una vía ó ca- de Palca á Nasacára; los que se lleve)» j&irá
mino distiuto del de Tacora, Palca, ó Tacna, Oruro pasarán por la misma quebrada, y des-
caerá ea comiso. de Tacora tomarán el camino 'directo 'páift
6. ° Siempre que por Palca pase para la Barca, antes de cuyo paso se encuentra en
Tacna estaño, barrilla ó cobre fundido, el re- Pichagas el resguardo boliviano. En las gatas
ceptor lo avisará al teniente administrador, que se expidan se señalará el camino, como
expresándole el nombre del conductor, el nú- lo previene el artículo 73 del reglamento der
mero de sacos ó barras, la persona á quien comercio.
vengan consignadas, y la fecha en que pasaron. 7. ° Las mercaderías despachadas para
Oruro ó la Paz, que se encuentren en camino
SECCION CUARTA. distinto del ordinario y conocido por el mas
recto, como igualmente las bestias en que se
Del tránsito de mercaderías extranjeras para conduzcan caeran en comiso. Así la carga
Bolivia. destinada á Oruro que se sorprenda en di-
rección á la Paz despues de Tacora y fuera de
Art. 1. ° El puerto de Arica es el único la ruta especial que vá por el rio c-osapilla,
por donde es permitida la introducción y des- y la carga despachada para la Paz que se sor-
pacho de las mercaderías extranjeras en trán- prenda en cualquier camino á la izquierda
sito para Bolivia. del que rectamente vá de Tacora á Chulluncani
2. 3 Los aguardientes, vinos y licores por el cano y rio Maure, incurrirá en las pe^
extranjeros de cualquiera clase pagarán los ñas señaladas en el citado artículo 73.
mismos derechos con que los grava ei regla- 8. ° Los Prefectos de Puno y de Moque-
mento de comercio en su importación para el gua harán entender á las autoridades políti-
consumo interno. ticas y empleados de aduana de su dependen-
3.a Pagarán dos por ciento sobre su cia, que deben aprehender y depositar las
avalúo por arancel las especies siguientes: mercaderías que vayan sin guia, ó que lleván-
Algalia, almizcle, ambar, cauutillo fino dola para Bolivia se introduzcan al consumo
de oro y plata, diamantes, perlas linas y toda interno, y dar el correspondiente parte para
clase de piedras preciosas, hilado lino de oro y que se siga el juicio de comiso por las respec-
de plata, joyería tina con perlas ó sin ellas, tivas aduanas.
lentejuelas de oro y plata fina, relojes de fal- 9. ° Las mismas prevenciones harán
triquera, todo articulo de seda, encajes de al- los Prefectos de Puno y de Moquegua á los
godón ó hilo, oían batista, pañuelos de hilo, subhastadores de los derechos de los frutos bo-
estopillas, tejido de seda con oro y plata, livianos, para que ejerzan igual vijilancia y pro-
agua-raz, pinturas, drogas, medicinas, todo cedan conforme á las disposiciones anterio •
artículo de lino, laua y algodon, papeleras, res. Y á tiu deque tanto estos como los
sombreros, pieles ó cueros de toda clase cur- sub-prefectos, gobernadores y demás autori-
tidos ó adobados, con pelo ó sin él, blancos dades, á quienes cumple vijihr el contrabando^
ó teñidos, enteros ó en piezas, suelas, las si- no sean sorprendidos con falsas guías, el ad-
lletas ó madera labrada para hacerlas, cachu- ministrador de la aduana de Ariea y el recep-
chas, gorras, pescados salados, aceites, botas tor de Tacna remitirán por el conducto réí-
y zapatos, fideos, ropa hecha, la talabartería, pectivo á los prefectos indicados un competen-
el añil, naipes, rapé, cigarros, té, velas de cera te número de ejemplares de gulas en bÍánc<V
ó esperma; finalmente todo efecto ai cual no selladas y firmadas, para que las distrttw;aii
se imponga otro derecho de tránsito. entre aquellos, con el objeto de que ptredao
4. 3 Pagará ocho por ciento el fierro, confrontarlas con las guias orijinales qíié se
lo mismo que si se introdujese para el con- les presenten.
sumo del departamento de Moquegua. Pero 10. Se permitirá en la Aduana de Ari-
si este artii ulo se remitiese á otro departa- ca, ó en la receptoría de Tacna, el alijo ó
mento por mar ó tierra, satisfara entonces los reducción de bultos dobles para su fácil con-
derechos con que los grava el reglamento de ducción al interior, lo que se verificará den-
comercio. tro del perentorio término de treinta días,
° Pagarán diez por ciento, el papel, contados desde la fecha en que se expidan
15
Jas guias por la aduana de Arica. de no haber ido con las cargas hasta los res-
11. Se examinará el contenido de la pectivos lugares que se designan en el artícu-
.carga en todo ó en parte, seguu fuese ueee- lo 17, ó de haber protejído el fraule directa
sario. ó indirecta ¡líente, será en el acto suspenso
12. Los interesados pedirán en papel del de su empleo, sometido á juicio, ó removido
sello 5. ° las guías de los efectos que envien si se juzgase mas conveniente.
jen tránsito para Bolivia, expresando en ellas
en letras (con guarismos solo al márjen) y SECCION QUINTA.
sin enmendatura las marcas, numeración,
.dase y número total de los bultos ó cajones, Disposiciones Jeiier.t les.
la calidad y cantidad de los efectos y también
la aduanilla fronteriza de Bolivia á donde va- Art. 1. ° Los subastadores que cobra-
yan dirijidas según su destino, ya sea á la Paz sen mayores derechos que los fijados en la
ó a Oruro, designando igualmente la vía con sección 1. a serán juzgados como defrauda-
sujeción al artículo 73 del reglamento. dores públicos.
13. Daran fianza de presentar en la 2. ° Los Administradores de las Adua-
aduana de Arica el pase de la tenencia ad- nas de Arica y del Desguadero procederán
ministración y resguardo de Palca, y de pagar en los casos de comiso que ocurran con los
Jos derechos que graven á las mercaderías y subastadores, ó con los efectos internados ó
drogas que remitan ó conduzcan, como si se despachados en transito, conforme á las fa-
hubiesen introducido al consumo del Perú, en cultades que les declara el Reglamento de
el caso de no presentar dicho documento en Comercio.
el plazo setialado en el artículo 10. 3.® El valor de los productos bolivia-
14. El pase ó tornaguía que indica el nos y arjentinos que se internen para el con-
precedente artículo, se extenderá en Palca se- sumo interno y caigan en comiso, se apli-
gún el formulario que designe el administra- cará integramente al respectivo subhastador;
dor de Arica, debiendo ser siempre firmado y el de los mismos productos y mercaderías
por el teniente administrador, un cabo y un extranjeras internadas ó despachadas en trán-
guarda. sito se adjudicará al aprensor ó denunciante,
15. Para el despacho de los artículos ó se distribuirá entre ambos con deducción
libres de derechos para el consumo interno, de los derechos del Estado.
que se gravan por este decreto cuaudo vayan 4 ° El Gobierno rebajará los derechos
eu tránsito para Bolivia, se observará el ré- á los productos bolivianos y extranjeros en
jimen y precauciones prescritas para los de- la misma proporcion que el Gobierno de Bo-
mas. Dichos artículos no podrán pasar por livia rebaje á los productos peruanos y ex-
Palca, si la guia no expresare terminante- tranjeros los impuestos con que se hallan gra-
mente que se pagaron por ellos los derechos vados en su introducción por la frontera.
que ahora se fijan. La tornaguía se pondrá S. ° El presente decretro deroga y anu-
con la esplicacion necesaria para evitar du- la todas las disposiciones anteriores, y em-
das é interpretaciones. pezará á observarse á los tres meses despues
16. El Prefecto de Moquegua consultan- de su publicación: se circulará á todas las au-
do el bien y comodidad del comercio, de- toridades encargadas de su ejecución , y se
signará los días de cada semaua en que será fijará en los lugares mas frecuentados de los
permitida la salida de cargas de Tacna para pueblos de los Departrmentos de Moquegua
la Paz ó para Oruro; pero los despachos de y de Puno para que llegue á conocimiento
mercaderías en tránsito se harán diariamen- de todos.
te en Arica. El Ministro de Estado del Despacho de
17. Precisa é indispensablemente irá Hacienda queda encargado de su ejecución y
de Palca un empleado cuidando de la direc- cumplimiento. Dado en la Casa del Supre-
ción de las cargas, cualquiera que sea su mo Gobierno en Lima á 9 de Noviembre de
número y valor, y acompaíiando a sus con- 1846.— l l a m ó n C a s t i l l a — J o s é Fabio M e l g a r .
ductores sin separarse de ellos hasta Chullun-
cani de Bolivia, si las cargas fuesen por Na-
sacára, y hasta pasar el rio Cosapilla, si fuesen .
para Oruro. El Ciudadano Ramón Castilla, Pre-
18. Considerando que para llevar al ca- sidente de la iíepáblica
bo este servicio, de cuya exactitud será res-
ponsable el Prefecto de Moquegua, no basta-
CONSIDERANDO:
rán los guardas existentes en Palca, el Minis-
I. Que el Gobierno de Bolivia por de-
terio de la Guerra propondrá diez y ocho ofi-
creto de 31 de Marzo último, ha puesto en
ciales de los que hoi se hallan gravando al
absoluta interdicción comercial á esa Repú-
Estado con sueldo como colocados, para que
blica con la del Perú:
pasen á Palca á incorporarse á aquel'resguardo,
II. Que en consecuencia de aquel acto
poniéndose á, las órdenes del Teniente Ad-
la Aduana de Arica no debe despachar mer-
ministrador. Dichos oficiales serán elejidos
caderías en tránsito para Bolivia, por que ó
de entre los de mejor comporte, y el mérito
caerían estas alli en comiso, ó se introdu-
allí contraigan les servirá de recomen-
cirían clandestinamente al consumo del Perú:
<ÍMÍpQ.
DECRETO:
§i algun dependiente del resguardo
Art. 1.® La Aduana de Arica.no des*
PPPt-atemhordinado coa su jefe^ á acusado
pacliará mercaderías en tránsito paTa Bolivia, 5. ° Son libres de todo derecho las mií-
hasta que se establezca el comercio de trán- las, caballos y acémilas y cualquiera especie
sito y el modo de hacerlo, ó se conceda de de ganado que se introduzca de la República
nuevo por medio de un arreglo. Arjentina para su expendio en Bolivia; mas
2. 5 Las mercaderías que estén despa- se cobrará un seis por ciento por el tránsito
chadas en tránsito, y no hayan marchado á de tales artículos á los Estados vecinos.
su destino, quedaran en depósito en la Re- 6. ° Son también libres de todo dere-
ceptoría de Tacna, si allí se encontraren, ó cho, los viveres comestibles, ganados de cual-
volverán al depósito de la Aduana de Arica, quier especie y alimentos de primera necesi*
si estuviesen en aquel puerto, devolviéndose dad, que por mar ó por tierra se importen á
á los interesados los derechos que hubiesen la República; y todos los efectos comprendi-
paga'do, si los reclamasen, ó se despacharán dos en el aatículo 3. 3 de la ley de 13 de Oc-
para el consumo interno}, si así se pidiere. tubre de 1840.
El Ministro de Estado, en el Despacho 7 ° Fuera de los derechos prevenidos;
de Hacienda queda encargado de la ejecución en los artículos precedentes, por toda impor-
de este decreto. Dado en la Casa del Go- tación mercantil en la República, se exijirá uní
bierno en Lima á 23 de Abril de 1847._ medio por ciento para los fondos del Consu-
R a m ó n C a s t i l l a —Manuel del R i o . lado de la Capital en que se haga el consumo.
8.° Esta disposición en nada altera el'
vigor de la citada ley de 13 de Octubre de 1840;...
y se declaran subsistentes el decreto prohibi-
tivo de 27 de Octubre de 1839, inserto en el
núm. 27, tomo 1. ° del Restaurador, y el de»
27 de Noviembre de 1829 de la Coleccion ofi-
El Consejo de Gobierno, encargado cial, tomo 2. ° , que regla los puntos de in-
del Poder Ejecutivo de la República ternaciones de efectos, los deberes de los fun-
de Botjvia «y. cionarios y traücantes y las penas en que
incurren los contraventores.
CONSIDERANDO: 9. ® El presente decreto empezará á re-
Que no hay pacto alguno explícito que jir desde el dia 1. ° de Marzo entrante.
determine las relaciones de comercio entre El Ministro de Estado en el Despacho de
Bolivia y el Perú, ya por haber caducado el que Hacienda cuidará de la ejecución de este de-
existia con el transcurso del tiempo, ya porque creto, y de hacerlo imprimir, publicar y cir-
la injusta invasión de nuestro territorio en Oc- cular. Dado en la casa del Supremo Gobierno
tubre último, y el estado ofensivo de guerra en la Paz de Avucucho á 20 de Febrero de
en que se mantiene el Gobierno Peruano, 1842. José M a r í a de Urdiminea, Presidente.
han roto todos los vínculos de amistad y bue- Manuel M a r i a U r c u l l o , Pedro B u i t r a g n , Eust-
na intelijencia que felizmente ligaban á ambos bio G u t i e r r e z , Sosé Manuel I n d a b u r u , Sosé Ba-
paises ; y hallándose Bolivia en la plena li l l i v i a n . El Ministro de Hacienda, H i l a r i ó n Fer-
bertad y posesion de deslindar los derechos nandez.
diferenciales de importación y exportación ex
tranjera, para fomentar su único puerto La-
mar, y dar animación y vida á la industria José Bollician, Capitan Jeneral, Pre-
nacional que reclama con urjencia la mas de- sidente Constitucional de la Repú-
cidida y eficaz protección,
blica &,.
DECRETA: i
Hacemos saber á todos los bolivianos que
Artículo I. ° Los efectos ultramarinos, el Congreso ha dictado y nos publicamos la
que se introduzcan en la República por las siguiente lei.
fronteras de tierra, satisfarán el cuarenta por
ciento de derechos, por Cobija, los estableci- La Cámara de Bepresentantes con aprobación
dos por la ley de 13 de Octubre de 1840. de la de Senadores
2. ° Las monedas de oro que se ex-
porten por Cobija, satisfarán el uno por cien- DECRETA.
to, y el dos por ciento las de plata : la extrac-
ción por las fronteras de tierra será gravada Ar. 1 . ° Los efectos ultramarinos que
con el doble de los derechos indicados. se internen en la República por las fronteras
3. ° Los libros impresos que se impor- de tierra desde 1 . ° de Enero de 1845, pa-
ten en la República por Cobija, pagarán el dos garán derechos en la proporcion siguiente.
por ciento; y un derecho triple los que se in-
ternen por las fronteras de tierra. Su produc- E l 40 por ciento.
to será destinado al fondo de las bibliotecas
públicas de las Capitales, Los licores ultramarinos y el cacao ex-
4. ° Los productos de la industria agrí- tranjero.
cola y fabril de los Estados vecinos pagarán E l 36 por ciento.
el derecho del veinte por ciento ; excepto los
^inos, que satisfarán el veinticinco por ciento, Perfumería, relojes de mesa ó de faltri-
y los aguardientes el treinta. Los municipales quera, naipes, cigarros, calzado de mujer-,,
seráa del cinco por ciento^ gorras de cualquira clase que sean, pagel®
fecha pagarán derechos en aquella aduana en das por los ajenies del Góbierno Peraaoo, y
la misma proporcion establecida para los efec- cediendo á la invitación de dicho Gobierne
tos ultramarinos. contenida en la nota diplomática de/10 de Ma-
3. ° El aforo de los electos peruanos yo último, continuará dichas negociaciones,
que se internen en Bolivia se hará conforme para concluir un tratado de comercio qae aw-
al arancel que rije para los productos ultra- gure de una manera franea y extensa et traite»
marinos. mutuo de las dos Repúblicas, y la libre impor-
4. ° Este decreto tendrá fuerza y vi- tación y exportación para ultramar por el puer-
gor entre tanto que se halle vigente en el to de Arica de los consumos y producciones da
Perú el de 9 de Noviembre del presente año. Bolivia.
El Ministro de Estado en el Despacho 4. ° Queda el Gobierno autorizado para
de Hacienda queda encargado de la ejecución ocurrir al último recurso de la guerra, en caso
de este decreto y de hacerlo imprimir, pu- de que el Gobierno Peruano, denegandose á
blicar, y circular. Dado en el Palacio del un avenimiento comercial, persista en llevar
Supremo Gobierno en Cochabamba á 22 de adelante las disposiciones del decreto de 9 de
Diciembre de i 846—/osé B a l l w i a n — El Mi- Noviembre de 1846.
nistro de Hacienda— M i g u e l M a r i a de A g u i r r e . 3. 9 Asimismo queda autorizado para
facilitar todos los recursos que sean necesarios
para hacer frente á la presente situación.
Comuniqúese al Poder Ejecutivo para su
José Ballivinn Presidente Constitu~ publicación y cumplimiento. Dada en la sala
cional de la República de Bolivia éf. de sesiones del Congreso en la Paz de Ayacu-
c h o a 2 3 d e Junio de 1847.— Manuel de la
4-4-- Cruz M e n i e z , Presidente— A n j e l A g u i r r e , Se-
Hacemos saber á todos los bolivianos que cretario Senador— Antonio Z & c o , Secretario
el Congreso Constitucional de Bolivia extraor- Representante (L. del S.) Palacio de Gobierno
dinariamente reunido, ha dictado y nos publi- en la Paz de Ayacucho á 23 de Jimio de 1847.
camos la siguiente lei. Ejecútese. José B a l l i v i a n . El Ministro del In-
terior, Pedro José de G u e r r a . El Ministro da
El Congreso Constitucional de Bolivia ex-
Hacienda, M i g u e l M a r i a de A g u i r r e . El Minis-
traordinariamente reunido.
tro de la Guerra, José M a r i a S i l v a . El Ministro
de Relaciones Exteriores, Tomas F r i a s .
DECRETA.
Mandamos por tanto á todas las autori-
Art. 4. ° Apruébase la conducta que el dades de la República que la cumplan y
Gobierno ha seguido en las negociaciones que hagan cumplir. Los Ministros de Estado res-
Mantenido lugar con el de la República Pe- pectivos la harán imprimir, publicar y circu-
ruana, á consecuencia del decreto de 9 de No- lará quienes corresponda. Dado en la Paz de
viembre último. Ayacucho á23de Juniode 1847. José B a l l w i a n .
2.® Se aprueban también todos los ac- El Ministro del Interior, Pedro José de Q u e r r á . .
tos del Gobierno que han sido consecuencia El Ministro de Hacienda , M i g u e l M a r i a de
del mencionado decreto de 9 de Noviembre. A g u i r r e . El Ministro de la Guerra, José M a r i «
-3. ® El Gobierno, satisfecho que sea S i l v a . El Ministro de Relaciones Exteriores,
sobra las tentativas de conspiración promovi- Tomas F r i a s .