Вы находитесь на странице: 1из 4

EL MUNDO VISTO DESDE UNA

COSMOVICIÓN ARGUERIANA

El viento andino clama su nombre, las piedras de los ríos suenan sin cesar, los
árboles se mesen al compás de una canción que emerge del fondo del corazón
de la madre tierra, a lo lejos alguien susurra ¿Dónde está aquel poeta que
embelesaba nuestros Andes?, ¿Aquel escritor que defendía al indio
incondicionalmente? ¿Acaso se murió completamente? No, mientras que exista
la literatura argueriana viva y sobre todo personas que comparten dicho
pensamiento, aún está vivo el gran escritor José María Arguedas, pues esta
demás decir que por más que el hombre muera y sus cenizas se las lleva el
viento, el legado queda vivo en la mente de los hombres para no ser olvidado.

La revaloración del indio a partir de vivencias mas no desde el exterior y el idioma


quechua son dos de las más importantes características de la literatura de
Arguedas, que a través de sus obras con una prosa sólida, directa, inmediata
pero a la vez llena de sentimientos y nostalgia, o su combinación perfecta entre
el castellano y el quechua, que lo hacen único a diferencia de otros autores, nos
muestran el encuentro de dos mundos el pasado (cultura indígena) y el presente
(cultura occidental).

En un Perú ya globalizado, donde no damos ya importancia a las lenguas


originarias, ni mucho menos al folclore de antaño, surge como una respuesta de
emergencia la literatura argueriana que nos da un llamado de atención, un
hincapié para ver el mundo real, lleno de injusticias sociales, discriminación a
nuestros orígenes, la esclavitud, pero también nos da un llamado a la apreciación
y admiración a la cultura indígena y a su idioma madre, el quechua.

Este autor apurimeño nació el 18 de enero de 1911, y en su primera novela


Yawar Fiesta (1941) resalta la dignidad que el pueblo indígena debía de
preservar pese al desprecio y explotación por parte de los mistis (blancos y
mestizos) además del sentido de unión comunitaria de los nativos andinos al
verse amenazados por sus autoridades gubernamentales. Es precisamente en
esta obra que Arguedas celebra la victoria cultural indígena forjada a través de
la voluntad de mantener en alto la dignidad de la raza.

Yawar Fiesta por otra parte muestra un gran aprecio a las tradiciones indígenas,
siendo muy valiosa da entender la preocupación de los mistis de querer cambiar
a los indios, tratando de poner sus ideales, sin embargo los comuneros de
Puquio celebran el Turupukllay de acuerdo a sus antiguas tradiciones,
oponiéndose y venciendo completamente a quienes desean modernizar su
cultura.

Años más tarde, con su obra “Los ríos profundos” (1958), una novela
autobiográfica, en donde los grandes literatos la mencionan como la mejor obra
de Arguedas cuyo tema principal es el conflicto entre el mundo indígena y el
occidental, nos expone la violencia racial y social, el sistema dominante y
opresivo de la educación y la plena identificación con el mundo andino.

Esta novela presenta un lenguaje poético mágico donde describe estrechamente


la belleza del Ande, los personajes y sobre todo plasma preocupaciones,
angustias, una pequeña esperanza por parte de Ernesto (nombre que toma el
autor en esta obra) de convivir en una sociedad sin marginaciones, injusticia, sin
esclavitud.

El contexto es indigenista, mostrándonos la discriminación hacia los indios,


aunque estos perseveran para hacer respetar sus derechos y sobre todo nos
muestra como el personaje principal sobrevive a las circunstancias de su destino.

José María Arguedas definió a su cuarta obra literaria “El Sexto” (1961), como
una escuela del vicio pero a la vez de generosidad. Y es precisamente en este
lugar (la cárcel) donde el autor vive uno de los peores momentos de su vida, al
ser atrapado por participar en protestas estudiantiles contra la visita del general
italiano Camarotta del partido fascista. En dicha obra la narración es más
testimonial debido que se cuenta con exactitud como es la vida dentro de una
cárcel peruana, los atropellos que se realizan, la corrupción, el homosexualismo,
y la desigualdad, la injusticia y sobre todo la muerte, el sufrimiento y el drama
humano son elementos vitales que giran alrededor de la obra.

En 1964, se dio a conocer su obra más larga al igual que el debate que provocó,
donde asistió el mismo Arguedas e intelectuales izquierdistas. ”Todas las
Sangres”

Lo que se puede apreciar en la obra es nuevamente la cultura andina, la cual no


debe ser destruida y su sobrevivencia con la modernización, los valores más
importantes son la defensa por nuestras raíces indígenas, el orgullo por nuestros
antepasados y como en todas sus obras no a la discriminación por parte de las
altas autoridades sobre los indígenas, que es algo que casi todos hacemos con
los verdaderos peruanos que se encuentran olvidados en el fondo de nuestro
Perú.

Al escuchar o leer “A nuestro padre creador Túpac Amaru”, un himno canción


que fue publicado en 1982 completamente en quechua, y posteriormente
traducido al castellano por el mismo autor, notamos la relación que da entender
entre el hombre y la naturaleza, muestra una sociedad indígena que siempre ha
tenido un gran respeto por la Pachamama y que la ha protegido a pesar de las
adversidades a través del tiempo, de igual forma Arguedas hablando por los
indios, expresa una profunda suplica, da a entender el pasado de los indios, el
presente y el futuro soñado por el autor, un mundo donde la muerte venga sola
y no traída por los de occidente , un futuro donde el mundo sea del hombre, y el
hombre sea del mundo.

José María Arguedas Altamirano fue uno de los grandes artífices de que el Perú
se reencuentre con su historia, una historia rica en cultura, tradiciones. El mayor
homenaje que podemos dar a este estupendo escritor peruano, es el de leer sus
obras las cuales dan una sensibilidad de la peruanidad, una mezcla entre los dos
mundos, la valoración de lo que somos, nos plasma una forma de ver el mundo
que hasta veces nos hace cambiar la manera de como lo veíamos.
En cada una de sus obras busca ayudar a construir un país verdaderamente libre
y en donde todos los peruanos de distintas culturas se miren sin miedo y
aprendan unos de otros.

Sus ideas se están generalizando, estamos en proceso, y sé que llegaremos a


un futuro donde verdaderamente seremos un país de “Todas las Sangres”.

Оценить