You are on page 1of 9

Vértebra lumbar

Las vértebras lumbares son los segmentos más macizos de la columna vertebral, tanto
más voluminosas son en cuanto más abajo esté situada en la columna lumbar. El disco
intervertebral es espeso, ocupando un tercio del cuerpo vertebral, lo que constituye un
factor de movilidad. Se caracterizan por la ausencia del foramen transverso —parte de
las apófisis transversas— así como por la ausencia de facetas articulares a cada lado del
cuerpo de la vértebra. Las vértebras lumbares están situadas en la región lumbar, entre
las vértebras torácicas y el hueso sacro.

Como toda vértebra, las lumbares consisten anteriormente en un cuerpo vertebral y


posteriormente en un arco, el cual soporta siete apófisis. Entre ellos se forma el
agujero o foramen raquídeo, por donde discurre la médula espinal.

Características generales de las vértebras


lumbares:
Cuerpo: se caracterizan por presentar un cuerpo vertebral grueso en comparación con
otras vértebras, más ancho de lado a lado que de adelante a atrás y más grueso en la
sección anterior que la posterior. Las superficies superior e inferior son planas o
ligeramente cóncavas, por detrás son cóncavas y constreñidas en el frente y los lados.

Foramen: el agujero raquídeo tiene forma triangular, siendo más largo que las
vértebras torácicas, pero más pequeñas que las cervicales. Los pedículos son muy
fuertes, dirigidas hacia atrás, y cambian su morfología desde la primera vértebra hasta
la última lumbar:

Aumentan su grosor, de unos 9 mm en la L1, hasta unos 18 mm en la L5.

Incrementan la angulación del plano axial desde 10 grados hasta unos 20 grados a
nivel de la L5.

Los orificios vertebrales son considerablemente más profundos en las vértebras más
bajas.

Una apófisis espinosa: de forma cuadrilátera.

Dos apófisis transversas: se denominan "Apéndices Costiformes"

" y son los homólogos de las costillas Torácicas y/o Dorsales.

1
Cuatro Apófisis articulares: 2 superiores y 2 inferiores. En la apófisis articular superior
existe un mamelón óseo llamado apófisis mamilar. La disposición cóncava de las
apófisis articulares permite mayores movimientos a ese nivel.

Dos láminas vertebrales: son procesos óseos que conectan las apófisis espinosas de los
pedículos y forman la porción posterior del agujero raquídeo. Son estructuras fuertes,
cortas, amplias y con forma cuadrilátera. En la región lumbar superior son más altas
que anchas, mientras que en las vértebras lumbares inferiores, son más anchas que
altas.

Dos Pedículos: de notable grosor. El pedículo es a veces usado como portal de entrada
al cuerpo vertebral en los procedimientos de fijación de clavos o en la puesta de
cemento óseo, así como en la kifoplastia o vertebroplastia.

Primera vértebra lumbar (LI)

Sus apófisis articulares superiores, presentan una carilla articular cóncava atrás y
adentro, su apófisis articular inferior, presenta carilla articular convexa, y mira hacia
adelante y afuera, al igual que la T12, por eso es muy fácil de confundirla con la
vértebra T12 (12°vértebra torácica)

Segunda vértebra lumbar (LII)

Sólo se puede reconocer si se tienen las anteriores vértebras, esto por su


engrosamiento en tamaño. Se considera que son del mismo individuo... La distancia
entre sus apófisis articulares superiores e inferiores va aumentado en cada vértebra
más a caudal.

Tercera vértebra lumbar (LIII)

La vértebra L3 es un elemento de palanca muy potente en la estabilidad lumbar, que


presenta en su parte anterior inserciones de los músculos psoas y diafragma, muy
importantes en la terapia osteopática, por sus múltiples relaciones articulares y
viscerales.

Desde un punto de vista biomecánico, el centro de gravedad del cuerpo se ubica


alrededor de esta vértebra y es el centro de la lordosis lumbar. Esto le confiere una
mayor relevancia osteopática, ya que será una zona de especial interés en cuanto a
movilidad se refiere, tanto a nivel particular de dicha vértebra como del segmento
lumbar en conjunto.

Esta vértebra cobra mayor importancia aún si recordamos que es el pivote osteopático
de la movilidad lumbar y centro de la viceromotricidad, es decir, se relaciona
directamente con la movilidad y motilidad viscerales de la zona abdominal.1

2
Es, además, la llave de las líneas antero-posterior y control de gravedad.

Cuarta vértebra lumbar (LIV)

Entre la articulación de la L4 y L5 es donde generalmente se realizan las punciones


lumbares para la extracción de líquido cefaloraquideo por su fácil palpación y por su
abertura, lo que permite la entrada de la aguja hasta el espacio subaracnoideo.

Quinta vértebra lumbar (LV)

La quinta vértebra lumbar presenta su particularidad en la articulación con el sacro.


Dicha articulación (diartroanfiartrosis) es llamada promontorio, presenta un ángulo
más abierto. Este punto es muy importante para medir el ángulo de inclinación
correspondiente. Se puede reconocer, viéndola desde un plano sagital, del resto
porque su altura anterior es mayor a la altura posterior, vale decir la longitud anterior
del arco del cuerpo es mayor que la longitud del arco posterior del cuerpo de la misma,
así es que se ve "acuñada".

Vista en un plano frontal posterior el diámetro transverso de las apófisis articular


superior se presenta mayor que el diámetro transverso o distancia entre las apófisis
articulares superiores. Este es un dato importante a la hora de describir las
características de una vértebra lumbar, ya que estás son las encargadas de recibir la
mayor carga de peso, de ahí su grosor y tamaño.

3
4
Sacro (hueso)

l hueso sacro (Os sacrum) es un hueso corto, impar, central, simétrico, oblicuo,
compuesto por cinco piezas soldadas (vértebras sacras) en forma de pirámide
cuadrangular, que presenta una base, un vértice y cuatro caras (anterior, posterior y
laterales). Sus alas sacras en las zonas laterales, se unen con las palas ciáticas de la
pelvis.1

Se encuentra debajo de la vértebra L5 y encima


del coxis y entre los huesos coxales, con todos los
cuales se articula. Contribuye a formar la columna
vertebral y la pelvis. Su función principal es
transmitir el peso del cuerpo a la cintura pélvica.

El borde anterior de S1 es sobresaliente y se


denomina promontorio sacro. El vértice se
articula con el cóccix. El orificio vertebral del
sacro se denomina conducto sacro. Contiene las raíces nerviosas de la cola de caballo
(raíces de nervios espinales situados debajo de L1). En las caras pélvicas y dorsal del
sacro aparecen 4 pares de orificios sacros a través de los cuales emergen ramos
dorsales y ventrales de los nervios espinales.

Etimología

Los romanos le dieron este nombre porque correspondía a la parte entregada a los
dioses en los sacrificios

Desarrollo

Las somitas que dan lugar a la columna vertebral comienzan a desarrollarse a partir de
la cabeza a la cola a lo largo de la longitud de la notocorda. Al día 20 de la
embriogénesis los cuatro primeros pares de somitas aparecen en la futura región del
hueso occipital. Desarrollándose, a razón de tres o cuatro veces al día, las próximas
ocho parejas de somitas , se forman en la región cervical de desarrollarse en las
vértebras cervicales; los próximos doce pares formarán las vértebras torácicas; los
próximos cinco pares de vértebras lumbares y aproximadamente el día 29 aparecerá
las somitas sacras para desarrollar las vértebras sacras; Finalmente, el día 30 los
últimos tres pares formarán el cóccix

En él se insertan los músculos:

Ilíaco en la base

Piramidal en la cara anterior

5
Isquiococcígeo en los tramos laterales

En la cara posterior: dorsal ancho, longisimo, iliocostal, tranverso espinoso , glúteo


mayor

Promontorio

El promontorio sacro marca la


frontera de la entrada de la
pelvis, y cuenta con la línea
iliopectínea y línea terminal.4
El promontorio sacro se articula
con la última vértebra lumbar
para formar el ángulo
sacrovertebral, un ángulo de 30
grados con respecto al plano
horizontal que proporciona un
marcador útil para un
procedimiento de implante
cabestrillo.

Superficies articulares

La articulación sacroiliaca
presenta dos superficies auriculares:

La carilla auricular del hueso coxal: situada en la parte posterosuperior de la cara interna del
hueso iliaco exactamente por detrás de la línea innominada, que constituye parte del estrecho
superior.

Esta superficie tiene forma de media luna de concavidad posterosuperior; está recubierta de
cartílago y es bastante irregular. A lo largo del eje mayor de esta superficie discurre una cresta
alargada que separa dos depresiones. Esta cresta está incurvada sobre sí misma, siguiendo un
arco de círculo cuyo centro está situado aproximadamente a nivel de la tuberosidad iliaca que
da inserción a poderosos ligamentos de la articulación sacroiliaca.

La superficie auricular del alerón sacro: sus contornos son superponibles a los de la faceta
auricular del hueso coxal y cuya superficie tiene una conformación inversa.

Estas dos superficies sin embargo no tienen tanta regularidad como se ha descrito
anteriormente. En la parte media y superior de la superficie auricular del sacro existe una
depresión central. En cambio, en su parte inferior, la parte auricular del sacro está más bien
convexa en su parte central. De ello se deduce la dificultad que existe en seguir la interlínea
sacroiliaca en una proyección radiológica y que, según en la parte que se quiera explorar, la
proyección debrá ser oblicua de fuera a dentro, o de dentro a fuera.

La carilla auricular del sacro

6
Puede presentar grandes variaciones morfológicas según los individuos. A. Delmas ha
demostrado la existencia de una correspondencia entre el tipo del raquis y la morfología del
sacro y de su faceta auricular.

Cuando las curvas raquídeas son muy acentuadas, caso que corresponde al tipo dinámico, el
sacro es muy horizontal y la faceta auricular, muy incurvada sobre sí misma, es al mismo
tiempo muy cóncava. La articulación sacroiliaca está entonces dotada de una movilidad
importante, que recuerda a una diartrosis, que corresponde a un grado extremo de adaptación
a la macha bípeda.

Cuando las curvaturas raquídeas son poco acentuadas, caso que corresponde a tipo estático, el
sacro es casi vertical y la faceta auricular muy alargada verticalmente y muy poco acodada
sobre sí misma. Su superficie es casi plana. Este aspecto es a menudo observado en los niños.

La aurícula es habitualmente más larga y estrecha en el sacro que en el hueso iliaco y en ella se
observa constantemente una depresión central en la unión de los dos segmentos y dos
elevaciones cerca de las extremidades de cada segmento.

Weisel ha desarrollado una teoría personal sobre la disposición de los ligamentos de la


articulación en relación con las fuerzas que se le aplican:

Un grupo craneal, de dirección lateral y dorsal. Estos ligamentos actuarían durante el


desplazamiento del promontorio hacia delante.

Un grupo caudal, de dirección craneal, que se opone a la fuerza perpendicular al plano de la


cara superior de la primera vértebra sacra.

Ligamentos de la articulación sacroiliaca

Vista posterior de la pelvis

1.- Ligamentos iliolumbares: constituido por dos haces, superior e inferior, y que van desde las
apófisis transversas de L4 y L5 al borde anterior de la cresta iliaca.

2.- Plano medio de los ligamentos iliosacros: aquí encontramos el ligamento iliotransverso del
sacro y los ligamentos iliotransversos conjugados. Estos últimos fueron descritos por Farabeuf ,
divergen en la extremidad posterior de la cresta iliaca y terminan en los tubérculos conjugados
del sacro.

3.- Ligamentos sacrociáticos mayor y menor: Son dos ligamentos muy importantes que se
extienden entre la parte inferior del borde externo del sacro y la gran escotadura ciática.
Dividen esta escotadura en dos agujeros: un agujero superior por el que sale de la pelvis el
músculo piramidal, y un agujero inferior, salida del músculo obturador interno.

Vista anterior de la pelvis

Desde esta vista podemos volver a ver los ligamentos iliolumbares y sacrociáticos. Además
vemos:

7
1.-Ligamento sacroiliaco anterior: está formado por dos haces que son denominados frenos de
nutación superior e inferior.

Movimientos de la articulación sacroiliaca

1.- Movimiento de nutación: durante este movimiento, el sacro gira alrededor del eje
constituido por el ligamento axial, de manera que el promontorio se desplaza hacia abajo y
hacia delante, y la punta del sacro y la extremidad del cóccix se desplazan hacia atrás. Por
tanto, el diámetro anteroposterior del estrecho superior acorta su longitud mientras que el
estrecho inferior aumenta. Por otro lado, las palas iliacas se aproximan y las tuberosidades
isquiáticas se separan. Este movimiento está limitado por la tensión de los ligamentos
sacrociñáticos y por los llamados frenos de la nutación (ligamento sacroiliaco anterior).

2.-Movimiento de contranutación: realiza desplazamientos inversos; el sacro gira alrededor del


ligamento axial haciendo que el promontorio se desplaza hacia arriba y hacia atrás y la
extremidad inferior del sacro y la punta del cóccix se desplazan hacia abajo y hacia delante.
Además, las palas iliacas se separan y las tuberosidades isquiáticas se aproximan. Está limitado
por la tensión de los ligamentos sacroiliacos (plano superficial, medio y profundo).

Importancia clínica

Trastornos congénitos

El trastorno congénito, espina bífida, se produce como resultado de un tubo neural


embrionario defectuoso, caracterizado por el cierre incompleto del arco vertebral o del cierre
incompleto de la superficie del canal vertebral. Los sitios más comunes para las
malformaciones espina bífida son las áreas lumbar y sacra. Otro trastorno congénito es el de
síndrome de regresión caudal también conocida como agenesia sacra. Este se caracteriza por
un subdesarrollo anormal en el embrión (que se producen por la séptima semana) de la
columna vertebral inferior.6 A veces parte del coxis está ausente, o las vértebras inferior puede
estar ausente, o en ocasiones una pequeña parte de la columna vertebral no se encuentra sin
ningún signo exterior.

Cáncer

El sacro es uno de los principales lugares para el desarrollo de los sarcomas conocidos como
condrosarcomas que se derivan de los remanentes de la notocorda embrionaria.7

Dimorfismo sexual

El sacro muestra un notable dimorfismo sexual (forma diferente en hombres y mujeres). En la


mujer el sacro es más corto y más ancho que en el varón; las formas mitad inferior de un
ángulo mayor con la parte superior; la mitad superior es casi recta, la mitad inferior que
presenta la mayor cantidad de curvatura. El hueso también se dirige más oblicuamente hacia
atrás; esto aumenta el tamaño de la cavidad pélvica y hace que el ángulo sacrovertebral más
prominente. En el varón la curvatura se distribuye más uniformemente sobre toda la longitud
del hueso, y es en conjunto mayor que en la mujer.

8
Variaciones

En algunos casos el sacro estará formado por seis piezas o reducirse el número a cuatro. Los
cuerpos de la primera y segunda vértebras puede fallar al unir.A veces los tubérculos
transversales superiores no están unidos al resto del ala en uno o ambos lados, o el conducto
sacro pueden estar abiertos a lo largo de una parte considerable de su longitud, como
consecuencia del desarrollo incompleto de las láminas y apófisis espinosas .