You are on page 1of 4

CARACTERISTICAS DE LA MOTIVACIÓN

La motivación se deduce

La motivación y la capacidad son las explicaciones más usuales por lo que se refiere al
comportamiento. Se parecen en cuanto que ninguna se puede observar directamente.
¿Cómo sabemos si Juan que mencionamos en la lista anterior se sentía motivado o no?
Solo vemos su desempeño. La respuesta es que si Juan se desempeña como era de esperar,
deducimos que tenía tanta capacidad como motivación o capacidad. Si tenemos razones
para creer que posee capacidad, entonces concluimos con que le falta motivación.

Los conceptos de capacidad y motivación estaban relacionados en el primer test CI de


Binnnt y Henri. Su finalidad era separar aquellos alumnos que no aprovechaban en la
escuela porque no podían, de aquellos otros que pedían solución. La solución fue el
desarrollo de un test sobre tareas escolares. Quienes se desempeñaban bien en esas tareas,
se decían que tenían capacidad académica; quienes no se desempeñaban bien, se decía
que tenían baja capacidad mental comparados con sus compañeros de edad o curso. Se
suponía que quienes manifestaban capacidad mental adecuada en el test, pero no
aprovechaban en la escuela, era por falta de aplicación, esto es, no estaban motivados.

La motivación dirige el comportamiento

El estudio del comportamiento humano, en relación a cualquier actividad, incluidas, cada


una de las mencionadas en nuestra lista de preguntas, nos indican claramente que hay
personas orientadas hacia la actividad, mientras que otras se apartan de ella. Deducimos,
por tanto, que nuestra motivación nos dirige hacia algunas actividades y nos aparta de
otras.

En la escuela hay algunos que se encaminan hacia el reto que presentan las nuevas ideas,
mientras que otras no proceden así, prefiriendo la seguridad de lo que lo es familiar. A
algunos les gusta las buenas calificaciones y aprobación de los adultos; otros se sienten a
gusto en una “contracultura” joven. Hay adultos que se sienten bien en el trabajo, en los
deportes, en los conciertos, en las reuniones y en un sin número de otras actividades, y
otros que las evitan, según sean los motivos.

Los motivos fortalecen el comportamiento

La motivación implica y esfuerzo, no solo acercamiento y remoción. Desde el punto de


vista del maestro, entre las cuestiones referentes a la motivación se encuentran aquellas
que tratan el incremento del vigor y del esfuerzo en las actividades didácticas, no
solamente en lograr que los alumnos participen. Así, la motivación se considera como un
asunto de grado. Este puede ser débil o moderno o fuerte, y dicho grado influirá en el
entusiasmo y anergia de los alumnos que aporten al aprendizaje.

La motivación puede ser demasiado intensa

No hemos de concluir que siempre sea mejor tener más motivación. Aunque el
aprendizaje aumenta con la motivación hasta determinado punto, hay muchas pruebas
que indican, que disminuye la calidad del mismo aprendizaje si la motivación es excesiva
(Weiner, 1969). El cuándo se llega al exceso, dependerá de la complejidad, de la tarea y
de la tolerancia de cada discípulo al apremio emotivo. La fuerte motivación, en especial
la que comporta temor y angustia, tiende a ser mejor en tareas rutinarias o relativamente
faciales o complejos, tanto la dificultad como la tolerancia del apremio son asuntos en
alto grado individuales, que dependen de la capacidad que el alumno tiene y sus
características personales.

Como regla general, cuando los niveles de motivación son moderados resultara una
eficiencia mayor en el aprendizaje, en especial si él requiere la resolución de problemas.

Váyanse aumentado gradualmente la motivación, y esté preparado para detenerlo si hay


signos de perturbación o de desajuste, debido a determinado entusiasmo, agresividad
frialdad o incapacidad de dar otra cosa que respuestas estereotipadas, “inflexivas”.

La motivación del rendimiento escolar y otros factores de la personalidad

El deseo de sobresalir o hacer bien las cosas es característica personal de quienes tienen
una elevada “motivación al logro” (Altkinson, 1965; McClelland,1965). En cada edad y
curso hay diferentes individuales en estas características que pueden permanecer
relativamente estables desde la infancia hasta la joven adultez (Moss y Kagan, 1961).

Las influencias de los padres parecen determinar decisivo en el desarrollo de estas


características del niño pequeño. Como comenta Singer y Singer (1969, p.242).

Los padres de los muchachos en elevada necesidad de rendimiento son modelos de


individuos que tienen conductas de logro. Plantean metas de excelencia a sus hijos y les
recompensan por los progresos que hacen hacia esas metas o bien los castigan cuando no
logran dichos progresos, no recompensan la falta de esfuerzo y, sin duda, castigan el
fracaso. El modo de efectuar la tarea dependerá quizá del muchacho, pero de todas
maneras la debe llevar a cabo, para los hijos muchos padres el alcanza dichos estándares
de excelencia adquieren un valor emotivo que les impulsa a salir airosos.

No podemos hacer mucho por cambiar a los padres de los alumnos y los psicólogos
descepan sobre el probable éxito de los intentos de acrecentar por preparación directa y a
la necesidad del logro que tiene la persona.

McClellad (1965,1972) recomienda ciertos programas de entrenamiento para aumentar el


impulso al logro, dichos programas se emplearon que por primera ver dar refuerzo a la
competitividad entre hombres de negocios. el plan idóneo debería desarrollar estos
rasgos.

1). Ha de enseñar a los participantes el concepto de motivación al logro y su importancia


para salir airoso.

2). Ha de crear expectativas positivas fuertes sobre que el alumno puede, y logrará una
orientación mayor hacia el rendimiento, como debe ser.

3). ha de mostrar que el cambio se busca está de acuerdo con los demás de la realidad, la
propia constitución de la persona y los valores culturales.

4). Ha de hacer que el alumno se proponga a llevar a cabo metas realizadas, prácticas y
específicas, a partir de ese nuevo motivo para el logro.

5). Ha de hacer que le alumno registre su adelanto hacia las metas que se ha
comprometido.

6). Ha de proporcionar una atmosfera donde la persona se sienta honestamente aceptada


y respetada como individuo capaz de dirigir su propio futuro.

Todo esto producirá entendimiento de la motivación del logro que lo conduzca a tomar
riesgos moderados, a enfrentarse a tareas difíciles, a proponerse metas realistas, tener
confianza en su capacidad, buscar retroalimentación en el desempeño y posponer las
gratificaciones.

Otros cambios que también se han dado es cuando se ha capacitado a los maestros y en
su capacitación han recibido técnicas de logro y motivación, y para mejor los resultados
de motivación al logro McCleland (1972) advierte que lo que se ha demostrado es un
aprendizaje mejor o una instrucción efectiva, y si esa motivación es excesiva creara
problemas.