Вы находитесь на странице: 1из 19

La finalidad de un ‘swap‘ es convertir un esquema de pagos en otro de una naturaleza diferente, más

adecuada a las necesidades u objetivos de los participantes, que pueden ser tanto clientes minoristas
como inversores y grandes empresas.

Un cliente particular podría por ejemplo decidir hacer un ‘swap‘ para transformar los pagos variables
de su hipoteca ligados al euríbor por unos pagos a tipo de interés fijo. De esta forma reduciría el riesgo
de subidas inesperadas en la cuota.

Las grandes empresas emiten títulos de deuda o bonos para financiarse en los que pagan un tipo de
interés fijo a los inversores y en muchas ocasiones contratan un ‘swap‘ para transformar esos pagos
fijos en otros variables ligados a los tipos de interés de mercado. Las razones son diversas y
generalmente van encaminadas a optimizar la estructura de deuda.

Asimismo este tipo de producto puede ser útil para una empresa que emite bonos en divisa extranjera
y prefiere convertir esos pagos a su moneda local a través de la contratación de un ‘cross-currency
swap‘. Este tipo de ‘swaps’ de divisas pueden formalizarse con motivo de un préstamo o de ingresos
en divisa que es necesario pasar a moneda local o viceversa.

Un ‘swap‘ se define técnicamente a partir de los siguientes factores:

 Fecha de comienzo y fecha final del ‘swap’.

 Nominal: cantidad sobre la que se calculan los flujos de ambas partes.

 Tipo o margen de interés de cada parte contratante.

 Índice de referencia para la parte variable.

 Periodicidad o frecuencia de pago.

 Base de cálculo de cada parte: forma en la que se calculan los intereses, definiendo básicamente
como se contabilizan los días entre dos fechas.

En el ‘swap‘ más común se paga un tipo de interés fijo a cambio de recibir un tipo de interés variable.
Este tipo variable está ligado a la evolución de algún índice siendo en Europa el más común el euríbor.

El mercado de ‘swaps’

El mercado de ‘swaps‘ representa cerca del 80% del mercado global de productos derivados,
alcanzando 320 trillones de dólares americanos a final de 2015. Al ser productos generalmente
adaptados a la necesidad del cliente, y no fácilmente estandarizables para negociarlos en una cámara
o ‘exchange’, han sido siempre considerados un mercado Over The Counter (OTC). Sin embargo, es
uno de los mercados más grandes, líquidos y competidos del mundo.
A pesar de estas características, no han escapado a la digitalización en los últimos años y un gran
porcentaje de los contratos más comunes se negocian electrónicamente a través de plataformas como
Bloomberg, Tradeweb o las específicas de cada bróker.

El mercado de ‘swaps‘ está en un proceso de importantes cambios regulatorios en busca de mayor


transparencia, acceso a la información y reducción del riesgo sistémico.

¿Qué son los Swaps?


Se denomina swap a un contrato entre dos partes para intercambiar flujos de
caja en el futuro.

Un swap es un contrato financiero entre dos partes que acuerdan intercambiar flujos de
caja futuros de acuerdo a una fórmula preestablecida. Se trata de contratos hechos "a
medida" es decir, con el objetivo de satisfacer necesidades específicas de quienes firman
dicho contrato. Debido a esto último, se trata de instrumentos similares a los forward, en
el sentido de que no se transan en bolsas organizadas.

Respecto de su configuración, los contratos de swap contienen especificaciones sobre


las monedas en que se harán los intercambios de flujos, las tasas de interés aplicables,
así como una definición de las fechas en las que se hará cada intercambio y la fórmula
que se utilizará para ese efecto.

El tipo de swap más común es el de tasas de interés, mediante el cual se intercambian


flujos de intereses en una misma moneda en ciertas fechas previamente convenidas: Una
parte paga flujos de intereses aplicando una tasa de interés fija sobre un cierto monto
nocional y recibe flujos de intereses aplicando una tasa fluctuante sobre ese mismo monto
nocional. La contraparte recibe los intereses calculados de acuerdo a la tasa fija y paga
los intereses a la tasa fluctuante, sobre el mismo monto y en las mismas fechas.
Típicamente, este tipo de swap se utiliza para transformar flujos de caja a tasa fija en
flujos de caja a tasa fluctuante o viceversa.

Un swap de moneda extranjera opera de manera similar, sólo que el intercambio de


flujos se hace en función del tipo de cambio de dos monedas y, en la estructura básica,
la tasa de interés que entra en la fórmula de cálculo es fija para ambas partes. Se utilizan
para transformar flujos de caja en moneda extranjera en flujos de caja en pesos chilenos
(o en otra moneda) o viceversa.

¿Cómo opera el swap?

Supongamos que la "Empresa A" tiene una deuda de $100 millones a 5 años con pagos
de intereses a una tasa fluctuante (por ejemplo, LIBOR anual más un margen de 1%).
Ante esa situación, se corre el riesgo de que dicha tasa suba y, por lo tanto, deba gastar
más dinero en intereses.

Para evitar ese riesgo, la "Empresa A" acude a un banco para contratar un swap,
mediante el cual se obliga a pagar intereses a tasa fija al banco (por ejemplo, de 8%
anual) por $100 millones a 5 años plazo; vale decir, sobre un nocional del mismo monto
y por el mismo período de la deuda que ella tiene a la tasa fluctuante ya señalada. El swap
además obliga al banco a pagarle a la empresa al monto de intereses que corresponda a
la tasa fluctuante, en forma anual.

De ese modo, en términos netos, la empresa quedará pagando intereses a la tasa fija
del swap más el margen de 1%; es decir, en la práctica habrá cambiado una deuda a tasa
fluctuante por una deuda a tasa fija.

Para entender mejor ese resultado, es conveniente examinar qué sucede con los flujos
asociados a la operación:

Como se observa en el esquema, la "Empresa A":

1. Paga un 8% anual sobre $ 100 millones, durante 5 años, al banco con el cual
contrató el swap.
2. Recibe del banco con el cual contrató el swap intereses sobre el mismo monto de
acuerdo a la LIBOR. .
3. Paga LIBOR + 1% a su acreedor

Como se ve en este ejemplo, la "Empresa A" está comprometida a pagar LIBOR más un
margen de 1% por la deuda de $ 100 millones. Debido a que gracias al swap contratado
recibe el valor equivalente a LIBOR de parte del banco, en términos netos, queda pagando
el margen de 1% que se suma al 8% que paga al swap, por lo que la Empresa A termina
pagando una tasa de interés fija de 9% y elimina el riesgo de que aumente la tasa
fluctuante.

Un swap, o permuta financiera, es un contrato por el cual dos partes se comprometen a intercambiar
una serie de cantidades de dinero en fechas futuras. Normalmente los intercambios de dinero futuros
están referenciados a tipos de interés, llamándose IRS (Interest Rate Swap) aunque de forma más
genérica se puede considerar un swap cualquier intercambio futuro de bienes o servicios (entre ellos
de dinero) referenciado a cualquier variable observable.

Conceptos [editar]
Partes de un swap [editar]
Dado que es un compromiso de intercambio de dinero a futuro, un swap tiene dos partes, una para
cada uno de los contratantes: el compromiso de cobro de dinero a futuro y el compromiso de pago de
dinero a futuro.
Representación gráfica de un swap[editar]
Para una de las partes un swap gráficamente se puede representar de la siguiente manera
Donde se producen para una de las contrapartidas una serie de flujos de cobros y una serie de flujos
de pagos desde el momento inicial del contrato (t=0) hasta su vencimiento (t=v). Lógicamente, lo que
para una de las partes son derechos de cobros son compromisos de pagos para la otra y viceversa.
Valor de un swap[editar]
Como cualquier contrato o compromiso de flujos de dinero un swap debe tener un valor económico. El
valor económico del swap, si es determinable, reflejará en cualquier momento del tiempo la cantidad
a pagar o recibir para entrar o salir del contrato en función de en qué lado del compromiso estamos
nosotros.
¿Cómo valorar un swap?[editar]
Dado que un swap se corresponde de unos compromisos de flujos futuros de cobro y de pago, para
hallar su valor debemos valorar esos compromisos futuros. Usaremos la técnica del arbitraje para
valorar los compromisos futuros. El arbitraje consiste en replicar los flujos del swap mediante
instrumentos simples de forma que la agregación de la valoración de los instrumentos simples será el
valor económico del compromiso en su conjunto. El valor económico (VE), pues, lo podemos expresar
como:

Esta expresión recoge la suma del valor en el momento inicial de los compromisos futuros que

incorpora el swap. Un valor de positivo supone un compromiso de cobro y un valor negativo


supone un compromiso de pago. El valor VE puede ser positivo, negativo o cero. Si es positivo
supone que "a fecha de hoy" la valoración de los compromisos futuros de cobro es mayor que los
compromisos futuros de pago. Es importante entender el concepto de valor a fecha de hoy.
Aunque el valor a fecha de hoy de los cobros sea mayor que el valor de los pagos no significa
que cuando pase el tiempo cobraremos más que lo que pagaremos, llegando a ser posible la
situación inversa. Este concepto se entenderá mejor con el ejemplo. El valor a fecha de
hoytambién es conocido como Valor Actual(VA) o NPV (abreviación del inglés "Net Present
Value"). En adelante llamaremos indistintamente VA=VE=NPV.
Partiendo de la base de que el valor actual de los flujos del Swap en el momento de la compra
debe ser cero, de manera que la transacción sea justa para ambas partes se presentan dos
situaciones:

 Cuando el NPV es positivo, deberemos pagar a nuestra contraparte el NPV para entrar en el
contrato de swap
 Si el NPV es negativo, nuestra contrapartida, nos pagara el NPV
En función de la variable a la que se referencien los cobros y pagos futuros la función será
diferente. Esto significa que los instrumentos simples que utilizaremos para calcular el valor
económico por arbitraje (NPV) serán diferentes en función de cada variable a la que se referencien
los flujos.
Utilidad de un swap[editar]
Básicamente podemos hablar de dos utilidades o motivos por los que tendremos interés en entrar
en un swap:
a) Cambiar nuestros bienes o recursos futuros: Puede interesarnos para nuestro negocio
intercambiar durante un tiempo bienes o recursos que generaremos por otros bienes o recursos
necesarios para nuestra actividad o bienestar.
b) Especulación: Al igual que la especulación en otros activos, entraremos en un swap si nuestra
visión es que los bienes que recibiremos a futuro van a suponer para nosotros mayor valor que los
bienes que entregaremos a futuro.

Swaps de tipo de Interés[editar]


Hemos comentado que un swap puede referenciarse a cualquier tipo de variable observable. Así
los compromisos de cobro y pago de las dos partes del swap pueden referenciarse a diferentes
variables (por ejemplo, tipos de interés, precio del petróleo, precio de la vivienda, cotización de una
acción, etc). Los swaps más simples y conocidos en los mercados financieros son los swaps de
tipo de interés. En estos swaps cada parte está referenciada a diferentes índices de tipo de interés.
Swaps de tipos de interés de tipo variable vs tipo fijo[editar]
Los swaps fijo/variable se pueden definir como el compromiso por el que una parte paga/recibe un

tipo fijo sobre un nocional prefijado y recibe/paga un tipo variable sobre un nocional

prefijado . Normalmente . El nocional es la cantidad sobre la que se aplicará el tipo de


interés (el nocional también se suele llamar nominal). Un ejemplo en detalle de cómo se definiría
un contrato de swap fijo variable sería como sigue:
Fecha de inicio: 20 de julio de 2008
Fecha de finalización: 20 de julio de 2011
Contraparte que paga fijo recibe variable: A
Contraparte que recibe fijo paga variable: B

Nocional( ): 100.000 euros


Tipo fijo: 4%
Periodicidad de pago del tipo fijo: semestral (base 30/360). Primer pago el 20 de enero de 2009 y
último pago el 20 de julio de 2011.
Tipo variable: Euribor 6 meses.
Periodicidad de fijación del tipo variable: semestral con primera fijación en fecha 20 de julio de 2008
y última fijación el 20 de enero de 2011.
Periodicidad de pago del tipo variable: semestral (base 30/360) pagos por periodos vencidos.
Fecha del primer pago 20 de enero de 2009 y último pago 20 de julio de 2011.
Esto significa que la parte A pagará cada 20 de julio y 20 de enero 2000 euros a la parte B y que
recibirá de la parte B cada 20 de julio y 20 de enero el tipo euribor 6 meses antes sobre el nocional
y dividido por dos ya que el plazo es semestral (el 20 de enero se paga el tipo a 6 meses que se
fijó el 20 de julio anterior ya que se paga el tipo de interés por vencido).
Valoración de un swap a tipo fijo/variable. Descomposición[editar]
Para valorar un swap a tipo fijo/variable descompondremos el swap en sus distintos flujos. Estos
son los compromisos de pago/cobro de flujos a tipo fijo y los compromisos cobro/pago a tipo
variable.
Valoración de los compromisos a tipo Fijo[editar]
Vamos a empezar con la valoración de un compromiso a tipo fijo. Si nos fijamos en el ejemplo cada
uno de los compromisos a tipo fijo suponen el pago de una cantidad cierta de dinero.
Descompondremos la cadena de pagos fijos y obtendremos el valor económico de cada uno de
ellos. De esta forma, cuando sepamos valorar un único compromiso "simple", seremos capaces de
valorar su conjunto.
¿Cual es el valor económico del primer pago de 2.000 euros que hay que realizar el 20 de enero
de 2009?
Para realizar la valoración usaremos el arbitraje. Esto supone que el valor del compromiso ha de
ser tal que suponga que no podemos ganar o perder dinero comprando o vendiendo el compromiso
y simultáneamente realizar una operación financiera que nos permita ganar un beneficio sin riesgo.
Vamos a poner un ejemplo. Supongamos que estamos en fecha 20 de julio de 2008 y queremos
saber el NPV del compromiso de pago de 2.000 euros el 20 de enero de 2009. Si tenemos que
pagar 2.000 el 20 de enero de 2009 la cantidad que necesitamos tener hoy para poder hacer frente
a ese pago, suponiendo que el tipo de interés a 6 meses es el 3,5%, es:

¿Por qué 1965,6? Si invertimos esta cantidad durante 6 meses, a un interés del 3,5% anual,
los intereses que obtendríamos al cabo de los 6 meses son 34,4 euros, que sumados a los
1965,6 hacen un total de 2.000 euros que es exactamente nuestro compromiso. Por tanto el
valor económico de un pago de 2.000 euros el 20 de enero de 2009 a fecha 20 de julio del
2.008 es de 1965,6. Esta es la cantidad que deberemos aceptar para entrar en el compromiso
de pago de los 2.000 euros para que no suponga ninguna perdida ni beneficio para nosotros.
El arbitraje supone que cualquier otro valor del compromiso permite hacer un beneficio sin
riesgo.
Imaginemos que por entrar en el compromiso de pagar los 2.000 euros alguien nos paga 1980
euros. Inmediatamente podemos ver que para atender nuestro compromiso solo necesitamos
1965,6 euros con lo que realizamos un beneficio directo de 14,4. En este caso siempre será
interesante entrar en el compromiso.
Si alguien estuviera dispuesto a pagar 1950 euros para recibir 2000 euros 6 meses después,
si los tipos de interés fueran el 3,5%, no nos interesara entrar en el compromiso de pago sino
al revés. Si alguien está dispuesto a recibir 1950 euros para pagar 2.000 euros 6 meses
después, lo que nosotros haremos es la operación contraria, si podemos, y pagar los 1950
euros. El único problema es que debemos pagar 1950 euros hoy para recibir 2.000 euros en 6
meses pero hoy no tenemos los 1950 euros. Muy fácil. Pedimos un préstamo de 1950 euros a
6 meses al 3,5%. Al cabo de 6 meses deberemos devolver el préstamo pagando los intereses
(34,13), lo que supone que devolvemos de nuestro préstamo un total de 1984,13. ¿Cómo
devolvemos el préstamo? con los 2.000 euros que nos paga nuestra contrapartida. Esto supone
que obtenemos un beneficio en fecha 20 de enero de 2009 de 15,9 euros.
Por tanto esto supone que, por arbitraje, el valor económico del compromiso solo pueden ser
los 1965,6, ya que cualquier otro valor supone que se puede arbitrar y obtener un beneficio sin
riesgo.
Para poder avanzar más adelante vamos a empezar a poner estos conceptos en forma

matemática y empezaremos a dar forma a nuestra función .

Llamaremos factor de descuento a la función que relaciona por arbitraje el valor

económico de un compromiso futuro de pago fijo. En nuestro caso y por tanto se cumple
la relación:

Con lo que determinamos la forma de la función para obtener el valor económico hoy
de un único pago cierto a una fecha futura. Para la agregación de todos los flujos futuros a
tipo fijo la expresión genérica será:

Que en nuestro ejemplo concreto quedaría como:

Podemos ampliar la fórmula desarrollando el término , que es el flujo en el


momento t, incorporando todas las variables que describen el swap obteniendo una
fórmula genérica:

Donde N es el nominal sobre el que se aplica el tipo fijo (C) y p=1,2,...,12 para
indicar el número de pagos que se realizan durante un año(p=1 anual, p=2,
semestral, p=4 trimestral, etc). En nuestro ejemplo N=100.000, C=4% y p=2.
Ahora ya hemos hallado el valor económico de la pata fija del swap. Nos queda
hallar el valor económico de la pata flotante para encontrar el valor de todo el
swap en su conjunto. (Para más información véase también VAN)
Convención para el Factor de descuento[editar]
Hemos de parar aquí un momento para tomar una convención que luego
simplificará mucho la carga matemática. Los factores de descuento se calcularán
con los tipos de interés de la curva cupón cero y con tipo compuesto anual en
lugar de tipo de interés simple. (para más detalles ver factor de descuento ). Esta

convención supone que la función coge la siguiente forma:

Donde es el tipo de interés cupón cero que hay en el mercado financiero


para un periodo que va desde hoy hasta el momento t (expresado en años).
En nuestro ejemplo, el tipo cupón cero equivalente al 3,5% a 6 meses

(llamado también tipo nominal) será el que satisface la ecuación .

Siendo
Valoración de los compromisos a tipo Variable[editar]
Bien, aquí nos aparece un problema. Si hoy es el 20 de julio de 2008, el
compromiso a tipo variable del primer periodo, el que en nuestro ejemplo
tenemos que pagar en fecha 20 de enero de 2009, es conocido, ya que es el
tipo euribor a 6 meses en fecha de hoy. Pero, ¿cómo valoramos el
compromiso de pagar el euríbor a 6 meses que habrá el 20 de enero de 2009,
pagadero el 20 de julio de 2009, si desconocemos ahora cuál será? Tampoco
sabemos cuáles serán los sucesivos tipos euribor a 6 meses que se fijarán
durante la vida del contrato. ¿cómo hacemos entonces para encontrar el
valor económico (NPV) de los compromisos de la pata variable? De nuevo
un análisis por arbitraje nos permitirá hallar la solución y encontrar la fórmula
que necesitamos.
Supongamos que el compromiso de la pata variable es de pago del mismo.
Así, en nuestro ejemplo, si somos la contrapartida B deberemos hacer las
operaciones financieras necesarias para poder pagar el euribor 6 meses de
cada periodo, pero que ahora desconocemos cual es el tipo que se fijará. La
única forma de conseguir que podremos pagar el tipo flotante sobre el
nocional durante toda la vida del contrato es teniendo en nuestras manos una
cantidad igual al nocional e invirtiéndola cada 6 meses al tipo euribor 6
meses. Los intereses que recibiremos de nuestro capital invertido son los que
nos permitirán pagar el compromiso a tipo flotante de nuestro contrato de
swap. Pero, de nuevo, nos aparece otro problema: no tenemos en nuestras
manos el capital. Por tanto deberemos pedir a préstamo este capital a fecha
de hoy y lo devolveremos a la fecha de vencimiento del mismo. Es decir la
capacidad de poder pagar los diferentes euribores futuros tiene un
coste económico (VE=VA=NPV) igual al coste de pedir prestado el
nocional durante la vida del contrato. No importa cuales vayan a ser los
tipos euribor 6 meses futuros que hoy seremos capaces de pagarlos si hemos
pedido a préstamo el nocional del contrato de swap y lo devolvemos a la
fecha de vencimiento.
Entonces el valor económico del compromiso de la pata flotante vendrá dado
por el valor hoy de los intereses que hemos de pagar al vencimiento del
contrato del nocional pedido a préstamo.
Necesitamos ahora un poco de matemáticas para poner estos conceptos en
orden. Si pedimos hoy un préstamo de capital N y lo hemos de devolver en

el momento v, el capital a devolver es:

y, por tanto los intereses I que debemos pagar a la fecha de vencimiento


son:
Estos intereses son el valor económico a la fecha de vencimiento que
tiene el compromiso de poder pagar los euríbores futuros. Para hallar
el valor económico hoy solo debemos aplicar la fórmula que hemos
usado para hallar el valor actual de un compromiso único a tipo fijo,
es decir, le aplicaremos el factor de descuento a los intereses I. Un
poco de álgebra nos lleva a encontrar el valor económico del
compromiso flotante (NPV):

Aunque parecía complejo acabamos de obtener el valor


económico de los compromisos de la pata flotante del swap.
El arbitraje nos garantiza nuevamente que el valor debe

ser ya que como hemos mostrado en las secciones


anteriores cualquier otro valor haría posible un beneficio sin
riesgo.
Valoración de un swap a tipo fijo/variable. Valor total del
swap[editar]
El Valor económico de un swap en su totalidad vendrá dado
entonces por la agregación de valores de los compromisos de las
dos partes. Entonces si suponemos que somos la contraparte A
de nuestro ejemplo, que paga fijo y recibe variable, el NPV del
swap será el NPV de la pata de cobro (en este caso variable)
menos el NPV de la pata de pago (en este caso fijo). Por tanto:

o, reordenando;

Igual que comentábamos para un compromiso único de tipo fijo el


NPV puede ser positivo, negativo o cero. La operación es justa
para ambas partes si el NPV=0 y si tiene un valor positivo para
nosotros deberemos pagar a la contrapartida dicho importe para
que sea aceptable para ella entrar en el contrato de swap. En caso
que el NPV sea negativo nuestra contrapartida nos deberá
compensar.
Relaciones que podemos establecer a partir del NPV de un
swap[editar]
La fórmula que hemos obtenido determina que los valores de los
parámetros de un swap (el NPV, C, p, etc) han de mantener la
relación formulada. Algebraicamente podemos despejar
cualquiera de las variables de la ecuación para hallar su valor, que
debe ser único, para evitar una condición de arbitraje.
La relación más común en los mercados financieros es la que
refleja el valor del tipo fijo que hay que establecer para que el NPV
del swap sea igual a cero en el momento de su contratación.
Esta relación la podemos formular como:

Esta es la forma como se cotiza un swap fijo variable en los


mercados financieros: en función del tipo fijo al vencimiento
del contrato siendo estándares el resto de parámetros (por
ejemplo, la periodicidad del cupón fijo, el índice variable, etc).
La parte estándar de un swap en los mercados financieros
actualmente es:

 Índice variable: Euribor 6 meses, liquidación


semestral. Base ACT/360
 Índice Fijo: Según el momento de mercado, liquidación
anual. Base 30/360
 Condiciones legales: ISDA o CMOF
Los demás swaps expuestos en este artículo necesitan otra
formulación matemática para calcular su NPV.
Ejemplo de valoración de un swap en el tiempo. Resultados,
valoración y liquidaciones del swap[editar]
En la tabla siguiente se reflejan los valores de la operación de
swap del ejemplo en el tiempo, suponiendo una evolución de
los tipos de interés según se indica en la misma. Suponemos
que somos la contrapartida que paga el tipo fijo. Es interesante
observar los siguientes puntos:

 El tipo de mercado en el momento de contratar el swap es


el 3.96% mientras que nosotros aceptamos entrar en un
swap pagando un 4% que es mayor, por lo que la
contrapartida nos ha de compensar por ello y nos paga una
prima inicial de 110 euros, el NPV, para que sea neutro
para nosotros entrar en la operación

 Hay momentos en la vida de la operación en que tenemos


beneficio ya que, por ejemplo, a fecha 20/1/2010 hemos
pagado 140 euros por las liquidaciones hasta la fecha,
pero el NPV del swap es de 1.132 euros. Esto supone que
si cancelamos la operación en esa fecha, nos pagarían los
1.132 euros y, por tanto, habríamos realizado un beneficio
de 992 euros por la operación. El NPV es positivo porque
en aquel momento los tipos de interés son superiores al
4% que hemos de pagar.

 Al final de la operación, aunque ha habido momentos en


que teníamos un beneficio, la misma nos ha resultado
perdedora ya que hemos acabado pagando 515 euros en
total.
Negociación de un swap[editar]
Los swaps se negocian OTC entre dos contrapartidas. Los
contratos de swap realizados entre entidades financieras
están estandarizados bajo contratos marcos ISDA. Existe para
entidades españolas una versión estandarizada sujeta a la
legislación española, es el contrato CMOF, redactado en
castellano.
Concepto de cotización o «Pricing» y cobertura o «Hedge» de
un swap[editar]
Por cotización de un swap entenderemos el acto de calcular
y ofrecer un precio para contratar un swap. En los mercados
financieros las contrapartidas que se dedican
permanentemente a cotizar swaps se llaman creadores de
mercado o "market makers".
En un swap, el concepto de cobertura se le suele aplicar
desde dos ámbitos:

 Pensando en que el swap es un instrumento de cobertura


de otros instrumentos financieros.
 Pensando en como cubrir el riesgo de tipo de interés que
nos provoca entrar en un swap. Este riesgo se suele cubrir
con otros instrumentos financieros (futuros, depósitos, etc)
o con otros swaps.
Otras consideraciones sobre un swap[editar]

 Los swaps están sujetos a riesgo de crédito. El riesgo de


crédito existe por la posibilidad de que nuestra
contrapartida no pague sus compromisos. En este caso, el
riesgo de crédito no es del nominal, sino del NPV del swap
en cada momento que queremos medir el mismo. Existen
mecanismos, como las garantías en forma de colateral,
para mitigar el riesgo de crédito.

 Los swaps están sujetos al riesgo de liquidez. En


determinadas situaciones de mercado podría ser que no
hubiera contrapartes dispuestas a entrar en la operación
de swap que queremos lo que implica que tenemos un
riesgo de liquidez. En este caso podría ser posible no
encontrar a nadie para poder realizar la operación de
cobertura o especulación que deseamos. Es pertinente
mencionar que el swap mantiene un mayor riesgo a
comparación de otros instrumentos financieros derivados.
Si la liquidez del mercado desaparece entonces los
modelos de valoración fallan. Es muy importante tenerlo en
cuenta para su cobertura o «hedge» y cotización.

 Los contratos swaps entre empresas relacionadas.- los


contratos swaps son analizados como una operación entre
empresas vinculadas ya que pueden ser tomados como
estrategia empresarial el hecho de compartir los riesgos
derivados de los tipos de cambio o tipos de interés.
Otros swaps de tipo de interés[editar]
En general cualquier combinación de compromisos de
cobro/pago de flujos de tipo de interés constituye un swap. Las
combinaciones son pues muy numerosas (por ejemplo tipos
fijos crecientes en el tiempo, nominales variables en el tiempo,
etc). A continuación se expone una relación de los más
usuales en los mercados financieros.
Swap Fijo vs Fijo o Variable vs Variable[editar]
Los pagos y cobros están referenciados a índices fijos o
variables en las dos partes. Los índices deben ser para
diferentes periodicidades en cada pata para que tenga algún
interés el swap.
Asset Swap[editar]
Los pagos/cobros de una pata replican los cobros/pagos de un
activo mientras que la otra pata se paga a un tipo de interés
variable. Sirve para convertir los flujos de un activo que
tengamos (por ejemplo un bono que paga un tipo fijo) a otros
que nos convienen más.
Call Money Swap[editar]
Tipo especial de swap muy utilizado en el mercado
interbancario. Suelen tener vencimientos desde un mes a un
año. Una de las patas es a tipo fijo mientras que la otra esta
indexada a un tipo variable diario (normalmente el tipo Eonia).
Se suele realizar una sola liquidación a vencimiento.
Constant Maturity Swap[editar]
Tipo especial de swap en el que una de las patas está
referenciado a un tipo variable a corto plazo Euribor (inferior a
12 meses) y la otra está referenciada a un tipo superior a 12
meses (por ejemplo, el tipo swap a 10 años). Se suele cotizar
en % del tipo referenciado al índice superior a 12 meses.
Swaps de tipo de interés en diferentes divisas[editar]
Un caso especial de todos los swaps de tipo de interés es el
caso en el que una de las patas está referenciada a una divisa
y el otro a otra divisa. Por ejemplo la pata fija podría estar
expresada en tipos de interés en dólares y la otra en euros.
(No debe confundirse con la operación de swap de divisas)
Las fórmulas expresadas para el swap simple fijo vs variable
son diferentes en este caso para incorporar este hecho.

Ejemplos de otros tipos de swaps[editar]


Swap de divisas[editar]
Artículo principal: Swap de divisas
Suelen confundirse con los swaps de tipos de interés, donde
cada pata está referenciada a una divisa diferente. La
confusión puede provenir por la utilización del término «swap»
inglés, que significa intercambio.
Un swap de divisas es una operación que incluye una
compraventa de divisas a fecha de hoy y una operación de
sentido contrario a fecha futura a un precio prefijado hoy. Por
ejemplo, una compra de dólares contra euros hoy a un precio
de 1.40 y venta de euros contra dólares dentro de un mes a
un precio de 1.3970.
Equity Swap[editar]
En un Equity swap una de las patas está referenciada a tipo
de interés y la otra referenciada a renta variable
(acciones o en:Equity«Equity»). La referencia a la renta
variable puede ser de muchos tipos (variación sobre un índice,
sobre una cartera de acciones, rentabilidad en un periodo, etc)
Total Return Swap[editar]
En este tipo de swap se intercambia un tipo de interés flotante
por todos los flujos de un activo financiero por variados y
complejos que sean. Usualmente si el vencimiento de este
swap es inferior al del activo financiero suele haber un
intercambio, entre las partes, del activo al inicio y vencimiento
del contrato de swap a un precio prefijado.Es un contrato muy
similar a lo que es el forward.

Destacamos
 Crisis en Grecia
 Encuentros Digitales
 De Guindos
 Banco de Madrid
 Caixabank
 Ibex 35
Noticias, cot

Ediciones
 Cataluña
 C. Valenciana
 Andalucía
 P. Vasco
 Extremadura
 Aragón
Herramientas
 SuVivienda
 Empleo
 Motor
 Expansion.comMartes, 04.12.2018
Expansión Mercados
Expansión en ORBYT

 Portada
 Ahorro
 Empresas
 Economía
 Sociedad
 Tecnología
 Jurídico
 Directivos
 Motor
 Tendencias
 Blogs
 Pymes
 Emprendedores&Empleo
 Más
 Pensiones
 Fondos de inversión
 Diccionario Económico

Diccionario económico
Estás en:
Inicio»
Bolsa»
Mercados y Activos financieros»
Swap

Swap
López Domínguez, Ignacio

I. CONCEPTO
Los orígenes de los mercados de swaps se sitúan a finales de los años 70, y su primera aparición se
produjo en los mercados de divisas a través de las técnicas de préstamos paralelos y préstamos back
to back, que se estudiarán brevemente al hablar de los swaps de divisas.

Los swaps u operaciones de permuta financiera son acuerdos entre dos partes para el intercambio de
sendos flujos de caja futuros (pagos o ingresos) en la misma o diferente moneda, correspondientes a
operaciones de endeudamiento o inversión sobre el mismo nominal y vencimiento, siendo el tipo más
corriente el que intercambia el pago de intereses relativos a pasivos (operaciones de endeudamiento
que buscan el aseguramiento del tipo de interés ante posibles variaciones al alza), pero existiendo, de
la misma manera, swaps que implican el intercambio de flujos de intereses de activos (operaciones de
inversión que buscan asegurarse un nivel mínimo de rentabilidad).

Por lo tanto, en el momento de contratar una operación de estas características no se realiza ningún
intercambio, sino que sólo se efectúa una promesa de permuta financiera futura, estableciéndose el
importe teórico, el calendario de los pagos, así como la forma de cuantificar los mismos (tipo de
referencia), la duración, etc.

En estas operaciones aparece un banco o entidad financiera en general, que hace el papel de
intermediario para garantizar el buen fin de la operación, y por cuya actuación es muy posible que las
partes contratantes no lleguen a conocerse, conformándose, de este modo, una relación anónima
entre el comprador y el vendedor de un contrato swap.
Los contratos swap posibilitan la gestión y cobertura de los riesgos de tipos de interés y tipos de
cambio, pero no sólo eso, también son susceptibles de transformar las características intrínsecas de
ciertos activos y pasivos, esto es, permiten intercambiar intereses fijos por variables y al contrario,
reemplazar una divisa por otra, etc.

Las operaciones de swaps se han diversificado enormemente y en la actualidad existe una gran
variedad. Existen swaps de intereses, de divisas, combinaciones de intereses y divisas, etcétera.
Los swaps de intereses son una de las innovaciones más destacables de los mercados financieros de
los últimos años. Este mercado comienza a principios de los años 80, concretamente en 1982, y la
evolución de su volumen de transacciones ha sido espectacular.

En España, el comienzo del mercado se sitúa en 1987 con la negociación de algunas de estas
operaciones con vencimiento a tres años. En octubre de 1988, la Comisión de Estudios del Mercado
Monetario (CEMM) aprueba el contrato marco SWAPCEMM que normaliza las prácticas del mercado.

II. SWAP DE INTERESES


Un swap de intereses o interest rate swap, es una permuta de flujos de caja con diferentes tasas de
rendimiento entre dos agentes económicos, sin que exista un intercambio del principal y operando en
la misma moneda, aunque pueden existir acuerdos de permuta de flujos denominados en diferente
divisa. En general, se intercambia un flujo de caja a tipo de interés fijo por un flujo de caja a tipo variable
o viceversa, aunque también es posible, como sucede en monedas como el dólar, el intercambio de
flujos de caja a interés variable con diferentes tasas de referencia (LIBOR, Prime Rate, rendimiento
de T-Bills, etc.).
Por lo tanto, podrá existir un acuerdo swap entre dos partes cuando:
 - Ambas decidan gestionar, diversificar o cubrir su riesgo de intereses. Si un agente tiene una deuda
a tipo variable y piensa que los tipos van a subir puede efectuar una operación swap con la intención
de fijar su coste, siendo la contrapartida otro agente económico en una situación diferente, esto es,
con una inversión a tipo fijo y con expectativas de alza de tipos que desea cambiar su rendimiento
para aprovecharse de la subida.
 - Cuando cada una pueda acceder a un mercado determinado en mejores condiciones comparativas
que la otra parte, normalmente determinadas por la diferente calificación crediticia de los agentes que
intervienen, siempre que esa ventaja comparativa sea susceptible de repartirse y obtener como
consecuencia un ahorro de costes para ambos.
 - Cuando desean establecer una operación de las características anteriores pero con términos no
usuales, por lo que necesitan un contrato “a medida”. Los swaps, por su gran flexibilidad en este
aspecto son ideales.
 - Cuando intentan aprovechar posibilidades de arbitraje entre dos divisas, acudiendo al mercado de la
moneda no deseada pero que presenta un mejor cambio, para luego, mediante el swap, trasladarnos
al mercado de la moneda deseada, obteniendo con ello un menor coste de endeudamiento al adquirir
mayor cantidad de moneda.
La multiplicidad de situaciones en las que se hace interesante entrar en un swap de tipos de interés
es enorme. De ahí precisamente la gran diversidad de operaciones swap que existen dependiendo del
objetivo perseguido por los agentes económicos.
En resumen, las características de un swap de tipos de interés simple, también conocido
como coupon swap o plain vanilla, son:
 - Intercambio de flujos de caja futuros.
 - Denominados en diferente base (fija y variable o ambas variables).
 - Sin intercambio del principal generador del flujo.
 - Denominados en la misma moneda.
Este es el típico swap de intereses fijo-variable y en él se incluyen los swaps de activos y los que
utilizan diferentes tipos de interés flotantes.
Las ventajas e inconvenientes de operar con swaps de tipos de interés son:

 a) Ventajas
o - Permiten cubrir posiciones que presentan riesgo de tipo de interés, de forma más económica y por
un mayor plazo que otros contratos de cobertura (por ejemplo, los futuros).
o - Presentan una gran flexibilidad a la hora de determinar las condiciones del contrato, son instrumentos
"a medida".
o - Las partes actuantes pueden determinar el perfil de intereses que mejor se adapte a sus necesidades
y características al objeto de reducir su coste.
 b) Inconvenientes
o - Si no existe intermediario financiero, las partes han de asumir un importante riesgo de crédito.
o - Si cambian las condiciones del mercado, aunque es posible cancelar la operación de swap, puede
resultar caro finalizar la misma.
III. SWAPS DE DIVISAS
Un swap de divisas es un contrato financiero entre dos partes por el que acuerdan intercambiar sus
principales de igual cuantía pero denominados en diferente moneda, durante un plazo de tiempo
determinado, en el que ambos responderán al pago de los intereses recíprocos correspondientes a
cada principal. En la fecha de vencimiento, los principales son nuevamente intercambiados al precio
de contado del momento del acuerdo.
La justificación de este tipo de acuerdos obedece a la posibilidad de un acceso más fácil al mercado
de una determinada moneda, eliminando así las posibles barreras de entrada o controles de cambio y
reducir el coste de la operación.

1. Antecedentes
Con anterioridad a la aparición de las operaciones swap, en los mercados de divisas existían los
llamados préstamos paralelos, consistentes en el intercambio entre dos empresas de un préstamo de
igual valor y vencimiento pero denominado en diferente moneda.
Por ejemplo, una empresa española necesita dólares para su filial en América mientras que posee
excedentes de euros. Por otro lado, una empresa americana precisa euros para su sucursal en
España, mientras que cuenta con gran cantidad de dólares. Por lo tanto, acuerdan un préstamo
paralelo por el que se intercambian divisas por el mismo valor, de acuerdo a los tipos de cambio
vigentes y al mismo vencimiento, es decir, dólares de la empresa americana a la filial española y de
euros de la empresa española a la sucursal americana, acordando igualmente un tipo de interés a
pagar por dichos préstamos.

Sin embargo, este tipo de préstamos presentaban algunos inconvenientes como eran: el
incumplimiento del contrato por una de las partes no eximía a la otra de sus obligaciones; aún en caso
de cancelación de la operación, seguía incluyéndose en balance con fines contables y legales.

Todo ello dio lugar a la aparición, primero de los préstamos back to back y, posteriormente, de
los swap de divisas.
El préstamo back to back consiste en un préstamo recíproco entre dos entidades de diferentes países
de un capital denominado en diferente moneda, por el mismo valor y vencimiento, de acuerdo a los
tipos de cambio vigentes, pagando por el mismo el tipo de interés que se acuerde. En la fecha de
vencimiento, el principal de cada préstamo es devuelto al tipo de cambio de contado vigente al
comienzo de la operación.
2. Características
Las características de un swap de divisas son:
 - Intercambio efectivo de los principales que se encuentran denominados en diferente moneda, tanto
en el momento del inicio de la operación como al vencimiento de la misma.
 - Intercambio de los flujos de intereses que las deudas generan.
 - Normalmente se da entre empresas de diferente calificación crediticia.
 - Abarata el coste de financiación de ambas partes.
Las operaciones swap pueden, y normalmente así ocurre, realizarse a través de intermediarios
financieros.
Hay que señalar que, en el momento del acuerdo swap, la transacción se encuentra equilibrada, y las
devaluaciones o revaluaciones de una divisa respecto a la otra quedan compensadas por la diferencia
de tipos de interés, ya que de no ser así, se producirían operaciones de arbitraje que llevarían al
equilibrio.
3. Ventajas e inconvenientes de operar con swaps de divisas
a) Ventajas
 - Cada una de las partes obtiene fondos con un coste menor que si los hubiera adquirido directamente.
 - Permite la gestión de las obligaciones de la empresa a través de la alteración del perfil de los intereses
de las deudas.
 - Es posible la cancelación del swap a buen precio en el caso de que los tipos de cambio fluctúen a
nuestro favor.
b) Inconvenientes
 - En caso de incumplimiento de una de las partes, la otra asume el riesgo de crédito, aunque esto se
puede solucionar contratando la operación a través de un intermediario financiero.
 - Puede ser muy caro finalizar el contrato swap si las condiciones del mercado cambian.
 - Necesidad financiera del principal del swap en el momento de su devolución.
IV. DIFERENCIAS ENTRE SWAPS DE DIVISAS Y DE INTERESES
Vistos los dos tipos básicos de acuerdos swap que pueden existir, esto es de divisas y de intereses,
se resume brevemente en este apartado las características esenciales que les diferencian.
En primer lugar, obviamente, las corrientes o flujos monetarios que son objeto de permuta en
los swaps de intereses están denominados en la misma moneda, mientras que en los swaps de divisas
esto no ocurre, puesto que al tratarse de instrumentos de cobertura como una de sus posibles
estrategias, utilizan diferentes divisas o monedas extranjeras.
Otra diferencia observable de la definición de cada una de las clases de swaps radica en que, mientras
que en los swaps de intereses sólo son objeto de permuta los flujos monetarios correspondientes a los
intereses generados por la operación principal de inversión-financiación, en los swaps de divisas,
además, se intercambia el principal de los préstamos objeto del contrato y sobre el que se calculan los
intereses. Ello es debido a la primera diferencia señalada, ya que, al venir expresado el importe en la
misma moneda en los swaps de intereses, a efectos prácticos es nocional o teórico, sirviendo
únicamente para el cálculo de los intereses. Por ello, la cobertura del riesgo de cambio que proporciona
el swap de divisas se extiende al principal y no sólo a los intereses.
Precisamente respecto a los swaps de divisas hay que realizar algunas aclaraciones. Los swaps de
divisas que son objeto de contratación en la actualidad, presentan algunas diferencias frente
a swapstradicionales, entre las que se encuentran: el tipo de cambio pactado para la permuta futura
coincide con el vigente al contado en la fecha del acuerdo swap; al tratarse de un préstamo recíproco,
no sólo es objeto de intercambio el principal, sino también los intereses que el mismo genera; por
último, el plazo por el que se contratan suele ser superior que el de los swaps tradicionales.